Está en la página 1de 12

MOVIMIENTO DE CARGAS EN CAMPO ELÉCTRICO UNIFORME

Campo uniforme
Para establecer un campo eléctrico uniforme, debemos pensar en que las líneas de
campo deben ser todas en la misma dirección y con la misma separación. Tal
condición se logra al colocar dos placas cargadas con signos contrarios a una
distancia "d", como se muestra en la figura.

La primera figura muestra como las líneas de campo salen de la placa positiva y
entran en la placa negativa, todas ellas separadas a la misma distancia, con la
misma dirección y sentido. Sin embargo, lo anterior no es perfecto (ver figura 2),
esta condición se da perfectamente en el centro, porque en los bordes se forman
distorsiones que hacen que el campo no sea constante. Para nuestro estudio no
consideramos aquello y supondremos que es constante en todo el sector.
Fuerza Constante
La fuerza es contante, pero nos surge la duda, como es aquello posible si la ley de
coulomb establece que mientras menor sea la distancia entre la carga, en este caso
la carga de prueba y la placa, mayor será la intensidad de la fuerza.

La imagen muestra la fuerza que ejerce la placa 1 sobre la carga negativa y la fuerza
que ejerce la placa 2. A medida que se aleja la carga negativa de la placa negativa,
la fuerza 2 disminuye, pero la fuerza 1 aumenta, sin embargo, la suma de ambas
permanece constante. De esta manera la fuerza neta siempre será constante, al
igual que la aceleración y el campo eléctrico.
Movimiento de la carga
Lo primero que debemos tener en consideración, es recordado que, si sobre un
cuerpo no existe una fuerza neta en alguna de sus direcciones, entonces su
velocidad es constante y la sumatoria de fuerza sobre ella es cero, por lo tanto,
estamos en presencia de un MRU. Si, por el contrario, existe una fuerza neta en
alguna dirección, por lo tanto, existe una aceleración y ello produce que la velocidad
no se constante, sino que cambia constantemente, es lo que llamamos MRUA.

Las siguientes ecuaciones, nos muestra que la fuerza eléctrica es producida por la
interacción del campo con la carga eléctrica. Al aplicar la segunda ley de Newton,
obtenemos la expresión para la aceleración.
Cabe hacer notar que no hemos considera la influencia de la gravedad.

Ejemplo 1
Una carga eléctrica de 3 [MC] y de 5 x 10-3 [Kg] es lanzado de manera vertical sobre
un campo eléctrico uniforme de 500 [N/C] con una velocidad de 200 [m/s], como se
muestra en la figura. Si el ancho de las placas es de 1,5 [m]
¿Cuánto tiempo demora en salir del campo eléctrico?
Demora 0,015 [s]
¿En qué dirección lo hace?
Lo hace a 2,58° con respecto al eje x
¿Con que velocidad lo hace?
100,10 [m/s]
¿Cuánto ha sido el valor de la deflexión?
0,034 [m]

Desarrollo
Fuerzas magnéticas.

La fuerza magnética es la parte de la fuerza electromagnética total o fuerza de


Lorentz que mide un observador sobre una distribución de cargas en movimiento.
Las fuerzas magnéticas son producidas por el movimiento de partículas cargadas,
como electrones, lo que indica la estrecha relación entre la electricidad y
el magnetismo.

Las fuerzas magnéticas entre imanes y/o electroimanes es un efecto residual de la


fuerza magnética entre cargas en movimiento. Esto sucede porque en el interior de
los imanes convencionales existen micro corrientes que macroscópicamente dan
lugar a líneas de campo magnético cerradas que salen del material y vuelven a
entrar en él. Los puntos de entrada forman un polo y los de salida el otro polo.

Fuerzas Magnéticas.

Los fenómenos magnéticos eran conocidos desde la Antigüedad, aunque su


conexión con la electricidad no empezó a intuirse hasta bien entrado el siglo XVIII.
Para el nacimiento del electromagnetismo como uno de los pilares de la ciencia
moderna resultaron fundamentales las experiencias desarrolladas por el físico
danés Hans Christian Oersted (1777-1851).

Propiedades magnéticas

Ya en la antigua Grecia se conocían los imanes naturales, sustancias que, como la


magnetita, son capaces de atraer a otros metales, sobre todo al hierro.

También se había constatado el fenómeno de la imantación, por el cual algunos


cuerpos adquieren propiedades características de los imanes cuando se ponen en
contacto con ellos.

Los imanes artificiales así creados pueden quedar imantados de forma temporal o
permanente. El fenómeno de la imantación se denomina ferromagnetismo y las
sustancias que lo experimentan, ferromagnéticas. Ejemplos de ellas son el hierro,
el níquel y el cobalto.
Interacción magnética

El fenómeno del ferromagnetismo constituye un caso particular de interacción


magnética. Entre dos imanes distintos se establecen fuerzas de repulsión o
atracción que dependen de las posiciones relativas entre los imanes.

Este comportamiento se explica por la existencia en los imanes de dos zonas de


características opuestas, llamadas polo norte y polo sur, tales que, entre dos
imanes:

 los polos del mismo tipo se repelen,


 los polos de distinto tipo se atraen.

Los polos magnéticos del mismo tipo se repelen y los de distinto tipo se atraen.

La fuerza de atracción o repulsión es inversamente proporcional a la distancia que


existe entre los polos, lo que revela una analogía con la ley de Coulomb de la
electrostática (ver t30).

Las líneas de campo magnético

Las interacciones magnéticas se pueden explicar como el resultado de la presencia


de un campo de naturaleza vectorial, llamado campo magnético, comparable al
eléctrico o al gravitatorio.

El campo magnético se expresa visualmente mediante líneas de fuerza que, en los


imanes, parten del polo norte y desembocan en el polo sur. Por tanto, las líneas
de un campo magnético son siempre cerradas, dado que todo imán se comporta
como un dipolo magnético.

Líneas de fuerza del campo magnético. Estas líneas nacen siempre en el polo norte
magnético y se sumergen en el polo sur del imán. En la imagen se muestra también
una brújula, que se orienta según la dirección del campo.

Experimento de Oersted

El campo magnético también aparece asociado a las cargas eléctricas en


movimiento. Al situar la aguja imantada de una brújula en las proximidades del hilo
conductor de un circuito eléctrico por el que fluye corriente, la brújula abandona su
posición norte sur para reorientarse en una dirección perpendicular al hilo.

Esta sencilla experiencia, realizada por el danés Oersted en 1819, ofreció la primera
prueba de la relación entre la electricidad y el magnetismo.

De su interpretación se deduce que las cargas eléctricas en movimiento generan en


el espacio circundante un campo eléctrico y otro magnético de dirección
perpendicular al anterior.
Experimento de Oersted. Al acercar la brújula al hilo conductor por el que circula
corriente, la aguja imantada se orienta en dirección perpendicular al hilo.

Dipolo magnético

Las líneas del campo magnético terrestre salen del polo norte magnético hacia el
polo sur.
En mecánica clásica, un dipolo magnético —análogo en muchos aspectos
al dipolo eléctrico— es una aproximación que se hace al campo generado por un
circuito cuando la distancia al circuito es mucho mayor a las dimensiones del
mismo. El campo magnético terrestre también puede ser aproximado por un dipolo
magnético, aunque su origen posiblemente sea bastante más complejo.
En mecánica cuántica, el espín de diferentes partículas también genera un campo
que se aproxima bien por un dipolo magnético. En partículas subatómicas, como
los electrones o los núcleos atómicos, esto es relevante, respectivamente, para
determinados experimentos de resonancia paramagnética electrónica y
de resonancia magnética nuclear. Con frecuencia, la descripción como dipolos
magnéticos de iones y moléculas paramagnéticas también es útil para entender su
comportamiento magnético.
Se llama interacción magnética dipolar a la interacción entre dos momentos
magnéticos. En mecánica cuántica se puede dar entre momentos magnéticos de
espín, pero es el mismo fenómeno que el que tiene lugar entre
dos imanes macroscópicos y se rige por las mismas reglas. En términos simples,
los polos opuestos se atraen y los del mismo signo se repelen.
Un imán en la vida cotidiana, o en general un momento magnético, genera líneas
de campo, que salen de su polo positivo y acaban en su polo negativo. Estas
líneas indican la posición energéticamente más favorable en la que se dispondrá
otro imán (o momento magnético). Si pensamos que el momento magnético
reside, principalmente, en un átomo (metálico), podemos entender con facilidad
que se acoplará de forma anisótropa con los momentos que le rodeen, ya sea en
la misma molécula o en moléculas vecinas. Esto es, dependiendo de sus
posiciones relativas, dos momentos magnéticos se alinearán de forma paralela,
antiparalela o en una orientación intermedia. La interacción magnética dipolar es
una de las contribuciones a la anisotropía en el canje magnético. Generalmente es
una contribución débil; pero, ocasionalmente, cuando se trata de momentos
magnéticos muy grandes, puede ser significativa.

Campo magnético creado por un dipolo

Si r“<<r en este circuito, entonces se puede utilizar la


aproximación dipolar para el campo que el circuito genera en r. Se define el
potencial magnético dipolar generado por este circuito, donde μ es
la permeabilidad magnética medida en Henrio por metro, y el campo
magnético dipolar será:

Se define el potencial magnético dipolar generado por este circuito como:

es la impermeabilidad.
medida en Henrio por metro, y el campo magnético dipolar será:

donde
B es el campo magnético, medido en teslas
r es la distancia del centro, medida en metros
m es el momento dipolar, medido en amperios-metros cuadrados (A·m2), o
lo que es lo mismo, juliospor tesla

o, resolviendo el producto vectorial

donde λ es la latitud magnética, igual a 90° − θ, donde θ es la colatitud magnética,


la desviación desde el eje dipolar.

LA INDUCCIÓN MAGNÉTICA

Cuando movemos un imán permanente por el interior de una bobina solenoide formada
por un enrollado de alambre de cobre con núcleo de aire, el campo magnético del imán
provoca en las espiras del alambre la aparición de una fuerza electromotriz (FEM) o
flujo de corriente de electrones. Este fenómeno se conoce como “inducción magnética”.
La existencia de ese flujo de electrones o corriente eléctrica circulando por las espiras
del alambre se puede comprobar instalando un galvanómetro (G) en el circuito de la
bobina solenoide, tal como se muestra a continuación.
Cuando movemos un imán permanente por el interior de las espiras de alambre de
cobre de una bobina. solenoide, se induce una fuerza electromotriz (FEM) o flujo
de corriente eléctrica producida por el campo. magnético que movemos
manualmente. Por medio de un instrumento denominado
galvanómetro (G). conectado al circuito de la bobina solenoide, se puede
comprobar la existencia de esa fuerza. electromotriz o corriente eléctrica
circulando por las espiras del alambre de cobre. El galvanómetro. constituye un
instrumento destinado a medir corrientes eléctricas de muy poca tensión e
intensidad

En la ilustración de la izquierda se puede apreciar que al introducir un imán permanente


por el interior de la bobina solenoide (A), con el polo norte (N) hacia abajo, la aguja del
galvanómetro (G) se desvía hacía la derecha. Pero si invertimos la polaridad del imán
e introducimos su polo sur dentro de las espiras de la bobina, tal como se puede
observar en la parte derecha de la misma ilustración, veremos que la aguja se desvía
hacia el lado contrario, debido a que el sentido del movimiento del flujo de electrones
por el alambre de cobre cambia al invertirse la polaridad del imán.

Si dejamos de mover el imán no se producirá inducción magnética alguna y la aguja del


galvanómetro se detiene en “0”, indicando que tampoco hay flujo de corriente. Eso
demuestra que para que exista inducción magnética y se genere una fuerza
electromotriz (FEM) o corriente eléctrica en el enrollado de una bobina, no sólo se
precisa la existencia de un campo magnético, sino que éste se encuentre en
movimiento, para lo cual será necesario que el imán se desplace continuamente por el
interior del enrollado de la bobina.

Si a continuación sustituimos el galvanómetro en el circuito de la bobina (A) e


instalamos en su lugar otra bobina solenoide (B) y movemos de nuevo el imán por el
interior de (A), se creará un campo “electromagnético” en (B), provocado por la
corriente eléctrica que fluye ahora por las espiras de esa segunda bobina.
La generación de la corriente eléctrica o fuerza electromotriz que
se produce. por “inducción magnética” cuando movemos un
imán por el interior de la. bobina solenoide (A), provoca la
circulación de corriente eléctrica por la. bobina (B) y la aparición
a su alrededor de un “campo electromagnético”.durante todo el
tiempo que mantengamos moviendo el imán por el interior de. la
bobina (A).

Ejemplos

Ejemplo 1

Una bobina se desplaza hacia abajo a lo largo del eje de un imán cilíndrico
magnetizado a lo largo de su eje. En este caso, un amperímetro medirá la
corriente inducida en la bobina.

Como no hay campo eléctrico ya que el imán es neutro, la fuerza es qv x B. En


vista de la simetría axial de este caso, la fuerza electromotriz se agrega a lo largo
del cable y una corriente circula en la bobina.

Ejemplo 2

Un disco de cobre gira alrededor de un imán y el circuito es completado por un hilo


inmóvil que se desplaza sobre la parte exterior del disco. Los electrones en el
disco de cobre son llevados a través de las líneas de campo de lo cual resulta una
fuerza electromotriz. El resto del circuito permanece inmóvil y no favorece la
fuerza electromotriz. Como las líneas del campo cortan una vez el conductor, se
obtiene una fuerza electromotriz neta. Aunque no hay cambio de flujo en el bucle,
una fuerza electromotriz es inducida.