Está en la página 1de 39
 
EL SISTEMA DE LUBRICACIÓN DEL MOTOR A DIESEL
INTRODUCCION
Una superficie metálica, por esmerado que sea el pulido, está formada por rugosidades y asperezas casi microscópicas. Si en estas condiciones se hacen frotar dos superficies entre sí, y más si se aprietan enérgicamente, como ocurre en los cojinetes de las máquinas, las asperezas entran en contacto, se enganchan, desgarran y trituran, y el rozamiento desgasta rápidamente el material, absorbiendo tal cantidad de energía, con producción de calor, que la temperatura se eleva con rapidez y puede sobrevenir el agarrotamiento de las piezas móviles, por excesiva dilatación o por fundirse las rugosidades de las superficies metálicas. En la práctica, lo que se hace es reducirla al mínimo posible, y aunque no se puede anular su existencia, resulta perfectamente tolerable. Para ello se recurre al engrase o lubricación, que consiste en interponer entre las superficies metálicas una delgada película de aceite sobre la cual resbalan aquéllas. Hay todavía rozamiento con producción de calor, pero la temperatura y la fuerza absorbida no pasan de límites tolerables. La película de lubricante interpuesta, que ocupa el huelgo tolerable entre las piezas, llega a ser en esfuerzos ocasionales tan sumamente delgada como mil veces más fina que el grosor de un cabello humano. Se comprende que el lubricante será de calidad tal que resista las fuertes temperaturas del motor sin que se queme y sin que se rompa la película con las presiones de trituración de los cojinetes. Ello se consigue con los aceites minerales derivados del petróleo bruto. Cada motor está diseñado para utilizar un aceite de determinada densidad. El aceite además de lubricar las partes del rozamiento, sirve como refrigerante, tanto por el calor que se lleva al circular constantemente por el motor, como el que transmite a la circulación de agua desde la cabeza del pistón al bloque. Por último el aceite sirve para hacer estancas las juntas sellando las inevitables y necesarias holguras entre pistón, aros y cilindros, impidiendo el paso de gases de la combustión al cárter. El lubricante más empleado es el aceite mineral, de un grado de viscosidad determinado y de elevada temperatura de inflamación. Ha de resistir grandes temperaturas sin llegar a quemarse.
 
DESARROLLO
Dentro de un motor, hay muchas piezas que giran y rozan. Estas hacen un contacto directo de metal con metal, y causan una pérdida de energía y el agarrotamiento por la fricción. Los sistemas de lubricación surten de aceite a estas partes con fricción y producen una capa delgada que evita el contacto directo entre las partes metálicas. El sistema de lubricación tiene la función de: Enviar el aceite bajo presión, de filtrar, enfriar, circular y ajustar la presión del aceite. En esta sección, se verán las funciones de circulación y ajuste de la presión del aceite. En comparación con los motores de gasolina, los métodos de combustión del motor diésel son diferentes y las cargas aplicadas sobre cada parte son mayores. Por lo tanto, el aceite se ensucia fácilmente y las temperaturas son más altas, lo cual significa que, por lo general, el método de filtración es del tipo combinado, y hay un enfriador del aceite. Para motores pequeños, el método de filtración es del tipo de flujo completo y puede ser que no haya un enfriador de aceite. En el tipo combinado, como se muestra en la imagen, la circulación se da de la siguiente manera: Primero, la bomba de aceite envía el aceite en el cárter a través del colador de aceite, en donde se remueve las partículas relativamente grandes.
 
Se envía la mayor parte del aceite presurizado al enfriador de aceite, en donde se enfría. Se envía una parte al filtro de desvío, para filtrado, y luego se devuelve al cárter. Se filtra de nuevo el aceite del enfriador mediante el filtro de flujo completo, y de allí se envía a la galería de aceite en el bloque de cilindros. Desde este lugar, se distribuye cada sección de lubricación. El aceite enviado a través de los cojinetes de las muñoneras pasa por el conducto del aceite Dentro del cigüeñal para entrar en contacto con los codos del cigüeñal, lubricar los cojinetes de las bielas, y a la vez, lubricar las camisas de los cilindros y los pistones. Además, el chorro de enfriamiento del pistón,que está ubicado debajo de la parte inferior de la camisa, enfría el pistón mediante la atomización del aceite. El aceite que ha lubricado los cojinetes del árbol de levas, pasa por el conducto de aceite en el bloque de cilindros y la culata del cilindro, y entra al eje de los balancines para lubricar las superficies de contacto de los balancines, los vástagos de las válvulas y las varillas de empuje. Se utiliza el aceite que se envía al piñón de enlace de sincronización, 0para lubricar los cojinetes y los engranajes de sincronización. Se lubrica la bomba de inyección y el compresor de aire con el aceite en la galería de aceite. El aceite que circula a cada sección de lubricación se devuelve al cárter de aceite. Las partes a lubricar en un motor son: paredes del cilindro, pie de biela en su articulación al bulón o en la de éste sobre los cojinetes del émbolo, cabeza de biela sobre el codo del cigüeñal, cojinetes de cigüeñal y árbol de levas; taqués, colas y guías de válvulas; balancines, engranajes, etc.
LUBRICACIÓN POR BARBOTEO
: La bomba B, situada como casi siempre en el fondo del cárter y sumergida en la masa de aceite, eleva éste por los tubos dibujados hasta las bandejas, J, una debajo de cada biela, donde el nivel resulta constante aunque varié el de la masa del cárter. La cabeza de biela lleva la cucharilla K, de modo que con ella se asegura su engrase y al mismo tiempo salpica en todas direcciones el aceite, formándose en el
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505