Está en la página 1de 6

FECHA: 8/11/2017

RESUMEN #1

La sífilis es una infección bacteriana que suele transmitirse por contacto sexual. La
enfermedad comienza como una inflamación sin dolor, generalmente en los genitales, el
recto o la boca. La sífilis se transmite de una persona a otra mediante el contacto de la piel o
las membranas mucosas con estas inflamaciones.
Luego de la infección inicial, la bacteria de la sífilis puede permanecer latente en el cuerpo
durante décadas antes de activarse de nuevo. La sífilis temprana se puede curar, en ocasiones
con una sola inyección de penicilina. Sin tratamiento, la sífilis puede dañar de forma grave el
corazón, el cerebro y otros órganos, puede ser potencialmente mortal y puede transmitirse
de la madre al feto (Morales, 2017).
La sífilis ha sido muy poco común desde que se extendió el uso de la penicilina en los años
1950, aunque las estadísticas globales de la sífilis muestran que se siguen produciendo cada
año aproximadamente 10 millones de nuevas infecciones. La sífilis se desarrolla en cuatro
fases, cada una con un conjunto de síntomas diferentes (Mendoza, 2016).
Síntomas
La sífilis se desarrolla por etapas y los síntomas varían según la etapa. No obstante, las etapas
pueden coincidir y los síntomas no siempre se presentan en el mismo orden. Es posible que
tengas una infección por sífilis y no notes los síntomas durante años.
 Sífilis primaria
El primer signo de la sífilis es una pequeña llaga, que se denomina chancro. La llaga aparece
en el lugar donde la bacteria ingresó al cuerpo. Si bien la mayoría de las personas infectadas
por sífilis desarrollan solo un chancro, algunas personas desarrollan varios. El chancro suele
desarrollarse alrededor de tres semanas después de la exposición. Muchas de las personas
que tienen sífilis no notan el chancro porque suele ser indoloro y puede estar oculto en la
vagina o el recto. El chancro se curará solo en un período de entre tres y seis semanas.
Los chancros pueden aparecer en la vulva, la vagina, el ano, el pene o el escroto y, en casos
raros, en los labios o la boca. Las llagas también pueden quedar ocultas dentro de la vagina,
en el prepucio, dentro del recto y en otros lugares poco visibles.
Las llagas de sífilis son extremadamente contagiosas y es fácil transmitir la infección a otras
personas durante las relaciones sexuales. Es fácil confundir un chancro con un vello

1
encarnado, un grano o una protuberancia inofensiva. Y dado que las llagas no son dolorosas
y pueden estar en lugares ocultos, es posible que pasen desapercibidas.
Los chancros suelen aparecer entre las tres semanas y los tres meses siguientes al contagio.
Las llagas suelen durar entre tres y seis semanas y luego desaparecen solas, con o sin
tratamiento, Pero si no las tratas, seguirás teniendo sífilis aunque hayan desaparecido. Para
curar la sífilis y para que no avance a la siguiente etapa, tienes que tomar medicamentos
(Vélez, 2016).

 Sífilis secundaria
Luego de unas pocas semanas después de que se cure el chancro, es posible que sientas una
erupción cutánea que comienza en el tronco y finalmente cubre todo el cuerpo (incluso las
palmas de las manos y las plantas de los pies). Esta erupción cutánea no suele producir
picazón y puede estar acompañada por llagas que parecen verrugas en la boca y la zona
genital. Algunas personas también padecen pérdida del cabello, dolores musculares, fiebre,
dolor de garganta e hinchazón de los ganglios linfáticos. Estos signos y síntomas pueden
desaparecer en pocas semanas o pueden aparecer y desaparecer de forma repetida durante
un período de hasta un año.

 Sífilis latente
Si no recibes tratamiento para la sífilis, la enfermedad pasa de la etapa secundaria a la etapa
latente (oculta), en la cual no tienes síntomas. La etapa latente puede durar años. Es posible
que los signos y síntomas no vuelvan a presentarse nunca, o bien la enfermedad puede
progresar a la tercera etapa (etapa terciaria).
 Sífilis terciaria (tardía)

2
Entre el 15 y el 30 por ciento de las personas infectadas por sífilis que no reciben tratamiento
desarrollarán complicaciones conocidas como sífilis terciaria (tardía). En la etapa tardía, la
enfermedad puede dañar el cerebro, nervios, ojos, corazón, vasos sanguíneos, hígados,
huesos y articulaciones. Estos problemas pueden ocurrir muchos años después de la infección
original que no se trató.

 Sífilis congénita
Los bebés de las mujeres con sífilis pueden infectarse mediante la placenta o durante el parto.
La mayoría de los recién nacidos con sífilis congénita no presentan síntomas, aunque en
algunos casos se puede presentar una erupción cutánea en las palmas de las manos y las
plantas de los pies. Entre los síntomas posteriores se incluyen sordera, deformidades en los
dientes y nariz en silla de montar (cuando colapsa el puente nasal).

Causas
La causa de la sífilis es una bacteria llamada Treponema pallidum. La ruta más frecuente de
transmisión es a través del contacto con la llaga de una persona infectada durante la actividad
sexual. La bacteria ingresa a tu cuerpo a través de pequeños cortes o abrasiones en la piel o
las membranas mucosas. La sífilis es contagiosa durante su estadios primario y secundario, y
a veces al principio del período de latencia.

3
Con menos frecuencia, la sífilis se puede propagar a través de un contacto cercano y directo
sin protección con una lesión activa (como durante un beso) o a través de una madre
infectada a su bebé durante el embarazo o el nacimiento (sífilis congénita).
La sífilis no se puede contagiar utilizando el mismo inodoro, bañera, ropas o utensilios para
comer, o por las perillas de las puertas, piscinas o jacuzzi.
Una vez curada, la sífilis no reaparece por sí sola. Sin embargo, te puedes reinfectar si tienes
contacto con las llagas de sífilis de otra persona.
Tratamiento contra la sífilis
Normalmente, el tratamiento contra la sífilis consiste en un proceso de dos semanas de
inyecciones de penicilina intramuscular o, en algunos casos, pastillas o cápsulas de
antibióticos. Si el paciente ha tenido sífilis durante menos de un año, serán necesarias menos
dosis. Si el paciente es alérgico a algún antibiótico, o se trata de una mujer con posibilidades
de estar embarazada, entonces se debe informar al médico para que recete una medicación
alternativa. Es importante que se siga el ciclo completo del tratamiento. Si el tratamiento se
interrumpe, puede ser necesario volver a empezar desde el principio.
Al paciente se le preguntará acerca de sus parejas sexuales ya que es importante que sean
informadas y que se hagan las pruebas tan pronto como sea posible. Se recomienda
encarecidamente evitar cualquier sexo oral, vaginal o anal mientras se está en tratamiento,
especialmente si el paciente está en las primeras etapas de la sífilis infecciosa. Estar en
contacto con las llagas o las erupciones conlleva un riesgo de transmisión de la sífilis.
Cuando el tratamiento ha sido finalizado, se le pedirá al paciente que asista a la clínica a
intervalos regulares para realizar los análisis de sangre que comprobarán que la sífilis se ha
ido.
Una vez que una persona ha sido tratada y se confirma que está libre de sífilis, las pruebas de
sangre en el futuro (por ejemplo, por motivos de inmigración) seguirán siendo positivas,
porque el cuerpo retiene los anticuerpos contra las bacterias. Los médicos pueden darle a la
persona un certificado que demuestre que han sido tratados y ya no tienen sífilis.
El tratamiento sólo es capaz de matar a las bacterias de la sífilis y prevenir daños mayores. No
se puede reparar el daño hecho a los órganos o prevenir que la persona vuelva a infectarse si
vuelve a estar expuesta a las bacterias (Mendoza, 2016).
Factores de riesgo
Eres más propenso a contraer sífilis si:
 Tener sexo sin protección
 Tener sexo con varias personas
 Un hombre que tiene sexo con hombres
 Infectado con el VIH, el virus que causa el SIDA
Recaídas

4
Alrededor de 20 a 30 de cada 100 personas con sífilis tienen una recaída de la infección
durante su estado latente. Una recaída significa que la persona con sífilis que ya no tenía
síntomas comienza a tener síntomas de nuevo. Las recaídas pueden ocurrir varias veces.
Cuando ya no se producen recaídas, una persona no es contagiosa por contacto, pero una
mujer que esté en la fase latente de la sífilis, le puede pasar la infección a su bebé en
desarrollo y puede tener un aborto espontáneo, muerte fetal o dar a luz a un bebé infectado
con sífilis congénita (Mendoza, 2016).
Complicaciones
Sin tratamiento, la sífilis puede producir daños en todo el cuerpo. La sífilis también aumenta
el riesgo de infección por VIH y, en las mujeres, puede provocar problemas durante el
embarazo. El tratamiento puede ayudar a evitar daños futuros, pero no puede reparar ni
revertir los daños que ya se produjeron.
Pequeños bultos o tumores
Estos bultos se llaman gomas y se pueden desarrollar en la piel, los huesos, el hígado y en
cualquier otro órgano durante la etapa final de la sífilis. Las gomas suelen desaparecer luego
de un tratamiento con antibióticos.
Problemas neurológicos
La sífilis puede provocar una gran cantidad de problemas en el sistema nervioso, entre ellos,
los siguientes:
 Accidente cerebrovascular
 Meningitis
 Pérdida de la audición
 Problemas visuales
 Demencia
 Pérdida de la sensación de dolor y temperatura
 Disfunción sexual en hombres (impotencia)
 Incontinencia urinaria
 Dolores fulgurantes y repentinos

Problemas cardiovasculares
Entre estos problemas se pueden incluir inflamación y aneurisma de la aorta (la arteria
principal del cuerpo), así como de los demás vasos sanguíneos. La sífilis también puede dañar
las válvulas cardíacas.
Infección por VIH
Los adultos con sífilis de transmisión sexual u otras úlceras genitales tienen aproximadamente
entre dos y cinco veces más probabilidades de contraer VIH. Una inflamación por sífilis puede

5
sangrar con facilidad, lo cual facilita el acceso del VIH al torrente sanguíneo durante la
actividad sexual.
Complicaciones en el embarazo y el parto
Si estás embarazada, puedes transmitir la sífilis a tu hijo nonato. La sífilis congénita aumenta
considerablemente el riesgo de aborto espontáneo, muerte fetal o muerte del neonato a los
pocos días del nacimiento.
Prevención
No hay vacuna para la sífilis. Para ayudarte a prevenir el contagio de sífilis, sigue estas
indicaciones:
 Abstinencia o monogamia. La única manera segura de evitar la sífilis es olvidarse del
sexo. La siguiente mejor opción es tener sexo monogámico con un solo compañero que
no esté infectado.
 Usa preservativos de látex. Los preservativos pueden reducir el riesgo de contraer
sífilis, pero solo si el preservativo cubre las úlceras de la sífilis.
 Evita las drogas recreativas. El uso excesivo de alcohol u otras drogas puede afectar tu
buen juicio y llevarte a prácticas sexuales inseguras.
Análisis para detección de embarazo
Las personas se pueden infectar con sífilis y desconocerlo. En vista de los efectos mortales
que frecuentemente tiene la sífilis en el feto, los funcionarios de salud recomiendan que todas
las mujeres embarazadas se realicen un análisis para detectar la enfermedad (Morales, 2017).

Bibliografía
Mendoza, P. (28 de marzo de 2016). sifilis. Obtenido de sifilis: https://sintomas.com.es/sifilis
Morales, J. (22 de agosto de 2017). mayoclinic. Obtenido de mayoclinic:
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/syphilis/symptoms-
causes/syc-20351756
Vélez, J. (16 de marzo de 2016). plannedparenthood. Obtenido de plannedparenthood:
https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/enfermedades-de-
transmision-sexual-ets/sifilis/cuales-son-los-sintomas-de-la-sifilis