Está en la página 1de 19

Índice

02. Índice
03. Estimado Docente
04. Reflexión
05. Descripción
06. Numismática
07. Filatelia
08. Pensamientos
09. Un Glorioso Uniforme
10. Cuentos que no son Cuento...
11. Libros y Películas
12. Canciones
13. Máximas
14. Cronología
15. El Testamento
16. Bibliografía/Bibliotecas Pedagógicas
17. Recursos Mediateca/Recursos Web
18. En otras épocas

Contacto:
cpiechubut@gmail.com
Tel: 0280-481816/484042
Moreno 323 - Rawson
2 Chubut - CP (9103)
Estimados Docentes
El Ministerio de Educación, a través del Centro de Información Educativa con-
tinúa con la edición de la Serie “Recursos para el aula”.
Fechas Especiales nos acerca a Uds. una vez más para recordar y homenajear
a otro gran hombre de la historia argentina, D. José Francisco de San Martín.
Este número ha sido inspirado en sus pensamientos y en sus convicciones de
hombre libre y luchador incansable de la libertad de los pueblos y los hombres.
El Dr. Mitre en una oportunidad dijo de él: “…con todas sus deficiencias inte-
lectuales y sus errores políticos, con su genio limitado y meramente concreto,
con su escuela militar más metódica que inspirada, y a pesar de sus desfalleci-
mientos en el curso de su trabajada vida, es el hombre de acción deliberada y
trascendental más bien equilibrada que haya producido la revolución sudame-
ricana. Fiel a la máxima que regló su vida: “Fue lo que debía ser” y antes que ser lo
que no debía, prefirió “no ser nada”. Por eso vivirá en la inmortalidad.”
Como siempre brindamos una compilación de fuentes de información, recur-
sos didácticos y enlaces a diferentes páginas Web que ofrecen actividades inno-
vadoras para desarrollar en el aula sobre las efemérides, aplicando las nuevas
tecnologías de la información y la comunicación.
Esperando que este documento se constituya en un aporte didáctico para los
docentes de todos los niveles y, con el deseo de continuar creciendo y potenciar
nuestro trabajo; los invitamos a enviar sugerencias y comentarios sobre la SE-
RIE a través del formulario de contacto de la pagina web (http://www.chubut.
edu.ar/nuevachubut/)
Asimismo, recordamos que el CPIE brinda una serie de servicios destinados
a las instituciones educativas, préstamo de bibliografía, copia y/o préstamo de
recursos multimedia, digitalización de legislación, documentos o artículos de
revistas. Para ampliar esta información los invitamos a consultar el OPAC WEB
(http://www.chubut.edu.ar/cpie/catalogo/normas/form.php.)

Cordialmente
Equipo CPIE

3
Reflexión
Las efemérides constituyen un conjunto de he-
chos notables ordenados a partir de la fecha en la
cual ocurrieron. Desde fines del siglo pasado, el
estudio de la historia nacional basado en las efe-
mérides y los festejos escolares fueron un medio
recomendado y claramente utilizado para cons-
truir la visión de un pasado común.
Los actos escolares tuvieron un origen especí-
fico como cualquier otra práctica presente en la
institución escolar. Lo interesante de situarlos
en un momento histórico determinado tiene que
ver con poder develar los significados y los fines
iniciales de esos rituales e identificar claramente
cuáles fueron los soportes teóricos, imaginarios,
románticos, patrióticos que hicieron posible su
duración.
Siguiendo con la intencionalidad histórica de
las efemérides, Lilia Ana Bertoni señala que las
efemérides escolares surgieron en la Argentina en
1887 como “feliz inspiración” de un joven director
de escuela, en ocasión de celebrarse un aniver-
sario de la Revolución de Mayo de 1810, hito que
marca el comienzo del proceso de la independen-
cia nacional.
En la actualidad, se propicia el abordaje de
otros modos de presentar las efemérides en actos
escolares, lo que implica un compromiso diferen-
te por parte de los docentes y alumnos en cuanto
a poder transformar la mirada. De la idea de ritua-
les vaciados de sentido a una concepción investi-
gadora, activa y participativa.

4
Descripción
San Martín demostró que su único anhelo era
lograr la libertad de los pueblos oprimidos. En
Chile y en Perú le ofrecieron grandes recom-
pensas, dinero, grados militares y el gobierno;
todo rechazó y solamente aceptó el gobierno
hasta tanto los pueblos se organizaran y eligie-
ran sus autoridades. Vivió siempre en la ma-
yor pobreza. Cuando estaba en Mendoza con
su familia, envió a su esposa a Buenos Aires a
casa de sus padres, pues había reducido tanto
su sueldo que no le alcanzaba para mantener el
hogar. Al regresar de su larga campaña liberta-
dora su esposa había fallecido; le quedaba su
hija Merceditas, que había nacido en Mendoza.
Con ella se trasladó a Europa, donde vivió de-
dicado a la educación de la niña. El vencedor
de Chacabuco y Maipú, el libertador de medio
continente, pasó sus últimos años lejos de la
patria. Su hija se casó con un joven argentino
y dos nietas alegraron su modesto hogar. Ya
muy enfermo, San Martín se radicó en Boulog-
ne-sur-Mer, puerto del norte de Francia.
El 17 de agosto de 1850, a las 14 hs, el Ge-
neral San Martín había muerto. Treinta años
después sus restos fueron traídos a Buenos Ai-
res. Descansan en un mausoleo en la Catedral,
donde reciben seguidos homenajes del pueblo
argentino.

http://www.elhistoriador.com.ar/infografias/17_de_
agosto/infografia_san_martin.html 5
Numismática
La figura de San Martín fue usada en diversos billetes de cir-
culación nacional en Argentina. El primer homenaje le fue dado
en los pesos moneda nacional, en su emisión 1942-1969. Allí
aparece en los billetes de 5, 10, 50, 100, 500, 1000 y 5000 pe-
sos, con el aspecto de la iconografía habitual, y en los de 10.000
y otros de 500 con su aspecto en su vejez. El reverso de los bi-
lletes representaba hechos o sitios de la historia argentina, no
todos relacionados con San Martín. En los pesos Ley 18.188, San
Martín aparece solo en su vejez, en los billetes de 50, 100, 500,
1000, 5000, 10.000, 50.000, 100.000, 500.000 y 1.000.000 de
pesos. Es, junto a Manuel Belgrano, el único prócer argentino
utilizado en la iconografía de dicha moneda. Los australes ape-
laron a un conjunto de próceres entre los que no se encontra-
ba San Martín, pero más adelante los billetes de 1000, 10.000,
50.000 y 500.000 pesos ley fueron resellados para circular como
australes, aunque al primero de ellos se le asignó el valor de un
austral. El peso convertible, aún vigente, incluye a San Martín
en los billetes de 5 pesos.
También en monedas ha recibido frecuentes homenajes. En
1950, en conmemoración del centenario de su fallecimiento,
se acuñaron monedas de 5, 10 y 20 centavos (peso moneda
nacional) que incluían la leyenda «Año del Libertador General
San Martín» y la imagen de su vejez. Desde 1951 hasta 1956
se siguieron acuñando estas monedas, aunque reemplazando la
leyenda por el año normal de acuñación, y sumándose, además,
en 1952 la moneda correspondiente al valor de 50 centavos.
En 1978, en el bicentenario de su nacimiento, se acuñaron
monedas con su imagen por el valor de 50 y 100 pesos (pesos
Ley 18.188), que se siguieron acuñando hasta 1981. En el año
2000, a 150 años de su fallecimiento, se acuñó una moneda
conmemorativa de curso legal de 50 centavos y una moneda de
oro destinada a coleccionistas de 5 pesos con el mismo motivo.
6
El Billete de $ 5
Los motivos principales están impresos en calcografía y
los fondos en offset.
En la impronta principal se aprecia el retrato del prócer
y en los fondos la réplica de su testamento (23/01/1844).
También reproduce “El Abrazo de Maipú”, evocación del en-
cuentro de San Martín y O’Higgins después de la batalla ho-
mónima; cuadro perteneciente a Pedro Subercaseaux, pin-
tor chileno (1881-1956).
Se aprecia en el reverso la síntesis biográfica del prócer
en miniletra, la medalla de la Orden del Libertador y repro-
duce el Monumento al Ejército de los Andes que está em-
plazado en el Cerro de la Gloria, Parque Gral. San Martín,
ciudad de Mendoza.

http://www.bcra.gov.ar/index.asp

Filatelia
En casi todas las localidades argenti-
nas hay una plaza, una calle, una escuela
o un club con el nombre de San Martín. Y,
en muchas, hay monumentos en su nom-
bre (incluso, en 1951 fue inaugurada una
estatua de él en el Central Park de Nueva
York). Su imagen también está en bille-
tes, monedas y estampillas.

7
Pensamientos “Si somos libres, todo nos sobra.”

“Antes sacrificaría mi existencia que


“Estoy firmemente convencido que los echar una mancha sobre mi vida pública
males que afligen a los nuevos Estados de que se pudiera interpretar por ambición.”
América no dependen tanto de sus habi-
tantes como de las constituciones que los “No se debe hacer promesa que no se
rigen. Si los que se llaman legisladores en pueda o no se deba cumplir.”
América hubieran tenido presente que a
los pueblos no se les debe dar las mejores “Los hombres no viven de ilusiones sino
leyes, pero sí las mejores que sean apro- de hechos.”
piadas a su carácter, la situación de nues-
tro país sería diferente.” “Mi nombre es ya bastante célebre para
que yo lo manche con infracción de mis
“No quiero manchar mi espada con sangre promesas.”
de mis hermanos.”
“Hace más ruido un hombre gritando que
“Serás lo que debas ser, o no serás nada.” cien mil que están callados”.

(Fuente Consultada:
Es legado de San
Martín. Comisión
Nacional de Home-
naje al bicentenario
Nacimiento del Gral.
D. José de San Martín.
Instituto Nacional
8 Sanmartiniano)
Un Glorioso
Uniforme
El General San Martín se distinguió siem-
pre por su extremada modestia. De su uni-
forme, dice el coronel Espejo, su ayudante
en “El paso de los Andes”, que era “de una
sencillez republicana. Vestía siempre en
público el uniforme de Granaderos a Caba-
llo, el más modesto de todos los del ejér-
cito, pues no tenía adornos ni variedad de
colores como otros cuerpos usaban hasta
entonces. La casaca era de paño azul de
faldas largas, con solo el vivo rojo y dos
granadas bordadas al remate de cada fal-
dón. Pantalón de punto de lana azul o de
paño bastante ajustado y encima la bota
de montar. Este mismo pantalón se usaba
también largo hasta el empeine del píe con
una guarnición o vuelta de becerro o cha-
rol negro de seis a ocho pulgadas de an-
cho, con cartera y botonadura al costado
de la pantorrilla para abrocharla, a que la
moda daba el nombre de medio sajón, pues
cuando esa cartera subía hasta la pretina
del pantalón se la llamaba de sajón ente-
ro. Usaba sombrero apuntado, semejante
al tricornio, forrado en hule, sin más ador-
no que la escarapela Nacional con presilla
y borlas de canelón de oro remate en cada
pico, y su sable de latón de acero bien bru-
ñido. 9
¡Cuentos que no son Cuento!
Un 3 de Febrero de 1813...
A poco de cumplir un año, el Regimiento de Granaderos a Caballo creado por San
Martín, tuvo su bautismo de fuego en la famosa Batalla de San Lorenzo. A orillas del
Río Paraná, a unos 25 kilómetros de la actual ciudad de Rosario, los granaderos se
enfrentaron contra los realistas españoles.
Si bien fue un combate muy corto (¡apenas duró 15 minutos!), fue de gran intensi-
dad. En un momento crucial, el caballo de San Martín cayó sobre él, dejándolo herido
y atrapado. Un soldado enemigo se dio cuenta, se acercó y le hizo un tajo en la cara
mientras otro se preparaba para atacarlo con su bayoneta.
Cuando parecía el fin del Libertador, apareció su primer ángel: el granadero puntano Juan Bautista Baigorria derri-
bó al soldado realista y salvó a San Martín. Enseguida, el correntino Juan Bautista Cabral fue a ayudarlo a liberarse
del peso de su caballo. Pero en esa acción Cabral recibió dos heridas fatales, que quizás iban dirigidas a Don José.
Así, San Martín fue salvado dos veces en espacio de unos pocos segundos, por dos valientes y valiosos hombres que,
vaya coincidencia, tenían el mismo nombre.
Antes de caer, Cabral dijo: “Muero contento… hemos batido al enemigo”.

Y cinco años atrás…


Antes de aquel episodio, San Martín había vivido una situación muy similar, pero muy poco conocida. Fue duran-
te la Batalla de Arjonilla (en España), el 23 de junio de 1808, cuando San Martín luchaba para el Rey Fernando VII
contra las tropas francesas de Napoleón.
Un oficial enemigo notó que San Martín era uno de los que mandaban, y entonces les
gritó a sus guerreros que fueran a atacarlo. Enseguida lo rodearon, pero él se defendió
fieramente con su sable corvo. De repente, alguien empujó su caballo y lo hizo caer y ro-
dar por el suelo.
San Martín estaba a merced de los enemigos cuando, de la nada, el soldado Juan de
Dios se hizo presente y derribó a un francés, luchó con otros dos y hasta sirvió de escudo
humano para proteger a nuestro futuro prócer. Juan de Dios quedó gravemente herido,
¡pero siguió peleando como si nada!
Un sargento de la Caballería de Borbón ayudó a San Martín a ponerse de pie y le ofreció
su caballo. Los españoles ganaron la batalla, San Martín fue ascendido y Juan de Dios,
condecorado. Y afortunadamente para nosotros, la historia del Libertador continuó escri-
biéndose, gracias a su primer salvador.

10 http://www.revistaintercole.com.ar/
El Santo de El General Revolución
la Espada y la Fiebre (2011)
De Leandro Ipiña.
(1970) (1992) Pone en cuestión, por
De Leopoldo Torre De Jorge Coscia. Muestra ejemplo, el sentido
Nilson. Fue realizada al Gral San Martín durante de la libertad por la
Películas

bajo la dictadura de su estancia en Saldán, res- que se pelea: la frase


Onganía y da cuenta tableciéndose de una en- de San Martín “No pe-
de un héroe exclusi- fermedad y recordando su leamos por cualquier
vamente militar, sin pasado. La película pone en libertad”, suena a eco
fisuras, a la manera contraste la gesta indepen- del posicionamiento
del San Martín esco- dentista con la época de or- político del Gobierno
lar. ganización nacional -encar- nacional en relación
nada en el caudillo riojano al universo discursivo
Facundo Quiroga: un tiempo neoliberal.
de crisis y decepción.

Colección LA HISTORIA DE
LA HISTORIETA SAN MARTÍN,EL LIBERTADOR
ARGENTINA María Susana Massabó.
Ficha Técnica:
Ilustraciones: Eugenia Nobati. El Gato de hojalata.
Título: San Martín Es una biografía contada para chicos muy chicos
(La Historieta Argentina). (a partir de cuatro años) con un relato sencillí-
Autor: Esteban D’Aranno, simo a modo de introducción, con un recorrido
Julio Leiva, Felipe Pigna y fugaz por un texto informativo por la vida de San
Miguel Scenna Martín que puede ser obviado si los lectores son
Editorial: Grupo Editorial muy chicos, pero que completa la información si
Libros

Planeta el receptor es más grande. O tal vez sea para el


Fecha de Publicación: adulto mediador.
1/7/2007
ISBN: 978-950-49-1704-5 http://www.revistaplanetario.com.ar/libros/
Número de Páginas: 48 view/244/la-historia-de-san-martin-el-libertador 11
Los Sesenta Granaderos
(Cueca) San Lorenzo
(marcha)
I
Ante el Cris, ante el Cristo Redentor Febo asoma; ya sus rayos
se arrodi, se arrodillaba un arriero Himno al iluminan el histórico convento;
y roga, y rogaba por las almas General San Martín tras los muros, sordo ruido,
de los bra, de los bravos granaderos. oír se deja de corceles y de acero.
Eran se, eran sesenta paisanos, Yergue el Ande su cumbre más alta, Son las huestes que prepara
los sesen, los sesenta granaderos; dé la mar el metal de su voz San Martín para luchar en San Lorenzo;
eran va, eran valientes cuyanos y entre cielos y nieves eternas el clarín estridente sonó
de cora, de corazones de acero. se alza el trono del Libertador y la voz del gran jefe
Quiero elevar mi canto a la carga ordenó.
como un lamento de tradición Suenen claras trompetas de gloria Avanza el enemigo
para los granaderos y levanten un himno triunfal, a paso redoblado,
que defendieron nuestra nación. que la luz de la historia al viento desplegado
Pido para esas almas agiganta la figura del Gran Capitán. su rojo pabellón.
que la bendiga Nuestro Señor. Y nuestros granaderos,
De las tierras del Plata a Mendoza, aliados de la gloria,
II de Santiago a la Lima gentil inscriben en la historia
Nuestra Se, Nuestra Señora de Cuyo fue sembrando en la ruta laureles su página mejor.
contempló la cruzada de los Andes a su paso triunfal, San Martín. Cabral, soldado heroico,
y bendijo al General San Martín cubriéndose de gloria,
el más grande, San Martín, el señor de la guerra, cual precio a la victoria,
el más grande entre los grandes. por secreto designio de Dios, su vida rinde, haciéndose inmortal;
Cuna de, cuna de eternos laureles grande fue cuando el sol lo alumbraba y allí, salvó su arrojo
Con que se, con que se adorna mi patria, y más grande en la puesta del sol. la libertad naciente
es Mendó, es Mendoza la guardiana de medio continente,
por ser la, por ser la tierra más gaucha. ¡Padre augusto del pueblo argentino, ¡Honor, honor al gran Cabral!
Quiero elevar mi canto héroe magno de la libertad!
como un lamento de tradición A tu sombra la patria se agranda (Letra: Carlos J. Benielli
para los granaderos en virtud, en trabajo y en paz. Música: Cayetano A. Silva)
que defendieron nuestra nación.
¡San Martín! ¡San Martín! Que tu nombre
Canciones

Pido para esas almas


que la bendiga Nuestro Señor. honra y prez de los pueblos del sur
aseguren por siempre los rumbos
(Letra: Hilario Cuadros de la patria que alumbra tu luz.
Música: Félix P. Cardozo)
(Música: Arturo Luzzatt
Letra: Segundo M. Argarañaz)

12
12
Máximas de San Martín escritas para su hija

Máximas Cuando San Martín partió de Mendoza para cruzar los Án-
des, su hija Mercedes tenía cuatro meses y se volvieron a ver
en 1818 después del triunfo de Chacabuco.
Debido a la enfermedad de su esposa Remedios, su hija, la
niña Mercedes fue criada y educada por sus abuelos, lo que
derivó en una niña caprichosa y maleducada.
En 1824 se embarcaron juntos a Europa y una vez en Fran-
cia, el General San Martín se ocupó de reeducarla, y entre otras
cosas escribió estas Máximas en el año 1825:

1. Humanizar el carácter y hacerlo sensible aún con los


insectos que no perjudican. Stern ha dicho a una mosca
abriéndole la ventana para que saliese: “Anda, pobre ani-
mal, el mundo es demasiado grande para nosotros dos”.

2. Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.

3. Inspirarla a una gran confianza y amistad pero uniendo


el respeto.

4. Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.

5. Respeto sobre la propiedad ajena.

6. Acostumbrarla a guardar un secreto.

7. Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las


religiones
religiones.

8. Dulzura con los criados, pobres y viejos.

9. Que hable poco y lo preciso.

10. Acostumbrarla a estar formal en la mesa.

11. Amor al aseo y desprecio al lujo.

12. Inspirarle amor por la Patria y por la Libertad.


13
13
Datos extraídos de la cronología
realizada por 1778. Nace en Yapeyú, José de San Martín.

Felipe Pigna 1789. Se incorpora como cadete al Regimiento de Infantería de Murcia, en España.
1810. Vuelve a su patria.
1812. Crea el Regimiento de Granaderos a Caballo.
1813. Combate en San Lorenzo. Contrae matrimonio con Remedios de Escalada.
1814. Se reúne con Belgrano en la Posta de Yatasto (Salta).
1816. Gobierna Cuyo. El 9 de julio, finalmente, el Congreso declara la Independen-
cia. Es nombrado General en Jefe del Ejército de los Andes. El 24 de agosto nace en
Mendoza, Mercedes Tomasa de San Martín y Escalada.
1817. Cruza la cordillera con el Ejército de los Ándes.
1818. El 12 de febrero, en Santiago, se proclama la Independencia de Chile.
1821. Proclama la Independencia del Perú.
1822. Reconocen la independencia argentina en Estados Unidos.
1823. Muere su esposa.
1824. Embarca rumbo a Europa junto a su hija Mercedes.
1825. Escribe las máximas para su hija.
Cronología

1829. Se instala con su hija en Francia.


1839. Es nombrado por Rosas ministro plenipotenciario de la Confederación Argen-
tina ante la República del Perú.
1850. Muere el 17 de agosto en su casa a las 15 horas. En su testamento establece
la donación de su sable a Juan Manuel de Rosas.
1880. El presidente Nicolás Avellaneda logra el traslado de sus restos a la Catedral
de Buenos Aires.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar 14
El Testamento París, 23 de enero de 1844

En el nombre de Dios todo Poderoso a quien conozco como Hacedor del Uni-
verso: Digo yo José de San Martín, Generalísimo de la República del Perú, y Fundador de su
libertad, Capitán General de la de Chile, y Brigadier General de la confederación Argentina,
que visto el mal estado de mi salud, declaro por el presente Testamento lo siguiente:

1°- Dejo pr. Mi absoluta Heredera de mis bienes, havidos y por haver a mi única Hija Mer-
cedes de San Martín actualmente casada con Mariano Balcarce.
2°- Es mi expresa boluntad el que mi Hija suministre a mi Hermana María Elena, una Pen-
sión de Mil - frans. anuales, y a su fallecimiento, se continue pagando a su hija Petronila,
una de 250 hasta su muerte, sin qe. pa. asegurar este don qe. hago a mi hermana y Sobrina,
sea necesarias otra Hipoteca qe. la confianza qe. me asiste de qe. mi hija y sus herederos
cumplirán religiosamente ésta mi boluntad.
3°- El Sable que me a acompañado en toda la Guerra de la Independencia de la América
del Sud, le será entregado al General de la República Argentina don Juan Manuel de Rosas,
como una prueba de satisfacción, qe. como Argentino he tenido al ver la firmeza con qe. ha
sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los Extranjeros qe.
tratan de Umillarla.
4°- Proibo el que se me haga ningún género de Funeral, y desde el lugar en qe falleciere
se me conducirá directamente, al Cementerio sin ningún acompañamiento, pero si desearía,
el que mi Corazón fuese depositado en el de Buenos Ayres.
5°- Declaro no deber ni haver jamás debido nada, a nadie.
6°- Aunque. es verdad qe. todos mis Anelos no han tenido otro objeto qe. el bien de mi
Hija amada, debo confesar, que la honrada conducta de esta, y el constante cariño y esmero
qe. siempre me ha manifestado, han recompensado con Usura, todos mis esmeros haciendo
mi bejez feliz. Yo la ruego continúe con el mismo cuidado y contracción la educación de sus
Hijas (a las qe. abrazo con todo mi Corazón) si es qe. a su vez quiere tener la misma feliz
suerte qe. yo he tenido; igual encargo hago a su Esposo, cuya honrrades, y hombía de bien
no ha desmentido la opinión qe. havía formado de él, lo qe. me garantiza continuará hacien-
do la felicidad de mi Hija y Nietas.
7°- Todo otro Testamento o Disposición anterior al Presente queda Nulo y sin ningún ba-
lor.
Hecho en París a Veynte y tres de Enero del año de mil ochocientos quarenta y quatro, y
escrito todo el de mi puño y letra
José de San Martín
(Transcripción Textual)

15
Bibliografía
MI PRIMER historia. 2a ed. Buenos Aires: Bach, 1981

OLMOS ZÁRATE, Julio. Las seis rutas sanmartinianas.


Buenos Aires: Instituto Nacional Sanmartiniano, 1977.

ARGENTINA. MINISTERIO DE EDUCACIÓN. El ideario SALAS, Carlos A. Renunciamientos del Capitán General
americano. Buenos Aires: Ministerio de Educación, 1982. Don José de San Martín. 5a ed. Buenos Aires: Instituto
Nacional Sanmartiniano, 1976.
ARGENTINA. MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Documentos
para la historia del Libertador General San Martín. Buenos SALAS, Carlos A. El ostracismo del General San Martín. 4a
Aires: Instituto Nacional Sanmartiniano, 1953. ed. Buenos Aires: Instituto Nacional Sanmartiniano, 1976.

AVELLANEDA, Nicolás. Escritos literarios. Buenos Aires: WIENHAUSER, Santiago. Fortaleza Sanmartiniana. 8a
Kapelusz, 1959. ed. Buenos Aires: Theoría, 1979.

BASCH, Adela. José de San Martín. 1a reimp. Buenos Ai- YABEN, Jacinto. Por la gloria del General San Martín. 2a
res: Alfaguara, 2006. ed. Buenos Aires: [s.n.], 1950.

DUMRAUF, Clemente I. Rosas y San Martín. Trelew: Bi-


blioteca Popular Agustín Álvarez, 1996.

ELFLEIN, Ada M. El mensajero de San Martín. 4a reimp.


Buenos Aires: Colihue, 2006. Bibliotecas Pedagógicas
ENTRE RÍOS (provincia). Bibliografía Sanmartiniana sin- ARGENTINA. Instituto Nacional Sanmartiniano. José de
tetizada. Entre Ríos: Comisión Sanmartiniana, 1978. San Martín: Brigadier General de las Provincias Unidas del
Río de la Plata.Libertador y Capitán General de la República
GARCÍA, Amalio B. La gesta de San Martín. [Paraná]: de Chile Generalísimo de la República del Perú y Fundador
[s.n.], [ca19??]. de su Libertad. Buenos Aires: Instituto Nacional Sanmarti-
niano, 1978.
LEVENE, Ricardo. Lecturas históricas argentinas. 1a ed.
Buenos Aires: Editorial de Belgrano, 1913. Localización:
Biblioteca Pedagógica Nro. 1 - Rawson
MENDOZA. MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN. Ho- Biblioteca Pedagógica Nro. 2 - Trelew
menaje al Gral. José de San Martín. Mendoza: Ministerio
de Cultura y Educación, 1978. HERRERA DE NOBLE, Ernestina. José de San Martín: Car-
tas, anécdotas y testimonios. Buenos Aires: AGEA, 2002.
MENDOZA. INCA. Bibliografía sobre el General San Mar-
tín existente en la Biblioteca Pública General San Martín Localización:
de la ciudad de Mendoza. Mendoza: Inca, [1978]. Biblioteca Pedagógica Nro. 2 - Trelew

16
Recursos Mediateca
Chacabuco, un paso clave. BsAs: MP Advanced Multimedia,
2007.
El Combate de San Lorenzo. Buenos Aires: Clarín, [200?]
El Cruce de los Ándes. Buenos Aires: MP Advanced Multime-

Recursos Web
dia, 2007.
El Santo de la espada. Buenos Aires: Arte Visión, [197-?].
El Santo de la espada. Buenos Aires: Video Digital, 2008.
Expedición al Perú. Buenos Aires: MP Advanced Multimedia, Etapas de su vida y biografías
2007. Argentores - Agustín Pérez Pardella
Güemes. Buenos Aires: Video Digital, 2008. Estudio sobre la filiación de José de San Martín.
Historia Argentina 1. Santa Rosa: Gerardo Producciones, Historia sanmartiniana.
2001. San Martín, historias de amor y de guerra.
La sorpresa de Cancha Rayada. Buenos Aires: MP Advanced Historia del País
Biografía de José de San Martín.
Multimedia, 2007.
La Página de Chami - La Página de San Martín
Revolución. El Cruce de los Ándes. Buenos Aires: Company, Completa página sobre San Martín del Instituto
2011. Nacional Sanmartiniano.
Maipú, derrota realista. Buenos Aires: MP Advanced Multi- San Martín “El cruce de los datos” (Educ.ar)
media, 2007. Ideas para el acto: Aniversario de la muerte del
Vida y obra del General Don José de San Martín. Buenos Ai- General José de San Martín (Educ.ar)
res: Visual Ediciones Argentinas, 2004. El cruce de los Andes en 360° (Educ.ar)

La Logia Lautaro
La Gazeta
La Logia Lautaro.

Liberación de Chile
Clarín Digital - Especiales
San Martín: los documentos del cruce.
Batalla de Chacabuco y Batalla de Maipú.

Liberación del Perú


Adonde.com - Historia del Perú - Independencia
del Perú
San Martín y la Independencia del Perú.

Pinacoteca San Martín


10 imágenes sobre su fisonomía
17
Otras
épocas...

Anteojito 1904 (03-08-2001) Suplemento Billiken Anteojito 1745 (31-07-98)

Anteojito N°334 (05-08-71)

Anteojito fue una revista infantil


argentina para niños en edad escolar,
creada por Manuel García Ferré. El
primer número fue publicado el 8 de
octubre de 1964 y fue, junto a Billiken,
la revista de consulta enciclopédica de
todo niño argentino durante décadas.
Debido a la crisis económica de la
Argentina en el año 2001, la revista
Anteojito dejó de publicarse luego de
37 años. Tuvo en total 1925 números
publicados. Anteojito 753 (16-08-79) Billiken 4207 (07-08-2000) Anteojito 193 (01-08-68)

Intereses relacionados