Está en la página 1de 4

-Lenguaje Inclusivo (contra)

Introducción:
Buenos días público y debatientes. A continuación, les vamos a presentar
nuestra postura de un tema que está causando un serio daño a la
gramática.
En la actualidad se están dando grandes manifestaciones por gran parte de
los países, los cuales buscan incluir de manera “igualitaria” a las mujeres en
la sociedad y que estas puedan decidir libremente temas como el Aborto,
igualación en el campo laboral, educación no sexista, acabar con el acoso
callejero como otros puntos. Pero, también piden “derechos” que no son
pertinentes para algunas instituciones prestigiadas como la RAE el cual no
apoya la propuesta y demanda del Lenguaje inclusivo (o lenguaje de
género) el cual busca generar cambios en la comunicación sexista, sea ésta
consciente o inconsciente, que suele manifestarse en el lenguaje, lo cual
busca supuestamente evita la discriminación de la que son objeto las
mujeres en algunas ocasiones. Según esto, en una oración como: “Se invitó
a todos los abogados” se emplea un lenguaje exclusivo y se deja fuera a las
abogadas. Con respecto a este tema, se expondrá a continuación algunos
argumentos de porque el lenguaje inclusivo no va a acabar el sexismo,
porque la sociedad chilena no está preparada a este cambio tan radical,
tales como la ruptura de la gramática ya ocupada y afirmada por la RAE.

Argumento:
1) Es innecesario crear un nuevo método de lenguaje inclusivo en el cual
ocupe un sistema de símbolos tales como la “@”, “x” o la silaba “e” y
tener que nombrar ambos géneros en las palabras que no generalicen
ambos, aparte de los indefinidos. Ya que hay métodos de inclusión en
el lenguaje, tal como la campaña presentada por el gobierno de Chile
“comuniquémonos PARA LA IGUALDAD” por parte del ministerio de
educación y el ministerio de la mujer y la equidad de género, el cual
nos brinda información para incluir a ambos géneros en una oración
sin violar las reglas de la gramática y que el dialogo no pierda la
coherencia.

2) La sociedad chilena no está preparada para cambiar una manera de


comunicarse cotidiana, ya que gran parte ocupa los términos
neutrales de la gramática los cuales incluyen a la mujer y al hombre
por igual. La integración de esta nueva forma en la gramática no sería
aprobada por gran parte de la sociedad, ya que estos creen que les
están imponiendo algo que siempre han ocupado de la misma forma.
Cambiar nuestro lenguaje para que “todos” estén incluidos en el habla
es posible (aunque muy complejo), pero con la condición de que todos
en el mundo deberían volver a nacer para que esta nueva gramática
fuera aplicada en la nueva sociedad, inclusive cabría la posibilidad de
que no se aplicara el lenguaje inclusivo y todo sería exactamente
igual.

3) El lenguaje gramatical no es sexista, ya que la palabra “todos” no


viene en representación para discriminar a la mujer, debido que la
palabra está estipulada en el diccionario que se usa para incluir ambos
sexos mientras que la palabra “todas” si representa a un género
(Femenino).

4) El cambio debe estar en la sociedad no en las palabras, ya que el


lenguaje fue construido por la sociedad y se moldeo según el contexto
del periodo, por lo que primero hay que cambiar la mentalidad
machista y acabar con los prejuicios discriminatorios de la sociedad.
5) El lenguaje inclusivo nuca será tomado como un derecho, ya que
autoridades y políticos lo están ocupando de manera que les
benefician a ellos mismo al momento de alguna votación
consiguiendo el voto de los integrantes de este movimiento, por lo
que nunca será tomado enserio.

6) En el caso de el sufijo para los géneros no definidos se debería buscar


otra manera que no implique el uso de la “e” lo cual puede ser la
opción de la persona de poder definir su género de manera legal y así
evitar la discriminación de este.

7) El género no es una propiedad lingüística en un idioma, y no hay una


necesidad lógica en su relación al sexo biológico, por lo que los
términos con el sufijo “o” el cual dicen que oprime al género
femenino tal como “todos”, “diputados”, “Profesores” y como otras
palabras, no son termino que relacionan al hombre ya que la
lingüística no tiene relación con el género en la mayoría de las
palabras “patriarcales” que generalizan a un grupo.

CONCLUSIÓN:
Luego de escuchar la argumentación y refutación de nuestros compañeros,
damos y logramos entender que el lenguaje inclusivo es realmente
innecesario para nuestro vocabulario y gramática, logrando que esta llegue
a ser rota con este tema, además implicaría un fuerte desafío en términos
de educación ya que esto complicaría más el lenguaje y esto afectaría a los
profesores ya formados, de una manera distinta a la cual se está formado a
los futuros profesores.
También dimos a entender que la sociedad chilena no está preparada para
esta nueva forma de gramática, ya que logra romper parte de la historia ya
formada y fomentada, además de que la sociedad es machista y no todos
lograrán aceptar el tema del lenguaje inclusivo por lo mismo, ya que no
toda sociedad no piensa ni se expresa igual.
El lenguaje inclusivo rompe la coherencia de las oraciones y la simpleza que
puede llegar a tener una sin este lenguaje inclusivo. Sin embargo, este tema
no logra tener una coherencia con el sexo biológico y sexo gramatical,
rompiendo este.
Podemos decir, que cambiando el lenguaje no lograremos recudir los
homicidios o femicidios que pertenecen en sí, al sexismo.
¿El lenguaje inclusivo va a romper el sexismo? ¿Y qué factores lo producen?
Primero que nada, el sexismo es parte del machismo y este se trata sobre la
infravaloración del sexo opuesto,