Está en la página 1de 1

Diferencias entre el contexto histórico de Lazarillo y el de Alatriste

1) TIEMPO DE PRODUCCIÓN- TIEMPO DE REPRESENTACIÓN FICCIONAL: En Lazarillo no hay


un juego entre el año de producción y el año de representación de la ficción porque su
creación es casi contemporánea a los hechos sucedidos.
2) LA CIUDAD: Existe una carácter diferencial entre la representación del espacio en una y
otra novela, condicionado por la situación histórica de cada una: en tanto en Lazarillo
Madrid todavía no era la gran urbe en la que se convirtió tras el reinado de Felipe III, en
Alatriste sí lo es. La presencia del espacio citadino es mucho más marcada en Capitán que
en Lazarillo, donde el espacio a media entre la urbe y lo rural se encuentra aún presente.
3) VOZ DE ACCESO A LA REALIDAD: En Lazarillo a través de la voz de Lázaro, un niño- adulto.
En Capitán, a través de la voz de Íñigo, otro niño-adulto. La perspectiva infantil se privilegia
como medio de acceso a una realidad injusta, en la medida en que el niño es un ser que al
estar todavía en formación puede asombrarse e indignarse ante las injusticias del mundo
adulto.
4) CRISIS: SI bien en ambas novelas se refleja la crisis, la crítica en Lazarillo es mucho más
mordaz en la medida en que el Imperio de Carlos V representó la grandeza de España. En
cambio, al momento de Felipe IV, la crisis es evidente y atraviesa todos los rincones de la
vida española, no es solo de las clases bajas (como siempre lo ha sido). En un contexto de
crisis es esperable el descenso social de Alatriste. En cambio, en un contexto de bonanza
es inexplicable que existan Lazarillos. Nombrar el soneto: Miré los muros…… LA CRISIS EN
ALATRISTE YA ES VOX POPULI LA CRISIS
5) REFORMA Y CONTRARREFORMA: Lazarillo de Tormes es mucho más cercano a la Reforma
y la Contrarreforma. Es reformista en su concepción igualitaria de la condición humana.
Vive los efectos de la contrarreforma en la medida en que la obra es anónima (sabe los
riesgos de escribir en contra de la Iglesia). En Alatriste, en cambio, todos estos procesos ya
estaban consolidados (1996) y Pérez Reverte tiene la suficiente distancia crítica como para
hablar de lo que fue la Inquisición sin trapujos: es mucho más explícito en su denuncia de
las prácticas corruptas de la Iglesia (tortura, persecución, intrigas políticas, asesinatos).
Alatriste es un antihéroe que sin embargo se anima a enfrentarse a la iglesia. Lazarillo no
tiene ni la posición social ni la entereza moral como para hacerle frente, se convierte en
cómplice de las prácticas corruptas del Arcipreste.
- MONARQUÍA: En tanto en Alatriste, la monarquía está presente obsesivamente, en
Lazarillo se nombra solo al final: En Lazarillo la monarquía se nombra solo al final: “Esto
fue el mesmo año que nuestro victorioso Emperador en esta insigne ciudad de Toledo
entró y tuvo en ella cortes”
6) POBREZA: La miseria es una constante en ambas obras, sobre todo cuando de la clase baja
hablamos.

Intereses relacionados