Está en la página 1de 7

Introducción

El presente trabajo es un breve análisis sobre el tema argumentación en el ámbito jurídico,


como sabes dicho tema es de gran importancia y relevancia para los licenciados en Derecho,
es preciso mencionar que gracias a este adquirimos habilidades y conocimientos para poder
llevar a cabo de manera correcta un litigio.

Los principales objetivos del presente análisis son:

Adquirir conocimiento de las técnicas asociadas con el uso argumentativo del lenguaje en
contextos jurídicos, a fin de que se esté en capacidad de determinar la mayor o menor validez
de los argumentos jurídicos.

Conocer que es argumentación jurídica, saber su utilidad, así como la elaboración correcta
de este.

De igual manera la investigación realizada para la elaboración de dicho proyecto fue de gran
utilidad para conocer y poder desarrollar ciertas habilidades que como licenciado en derecho
se deben de adquirir para poder ejercer nuestra protección de manera exitosa.

El Derecho es algo valioso, noble, estimable, imprescindible, beneficioso, y se sabe que no


le es lícito ignorarlo, porque su conocimiento le permitirá defender cualquier afectación a los
intereses de cada uno de los individuos.

“El Derecho es el conjunto de normas que imponen deberes y normas que confieren
facultades, su fin es dotar a todos los miembros de la sociedad de seguridad, certeza,
igualdad, libertad y justicia” (Pereznieto,1990, p.9).
“El Derecho es el conjunto de normas que imponen deberes y normas que confieren
facultades, su fin es dotar a todos los miembros de la sociedad de seguridad, certeza,
igualdad, libertad y justicia” (Pereznieto,1990, p.9).

El derecho es parte fundamental de la vida en sociedad de cada uno de los habitantes del
mundo, ya que esta nos ampara y ayuda para ser tratados y respetados con igualdad, respeto
ante todos no importando nuestro origen, clase social, color de piel etc.

La palabra proceso proviene del processus, de procedere, que viene de pro (para adelante) y
cere (caer, caminar), lo cual significa progreso, avance, marchar, ir adelante, ir hacia un fin
determinado.

Un argumento es una afirmación provista de razonamiento que buscan probar algo. Al


argumentar se busca exponer las razones que justifican una idea, hecho, conducta,
interpretación o significado; con la intención de que sea creíble o aceptada.

La palabra argumento puede usarse para indicar cualquier enunciado que afirma algo. El
argumento, por tanto, niega todo lo que le contradice. La expresión argumento es más o
menos sinónima de argumentación, salvo que mientras que argumentación designa también
la actividad de argumentar, argumento se refiere a la específica estructura discursiva en la
cual el argumento se presenta.

En la práctica el argumento jurídico es uno de los más frecuentes y reviste una gran
importancia en el ámbito jurisdiccional, pues con él se recurre a la jurisprudencia y a la
doctrina que son sus vertientes principales.

En este sentido la argumentación será puesta a prueba en todo momento, sin embargo, la
argumentación no implica mostrar las pruebas irrefutables de la afirmación vertida, por el
contrario se busca sólo convencer o persuadir al receptor del mensaje.
La argumentación jurídica permite llegar a conclusiones por medio de afirmaciones lógicas
que están fundamentadas en razones aceptadas desde el punto de vista jurisprudencial o del
campo de aplicación de los textos normativos. Estas afirmaciones son regularmente utilizadas
por las personas que tienen la misión de impartir justicia en el momento de tomar decisiones
jurídicas sobre hechos concretos o controversiales. Las afirmaciones vertidas por los jueces
o juristas regularmente descansan en la jurisprudencia, las disciplinas sociales, las ciencias
exactas o cualquier otra fuente de argumentación que sea susceptible de aportar elementos
para la resolución de hechos o controversias vertidas en el ámbito de la aplicación de la ley.

La argumentación es esencialmente necesaria para diversas actividades jurídicas y no


propiamente para resolver controversias de textos normativos. Es evidente que las normas
jurídicas se encuentran plasmadas mediante lenguaje comprensible para la aplicabilidad de
la ley, pero al ser dudosa, se deberá interpretar su significado y argumentar las acciones que
deben ser adecuadas para el caso en cuestión, incluso en las tareas legislativas, también en
tribunales constitucionales, pues la argumentación en consejos o coordinaciones legislativas
tiene como objeto la reflexión de las interpretaciones jurídicas en contextos sociales
existentes. Concepto de argumentación jurídica está orientado fundamentalmente a la
formulación de argumentos normativos que propicien, orden social, aplicabilidad normativa
y sistematización institucional.

Argumentación Jurídica es una rama especial de la Filosofía del Derecho que tiene que ver
con la aplicación del Derecho.

Un argumento se utiliza para demostrar o probar una proposición o para convencer a otra
persona de aquello que se afirma o se niega. La teoría de la argumentación jurídica1 se refiere
a los estudios jurídico-filosóficos que esgrimen las diversas corrientes de pensamiento
respecto al contenido de las premisas argumentativas, desde la perspectiva de los operadores
del Derecho.
Todas las personas piensan que el lenguaje representa parte esencial para que se lleve a cabo
una comunicación, el lenguaje jurídico se han presentado algunos inconvenientes ya que en
algunas ocasiones el concepto que se utiliza es erróneo o no son utilizados de la manera
correcta. El derecho trabaja con la palabra por lo que es necesario manejarla lo más claro
posible. Todo jurista debe ser gramático, puesto que el arte de hablar y escribir correctamente
es de gran relevancia para poder comunicarse de manera clara y precisa, logrando que el
receptor comprenda correctamente lo que se está hablando. El arte del jurista es hablar con
claridad y ante todo saber de qué está hablando y conocer a la perfección cada uno de los
términos que maneja el derecho, aunque en ocasiones el lenguaje del jurista es oscuro,
misterioso.

Los argumentos son entendidos como un encadenamiento de proposiciones puestas de tal


manera, que una de ellas (la conclusión) se sigue de la restante o restantes (premisas). Para
la teoría de la argumentación en cambio los argumentos son vistos no simplemente como una
cadena de proposiciones “...sino como una acción que efectuamos por medio del lenguaje.
El lenguaje, como sabemos, lo utilizamos para desarrollar funciones o usos distintos.
Mediante el lenguaje puedo informar, prescribir, expresar emociones, preguntar, aburrir,
insultar, alabar... y puedo también argumentar” (Atienza,2000, p.57)

Es necesario argumentar, en materia jurídica, porque una importante cantidad de


disposiciones normativas contenidas en los textos legales tienen una textura abierta producto
de la ambigüedad, vaguedad, lagunas, contradicciones del lenguaje jurídico o por las diversas
lecturas ideológicas permitidas por los propios textos que pueden producir diferencias
legítimas, y en consecuencia disputas. El ejercicio de la argumentación es fundamental para
el ejercicio del jurista

La argumentación jurídica es una teoría prescriptiva, que nos sólo describe el proceso de
justificación de las soluciones de los casos jurídicos, que realizan los jueces y otros
operadores jurídicos, sino que también prescribe cómo debe realizarse dicho proceso de
justificación, la argumentación jurídica es el proceso que se debe seguir para justificar
racionalmente las soluciones que se dan a los problemas de carácter jurídico.

En el proceso argumentativo se utilizan instrumentos lógicos y no lógicos. Entre los primeros,


tenemos el razonamiento silogístico, mediante el cual se demuestra la validez de una
conclusión en base a la aceptación de sus premisas; entre los segundos, tenemos los
argumentos analógicos, que permiten ir de lo particular a lo particular, sobre la base de las
comparaciones.

En el Derecho, la solución de los problemas jurídicos conclusión, se justifica mediante la


aceptación de una premisa normativa enunciado de carácter jurídico y otra fáctica enunciado
sobre los hechos del caso analizado la argumentación jurídica comprende a la interpretación
jurídica. Cuando una regla no es clara, y por lo tanto la premisa normativa del silogismo
jurídico no se encuentra determinada, su significado debe aclararse mediante el recurso a las
técnicas de interpretación aceptadas por la Doctrina.

La argumentación, contribuye a que los juristas sean más conscientes de su propio quehacer,
esto es, dentro de una faceta descriptiva de la argumentación. Así mismo, una perspectiva
prescriptiva nos lleva a concluir cómo deberían decidir los jueces en los casos difíciles.
Argumentar significa exponer las premisas, normativas o no, de una inferencia práctica, es
decir, de un razonamiento cuya conclusión es una norma. Nos dice, también, que no es
posible estudiar la argumentación jurídica aisladamente, sin ninguna atención a la razón
práctica, así como que la argumentación jurídica nos va servir para resolver conflictos de
envergadura compleja. Y en efecto, prevemos que es así. Los casos sencillos no nos van a
exigir más allá de la aplicación de la subsunción como procedimiento de resolución directa.
Conclusión

Es importante considerar que la argumentación jurídica es el proceso escrito y oral que los
juristas utilizan para persuadir a sus interlocutores respecto a sus interpretaciones de la norma
jurídica. Sin embargo no se trata sólo de convencer a los interlocutores, sino que la
argumentación debe tener una estructura capaz de ser convincente o susceptible de ser
verídica. Es indispensable tomar en cuenta la visión de la verdad como realidad
consensual, es decir un hecho verdadero está en función del consenso entre los sujetos con
los que se discuten y presentan los argumentos en cuestión.

Es importante ser claros y concretos sobre lo que explicamos y lo que plasmamos en un


documento ya que de esta manera logramos que el receptor comprenda de manera clara lo
que se esta llevando a cabo.

Es preciso que el lenguaje jurídico cumpla con ciertas características, este debe de ser preciso,
formal, claro, coherente, objetivo teniendo en cuenta estas características a la hora de
redactar y/o explicar será rápido, con mayor claridad y quien nos escuche o nos lea lo
comprenderá.
Bibliografía

Alonso García, Enrique. La interpretación de la Constitución, Centro de Estudios


Carbonell, Miguel y Salazar Pedro (coords). 2011. La reforma constitucional de derechos
humanos: un nuevo paradigma. México: IIJ-UNAM
Constitucionales, Madrid, 1984, p. 26.
Ferrer MacGregor, E., "Nota introductoria", en varios autores, Interpretación
constitucional, México, Porrúa-UNAM, 2005, p. 18.

Fix-Zamudio, Héctor, Veinticinco años de evolución de la justicia constitucional, México,


UNAM, 1968, p. 15.

La Torre, Ángel. 2003. Introducción al Derecho, Ed. Ariel, S.A., 1ra. Reimpresión,
Barcelona, España, pp. 77-79.
Madrid, España, pp. 125-128.
Pérez-Algar, Félix. 1995. La interpretación histórica de las normas jurídicas, Ed. J.M.
Bosch,
Pulido, C. B. (2015). Derechos Fundamentales. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la
UNAM, 24.