Está en la página 1de 9

DANILO MARTUCCELLI

Advertencia CAPÍTULO I
Los textos reunidos en este libro son una selección de Las tres vías del individuo sociológico
artículos publicados en revistas especializadas y relrabajados
en el marco de esta publicación. Dotados cada uno de ellos de
una personalidad propia, pueden ser leídos independientemente
unos de otros, pero en cuanto piezas de un razonamiento único,
su plena inteligencia se obtiene, incluso a través de las redun- El individuo se encuentra proyectado sobre la escena
dancias que los atraviesan, en las resonancias cruzadas que se sociológica''. Pero esta innegable novedad debe ser interpretada
establece entre ellos. En este esfuerzo y en buena lógica, el desde una continuidad histórica. En electo, la sociología dispo-
último capítulo debería ser el primero, pero dada su mayor ne, desde sus orígenes, de tres grandes estrategias intelectuales
dificultad de lectura hemos decidido colocarlo al final, para el estudio del individuo: la socialización, la subjetivación
confiando en que esta decisión, una vez que el lector se haya y la individuación. Cada una de estas tres grandes orientaciones
familiarizado con la tesis central de este trabajo, facilitará su está organizada alrededor de una problemática específica y
comprensión. central. Sin embargo, y a pesar de la antigüedad de estas raices,
Por último, me resulta difícil, o más exactamente imposible, los sociólogos -especialmente en la tradición funcionalista y
agradecer a Kathya Araujo. Desde la idea misma del proyecto marxista- han rechazado, durante largo tiempo, interesarse en
hasta su publicación final, sin olvidar las correcciones de estilo el individuo, porque consideraban en el fondo que ese nivel de
y las discusiones sobre la selección de los textos, este libro no análisis no era verdaderamente el suyo. E incluso que cuando
habría jamás existido sin su interés, su trabajo y apoyo. era objeto de estudio (puesto que lo ha sido en el pasado), no
tenía sino un interés secundario, dado que no era sino el reverso
de las estructuras sociales (de lo social interiorizado o un soporte
de las estructuras). Hay que reconocer que en los trabajos
actuales, la mirada se posa con cada vez mayor acuidad sobre
el individuo mismo. Digamos, para no perder tiempo, que a la
exclusividad de una visión descendente (de la sociedad al
individuo) se agrega -y no se le opone- una visión ascendente
(del individuo hacia la sociedad). Reconozcamos, en vistas de
lo que sido la historia de la sociología, la importancia de este
movimiento intelectual: la sociedad deja de ser la escala de
comprensión exclusiva de los fenómenos sociales.
Nuestro objetivo, dentro de los límites de este capítulo,
consiste en mostrar al mismo tiempo la continuidad histórica,
la diversidad de las vías de estudio del individuo y la inflexión
contemporánea que les es común a cada una de ellas. Por
ello hemos optado por una presentación de conjunto matizada
por algunas referencias, siempre muy rápidas, a la obra de
ciertos autores. Pero, no es -en modo alguno- la presencia o
ausencia de estos autores lo que nos interesa. Las evocaciones
6
Este capítulo es una versión relrahajada de un articulo ¡nicialmenle publicado con el
mismo título en la revista EspticnTemps.net. 08.06.2005.

18 19
DANILO MARTUCCEUI
CAMBIO DE RUMBO

de ciertos trabajos, por arbitrarias que parezcan, han sido valores de una cultura, normas de conducta, instituciones, claiei
efectuadas en función de la relación que mantienen con la sociales, estilos familiares.
inflexión observable en el seno de cada matriz. No obstante, el aporte esencial de la sociología no se
En todo caso, el rodeo por la historia es indispensable por encuentra en absoluto en la descripción misma de los procesos
tres razones. En primer lugar, porque las vías analíticas actual- de socialización. A este respecto, los sociólogos, con la excep-
mente exploradas se inscriben en la descendencia -y no solamente ción notoria de Talcott Parsons, se han apoyado largamente -a
en la ruptura- de perspectivas que son, después de lodo, menudo sin gran creatividad teórica-, en estudios psicológicos
centenarias. Insistir en la profunda continuidad de la mirada (en especial en los de Freud. Mead o Piaget) al momento de
sociológica permite tener una actitud terapéutica contra la definir de manera más precisa los procesos psíquicos de
amnésica ilusión contemporánea de la radical novedad de una formación del individuo. La cuestión sociológica primordial
sociología del individuo. Enseguida, esa referencia permite será otra: se 1 rotará de precisar la función teórica que juega
resituar en una cronología más amplia la inflexión actual, el proceso de socialización en la interpretación de la vida
subrayando sus fuentes desde los años sesenta. En fin, solo lo- social. El paso de una sociedad tradicional, que reposa sobre la
mando nota de esta continuidad en cada una de las tres matrices existencia de modelos culturales, sino únicos, al menos
sociológicas del individuo es posible comprender la verdadera totalizantes y estables, a una sociedad marcada por la diferen-
naturaleza de la inflexión perceptible actualmente bajo modali- ciación social y que descansa sobre una pluralidad de sistemas
dades diversas: a saber, la peculiaridad de la atención dispensada de acción regidos por orientaciones cada vez más autónomas
a la escala propiamente individual. En otras palabras, la sociali- da, evidentemente, una importancia mayor al proceso de
zación, la subjetivación y la individuación han sido el escenario fabricación del actor. La diversificación de los ámbitos sociales
de un movimiento intelectual único que se declina, sin embargo, obliga a los individuos a adquirir competencias diversas para
en forma diferente en función de ios rasgos analíticos específicos enfrentar las diferentes acciones que tienen que cumplir.
a cada matriz.
Esta problemática, común a todos los autores que plantean
Para defender la pertinencia de esta lectura seguiremos la lo esencial de su reflexión sobre el individuo alrededor de la
misma lógica de argumentación para cada perspectiva abordada. socialización, ha conocido dos grandes momentos intelectuales.
Una vez enunciado e! núcleo duro de su problemática intelectual, El primero opuso a los partidarios de una concepción más o
esbozaremos rápidamente, en torno a lo que distinguiremos menos encantada de la socialización a los que eran partidarios
como dos momentos analíticos, de una parte, su perfil teórico
de una concepción más crítica -pero ambos subrayando el
inicial y después su inflexión en la producción contemporánea.
carácter unitario de los principios de la socialización-. El
segundo momento, en el cual aun nos encontramos hoy en día,
La socialización insiste, por el contrario, en la diferenciación creciente que se
produce en los procesos de socialización. No es raro que en el
i. La primera gran perspectiva de estudio del individuo gira primer momento, las dimensiones propiamente individuales no
alrededor del proceso de fabricación social y psicológica del actor: tuvieran sino una significación secundaria; mientras que en el
la socialización. Recordemos que la socialización designa en un segundo la sociología se interesa, cada vez más, en las
único y mismo movimiento el proceso mediante el cual los variaciones individuales.
individuos se integran a una sociedad, al adquirir las competencias 2. En el primer momento intelectual, la interrogación socio-
necesarias, y la manera como una sociedad se dota de un cierto lógica se interesa menos en los individuos mismos que en el rol
tipo de individuo. Todas las teorías de la socialización dan cuenta, que juegan en el mantenimiento de! orden social, gracias a la
por lo tanto, de la tensión entre los aspectos naturales (las compe- socialización. La problemática del orden social condiciona el
tencias innatas) y las dimensiones culturales de un actor socialmente cuestionamiento sobre el individuo. Dando cuenta del vínculo
constituido. Los individuos se construyen, si no siempre en entre la acción individual y el orden social, de manera encantada
reflejo, al menos en estrecha relación con las estructuras sociales: o crítica, la socialización respondía intelectualmente a la pregunta

20
21
DANILO MAKTUCCELLI CAMBIO DE RUMBO •'•*'.

de saber cómo era posible la vida social. En su versión los antropólogos, especiamente en el marco de la escuela funcio-
"encantada", aseguraba, en un solo y mismo movimiento, a la nalista, rápidamente reconocieron que la socialización varía
vez la autonomía personal y la integración social del individuo. según las culturas y no lardaron en comprender que ella difiere
Si la vida social reposa sobre un conjunto de valores compar- según los grupos sociales en el seno de una misma sociedad.
tidos y de principios de acción más o menos circunscritos, el Los estudios sobre la desviación y las subculturas son así
individuo es concebido como el arbitro definitivo de su acción: responsables de la primera escisión importante al interior de
el ideal del individuo depende de la estructura de la sociedad una concepción unitaria de la socialización (una lógica de
pero, al mismo tiempo, engendra individuos autónomos, interpretación prolongada años después por los estudios
liberados del peso de la tradición y capaces de independencia feministas o por trabajos relativos a las generaciones, mostrando
de juicio7. En su versión "desencantada" y crítica, la sociedad, unos y otros el carácter diferencial de la socialización en función
percibida especialmente como un conjunto de estructuras de de los sexos o de la edad). Las interpretaciones se sucedieron
poder, programa a los individuos. La acción es presentada, a en cascada: los individuos, en función de sus grupos de perte-
menudo, como una ilusión subjetiva y las prácticas sociales nencia, no interiorizan los mismos modelos culturales; todos
concebidas como signos de dominación. La socialización es los individuos, por otra parte, no riegan a ser correctamente
una forma de programación individual que asegura la repro- socializados; en una sociedad hay un gran número de posibles
ducción del orden social a través de una armonización de las conflictos de orientación entre los fines y los medios legítimos;
prácticas y posiciones, gracias a las disposiciones (el habitusf. la socialización cesa de ser un principio exclusivo de integración
Pero en los dos casos, el individuo, entendido como y se transforma en un proceso sometido al antagonismo social.
personaje social, más allá de sus márgenes más o menos grandes No es abusivo asociar, en la historia del pensamiento socio-
de autonomía, está ante todo definido por la interiorización de lógico, esta gran familia de inflexiones a lo que Gouldner llama
las normas o por la incorporación de esquemas de acción. El la "crisis de la sociología occidental"". A partir de los años
trabajo de socialización es siempre lo que permite establecer sesenta, en efecto, la sociología norteamericana efectúa un
un acuerdo entre las motivaciones individuales y las posiciones importante rodeo hacia el individuo bajo diferentes formas cuyo
sociales. Por supuesto, los actores no son jamás socializados al punto de partida es a menudo un cuestionamiento del modelo
punto de impedir todo cambio; en especial porque los elemen- del personaje social. Es especialmente la fuerte correspondencia
tos pulsionales impiden la realización de una socialización entre las dimensiones subjetivas y objetivas -supuestamente
acabada y total. Pero el individuo no es sino el reverso del asegurada por la teoría de la socialización- la que está en el
sistema social. Como lo escribe Parsons, la personalidad, el centro de las críticas. Pero las perspectivas críticas han variado
sistema social y la cultura están imbricados íntimamente, considerablemente desde Goffman a la etnometodología,
permitiendo establecer lazos estrechos entre las orientaciones pasando por el inleraccionismo simbólico o la fenomenología.
individuales y ios procesos colectivos. Para todos, el operador " PoHatta de espacio para presentar en detalle esta historia
mágico de la socialización "ajusta" a los individuos -los agentes intelectual, me centraré en su corazón analítico: la exploración
sociales- en su lugar en la sociedad. creciente de las dimensiones plurales y contradictorias de la
3. El segundo momento va, por el contrario, a insistir en el socialización. En efecto, durante décadas el reconocimiento de la
carácter diferencial de la socialización. No obstante, es difícil diversidad de las subculturas no cuestionó verdaderamente el
establecer claramente un punto de partida, incluso para simples carácter unitario del proceso de socialización. La verdadera ruptura
fines de periodización pedagógica. Muy pronto, en efecto, los será introducida por Peter Berger y Thomas Luckmann a través de
sociólogos tomaron conciencia de la diversificación de las la distinción, que se ha hecho célebre, entre socialización primaria
formas de socialización. Debido a sus influencias cruzadas con (la de la primera infancia) y la serie de socializaciones secundarias

1
Talcott Parsons, The Sochi System, Glencoe. Illinois, The Free Press. 1951. * Alvin W. Gouldner, The Corning Crisis of IVeslern Sociology [1970], London.
* Pierre Bourdieu. Le sens pralhjue, París. Mínuit. 1980. Heinemann, 1971.

22 23
DANILO MARTUCCELLI CAMBIO DE RUMBO

a las cuales está sometido todo individuo a lo largo de su vida'". del proceso de racionalización, a saber, la expansión de In
La socialización deja de ser un proceso único y terminado al coordinación, la planificación y la previsión creciente en lodtts
salir de la infancia y se convierte en una realidad abierta y las esferas de la vida social (de la economía al derecho, de la
múltiple. La variable temporal, ampliamente rechazada o política al arte, como lo enunció Weber desde las primeras
minimizada en el momento anterior, adquiere una importancia décadas del siglo XX). En el trasfondo de este movimiento de
decisiva. Destaquémoslo: es la toma en cuenta de esta dimensión control social, se plantea la problemática fundamental de la
diacrónica de la socialización y el reconocimiento de una subjetivación: ¿cómo llegar a imaginar la posibilidad de una
sociedad altamente diferenciada lo que está en la raíz de las emancipación humana? Y para que este proceso de subjeti-
concepciones conflictuales de la socialización así como en los vación sea posible, es imperioso que existan figuras sociales
estudios sobre la neurosis de clase" o las inflexiones recientes del sujeto susceptibles de ser encarnadas por los diferentes
que conoce en Francia el disposicionalismo, en especial, bajo individuos. En breve, en la subjetivación, el individuo se
la forma de un conjunto heterogéneo de hábitos sociales a fuerte convierte en actor para fabricarse como sujeto.
variación interindividuaF. Como lo veremos, la historia de esta matriz se juega a un
4. Esquematizando en exceso, es posible afirmar que a doble nivel. La primera se sitúa entre la-consideración de un
diferencia de la versión canónica del personaje social, estas nivel propiamente individual (el sujeto personal) y la existencia
miradas sociológicas van a poner de relieve una serie de distan- de un actor colectivo susceptible de encarnarlo (el sujeto
cias entre el individuo y el mundo. Ya sea a través de estrategias colectivo), y la segunda, entre un afán de liberación stricto sensu
de puesta en escena de sí mismo, de incongruencias estatuta- (la emancipación) y un proceso creciente de control social (la
rias, de ambivalencias normativas, de contradicciones entre sujeción). Por razones de claridad analítica hemos optado por
hábitos, cada vez se hace más-evidente que en un número destacar (en cursivas) de manera un poco arbitraria, cada
creciente de contextos, el individuo ya no se ajusta perfecta- elemento de su desarrollo intelectual, para subrayar, como en
mente a una determinada situación. Y en la medida en que los la perspectiva anterior, la creciente consideración de las
principales rasgos del actor no pueden más ser referidos dimensiones propiamente individuales.
enteramente a una posición social concebida de manera 2. La primera gran lectura de la subjetivación asocia
unitaria y homogénea, los sociólogos están obligados a prestar estrechamente la noción de sujeto colectivo y el proveció de
mayor atención 3l individuo mismo. El estudio de la emancipación. La primera formulación acabada de esta
socialización conoce así una variación en su énfasis analítico: problemática aparece en la lectura hegeliana que ha hecho
ayer estaba subordinado analílicamente al problema de la Lukacs de la obra de Marx. Frente a la explotación capitalista y
mantención del orden social; hoy. al centrarse en el individuo, la alienación que ésta engendra (en el seno de un proceso más
se interesa más en la multiplicidad de sus facetas. Al teorizarse general de racionalización), se yergue un actor particular -el
el orden social como más contingente, la sociología toma proletariado-, identificado como el sujeto,colectivo de la
mayor conciencia de la complejidad del individuo. historia e investido de una misión universal de emancipación.
Por supuesto, hemos roto ampliamente con este lenguaje y
La subjetivación con esta concepción, apenas laicizada, de la historia. Sin embargo,
olvidar hasta qué punto, y durante una larga fase de su trayectoria,
1. El estudio de la subjetivación es indisociable de la la subjetivación fue asociada, en el pensamiento social, de cerca
concepción de una modernidad sometida a la expansión continua o de lejos, a esta representación específica, impide simplemente
comprender la situación contemporánea. Recordemos pues
Peler Berger y Thomas Luckmann. La construcción social de la realidad [ 1966], rápidamente el análisis de Georg Lukacs. Para él, como para
Buenos Aires. Amorrortu, 1968.
Vincent de Gaulejac, Névrose de classe, París. Hommes & Groupe éditeurs, 1987. todo el marxismo occidental, así como para lo esencial del
Bemard Lahire, L'hommepluriet, París. Nalhan. 1998; Jean-Claude Kaufmann. Ego, pensamiento de la emancipación hasta los años setenta, es
París. Nalhan, 2001. a causa de la situación que ocupa en el proceso productivo,

24 25
DANILO MARTUCCELU CAMBIO DE RUMBO

y debido a sus intereses objetivos de clase, que el proletariado El proyecto de subjetivación fue pues en un primer momento
podía aprehender la sociedad en tanto totalidad. La adosado a un sujeto colectivo, y comprendido esencialmente
"superioridad del proletariado sobre la burguesía" reside en su en términos emancipadores. Es a partir de la acción virtual de
capacidad de "considerar a la sociedad a partir de su centro, un sujeto de la historia (trátese de la burguesía o del proletariado,
como un todo coherente y, después, actuar de una manera antes que la forma del relato se aplique a muchos grupos sociales
central, modificando la realidad; en que por su conciencia de -minorías étnicas, el Tercer Mundo, las mujeres, los estudian-
clase coincidan teoría y praxis y, en que, por consiguiente, pueda tes) que siempre se exploraba esta posibilidad.
poner en la balanza de la evolución social su propia acción 3. Entre los años 60 y 70, esta perspectiva conocerá una
como factor decisivo"'1. Una superioridad indirecta, sin verdadera ruptura. Lo que de una manera polisémica (y no
embargo. Para materializarse, es necesario que el proletariado siempre con la claridad necesaria) se ha llamado la "muerte del
supere la dispersión de situaciones y la reificación en las que lo sujeto", significó el agotamiento, más o menos definitivo, de la
hunde la organización productiva capitalista, y que acceda a su formulación encantada de la subjetivación. En la sociología,
verdadera conciencia y misión de clase. Es solo a este precio por vías a menudo sinuosas, terminará por imponerse una
que el proletariado puede ser "el sujeto-objeto idéntico de la consecuencia mayor: al debilitarse el sustrato normativo y
historia"14. Más simplemente: el proletariado (con la ayuda del emancipador sobre el que se basaba el proyecto colectivo de
Partido) es el actor, el sujeto colectivo, en el cual el subjetivación, su cara negativa ocupará el centro de la escena,
conocimiento de sí mismo puede coincidir con el conocimiento abriéndose paso a una visión más pesimista y desencantada. La
de la sociedad como totalidad. Como en la fenomenología dominación toma incluso en ciertos trabajos una forma
hegeliana, la Historia, con el proletariado, se dota de su propia tentacular que impide toda subjetivación emancipadora.
conciencia. Si la objetivación es un espejo de los actos del sujeto Para abreviar, este desplazamiento y esta inversión pueden
y si la reificación es una mala objetivación (reflejo de un "falso ser asociados al "momento Foucault" que se caracteriza por
sujeto" enajenado por el capitalismo y la cultura burguesa), el dos grandes inflexiones. La primera -sin duda, la más impor-
proletariado, él, es considerado el "buen" sujeto de la historia, tante- transforma el proveció colectivo y emancipador ile la
en verdad, el sujeto colectivo portador de la subjetivación subjetivación en un proceso individualizante de sujeción. El
emancipadora de todo el género humano. sujeto se convierte en un efecto del poder; el resultado de un
Este lenguaje puede hoy provocar sonrisas. Sin embargo, conjunto "de operaciones insidiosas, de maldades imposibles
vivimos aun dentro de la estructura analítica de esta matriz: un de confesar, de pequeñas astucias, de procedimientos calcula-
principio de dominación (la reificación engendrada por el dos, de técnicas, de 'ciencias' que permiten, al tln de cuentas,
capitalismo) y un proyecto de emancipación organizado en lomo la fabricación del individuo disciplinario"15. El sujeto es una
a un sujeto colectivo (el proletariado). Pero en el seno de esta consecuencia directa de las prácticas de examen, confesión y
dinámiea-intelectiial, la toma en consideración ée los aspectos medida. El despliegue de la racionalización es así sinónimo de
propiamente individuales -cuando existe- no puede ser sino la constitución de una subjetividad sometida de manera creciente
un momento anexo del análisis, sino sin valor, en todo caso, sin a disciplinas corporales, con la ayuda de todo un aparato de
gran interés intelectual, puesto que la subjetivación pertenece discursos verdaderos. El sujeto no es ya otra cosa que una
al orden de la historia y a los movimientos sociales. ¿Es preciso realidad fabricada por una tecnología específica de poder.
recordar que en este universo de pensamiento, la palabra Si esta critica ha encontrado tanto eco es porque, más allá de
"socialización" designaba la colectivización de los medios de su brío intrínseco, reflejaba un sentimiento colectivo de desgaste y
producción? No es anecdótico. Era la colectivización la que desconfianza hacia la liberación prometida por el proyecto del
debía permitir la subjetivación de la humanidad. sujeto colectivo de la historia. La subjetivación había quedado sin
bases colectivas y no podía aun ser concebida como un proyecto
Georg Lukacs, Hisioire el conscience ile clusse [1923], París, Minuit. 196U, p. 94.
lbid., p. 243. " Michel Foucaull, Siinvlller el punir. París. Gallimard. 1975. p. 315.

26 27
DANILO MARTUCCELLI
CAMBIO DE RUMBO

ético individual. Pero el "momento Foucault" no señala solamente donde se ha proseguido lo esencial de esta inspiración, en una
la salida radical y crítica de la versión emancipadora del sujeto relación por lo menos problemática con la sociología, sea en
colectivo y el reino absoluto de la sujeción; marca también la estudios feministas, en estudios postcoloniales o incluso en los
entrada hacia una nueva problemática - hsubjetivación individual. trabajos más recientes sobre la subjetivación en el Imperio18.
Es, por lo demás-como se sabe-, la paradoja fundamental de su Pero, por otra parte, algunos autores, restableciendo de
obra: su voluntad constante de mostrar un poder y una sujeción manera muy crítica lazos con la tradición marxista, tratan de
crecientes y su voluntad, subrepticia, pero no por menos constante, establecer un nuevo vínculo entre las dimensiones del sujeto
de visualizar una posibilidad de emancipación, En la última etapa histórico y el sujeto personal, estudiando especialmente las
de su vida individual, la respuesta de Michel Foii'-ault, luego de un posibilidades de construcción de sí mismo producidas colecti-
largo recorrido por la Antigüedad clásica hasta los primeros siglos vamente en los nuevos movimientos sociales. Pero a diferencia
del cristianismo, consiste en aislar un modelo ético que obligue a notoria de la antigua versión marxista, en estos trabajos las
los individuos a buscar, de manera singular, su propia "técnica de declinaciones singulares de la subjetivación son abordadas con
vida". Se trata de que cada uno encuentre en sí mismo la manera mayor atención. Se trata, a menudo, de mostrar hasta qué punto
de conducirse y, sobre todo, de gobernarse. La libertad a la que se un conjunto de temas abordados por los nuevos movimientos
aspira "es más que una esclavitud, más que una emancipación que sociales se han convertido en preocupaciones y en posibilidades
volvería al hombre independiente de toda restricción exterior o de emancipación individuales. Ya se trate de experiencias de
interior; en su forma plena y positiva es un poder que se ejerce mujeres, de minorías sexuales o étnicas, o de diversas explora-
sobre sí mismo en el poder que se ejerce sobre los otros""'. Para ciones asociadas a la conlracullura, se trata siempre de delimitar
Foucault, esta actitud es una habilidad que instaura una relación las nuevas formas personales de fabricación de sí inducidas
particular de sí a sí mismo.puesto que no se orienta ni sobre una por el proceso de subjetivación colectiva. Se trata pues en el
codificación de los actos (sobre una moral basada en Ja renuncia) fondo, y a pesar de las inflexiones, de continuar estudiando la
ni hacia una hermenéutica del sujeto (que buscaría los deseos en relación entre la emancipación y la sujeción. En efecto, para
los arcanos del corazón), sino hacia una estética de la existencia, los autores que trabajan en esta óptica es completamente falso
una especie de técnica de vida que busca organizar los actos lo pensar que los individuos pueden crear, libremente y de manera
más cerca de lo que "demanda" la naturaleza, y que por lo mismo autónoma, su "existencia"; La subjetivación se define siempre,
da la posibilidad de constituirse como sujeto dueño de su conducta. de manera directa o indirecta, en relación a una acción colectiva
La inquietud de sí designaría precisamente para los antiguos un y ella es inseparable de un conflicto social y de las relaciones
dominio de sí obtenido fuera de las reglas impuestas por la de poder'".
restricción social y la sujeción. La emancipación se convierte así En resumen: lo que es decisivo en la economía conceptual
en un proyecto de subjetivación personal. del estudio de la subjetivación es la consideración, de manera
4. Los estudios contemporáneos de la subjetivación se más y más fina, y más y más individualizante, de la dupla
definen -a la vez- en descendencia, ruptura e inflexión con emancipación-sujeción. Menos -sin embargo- bajo la forma
estos dos grandes momentos. Por una parte, algunos autores en de un desplazamiento puro y llano del sujeto colectivo hacia el
una descendencia más o menos explícita con la obra de Foucault, sujeto personal, que por un compromiso más firme y más rico
se esfuerzan por delimitar nuevas formas y principios de la en el estudio de sus dimensiones singulares, pero siempre en
sujeción, buscando, al mismo tiempo, lugares posibles de relación con un proyecto político o ético de realización de sí.
resistencia. Ciertos trabajos han retomado en Francia esta En la matriz de la subjetivación, la relación consigo mismo
tradición", pero es especialmente en los países de lengua inglesa
Judilh Buller. G¡>)II/ÍT 7raiW¿\T-,'e\v Yi.rk, Roulledge, 1990; Homi K. Dliabha, The
'" Michel Fo-jcaull. L 'usage des plaisirs. París, Gallimard. 19S4. p.93. Locaücm of Culture. New York, Koulledge. 1994; Michael Hardl. Antonio Negri,
'' Guy Vincent. L'école primaire fiemeaise. Lyon. l'.U.L., 1980; Dominique Memmi. Empire. Paris. Exils. 2000.
Fuire vivre el lamer mourir, París. La Découverte, 2003; Jean-Franv'ois Bayart, Le Alain Touraine, Pomrons-imiis mre ensemble?, París. Fayard, 1997; Alberto Melucci,
gomvrneinenl tlii monde. I'aris. Fnyard, 21X14. L'invenzione del presente. Bologna, II Mulino. 1982.

28 29
DANILO MURTUCCI I I i CAMBIO DE RUMBO

es siempre estudiada como el resultado de una oposición entre de la individuación. En este sentido, pocos procesos sociales
¡as lógicas del poder y su ciiesliunamieiito social. han sido movilizados con tanto ahínco para dar cuenta de la
emergencia del individuo como el grado de diferenciación social
I-a individuación alcanzado por una colectividad. El razonamiento ha pasado a
ser canónico dentro de la sociología: auna sociedad homogénea,
1. La vía de la individuación estudia a los individuos a través poco diferenciada, con escasos círculos sociales, corresponde
de las consecuencias que induce para ellos el despliegue de la un individuo débilmente singularizado (y sometido a la
modernidad. De acuerdo a la caracterización de Charles Wright "tradición") en tanto que una sociedad compleja, altamente
Mills, se trata de "comprender el teatro ampliado de la historia diferenciada, produce un individuo fuertemente singularizado
en función de las significaciones que ella reviste para la vida (el actor de la "modernidad"). El individuo aparece asi como
interior y la carrera de los individuos"2", una ecuación que exige una de las mayores consecuencias de una sociedad profun-
la puesta en relación de los debates colectivos de la estructura damente diferenciada, en la que pertenece a una pluralidad de
social y las experiencias de los individuos. La intención de esta círculos sociales, intercambia con un número cada vez más
matriz es, por lo tanto, establecer una relación suigeneris entre elevado de personas desconocidas y está sometido a una cada
la historia de la sociedad y la biografía del actor. vez mayor estimulación nerviosa de parte de su entorno urbano21.
La dinámica esencial de ¡a individuación combina un eje Pero si la manera de concebir al individuo es inseparable
diacrónico con un eje sincrónico, tratando de interpretar en el de la diferenciación social, no hay que reducirla a esa sola
horizonte de una vida -o de una generación- las consecuen- dimensión. La historia del individuo en Occidente obliga a
cias de las grandes transformaciones históricas. La articulación integrar otros factores importantes. No es exagerado así afirjyiar
entre estos dos ejes explícita la personalidad de esta perspectiva, que, sin duda, no habría individuo, en todo caso de la manera
a saber, la intermgación por el tipo de individuo que fabrica en que lo concebimos hoy, sin la formación, a fines del Antiguo
estructuralmente una sociedad. En este marco, los diferentes Régimen, de un mercado de trabajadores libres obligados a
procesos sociales, ligados a cambios económicos, políticos o vender su fuerza de trabajo. Es decir hasta qué punto es
culturales, no quedan en un segundo plano, limitándose a ser imposible disociar al individuo de la importante producción
una especie de "adorno" lejano, sino que, por el contrario, son jurídica que le da justamente su valor central en la modernidad,
estudiados, a través de diferentes metodologías, en las formas e impone la representación de un sujeto provisto de una libertad
concretas en que se inscriben en las existencias individuales. fundacional que lo hace responsable de lodos sus actos, es decir,
En resumen, una sociología de la individuación se afirma como de la entronización del individuo como principal vector de
una tentativa para escribir y analizar, a partir de la consideración derecho. Más aun, estas exigencias propiamente económicas y
de algunos grandes cambios históricos, la producción de los esta producción legislativa alrededor del individuo van a
individuos. La cuestión no es entonces saber cornos! individuo conocer una prolongación mayor por el lado de la práctica
se integra a la sociedad por la socialización o se libera por medio institucional y las políticas públicas. Ellas redefinirán en cada
de la subjetivación, sino de dar cuenta de los procesos históri- período sus expectativas y contornos sociales. Y es debido a
cos y sociales que lo fabrican en función de las diversidades este conjunto de elementos estructurales que los actores son
societales. Y aquí también el movimiento teórico general ha verdaderamente fabricados en tanto individuos.
consistido en pasar de la consideración privilegiada de los *' Dicho de otro modo, en este primer momento el análisis
factores macrosociales de individuación a la identificación y está más centrado en los factores de individuación (como los
análisis de las pruebas y experiencias individuales. llamaba Durkheim) que sobre las experiencias de los
individuos. De allí el lugar importante asignado muy pronto a
2. El primer gran momento de la individuación está
los estudios sobre las representaciones históricas del individuo
especialmente interesado en los grandes factores estructurales
;
•" Charles Wrighl VA\\\i,L'imaginationsoch>logi<¡ue [1959], París, La Découverte. ' Georg Simmel, Sociología [1908]. Madrid. Alianza, 2 vols.. 1986.
1997, p. 7.

30 31
DANILO MARTLCCELLI
CAMBIO DE KUMBO

-la "persona""-. En efecto, la idea del individuo subraya una la individualización está ligada a la segunda modernidad y a la
representación particular del actor, la de un todo único y separa- emergencia de un nuevo individualismo institucional: las
do que existe por sí mismo, incluso si su evidencia social tiende principales instituciones de la sociedad (el trabajo, el empleo,
hoy paradojalmente a oscurecer este nivel23. En resumen, el la escuela, la familia entre otras) estarían cada vez más orientadas
estudio de la individuación es indisociable de una representación hacia el individuo, obligando a cada persona a desarrollar y
histórica y normativa particular del actor así como de un asumir su propia trayectoria biográfica. En este contexto, una
conjunto de fenómenos estructurales. de las principales tareas de la sociología sería incluso dar cuenta
Es esta articulación justamente la que, en la historia socioló- de las consecuencias ambivalentes de esta prescripción para
gica de la individuación, explica el lugar tan particular que le convertirse en individuo. La individualización, versión contem-
corresponden a la escuela de Chicago. En la descendencia de las poránea del proceso de individuación, designa pues un nuevo
intuiciones de Simmel sobre la condición moderna, van a mostrar equilibrio en la relación entre la sociedad y el individuo.
hasta qué punto la consolidación del individuo es inseparable de Pero si el individuo y sus dimensiones personales son abor-
un conjunto de transformaciones sociales -sobre todo de índole dadas cada vez más finamente (de la intimidad a la sexualidad,
urbana-. En efecto, en las grandes ciudades modernas, los de las exigencias de Ja .formación continua a las experiencias
sociólogos de Chicago (Park, Thomas, Wirlh o Burgess) van a profesionales diversas) esto no desdibuja -igual que en las dos
descubrir las posibilidades inéditas de individuación que se abren perspectivas precedentes- el núcleo analítico de esta
para los actores en medio de los procesos de transición -en verdad, perspectiva. Incluso cuando la atención se fija muy finamente
en el seno de toda experiencia moderna-. Verdadera invención sobre los individuos, lo que retiene la atención son las conse-
de una gramática de estudio, los estados subjetivos de los cuencias, a escala de los actores, de los cambios históricos en
individuos serán directamente abordados a partir de los cambios curso, y por ende, el modo histórico de individuación que se
sociales objetivos, pero las experiencias individuales, a diferencia forja en un periodo. Lo que permanece en el corazón del
de lo que supone la matriz de la socialización, serán siempre análisis, a despecho, insistimos, del grado de detalle alcanzado
atravesadas por una distancia insalvable hacia la vida social24. en la descripción, es el hecho de que el individuo es solicitado
3. Como en las dos situaciones anteriores, la atención se ha de manera particular por un conjunto de instituciones sociales
centrado progresivamente en las experiencias de ios individuos (educación, derechos, oportunidad de empleo, procesos de
y sus desafíos sociales. Esta tendencia ha conocido una movilidad social) que lo obligan a desarrollar una biografía
verdadera renovación, desde hace unos veinte años, en lo que personal cada vez más singular -lo que subraya justamente la
se ha llamado la individualización. Detrás de esta noción, espe- noción de individualización.
cialmente en Alemania e Inglaterra, y de una manera un poco La incertidumbre o los riesgos, las transformaciones profe-
diferente y menos consensúa! en Francia, está la idea de que en sionales o identitarias, las metamorfosis urbanas o familiares,
la medida en que la sociedad (o las instituciones) no pueden ya los cambios en el consumo o en las prácticas alimentarias,
transmitir de manera armoniosa normas de acción, corresponde entendidos como los elementos claves de una condición histórica
a los individuos darles un sentido a sus trayectorias, gracias específica en una fase de la modernidad, no son ya entonces
especialmente a la expansión de la reflexividad25. Para Beck, movilizadas como decoración, sino que están en el corazón
mismo de los estudios efectuados-'". El análisis macrosociológico
- Marcel Mauss, "Une caiégorie de l'esprít humaine: la notion de personne, celle du es siempre de alguna manera más importante que las observa-
Mo¡" [19.18], in Sociohgieel<iiilhn¡jmlogie (1950J, París. P.U.F.. 1997, pp. 331 -362.
a
Louis Dumont, £s.niüsur Vindhiduulisme, París, Seuil. 1983. ciones microsociológicas establecidas y el análisis sincrónico
:4
Para una interpretación de la escuela de Chicago desde esta perspectiva, cf. Danilo
Marluccelli, Sociobgies de la modernité. París, Gallimard. 1999, capitulo 11. K
Entre otros, cf, Alain Ehrenberg, L'individu inceriain, Paris, Calmann-Lévy, 1995;

UlrichUeck, La sociedad del riesgo [1986], Barcelona, Paidós. 1998; Anthony Giddens, Claude Dubar, La crine des idenlilés. París. P.U.F.. 2000; Francois de Singly. Les
Atuderniíy and Selí-ldenlily. Cambridge. Polity Press. 1991; Francois Dubet, Sociohgie mis avec les aulres. Paris, Armand Colin. 2003; Guy Bajoit, Le changemenl social,
de l'expérience, París, Seuil. 1994; Zygmunt Bauman, The Individutilized Sociel}: París, Armand Colin. 2003; Francois Ascher. Le mangeur hypermoderne, París,
Oxford. Polity Press. 2001. Odile Jacob, 2005.

32 33
DANILO MAKTUCCELLI
CAMBIO DE RUMBO

de la individuación se hace siempre, sobre todo a partir de la 5. Esas tres vías son modelos analíticos puros y, muy a
noción de prueba, en estrecha relación con un eje diacrónico e menudo, los estudios sociológicos toman caminos transversales.
histórico27. El interés sociológico creciente por el trabajo del Pero como estas hibridaciones no son nunca homogéneas, siem-
actor es pues la consecuencia de una representación de conjunto pre es posible distinguir en los trabajos realizados una matriz
sobre la vida social: si el individuo se convierte en objeto principal, es decir, el núcleo problemático en el cual se inscribe
principal de reflexión, es, según algunos, porque en adelante una investigación. Un autor como Norbert Elias ilustra este
los cambios sociales son más visibles a partir de biografías punto a la perfección. Si su estudio del individuo recurre a las
individuales que de sociografias de grupos o clases sociales. tres matrices, su unidad se organiza en torno al núcleo proble-
4. El objetivo de una sociología de la individuación es mático propio de la subjetivación, como lo demuestra la
detectar los diversos desafios a los que están enfrentados los ecuación que trata de establecer, en la doble descendencia de
individuos en la condición moderna. En función de las estrate- Weber y Freud, entre el autocontrol personal y el monopolio de
gias de investigación o de los problemas planteados, el estudio la violencia legítima ejercida por el Eslado:s. En el corazón de
puede ser más o menos fino o bien quedarse relativamente en sus estudios están el proceso de racionalización y las formas de
un nivel histórico. Pero se trata de un mero asunto de escala. subjetivación que engendra;
Por el contrario, en todos los casos, el estudio de la individuación 6. Cada una de estas perspectivas tiene una sensibilidad
debe dar prioridad analítica a los cambios históricos, ya sea analítica específica. En la socialización, las dimensiones psico-
que se trata de abordarlos, como se hizo en el primer momento, lógicas (en realidad, ciertas representaciones psicológicas,
en tanto factores macrosociológicos de individuación, o bien cognitivas o disposicionales) están en el centro del análisis. En
bajo la forma de una serie de experiencias o pruebas de indivi- la subjetivación, la comprensión del individuo pasa por el
duación, como tiende a ocurrir en un segundo momento. estudio de los procesos de dominación existente (la dinámica
entre sujeción y emancipación). En la individuación, en el centro
* * *
del análisis están los contornos históricos de la condición
Para concluir, resumamos en siete grandes puntos las etapas moderna y su traducción al nivel de las experiencias de los
que acabamos de presentar: individuos. El estudio de la socialización se abre pues a menudo
1. Si el individuo es un objeto teórico importante de la hacia la sociología psicológica; la subjetivación es una variante
sociología actual, esta centralidad requiere ser resituada en una de la sociología política; la individuación es una sociología
historia secular a fin de comprender su verdadero alcance y histórica de un tipo particular;
significación; 7. Durante mucho tiempo, en el seno de la ¡dea de sociedad,
2. El estudio del individuo en la sociología se efectúa fue la alianza entre la socialización y la subjetivación lo que
principalmente a través de tres grandes perspectivas: la mejor definió el mamstream de los esludios sociológicos sobre
socialización, la subjetivaciÓTi y ia individuación. Cada una de el individuo. De ahora en más, y sin que ello suponga el agota-
ellas se caracteriza por un núcleo problemático específico; miento de las otras matrices, es la individuación (y los nuevos
3. En un registro histórico, es posible advertir, en cada una vínculos susceptibles de establecerse con la subjetivación) la
de estas tres perspectivas, un movimiento histórico común: a que aparece como siendo la vía más fructífera. En todo caso, es
saber, un interés creciente por las dimensiones propiamente a la exploración del individuo desde esta matriz que están
individuales; dedicados los capítulos que siguen.
4. Este movimiento teórico de conjunto se declina de manera
diferente en cada una de las matrices presentadas. Las referen-
cias comunes al individuo no deben pues ocultar la diferencia
de problemáticas e interrogantes de que es objeto;
:l
Norberl Elias, El proceso ik civilización [1939], México, Fondo de Cultura
" Danilo Marluccelli, Forgé par I é¡>reure, París. Amiand Colín. 2006. Económica, 1987.

34
35