Está en la página 1de 2

FACULTAD DE MEDICINA

SALUD PUBLICA III


MODULO DE EPIDEMIOLOGIA ANALITICA
DOCENTE: ANTONIO MIRANDA ALIAGA
UNIVERSITARIA: KATHERIN GISELA CHOQUE BELLO

LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS


TOMAS MCKEON
Para comprender las influencias que originaron la mejoría moderna en la salud es
necesario, por consiguiente, examinar las razones para el descenso de las
Infecciones y algunos estados no infecciosos.
Es probable que el predominio de las enfermedades infecciosas surja con la primera
revolución agrícola, cuando los hombres empezaron a reunirse en poblaciones de
gran tamaño: ¿Por qué entonces las infecciones descendieron casi a partir de las
modernas revoluciones agrícola e industrial que condujeron a la agrupación en
poblaciones todavía más grandes y más densamente apretadas? La respuesta a
esta paradoja debe buscarse en el carácter de los microorganismos, las condiciones
en las que se propagan y la respuesta del huésped humano, hereditaria o adquirida.
Sin embargo, para una comprensión de las infecciones, no basta examinar por
separado un organismo y su huésped. Se trata de cosas vivientes que interactúan
y se adaptan unas a otras debido a la selección natural. La virulencia de un
organismo no es, por lo tanto, un carácter distintivo como su tamaño o su forma: es
la expresión de una interacción entre un organismo determinado y un huésped
determinado. Será necesario, por lo tanto, distinguir entre:

- La interacción entre el organismo y el huésped.


- La inmunización y la terapéutica.
- Las formas de la propagación.
- La nutrición del huésped.

Las medidas tales como una mejor higiene y una nutrición mejorada se han sugerido
como cambio de este, e incluso que era la razón fundamental para el descenso de
la mortalidad y el mejoramiento de la salud.

La tendencia de la mortalidad por enfermedades infecciosas ha sido esencialmente


independiente tanto de las medidas médicas como dé los inmensos desarrollos
económicos y sociales durante los tres últimos siglos.

Magill basó sus puntos de vista en la ineficacia y los peligros de la vacunación contra
la rabia, el descenso de la tuberculosis mucho antes de su tratamiento eficaz, la
conducta de la difteria en el siglo XIX (aumentó en preponderancia y malignidad a
mediados de ese siglo y descendió antes de que se introdujeran las antitoxinas), y
Ia rápida reducción de las tasas de mortalidad por neumonía en el estado de Nueva
York antes de que fuera conocido e! "milagro" de las drogas, seguido por un alto del
descenso casi desde el momento en que se introdujeron los antibióticos.

La posibilidad del control de la transmisión de los microorganismos se establece


principalmente por la forma en que se propagan. Es relativamente fácil (en los
Países desarrollados) prevenir la exposición a las enfermedades transmitidas por el
agua; es más difícil controlar las propagadas por los alimentos, el contacto personal
y los vectores animales; y generalmente es imposible prevenir las infecciones
transmitidas por el aire.

ANALISIS CRÍTICO

El descenso de la mortalidad se asocia a un incremento en los suministros


alimentarios y en gran medida por la reducción de la exposición a la infección que
resultaba indirectamente del descenso de la prevalencia de la enfermedad, y
directamente de una mejor higiene que afectaba, en primer lugar, a la calidad del
agua y los alimentos.