Está en la página 1de 5

Universidad Nacional autónoma de México

Facultad de Filosofía y Letras


Sistema universidad Educación abierta y
educación a distancia SUAyED-UNAM

Licenciatura en pedagogía

Sociología de Educación II

Asesor: Francisco Ernesto Ramas Arauz


Alumno: Armando H. Méndez López
Actividad integradora
Unidad 2
Grupo: 9085
Núm. de cuenta: 418038266

Página | 1
Ensayo: Problema educativo y categorías Gramsci

Lee los siguientes textos:


• Sara R.M. FINKEL "Hegemonía y educación", pp.53-61.
• Graciela HIERRO "Gramsci y la educación", pp. 63-73
• Antonio GRAMSCI "I. Pedagogía y Política", pp. 75-92
• Jesús PALACIOS "A. Gramsci: Educación y Hegemonía", pp. 93-10
Una vez que hayas recordado las categorías y propuestas centrales, escribe
un ensayo analítico sobre un problema educativo actual en México y
relaciónalo con algunas de las categorías que nos aporta Gramsci. Tu
trabajo no debe ser mayor de dos cuartillas.

Página | 2
Ensayo de un problema educativo

La educación en México ha sido y es hasta hoy, quien impulsa el desarrollo


moderno, es también el motor que empuja y mueve al país hacia el desarrollo social,
cultural, económico y productivo. Aún la educación en nuestros días ha sido
producto de políticas de estado que se encargan de producir el tipo de educando
que el estado necesita, enfrentándose a retos, problemáticas e incluso a
desigualdades. Ciertamente en toda sociedad moderna, la educación ha sido
considerada por los diversos sectores sociales (profesores, especialistas,
estudiantes, autoridades educativas y organizaciones) como la punta la lanza del
desarrollo en México.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 3º


establece que la educación impartida por el estado tenderá a desarrollar
armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él a la vez el
amor a la patria, la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y
en la justicia.

En este entendido de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos el


gobierno “siempre” ha considerado a la educación como la prioridad para el
desarrollo del país, cual se “refleja” en la asignación de recursos y sobre todo en las
“acciones” aplicadas a la educación que hagan cualitativamente a nuestro sistema
educativo y lo transforme.

La hegemonía (consenso + coerción) así esquematizada, no existe en estado puro.


En los hechos concretos cada uno de los campos aludidos son en realidad campos
de lucha social. En cada campo los agentes que luchan por establecer su
hegemonía enfrentan a fuerzas contrahegemónicas, generalmente más débiles y
desorganizadas, pero no por ello menos persistentes. Véase lo que ocurre hoy en
México con la llamada reforma educativa, con las tensiones agudas que se
observan en el campo de la política económica, de la política social, con el de los
derechos humanos, con el reclamo frente a una profunda corrupción de las
instituciones y sus titulares, con la ausencia de instituciones en múltiples espacios
de la geografía nacional y mucho más.

Página | 3
Desde luego, cada campo de lucha social es necesario distinguirlo en su
especificidad. En una era de revolución tecnológica que posee aspectos positivos,
pero también otros extremadamente negativos (así es el neoliberalismo), toda la
educación quiere ser alineada con la revolución tecnológica, aunque ello no significa
que el gobierno actual sepa cómo hacerlo, menos aun si con la misma ha provocado
un gran conflicto político-educativo.

La reforma educativa en México es una necesidad extrema porque es un país con


una bajísima formación en toda clase de saberes. Sin embargo, no puede ser una
reforma hecha exclusivamente para lo que las clases dominantes entienden como
sus necesidades. La reforma tiene que ser una negociación en la que quepan las
necesidades de las clases dominadas, o no será. Tiene que ser también un espacio
donde los trabajadores de la educación alcancen mayores satisfactores, o no será.

Para que México llegue a ser el país que se esboza no bastará con aumentar el
presupuesto económico o número de escuelas e instituciones educativas. Se
necesitan verdaderos intelectuales que practiquen y enseñen, pero ya no como
instrumentos de supremacía y dominación de los sectores dominantes y burgueses.
Los intelectuales deben sumergirse e interiorizarse de los problemas sociales y
educativos. Para que esto se concretice, hay que disolver las diferencias entre
intelectuales y masa, entre teoría y práctica. De esta manera se generaría una
cohesión sociocultural, que imperiosamente promoverá una nueva filosofía superior
de vida para México.

Página | 4
Bibliografía:

FINKEL, S.M. “Hegemonía y educación”. En Revista de ciencias de la


educación. Argentina, Ed. Axis, año 5, No. 1314, enero-septiembre de 1975, pp.
31-43 (selección de lecturas pp. 53-61

HIERRO, Graciela. “Gramsci y la educación”. En Revista de educación


superior. México, ANUIES, abril-junio de 1981, No. 38 pp. 33-55 (selección de
lecturas pp. 63-73)
Gramsci, A. “I Pedagogía y política” En La alternativa pedagógica.
Barcelona, Fontamara, 1981, pp. 45-64, 95-98 y 17-126 (selección de lecturas
pp. 75-92)
PALACIOS, J. “A. Gramsci: Educación y Hegemonía” en La cuestión escolar.
Barcelona, Laia, 1984, pp. 397-428 (selección de lecturas pp. 93-108)
https://mexico.justia.com/federales/constitucion-politica-de-los-estados-
unidos-mexicanos/titulo-primero/capitulo-i/

Página | 5