Está en la página 1de 11

ACTO 20 DE JUNIO 2008 TURNO TARDE - NOCHE

DÍA DE LA BANDERA

1)

 Evocamos hoy el aniversario de la muerte del General Manuel Belgrano, uno de los más preclaros
hijos de la patria, que cimentó su personalidad en el desprecio de los intereses mezquinos y en el
amor a los ideales generosos como la lucha por la grandeza de la Patria.

Así decía El General Belgrano: - “NO BUSCO GLORIAS SINO LA UNIÓN DE LOS ARGENTINOS Y LA
PROSPERIDAD DE MI PATRIA”…

2)

 Todos los países tienen un símbolo que los representa, estandarte sacrosanto que es nuncio de
libertad y mensajero de la paz y bonanza para un pueblo.

Nuestra bandera fue enarbolada por primera vez un 27 de febrero de 1812, a orillas del Río Paraná por
Belgrano quien la mostraba a sus soldados orgulloso diciendo…”UNA NUEVA BANDERA OS PRESENTO PARA
QUE CONOCIÉNDOLA SEPAIS QUE ELLA HA DE SER NUESTRA GUÍA Y PUNTO DE REUNIÓN”.

La bandera del colegio JUAN LARREA llega portada por su abanderada:……………………………………………………….

Y sus escoltas…………………………………………………………….. y …………………………………………


……………………………………

3)

 Invitamos a la Señora Directora a la reafirmación de la Promesa de Lealtad a la Bandera que será


realizada por los alumnos de sexto año.

Alumnos,la Bandera blanca y celeste no ha sido atada jamás al carro triunfal de ningún vencedor de la
tierra. Esa Bandera gloriosa representa a la Patria de los Argentinos. Prometáis rendirle vuestro más
sincero y respetuoso homenaje, quererla con amor inmenso y formarle, desde la aurora de la vida un
culto fervoroso e imborrable en vuestros corazones; preparándoos desde la escuela para practicar a su
tiempo, con toda pureza y honestidad, las nobles virtudes inherentes a la ciudadanía, estudiar con
empeño la historia de nuestro país y la de sus grandes benefactores a fin de seguir sus huellas luminosas
y a fin también de honrar la Bandera y de que no se amortigüe jamás en vuestras almas el delicado y
generoso sentimiento de amor a la Patria. En una palabra: prometéis lo que esté en las medidas de
vuestras fuerzas que la Bandera Argentina flamee por siempre sobre nuestras murallas y fortalezas, en
lo alto de los mástiles de nuestras naves y a la cabeza de nuestras legiones y para que el honor sea su
aliento, la gloria su aureola, la justicia su empresa”.

Los alumnos contestarán: "Sí, prometo”

4)

 Nuestro himno nacional le canta a la Patria y al esfuerzo por defenderla, pero además sus estrofas
están pintadas en celeste y blanca, que son los colores del pueblo argentino, cantemos todos juntos
para fortalecer nuestra identidad y mostrar los sentimientos más profundos de pertenencia a este
suelo.

5)

 Para expresar lo que sentimos por nuestra bandera y así recordar que ella está presente en
nuestras vidas de ciudadanos argentinos, invitamos a la
profesora…………………………………………………………quien nos dirá unas palabras alusivas.

6)
 La alumna …………………………………………………….de ……..año………..nos deleitará con la poesía “Bandera
Amada”.

7)

 Hoy más que nunca debemos rendirle homenaje a nuestra enseña patria para afianzar nuestro
sentido de pertenencia aún frente a las dificultades. A través de la música y el canto los alumnos de
5to año A y 5to año B nos deleitarán con la cueca patriótica “Bandera de mi nación”. A cargo del
Profesor Gabriel González.

8)
 El movimiento es expresión y libertad, …..…………………….………………………
………………………………………………………….homenajearan a nuestra enseña Patria con
…………………………………………………………………………………

9)
 Y de este sueño purísimo del patricio sin tacha, del más civil de los guerreros y del más intrépido de
los civiles, nació la bandera sin rencor ni odio ni ambiciones de predominio, la enseña diáfana con el
sol en el centro, representación del cielo en la tierra para los hombres honrados y de buena
voluntad como él, como Manuel Belgrano.

Nuestra Bandera de ceremonias se retira de este lugar, pero nos deja su imagen flameando en
nuestro corazón, para que podamos sentir el orgullo de ser ARGENTINOS.
La despedimos con respeto y admiración.
- Así decía El General Belgrano: “NO BUSCO GLORIAS SINO LA UNIÓN DE LOS ARGENTINOS Y LA
PROSPERIDAD DE MI PATRIA”…

10)
 Unidos y participando del significado de esta fecha y el recuerdo de este gran hombre damos por
finalizado este acto.

El texto de la proclama que adjuntaba decía: “Soldados de la Patria: en este punto hemos
tenido la gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro gobierno.
Juremos vencer a nuestros enemigos interiores y exteriores, y la América del Sud será el
templo de la independencia, de la unión y de la libertad. En fe de que así lo juráis, decid
conmigo: ¡Viva la Patria!”.
injusto que a un hombre de la talla de Manuel Belgrano —al que pone a la misma altura de
San Martín— sólo se lo recuerde por eso. “Fue el atajo que encontró el poder para hablar
de él; no tiene día, ¡es el Día de la Bandera!”, se quejó.

Felipe Pigna prefiere rescatarlo como pensador y político antes que como militar
"Belgrano es mucho más que la bandera"
Para el historiador se trató del pensador más completo que tuvo la primera parte del siglo
XIX y el hombre más preparado para gobernar el país naciente

Carlos Vallejos / La Capital

El historiador Felipe Pigna aceptó el diálogo que le propuso La Capital en ocasión del 20
de Junio y antes de la primera pregunta ya le puso su sello a la entrevista: “Prefiero hablar
de Belgrano economista, político, pensador, que de la creación de la bandera, que es un
tema sencillo”.

Polémico como pocos y más mediático que todos, el autor de los best sellers “Los mitos
de la historia” I y II, pidió luego que no se lo malinterprete, concedió que el izamiento de la
primera enseña patria en Rosario fue un hecho importante en la génesis de Argentina, pero
juzgó injusto que a un hombre de la talla de Manuel Belgrano —al que pone a la misma
altura de San Martín— sólo se lo recuerde por eso. “Fue el atajo que encontró el poder
para hablar de él; no tiene día, ¡es el Día de la Bandera!”, se quejó.

Pigna es un rara avis entre los historiadores vernáculos. Mirado con desconfianza —y
criticado— por el academicismo, es recibido con los brazos abiertos por los medios de
comunicación. Participa del programa de Lalo Mir “Animados” (radio Mitre) y es columnista
de Mario Pergolini en la Rock&Pop. Está en canal 7 con el programa “Vida y vuelta” y en
septiembre hará, también con Pergolini, “Algo habrán hecho”, por canal 13. “Me considero
un divulgador de la historia; tuve la suerte de acceder a los medios masivos”, no se
amilana el estudioso.

“Hablemos de Belgrano, porque la creación de la bandera es un tema muy fácil”.

—¿En qué sentido muy fácil?

—Sencillamente Belgrano eligió los colores borbónicos, ahí no hay nada nuevo.

—Más que los colores, interesa su visión sobre el hecho de haberla creado.

—Es un tema importante, pero no da para demasiado. Creo que en la vida de Belgrano
hay cosas mucho más importantes.

—Belgrano es, entonces, bastante más que el hacedor de la bandera...


—¡Es diez veces más que eso! La creación de la bandera es un hecho muy importante
porque marca el índice de rebeldía que tenía Belgrano. En aquel momento gobernaba al
Primer Triunvirato, que era absolutamente conservador, centralista y estaba manejado por
Bernardino Rivadavia, su secretario, quien era el que de alguna manera ejercía el poder.
Entonces había una palabra prohibida: independencia, su sola mención molestaba a
Rivadavia y a Inglaterra, que era aliada de España en las guerras contra Napoleón. Era
políticamente incorrecto hablar de independencia, y don Manuel lo primero que hace es
fundar dos baterías en Rosario y las llamó Libertad e Independencia, lo que no es un tema
menor. Y él toma los colores borbónicos teniendo en cuenta que se decía que seguíamos
obedeciendo a Fernando VII.

—¿Cómo recibió Rivadavia la novedad?

—Montó en cólera. Le mandó una carta fulminante donde le dice que guarde esa
bandera, que no la use más, que no es momento de izar banderas.... Belgrano primero
hace como que no se entera, pero finalmente le manda una carta donde le dice que no la
va a usar más, que la va a destruir para que no queden recuerdos. Cosa que no hace
porque después, ya en la campaña al Alto Perú, la hace bendecir en Salta y en Jujuy.

—Entonces, más allá de la bandera, ¿quién fue Belgrano?

—Quizá el pensador más completo que tuvo la primera parte del siglo XIX en la
Argentina. Un hombre que, por ejemplo, en 1795 propuso una primera ley de reforma
agraria y en 1798 un proyecto de educación gratuita y obligatoria que lamentablemente no
se convirtió en ley. Se trata de uno de los primeros proyectos del mundo de educación
gratuita y obligatoria. Se ocupó de la educación de la mujer. Fue un obsesionado con la
industria, entendiendo que la ganadería es una actividad importante pero que no puede ser
primordial porque no crea empleo y concentra la riqueza, así lo dice él. Esto está muy claro
cuando trabaja en la creación del segundo periódico argentino después del “Telégrafo
Mercantil”, que es el semanario “Agricultura, Industria y Comercio”, que comparte con
(Hipólito) Vieytes. Ya el nombre denuncia a las claras que no está presente la ganadería.
Las tres primeras son actividades dinámicas que van a generar empleo, riqueza más
equitativamente distribuida que la ganadería, que sólo la concentraba. Esto habla de la
capacidad económica y las ideas de Belgrano.

—¿Cómo un intelectual y político de semejante fuste terminó al mando de un ejército,


asumiendo una tarea para la que no fue formado?

—Sólo había tenido participación militar durante las invasiones inglesas. Fue Mariano
Moreno quien, por una cuestión de confianza, le pidió que tome las armas. Lo cual
constituye un error, porque Moreno se fue quedando sin sus dos principales pilares al
mandar a Belgrano al Paraguay y a Castelli al norte.

—¿Belgrano no se opuso?

—En una carta él dice muy claramente que asume contra su voluntad las misiones
militares que se les encomiendan y que no está preparado para ser un soldado.
Ciertamente la Revolución perdió así al mejor cuadro que tenía para gobernar: Manuel
Belgrano.

—¿No era un hombre débil como para comandar un ejército en plena guerra?

—Para nada, era muy duro, inflexible, que hacía cumplir sus órdenes, como corresponde
a un comandante en funciones. Le doy dos ejemplos: el 24 de mayo (de 1810) fue a
presionar al virrey (Cisneros) y le dijo, y esto está en su biografía, “compañero, si a las tres
de la tarde de hoy no renuncia lo tiraré por la ventana de la fortaleza”. Después, por
supuesto, el Exodo Jujeño, donde hizo cumplir a rajatablas el bando que ordenaba el
abandono y la quema de las propiedades. Los que más se resistían eran los terratenientes
norteños. Quienes se negaban a acatar el bando militar eran fusilados, como corresponde
a una situación de guerra. Hay que tener en cuenta que se trataba de un momento
extremo. Se estaba parando una invasión que hubiese llegado a terminar con el norte
argentino. Es un caso similar a lo que ocurre con Castelli cuando tiene que fusilar a Liniers,
no puede dudar.

—Belgrano parece tener tantos méritos como San Martín para ser considerado también
padre de la patria.

—El primero que reconoce el valor de Belgrano es precisamente San Martín, quien dijo
de él “se trata del mejor de nosotros” y destacó su honestidad y capacidad política, a pesar
de no haber contado con las habilidades de un Bonaparte en términos militares. De sí
mismo Belgrano dijo algo interesante: “Estoy bastante lejos de considerarme un padre de
la patria; quiero ser un buen hijo de la patria”. De todos modos, creo que en ese sentido las
cosas están cambiando. Hubo una encuesta el año pasado donde daba un nivel de
popularidad muy similar entre ambos, en algunos casos incluso Belgrano aventajó a San
Martín.

—La figura de general exitoso en un país con tantos gobierno militares posiblemente
inclinó la balanza para el lado de San Martín.

—Es así. Hasta la década del 30, cuando se produce el primer golpe de Estado, el gran
prócer liberal era Rivadavia. Con el golpe se instala la figura de San Martín militar, dejando
de lado al San Martín político, al magistral gobernante de Cuyo. Desde ese momento se
destaca sólo su costado militar, y Belgrano queda como un personaje secundario creando
la bandera y nada más. Se instala una visión sesgada de la historia.

—Tradicionalmente se enseñó en las escuelas la historia como una seguidilla de batallas


sin explicitar las ideas que las impulsaron.

—Por supuesto, porque no les conviene. No les conviene a los que enseñaban historia, a
los poderes de entonces. Particularmente a los gobiernos militares no les convenía que la
gente razonara. Tampoco le convino al menemismo. De alguna manera con la decadencia
del neoliberalismo eso está empezando a cambiar, tanto acá como en el mundo. La
imbecilidad de los 90 se mostró a sí misma saturante. La gente se agotó de imbecilidades.
Sobre todo porque una bandera, a todas luces, “es” un hecho plástico. Lo es desde el
acto mismo de seleccionar colores, formas y figuras para disponerlos sobre un plano
bidimensional con un propósito alegórico más o menos explícito, hasta el gesto de
enarbolar el producto simbólico obtenido para convertirlo en motor de exaltación anímica y
de autoafirmación y euforia colectivas.

En cuanto a la de Argentina, con su enfática horizontalidad y su saturación de bóveda


celeste, es como una metáfora del ánimo taciturno que inspiran nuestras pampas, si es
que el opulento sol, bordado con hilos de oro, no es índice —como se ha dicho— de
nuestra tan mentada megalomanía.

En estos tiempos de récords espectaculares, Rosario se enorgullece de tener la bandera


más larga del mundo. Pero cuando la amorosa adición de retazos haya concluido

—cuando haya llegado al infinito—, quizá esta bandera se esfume mágicamente dando
lugar a un cielo límpido y a un sol que, sin estar tejido con hilos de oro, cumpla con la
premisa de salir indistinta e igualitariamente para todos.

El 20 de junio de 1820 moría en Buenos Aires Manuel Belgrano en la pobreza extrema,


asolado por la guerra civil. Además de ser el creador de la bandera, Belgrano fue uno de
los más notables economistas argentinos, precursor del periodismo nacional, impulsor de
la educación popular, la industria nacional y la justicia social, entre otras muchas cosas.
Las ideas innovadoras de Belgrano quedarán reflejadas en sus informes anuales del
Consulado. Hemos elegido para recordarlo en esta fecha una de sus preocupaciones
centrales en materia económica: el fomento de la agricultura y de la industria.

Belgrano se había formado en el Colegio de San Carlos y luego en las Universidades de


Salamanca y Valladolid, en España. En 1794, asumió como primer secretario del recientemente
creado Consulado, desde donde se propuso fomentar la educación. Creó Escuelas de Dibujo, de
Matemáticas y Náutica. Se incorporó a las milicias criollas para defender la ciudad durante las
invasiones inglesas y fue uno de los más fervorosos defensores de la causa patriota durante la
Revolución de Mayo. Fue vocal de la Primera Junta de Gobierno, encabezó la expedición al
Paraguay, durante la cual creó la bandera, el 27 de febrero de 1812. En el Norte encabezó el
heroico éxodo del pueblo jujeño y logró las grandes victorias de Tucumán, Salta y Las Piedras.
Luego vendrían las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma y su retiro del ejército del Norte. En 1816
participó activamente en el Congreso de Tucumán.

Sus incansables preocupaciones abarcaron desde la enseñanza estatal gratuita y


obligatoria, hasta la reforma agraria. Infatigable ante los obstáculos encontrados a su
paso diría: “Mi ánimo se abatió, y conocí que nada se haría a favor de las provincias por
unos hombres que por sus intereses particulares posponían el bien común. Sin embargo,
(…) me propuse echar las semillas que algún día fuesen capaces de dar frutos”.
Escrito por: Miguel Angel Amed Soleiman (MICH)
URL Permanente

"Para destruir un pais, basta con lograr el enfrentamiento de su pueblo."

EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA Y DE LAS INSTITUCIONES Hace pocos días, viendo la película


ZEITGEIST escuche una frase que realmente me estremeció y que provenía de altas esferas económicas y
políticas mundiales: “Si queremos destruir un país, lo mejor es provocar el enfrentamiento de su pueblo.
Unos contra otros. De esa manera ellos mismos se terminaran destruyendo y nos ahorraran el trabajo y nos
quedaremos públicamente limpios de responsabilidades” Esta frase cobra actualidad en nuestro país, ahora,
en que se empieza a hablar de un enfrentamiento entre el campo y el Gobierno, o campo Vs. Ciudad. Y ese
enfrentamiento esta provocado por intereses que quieren adueñarse de nuestros campos, de nuestro país. De
nuestra economía. De nuestros recursos naturales. No es casual que cuando tenemos un gobierno , que
apenas comenzó hace 5 meses, con un superávit histórico en la vida económica, con proyectos propios y
acercamiento a otros países latinoamericanos para fortalecer nuestra identidad surjan intereses que quieran
desestabilizar el sistema democrático en el que nos encontramos. Y lo peor de todo, es que encuentran
“idiotas utiles” en el camino, que les hacen el aguante y desparraman cadenas de mails atacando al Gobierno
que constitucionalmente fue elegido por la mayoría del pueblo argentino, y que como tal debemos respetar.
Aun, haciéndole criticas. Pero debemos respetar las instituciones democráticas que tanta sangre y dolor nos
costo recuperar después de tantos años de muerte y dictadura. Y se esgrimen argumentos que, aquellos que
critican, ni siquiera conocen. Solo por ser opositores repiten como loros lo que escuchan que dicen en tantas
conferencias de prensa en el campo y en la ciudad. Sin saber realmente de lo que están hablando. Critican la
inflación. Pero quien promueve la inflación? El Gobierno? No señores. Los propios productores han
afirmado muchas veces que de sus campos se vende la carne a menos de 4 pesos el kilogramo, la yerba a
centavos, la leche lo mismo. Y aquí llegan a un precio multiplicado por 4 o 5 veces mas. Quien gana en el
trayecto? Obviamente los intermediarios, los revendedores y mayoristas, que no son justamente el Gobierno.
Pero el pueblo que hace? Apunta su dedo acusador contra el Ministerio de Economia, contra el Secretario de
Comercio, contra la mismísima Sra Presidenta de la Nación, y no asume su propia responsabilidad como
consumidores de aceptar o no aceptar esos precios NO CONSUMIENDO lo que esta caro. Somos un pueblo
que en1816 nos independizamos de España, pero que por no tener carácter propio, por no tener una
identidad definida, no participamos activamente y seguimos siendo un país sobre el que los intereses
extranjeros han puesto la mira para sacar provecho de nuestros recursos. Basta mirar solo como EEUU con
el pretexto de que Irak tenia “armas químicas” y que representaba un peligro para el mundo, tuvo la excusa
perfecta para conseguir el apoyo del parlamento y de la opinión publica mundial, para que? Para solo
demostrar que no había tales armas químicas, que vivian en un estado militarmente atrasado, y que lo único
que buscaba era establecer bases americanas en ese país y apropiarse de su petróleo. Ahora, sale la versión
de que muchos países americanos apoyan a las FARC, y acusan a Chavez de ser uno de ellos. Y ya piensan
en una intervención militar contra Venezuela. Porque? Porque allí hay mucho petróleo! Y en la Argentina
tenemos mucho campo fértil, mucha agua pura, somos “ el granero del mundo”. Y ya se están preparando
para venir por nosotros. El Gobierno lo hacemos todos. No solo los que están en los Tres Poderes. Si
queremos el próximo 25 de mayo poner la Bandera Argentina en los balcones de nuestras casas,
comencemos a ser verdaderamente independientes. Basta de repetir lo que los medios (que forman parte de
monopolios de información) nos transmiten. Formemos nuestra propia opinión a partir de investigar e
informarnos por diversos medios periodísticos y no solo por aquellos que responden a intereses económicos
a los cuales, parece que este gobierno les molesta. MICH
(la América del Sud será el templo de la Independencia, de la unión y de la libertad.) Pero esta
gloria debemos sostenerla de un modo digno, con la unión, la constancia y el exacto cumplimiento
de nuestras obligaciones hacia hacia nuestros hermanos, hacia nosotros mismos; a fin de que
haya de tener a la vista para conservarla libre de enemigos y en el lleno de su felicidad. Mi
corazón rebosa de alegría al observar en vuestros semblantes que estáis adornados de tan
generosos y nobles sentimientos, y que yo no soy más que un jefe a quien vosotros impulsáis con
vuestros hechos, con vuestro ardor, con vuestro patriotismo. Sí; os seguiré imitando vuestras
acciones y todo el entusiasmo de que sólo son capaces los hombres libres para sacar a sus
hermanos de la opresión.
Discurso Día de la Bandera 2008

Como dijeron al comienzo de este acto conmemoramos hoy el Día de la Bandera porque es el día en que
muere su creador, el General Manuel Belgrano. Pero sería injusto que a un hombre de su talla sólo se lo
recuerde por eso.
La creación de la bandera es un hecho muy importante porque marca el índice de rebeldía que tenía
Belgrano. En aquella época había una palabra prohibida: independencia, era políticamente incorrecto
hablar de ella, y don Manuel lo primero que hace es fundar dos baterías en Rosario y las llamó Libertad e
Independencia, lo que no es un tema menor. Sin embargo para crear la bandera él toma los colores
borbónicos teniendo en cuenta que se decía que seguíamos obedeciendo a Fernando VII. Rivadavia, que
era el secretario del Triunvirato que en ese entonces asumía el gobierno, montó en cólera. Le mandó una
carta fulminante donde le dice que guarde esa bandera, que no la use más, que no es momento de izar
banderas.... Belgrano primero hace como que no se entera, pero finalmente le manda una carta donde le
dice que no la va a usar más, que la va a destruir para que no queden recuerdos. Cosa que no hace porque
después, ya en la campaña al Alto Perú, la hace bendecir en Salta y en Jujuy.

Quizá el pensador más completo que tuvo la primera parte del siglo XIX en la Argentina. Sus incansables
preocupaciones abarcaron desde uno de los primeros proyectos del mundo de enseñanza estatal gratuita y
obligatoria, la educación de la mujer, hasta la reforma agraria. Infatigable ante los obstáculos encontrados a
su paso diría: “Mi ánimo se abatió, y conocí que nada se haría a favor de las provincias por unos hombres
que por sus intereses particulares posponían el bien común. Sin embargo, (…) me propuse echar las
semillas que algún día fuesen capaces de dar frutos”.

Hoy es frecuente ver que los que acceden al poder priman sus intereses particulares dejando de lado el
bienestar general. Llevan a la destrucción de un país quienes intentan el enfrentamiento de su pueblo.
¡ qué distantes estas actitudes a las que regían la vida de Manuel Belgrano!
Si sólo dejáramos que sus ideas y sus valores nos resuenen como murmullos al oído. La unión, la
constancia, el cumplimiento de nuestras obligaciones hacia nuestros hermanos y hacia nosotros mismos
caminaríamos hacia el lugar que este hombre ilustre nos marcó. La modestia y humildad rigieron su vida,
de sí mismo Belgrano dijo algo interesante: “Estoy bastante lejos de considerarme un padre de la patria;
quiero ser un buen hijo de la patria”.
Creemos que este camino puede llevarnos a profundizar nuestro sentimiento nacional y, por lo tanto, a
trabajar todos juntos por una sociedad más solidaria, respetuosa y justa para todos. Los invito colgar una
bandera en el frente de nuestras casas y a usar una escarapela, que no sólo sean símbolo de nuestro amor
a la patria y sino símbolo de nuestro compromiso de trabajo cotidiano, en la construcción de la patria que
realmente queremos y nos merecemos".