Está en la página 1de 2

ACOMPAÑAME HACER LOS SIETE LUNES A LA SANGRE DE CRISTO.

Hoy primer Lunes;


Sangre de Cristo, heme aquí postrado ante tu Divina Presencia, meditando tus
Santísimas llagas y por ellas imploro tu piedad y misericordia en mis tribulaciones y
sufrimientos, para que bendigas mi hogar, mis hijos y demás familiares. Haznos dignos
de tu perdón y misericordia, y que tu martirio en el Gólgota y la sangre que derramaste
por redimirnos nos lave y purifique de toda mancha.

Padre Eterno Soberano Dios, yo, pobre criatura tuya, me confieso culpable de
innumerables pecados ante tu Augusta Majestad. Pesan sobre mi pecados
consumados con malicia, he abusado de tu bondad y de tu infinita misericordia para
pecar. Culpable soy Señor Dios de los ejércitos. Yo tiemblo y me estremezco al
contemplar que he merecido ser apartado de tu bondadosa presencia y estaría a punto
de lanzarme en el abismo de la desesperación, si volviendo mis ojos a la tierra no viera
sobre el calvario a tu amadísimo Hijo extendido sobre la Cruz derramando su sangre
preciosísima para alcanzarme tu perdón y misericordia.
Traspasadas sus sacrosantas manos, clavados sus benditos pies para que no me
alcance el castigo. Rasgado de parte a parte su Corazón Santísimo por el hierro de la
lanza criminal, para encerrarme en esa dulce habitación, escondiéndome y
encerrándome ahí, donde su amor misericordioso, sabe sanar todas las heridas y curar
todas las dolencias.
Contrito y humillado, ¡Oh Padre Eterno! A la vista de tu Santísimo Hijo, mi Dios y
adorable Redentor, por mí crucificado y muerto, de vivo dolor se parte mi alma y
apoyada en su preciosa sangre derramada por mí, te suplico, por la eterna caridad que
te movió hasta darnos a tu Hijo Unigénito, para que fuera nuestro Salvador y Redentor,
que me concedas el perdón de todas las ofensas que te he hecho.
Padre Eterno, te ofrezco la preciosísima sangre de Nuestro Señor Jesucristo en rescate
de mis pecados, por las necesidades de la Santa Iglesia, conversión de los pecadores y
alivio y descanso de las benditas almas del Purgatorio y para que suscites en la Santa
Iglesia muchos y buenos sacerdotes.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Preciosísima Sangre de Cristo, contemplo la llaga de tu mano izquierda, y con todo el


fervor de mi corazón, te pido Señor me ayudes en todas las penas que hoy me afligen y
te pido consuelo y misericordia.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Preciosísima Sangre de Cristo contemplo la llaga de tu mano derecha y por ella, Señor,
te pido bendigas mis negocios y mi trabajo para que no nos falte el pan de cada día,
especialmente pido.
(Aquí se pide por algún negocio especialmente se tenga en manos).

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


Preciosísima Sangre de Cristo, contemplo la llaga de tu pie izquierdo y por ella te pido
que mis pasos y los de quienes amo, sigan tus huellas para alcanzar la salvación de
nuestras almas y saques del purgatorio las de nuestros seres queridos con tu santo
amor. (Aquí se pide).

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Preciosísima Sangre de Cristo, contemplo la llaga de tu pie derecho y por ella te pido la
paz de mi hogar y la buena armonía de mi familia para que mis hijos y todos los que
amo se encaucen por el camino de la virtud, para que sean tus buenos hijos y gocen de
la felicidad que das Tú con tu santo amor. (Aquí se pide).

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Preciosísima Sangre de Cristo, contemplo y medito con todo mi corazón la llaga de tu


costado por la abundante sangre que de ella derramaste te pido salud del alma y
cuerpo, que las enfermedades que tanto afligen, no se apoderen de mí ni de los que
amo, devuelve la salud a aquellos que la han perdido, especialmente a (aquí se pide
por alguno que tengamos enfermo y deseamos devolver su salud del alma y cuerpo).

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Preciosísima Sangre de Cristo, ya he meditado en tus santísimas llagas y con la fe de


que oirás mis suplicas te ofrezco propagar está tu eficaz devoción y ser tu fiel devoto.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

NOTA: Está devoción se reza durante siete lunes. Hágalo con fe y obtendrá lo que pide,
si es para Gloria de Dios y bien de su alma.

También podría gustarte