Está en la página 1de 23

Universidad Nacional Autónoma de México

Escuela Nacional Preparatoria plantel 9


“Pedro de Alba”

“Trastorno de Identidad Disociativa y la


pelicula Sybil (2007)”
Trabajo Voluntario
Psicologia
Profesora: Angelica Rosario Campos Sosa

Alumno: Cuellar Campuzano Juan Manuel

Grupo 608
Índice
1. Índice

2. Introducción ...................................................................................................2

3. Investigación .......................................................................................... 3

3.1 Desarrollo Histórico del TID ................................................................... 3


3.2 El paso del TMP al TID .............................................................................. 5
3.3 ¿Qué es realmente el TID? .................................................................... 7
3.4 Perspectivas sobre el TID.................................................................................11
3.5 La actualidad del TID y su tratamiento ................................................ 13

4. Sybil ................................................................................................15

4.1 Resumen Analítico ...................................................................... 15


4.2 La controversia del Caso ....................................................................... 17
5. Conclusiones ....................................................................................... 18

6. Referencias ........................................................................................ 19

Bibliografía y recursos

1
Introducción...
Todo el mundo sufre de manera ocasional algún problema leve relacionado con la integración
de los recuerdos, las percepciones, la identidad y la conciencia. Por ejemplo, las personas
pueden conducir hasta algún lugar y luego no recordar el viaje en sí. Es posible que no lo
recuerden porque mientras conducen están pensando en asuntos personales, oyendo un
programa de radio o conversando con un compañero de viaje, o simplemente porque dejan
volar su imaginación. Estos problemas, conocidos como disociación normal, no suelen interferir
con las actividades cotidianas.
Por el contrario, las personas con trastorno disociativo pueden olvidar por completo actividades
que transcurrieron durante minutos, horas o incluso a lo largo de mucho más tiempo. Sienten
a veces como si todo un periodo de tiempo hubiera quedado en blanco. Además, se pueden
sentir desconectados de sí mismos, es decir, de sus recuerdos, percepciones, identidad,
pensamientos, emociones, cuerpo y comportamiento. O se pueden sentir desconectados del
mundo que les rodea. Por lo tanto, su sentido de la identidad, la memoria y/o la conciencia
está fragmentado1.
En tiempos remotos la enfermedad mental era concebida como la intercesión sobrenatural de
fuerzas oscuras y demoniacas en la vida humana y, por ende, se imitaba al ocultamiento bajo
el seno familiar, para evitar la deshonra y estigma que eso puede suponer un una sociedad
puritana, pero esto fue evolucionando, tanto que a partir del s. XVII los primeros manicomios
fueron levantados, hasta llegar a la actualidad donde la mayoría de los pacientes reciben un
tratamiento a nivel ambulatorio desde que en el s. XX el hospital psiquiátrico cayó en
decadencia. Si bien en la actualidad el enfermo mental no vaga por las calles cual bufón en la
Edad Media y no se realizan cazas de brujas para asesinar a este tipo de “endemoniados”,
este tipo de paciente sigue sufriendo una gran estigmatización. Los trastornos disociativos
suelen desencadenarse a raíz de un acontecimiento estresante o traumático que resulta
abrumador para la persona afectada. Por ejemplo, haber sido víctimas de abusos o malos
tratos durante la infancia. También pueden aparecer en personas que han sido víctimas o
testigos de eventos traumáticos, como accidentes o desastres. Asimismo, se presentan en
personas con un conflicto interno tan insoportable que la mente se ve obligada a alejar del
pensamiento consciente la información y los sentimientos inconciliables o inaceptables. El
desdoblamiento en dos o más identidades parciales se puede entender como un intento de
manejar el trauma vivido. Los afectados arrancan los hechos reales de su memoria. El
tratamiento del trastorno de identidad disociativo es, la mayoría de veces, largo. El objetivo es
alcanzar la mayor estabilidad posible del afectado. Por obvias razones, este trabajo busca una
profundización en dicho trastorno, un abordaje histórico y teórico, que permita establecer la
clara diferenciación de la esquizofrenia y el trastorno de identidad disociativa, que representa
al 1.5% de la población mundial.

1
Sepárese semánticamente el uso de la palabra “fragmentado” cuando se use para el TDI, ya que, puede confundirse con
la esquizofrenia (que literalmente significa mente dividida).
2
Investigación:

Desarrollo Histórico
El trastorno de identidad disociativo (anteriormente: trastorno de personalidad múltiple)
es uno de los diagnósticos psiquiátricos más controvertidos. Después de que en 1970
se conocieran algunos casos y los medios informaran exhaustivamente sobre ellos, el
trastorno de identidad disociativo se diagnosticó con más frecuencia. Con ello llegaron
también las críticas, según las cuales el trastorno de identidad disociativo era un
producto de los terapeutas, y los casos de abusos y las personalidades múltiples eran
algo que se había hecho creer a los afectados. Además, en los EE. UU. algunos
acusados alegaron en los juicios incapacidad mental, ya que en el momento del hecho
tenían otra personalidad, sin embargo, en muchos casos se pudo comprobar que los
acusados lo habían simulado para evitar la condena. (Redacción Onmeda, 2012, p 1)
A lo largo de la historia de la psicología y la psiquiatría, uno de los trastornos más “precoces2”
en ser detectados es el TID. Una gran cantidad de registros asegura que se tiene el primer
caso, el cual fue mencionado por el médico alemán Eberhardt Gmelinm, en el año 1791 cuando
una joven alemana de aproximadamente 20 años comenzó a hablar un francés perfecto,
dándole así a su alemán un sonido afrancesado. El médico afirmaba que la joven podía asumir
una personalidad u otra con un simple movimiento de manos, esta personalidad
aparentemente proveniente de la zona gálica conocía claramente a la personalidad prima (la
chica alemana que fungía como huésped).
Aproximadamente 25 años después (en 1816) Samuel Lotham Mitchell documenta el caso
de Mary Reynolds, para muchos especialistas este es verdaderamente el primer caso
seriamente comentado en la literatura médica. Mary nació en Inglaterra, pero posteriormente
se trasladó a los EUA. Se la describe como una joven melancólica, introvertida y solitaria que,
tras pasar seis semanas por un estado de ceguera y sordera total, despertó con una
personalidad totalmente diferente (extrovertida, bromista, vivaz...). Parecía una niña, sin
ninguna memoria anterior ni lenguaje, no recordaba escribir o leer ni reconocía a su familia.
Cinco semanas después la personalidad primaria volvió a aparecer tras un periodo de 20 horas
de sueño. Volvía a ser la Mary de siempre pero no recordaba nada de lo acaecido. Esta
alternancia de personalidades se sucedería por 15 años, siempre antecedida por periodos de
largos sueños. Después de casi 30 años la personalidad secundaria (que para ese entonces
ya había aprendido todo lo necesario) se hizo predominante y fue con estas características
que Mary continuó viviendo el resto de su vida.

2
Utilizo la palabra para remitir a los primeros indicios, posteriores a los vestigios de las culturas grecorromanas, de la
presencia de este padecimiento mental: Los estados de transe de la práctica de la yoruba (religión inicialmente
concebida en África, pero que se expandió rápidamente a Sudamérica por medio de las exploraciones marítimas, que
tuvieron como protagonistas a los esclavos negros de África.) donde los asistentes pueden presentar un estado de
“iluminación” donde se conectan con un difunto que los ha escogido, el cual los aconseja y les ayuda.
3
A finales del siglo XIX aparece el tercer caso atendido por el psicoterapeuta francés Eugene
Azam. Sería el caso de Félida X, una joven tímida, introvertida, seria, que alternaba
personalidad con un yo de características opuestas y muy virtuoso. Como en el caso de Mary,
en esta ocasión la personalidad primaria no conocía la existencia de la personalidad
secundaria pero su yo secundario usualmente se burlaba del carácter y la poca vivacidad del
yo primario. En muchas ocasiones la personalidad primaria debió enfrentar varias situaciones
embarazosas provocadas por su otro yo. Al cabo de treinta
años la personalidad primaria fue quedando relegada hasta
que la personalidad secundaria se instauró completamente.
En el año 1905 el psicólogo Morton Prince describió en
la Journal of Abnormal Psychology el caso de Miss
Beauchamp, una joven que llegó a la consulta quejándose de
fatiga y falta de vigor físico y mental. Sin embargo, en las
sesiones de hipnosis se obtuvo el despliegue de una segunda
personalidad bastante opuesta y llena de vitalidad que
aborrece las responsabilidades y le encanta divertirse,
posteriormente aparece una tercera y una cuarta personalidad.
El tercer yo era muy irritable, obsesivo, colérico y afirmaba ser
una entidad espiritual que se había adueñado del cuerpo
actuando como el hilo conductor a través de las diferentes
personalidades. El psicólogo deja asentado que cuando la
joven tomaba vacaciones, él solía mantener correspondencia
separada con cada una de las cuatro personalidades. Tras
Imagen 1.1 Caso Félida X varios años de terapia se logró integrar la personalidad de la
joven, aunque los recuerdos de la tercera personalidad jamás
se recuperaron.
Posteriormente, en el año 1917, Walter F. Prince hace público el caso de Doris Fisher; una
mujer que desarrolló cinco personalidades diferentes. Tan grave era este caso que la
verdadera Doris en ocasiones solo se manifestaba cinco minutos al día pues el resto del tiempo
lo ocupaban el resto de las personalidades. Una de las personalidades bautizada como
Margaret, era particularmente traviesa y violenta, incluso se autolesionaba con el fin que la
personalidad primaria sintiera el dolor, pero lo más sorprendente es que tenía capacidades
auditivas y visuales extraordinarias que le permitía ver en la oscuridad y escuchar
conversaciones a largas distancias. Después de 20 años de terapia Doris pudo recuperar su
personalidad primaria.
Pero el caso que lanzaría a la "fama" pública al trastorno de identidad disociativo fue el de
Chris Costner que acudió a la consulta de los especialistas Thigpen y Cleckey aquejada por
fuertes dolores de cabeza para los cuales ningún médico pudo brindarle explicaciones. A lo
largo de las sesiones la joven mostraría otras dos personalidades que darían para uno de los
libros más famosos de la literatura psiquiátrica popular: “Las tres caras de Eva” que
curiosamente fue llevado al cine.
Esto sucedió en el 1957 pero el trastorno de identidad disociativo terminaría de instaurarse en la fama
en el año 1973 cuando la psiquiatra Cornelia Wilburg, a través de la periodista Flora Rheta publicó el
aún más famoso libro:
4
“Sybil” que también terminó en una adaptación cinematográfica. En esta historia totalmente real, la
joven exhibía un asombroso total de 16 personalidades3.

El paso del TMP al TID


El registro documental, dado en el estudio de las ciencias médicas, del Trastorno de Identidad
disociativo (TID), antes conocido como trastorno de múltiples personalidades (TMP) empieza
en 1968 cuando la APA en el DSM-II establece a las “personalidades múltiples” como un
trastorno disociativo propio de la neurosis, pero en 1980 en el DSM III dividió al trastorno en 4
tipos: amnesia psicogénica, fuga psicogénica, personalidad múltiple y trastorno de
sonambulismo. Estableció así una condición necesaria para identificar la personalidad múltiple:
“The essential feature is the existence within the individual of two or more distinct
personalities, each of which is dominant at a particular time. Each personality is a fully
integrated and complex unit with unique memories, behavior patterns, and social
relationships that determine the nature of the individual's acts when that personality is
dominant. Transition from one personality to another is sudden and often associated with
psychosocial stress [La característica esencial es la existencia dentro del individuo de
dos o más personalidades distintas, cada una de las cuales es dominante en un tiempo
determinado. Cada personalidad está completamente integrada y complejamente unida
con recuerdos únicos, patrones de conducta y relaciones sociales que determinan la
naturaleza de los actos individuales cuando esa personalidad es dominante. La
transición de una personalidad a otra se asocia rápidamente a estrés psicosocial] (APA,
1980, p 270)
En 1994, 14 años después, la APA publica la cuarta edición de su manual estadístico y
diagnóstico de los trastornos mentales (por sus siglas en inglés DSM) en donde la variación
entorno a dicho trastorno no fue grande, cambió su nombre, pero no los rasgos, en sus
criterios dianosticos sólo hubo un aumento de

3
Como dato curioso aclaro que todos estos casos se sucedían al margen de la APA pues la Asociación
Americana de Psicología solo reconocería este trastorno, como independiente de alguna estructura subjetiva,
en el año 1980 ¿Por qué se le incluyó finalmente? Como podrán presuponer después de que saliera el libro y el
filme de Sybil se produjo en los EUA una verdadera fiebre del trastorno de identidad disociativo No obstante,
actualmente no faltan especialistas que se cuestionan la validez de esta entidad, sobre todo porque antes del
éxito de taquilla de Sybil, solo se habían descrito un total de 50 casos mientras que después el número ascendió
a 40 mil, la mayoría de ellos diagnosticados en los EUA lo cual sustentaría la hipótesis de que es un trastorno
creado culturalmente y sustentado por los medios de comunicación. ¿Puede un fenómeno mediático fomentar
el desarrollo de una psicopatología? Es posible.

5
[…]
A. Dos o más personalidades que controlan el comportamiento del individuo de modo
recurrente
B. Existe una incapacidad para recordar in
C. formación personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada a partir
del olvido ordinario
D. Esta alteración no es debida a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a
enfermedad médica
E. En los niños, los síntomas deben
diferenciarse de los juegos
fantasiosos o de compañeros de
juego imaginarios (APA, 1994/ sf)

En el DSM IV-TR se le ubica al TID dentro


del rubro de los trastornos disociativos. En
resumen, lo que la APA realizó desde 1968
hasta el 2000 fue el cambiar de adjetivo
calificativo a los trastornos. La palabra
psicógeno se eliminó de los trastornos
disociativos. Según First, Frances y Pincus
(Citados en Pozueco, J, 2011) hubo tres Imagen 1.2 Evolución del DSM
razones fundamentales que dieron el paso
de la nomenclatura de Trastorno de personalidad múltiple a Trastorno de Identidad disociativa:
A. El subrayar el papel de la disociación y los problemas para establecer una identidad
integrada
B. Para recalcar la idea que “existen” múltiples personalidades en el individuo
C. Para eliminar la confusión entre trastorno de identidad disociativo y trastorno de la
personalidad

La razón de focalizar la atención en la APA nace del hecho en que en EEUUAA a mediados del siglo
XIX y mediados del XX se reunió una gran cantidad de áreas corrientes del pensamiento psicológico,
desde el psicoanálisis, la gestalt y el conductismo, entre otras.

6
¿Qué es realmente el TID?
La personalidad, en general, es un concepto un tanto extenso. Describe nuestra conducta, las
formas en como aprendemos, como nos relacionamos y como actuamos, por decirlo de otra
manera, nuestra esencia propia de hacer las cosas.
Todos tenemos diversas formas de ser, nuestro comportamiento está formado por nuestro
temperamento (una parte fundamental heredada genéticamente) y nuestras (re)acciones
ante lo que pasa alrededor de nosotros, puesto que no nos comportamos igual en el trabajo o
escuela, que con nuestros amigos o nuestros padres. Aun con esas diferencias se puede
establecer una esencia básica personal (algo así como un molde o técnica que se espera de
nosotros) de hacer las cosas que transciende cada contexto.
De hecho, la personalidad sobresale cuando afrontamos situaciones nuevas y no reguladas
socialmente. Y surge del proceso de desarrollo personal: una suma entre el patrimonio
genético, la estructura social y el azar. La integración de toda nuestra historia personal acaba
generando una forma única de ser: la identidad1. Pero a veces, por causa de un evento que
genera gran carga psíquica en nosotros, esas formas de ser se separan radicalmente.
La evaluación de los trastornos disociativos debe tener en cuenta el hecho de que los
fenómenos disociativos se producen con frecuencia y no son inherentemente
patológicos. En muchas sociedades, los estados disociativos son experiencias
habituales y deseadas, incorporadas como parte de rituales culturales y religiosos
ampliamente aceptados. Sólo cuando los estados disociativos conducen a un malestar
significativo, deterioro o búsqueda de ayuda deben ser considerados como un trastorno
disociativo (First, Frances y Pincus, citados en Pozueco, J (2011) p 350)
Un trauma importante vivido en los primeros años de la niñez conforma la base para el
trastorno de identidad disociativo. Este momento actúa como principio del
desdoblamiento en diferentes personalidades. Los niños afectados sufren un peligro y una
humillación constantes de los que no pueden huir. Tampoco pueden mediante amenazas los
coaccionan para que no cuenten nada. Para poder superar esta situación, los afectados
desarrollan un mecanismo para huir del dolor: arrancan los hechos reales de
su memoria y creen que no forman parte de la situación. Este proceso sucede
inconscientemente y no se puede controlar. Para poder superar el trauma continuado, los
afectados se desdoblan en dos o más identidades. Cada identidad asume determinadas
funciones en las diferentes situaciones y puede volver a aparecer en una situación similar. Se
desarrolla un sistema de personalidades parciales y cada una tiene su tarea.

1 Conjunto de pensamientos, valores, recuerdos y elementos contextuales que constituyen la personalidad, el carácter, el
modo de vida y la forma de actuar de un individuo. Es un concepto extremadamente complejo, puesto que la identidad se
conforma y se va transformando constantemente en cada persona, en un continuo proceso de adaptación al medio y a la
cultura que la rodea. Es por eso que la identidad está estrechamente vinculada no solo a los procesos cognitivos propios
sino a la memoria, al discurso hegemónico de cada sociedad y a un complejo entramado de relaciones personales que van
tejiendo la afiliación de cada individuo (Psicologia y Mente, sf)
7
Entre las causas del trastorno de identidad disociativo también se destaca una estructura
familiar muy autoritaria, provocando temor en el individuo y generando la aparición del
trastorno. Los padres que prestan poca atención y protección a sus hijos, o que no les permitían
expresar enfado o agresividad, pueden estar colaborando en provocar el TID.

8
El abuso sexual infantil es una de las causas principales del TID. El abuso infantil puede causar
distintos efectos a nivel mental como psicosis, criminalidad, sociopatías, entre otros. Es
importante destacar que no todos los
niños que sufren abusos, traumas o
eventos de estrés importantes,
desarrollan el trastorno de identidad
disociativo, debido a que su capacidad
de disociación es menor y reciben
tanto apoyo profesional como familiar.
En otros casos las personalidades
alternativas pueden originarse para
preservar una función biológica o
preservar una cualidad que se siente Imagen 1.3 El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde
amenazada por el agresor. Como
ejemplo valga el de una niña pequeña muy musical que le encantaba tocar el piano. Se negó
a seguir tocando después de que su madre la amenazó con romperle los dedos de la mano si
volvía a cometer más errores en la ejecución. La niña jamás volvió a tocar de nuevo en
presencia de otra persona; pero una personalidad alternativa desarrollada para conservar su
amor por la música corría hacia el piano tocando durante horas cuando la niña estaba
completamente sola en casa. (Tomado de Orengo Francisco, Abuso sexual infantil y trastorno
de identidad Disociativo o trastorno de personalidad múltiple).
El desdoblamiento es un proceso progresivo. Si los afectados experimentan
la disociación como un desahogo, el desdoblamiento es cada vez más fácil en caso de traumas
posteriores. Dentro de una situación pueden aparecer varias identidades parciales para repartir
el sufrimiento. Este mecanismo de protección inconsciente sirve para poder
soportar psíquicamente el sufrimiento causado. Sin embargo, en la edad adulta esta estrategia
de supervivencia representa una carga para los afectados, ya que el trastorno de identidad
disociativo impide el control del día a día.
Un requisito básico del desdoblamiento de identidades parciales es la capacidad
psicobiológica para la disociación que es muy marcada, sobre todo, en los niños. En
situaciones de especial amenaza, la transmisión de información en el cerebro se
bloquea parcialmente. Para proteger a los afectados, algunas regiones cerebrales dejan
de trabajar; esto protege a los afectados también de los recuerdos de la situación
insoportable. Sin embargo, este mecanismo de protección no funciona completamente
de manera que, con posterioridad, estímulos aparentemente neutrales (por ejemplo, el
mismo papel de la habitación infantil) también pueden provocar pensamientos
repentinos que recuerden las vivencias estresantes. En muchos afectados, la
disociación provoca en el sistema de las personalidades parciales una gran presión
interna. Por eso, los afectados muestran a menudo en el trastorno de identidad
disociativo episodios de automutilación para disminuir esta presión y restablecer el
contacto con la realidad (Redacción Onmeda, 2012 p 5)
Una parte fundamental para el conocimiento de dicho padecimiento, y que no paraleliza con
la cita anterior es la explicación neurológica: mientras se desarrolla el momento traumático
9
nuestro organismo genera adrenalina (sustancia que nos permite mantenernos alerta, genera
un estado de lucha para la sobrevivencia) de igual manera, los glucocorticoides producidos en
los islotes pancreáticos llegan a nuestro torrente sanguíneo y afectan nuestro hipocampo,
encargado de la memoria y de las emociones.
Este mecanismo es sólo una parte de este trastorno, sin duda, como señalan las diferentes
orientaciones psicoterapéuticas, es necesario que el individuo siga enfrentándose con los
estímulos/conflictos/ situaciones traumáticas. El trastorno surge entonces, como una
incapacidad natural de los hombres para lidiar con todo lo que sucede en su entorno, y que
sigue presentándose en su vida de manera consecutiva.
En general, los trastornos disociativos son cuatro:
Tipo 1 “Amnesia disociativa”
En esta afección la pérdida de memoria está dada en “lagunas” episodios de la vida de un
individuo en los que los recuerdos no están presentes; afectan a la memoria autobiográfica
(¿Dónde estoy? ¿Qué hago aquí? ¿Cómo me llamo?, etc.).
Tipo 2 “Fuga disociativa”
Forma evolucionada de la amnesia disociativa donde se pierde la memoria por largos periodos
de tiempo, teniendo así la posibilidad de forjar una nueva identidad y olvidar la vieja
temporalmente.
Según David Spiegel, Jack, Lulu y Sam Wilson (sf) Muchas fugas representan el cumplimiento
de un deseo encubierto o la única manera permisible de escapar de una grave angustia o
vergüenza. Por ejemplo, un ejecutivo con dificultades financieras abandona una vida agitada
y trabaja como agricultor en el campo.
Así pues, la fuga disociativa se confunde a menudo con la simulación de una enfermedad,
puesto que ambas circunstancias proporcionan a la persona una excusa para eludir sus
responsabilidades (como una relación matrimonial insoportable), para evitar dar cuenta de los
actos propios, o para reducir la exposición a un peligro conocido, como entrar en combate.
Tipo 3 Trastorno de Identidad disociativa
Proceso psicopatológico propio de los trastornos disociativos en el cual, un hecho traumático
provoca la escisión del yo, generando, así como mecanismo de defensa, una división de la
psique, que ayudará al sujeto que la padece a poder lidiar con su día a día, evitando la
ansiedad y el revivir el trauma; dejándolo invulnerable, protegido.
Tipo 4 Trastorno de despersonalización
Experiencias persistentes o recurrentes de distanciamiento o de un ser observador externo de
los propios procesos mentales o del cuerpo
Durante el episodio de despersonalización, el sentido de la realidad permanece intacto. El
episodio de despersonalización aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno
mental como la esquizofrenia, los trastornos de ansiedad, el trastorno por estrés agudo u otro
trastorno agudo.
10
Siguiendo con el objetivo de este proyecto, cabe mencionar que el trastorno disociativo puede
estructurarse de acuerdo con dos tipos de actitudes:
Actitud de posesión:
Las diferentes identidades de la persona aparecen como si se tratara de un agente externo
que ha tomado el control de la persona. Este agente externo puede ser descrito como un ser
sobrenatural o un espíritu, pero a veces es otra persona. En todos los casos, las personas
hablan y actúan de manera muy diferente a la que lo hacen normalmente. En muchas culturas,
estados de posesión similares son una parte normal de la cultura o la religión locales y no se
consideran un trastorno. Por el contrario, en el trastorno de identidad disociativo, la identidad
alternativa no es deseada, provoca una angustia y un deterioro importantes y aparece en
momentos y lugares que no son apropiados para la situación social, la cultura y/o la religión de
la persona.
No posesión
Las formas de no posesión tienden a ser menos evidentes para los demás. La persona puede
notar una alteración repentina en su sentido de sí misma, tal vez sintiéndose como si fuera
observadora de su propio discurso, emociones y acciones, en lugar de ser el agente.
La persona que asume la gran parte de la vida cotidiana en un trastorno de identidad
disociativo se denomina host (del inglés: huésped) y las personalidades parciales alters
(derivado del inglés: alternate, en el sentido de: distinto, transformado). Una o más de las
personalidades puede funcionar con un grado razonable de adaptación, mientras alterna con
una personalidad que es claramente inadaptada o tiene alguna afección (mental o fisiológica)
en específico, afección que sólo esa personalidad tiene en el momento en el que se encuentra
reinante.
Estudios han demostrado que varias subpersonalidades presentes en un individuo tienen
diferentes respuestas a procesos fisiológicos y psicológicos. Una o más personalidades puede
corresponder al sexo opuesto, una raza, edad u origen diferente.

11
Algunas perspectivas sobre el TID
Psicoanalítica
Freud, consideraba a la disociación4 como un acto de la psique aprendido durante la infancia,
pues la no resolución de su complejo pre-edípico, generaba una antítesis, resentimiento e
impotencia, ante la presencia de la imagen de autoridad, y el sentimiento de seguridad que
estas imágenes dan.
Desde el redescubrimiento hace tres décadas de la disociación, existe cierta
ambivalencia entre la comunidad psicoanalítica y los estudiosos de la disociación. Por
un lado, los analistas están familiarizados con el poder de lo inconsciente y con el
origen traumático de personalidades no conscientes. Además, el trabajo prolongado
con el paciente le ofrece a este la oportunidad de reunir la confianza para revelar su
multiplicidad. Pero las grandes posibilidades de error y confusión dada la tradición
Freudiana a desestimar lo traumático frente a la fantasía, y, además, hay que ser
conscientes de que la vivencia traumática, en pacientes y en terapeutas, tiene como
consecuencia una distorsión de la percepción, un perjuicio de la memoria y confusión
entre hechos y fantasía. (Menor, M. sf)
El psicoanálisis, por medio de sus postulados base 5 (aportaciones de Freud) nos permiten
establecer una etiología clara y concisa: El “Yo” , la instancia encargada de lidiar con la
realidad, nuestros impulsos animales y la severidad de las normas y convenciones sociales,
se enfrenta a situaciones traumáticas, de las cuales, sólo puede lidiar con algunas, dado su
contenido y significancia en la estructura psíquica, lo que genera la aparición de un
mecanismo de defensa: La represión, sin embargo, el “Yo” no puede lidiar con él, aun
teniendo como mecanismo a la represión, por lo que se divide, dándole una parte especifica
del “Yo” a ese trauma para que pueda solucionarse, sin embargo, cae en un callejón sin
salida, pues solo se debilita a sí mismo.
Gestalt
Esta corriente psicológica establece el origen del TID en base a cuatro tipos diferentes de
trastornos de personalidad: evitadora, obsesivo compulsiva, esquizotípica y límite 6
En el portal Gestalt Noa se menciona la diferencia básica en el caso del trastorno límite a
comparación de los otros trastornos: en la escisión el paciente divide al objeto en objeto
bueno y objeto malo, lo que se traduce en una relación muy extrema de amor y odio por los

4
diferénciese la escisión de la disociación, esta última es el resultado de la debilidad de las capacidades mentales para
organizar e integrar, mientras que la escisión forma el complemento de la renegación, donde se aísla y separa una parte
de la realidad, interna y externa.
5
tómese como referencia: Tres ensayos sobre la Teoría sexual (2014), donde se establece la importancia de los instintos
parciales (que derivaran en exhibición y contemplación), los cuales tenderán a la crueldad, ya sea activa o pasiva. En el
mismo libro, podemos establecer el origen de las sub-personalidades de menor edad, puesto que nos topamos con la
regresión como resultado de un proceso de externalización de todos los factores perjudiciales para el desarrollo de la
conducta anormal.
6
sin embargo, se descarta el caso del trastorno límite, pues su mecanismo es la escisión (aunque puedan darse
simultáneamente) y no la disociación, esta última, basada en el distanciamiento de la realidad.
12
demás, muy especialmente hacia el terapeuta. La disociación, en cambio, es un mecanismo
más amplio que la escisión. Hay variedad de divisiones y lo que se divide es el self del
paciente. Además, estas divisiones se aíslan entre sí con barreras de amnesia mucho más
claras que los estados escindidos del paciente límite (2016)
Hablando en el caso del trastorno obsesivo podemos considerar la obsesión de concordar las
representaciones mentales “correctas” de las representaciones “incorrectas”, cualquier
estimulo o agente que altere el statu quo ante 7 crea una formación reactiva que al no ser
satisfecha se ve sobrepasada y supone una amnesia egosintónica consistente en el olvido de
hechos, conductas incompatibles con la imagen. La formación reactiva sigue (no)
funcionando y centra su atención en una imagen, mientras que intenta seguir prestando
atención a las otras imágenes presentes en su vida, teniendo así por necesidad, la atención
distorsionada en sí y para sí.
En el caso de la personalidad evitativa se evita la evitación ¿Cómo así? Al escapar y evitarse
a uno mismo nuestra psique se centra en crear una imagen (o más) egosintónica que ante el
sujeto se percibe como egodistónica, ajena, esta imagen que sale del individuo mismo y se
queda ahí, siendo percibida y perseguidora del sujeto mismo. Los sujetos evitativos viven en
la fantasía, elaboran sus problemas y situaciones estresantes en su imaginación, hablan con
sí mismos, imaginan situaciones, hipotetizan, se desprenden de la realidad. El miedo a
entablar relaciones se asocia al miedo a recibir represalias.
La tendencia que establecer como base del TID un fuerte traumatismo psíquico no aplica
aquí, puesto que el individuo crea imágenes para calmarse a sí mismo, disminuyendo así la
cantidad de huidas que el individuo en concreto debe hacer.
Cognitivo

Beck (citado en Roca, E (s.f)) considera que las pautas de personalidad, que son producto de
la herencia, son estrategias con funciones adaptativas, que han sido modificadas por el
ambiente y el aprendizaje. Así, por ejemplo, la conducta de apego, que tiene una clara
función adaptativa, puede desembocar, a través de una educación inadecuada, en un
trastorno de personalidad por dependencia.
En general esta orientación concretiza las etiologías en la construcción psicosocial que el
individuo realiza a los estímulos y situaciones externas. Los diferentes tipos de personalidad
se dan por la gran cantidad de diferencias compositivas reflejadas en los dogmas o
estructuras básicas de cada persona. Dichas estructuras son formadas en la infancia, y por la
interacción de lo aprendido y nuestras características innatas se desarrollan habilidades o se
infra desarrollan.
El individuo, no podrá desarrollar otras estructuras a voluntad propia, sino que necesita
desarrollar unas “más adaptativas” que le permitan dar explicación a los acontecimientos que
vive y predecir los que surjan. Por lo tanto, el TID, surge como una estrategia adaptativa que
ha sido aprendida y fomentada por su entorno y educación, y que permite al individuo lidiar
con sus problemas. Dicha estrategia se vuelve una parte del individuo, pues satisface las

7
Latinismo que significa: “estado en que las cosas estaban antes”
13
demandas del entorno hacía con él mismo, y se vuelve irremplazable por la “eficacia” que
este trastorno significa en sus vivencias.
Neuropsiquiátrica
El estudio de la psique desde el punto de vista neuropsiquiátrico alerta la presencia de una
gran cantidad de procesos neuroquímicos y morfológicos que se ven implicados en el TID.
Algunas teorías sobre el papel de neurotransmisores, como el glutamato 8 y otras sobre el
papel de la ketamina9 (sustancia antitética con algunos receptores neuronales) la cual
produce un incremento de la dependencia y que como efecto práctico tendría la percepción
lentificada del tiempo, visión en túnel, desrealización y despersonalización, similares a las de
las personas que desarrollan la disociación peri traumática10. Sin embargo, se ha observado
que la neurotoxicidad del glutamato en las células cerebrales ha dado pie a cambios en el
hipocampo en personas que sufren el TID y TEPT11
Otros estudios suponen una respuesta de alerta disminuida en dichos afectados, la
disminución del tono muscular y la frecuencia cardiaca en estos pacientes concluyen en un
proceso endorfinico12 anormal.

La actualidad del TID y su tratamiento


El área de la salud mental, siempre se ha enfocado a estudiar a fondo los porqués, los comos
y lo qués de las enfermedades; en el caso del TDI los psiquiatras y otros terapeutas que han
trabajado intensamente con pacientes que padecen un TID expresan optimismo en lo que se
refiere a sus expectativas de recuperación (Kluft citado en Orengo s, f). Sin embargo, todos
ellos coinciden en que dicha recuperación depende en gran medida de la disponibilidad de
terapeutas especialmente entrenados en este problema que entiendan por completo y a fondo
lo que significa el TID.
En el curso del tratamiento, es necesario para el terapeuta explicarle lo que significa el TID al
paciente para que así éste pueda entender sus circunstancias y empiece a manejar
terapéuticamente las alternancias de personalidades. La experiencia general es que la
cooperación de los pacientes con TID es excelente cuando comprenden lo que ha estado
ocurriendo en sus vidas. Muy pocos de los que se encuentren recibiendo un tratamiento
adecuado con un terapeuta experimentado y competente dejan la terapia. La mayoría consigue
una fusión de personalidades y se recuperan.

8
Neurotransmisor encargado de un gran porcentaje de las sinapsis (80-90% aprox) y de los procesos perceptuales y la
memoria, la neuroplasticidad; además de ser precursor del GABA.
9
Droga disociativa con potencial alucinógeno que es usada como analgésico y sedante.
10
Proceso que predispone al individuo a la disociación como la conocemos.
11
Siglas del trastorno de estrés post traumático
12
Las endorfinas son neurotransmisores opiáceos que pueden alterar los procesos perceptivos.

14
El uso de la terapia farmacológica, a pesar de dar buenos resultados, al igual que todos los
medicamentos psiquiátricos, produce efectos secundarios que no son deseables.
En el tratamiento del TID las intervenciones psicofarmacológicas fungen como coadyuvantes
y de naturaleza empírica. No hay estudios suficientes para estudiar algún agente
psicofarmacológico o régimen farmacológico para el TID.
Debido a la gran cantidad de personalidades que el sujeto con TID presenta, la cantidad y
cualidad de los síntomas, interfiere en el establecimiento de un objetivo terapéutico, y, por
ende, de su medicación.
El psiquiatra, con el tratamiento farmacológico y terapéutico, está obligado a tratar la
sintomatología que todas o la mayor parte de las identidades padezcan.

15
Sybil
Resumen Analítico
La película comienza con Sybil Dorsett, una joven que se desempeña como sustituta de
profesora de pintura y que sufre del Trastorno de Identidad Disociativo13.
Conforme avanza la película nos damos cuenta de que Sybil tiene problemas de fuga
disociativa, pierde la conciencia y aparece en lugares lejanos
y/o desconocidos, sola o acompañada de personas con las
que nunca había tenido contacto. Sybil presenta un cuadro
patológico de automutilación, que la lleva a conocer a la
Doctora Wilbur, una apasionada de la psique, además de ser
una psicoanalista de renombre, la cual desarrollará como
efecto de la transferencia de Sybil y por efecto de sus
propios instintos, el despertar de su instinto maternal, el cual
dirigirá a Sybil.
Con el paso de las sesiones psicoterapéuticas y el uso de la
hipnosis, la psiquiatra descubre que Sybil cuenta con 15
distintas personalidades, todas y cada una diferentes, y que
reaccionan ante diferentes procesos externos. Wilbur no
descansa hasta descubrir que la chica de personalidad
múltiple sufrió todo tipo de abusos durante su niñez: sexual,
físico, psicológico; todos perpetrados por su madre
Imagen 1.4 “Sybil” (2007) esquizofrénica en ausencia de su padre.; esto generó en la
protagonista una carente o incluso nula relación objetal haciendo que la realidad sea
fragmentada, generando entonces para el Psicoanálisis una Psicosis. Para Sybil, la creación
de múltiples personalidades resulta en un recurso que le ayuda a sobrellevar su vida
cotidiana, protegiendo su ya fragmentado YO de una total desintegración Sybil desarrolla
sentimientos separados, escindidos, tal como lo expresa el concepto del pecho elaborado por
Melanie Klein14; mientras que tiene personalidades activas existen también personalidades
pasivas. Ejemplo de ello son Peggy Ann y Peggy Lou Ann Baldwin, la primera rabiosa e
histérica, la segunda pasiva e introvertida.
En el transcurso de la película se ve a Sybil lidiando con sus “múltiples personalidades”, un
día llega a su casa, la cual está completamente transformada, las paredes han cambiado de
color y tiene nuevos muebles de madera. Se puede ver como Sybil adquiere una posición
histérica, dirigiendo su libido la al exterior.

13
Antes conocido como Trastorno de Personalidades Múltiples
14
Entiéndase el concepto de “pecho bueno” como la relación positiva o beneficiosa establecida entre un objeto externo
con un objeto interno. Esta teoría forma parte de las relaciones objetales (relaciones presentes entre la madre y el
infante), dichas relaciones suponen la adaptación de posiciones esquizotípicas y depresivas, reacción a los estímulos
exteriores.

16
El listado de las personalidades de Sybil es:
 Peggy Ann Baldwin  Ruthie Dorsett15
 Mary Lucinda Saunders Dorsett  Clara Dorsett
 Marcia Lynn Dorsett  Helen Dorsett
 Vanessa Gail Dorsett  Marjorie Dorsett
 Mike Dorsett  La Rubia (nunca se conoce su
 Sid Dorsett nombre)
 Nancy Lou Ann Baldwin  Victoria Antoinette Scharleau
 Sybil Ann Dorsett
Peggy Lou y Peggy Ann: ambas con más o 9 años menos, las Peggys se originaron cómo una
sólo personalidad, "Peggy Louisiana" (el nombre que la madre de Sybil quería inicialmente dar
a la hija). Peggy Lou es fuerte y descarada, Peggy Ann casi siempre tímida y dócil. Ambas
hablan de forma incoherente y repiten frases constantemente.
Vicky: apropiada y formal al fallo. Vicky habla francés con fluidez y está conocedor de todo lo
que acontece con las otras personalidades (en la película, Vicky hablaba un francés
estereotipado, pero creía que lo hablaba bien). Ella se encargaba de unir a las otras 15
personalidades, pues mantenía el sentido de la realidad y estaba consciente de la presencia
de sus otros 14 compañeros y compañeras.
Vanessa: es una mujer sensual y pasional, además de poseer talentos para la ejecución del
piano. En la película, ella se hace amiga de Richard, un hombre del apartamento vecino al
cual se siente atraída.
Marcia: la personalidad depresiva y suicida de Sybil. Marcia intenta vanamente matarse,
aunque sepa que matar el cuerpo resultará en la muerte de todas las personalidades
Ruthie: una niña de dos años que ama utilizar los crayones como instrumento de dibujo. Es
una de las personalidades menos desarrolladas.

Mike y Sid Dorset: Ambos, las únicas presencias masculinas en Sybil, el primero es la
representación que Sybil hace de su padre, quien era carpintero y estuvo ausente durante
toda su vida; por lo cual, siguiendo un punto de vista lacaniano, evito la separación que tuvo
Sybil hacia su madre, y que después dividió para poder lidiar con la lucha de significantes.
* Mary Lucinda Saunders Dorsett: una pensadora, contemplativa y maternal mujer de casa
que representa a la madre suficientemente buena que Sybil anhelaba, y en el cual descargaba
su instinto materno.
* Nancy Lou Ann Baldwin: Es justamente la madre suficientemente que Sybil elaboró con la
imagen de su madre. Nancy es una mujer interesada en política como un cumplimiento de
profecías bíblicas, intensamente temerosa de los católicos, presenta la inestabilidad
* Sybil Ann Dorsett: Es una mujer fría y apática. No presenta gran relevancia en la
protagonista.

15
Según datos biográficos, el francés lo aprendió al estudiar arte en la universidad.
17
* Clara Dorsett: Complementaria de Nancy, intensamente religiosa y muy crítica de Sybil
* Helen Dorsett: La personalidad más apegada a la realidad, presenta un estado permanente
de miedo.
* Marjorie Dorsett serena, vengativa y risueña
* La rubia: una adolescente sin nombre con una visión optimista de la vida (La Rubia)
La película termina con una escena donde la doctora Wilbur logra integrar a las
personalidades haciendo que todas lleguen a la edad biológica de Sybil y al integrarse Sybil
conscientemente el trauma sufrido por los abusos de su madre.

La controversia del caso


Shirley Ardell Mason, hija de un carpintero y una ama de casa esquizofrénica y muy severa,
sufre de una cantidad importante de experiencias traumáticas debido a los episodios de
violencia que su progenitora le propinaba. Shirley nació el 25 de enero de 1923 en Minnesota,
fue la única hija del matrimonio Mason. 27 años después, al estudiar en la universidad de
Columbia, y tras una serie de eventos alarmantes (Fugas disociativas que ella percibe como
apagones donde no recordaba lo que había pasado) acude a terapia, donde conoce a la Dra.
Cornelia Wilburg, una psiquiatra psicoanalista perteneciente a la corriente Freudiana
ortodoxa. Durante un periodo de 11 años (2354 sesiones) la doctora Wilburg trata a las “16
personalidades” presentes en Shirley mediante el uso de hipnosis, psicoterapia y algunos
barbitúricos16. Durante un periodo vacacional, la doctora Cornelia pide a Shirley asistir con
uno de sus colegas, quien al tratarla la diagnostica como una histérica muy sugestionable, a
la que posiblemente la doctora Wilburg estaba disociando. La lucha por desacreditar a
Wilburg convierte al Dr. Herbert Spiegel en un gran enemigo de la Dra. Cornelia.
Como antecedente a esto, tenemos que la Doctora Wilburg asistió, tiempo atrás, a un evento
donde se trató el caso que inspiro la película “Tres Evas” quedando así asombrada con el TID
(que en ese tiempo se conocía como un trastorno de múltiples personalidades). Rheta
Scheiber, una periodista que conoció a la doctora Wilburg, le comentó de su curiosidad por
documentar un caso similar, lo que tal vez influyo en los procedimientos de Wilburg.
Muchas personas aseguraron que realmente no fue Wilburg la que influyo en Shirley, sino
Rheta, quien le pedía asistir a su oficina, antes de las sesiones de psicoterapia (lo cual sería
imposible si asumimos a Shirley como una psicótica) . Además, el hecho del desarrollo de un
gran numero de personalidades es intrigante, pues esto supone una gran inestabilidad
psicofisiológica, a la que una persona normal no podría resistir.
El problema agrava cuando tanto paciente como tratante fallecen, no hay algún testigo
viviente y los archivos de la doctora se perdieron. Muchos contemporáneos han escrito libros
y diversos artículos acerca de este fascinante caso, algunos en contra, argumentando la
influencia de la doctora sobre la constitución psíquica de la chica, los otros, se han mantenido

16
Depresor de la actividad cerebral que actúa en el sistema nerviosos central
18
al margen, analizando cada texto y encontrando distorsiones y exclusiones de la
información conocida sobre este caso presentes en los detractores.

Conclusiones
El trastorno de identidad disociativo es un gran problema que, aunque multicausal, siempre
muestra como Genesis un proceso enormemente traumático, a lo que el individuo solo puede
reaccionar mediante un mecanismo de defensa específico para esa situación.
Independientemente de la escuela o área de la psicología en la que estemos enfocándonos,
por simple inspección, se puede notar el grado de fuerza que la estructura psíquica tiene en
nosotros, y como de manera consciente o inconsciente buscamos la protección ante un
ambiente hostil.
Siendo uno de los diagnósticos más complicados en psiquiatría, el trastorno de identidad
disociativa es real y afecta a un número creciente de personas en el mundo. El antecedente
común de trauma en el desarrollo infantil, con abuso físico, sexual o psicológico puede ser
uno de los principales causantes de la enfermedad en la adolescencia y edad adulta. El
manejo integral incluye psicoterapia a largo plazo, tratamiento médico e hipnosis médica. El
apoyo y comprensión familiar son cruciales para el avance y mejoría de estos pacientes.
Con lo antes ya presentado y con los resultados de la investigación documental que se
realizó para la elaboración de este trabajo, se tiene que el trastorno de identidad disociativo
es gravemente confundido con otro tipo de enfermedades mentales tales como la
esquizofrenia o la histeria, por lo que es necesario el adiestramiento de más médicos y
psicólogos para la trata de este trastorno, lo cual ayudaría a diagnosticar el trastorno
tempranamente y así poder ayudar al paciente más eficazmente.
De igual importancia se tiene que su diagnóstico debe ser dado en una examinación integral
del paciente, evitando los sesgos psicoterapéuticos o teóricos y centrándonos en el
verdadero objetico: La cura de la psique humana, la cual, a pesar de ser frágil, siempre está
activa y en espera de cualquier cosa.

19
Referencias
 APA
a) (1980)” DSM. "Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders" (3a Ed, p 270)
Disponible en http://displus.sk/DSM/subory/dsm3.pdf Consultado el: 21/Feb/2018
b) (1994) “DSM "Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders," (4a Ed, p 512) Disponible
en: https://psicovalero.files.wordpress.com/2014/06/manual-diagnc3b3stico-y-
estadc3adstico-de-los- trastornos-mentales-dsm-iv.pdf Consultado el 21/Feb/2018
 Freud, S (2014) Tres ensayos sobre teoría sexual) (Roberto Mares trad) (2ª ed, p 56)
México, CDMX. Grupo editorial Tomo.
 Gestalt NOA (2016) Trastornos de personalidad y disociativos”
http://www.gestaltnoa.com.ar/trastornosdisociacion/ Consultado el 18/feb/2018
 Menor, M (s,f) “Personalidad disociativa (McWilliams, N. Diagnóstico Psicoanalítico. Comprendiendo la
estructura de personalidad en el proceso clínico” Disponible en:
http://www.aperturas.org/articulos.php?id=0000856 Consultado el 21/Feb/2018
 Orengo, F (Sf) “Abuso sexual infantil y trastorno de identidad disociativo o trastorno de
personalidad múltiple” (p 5) Disponible en:
https://www.academia.edu/9879546/ABUSO_SEXUAL_INFANTIL_Y_TRASTORNO_DE_IDENTIDAD
_DISOC IATIVO_O_TRASTORNO_DE_PERSONALIDAD_M%C3%9ALTIPLE
 Pozueco Romero, J. (2011) “Psicopatía, trastorno mental y crimen violento” (pp.321-325)
Madrid: EOS.
 Psicología y Mente (sf) “Identidad” Extraído de
https://psicologiaymente.net/tags/identidad el 22/02/2018
 Redacción Onmeda “Trastorno de identidad disociativo (trastorno de personalidad múltiple) “Disponible
en https://www.onmeda.es/enfermedades/trastorno_identidad_disociativo-tratamiento-fases-del-
tratamiento-3814-9.html
 Roca, E (s.f) Tratamiento cognitivo conductual de los trastornos de personalidad. Disponible en:
http://www.cop.es/colegiados/PV00520/ Consultado el 15/Feb/2018

Bibliografía y recursos
 Álvarez, S (2015) La enfermedad mental a lo largo de la historia. disponible en:
http://uvadoc.uva.es/handle/10324/13235. Consultado el 15/02/2018
 Beas, C (sf) “El glutamato: de nutriente cerebral a neurotóxico” Disponible en:
http://www.revistaciencia.amc.edu.mx/images/revista/56_3/glutamato.pdf consultado el
19/Feb/2018
 Coon, D & Mitterer, J (2016) “Introducción a la psicología. El acceso a la mente y la conducta.
Mapas mentales y comentarios” (Mara Suárez, Enrique Mercado trads) (13ava Ed, p 490)
México, CDMX. Cenange Learning
 Estudio del psicoanálisis y psicología (sf) “TID y esquizofrenia, la eterna confusión”
http://psicopsi.com/TID-esquizofrenia-la-eterna-confusion consultado el 15/feb/2018
 Fasce, A (2016) “El fraude de la personalidad múltiple” disponible en:
https://lavenganzadehipatia.wordpress.com/2016/01/14/el-fraude-de-la-personalidad-multiple/
Consultado el 18/Feb/2018
 Loewenstein, R (2005) “Tratamientos Psicofarmacológicos para el Trastorno de Identidad
Disociativo” Disponible en:
20
https://trastornosdisociativos.files.wordpress.com/2012/10/tratamientos-
psicofarmacolc3b3gicos-para-el-trastorno-de-identidad-disociativo.pdf consultado el 19/02/2018

21
 Rincón de la psicología (sf) “Personalidad múltiple: una mirada a los principales casos a través
de la historia disponible” disponible en https://www.rinconpsicologia.com/2010/03/personalidad-
multiple-una-mirada-los.html Consultado el 18/Feb/2018
 Rodriguez, C (2015) ”Escisión y Disociación. Abriéndose paso entre la maraña” Disponible en:
https://www.psicoterapiarelacional.es/Portals/0/eJournalCeIR/V9N2_2015/05_Rodriguez%20S
util_Escision%20y%20disociacion_CeIR_V9N2.pdf Consultado el 20/Feb/2018
 I. Sarason & B. Sarason (2006) “Psicopatologia. Psicología anormal: el problema de la
conducta inadaptada” (11ª Ed pp 174-175 y 180) México CDMX. Pearson
 Sinay, S (1995) “Gestalt para principiantes” Buenos Aires, Argentina. Era Naciente
 Spiegel, M. J. Wilson. L. Wilson y S. Wilson (sf) Trastorno de identidad disociativo(Trastorno de
personalidad múltiple) Disponible en http://www.msdmanuals.com/es-mx/hogar/trastornos-de-
la-salud-mental/trastornos-disociativos/trastorno-de-identidad-disociativo consultado el
20/feb/2018
 Ward, I (2001) “Psicoanálisis para principiantes” (Leandro Wolfson trad) Argentina, Buenos
aires. Era Naciente
Imágenes:
Portada: Extraida de: http://2h3mh837ken53kitqv1co5fh83o.wpengine.netdna-cdn.com/wp-
content/uploads/2015/06/sybil-1976-sally-field-peggy-vicky-marsha.jpg el 24/Feb/2018

1.1 “El caso de Felida X” Extraída de: https://decitre.di-static.com/img/200x303/etienne-eugene-azam-


hypnotisme-double-conscience-et-alterations-de-la-personnalite/9782747576284FS.gif el 18/02/2018
1.2 “Evolución del DSM ” Extraída de: https://encrypted-
tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTaIHI9aeCinVKzNeDQOXkv-RWQQJPAFu4R0HivcXxYdA3prqTrng el
22/02/2018
1.3 El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde Extraída de: http://3.bp.blogspot.com/-r9o-
T5brUAw/UlaAzwMQuOI/AAAAAAAAE7M/x5oGXmSA46k/s1600/jekyll-hyde-1931.jpg el 18/02/2018
1.4 “Sybil” (2007) extraida de: https://images-na.ssl-images-
amazon.com/images/M/MV5BNTNkOWEyNzMtNDFmOS00ODI2LTgxNGYtY2I3Nzk2ZjVhNWIxXkEyXkFqcGde
QXVyMTI2OTM0NzQ@._V1_.jpg el 23/02/2018

22

También podría gustarte