Está en la página 1de 2

DEL ESTADO DE DERECHO AL ESTADO CONSTITUCIONAL

GUSTAVO ZAGREBELSKY
1. El «Estado de derecho»

El siglo XIX es el siglo del «Estado de derecho» o, según la expresión alemana, del
Rechtsstaat. En la tipología de las formas de Estado, el Estado de derecho, o
«Estado bajo el régimen de derecho», se distingue del Machtstaat, o «Estado bajo
el régimen de fuerza», es decir, el Estado absoluto característico del siglo XVII, y
del Polizeistaat, el «Estado bajo el régimen de policía», es decir, el régimen del
Despotismo ilustrado, orientado a la felicidad de los súbditos, característico del
siglo XVIII. Con estas fórmulas se indican tipos ideales que sólo son claros
conceptualmente, porque en el desarrollo real de los hechos deben darse por
descontado aproximaciones, contradicciones, contaminaciones y desajustes
temporales que tales expresiones no registran. Éstas, no obstante, son útiles para
recoger a grandes rasgos los caracteres principales de la sucesión de las etapas
históricas del Estado moderno.

La expresión «Estado de derecho» es ciertamente una de las más afortunadas de la


ciencia jurídica contemporánea. Contiene, sin embargo, una noción genérica y
embrionaria, aunque no es un concepto vacío o una fórmula mágica, como se ha
dicho para denunciar un cierto abuso de la misma. El Estado de derecho indica un
valor y alude sólo a una de las direcciones de desarrollo de la organización del
Estado, pero no encierra en sí consecuencias precisas. El valor es la eliminación de
la arbitrariedad en el ámbito de la actividad estatal que afecta a los ciudadanos. La
dirección es la inversión de la relación entre poder y derecho que constituía la
quintaesencia del Machtstaat y del Polizeistaat: no más rex facit legem, sino lex
facit regem.

Semejante concepto es tan abierto que todas las épocas, en función de sus
exigencias, han podido llenarlo de contenidos diversos más o menos densos,
manteniendo así continuamente su vitalidad'. El propio Estado constitucional, que es
la forma de Estado típica de nuestro siglo, es presentado con frecuencia como
una versión particular del Estado de derecho. Esta visión no resulta
necesariamente forzada, si consideramos la elasticidad intrínseca del concepto,
aunque para una mejor comprensión del mismo es aconsejable no dejarse seducir
por la continuidad histórica e intentar, por el contrario, poner en claro las
diferencias.

No cabe duda que el Estado de derecho ha representado históricamente uno de los


elementos básicos de las concepciones constitucionales liberales, aunque no es en
absoluto evidente que sea incompatible con otras orientaciones político-
constitucionales. Antes al contrario, en su origen, la fórmula fue acuñada para
expresar el «Estado de razón» (Staat der Vernunft), o «Estado gobernado según
la voluntad general de razón y orientado sólo a la consecución del mayor bien
general», idea perfectamente acorde con el Despotismo ilustrado. Luego, en otro
contexto, pudo darse de él una definición exclusivamente formal, vinculada a la
autoridad estatal como tal y completamente indiferente a los contenidos y fines de
la acción del Estado. Cuando, según la célebre definición de un jurista de la
tradición autoritaria del derecho público alemán6, se establecía como fundamento
del Estado de derecho la exigencia de que el propio Estado «fije y determine
exactamente los cauces y límites de su actividad, así como la esfera de libertad
de los ciudadanos, conforme a derecho (in der Weise des Rechts)» y se precisaba
que eso no suponía en absoluto que el Estado renunciase a su poder o que se
redujese «a mero ordenamiento jurídico sin fines administrativos propios o a
simple defensa de los derechos de los individuos», aún no se estaba nece-
sariamente en contra del Estado de policía, aunque se trasladaba el acento desde
la acción libre del Soberano a la predeterminación legislativa.

También podría gustarte