Está en la página 1de 2

La felicidad

Es una emoción que se produce en un ser vivo cuando cree haber alcanzado
una meta deseada.

La felicidad suele ir aparejada a una condición interna o subjetiva de


satisfacción y alegría. Algunos psicólogos han tratado de caracterizar el grado
de felicidad mediante diversos tests, y han llegado a definir la felicidad como
una medida de bienestar subjetivo (autopercibido) que influye en las actitudes y
el comportamiento de los individuos. Las personas que tienen un alto grado de
felicidad muestran generalmente un enfoque del medio positivo, al mismo
tiempo que se sienten motivadas a conquistar nuevas metas. Al contrario que
las personas que no sienten ningún grado de felicidad que muestran un
enfoque del medio negativo, sintiéndose frustradas con el desarrollo de su vida,
atribuyendo la culpa al resto de la sociedad con la que convive.

La felicidad frecuentemente se considera positiva ya que permite a los


individuos sacar partido de las condiciones objetivas, favorece la actitud de
abordar diferentes tareas llevándola al término propuesto. La depresión y otros
trastornos psicológicos, por ejemplo, se caracterizan por una notoria falta de
felicidad del individuo, lo cual frustra las posibilidades de los individuos para
acometer con éxito diversas tareas u obtener beneficios de situaciones
objetivamente favorables. Bajo un estado de felicidad los individuos son
capaces de llevar a cabo una actividad neutral constante en un entorno con
variables ya experimentadas y conocidas, los distintos aspectos de la actividad
mental fluyen de forma armónica, siendo los factores internos y externos
interactuantes con el sistema límbico. En dicho proceso se pueden
experimentar emociones derivadas, que no tienen por qué ser placenteras,
siendo consecuencia de un aprendizaje ante un medio variable.

Actualmente se conoce que la variabilidad en los niveles de felicidad que


experimentan los individuos se ven influidos por tres grupos de factores (en
orden de importancia):
Factores genéticos.

Factores asociados a la consecución de objetivos y deseos.

Factores socioambientales.

Igualmente es un hecho bien establecido, que el juicio sobre si uno mismo es


feliz está influido por razones culturales: en ciertas sociedades se desaprueba
en mayor medida expresar sentimientos negativos, mientras que en otras la
sinceridad y la autoexpresión fidedigna es valorada en mayor medida. Por eso
las comparaciones internacionales entre países con diferentes condiciones
socioeconómicas deben corregir el sesgo cultural.12

La felicidad, en tanto que estado emocional y autopercibido, es un estado


subjetivo que, sin embargo, puede analizarse mediante procedimientos
objetivos. Los siguientes son ejemplos de disciplinas con aproximaciones
objetivas:

La filosofía estudia su concepto y realidad.

La psicología positiva intenta determinar los factores endógenos que el


individuo puede manejar para alcanzar ese determinado estado de ánimo.3

La sociología se ocupa de analizar qué factores sociales determinan los


objetivos que el sujeto se marca como meta para alcanzar estados de felicidad.

La antropología muestra cómo distintas culturas han establecido cánones


distintos al respecto.