Está en la página 1de 5

BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FISICA

INSTRUCTOR
DIEGO VILLA

APRENDIZ
KEVIN GAVIRIA SALAZAR

FICHA 1615955

SENA

2018
BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FISICA

La actividad física no solo tiene el potencial de añadir años a la vida, sino que puede
"añadir vida a los años". De este modo, la actividad física habitual no solo se
relaciona con una menor mortalidad, sino que ese tiempo extra se vivirá en mejores
condiciones.

Los estudios observacionales apuntan a un beneficio para la salud y una reducción


de la mortalidad con la práctica de 15 minutos diarios de actividad física moderada-
intensa. Con una actividad física moderada de 30 minutos se
puede aumentar el bienestar general y disminuir el riesgo de padecer diversas
enfermedades, como diabetes tipo 2, sobrepeso y obesidad. Si la duración y la
intensidad son mayores, se pueden obtener efectos beneficiosos adicionales.

De igual modo, la actividad física ha mostrado sus efectos beneficiosos en personas


con patologías cardiovasculares y en la prevención primaria y secundaria de las
mismas. Este efecto viene mediado, al menos en parte, por la mejora de alguno de
los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial o el colesterol
elevado.

En algunos tipos de cáncer, la actividad física regular ha mostrado ejercer un efecto


protector disminuyendo el riesgo de forma significativa, como en el caso del cáncer
colorrectal y el cáncer de mama.

La relación de la salud mental con la actividad física también ha podido ser


observada en diversidad de estudios. El ejercicio puede reducir la depresión y su
recurrencia, también reduce la ansiedad y mejora la reacción al estrés. Además, la
actividad física se relaciona con la mejora de algunos aspectos del funcionamiento
mental, como la memoria.

El sistema inmunitario también se beneficia de una actividad física regular,


propiciando un menor riesgo de enfermedades, especialmente infecciones.

En cuanto a los beneficios sobre el sistema locomotor, principalmente implicado en


el desempeño de la actividad física, se puede mejorar la función motora y la salud
de músculos y huesos, previniendo o mejorando la artritis, la osteoporosis y el
dolor de espalda. En el caso de la salud ósea, el aumento de la activididad física de
forma regular en adolescentes puede ser un factor importante de cara a alcanzar
un pico de masa ósea óptimo que permita prevenir la osteoporosis en la última
etapa de la vida.

La actividad física, junto con otras actividades desarrolladas al aire libre, se


relacionan con un menor riesgo de miopía.
La mejor estrategia para la pérdida de peso

De las múltiples combinaciones y planteamientos posibles para la pérdida efectiva


de peso a través de la actividad física, la que se ha mostrado más efectiva es la que
contempla un entrenamiento aeróbico de intensidad moderada combinado con
entrenamiento de fuerza-resistencia (pesas), junto con una vida más activa que
fomente, entre otros elementos, los desplazamientos a pie.

Realizar la actividad física de forma correcta

Cada cual debe adaptar la actividad física a sus características y posibilidades. La


edad, la condición física previa, la concurrencia de lesiones y/o patologías
determinarán el tipo de actividad óptimo para cada persona. Igualmente, existe una
variabilidad de los efectos de la actividad física entre individuos que debe ser
atribuida a factores genéticos, por lo que el mismo tipo de actividad en dos personas
diferentes no tiene por qué determinar unos efectos idénticos.

Para poder obtener todos los beneficios de una práctica deportiva nueva, se debe
comenzar a realizar de manera progresiva. De este modo, se evitarán lesiones y
contratiempos de salud. Debemos elegir aquella actividad que vayamos a poder
realizar a largo plazo, eso implica que tengamos disponibilidad y que nos divierta.
Es necesario tener presente que debemos integrar la actividad física en nuestra vida
y no al revés.

Exceso de actividad física y salud

Al igual que una actividad física ligera o moderada puede suponer un beneficio
directo para salud -incluso aumentando la esperanza de vida-, un exceso de
actividad física puede ser perjudicial. Algunas investigaciones han
intentado cuantificar qué cantidad de deporte o actividad física representa un
beneficio para la salud, mostrándose como óptimo un nivel ligero de actividad física
(cuantificado como 1 a 2,4 horas de running a la semana, divididas en 2 o 3
sesiones semanales, a un paso lento o medio). Esto se traduce en una disminución
de la mortalidad en el grupo de actividad ligera frente al grupo de personas
sedentarias.

Se aprecia, de este modo, una relación entre el nivel de entrenamiento y el beneficio


sobre la salud en forma de U, con una mortalidad en el grupo de "corredores
extremos" equiparable al grupo de personas sedentarias. Este dato solo nos tiene
que servir de referencia, pero nos sugiere que la mejor opción es la realización de
actividad física de forma moderada y que una actividad física excesiva puede no
tener consecuencias positivas para la salud.

En cualquier caso, si quieres mejorar tu vida y tu salud, simplemente aumenta tu


actividad física.
El ejercicio físico y el deporte mejoran nuestra salud y calidad de vida, aportando
una serie de beneficios a nivel físico, psíquico y socio afectivo, aunque si se realiza
ejercicio físico sin control, con técnicas defectuosas, posiciones inadecuadas,
sobrepasando los límites, etc. podríamos causar serios daños y lesiones en nuestro
organismo. Algunos de estos beneficios son:

A nivel físico:
 Elimina grasas y previene la obesidad.
 Aumenta la resistencia ante el agotamiento.
 Previene enfermedades coronarias.
 Mejora la amplitud respiratoria y la eficacia de los músculos
respiratorios.
 Disminuye la frecuencia cardiaca en reposo.
 Favorece el crecimiento.
 Mejora el desarrollo muscular.
 Combate la osteoporosis.
 Mejora el rendimiento físico en general, aumentando los niveles de
fuerza, velocidad, resistencia, etc.
 Regula el estreñimiento provocado por los malos hábitos como el
sedentarismo.
 Aumenta la capacidad vital.

A nivel psíquico:
 Tiene efectos tranquilizantes y antidepresivos.
 Mejora los reflejos y la coordinación.
 Aporta sensación de bienestar.
 Elimina el estrés.
 Previene el insomnio y regula el sueño.

A nivel socio afectivo:


 Estimula la participación e iniciativa.
 Estimula el afán de trabajo en grupo.
 Canaliza la agresividad.
 Favorece el autocontrol.
 Nos enseña a aceptar y superar las derrotas.
 Nos enseña a asumir responsabilidades y a aceptar las normas.
 Favorece y mejora la autoestima.
 Mejora la imagen corporal.