Está en la página 1de 1

DESACELERACIÓN DE LA ECONOMÍA EN GUATEMALA PARA ÚLTIMO

TRIMESTRE 2018 / SEGÚN CACIF

La debilidad institucionalidad, la falta de transparencia y la conflictividad social,


son factores que influyen directamente en la desaceleración económica en el país.
“Para tener un mejor desempeño en 2018 y lograr una mayor atracción de IED,
será de suma importancia la certeza jurídica y el fortalecimiento institucional.”
Según lo dicho por el ingeniero Antonio Malouf, presidente de CACIF.

El PIB trimestral al tercer mes del año en Guatemala alcanzó un 3%. Al evaluar el
comportamiento de este indicador en los últimos cuatro años, se evidencia que
alcanzó en los últimos tres trimestres las tasas más bajas desde 2013.

En el rango del 3.5% al 3.8%. Sin embargo, en abril 2017 esta institución bajó su
estimación al rango del 3% al 3.3%. El Banguat estimaba a inicios de año un
crecimiento en el rango de 3.1% a 3.8%, no obstante este indicador se ubicará en
el rango del 3.0% al 3.4% ante la última estimación.

Las perspectivas económicas apuntan a que el país crecerá por debajo de la


tendencia proyectada. Las señales de desaceleración económica son claras ante
un panorama interno de débil certeza jurídica, inestabilidad política que inciden
directamente en la incertidumbre de los agentes económicos.

Las previsiones apuntan a que el país crezca un 3.3% para 2017 y un 3.5% en
2018. Ambos resultados son aún insuficientes para alcanzar desarrollo. Mientras
las tasas de crecimiento no alcancen niveles por encima del 6%, el país no
alcanzará el desarrollo deseable que se traduzca en mejores condiciones
económicas y sociales para la población.

De acuerdo a la Segunda Encuesta de Percepción Empresarial 2017, elaborada


por la Unidad Económica de CACIF, los resultados al segundo trimestre reafirman
un panorama de desaceleración de acuerdo a la percepción de los empresarios
consultados. Este instrumento mide de forma trimestral la evolución de cinco
variables: la situación general de las empresas, las ventas, la producción, las
exportaciones y el número de empleos.

Los resultados al segundo trimestre con una muestra del 80.3% de la población
seleccionada y un margen de error del 4.3%, mostraron rezagos en términos de la
producción y las ventas. El 63.7% de los empresarios consultados señaló
estabilidad en la situación general de las empresas y un 58.8% coincidió en la
estabilidad del número de empleos para el segundo trimestre. Mientras que un
35.3% de los entrevistados consideró una caída en las ventas y un 17.6% señaló
mermas en la producción al segundo trimestre.

FUENTE CONSULTADA: (Revista Construcción, en su versión electrónica,


publicado el 25 de enero de 2018)
http://revistaconstruccion.gt/sitio/2018/01/25/desaleracion2018/ )