Está en la página 1de 22

PÜTCHIPÜ’ÜI

PALABRERO
WAYUU

4 4
de Publicaciones sobre el
patrimonio cultural inmaterial
Ministerio de Cultura Santiago Martínez Caicedo
REPÚBLICA DE COLOMBIA REDACCIÓN Y ELABORACIÓN DE TEXTOS

Mariana Garcés Córdoba Poliedro


MINISTRA DE CULTURA CONCEPTO EDITORIAL Y DISEÑO

WWW.POLIEDRO.COM.CO

María Claudia López Sorzano


VICEMINISTRA DE CULTURA Alejandro Cock-Peláez
Págs. 15, 16, 17, 19, 27, 35, 36, 37, 39.
Enzo Rafael Ariza Ayala Ministerio de Cultura
SECRETARIO GENERAL Págs. 6, 7, 11, 25, 33.
FOTOGRAFÍA

Juan Luis Isaza Londoño


DIRECTOR DE PATRIMONIO

Adriana Molano Arenas


COORDINADORA GRUPO DE PATRIMONIO

CULTURAL INMATERIAL Revista Pütchipü’üi, Palabrero Wayuu

Viviana Cortés Angarita Ministerio de Cultura

Ruth Florez Rodríguez Carrera 8 Nº 8-09

Patricia Navas Röthlisberger Línea gratuita 01 8000 913079

Ángela Sofía Rincón Soler (571) 3424100

Luisa Fernanda Sánchez Silva Bogotá D.C., Colombia

GRUPO DE PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL www.mincultura.gov.co


¿QUÉ ES

PATRIMONIO
CULTURAL
INMATERIAL?
LA PALABRA PATRIMONIO SE en día, ha sido el territorio de su pertenencia al territorio y celebrar el peso del duro trabajo cotidiano, para conmemorar la llegada
escucha mucho en nuestros días. encuentro, mezcla y mutación de su lugar en el mundo. al mundo de un nuevo ser humano o darle la despedida a uno
Se señala una antigua casa del tradiciones indígenas ancestrales, que se va, entre muchas otras formas, se está manifestando el
barrio La Soledad en Bogotá y se saberes africanos importados a la En este último punto patrimonio inmaterial de la nación.
dice “es patrimonio”. La gente fuerza, y el legado europeo cargado concentraremos nuestra
visita los muy turísticos pueblos a su vez de la influencia de otros atención: las manifestaciones Los continuos procesos de intercambio y mutación cultural han
coloniales de Boyacá o Santander pueblos. Esta confluencia de culturas culturales inmateriales. Allí puesto algunas de estas tradiciones en riesgo, y es por eso que
y piensa “estos son lugares ha venido generando una enorme donde una comunidad hace uso el Ministerio de Cultura, a través de la Dirección de Patrimonio,
patrimoniales”. Pareciera entonces diversidad de manifestaciones de su conocimiento sobre el lleva a cabo la construcción de una Lista Representativa de
que lo patrimonial estuviera ligado expresivas durante los siglos de territorio que habita, lo celebra, Patrimonio Cultural Inmaterial en el país (LRPCI). En ella se
con la colonia, con una especie de encuentro e intercambio, tanto en se identifica como grupo a través consignan los procesos culturales que se llevan a cabo en
legado dejado en nuestro país por la arquitectura de nuestros pueblos de esa celebración, le canta a diversas zonas del país, desde las selvas amazónicas hasta el
los conquistadores. La realidad, sin y ciudades –sus legados sólidos su tierra y a su fiesta; allí donde norte desértico, y que son vitales no solo para la identificación
embargo, va mucho más allá. y visibles– como en las acciones, las comunidades emplean sus como colectivo de las comunidades que las viven –para la
rituales, costumbres y tradiciones antiguos saberes para recordar perpetuación de sus conocimientos en el tiempo– sino también
Colombia, en la historia de la que día tras día utilizan las diferentes su espiritualidad, para solucionar para la diversidad de gentes que comparten estas tierras y se
construcción del país que es hoy comunidades del país para mostrar conflictos internos, para amortiguar llaman a sí mismos “colombianos”.
MI TÍO WALATSHI HA LLEGADO DE DONDE ESTABA.
TRAJO, EN SILENCIO, UN ANTIGUO PROBLEMA DE HOMBRES.

ENCUENTRO NACIONAL DE BANDAS MUSICALES DE PAIPA


LE OÍMOS RESOLLAR LA OFENSA... Y NOS OBSERVA LA VIDA. MÚSICA VALLENATA TRADICIONAL

CANTOS DE TRABAJO DEL LLANO

SU BASTÓN DE MANDO LE ORDENA DIBUJAR EN LA TIERRA.

NO HABRÁ PLEITO: Palabrero


Wayuu
SUS AÑOS HAN ENCONTRADO EL OCULTO REPOSO DEL DOLOR.

SISTEMA NORMATIVO WAYUU


APLICADO POR EL PÜTCHIPÜ’ÜI

Vito Apüshana,
Walatshi
\ L A ORGANIZ ACIÓN
SOCIAL Y FAMILIAR DE
LOS WAY UU LOS DIS TINGUE
DE OTR AS FAMILIAS
INDÍGENAS DEL PAÍS.
Introducción
se ven a sí mismos. En uno de vistosas que otras manifesta-
sus más bellos textos sobre la ciones, conforman el eje alrede-
narración de historias, Jorge Luis dor del cual giran sus conceptos
Borges escribió que a la literatura de identidad y comunidad: la ley
árabe más auténtica se le podía Wayuu o sistema normativo es el
reconocer porque en ella no se centro de la cultura y sin ella no es
¿CÓMO VE LA SOCIEDAD MAYORITARIA A LOS WAYUUS? describía jamás la presencia de posible definir a esta comunidad.
Es muy posible que al sugerirle la vez familiares habitantes del un sólo camello: aquellos ani-
a alguien que ofrezca una de- desierto. Es tan estrecha su rel- males estaban tan arraigados en Por eso es posible que si se le pi-
scripción de la cultura del pueblo ación, que durante mucho tiempo el paisaje y su presencia era algo diera a un miembro de los Wayuu
Wayuu, la primera imagen que a los Wayuu se les llamó simple- tan incuestionable que describ- describir su tradición y lo que de
acompañe tal descripción sea la mente “guajiros” y nadie cues- irlos habría sido una redundan- ella es más transcendental, él o
de un paisaje desértico e inter- tionaba que aquella tierra y sus cia. Lo mismo podría aplicarse ella empezara por hablarnos de
minable, salpicado de telas de habitantes eran una sola cosa. a aquellas cosas que un Wayuu sus leyes, de los vínculos socia-
colores fuertes o de la sangre de podría considerar más impor- les o familiares y que desde allí
un chivo sacrificado en un ritual Ahora bien, aunque los tejidos tantes acerca de su cultura: el llegase de una manera orgánica y
religioso. También es posible que
se describan sugestivas imá-
de colores, los chinchorros, las
rancherías, los sacrificios an-
10 desierto, las casas de adobe, los
salares, el mar, las perlas, los
sencilla a los demás componentes
de su cultura: para este grupo ét-

11
genes de patrones geométricos imales, la pintura corporal, la animales, los árboles lánguidos y nico es por la ley –entendida como
trazados con una intensa tintura mismísima Guajira e incluso ac- muchas otras cosas vitales, cu- unión entre la sacralidad de la
roja sobre las mejillas morenas de tividades económicas como el riosas y atractivas son una parte palabra y el sentido de comunidad
jóvenes de mirada penetrante, así pastoreo efectivamente sean innegable del entorno, pero tal en armonía- por donde se ha de
como casas sencillas de made- algunos de los componentes vez no lo más esencial. Más que empezar a entender la visión del
ra clara o hamacas meciéndose vitales de la cultura Wayuu, es- confiar únicamente en las imá- mundo y únicamente allí donde la
plácidamente frente a un mar de tos rasgos son más superficiales genes borrosas que la historia ha cultura halla un centro desde el
color esmeralda. Estas imágenes de lo que parece a simple vista dejado entrever aquí y allá acerca cual organizarse y extenderse ha-
no dejarían de evocar palabras puesto que nada pueden decir de aquello que puede describirse cia fuera en manifestaciones que
como “ranchería”, “clan”, “et- acerca de aquello que separa a como “indígena” o “autóctono”, armonicen entre ellas y estén prin-
nia”, “magia”, “ritual” y, la más los Wayuu de otros grupos que sería interesante, para dar cuenta cipalmente destinadas a promover
majestuosa de todas, “Guajira”: la también cuentan con expresiones de lo que caracteriza a los Wayuu, la serenidad y el bienestar person-
imagen de la preciosa región de similares y que habitan otros observar y comprender otras imá- al y colectivo. En otras palabras,
La Guajira, casi siempre percibi- igualmente magníficos paisajes genes y estructuras de su cultura sin una idea clara de justicia, para
da como remota, exótica y hasta de Colombia. Y, lo que es más como la de sus leyes, que aunque los Wayuu no hay cultura ni so-
inaccesible, es inseparable de importante, nada dicen tampoco son menos inmediatamente ac- ciedad que pueda ser influyente,
los Wayuu como enigmáticos y a sobre la forma en que los Wayuu cesibles o aparentemente menos creativa y próspera.

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


¿Quiénes son
los Wayuu?
ES BIEN SABIDO QUE LOS WAYUU gunas situaciones. Para los Wayuu
son el pueblo indígena más nume- la carne representa algo mucho
roso de Colombia, en donde con- más pesado y más sólido que la
forman un tercio de la población sangre: es la fuente de la estabili-
del departamento de La Guajira, y dad y la armonía. Por esta razón,
que tienen la misma distinción en los hombres que mantienen po-
Venezuela, donde habitan en el siciones de autoridad más im-
estado de Zulia. Pero además de
ser una comunidad numerosa, los
portantes son los tíos maternos
–llamados talaula- que aunque 12
Wayuu son conocidos, respetados ocupan un lugar muy importante
y están dentro de la imaginación
colectiva colombiana principal-
como figuras que inspiran respeto
y son consideradas sabias, me-
13
mente por dos razones. suradas y prestigiosas a causa de
su vínculo con la carne materna,
La primera de ellas es que su distan mucho de ser gobernantes
organización social y familiar es autoritarios como los caciques
muy distintiva. La etnia Wayuu de otras culturas. Dada su im-
está organizada en clanes ma- portancia, los tíos maternos son
trilineales en donde los vínculos también, por regla general, los
familiares más fuertes son aque- únicos que pueden aspirar a ocu-
llos denominados “uterinos”, “de par la posición de Pütchipü’üi o
carne” o “concarnidad” -en oposi- Palabrero, una de las dos figuras
\ EL PUTHICPU’UI ES
ción a los de sangre o de consan- centrales en la aplicación de la UNA FIGUR A ICÓNICA QUE
guinidad-, y por ello las mujeres ley Wayuu junto con las mujeres PERSONIFICA EL PODER
ejercen cierta influencia sobre las llamadas Ouutsü, o autoridades DE L A PAL ABR A.
decisiones de la comunidad en al- espirituales.

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


La segunda razón por la cual los de la oportuna y justa aplicación
PARA LOS WAYUUS, LA CARNE REPRESENTA ALGO
Wayuu son reconocidos es porque
durante mucho tiempo han ocu-
de la ley conocida, divulgada y
aplicada por el Pütchipü’üi. Enten- MUCHO MÁS PESADO Y SÓLIDO QUE LA SANGRE: ES
LA FUENTE DE LA ESTABILIDAD Y LA ARMONÍA
pado un territorio extenso sin dar der la labor del Palabrero Wayuu
su brazo a torcer y sin jamás haber puede también ayudar a compren-
considerado posible en lo más mí- der mejor a otras minorías étnicas,
nimo que aquella tierra no pudiera otros grupos indígenas y a todos
pertenecerles. Los Wayuu ocupan aquellos que de una manera u otra
asentamientos que son totalmente son vulnerables a dejar en el olvi-
indiferentes a las fronteras entre los do fragmentos de su vida cultural. haya sido elegida entre otras mani- mentos, el Sistema Normativo Espe-
dos países en los que viven como Porque los Wayuu, a pesar de que festaciones culturales, por encima cial tiene una estructura tremenda-
una comunidad única y esto ofrece a través de la historia han visto su de imágenes y rasgos que habrían mente clara y la lucidez con que los
un importantísimo indicio acerca identidad en riesgo muchas veces, podido ser más llamativos o fáciles Wayuu han sabido exponerla y hacer
de su carácter: ellos no han deja- han insistido siempre en que la de entender: los Wayuu ante todo conscientes a otras sociedades de
do nunca de definirse a sí mismos complejidad de su cultura no es fá- quieren que se les comprenda como su importancia es una evidencia de
como pertenecientes al pueblo cilmente expresable en un lenguaje una cultura con un sistema legal su interés en ser vistos como una

14
Wayuu antes que como venezola- que no sea su lengua materna y altamente avanzado que se funda- colectividad que tiene muy claro que
nos, colombianos o cualquier otra han estado dispuestos a compar- menta en la armonía, el diálogo y toda identidad necesita de un nú-

15
categoría que haya podido habér- tir sus manifestaciones culturales la compensación (que implica a la cleo, de un centro.
seles adjudicado históricamente siempre y cuando sea bajo sus vez expiación y reconciliación como
(tampoco fueron nunca siervos de propios términos. Esto les ha hecho caras de una misma moneda) y para Este Sistema se propone enton-
la corona española, por ejemplo). exigir el respeto a la palabra como el que ellos demandan tanto respeto ces como una práctica particular-
condición básica para el acerca- como el que merecen los sistemas mente creativa, abierta a abarcar
Al hablar de los Wayuu es impres- miento intercultural. legales de los países dentro de los todas las posibilidades que ofrece
cindible conceder que siempre se que se localiza su territorio. la cultura –en especial la palabra,
han distinguido por tener un fuerte La iniciativa de la comunidad personificada en la figura icónica
sentido de las responsabilidades Wayuu de proponer sus leyes, que El Sistema Normativo Especial de los del Pütchipü’üi- para encontrar la
que trae consigo el definirse como se reúnen dentro del denomina- Wayuu involucra muchísimos aspec- más adecuada definición de justicia
un grupo que valora su identidad do “Sistema Normativo Especial”, tos de la vida cultural de la comuni- y recuperar el orden interrumpido
ancestral por encima de cualquier como Patrimonio Inmaterial de la dad que van desde su cosmovisión de la manera menos traumática
otro rasgo social y que la protec- Humanidad es uno de los más im- dual (manifestaciones espirituales posible. En este sentido es también
ción de esa identidad depende del portantes procesos de difusión de y sociales femeninas y masculinas, un sistema elegante que busca la
esfuerzo que se haga por preser- sus características culturales en la maternas y paternas) hasta otros as- persuasión y el diálogo como me-
var la armonía de la comunidad historia reciente. Y no es casuali- pectos como la medicina tradicional, dios satisfactorios y beneficiosos
entera, un esfuerzo que depende dad que esta estructura normativa la tradición oral, la interpretación de de recuperar la armonía y permitir
los sueños, la protección de la vida que la vida cultural retome su curso
familiar y la estabilidad económica. natural bajo la vigilancia del com-
Sin embargo, y a pesar de ser una promiso social sellado por la prima-
INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI
práctica que involucra tantos ele- cía de la palabra.
El paisaje
de La Guajira E
N

S
W

AUNQUE LA REGIÓN DE LA GUAJIRA su camino hasta estrellarse con las


sea inconcebible sin la presencia mareas.
de los Wayuu, es también imposible
hablar de ella sin referirse a quién El paisaje de La Guajira es veleidoso,
es realmente su habitante más im- cambiante y a pesar de su aridez
portante: el viento. En La Guajira, los está lleno de vida. En los estuarios
vientos alisios nunca dejan de soplar de los ríos guajiros –especialmente
y de reorganizar el paisaje una y otra del amplio Ranchería y el colorido
vez en una escritura misteriosa. Los
pocos árboles que se dejan ver en la
Tapias- se entrelazan fértiles man-
glares, se forman densas ciénagas y
16
17
Alta Guajira llevan todos la señal de se pueden ver vastísimas bandadas
haber sido despeinados por ventarro- de flamencos, loros picoteando fru-
nes inquietos y los inmensos salares tos en las copas de palmas robustas
costeros son desplazados día a día y arbustos frondosos ocupados por
por los movimientos de corrientes gaviotas que allí anidan. Durante la
caprichosas que se deslizan sobre el temporada de lluvias en que los ríos
mar, atrayéndolo frente a una arena de desbordan, los cactus florecen y
blanca que atesora restos de corales los jagüeyes se llenan, sería absurdo
y amonitas. Las dunas de arena nun- considerar a esta tierra algo menos
ca están en un mismo lugar por mu- que un oasis. Cuando el viento se alía
cho tiempo y hay quienes dicen que con lluvia para dispersar por todas
la imponente cadena montañosa de partes la vida, La Guajira se transfor-
La Macuira, zona sagrada y paraíso ma en un paraíso que no decepcionó
natural, es día a día reducida por la nunca a aquellos conquistadores,
acción de los vientos que apenas si exploradores y naturalistas que
se inmutan al chocarse contra sus tenían visiones idealizadas del Nuevo
paredes de rocas musgosas y siguen Mundo y su legendaria fertilidad.
\ EL PUTHICPU’UI ES
UNA FIGUR A ICÓNICA QUE
INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ PERSONIFICA EL PODER
DE L A PAL ABR A.
\ LOS WAY UU HAN ES TADO
TR ADICIONALMENTE
ABIER TOS AL DIÁLOGO, AL
PACTO Y A L A NEGOCIACIÓN.
La histórica
armonía de
los Wayuu
En su poema titulado “Miedo aliijuna”, el escritor Wayuu Vito Apüshana
da una sucinta pero contundente imagen de la relación que aquellos
que no pertenecen a la comunidad, llamados “aliijuna” y los Wayuu han

20
sostenido históricamente:

MAÑANA LLEGARÁN NUEVAMENTE LOS ALIIJUNA


21
Y TRAERÁN MÁS PREGUNTAS ACERCA DE NOSOTROS,
Y NADA SABRÁN SI NO ESCUCHAN EL SILENCIO DE NUESTROS MUERTOS
EN CADA SONIDO DE NUESTRAS VIDAS...
Y NADA SE LLEVARÁN SI NO CUELGAN SUS MIEDOS
EN EL INTERIOR DE LAS MOCHILAS FAMILIARES
Y RECIBEN, DE NUESTRO TEMBLOR, EL ASOMBRO DE LA MADRUGADA…
JUNTO AL TEMOR DE LOS ESPANTOS. \ EL MUNDO WAYUU ESTÁ
DIRECTAMENTE LIGADO A SU
LENGUAJE Y A LA CAPACIDAD
DE NOMBRARLO CON SUS
PALABRAS.

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


La cultura de los wayuu ha sometida colonialmente y que su por breves momentos de total paz establecieron sistemas de alianzas
despertado la curiosidad de otros resistencia a la aculturación y a la y estabilidad. La diversidad de La con diferentes facciones y nom-
grupos indígenas tanto como de la dominación tanto europea como Guajira ha sido impresionante en braron jefes dedicados específica-
sociedad mestiza y de los coloniza- criolla ha sido uno de los más todo sentido y sería comprensible mente a honrar cada una de esas
dores europeos, y con todos estos importantes factores que les ha que entre semejante torbellino de alianzas; aprendieron a negociar
grupos los Wayuu han sostenido permitido mantener una población acontecimientos una cultura allí tan bien que se hicieron famosos
relaciones complejas a lo largo de relativamente numerosa y exten- no pudiera perdurar y mantenerse como mercaderes que podían
su historia. El poema habla de la derse sobre un territorio binacional intacta. intercambiar mercancías hasta
necesidad de escuchar antes que tan grande como el que ocupan. con los corsarios más insolentes
de preguntar y de la ineficacia de Los Wayuu viven en una zona que Y sin embargo, los Wayuu están allí sin llevar nunca las de perder;
la comunicación a menos que se ha sido testigo de innumerables todavía y no piensan irse a ningún también integraron el caballo a su
escuche al otro estando también acontecimientos: migraciones lado. Esto se debe en gran parte vida cotidiana y se convirtieron en
inmerso en su cultura, viéndola de grupos aborígenes, cambios a que no todo en su historia ha hábiles jinetes y criadores equi-
desde dentro y dispuesto a aceptar climáticos, luchas entre españo- sido férrea resistencia. Aunque en nos, cosa que ningún otro grupo
la alteridad. Esta última posibilidad les y criollos, guerras de contra- muchísimas crónicas del periodo aborigen en Colombia ha intenta-
solamente ha estado realmente bandistas, misiones geográficas, colonial se hable de “los Goajiros do hacer. La sociedad Wayuu ha
abierta desde la historia más re- saqueos de piratas y bucaneros, [Wayuu] que han sabido conser- sabido aprender del otro antes que

22
ciente y la difusión del Sistema Nor- alzamientos armados, intercam- var su independencia a pesar de juzgarlo o verlo como un atacante
mativo Wayuu puede verse como un bios culturales entre blancos, ne- los esfuerzos que se hicieron en y ha sabido sacar provecho de sus

23
claro avance para la integración de gros, mestizos, aborígenes y todos otros tiempos para subyugarlos”, encuentros con una gran variedad
otros sistemas legales –particular- los grupos étnicos imaginables, de que ellos “sólo han aprendido de actores históricos.
mente el colombiano y el venezola- tráfico de perlas y piedras precio- a hacer la guerra” y que frecuen-
no- en un solo diálogo multicultural. sas, trueques de armas y ganado, temente se les llamara los “beli- Por eso la adaptabilidad de los
Es imposible ignorar, sin embargo, el establecimiento de rutas comer- cosos Wayuu”, la verdad es que Wayuu es proverbial y la mayor
que la historia de los Wayuu ha ciales, la explotación de carbón y su supervivencia hasta nuestros prueba de ello es la manera como
estado llena de confrontaciones de petróleo, evaluaciones de econo- días ha dependido más de su fle- supieron sortear los diferentes
muy diversas clases y de conflic- mistas e ingenieros, persecuciones xibilidad y sus capacidades como desafíos externos a su cultura que
tos con los “aliijuna” en los que las raciales, misiones de evangeli- negociadores y conciliadores que los obligaron una y otra vez a vivir
posibilidades de diálogo no siempre zación, el nacimiento de más de de su talento para hacer la guerra. serios cambios de los que no salie-
fueron mínimas y en los que los un género musical, el desarrollo Los Wayuu aprendieron la gana- ron totalmente ilesos pero sí con
Wayuu siempre estuvieron abiertos urbano, desastres ecológicos, dería, de la cual hoy su imagen es las ideas acerca de su identidad en
al diálogo, a los pactos, a las nego- sequías e inundaciones, y una lista indivisible, de los españoles; acep- un estado de salud respetable. Su
ciaciones y la reconciliación. interminable de hechos increí- taron las armas de fuego de los apego al territorio hizo que muchas
bles, milagros, peleas, carnavales, europeos antes que otras tribus, veces se les viera como protecto-
Es muy importante notar que fiestas, desgracias, negociaciones las asimilaron a su vida cultural y res de la región antes que como
la comunidad Wayuu nunca fue y conflictos punteados aquí y allá aprendieron a usarlas muy bien; invasores o simples inquilinos: su

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ 1. Polo Acuña, José Trinidad. “Los indígenas de la Guajira y su articulación política al Estado colombiano (1830-
1880)”, en Revista Historia Crítica Número 44. Mayo - Agosto 2011, Pág: 80-103. Universidad de los Andes, Bogotá.
arraigo les hacía confiables y a la cerca a las rancherías y era inevi- de una manera tan directa y tam- lidades que permiten un rango
vez su flexibilidad les hacía mere- table para la comunidad toparse poco sabían cómo lidiar con una enorme de posibilidades para la
cedores de respeto. Por más que con ellos. Los sacerdotes visita- institución que había tomado como adaptación.
las circunstancias cambiaran a su ban a los indígenas en sus casas, objetivo principal a sus niños y que
alrededor, los Wayuu hallaban una les acosaban y aprovechaban además se negaba a conciliar. Igual que ocurrió con el proceso
manera de defenderse. cualquier indicio de vulnerabilidad de evangelización, desafíos más
–como la presencia de un enfermo La aculturación de los evangeliza- recientes como la explotación
Entre todos estos procesos de en casa- para presentarse como dores terminó por ser uno de los minera, la urbanización e indus-
cambio, el más difícil de resistir salvadores y persuadirlos de bus- mayores riesgos para la cultura trialización de La Guajira entre
fue tal vez el proceso de evangeli- car refugio en la religión católica. Wayuu y aún hoy lo sigue siendo otros serios desafíos han ido apa-
zación y aculturación emprendido ya que muchos miembros de la reciendo para obligar a los Wayuu
por los padres capuchinos desde Sin embargo, el blanco más fácil comunidad han terminado por a buscar nuevas posibilidades de
el período colonial. Aunque los fueron siempre los niños cuya vida hacerse cristianos y han abando- adaptación y también para exigir
esfuerzos durante la colonia fue- cotidiana podía ser controlada nado poco a poco algunos rasgos su derecho a ser escuchados por
ron intermitentes y no demasiado dentro de los orfelinatos donde los de su cultura. Sin embargo, el los aliijuna. Este escenario es una
efectivos, a finales del siglo XIX clérigos poco a poco fueron cam- sincretismo que existe en La Gua- de las más serias motivaciones
el mismísimo papa Pío X creó un biando sus hábitos y obligándoles jira entre creencias autóctonas detrás de la protección del Sis-

24
vicariato apostólico en La Guajira a renegar de su cultura e incluso y algunos aspectos de la religión tema Normativo Especial Wayuu,
al que dio la orden de “resolver el de su lengua. En 1942, un sacer- católica es una muestra más de pues ellos esperan que al entablar

25
difícil problema de reducir lenta- dote celebraba que se hubieran la habilidad de conciliación de los un diálogo con los sistemas lega-
mente a la vida civilizada a una celebrado las fiestas de la Virgen Wayuu. Para ellos, las tensiones les colombiano y venezolano, su
tribu altanera que todavía se cree Inmaculada, de la Navidad y del culturales y sociales nunca son autonomía pueda aumentar y así
dueña de absoluta independen- año nuevo por primera vez en la imágenes en blanco y negro sino los riesgos de perder su cultura
cia.” Los “altaneros” Wayuu fueron región de Uribía, como un triunfo que presentan matices y tona- disminuyan progresivamente.
obligados a aceptar las condicio- de la cultura cristiana (y colombia-
nes de la iglesia, especialmente a na) sobre los Wayuu. Los piratas,
través de la fundación de orfelina- los viajeros, los pescadores de
tos donde eran enviados los niños perlas afro descendientes, los cua-
Wayuu para ser “civilizados”, luego treros, los grupos indígenas rivales
de que sus padres o familiares e incluso los europeos habían to-
hubieran sido obligados a emigrar dos estado dispuestos a negociar LA SOCIEDAD WAYUU HA SABIDO APRENDER
a las ciudades en el proceso con- con los Wayuu y hallar un terreno
temporáneo de urbanización de La común en algún momento de sus DEL OTRO ANTES QUE JUZGARLO O VERLO
Guajira. Algunos de estos orfelina- mutuos encuentros, pero no así la
tos –que eran internados recluso-
rios- estaban situados demasiado
iglesia católica. Los Wayuu nunca COMO UN ATACANTE Y HA SABIDO SACAR
habían sido atacados culturalmente

PROVECHO DE SUS ENCUENTROS


INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ
La Palabra
SEGÚN EL MITO FUNDACIONAL DE integrada por tres componentes:
los Wayuu, la tierra, o Mma en la primero, la expresión “wo’u”, que
lengua nativa, fue fecundada por el literalmente significa “nuestro ojo”,
padre de la lluvia, o Juyaa, dando pero que en un sentido más meta-
así origen a todos los seres vivien- fórico se refiere a la totalidad de la
tes. La madre Mma es fija y esta- visión que abarca varias dimensio-
ble, es confiable y paciente mien- nes temporales y espaciales simul-
tras que el padre Juyaa es móvil, táneamente; en segundo lugar, la
se multiplica y se espera que esté ya mencionada “Mma”, es decir la

26
en muchos lugares a la vez. Miran- tierra; y por último, “a’ain” , que se
do al paisaje de La Guajira, símbolo refiere a aquello que no es visible,

27
del pueblo Wayuu y de la totalidad que podría traducirse como “espi-
de su visión del mundo, no es difícil ritual” y envuelve otros aspectos
comprender por qué la lluvia pater- como las estructuras sociales o
na y su unión con la tierra materna las leyes naturales que preceden
que la recibe se halla en el cen- a los mismos seres humanos y
tro de la concepción mítica de la las formas de subsistencia en el
comunidad: la lluvia allí es todo un mundo natural. El territorio an-
acontecimiento, pues de su llega- cestral se puede evocar entonces
da ha dependido por siglos la posi- con la imagen de una tierra afable
bilidad de sobrevivir allí. Pero más y acogedora en donde el hombre,
allá de la idea de la lluvia como como un recién nacido, encuentra
acción fecundadora, ésta esconde un montón de cosas -espíritus,
un significado más profundo. animales, plantas, ideas, sueños, \ LOS PAL ABREROS
colores e incluso leyes naturales- TR ABA JAN POR RES TITUIR
En la lengua Wayuu –Wayuunai- que le preceden, que ya se encon- L A ARMONÍA Y GAR ANTIZ AR
ki– el nombre del territorio ances- traban allí antes de su llegada, y de
EL BIENES TAR SOCIAL .
tral es “Woummain”, una palabra las que es testigo gracias al poder

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


de la mirada, pero que no logra en- las profundidades del mundo.
tender completamente hasta que Si comprendemos la importancia
la lluvia, al animar a la madre, las de la palabra para la comunidad
hace crecer, las enfoca, les inspira Wayuu, entonces no nos será nada
vida y las hace más evidentes y difícil comprender por qué el terri-
además clasificables. torio ancestral está tan unido a su
identidad: ellos no conciben otro
La lluvia es entonces mucho más mundo que sea totalmente expli-
que una manifestación de la figura cable mediante su lenguaje propio
paterna originaria: es una metáfora y que no esté ligado a esta tierra
del poder de la palabra, llamada que le dio origen y en donde por lo
Pütchikalü (palabra-significado) tanto ellos ubican las raíces de la
por los Wayuu. La palabra, al igual palabra y de la lengua misma. Esta
que la lluvia, es móvil y trae con- es una más de las razones por las
sigo la vida misma porque permite cuales para los Wayuu las fronteras
hallar un sentido en el caleidos- que actualmente distribuyen su te-

28
copio de imágenes que presenta rritorio entre dos países no signifi-
el mundo ante la mirada del hom- can nada, puesto que el Wommain,

29
bre: otorga sentido y expande la junto con su repertorio de imáge-
mirada. La palabra proviene de la nes, colores, seres y espíritus, ya
unión entre tierra y lluvia, entre lo estaba allí antes de la llegada de
permanente y lo transitorio, entre los seres humanos y no hay quien
lo árido y lo fértil. La palabra otorga pueda separarlo tras la llegada
al hombre la capacidad de explorar armonizadora de la palabra.

\ L A LLEGADA DE L A
LA LLUVIA ES, ENTONCES, MUCHO MÁS QUE UNA LLUVIA HA SIDO TODO UN
ACONTECIMIENTO DUR ANTE

MANIFESTACIÓN DE LA FIGURA PATERNA ORIGINARIA: SIGLOS, PUES ES EL


PRINCIPAL INGREDIENTE DE
ES UNA METÁFORA DEL PODER DE LA PALABRA, L A SUPERVIVENCIA.

LLAMADA POR LOS WAYUUS PÜTCHIKALÜ


El pütchipü’üi O PALABRERO
EN TODAS PARTES SE CREAN LOS PROBLEMAS
Y SURGEN ENEMIGOS. ¿QUÉ CASTA HOY NO
TIENE ENEMIGOS? SI HASTA LOS ANIMALES LOS
COMO HOMBRE QUE SIMBOLIZA sentencias sino lograr que sean TIENEN. ¿NO LOS TIENE TAMBIÉN LA HORMIGA
AUNQUE PEQUEÑA? Y LA CULEBRA, SI BIEN
la palabra y todo su poder acla- las partes en conflicto quienes
rador de la realidad, el Palabrero, determinen una justa compensa-
orador e intermediario, Pütchi- ción y de esa manera abran una
pü’üi, es la figura sobre la cual posibilidad para la reconciliación y MUCHOS LE TEMEN, ¿NO TIENE ACASO QUIEN
recae la inmensa responsabilidad la armonía entre las partes.
de aplicar la ley y de servir de LA ATAQUE? TODOS LOS PÁJAROS, AUNQUE
30
soporte a la vasta red de vínculos El Pütchipü’üi necesariamente tie-
sociales y culturales que aglutina ne que ser un pensador, un buen MANSOS, ¿NO TIENEN OTROS SERES QUE LES
31
a la sociedad Wayuu. conocedor de la lengua materna y
un excelente orador. Pero además, PERSIGUEN? NOSOTROS, LOS HUMANOS, NO
El Palabrero encarna la justicia debe ser un hombre neutral y ple-
y su primera distinción es que namente consciente de la inevi- SOMOS LA EXCEPCIÓN, AUNQUE NO COMAMOS
se trata de una justicia que es tabilidad del conflicto, tal como lo
restitutiva, es decir que busca expresa el Pütchipü’üi Ángel Ama- A NUESTROS ADVERSARIOS CON LOS DIENTES.
recuperar el orden, la armonía y ya Uliana:
el equilibrio, y no punitiva o cen- ESCÚCHAME QUE HE VENIDO DESDE
trada sobre el castigo. El Palabrero SIGUIENTE PÁGINA

no es un juez, no es un árbitro ni RIOHACHA, UNA TIERRA LEJANA, HASTA TU


tampoco es un abogado, sino un
negociador e intermediario que CASA, Y ME HE ALOJADO EN ELLA SIN SER
solamente acude cuando es con-
vocado, y con el único propósito
de conciliar y promover un acuer-
TU PARIENTE, SIN SER FAMILIA TUYA, PARA
do, pues su labor como Pütchi-
pü’üi tampoco es la de dictaminar
INVITARTE A LA PAZ.

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


La invitación “escúchame” es el Palabrero se sienta a escuchar cabo a través de una indemnización lor que no se puede expresar sino a
siempre el inicio de la labor del durante la concertación de un plei- o compensación que devuelve el través de los símbolos que integran
Palabrero. Cuando el Pütchipü’üi es to, a menudo traza sobre el suelo equilibrio original a los involucrados la cultura. Por esta razón, se inter-
convocado por dos o más partes en con su bastón un grupo de símbolos y así la armonía social. cambian principalmente collares en
conflicto, éste empieza por recor- que representan la naturaleza cícli- los que segmentos elaborados con
darles que aunque las disputas son ca de los conflictos y recuerdan al En segundo lugar está la palabra piedras o metales preciosos (lo ma-
parte normal de la vida, los hombres, clan la pequeñez del hombre frente misma, Pütchikalü, que debido a su terial), alternan con elementos más
al contar con el poder de la palabra, al tiempo ancestral y mítico. origen mítico y a su papel esclare- humildes como cerámica o conchas
son los únicos que pueden dirimirlas cedor, es el instrumento más pode- marinas (lo espiritual.) También se
sin derramar sangre y recurriendo a El Palabrero recurre a toda la rique- roso para resolver cualquier crisis, ofrecen cerámicas pintadas, teji-
la negociación. Aunque el pájaro no za oral de la cultura Wayuu para por caótica que esta parezca. Usar dos o incluso aves ornamentales,
pueda negociar con la serpiente, el cumplir su labor armonizadora y por la palabra compromete seriamente que no tienen un valor económico y
hombre sí puede sentarse a hablar ello, si tiene que recurrir a los mitos, a quien la esgrime para argumentar por lo tanto implican una compen-
con quién le ha agredido, sugerir a los cuentos, a la historia o incluso y pacificar, pues atreverse a va- sación más profunda. Aquí entran
alternativas y luego proceder a per- a las plegarias o a la poesía para lerse de la palabra para solucionar en juego también actos como los
suadir, sosegar, conversar, explicar, sustentar su argumento, no duda en un conflicto implica involucrar la sacrificios de animales que deben

32
advertir, aconsejar, pacificar, entre hacerlo pues sabe que lleva sobre totalidad de la vida cultural que se ofrecerse para que el perdón pueda
los demás interminables recursos de sus hombros la enorme obligación remonta a los orígenes ancestra- consumarse: la sangre derrama-

33
la palabra. de evitar que los conflictos amena- les. La relación del Pütchipü’üi con da de los animales representa un
cen el orden social de la comunidad la palabra queda muy clara si se intercambio por la sangre humana
El símbolo del Pütchipü’üi es su bas- y su armonía. Sin embargo, el Pa- presta atención a la etimología de cuyo desperdicio se evitó gracias a
tón llamado Paliisepai o Waraaralü labrero principalmente tiene a su la labor: “Pütchi” significa “palabra” la labor del Palabrero.
que se elabora con la madera de una disposición los componentes vitales en el sentido más elemental y el
planta trepadora que es enderezada del Sistema Normativo Wayuu, y sufijo “pü’üi” se refiere literalmente Una vez que el Pütchipü’üi ha logra-
mediante un proceso artesanal: el él está siempre a la espera que de a las piernas pero luego ha pasado do valerse de estos tres elementos
propósito es que la planta, que natu- estas partes esenciales sean las a significar también “oficio” o “labor para llegar a un acuerdo, pueden
ralmente es muy maleable, adquiera protagonistas de su labor: física”: el Palabrero es entonces el apreciarse dos importantes conse-
la rectitud y fuerza necesarias para que “trabaja sobre” “se dedica a” o cuencias del ejercicio de su autori-
formar el bastón, pero sin perder su En primer lugar está el derecho o “lleva consigo a todas partes a” la dad: primero, el Anoutaa, que puede
flexibilidad. ¿Qué mejor símbolo que ley Wayuu, llamado Anaa Akuaitpaa palabra. Su vida es inseparable de traducirse como la total recupera-
éste para la capacidad de adapta- y que está animado por un Principio la palabra. ción del equilibrio de la comunidad y
ción Wayuu y para la intención del de Reparación y Compensación que que sigue a la reparación simbólica
Palabrero de valerse de la persua- dictamina que toda ofensa y toda En tercer lugar aparece Walaa, o cuando se consuma la reparación
sión tolerante para alcanzar la con- interrupción del orden social obli- la figura de la compensación sim- económica específica que el Pala-
sistente armonía del clan? Cuando ga a una expiación que se lleva a bólica y estética. Los Pútchipü’üi brero ha determinado: se paga el
afirman que todo proceso de recon- tributo acordado que puede ser un
ciliación implica el intercambio de número de cabezas de ganado, una
bienes materialmente valiosos tan- cantidad de alimentos u otra clase
INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ
to como de bienes que tienen un va- de bienes con un alto valor econó-
EL SÍMBOLO DEL PÜTCHIPÜ’ÜI ES
SU BASTÓN, LLAMADO PALIISEPAI O
WARAARALÜ, QUE SE ELABORA CON LA
MADERA DE UNA PLANTA TREPADORA

mico dentro de la sociedad Wayuu. se así: “hacemos este sacrificio


Al cumplirse esta reparación, se
garantiza el bienestar social y la
porque sabemos que la paz de la
comunidad es más importante que 34
armonía que hayan podido inte- nosotros como personas.” Tanto
rrumpirse por una ofensa, y enton- la familia de aquel que ha roto la
ces la comunidad puede regresar armonía como la de quien ha re-
35
a la normalidad, al menos en el sultado ofendido o agredido saben
sentido material. que este acuerdo es parte de algo
más grande que ellos mismos
En último lugar, aparece la conse- y que el perdón es necesario no
cuencia más importante del traba- solamente por sus propias fami-
jo del Pütchipü’üi: Anajirawaa, la lias sino para todos y cada uno de
reconciliación o perdón definitivo. los clanes familiares Wayuu. Una
Cuando un grupo familiar compen- vez se paga el tributo desde una
sa a otro, el sacrificio de despren- posición de humildad y con ánimo
\ L AS FAMILIAS WAYUU SE
derse de algunos de sus bienes reconciliatorio se puede decir que ORGANIZAN ALREDEDOR DE
significa también un esfuerzo realmente ha terminado la labor L AS MUJERES Y SON L AS
voluntario que lleva implícito un del Pütchipü’üi y que se ha conse- ABUEL AS L AS GUARDIANAS
mensaje que puede expresar- guido el necesario perdón. DE L A TR ADICIÓN HISTÓRICA.

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


LA MUJER OUUTSÜ

Según su tradición mítica, los la presencia de los ancestros lo


Wayuu habitan varias dimensio- que otorga al territorio ancestral
nes de tiempo que se entrelazan otro de los motivos para definir su
con el presente, pues no tienen sacralidad. Los Wayuu no son en
una idea del pasado como histo- absoluto un pueblo desmemoriado
ria ni del futuro como aspiración: y tienen un sentido muy fuerte de
al hablar de esta concepción del la tradición.
mundo generalmente se alude a
la imagen de la forma espiral de Dado que dentro de la organiza-

36
la concha del caracol, en la que ción social del pueblo Wayuu los
se vería a las dimensiones tempo- linajes ancestrales son definidos

37
rales como encerradas sobre un por vínculos uterinos, las guar-
mismo centro y encontrándose dianas de esta tradición histórica
una y otra vez en círculos retor- son principalmente las mujeres
nantes en lugar de separadas en y, en especial, las mujeres deno-
diferentes secciones de una línea minadas Ouutsü o autoridades
recta. Esta imagen no es inexacta espirituales. En una relación com-
porque los Wayuu de hecho com- plementaria con el Pütchipü’üi,
parten con otros grupos indígenas cuya labor se centra alrededor de
una idea del tiempo como una la palabra, lo oral y del escuchar
estructura no-lineal muy distinta a al otro, la mujer Ouutsü centra su
la que ha primado en la conciencia vida alrededor de lo visual y de la
global de occidente. No obstante, acción de observar. La etimología
los Wayuu no carecen de una con- de la denominación de estas mu-
cepción histórica, pues para ellos jeres se compone de las palabras
la idea de los antepasados como “O’u”, es decir “ojo” y “sü”, que es
figuras eternamente presentes un posesivo femenino, para así dar
es fundamental y es justamente origen a un nombre que quiere de-

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


cir “ojo femenino” y por extensión, vos en el presente mediante la pa-
“mujer visionaria.” Dentro de la labra gracias al mito, a la tradición
visión del mundo Wayuu, la realidad oral y a las imágenes artísticas.
está conformada por tres dimen-
siones fluctuantes en cada una La segunda dimensión es la de lo
de las cuales las mujeres Ouutsü natural-visible, a la que llaman
cumplen un papel específico. “akuwa’ipa” y que se puede rela-
cionar más íntimamente con el
La primera dimensión de es la de presente porque es el mundo de la
lo remoto-original, llamada “ii”, cotidianidad, de lo vivo, susceptible
que se refiere al origen del mundo a la muerte y a la enfermedad pero
plasmado en el mito fundacional también al placer y a la alegría. En
y simbolizado por la unión de los este mundo se hallan los animales
principios masculino y femenino o y las plantas, de las cuales la mu-
paternal y maternal. El ii es una es- jer Ouutsü es una profunda cono-
pecie de estado posterior al caos, cedora y de los que se vale para
es el lugar del que provienen los alimentar o curar mediante el uso

40
elementos como la luz, el viento, la de saberes heredados de las gene-
tierra, el frío, el calor y demás para raciones precedentes. Es la di-

41
dar inicio a la vida y ampliar el en- mensión donde también coexisten
tendimiento de los hombres. Este las normas heredadas del pasado
mundo se mantiene vivo y presente con las aspiraciones conjuntas del
en la cotidianidad Wayuu mediante pueblo para el futuro, y por eso
las historias de los ancianos, los es aquí donde las mujeres Ouutsü
mitos y, por supuesto, en las imá- guían a los demás miembros de la
genes que les acompañan: la pin- comunidad en actividades religio-
tura, los íconos, los patrones de los sas como la ceremonia de llegada
tejidos y todas las manifestaciones a la adultez de las muchachas que
artesanales en las que las mujeres han alcanzado la pubertad, los
Ouutsü trabajan como maestras y ritos funerarios de limpieza de los \ LAS MUJERES OUUTSU
protectoras además de servir ellas fallecidos y los cientos de ritos de PUEDEN TRAER INFORMACIÓN
mismas como creadoras. El ii es la curación existentes mediante el IMPORTANTE PARA LA
más profunda manifestación del uso de diferentes plantas y ele- COMUNIDAD DEL MUNDO DE
pasado, es la zona habitada por los mentos naturales. Es ésta también LOS SUEÑOS, ENVIADA POR
antepasados que ya se han ido y la dimensión donde se hacen más
LOS ANTEPASADOS.
que, sin embargo, se mantienen vi- importantes los vínculos familiares

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


de carne y de sangre y es además la jeres Ouutsü sentir a plenitud la pre- mensajeros que vienen cargados de en imágenes y rituales, siendo ésta
esfera de mayor influencia del Püt- sencia de los ancestros, del conjunto señales misteriosas o insípidos es- memoria una de las motivaciones
chipü’üi, pues su labor se fundamen- de la realidad y en cierto modo regre- pantos y fantasmas. Más que seres principales para buscar la armonía y
ta en hacer uso de las tradiciones del sar al estado caótico de los tiempos sobrenaturales, los ancestros tienen la reconciliación tras la menor mani-
pasado para mantener la paz en el originarios para escuchar la música la función de ser puentes entre el pa- festación de un conflicto o pleito. Un
presente. del viento y la armonía del mundo. sado y el presente, de reforzar la tra- pueblo donde abundan los conflictos
Sin embargo, estas dimensiones no dición oral como figuras icónicas y, de es un pueblo con una memoria colec-
La última dimensión es la de lo se pueden apreciar del todo si no se hecho, muchos de los mitos e histo- tiva frágil en peligro de convertirse
oculto-invisible, llamado “pulasü” y añade una cuarta esfera de influencia rias más importantes para los Wayuu fácilmente en un pueblo sin ley, y eso
que es donde se halla lo intangible de la mujer Ouutsü: los sueños. han sido extraídos de sueños comu- los Wayuu lo saben muy bien.
e invisible que solamente la visión nicados por las mujeres Ouutsü en los
especial de la mujer Ouutsü es capaz Los Wayuu consideran que existe una que reaparecen una y otra vez figuras En definitiva, la labor de interpretar
de diferenciar de lo ancestral y lo co- continuidad entre el sueño y la vigilia ancestrales comunes que terminan los sueños es una actividad creativa y
tidiano. En esta dimensión es donde de la que es posible extraer conoci- por transformarse en arquetipos: una colectiva al mismo tiempo, en la que
habitan los seres invisibles y espiri- miento. Para ellos, los sueños son hábil tejedora, un pastor que conoce no solamente se contempla la na-
tuales a quienes solamente la llega- principalmente señales provenientes bien a cada uno de sus animales, una turaleza humana y se tejen historias
da de la palabra permitió nombrar y de la voluntad de aquellos que han mujer que sabe qué flores y plantas sino que también se termina de forjar

42
diferenciar en tiempos inmemoriales muerto pero no han dejado de existir usar para curar cada enfermedad, un a los armazones de aquellas estruc-
para que los hombres pudieran co- en la memoria y han pasado a ocupar artesano excepcional o un pescador turas sociales basadas en la imagen

43
municarse y relacionarse con ellos una dimensión temporal distinta. Los diestro, son todas imágenes idea- y la palabra. Las mujeres Ouutsü,
y así ampliar el rango de sus cono- ancestros que después de muertos les que se construyeron uniendo las como visionarias, saben bien que una
cimientos y su visión del mundo. En atraviesan un periodo de transición aspiraciones colectivas compartidas cultura necesita de una tradición que
esta dimensión es en donde la mujer durante el cual se preparan para que se manifestaban repetidamente no deje nunca de mirar hacia el pasa-
Ouutsü puede demostrar todo el ran- convertirse en pobladores del mundo durante los sueños que reflejaban la do para darle sentido al futuro.
go de sus conocimientos, pues es ella espiritual -donde habitan también las vida cotidiana.
quien mejor conoce los rituales para otras manifestaciones de lo natural/ La mujer Ouutsü, junto con el Püt-
comunicarse con los seres invisibles invisible- son asimismo los habitan- La interpretación de los sueños, al chipü’üi, son los guardianes de las
y aprovechar sus conocimientos para tes del mundo de los sueños desde el fomentar su socialización y la crea- leyes y tradiciones del mundo Wayuu.
favorecer a la comunidad. cual envían mensajes y expresan su ción de mitos e imágenes comunes, De ambos depende la estabilidad
preocupación por los asuntos de los se convierte así en una actividad de social y la integridad cultural de los
Dentro del territorio ancestral existen vivos. Y son solamente las mujeres cohesión social similar a la que cum- diferentes clanes: el primero como
lugares sagrados como los cemente- Ouutsü quienes pueden comunicarse ple el Palabrero y además en una sorteador de conflictos, y la segunda
rios en donde la manifestación de es- con ellos e interpretar sus mensajes. manera de robustecer las mismas como mediadora entre lo espiritual
tas tres dimensiones temporales se normas y leyes al interior de la comu- y lo terrenal. Si ha de buscarse una
puede advertir de manera simultánea Esto no quiere decir que los ancestros nidad, pues muchas de estas leyes se imagen para definir a los Wayuu, ésta
y en los que es posible para las mu- sean simples emisarios del más allá, asumen como creación de los ances- debería girar alrededor de estas dos
tros y su difusión depende totalmen- figuras: la de una mujer cuya mirada
te de la transmisión a través de la abarca la totalidad del tiempo y la de

INTRODUCCCIÓN QUIENES SON EL PAISAJE GUAJIRO HISTORIA LA PALABRA EL PÜTCHIPÜ’ÜI OUUTSÜ


palabra y de la confianza depositada un hombre cuyas palabras siempre
en la memoria colectiva depositada invocan a la reconciliación.