Está en la página 1de 3

EL SEGUNDO ENEMIGO DEL SER HUMANO-LA IRA

O. G. Torsunov

Psicología de la degradación del ser humano

Vamos a empezar poco a poco. Entonces, seis enemigos del ser humano- el primer es el
egoísmo o la lujuria. El segundo-la ira. El tercero-la codicia. El cuarto-la ilusión. El quinto-la
envidia. El sexto-la locura. De acuerdo a conocimiento védico estas fuerzas no preguntan a uno,
quiere él o no, sino le vienen según su destino, y le someten a los sufrimientos. Estos enemigos
van por la cadena, o sea el anterior crea el siguiente. El egoísmo genera la ira, la ira genera la
codicia, la codicia genera una percepción ilusoria de la gente, la incomprensión de lo que está
sucediendo. Tal percepción genera la envidia. Al final uno cae en la locura. La locura significa
una mala acción, uno hace unas malas acciones.

Hoy hablaremos acerca del segundo enemigo del ser humano, lo cual se llama la ira o el
enfado, que es lo mismo. El enfado es la ira de la naturaleza femenina y va hacia interior. Pero
existe la ira de la naturaleza masculina que va hacia exterior. ¿Pues, cómo surge la ira? Vamos a
aclararlo. ¿Dónde se encuentra el egoísmo? En la esfera de coxis. Allí hay una chacra que
genera la fuerza del egoísmo. También está relacionado con el planeta Marte. El Marte es un
planeta de la ira, o sea del egoísmo. Este centro, del coxis, está vinculado con el Marte.

Cuando uno tiene tales objetivos, que no le interesa nada, excepto de la complacencia de sus
propios sentidos egoístas, o sea uno está centrado solamente en cómo encontrar la comida
para sí mismo, para su familia, luego está centrado en encontrar un buen lugar para descansar,
también está centrado de protegerse de alguien en esta vida, y también si piensa de sexo, o sea
todos estos cuatro principios de la actividad llevan al incremento del egoísmo. En tal caso,
quiere o no lo quiere, uno tendrá que airarse, porque la ira no pregunta. La ira viene y punto.

Si hay inclinación a una satisfacción exagerada del deseo de comer o el deseo sexual o el deseo
de dormir o el deseo de defenderse de la gente que le rodea, entonces esta fuerza que está
relacionada con la aparición o el mantenimiento de estos deseos, esta energía psíquica se
llama apana. Apana- es una energía psíquica que se encarga de a bajar la fuerza vital hacia
abajo. Esta fuerza aumenta las inclinaciones animalescas. Supongamos, si uno aumenta el
deseo de comer, entonces automáticamente, ya que esta energía se baja, tal persona sentirá el
aumento del deseo sexual, el deseo de dormir y el deseo de defenderse de los que le rodean.

De hecho, se irá aumentando el egoísmo. Existen dos fuerzas que actúan en nuestro interior, o
sea el ego verdadero y el ego falso. El ego falso actúa de tal manera que uno desarrolla la
generosidad. El ego falso al revés, a medida que se aumenta genera el deseo de interés. Ambos
egos están descritos en todos lados, en cualquier filosofía se habla de la generosidad y del
interés. Pero la gente no ve mucha diferencia entre ambos. Le parece que el egoísmo es vivir
solamente para sí mismo.

Pero en realidad, si uno hace algo para los demás y le gusta hacerlo y se siente feliz-es también
es el egoísmo. Pero esto es un ego verdadero y lleva a uno hacia felicidad. El ego falso es
cuando uno solamente piensa en sí. Por ejemplo, ¿qué hay de malo si uno autoconvence que
es buena gente? Ahora muchos corrientes de la psicología se están basadas en los trening’s
acerca de cómo hay que repetir los elogios que elogian a uno mismo. Pero los Vedas dicen que
de esto aumenta el ego falso.

Esto significa que la energía negativa del Marte se irá acumulando en los centros inferiores. De
esto aumentará el deseo de comer, de dormir, de hacer sexo, de defenderse de la gente que
nos rodea. Pero si uno repite “Que todo el mundo sea feliz”, piensa que los demás son buenos,
no él es bueno, sino alguien es bueno, entonces en este caso, la energía que está en el centro
psíquico inferior-disminuirá su potencia, y uno no tendrá el aumento del egoísmo. En este caso
la energía irá hacia arriba, la cual se llama udana.

Esta energía psíquica aumenta el entusiasmo en la vida, aumenta el deseo de hacer algo
bueno. También aumenta las capacidades mentales, el autocontrol, la sensación de la felicidad,
etc. Esta energía es muy importante en nuestra vida. Pero si una mujer está embarazada,
entonces la energía apana, toma un rol importante en su vida. Esta energía baja su fuerza vital
abajo. De esta manera tal mujer debe comer suficientemente, dormir, ha de estar atendida de
la manera satisfactoria, porque si esta energía bajará abajo con la fuerza suficiente, entonces el
feto no se desarrollará.

Este caso es un ejemplo de excepción. En los demás casos uno debe tratar de disminuir el
movimiento de la energía hacia abajo y aumentar el movimiento hacia arriba. ¿Qué cosa
aumenta el movimiento de la energía hacia arriba? La práctica espiritual, ¿qué más? Desear
felicidad a todo el mundo, ¿qué más? Una actividad desinteresada. El régimen del día. Muy
bien, lo sabéis todo, hasta que el corazón se alegra. El arte. Bueno, depende de qué arte se
trata. A veces hay un arte que uno hace tonterías. Por ejemplo uno inventa una bomba
atómica, también es un arte. ¿Cuál será el resultado de tal arte?

De acuerdo a conocimiento védico, una acción semejante lleva a que uno tendrá que
reencarnarse durante millones de vidas en unos cuerpos que serán la causa de su sufrimiento,
por el hecho que él fue la causa de la muerte de la gente. También hay cosas que vosotros no
las habéis dicho, pero no se puede enumerar todo. De hecho, el desarrollo de las buenas
cualidades del carácter sube la energía hacia arriba. Cualquiera cualidad del carácter-la
sinceridad, la modestia, la mansedumbre, la fortaleza, el vigor, el entusiasmo, etc.

Pues bien, tan pronto que la energía se contamina por el ego, entonces uno experimenta un
deseo sexual muy fuerte. Si uno satisface este deseo de inmediato, entonces su energía
psíquica se va a ningún lado, en mayoría de los casos. Porque ahora no se conciben a los niños,
la energía simplemente se va a ningún lado. Y luego otra vez aparece una tensión exagerada en
el centro inferior, de nuevo se elabora la energía mala, y luego otra vez aparece el deseo
sexual.

Y así continuará hasta que uno no cambia su conciencia, hasta que uno no se centra en algo
serio en la vida, en algo elevado. Pero si uno no tiene la posibilidad de satisfacer su deseo
sexual, entonces en este caso la energía psíquica empieza, poco a poco, ascenderse t llega
hasta la zona de entrecejos. Aquí se encuentra el centro de la voluntad de la persona. Vosotros
lo sabéis, que los boxeadores traten de golpear precisamente en esta zona, este es su golpe
más fuerte. Si uno a llegado agolpear en esta zona, entonces el adversario ya puede perder el
combate, él se rinde. Porque allí se encuentra el centro de la ira, el centro de decisión o el
centro de la voluntad de uno.

Cuando esta energía psíquica negativa llega a este sitio, entonces uno empieza a experimentar
un aumento muy grande… la sensibilidad se aumenta en cientos de veces. Y las cosas que le
parecían antes de muy poca importancia y las podía tolerar, ahora le parece que es algo
exagerado e imposible de tolerar, y como la consecuencia está dispuesto a tomar medidas para
castigar eliminar a alguien. ¿Lo entendéis? Uno debe aprender a controlar su ira. Esto significa,
si hay que castigar a alguien, esto hay que hacer cuando la ira pasa. Hay que tratar quemar la
ira. Pero es difícil de hacerlo.

¿Cuándo surge la ira? La ira siempre surge de sorpresa, de la manera inesperada. Llega el
momento y la ira aparece. Aparece una gran insatisfacción de algo. Aparece la fuerte sensación
de que tú tienes la razón y la fuerte sensación de que el otro no la tiene. Así actúa la ira. Esta
energía del egoísmo obnubila por completo el intelecto. El intelecto deja de funcionar de la
manera correcta durante algún tiempo. Uno tiene una actitud animalesca. Le parece que él
tiene la razón y los demás no la tienen, o aquel que discute con él no la tiene. Y él está
dispuesto a recurrir a cualquier tipo medio para eliminar la opinión del otro. Él simplemente le
destruye.

En este momento le enrojecen los ojos, o sea el primer síntoma de la ira es enrojecimiento de
los ojos. Su mirada se vuelve malvada, odiosa. Luego él empieza a respirar muy fuerte, y
entonces hay que salir echando ostias. Porque no hay ninguna protección cuando en el
organismo ha empezado tal reacción. En este momento uno está absolutamente loco.

http://audioveda.ru/audio?¡d=104