Está en la página 1de 18

Diagnóstico y tratamiento de VIH a través de Tecnologías avanzadas.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es el principal contribuyente a la carga global de la enfermedad.


En 2010, el VIH fue la quinta causa de años de vida ajustados por discapacidad en personas de todas las edades
y de las principales causas para las personas de 30-44 años. Se clasifica como un miembro de la familia
Retroviridae y género Lentivirus basado en las propiedades biológicas, morfológicas, y genéticos. Infecta
diferentes células del sistema inmune, como las células T CD4 + (células T helper), células dendríticas y
macrófagos. El VIH tiene dos subtipos: VIH-1 y VIH-2. Entre estas cepas, el VIH-1 es el más virulento y patógeno.
Métodos de diagnóstico avanzados están explorando nuevas formas de tratamiento y de contribuir en la
reducción de casos de VIH. Las técnicas de diagnóstico como PCR, prueba rápida, EIA, antígeno p24, y Western
blot han mejorado notablemente el diagnóstico de VIH. La terapia antirretroviral y las vacunas son candidatos
prometedores en proporcionar regímenes terapéuticos y preventivos, respectivamente. La invención de CRISPR
/ Cas9 es un gran avance en el campo de la gestión de la enfermedad del VIH.

Palabras clave: VIH, retoviridae, lentivirus, los macrófagos, la terapia antirretroviral, CRISPR / Cas9

ANTECEDENTES:
El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se origina a partir de un mono infectado por un virus, el virus de
la inmunodeficiencia de simios (SIV), y un número de teorías se han descrito en este sentido. Muchas de las
características epidemiológicas, filogenéticos, y genómicos de VIH son similares a los de SIV, y esto apoya
firmemente la idea de la transmisión de especies cruzadas ( 1 ). El VIH es clasificado como un miembro de la
familia Retroviridae y género Lentivirus basado en las propiedades biológicas, morfológicas y genéticas ( 2 ). Los
primeros casos de VIH fueron reportados en 1981 al Centro de Control de Enfermedades, y el virus fue aislado
de pacientes con deficiencia inmune grave, más tarde denominado como Síndrome de Inmunodeficiencia
Adquirida (SIDA), en 1983 ( 3 ). Desde entonces, se están estudiando constantemente la virología del VIH y la
patogénesis de la infección. Dos tipos de VIH se han aislado y caracterizado a partir de pacientes infectados con
el virus: VIH-1 y VIH-2. Entre estas cepas, el VIH-1 es la más virulenta y patógena, y cuando la gente normalmente
habla de VIH sin necesidad de indicar el tipo de virus, se está refiriendo al VIH-1 ( 4 ). Por otro lado, el VIH-2 solo
se ve limitadamente en algunas zonas de África Central y Occidental ( 2 ). Una investigación detallada sobre la
estructura del VIH y su mecanismo de infección no sólo han permitido caracterizar y desarrollar nuevas y
eficaces vacunas y medicamentos, sino que también se han descrito nuevos enfoques para el diagnóstico del
VIH a escala de laboratorio ( 2 ).

EPIDEMIOLOGÍA:
El virus de la inmunodeficiencia humana es el principal contribuyente a la carga global de la enfermedad. En
2010, el VIH fue la quinta causa de años de vida ajustados por discapacidad en personas de todas las edades, y
la principal en personas de 30-44 años. En 2005, las muertes relacionadas con el SIDA alcanzaron su punto
máximo en 2,3 millones de personas en todo el mundo, pero se redujo a 1,6 millones en 2012. El grupo M de
VIH-1 es la principal causa de la epidemia mundial de VIH. Hay nueve subtipos filogenéticos conocidos, sub-
subtipos del Grupo M, clados (A-K) y un inter-subtipo de formas recombinantes circulantes (CRFs) entre las que
el inter-subtipo de diversidad genética es 25% para el gen env y 15% para el gen gag. Los subtipos y sub-subtipos
son el resultado de efectos fundadores en diversos períodos de tiempo en el pasado, mientras que si dos
subtipos diferentes co-infectan a un paciente da lugar a los recombinantes inter-subtipo. Estos recombinantes
se llama CRFs si tienen una propagación epidémica significativa. El subtipo B del VIH-1 predomina en Australia,
América y Europa, mientras que el subtipo C predomina en la India y África (que representa el 48% de todos los
casos de VIH-1 en 2007). En 2012, aproximadamente 35,3 millones de personas viviendo con el VIH, con la mayor
carga mundial de VIH (70,8%) en el África subsahariana ( 6 ). Sin embargo, el aumento del acceso a las terapias
antirretrovirales ha mejorado significativamente la epidemiología global de la infección por VIH. No ha habido
un aumento significativo en la prevalencia de VIH en el mundo, con 31 millones de casos notificados en 2002 a
35,3 millones de casos reportados en 2012. Esto se debe principalmente a que las personas que reciben terapias
antirretrovirales viven más que antes, mientras que la incidencia global se ha reducido en aproximadamente 1
millón de 2002-2012 ( 7 ). De acuerdo con el informe de la encuesta ONUSIDA (2015), mundialmente, unos 36,7
millones de personas padecían la infección por VIH y entre ellos se registraron aproximadamente 2,1 millones
de nuevas infecciones por VIH ( 8 ).

VIH TROPISMO:
El virus de la inmunodeficiencia humana infecta a diferentes células del sistema inmune, como las células T CD4+
(células T helper), célula dendríticas y macrófagos. Sin embargo, los linfocitos T CD4+ son el principal objetivo
del VIH y después de la infección, estas células son utilizadas como huésped por el VIH para hacer copias e
infectar otras células del cuerpo. Esto conduce al colapso del sistema inmune, ya que disminuye el número de
células CD4+ en el cuerpo. Esta disminución de linfocitos T CD4+ indica el desarrollo del VIH a SIDA. Los
receptores de quimiocinas CCR5 y CXCR4 son comúnmente utilizados por estos virus para lograr entrar en las
células T helper. Sin embargo, en algunas células como los astrocitos y células epiteliales renales, la infección de
VIH CD4 se produce de manera independiente y la patogénesis posterior depende de la expresión de genes
HIVV. La replicación del virus está promovida o restringida a tipos específicos de células, debido a la interacción
de varias proteínas del huésped con las proteínas o el ADN del VIH.

ORGANIZACIÓN DEL VIH Y ESTRUCTURA DEL GENOMA:


Los viriones maduros del VIH son unas estructuras esféricas de 100-120 nm de diámetro y consisten en una
membrana de bicapa lipídica que encierra una nucleocáspide densa en forma de cono truncado (núcleo). El
núcleo contiene 2 moléculas de ARN lineales monocatenarias de sentido positivo con 9,8 kb de largo, moléculas
para iniciar la síntesis de ADNc, ARNt celular, poliproteína de Gag, proteína de envoltura viral (Env) y 3 enzimas:
transcriptasa reversa (RT), proteasa viral (PR) e integrasa (IN), además de algunos otros factores celulares. El
genoma del VIH contiene genes accesorios y reguladores flanqueados por repeticiones terminales largas (LTR).
El genoma viral tiene un total de 9 genes que se pueden dividir en 3 grupos funcionales: genes estructurales
(Gag, Pol y Env), genes reguladores (Tat y Rev) y genes accesorios (Vpu, Vpr, Vif y Nef). El gen Gag codifica la
proteína central (del núcleo), el gen Pol codifica para RT, proteasa, integrasa y códigos de genes Env para la
proteína Envelope (gp160). Las proteínas reguladoras Tat y Rev funcionan como proteínas de unión a ARN.
Además de la unión al ARN, las proteínas Tat también actúan como activadores de la transcripción asegurando
que se formen genomas completos del VIH. La proteína Rev también ayuda a cambiar la expresión génica del
VIH desde la fase temprana a la tardía (3). Por otro lado, las proteínas accesorias son multifuncionales. El factor
Nef o negativo está involucrado en la activación de células T, la regulación a la baja del complejo de
histocompatibilidad principal existente (MHC) I y CD4 en la superficie celular por desgranulación en lisosomas y
también estimulan la infectividad del virión. Vpr actúa como un factor de transporte nucleo-citoplásmico que
permite que el VIH infecte células que no se dividen. Vpu mejora/aumenta la liberación de viriones a través del
desarrollo de un canal iónico y también modula negativamente la expresión de CD4 a través de la degradación
mediada por ubiquitina. La replicación de VIH en los linfocitos, monocitos y macrófagos está regulada por Vif (
3 ). La envoltura del virión contiene las proteínas transmembrana, gp120 y gp41, que se proyectan hacia fuera
desde el virión en forma de espigas (hasta 72 en número). Al ser una proteína altamente inmunogénica, gp120,
que se une al receptor CD4, es un objetivo adecuado para la mayoría de anticuerpos del huésped. La mayoría
de estos anticuerpos específicos de la cepa bloquean la interacción de receptores de CD4 con la proteína gp120
mediante la unión a estos receptores. La matriz se extiende por debajo de la bicapa lipídica consta de proteína
Gag 17 (producto de escisión viral de la proteína gag). El núcleo o cápside contiene una cubierta de proteína p24
(producto de gen gag), y una tercera proteína Gag p7( 1 ).

CICLO DE VIDA DEL VIH:


Los pasos de entrada viral del virus de inmunodeficiencia humana se dividen básicamente en 3: (1) Unión, (2)
Activación y (3) Fusión. Los principales receptores y correceptores VIH-1 y VIH-2 son CD4 y CCR5, CXCR4,
respectivamente. El ciclo comienza con el reconocimiento del complejo trimérico con envoltura de VIH, gp120
y gp41 con el receptor CD4 (glicoproteína monomérica de 58 kDa) co-receptor principal de la molécula MHC de
clase II, en la superficie celular (2, 10). Tras la unión de CD4 con gp120, se produce un cambio conformacional
que da como resultado la exposición del dominio gp120 donde se unen los correceptores de quimioquinas CCR5.
Hasta el momento, 17 ligandos del receptor de quimioquinas se identifican en este proceso (2). Tras la unión
doble de gp120, se forma un complejo de unión estable que permite al lado N-terminal de la penetración del
péptido gp120 en la membrana plasmática. En la proteína gp41, las secuencias de HR1 y HR2 actúan juntas y
forman una estructura en horquilla de gp41, que causa la fusión de la membrana viral y celular (10). Después
de que el núcleo viral de fusión se libera en el citoplasma, la falta de recubrimiento de la cápside viral se produce
a través de los factores proteicos del virus MA, Nef y Vif (1). Mediante RT ribonucleasa viral, el ARN viral del
sitio H se transcribe en el ADN a partir del sitio de unión del cebador. Una vez completada la transcripción, la
ribonucleasa H rompe el híbrido dsRNA \ DNA y el sitio activo de polimerización RT se convierte en dsDNA. La
presencia de la proteína POBE3G significa mucho con referencia a la fidelidad de la transcripción inversa (2). El
estado proviral se obtiene mediante la integración de este dsDNA en el genoma de la célula huésped mediante
la enzima integrasa. La proteína integrasa produce extremos pegajosos en el extremo 3 'de cada cadena de ADN.
Ahora el ADN viral modificado se exporta al núcleo a través del poro nuclear, dirigido por virus Vpr, y la función
de integración se logra mediante esta integrasa (10). Para que se exprese el genoma viral, el sitio de integración
del genoma del huésped debe estar en estado activo (2, 12). Ahora, en el estado provirus, el ADN viral puede
permanecer durante varios años en el genoma del huésped y al recibir la señal de activación expresa el ARNm
usando la enzima polimerasa del hospedador (4). Las células T infectadas de manera latente, los macrófagos,
los monocitos y las células microgliales son reservorios principales del genoma del VIH. En el estado de la célula
activa, la transcripción del genoma del VIH comienza debido a la ARN polimerasa II del huésped y a otros factores
de transcripción al unirse con los LTR víricos. Después de la transcripción, la traducción dio como resultado la
cantidad basal de proteínas (Tat, Rev y Nef). En la producción adecuada de Tat, la transcripción adicional se
controla mediante la unión de Tat con elementos TAR en LTR y otros activadores celulares transcripcionales
(10). En etapas tempranas, el ARNm multiplicado por empalme produce Rev, Tat y Nef. Al alcanzar una cantidad
adecuada de Rev, se producen ARNm no cortados y más largos, referidos a polisomas, lo que da como resultado
la producción de otras proteínas virales y ARN genómico. En el RNA RRE no empalmado, los elementos de Rev
Response están presentes donde Rev se une y causa el transporte seguro, sin empalmar, al citoplasma celular
para la traducción (1). REV también causa la expresión de proteínas enzimáticas y estructurales y la inhibición
de las proteínas reguladoras por lo que desempeñan un papel en la producción de virión maduro. En el
citoplasma, el gen ENV se traduce en gp160 glicosilado en ER, dando como resultado gp120 maduro y gp140
por la proteasa del VIH-1 (2). Durante la traducción, el desplazamiento del marco del ribosoma-1 dio como
resultado proteínas gag pol que incluyen PR, RT e IN. El núcleo de los viriones maduros está formado por las
proteínas del gen gag y pol. A partir de grandes precursores de 160 kDa las proteínas gag y pol se forman
escindidas por proteasas virales en productos finales p24, p9, p7, p17 gag y productos pol. Esta escisión es
necesaria para las partículas virales infecciosas de las proteínas ENV, que después de la traslación se mueven
hacia la membrana y se insertan en ella. Las poliproteínas Gag y gag-pol también se mueven hacia la membrana
celular y comenzaron a ensamblarse mediadas por la poliproteína Gag. El ARN genómico de tamaño completo,
el tRNAlys3primer celular, las enzimas y todos los compuestos celulares se unen al núcleo viral inmaduro (10).
El florecimiento del virus inmaduro tiene lugar a través de la membrana plasmática. Es necesario tener un menor
número de moléculas de CD4 en la superficie de la célula cuando se produce el ensamblaje del virus y la
gemación. Nef, ENV y Vpu están involucrados en este proceso. Nef en etapas tempranas media en la endocitosis
y la mortificación de las moléculas MHC de clase I y II. En etapas posteriores, Npu induce la degradación de las
moléculas de CD4. Durante la gemación, tiene lugar la activación de la proteína proteasa que escinde
autocatalíticamente Gag y Gag-pol poliproteína como resultado proteínas estructurales y enzimas virales. Las
interacciones adicionales de las proteínas individuales con la cápside, la proteína nucleocápside dieron como
resultado la nucleocápside cónica y la MA permanecen asociadas a la envuelta viral (10).

PAPEL DE ANTÍGENO LEUCOCITARIO HUMANO (HLA) Y RECEPTOR DE KILLER IMMUNOGLOBULIN-LIKE (KIR); POLIMORFISMO EN
HIV, SUSCEPTIBILIDAD Y PROGRESIÓN DE LA ENERMEDAD:
La genética del virus huésped y los factores ambientales juegan un papel importante en la susceptibilidad y la
progresión a la enfermedad, así como en los resultados del tratamiento (12). El sistema inmunitario de los
humanos ha desarrollado una amplia gama de métodos para reconocer y destruir diversos patógenos
microbianos (13). Estudios de asociación de genoma completo (GWAS) han demostrado significativamente que
HLA clase I HLA-A, B y C, codificada por genes dentro del MHC humano en el cromosoma 6, juegan un papel
clave en el reconocimiento microbiano y la defensa del huésped, y por lo tanto es el factor genético huésped
más importante en el control del VIH (14). La función principal de HLA-A, B y C es la presentación de antígenos
tanto del huésped como del exterior en la superficie de las células infestadas de virus. Esto señala a las células
asesinas naturales (NK) y las células T CD8 + específicas de antígeno de inmunidad innata y adaptativa,
respectivamente, que destruyen las células infectadas por el virus (13, 15). La regulación de la actividad de las
células NK también está determinada por la interacción de las moléculas HLA de clase I con KIR, ya que las
moléculas HLA de clase I actúan como ligando para KIR (16). La diversidad extrema de los loci KIR y HLA tiene un
impacto diferencial en la patogénesis del VIH en las personas. Los antígenos leucocíticos humanos de clase I
muestran un polimorfismo extremo, que codifica miles de alelos, con la máxima variabilidad que se muestra en
el surco de unión al péptido. Estas variantes alélicas en las moléculas de HLA influyen en la afinidad y
especificidad de la unión de péptidos y el reconocimiento de antígenos por linfocitos T citotóxicos (CTL) (17).
Entre los loci de clase I, los alelos HLA-B son los más polimórficos y tienen una gran influencia en el recuento de
linfocitos T CD4 +, el punto de ajuste viral y, por lo tanto, en la tasa de progresión al SIDA (18). Los estudios de
asociación de genoma completo han revelado que un polimorfismo de nucleótido único (SNP) en el gen HCP5,
que está en desequilibrio de ligamiento con HLA-B * 5701 en caucásicos; una variante intrónica en el gen HLA-
B unida a HLA-B * 5703 en afroamericanos; y dos variantes de 35 kb cadena arriba en el locus HLA-C se
encuentran entre las variantes alélicas más importantes en la patogénesis del VIH (14, 19). Sin embargo, HLA-B
* 57 y sus alelos relacionados son de importancia principal en términos de su efecto sobre el VIH, ya que tiene
una influencia protectora tanto en términos de control de la carga viral como de inicio lento de la enfermedad
(20). Otros alelos HLA-B que se asocian con la protección contra el VIH incluyen HLA-B * 58, HLA-B * 51 HLA-B *
27, mientras que HLA-B * 35 y HLA-B * 53 se asocian con una mayor susceptibilidad a la infección por VIH (13 ,
14, 17). Algunos alelos del locus HLA-B se asocian con una respuesta pobre de CTL, viremia alta y progresión
rápida al SIDA en caucásicos y poblaciones afroamericanas infectadas con VIH-1 subtipo-B. El supertipo HLA-B7
es el más predominante a este respecto (16, 18). Entre los alelos HLA-A, los alelos A * 23 y A * 24 están
relacionados con la progresión rápida de la enfermedad, mientras que los alelos protectores HLA-A incluyen
A25, A26, A68, A23 y A32 (17). Otro factor asociado con un aumento de las enfermedades infecciosas y la
progresión del SIDA es la homocigosidad HLA de clase I en uno o más loci, ya que esto puede disminuir el número
de epítopes virales que podrían ser afectados por los CTL (17). Además, el individuo que muestra más variación
o heterocigosidad en el locus HLA tiene una ventaja selectiva contra el agente infeccioso VIH y, por lo tanto, un
retraso en la aparición del SIDA (18). Esto se atribuye a la mayor diversidad de péptidos virales presentados a
los linfocitos T en estos pacientes (12, 16). Otro estudio revela que un polimorfismo funcional que da como
resultado la eliminación de un receptor de quimioquinas CCR5, un cofactor clave, se asocia con la protección
contra la infección por VIH en homocigotos y la progresión más lenta de la enfermedad en heterocigotos (21).
Los alelos B de antígenos leucocitarios humanos presentan dos tipos principales de motivos, Bw4 y Bw6. Flores-
Villanueva y sus colegas demostraron que la homocigosidad Bw4 se asoció con la protección contra la viremia
por VIH-1 y el SIDA (22). Estos motivos Bw4 también funcionan como ligandos KIR, que se pueden utilizar para
interpretar el papel de las células NK en la restricción de la replicación viral, retrasando así la aparición de la
enfermedad en seroconvertidores de VIH y no progresores a largo plazo (16, 17). La fuerte relación sinérgica
entre los loci HLA de clase I y KIR juega un papel importante en la regulación de la actividad de las células NK en
la patogénesis del VIH. Las señales inhibitorias y de activación de KIR median la actividad de las células NK, y se
ha encontrado que un alotipo KIR activador, KIR3DS1 en combinación con el grupo HLA-Bw4 muestra una
interacción epistática y se asocia con retraso en la progresión a la enfermedad (23). Además, el alelo HLA-B no
es protector si KIR3DS1 está ausente, y por el contrario, KIR3DS1 está relacionado con el rápido desarrollo del
SIDA si los alelos HLA-B particulares están ausentes. Por lo tanto, se ha observado que el genotipo HLA-B / KIR
mejora la activación de las células NK, ayuda a contener la carga viral en las primeras etapas de la infección y
más tarde al reducir el riesgo de infecciones oportunistas (pero no las relacionadas con el VIH) ( 21).

SNP ASOCIADOS CON EL VIH:


Después de 25 años de esfuerzos para combatir los efectos mortales del SIDA, no hay una cura o vacuna
definitiva disponible. El descubrimiento innovador de medicamentos y vacunas necesita una mayor
comprensión de todos los factores genéticos, especialmente aquellos que pueden tener un impacto en la
entrada del virus (24). Muchas enfermedades (infecciosas e inflamatorias) a menudo han mostrado una fuerte
asociación con el MHC (MHC genético); sin embargo, la base de estas asociaciones sigue siendo evasiva (25, 26).
Muchos estudios han sugerido que varios factores genéticos tienen relación con la progresión de la infección
por virus (VIH), el control espontáneo y compartido de la carga viral del VIH y el VHC y la sobrerrepresentación
de muchos antígenos HLA, como HLA-B57 (26, 27). La mutación por deleción CCR5Δ32 es el polimorfismo
genético más estudiado que se asocia con la progresión retrasada de la enfermedad por VIH-1. Al ser una
mutación ampliamente estudiada, ha contribuido al desarrollo de inhibidores de CCR5 [una nueva clase de
terapia antirretroviral (TAR)] (28-30). Otros factores genéticos que retrasan la progresión de la enfermedad del
VIH incluyen HLA-B27 (31, 32) y HLA-B57 (33). Entre cinco SNP no sinónimos en receptor CD4 (receptor primario
de VIH-1), C868T (rs28919570) SNP es un cambio de sustitución de aminoácido triptófano a arginina en el tercer
dominio de CD4 (34). Según otro estudio realizado en una cohorte de mujeres posparto en Kenya, se concluye
que las madres con el alelo 868T no muestran asociación con el aumento de la progresión de la enfermedad por
VIH-1 (35). Sin embargo, cuando se equilibró el alelo CD4 868T basal, se observó una progresión tardía de la
enfermedad por VIH-1. Para comprender este mecanismo de protección, son necesarios amplios estudios al
respecto (36). Otro SNP cerca del gen IL28B codifica el interferón λ3 (IFN-λ3) que se encuentra asociado con la
eliminación espontánea del VHC (37) y la respuesta virológica sostenida después del tratamiento con VHC (38).
En estudios previos de todo el genoma, la asociación de IL28B SNP con el control del VIH no se ha discutido. La
razón detrás de su fuerte desequilibrio de ligamiento con otros SNP estadísticamente analizados muestra la
pérdida de asociación con el control viral (27). De acuerdo con investigaciones previas, los alelos protectores no
están relacionados con el control espontáneo del VIH en individuos afroamericanos, pero recientemente, un
estudio sugirió que el genotipo IL28B CC está independientemente relacionado con el control espontáneo del
VIH en individuos blancos estadounidenses (39, 40). La asociación entre el SNP IL28B rs12979860 y el control
espontáneo del VIH podría explicarse debido a la actividad antiviral del IFN-λ contra el VIH y otros virus. Sin
embargo, el mecanismo adecuado de IL28B SNP influye en la producción y actividad de IFN-λ aún necesita más
investigación (41). Una serie de estudios sugirió que el sistema inmune innato imparte un papel vital en la
vulnerabilidad a la infección por VIH y la progresión de la enfermedad (42). Por lo tanto, tomando 94 personas
con VIH / SIDA, se secuencian 23 genes del sistema inmune innato usando la plataforma de secuenciación de
siguiente generación Ion Torrent. Los SNP resultantes asociados con la carga viral se informan en los siguientes
genes; IL15RA (rs2229135; chr10: 5995052), TLR7 (rs179008; chrX: 12903659), TRIM5 (rs11601507; chr11:
5701074), KIR2DL1 (rs77397437; chr19: 55286864) y KIR2DL3 (chr19: 55251049). Se ha encontrado que dos SNP
OAS2 (rs2072137; chr12: 113440921) y OAS3 (chr12: 113376388) están relacionados con la progresión de la
infección por VIH (Tabla 1). Confirmaciones adicionales de todos estos hallazgos podrían ser un objetivo
terapéutico importante para comprender la patogénesis de la enfermedad y para el diseño de la vacuna (43).

DAGNÓSTICO:
Después del inicio del VIH en la década de 1980, sus pruebas de diagnóstico han entrado en el camino. Las
técnicas actuales de detección de anticuerpos contra el VIH son muy sensibles ya que pueden detectar
anticuerpos contra el VIH dentro o después de 1 o 2 semanas de infección por VIH. Pruebas de confirmación
adicionales también están disponibles para la precisión de los resultados. Muchos laboratorios de diagnóstico
tienen un complejo algoritmo de prueba para la detección precisa y la precisión de los resultados (51-53). El
diagnóstico precoz del VIH salva a una persona en muchos aspectos. En primer lugar, evade la transmisión
adicional del VIH y, en segundo lugar, hace que el paciente ingrese al TAR. Debido a las recomendaciones
actualizadas y los avances tecnológicos, el reconocimiento y el diagnóstico del VIH se hicieron posibles en
etapas tempranas que en etapas posteriores. Durante las últimas etapas de la infección, la mayoría de los
pacientes tienen síntomas asociados con el SIDA o inmunodeficientes con un conteo de células T CD4 de
menos de 200 / μl (54, 55). El VIH se diagnostica de muchas maneras (Tabla 2) mediante la detección de
anticuerpos en el suero o plasma del paciente que representan la presencia de ácido nucleico viral por
reacción en cadena de la PCR, antígeno p24 o virus en aumento en cultivo celular. La prueba de anticuerpos
más comúnmente se usa para la detección de la infección por VIH.
La seroconversión puede detectarse utilizando inmunoensayo enzimático altamente sensible en las 2-3
semanas posteriores a la infección en la mayoría de los casos. Pero para un pequeño número de casos, todavía
estamos en período de ventana. La proteína antigénica P24 del virus puede hacerse visible o detectable antes
de la detección de anticuerpos. Por lo tanto, el diagnóstico adecuado depende del uso de pruebas precisas por
parte de los laboratorios junto con la disponibilidad de la historia clínica del paciente, incluidos los síntomas de
alto riesgo asociados con la enfermedad por seroconversión (51). Los resultados reactivos se pueden
confirmar mediante el uso de enfoques de ensayo alternativos. Las pruebas de cuarta generación que son
altamente sensibles pueden usarse para la confirmación y detección tanto del antígeno p24 como de los
anticuerpos del VIH. Actualmente, muchos enfoques están disponibles comercialmente para el diagnóstico del
VIH y todos se basan en el mismo principio de los complejos antígeno-anticuerpo (55). Las pruebas positivas
de EIA deben confirmarse con otro ensayo y los resultados deben ser repetitivos para todos los laboratorios
(51). Basado en ELISA, se han realizado muchos avances tecnológicos. Se encuentran disponibles pruebas
modernas altamente automatizadas y eficientes que pueden generar resultados en menos de 1 h. En tales
sistemas, los complejos virales antígeno-anticuerpo se fijan con micropartículas presentes en soporte sólido.
Este método se denomina inmunoensayo enzimático de micropartículas (55). Western blot es otro inmunoblot
de alta sensibilidad utilizado como prueba confirmatoria. Algunos laboratorios utilizan la prueba de
radioinmunopreceptacion como prueba confirmatoria. En dicho ensayo, la proteína viral radiomarcada se
cumple con anticuerpos en el suero del paciente. Donde la prueba de anticuerpos es insuficiente, la prueba de
PCR de ADN se realiza para verificar la integración del genoma viral en el genoma del huésped. Se realiza
principalmente en niños de madres VIH + ve después de los 15 meses de edad. También se realiza en
pacientes con infección por VIH avanzada pero que no aparece con sus síntomas. Además de todo esto,
también están disponibles la PCR cualitativa (carga viral) y la cuantitativa que ayudan al inicio de la terapia
farmacológica y su control. Las pruebas de detección altamente + ve que dan resultados de Western blot
inusuales o intermedios se reconfirman luego en una transferencia específica de VIH-2 (51).

PRUEBA RÁPIDA:
Como parte de la prueba de cribado, la prueba rápida que da resultados reactivos se confirma por Western blot.
La prueba rápida es un ensayo rápido y fácil desprovisto de cualquier equipo complejo. Por esa razón, se
denomina prueba de "punto de atención". La sangre capilar además del plasma y el suero se puede usar como
muestra. En muchos otros casos, se puede usar secreción oral o de orina. Sin embargo, las pruebas rápidas son
menos sensibles que otros tipos de prueba (56-59) pero dan resultados en 15-30 min. Comúnmente, los métodos
inmunocromatográficos son la base de la prueba rápida. Las técnicas de aglutinación de partículas y de
inmunofiltración se pueden usar como fondo de la prueba rápida (60, 61). Las pruebas rápidas de hoy / en estos
días están en uso solo para detectar anticuerpos del VIH y no antígeno viral p24 (prueba de VIH de tercera
generación). Aún la infección primaria por VIH enfrenta deficiencias en este sentido. Un tercio de la infección
viral aguda arroja resultados falsos negativos. La prueba rápida proporciona la ruta inicial para continuar. Los
resultados se confirman con la prueba estándar de VIH en laboratorio. En situaciones de emergencia, las pruebas
rápidas son de primera prioridad para su uso. En el momento del parto en mujeres embarazadas, la prueba
rápida demostró ser un método más rápido para el diagnóstico de infección por VIH. En países que tienen un
transporte deficiente, la prueba rápida se considera el mejor enfoque (55, 62).

VENTANA DE DIAGNÓSTICO:
El período de tiempo entre la exposición al VIH y el punto donde se identifican los marcadores bioquímicos
medibles como anticuerpos, genoma viral y antígeno (p24). Los anticuerpos del VIH comienzan a producir dentro
de las 2 semanas de la transmisión del virus. El patrón siguiente se observa en muchos casos.
El antígeno P24 se identifica 5 días antes de la seroconversión. Por lo tanto, las pruebas de cuarta generación
reducen la brecha de diagnóstico mediante la detección simultánea de anticuerpos virales y antígeno p24. Pero,
el ARN viral es el primer marcador que se puede detectar 7 días antes de la producción del antígeno p24. En la
mayoría de los casos, el ARN del VIH puede detectarse en la segunda semana de exposición viral (55).

EIA PARA VIH:


Desde la década de 1980, después del inicio de las pruebas del VIH, la EIA se volvió más sensible y automatizada
para el diagnóstico del VIH. Fructíferamente, se ha acortado el período de ventana, pero desafortunadamente
dio lugar a resultados positivos falsos en la mayoría de los casos. Por lo tanto, debe ser confirmado por varios
tipos de pruebas de confirmación generalmente Western blot. Los laboratorios pueden seleccionar la primera
prueba con un segundo ensayo de EIA. Las muestras que dan resultados positivos en el primer ensayo y los
resultados negativos en el segundo ensayo se confirman adicionalmente mediante pruebas confirmatorias en
pacientes con alto riesgo o síntomas (52).

ANTÍGENO P24:
Esta prueba se basa en la prueba de EIA y el antígeno p24 se detecta utilizando anticuerpos. Los resultados
positivos son confirmados por la prueba de neutralización. A veces, el antígeno p24 se detecta antes de la
detección de anticuerpos en infecciones de VIH recientemente informadas en individuos. La utilidad del antígeno
p24 se hizo evidente por su uso cuando el paciente es muy sintomático, pero la prueba EIA es negativa o positiva,
pero la transferencia Western es positiva. Las pruebas de anticuerpos de seguimiento se realizan cuando la
prueba de p24 del paciente es positiva, pero la prueba de anticuerpos es negativa. La prueba de seguimiento
será positiva en unas pocas semanas después de la primera prueba de detección en pacientes seroconvertidos.
El antígeno P24 no es detectable en todos los pacientes con seroconversión, por lo que no se encuentra de
manera infalible en pacientes con anticuerpos VIH positivos (51).

WESTERN BLOT:
Western Blot es un tipo de inmunoblot realizado para la caracterización de cada proteína viral. Una membrana
/ tira de nitrocelulosa acomoda cada proteína viral dispuesta de acuerdo con su peso molecular después de
realizar la electroforesis en gel de poliacrilamida. El suero del paciente tratado con esta tira de nitrocelulosa
produjo una banda de color debido a la reacción del anticuerpo del suero del paciente con el antígeno viral
específico. La banda de color se observa debido a la presencia de conjugados IgG antihumano marcados con
fosfatos alcalinos y solución de desarrollo de color. Los colores se detectan, y los resultados se evalúan por
número de cualquier tipo de bandas y las pautas dadas por el fabricante. La muestra del paciente debe al menos
reaccionar positivamente con una banda central y con una banda envolvente para ser declarada como positiva.
Las muestras que tienen bandas que no se ajustan a los criterios de positividad se colocan en Western blot
indeterminado. Por lo tanto, se deben solicitar más muestras de seguimiento, comúnmente tomadas después
de 2-3 semanas de la muestra inicial (51, 63, 64).

PCR CUALITATIVA:
La amplificación del ácido nucleico viral para detectar la infección por VIH se realiza por PCR (reacción en cadena
de la polimerasa). Alta sensibilidad y especificidad de selecciones de PCR y elija una cantidad muy pequeña de
partículas virales. Los recién nacidos de madres infectadas con VIH portan anticuerpos contra el VIH hasta los
15 meses de edad. Por lo tanto, la prueba de anticuerpos del VIH no es confiable; por lo tanto, la detección debe
proceder a través de PCR. Teniendo en cuenta la especificidad de los cebadores, la evaluación de los resultados
del VIH debe declararse con precaución, ya que la madre podría verse afectada por VIH-2 o no B-VIH. La PCR
ayuda a resolver resultados indeterminados de Western Blot y la detección de VIH en personas
inmunocomprometidas (51, 65).

PCR CUANTITATIVA DE ARN Y GENOTIPADO:


Antes y después de la terapia antirretroviral, se lleva a cabo una PCR de ARN para monitorizar pacientes VIH
positivos. En combinación con el recuento de CD4, se realiza una PCR de ARN para decidir cuándo debe comenzar
la terapia contra el VIH en los aspectos clínicos. El genotipado es útil para evaluar la resistencia a los
medicamentos en pacientes bajo el proceso de terapia y para ayudar al médico a determinar la combinación de
terapia farmacológica. La PCR cuantitativa no debe tomarse como prueba diagnóstica debido a muchos
resultados falsos positivos y negativos en dicha situación (51, 66, 67).

VACUNA PREVENTIVA DE VIH-1


INDUCCIÓN DE ANTIICUERPOS NEUTRALIZANTES:
El objetivo principal de la investigación temprana de vacunas fue el desarrollo de vacunas contra el VIH-1 que
son capaces de producir anticuerpos neutralizantes. La eficiencia y la seguridad de diferentes vacunas, como
gp120, gp160, partes de gp160 y péptidos de gp160 se probaron mediante la realización de una gran cantidad
de estudios e investigaciones. Estas vacunas produjeron anticuerpos específicos contra la cepa del VIH-1 in vitro,
pero no pudieron producir anticuerpos ampliamente neutralizantes en las variantes del VIH-1 derivadas de los
pacientes (68). En dos ensayos de Fase III se probaron dos vacunas basadas en gp120 en voluntarios sanos.
Aunque el gp120 estimuló la producción de anticuerpos, pero la tasa de infección nueva no disminuyó. Estos
estudios también indican que la actividad biológica de la molécula de la cubierta gp160 es difícil de bloquear por
los anticuerpos. Los epítopos funcionalmente importantes presentes en los surcos de las moléculas de gp120,
también cubiertos por escudos de glicanos y bucles de secuencias variables, no están expuestos antes de la
unión de gp120 al receptor CD4. Por lo tanto, la unión de gp120 a la molécula de CD4 es difícil de bloquear por
anticuerpos (69). Se produce un cambio conformacional del bucle V3 debido a la unión del trímero de gp120 a
CD4 que expone un sitio de unión al correceptor de alta afinidad conservado en la molécula gp120, y la unión
del correceptor da como resultado la fusión del virus con el huésped membrana celular. Para neutralizar este
proceso, se requieren anticuerpos contra el bucle V3 en alta concentración. A pesar de esto, el sitio de
interacción V3 loop-co-receptor también está protegido por el trímero gp120 que evita su neutralización por
anticuerpos (70). Varios factores contribuyen a limitar la producción de anticuerpos ampliamente neutralizantes
(bNAbs), como la glicosilación Env extensa (71), la rápida evolución de las proteínas Env del VIH-1 (72), el
enmascaramiento conformacional (69) y la escasez de factores críticos Epítopes Env (69). Haynes y McMichael
realizaron un estudio en el que hipotetizaron que una respuesta humoral robusta contra el VIH está restringida
debido a la imitación de epítopos de VIH-1 neutralizantes con proteínas del huésped. Este fenómeno conduce a
la inactivación de las células B respondedoras por tolerancia inmunológica (73). Se identificaron dos proteínas
humanas, kynureninasa (KYNU) y la subunidad 3 del factor de empalme 3b (SF3B3), a través de dos bNAbs de
unión a MPER (2F5 y 4E10), que muestran mimetismo con los epítopos 2F5 y 4E10 HIV-1 (74). Los experimentos
en ratones knock-in, que expresan los reordenamientos 2H5 o 4E10 VHDJH y VLJL, que tienen un desarrollo de
células B comprometido indican que la generación de bNAb a los epítopos 2F5 y 4E10 está bloqueada por la
tolerancia inmune. Además, se identificaron diferentes epítopos de huésped por bNAb de HIV-1 (75-77). La
ubiquin-proteína ligasa humana 3A (UBE3A) es un ejemplo de estos epítopos que fue reconocido por grupos no
relacionados de CD4bs bNAbs. Todos estos hallazgos destacan que la tolerancia inmunológica instigada por el
mimetismo del huésped también es un factor importante para limitar la inmunidad humoral contra el VIH-1 (78).
Entre los pacientes infectados por VIH-1, solo el 30% produce anticuerpos neutralizantes dentro de los 2-3 años
posteriores a la infección. La molécula de gp120 muestra una alta variabilidad de secuencia mediante la
formación de mutantes de escape rápidos que conducen al escape del VIH-1 de los anticuerpos, por lo que la
mayoría de los pacientes desarrollan anticuerpos que identifican su propia cepa de VIH-1. Por lo tanto, solo un
pequeño número de pacientes produce anticuerpos neutralizantes de reacción cruzada altamente eficaces
(bnAbs) (79). La inmunización genética pasiva, que implica la transferencia de genes que codifican anticuerpos
neutralizantes altamente activos o adhesivos inmunes similares a anticuerpos, ofrece un nuevo enfoque que se
ganó la atención en todo el mundo. La transferencia de genes de anticuerpos neutralizantes a través del vector
de virus adenoasociado recombinante (AAV) en monos rhesus proporcionó protección contra la infección por
VIH-1, mientras que la protección también podría lograrse mediante la transferencia de genes de anticuerpos
neutralizantes a través de un nuevo vector autoamplificador de AAV en un ratón humanizado modelo (80).
Recientemente, se realizó un estudio para examinar la actividad antiviral y la seguridad del anticuerpo 3BNC117
en humanos. Este anticuerpo es un potente anticuerpo de sitio de unión a CD4 clonado a partir de un controlador
virémico. La mezcla de 3BNC117 en aproximadamente 30 mg / kg dio como resultado la reducción de la carga
viral en 0,8-2,5 log copias / ml en pacientes con viremia infectada con VIH-1. A pesar del desarrollo de resistencia
en pocos pacientes, el enfoque de la transferencia pasiva de anticuerpos podría ser adecuado para la curación
de pacientes con VIH + así como también para la prevención de la transmisión entre madres y niños (81).

INDUCCIÓN DE CÉLULAS T ESPECÍFICAS DE VIH-1:


El enfoque del desarrollo de la vacuna se dirige hacia las vacunas que tienen la capacidad de estimular respuestas
de células T específicas del VIH-1 debido a las dificultades enfrentadas en la generación de respuestas de
anticuerpos neutralizantes. Las células T citotóxicas (CTL) son importantes para controlar el VIH-1 en humanos
y reconocer solo las células previamente infectadas. Los estudios han demostrado que los CTL específicos del
VIH-1 tienen el potencial de inhibir la infección del VIH-1 en curso mediante la supresión de los pequeños focos
de infección viral. Pero, si esta vacuna no previene la infección del huésped, todavía tiene la capacidad de
disminuir el nivel de viremia después de la infección (82). El punto de ajuste viral se define como la carga viral
de 4 meses después de la infección. Una vacuna que reduce la consigna viral en medio log proporciona un
beneficio clínico, porque la infectividad de los pacientes se reduce con la reducción en el nivel de viremia (83).
Una buena vacuna debería comprender epítopos CTL altamente conservados para los alelos HLA individuales
con el fin de desarrollar una respuesta CTL efectiva. Mediante la formación de mutantes de escape de CTL en
epítopos de células T o en sitios de escisión del proteosoma, el VIH-1 escapa del reconocimiento de CTL. Las
vacunas que insertan péptidos virales en moléculas HLA de clase I de células dendríticas son capaces de inducir
los CTL al mostrar estos péptidos en CTL. Los virus vivos atenuados y las vacunas de ADN no son prometedores
debido a diferentes razones en los seres humanos. Además de estos, los lipopéptidos estimulan la producción
de CTL mostrando solo algunos repertorios de epítopos (84).

VECTORES VIRALES RECOMBINANTES:


La inducción de CTL puede lograrse mediante el uso de vectores recombinantes que evitan los problemas
asociados con virus vivos atenuados. El rendimiento de diferentes vectores, como vectores de adenovirus 5
(Ad5), virus de la viruela del canario ALVAC, virus asociados a adenovirus y vectores de la viruela aviar, ha sido
evaluado a través de varios estudios clínicos. Se han llevado a cabo varios ensayos clínicos para evaluar la eficacia
de diferentes vacunas (85). Un vector de citomegalovirus de mono rhesus que contiene genes de SIV
recombinante ofrece un método diferente y nuevo. Este vector desempeña un papel importante en la
generación de respuesta CTL permanente y amplia al inducir células T CD8 no canónicas inusuales restringidas
por antígenos HLA-II que no pueden ser reguladas negativamente por la proteína viral nef. Sin embargo, aún no
está claro si tales células T CD8 no canónicas están presentes en humanos o si su inducción a través de la
vacunación es posible (86). Las vacunas eficaces contra el VIH-1 pueden producirse mediante la inmunización
terapéutica de pacientes infectados por VIH1 en tratamiento antirretroviral después de la interrupción del
tratamiento. Durante la interrupción del tratamiento, la investigación de la capacidad de la vacuna para
controlar la replicación del VIH-1 proporciona una forma importante de determinar la efectividad de la vacuna
para prevenir la infección (85).
RV 144: UNA PRUEBA DE VACUNA PREVENTIVA:
Se han establecido varios tratamientos efectivos y estrategias preventivas para abordar la gravedad de la
enfermedad causada por este virus mortal hasta ahora. Sin embargo, todos estos enfoques todavía no son
adecuados para prevenir la transmisión del VIH (87). La vacuna preventiva contra el VIH aún mantiene la posición
de un candidato potencial y prometedor para la eliminación de esta enfermedad del mundo (88). Para la
erradicación completa de esta pandemia hasta ahora, los investigadores han llevado a cabo más de 250 ensayos
clínicos de fase I y fase II (89). Inicialmente, los anticuerpos neutralizantes se consideraron como posibles
candidatos para el diseño de vacunas contra el VIH, pero los primeros ensayos de vacunas basados en la
respuesta inmune humoral no estimularon la producción de bNAbs (90). Después de esto, los investigadores
dirigieron sus esfuerzos hacia el desarrollo de una vacuna que induce la respuesta inmune celular con el fin de
proporcionar una vacuna preventiva contra el VIH (90). Un ensayo de eficacia bajo el nombre de RV144 realizado
en Tailandia creó una nueva esperanza entre los científicos e investigadores de que es posible una vacuna
preventiva contra el VIH. El ensayo RV144, el primer rastro efectivo de vacunas, se basó en un concepto de
impulso principal que involucró a hasta 16,000 participantes de 18-30 años de edad. A los vacunados se les
administraron cuatro inyecciones de sensibilización más dos inyecciones de vacuna estimulantes. La vacuna
principal contra la viruela del canario ALVAC-HIV (vCP1521) y la vacuna de la subunidad gp120 boost AIDSVAX B
/ E provocaron respuestas inmunitarias tanto celulares como humorales. El vCP1521 se administró en las
semanas 0 y 4 y vCP1521 junto con AIDSVAX B / E administrado en las semanas 12 y 24 (91). Esta vacuna
combinada causó sorprendentemente una reducción del 31% en los casos de VIH, proporcionando una
significación estadística mínima (92). Se realizó un análisis primario de los correlatos de riesgo de infección para
verificar la eficacia de la vacuna RV144 VIH-1, que indicó que la IgG plasmática, específica de las regiones
variables 1 y 2 del envolv de VIH-1, tiene una relación indirecta con el riesgo de infección mientras que el VIH-1
las respuestas específicas de IgA en plasma están directamente correlacionadas con la tasa de infección. Sin
embargo, los análisis secundarios sugirieron que la presencia de niveles bajos de anticuerpos IgA específicos de
Env impedía la unión del mAb mediador de ADCC a la glicoproteína Env de HIV-1 120, reduciendo así los efectos
de los anticuerpos protectores (93). Los hallazgos del ensayo RV 144 especificaron además que en el futuro estas
vacunas parcialmente protectoras se pueden combinar con otras estrategias antirretrovirales para evaluar sus
efectos sinérgicos (91, 94). Este ensayo abre la puerta a más investigaciones futuras dedicadas en el campo del
desarrollo de vacunas y, por lo tanto, favorece nuevos ensayos clínicos (95). Todos los ensayos clínicos previos
sobre el desarrollo de vacunas que se centraron en las proteínas envueltas en virus han utilizado monómeros de
Env gp120 o gp160 truncado (HVTN 505). El virión infeccioso tiene trímeros de gp160 que tienen diferentes
propiedades antigénicas y epítopos conformacionales que forman gp120 y gp160 truncado (HVTN 505) (96).
Para desarrollar un enfoque impulsado por la patogénesis, es importante considerar todas estas diferencias
clave para realizar investigaciones más precisas en el futuro (97).

TRATAMIENTO:
En los últimos 20 años, el tratamiento del VIH ha mejorado notablemente gracias a ART. Los medicamentos
antirretrovirales son una adición valiosa en el arsenal de medicamentos antivirales (98). Pocos medicamentos
antirretrovirales estuvieron disponibles en la década anterior; sin embargo, a mediados de la década de 1990,
el desarrollo de varios inhibidores de las enzimas esenciales del VIH ha revolucionado el tratamiento del VIH
(99). Inicialmente, los medicamentos antivirales se administraron como monoterapia, pero más tarde se
introdujo el concepto de terapia combinada que involucraba la administración de al menos tres fármacos en
combinación. Esta terapia de tratamiento se conoce como terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) y
tiene el potencial de reducir la mortalidad y la morbilidad relacionadas con la infección por VIH-1 (100). Esta
terapia juega un papel importante en la revisión del sistema inmune, reprimiendo la replicación viral y
reduciendo la carga viral por debajo del nivel de detección (50 copias de ARN / ml), que puede medirse por un
nivel elevado de linfocitos T CD4 +. En 2010, las directrices de la Unión Europea y los Estados Unidos sugirieron
el uso de la terapia TARGA cuando los niveles de células CD4 caen a 350 / mm3 en sangre, y esta es la fase en la
que la carga viral excede a 10,000-100,000 copias por mililitro. La adherencia adecuada a la terapia da como
resultado la represión de la replicación viral y aumenta la vida útil de los pacientes; sin embargo, no puede
erradicar la infección por VIH-1. Las interacciones farmacológicas, la falta de adherencia y la tolerabilidad
reducida del medicamento pueden perjudicar los efectos del tratamiento TARGA (101). Otro hito en el
tratamiento del VIH se logró cuando los científicos informaron un caso de bebé Mississippian de 30 meses de
edad nacido con infección por VIH. El bebé recibió ART para la infección inmediatamente después del nacimiento
hasta que los niveles de ADN y ARN del VIH cumplieron con los criterios de diagnóstico estándar. A la edad de
18 meses, la terapia se suspendió y el bebé fue examinado para detectar la presencia de carga viral hasta la edad
de 30 meses. Sorprendentemente, a través de la edad de 30 meses, los niveles de anticuerpos virales, ADN y
ARN permanecieron indetectables en el plasma, lo que sugiere que las infecciones crónicas por VIH se pueden
curar en bebés si se les proporciona TAR muy temprano (100, 102).

TIPOS DE AGENTES ANTIRETROVIRALES:


Para el tratamiento de la infección por VIH, hasta la fecha se han autorizado más de 30 agentes antirretrovirales
(marzo de 2015). Estos medicamentos se clasifican en las siguientes clases diferentes:
1. Nucleósidos o inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (NRTI);
2. Inhibidores de la transcriptasa inversa no nucleósidos (NNRTI);
3. Inhibidores de la proteasa (IP);
4. Inhibidores de entrada (correceptores antagonistas e inhibidores de fusión);
5. Inhibidores de la integrasa (INSTI).
Para la intervención terapéutica, ahora hay cuatro objetivos disponibles en el ciclo de vida del VIH: entrada de
virus en la célula y tres enzimas (proteasa, RT e integrasa) (103).
ANÁLOGOS DE NUCLEÓSIDOS (NRTIs):
La primera clase de medicamento sancionada por la FDA fue INTI (99). Los inhibidores de la transcriptasa inversa
análogos de nucleósidos (NRTI) que también se conocen como análogos de nucleósidos ("nukes") funcionan
dirigiéndose a la enzima RT del VIH. Estos inhibidores compiten con los nucleósidos celulares normales al actuar
/ actuar como un sustrato alternativo (103). El azúcar desoxirribosa de estos análogos de nucleósidos carece de
grupo hidroxilo en la posición 3 ', lo que inhibe la formación del enlace fosfodiéster entre los nucleósidos
trifosfato 5' entrantes y los NRTI. Esto conducirá a la terminación de la cadena de ADN en crecimiento del virus
que puede ocurrir durante la síntesis de ADN dependiente del ADN o el ADN dependiente del ARN (99). Estos
análogos se consideran profármacos ya que después de la endocitosis utilizan cinasas celulares para la
fosforilación con el fin de convertirse en metabolito activo. Polineuropatía, mielotoxicidad, pancreatitis y
acidosis de lactato, etc. son los efectos secundarios a largo plazo causados por los ITIN (100). Ocho
medicamentos aprobados por la FDA están actualmente disponibles, que incluyen; abacavir (ABC, Ziagen),
zidovudina (AZT, Retrovir), didanosina (ddI, Videx), lamivudina (3TC, Epivir), emtricitabina (FTC, Emtriva),
estavudina (d4T, Zerit), zalcitabina (ddC, Hivid), y Tenofovir disoprovil fumarato (TDF, Viread), un nucleótido RT
3 'inhibidor (104).

INHIBIDORES DE LA TRANSCRIPTASA REVERSA NO NUCLEÓSIDOS:


Los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa se dirigen a la enzima RT del VIH junto con el análogo
de nucleósidos y se describieron por primera vez en 1990 (103). Proximal al sitio activo, la formación de bolsas
hidrofóbicas y la unión de NNRTI a RT conducen a la inhibición de la enzima RT del VIH. La reducción en la
actividad de la polimerasa y los cambios conformacionales espaciales en el sitio de unión al sustrato tienen lugar
al unirse los NNRTI a la enzima RT (105). Estos NNRTI son inhibidores no competitivos y son muy específicos en
su acción ya que no impiden la RT de otros lentivirus (102). El bolsillo NNRTI permite el diseño de inhibidores
extremadamente específicos con efectos secundarios nominales y toxicidades reducidas. Para llevar a cabo la
actividad enzimática, no es necesario que se conserve el bolsillo hidrófobo a diferencia del sitio activo o del sitio
de unión a dNTP. Por lo tanto, las mutaciones de los NNRTI se desarrollan rápidamente en comparación con las
mutaciones de los NRTI. Los sitios de mutación de resistencia, los mecanismos de inhibición no solapantes y el
hecho de que los ITINN desarrollan mutaciones enfatizan rápidamente que los médicos utilicen este fármaco en
combinación con ITIN (101, 106). La resistencia a los NRTI es causada por dos formas: mutación discriminatoria
y mutación de desbloqueo del cebador. Las mutaciones discriminatorias son un tipo de mutaciones que
permiten que la RT distinga entre los dNTP naturales y los terminadores de cadenas dideoxi-NRTI. De esta forma,
estas mutaciones evitan la incorporación de NRTI en la cadena creciente de ADN viral. K65R, L74V, M184V / I,
Y115F, K70E / G, y el complejo Q151M de mutaciones son las mutaciones discriminatorias más comunes (107).
Mientras que en las mutaciones de desbloqueo de cebadores, tiene lugar la eliminación fosforilada de trifosfato
de NRTI del extremo 3 'del ADN viral. Como estas mutaciones son seleccionadas por zidovudina y estavudina,
análogo de timidina, por lo tanto, estas mutaciones también se conocen como mutaciones de análogos de
timidina. K70R, L210W, K219Q / E, K219Q / E, T215Y / F y D67N son mutaciones de desbloqueo de cebadores
comunes (104). Al interrumpir la interacción entre enzima e inhibidor, las mutaciones NNRTI imparten
resistencia de tres maneras: al impedir la entrada del inhibidor en el bolsillo de unión de NNRTI (p. Ej., K103N),
al afectar las interacciones entre residuos e inhibidores a lo largo del bolsillo de unión (p. Ej. Y181C), y cambiando
el tamaño o la conformación del bolsillo de unión por lo que es menos específico para los inhibidores (p. Ej.,
Y188L) (107). Efavirenz (EFV, Sustiva®), rilpivirina (RPV, Edurant®), delavirdina (DLV, Rescriptor®), etravirina (ETR,
Intelence®) y nevirapina (NEV, Viramune®) son los medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento de
Infección por VIH (105).

INHIBIDORES DE INTEGRASA:
La enzima reciente del VIH-1 dirigida con éxito para el desarrollo de fármacos fue la enzima integrasa. En 2007,
MK-0518 y Raltegravir fueron aprobados por la FDA, mientras que Elvitegravir, GS-9137 son algunos de los
inhibidores que están en ensayos clínicos. Estos inhibidores distorsionan la interacción de la enzima con cationes
divalentes (Mg2 +) y el posicionamiento correcto del ADN viral al unirse cerca del sitio activo de la enzima (99).
La enzima retroviral integrasa cataliza una reacción en dos etapas conocida como proceso de integración. El
proceso implica la transferencia de cadena y el procesamiento en 3 'a través de la coordinación de iones
divalentes (Mn2 + o Mg2 +) proporcionados por tres aminoácidos en las ubicaciones E152, D64 y D116 (108).
Después de la transcripción inversa, los dinucleótidos conservados en el extremo 3 'del ADN bicatenario se
escinden mediante integrasa. Esto producirá aleros de dinucleótidos en ambos extremos del genoma y un
proceso completo se denomina reacción de procesamiento 3 '. Mientras que en la reacción de transferencia de
cadena, la integrasa unida al extremo 3 'del ADN transloca el ADN bicatenario viral en el núcleo donde cataliza
la incorporación del ADN viral en el genoma del huésped. Aunque la reacción de transferencia de cadena y el
procesamiento 3 'está catalizada por la enzima integrasa, se considera que los compuestos eficaces para el
tratamiento del VIH son los que pueden evitar la reacción de transferencia de cadena y se denominan inhibidores
de transferencia de cadena de integrasa (INSTI). Se consideran inhibidores efectivos ya que se unen a las enzimas
ya unidas con ADN viral (102). En consecuencia, los INSTI se componen de dos componentes vitales: el grupo
hidrofóbico y el farmacóforo de unión a metales. El sitio activo de magnesio es secuestrado por el farmacóforo
de unión a metales, mientras que el grupo hidrófobo es responsable de interactuar con el ADN enzimático y viral
en el complejo (99). Las mutaciones que imparten resistencia a los INSTI casi siempre están presentes en el sitio
activo de la enzima integrasa cercana a la tríada de aminoácidos que ayuda a coordinar con los cofactores de
magnesio vitales. Los efectos perjudiciales sobre la replicación viral y la función enzimática son causados por
estas mutaciones (109).

INHIBIDORES DE PROTEASA:
Otra clase de inhibidores se dirige a la enzima proteasa del VIH-1 y se denomina PI. Las enzimas proteasas
catalizan el procesamiento del precursor de la poliproteína gag-pol y del gavión del virión y son esenciales para
la maduración viral (102). Diez PI que han sido sancionados por la FDA son: atazanavir (ATZ, Reyataz), darunavir
(TMC114, Prezista), fosamprenavir (Lexiva), amprenavir (APV, Agenerase), indinavir (IDV, Crixivan), lopinavir
(LPV), ritonavir ( RTV, Norvir), saquinavir (SQV, Fortovase / Invirase), tipranavir (TPV, Aptivus) y nelfinavir (NFV,
Viracept). Inicialmente, se anticipó que los IP rara vez desarrollarán mutaciones debido a su pequeño tamaño y
su papel esencial en el ciclo de vida del VIH-1. Pero el gen de la proteasa exhibió una gran plasticidad ya que se
observaron más de 20 sustituciones y polimorfismos en 49 codones. Se sabe que estas sustituciones y el
polimorfismo del codón están relacionados con la resistencia (99). La mutación de resistencia primaria en la
mayoría de los PI ocurre adyacente al sitio activo de la enzima que causa cambios en el aminoácido, lo que tiene
efectos perjudiciales sobre la aptitud replicativa viral. Además de la mutación en el gen de la proteasa, las
alteraciones en los ocho sitios importantes de escisión también confieren resistencia a los PI (99, 110).

INHIBIDORES DE ENTRADA:
La unión de gp120 a la superficie celular del receptor CD4 inicia la entrada del VIH-1 en la célula huésped. Dentro
de gp120, están presentes elementos estructurales que, al unirse a CD4, se exponen y se unen a uno de los dos
correceptores. Después de la unión de los elementos estructurales de gp120 con el correceptor, tiene lugar la
integración de la subunidad transmembrana gp41 en la membrana celular que conduce a la fusión del virus y la
membrana celular. Con el fin de inhibir la entrada del VIH-1 en la célula, se han desarrollado una serie de
fármacos que incluyen: enfuvirtida (ENF), maraviroc (MVC) e ibalizumab (111, 112). Sobre la base de la
interrupción de diferentes etapas en el ciclo de vida del VIH-1, los inhibidores de la entrada se subdividen en
diferentes clases (99).
INHIBIDORES DE FUSIÓN:
La fusión de HIV-1 a la membrana de la célula huésped se inicia mediante la interacción entre dos dominios
homólogos en gp41, una proteína viral. Los inhibidores de fusión, proteínas heterólogas, se diseñaron para
imitar uno de estos dominios que al unirse provocan la interrupción de la interacción intramolecular de la
proteína viral. Los péptidos alfa helicoidales proporcionan actividad antiviral sustancial al imitar al dominio de
cremallera de leucina (99). Solo el inhibidor de fusión sancionado es Enfuvirtide, que previene las interacciones
de la formación de horquilla gp41. El plegamiento de dos segmentos complementarios de gp41 uno hacia el otro
causa el acortamiento de la proteína, uniendo así las membranas de las células huésped y virales, y este proceso
se denomina formación de pinzas para el cabello (102).
INHIBIDORES DE UNIÓN:
Los inhibidores de la unión inhiben la interacción de gp120 con CD4 que bloquea la interacción de la envoltura
con los correceptores (CXCR4 y CCR5) que finalmente detienen la fusión de la membrana celular y viral. Estos
inhibidores son efectivos contra la cepa trópica CXCR4 y CCR5 en comparación con los receptores de
quimioquinas. PRO542, TNX-355 y BMS48804 son inhibidores de fijación aprobados por la FDA que están
actualmente disponibles (113).
ANTAGONISTAS DE CCR5 DE MOLÉCULA PEQUEÑA:
Otra clase de fármaco que puede inhibir eficazmente la entrada del VIH-1 en la célula huésped es el antagonista
de molécula pequeña del correceptor CCR5. El receptor de quimiocina C-C tipo 5 (CCR5), una proteína de 40,6
kDa que tiene aproximadamente 352 aminoácidos, pertenece a una gran familia de receptores de quimiocinas
(114). Una variedad de población celular que incluye células T de memoria, células presentadoras de antígenos
(macrófagos y células dendríticas), fibroblastos, astrocitos, músculo liso vascular, etc., expresa estos receptores
en su superficie celular (115-117).
El virus VIH usa CCR5 como una herramienta para ingresar a la célula junto con la propagación de célula a célula,
lo que la convierte definitivamente en el correceptor significativo del VIH (118, 119). Funcionan alostéricamente
al evitar la unión de gp120 de VIH-1 con la célula hospedadora CCR5 (104). La unión de los antagonistas del
receptor con el bolsillo hidrofóbico de CCR5 provoca un cambio conformacional en el receptor haciendo que su
reconocimiento sea difícil por la gp120 viral. Actualmente se encuentran disponibles tres antagonistas (VCV,
MVC y Aplaviroc) que tienen la potencia de inhibir la replicación viral en humanos (99). El papel de CCR5 en la
replicación del VIH y su polimorfismo genético relacionado con el control de la enfermedad y la resistencia al
VIH alienta a los científicos a considerar este receptor clave para el tratamiento del VIH (120, 121). El dramático
caso del paciente de Berlín destacó aún más la importancia de CCR5 para el tratamiento del VIH. En 2007,
Timothy Brown, vivía en Berlín, sufría de infección por VIH y más tarde desarrolló leucemia mieloide aguda por
la que recibió un trasplante de médula ósea de un donante compatible (122, 123). Pero, debido a la recurrencia
de la leucemia, este paciente de Berlín recibió otra ronda de quimioterapia junto con un trasplante de células
madre hematopoyéticas (HSC) del mismo donante. A pesar de la interrupción del tratamiento antirretroviral, no
se encontraron rastros de carga viral en el cuerpo desde ese momento, lo que indica que las células T resistentes
al VIH desarrolladas a partir de HSC CCR5 negativas del donante pudieron finalmente suprimir la replicación del
VIH (124). Después de esto, se informaron otros seis individuos que experimentaron un proceso similar, pero las
complicaciones en el trasplante y el cáncer subyacente no les permitieron sobrevivir y, por lo tanto, este paciente
de Berlín se documentó como el primer paciente curado de la infección por VIH (125). En 2016, en la Conferencia
sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, se informó otro caso que fue similar a los descritos anteriormente.
No se encontraron signos de carga viral después de realizar diferentes ensayos; sin embargo, en este caso, el
ART no se ha interrumpido todavía. Por lo tanto, considerar a este paciente como otro paradigma para la cura
completa de la infección por VIH será antes de tiempo (126).

HERRAMIENTAS DE ADAPTACIÓN DE GENES PARA EL TRATAMIENTO DEL VIH:


Inicialmente en 1996, se descubrió una mutación genética en CCR5 que implica la eliminación de 32 pares de
bases (desde el nucleótido 794 hasta el 825) de la proteína normal (127, 128). Después de esta eliminación, se
creó una mutación de cambio de marco en la proteína con la adición de siete aminoácidos únicos que finalmente
generan un alelo mutante que tiene 215 aminoácidos. Las pruebas de diferentes estudios sugirieron que esta
mutación genética resultó ser una bendición ya que el individuo homocigoto para esta mutación adquirió
protección contra el VIH (128, 129). Al usar este enfoque, Hütter et al. realizó un trasplante de médula ósea
basado en células madre en pacientes infectados por VIH. Los individuos, homocigotos para la mutación
CR5delta32 (Δ32), se usaron como donantes para este trasplante. Los resultados mostraron que después del
trasplante, los pacientes con VIH se volvieron VIH negativos (130). Sin embargo, tales trasplantes de médula
ósea tienen que enfrentar muchas complejidades, ya que la posibilidad de encontrar un donante compatible
homocigoto para la mutación es muy rara. Por lo tanto, para hacer frente a estos desafíos, los científicos
emplearon diferentes estrategias de edición de genes mediante el uso de nucleasas de dedos de zinc (ZFN),
nucleasas efectoras similares a activadores de la transcripción (TALEN) y casper 9 para dirigirse al CCR5 para el
tratamiento del VIH.

NUCLEASAS DEL DEDO DE ZINC:


La nucleasa de dedo de zinc es un tipo de proteína modificada que tiene un dominio de dedo de zinc que puede
unirse a regiones específicas de ADN y puede realizar el proceso de edición de genes produciendo una ruptura
de doble cadena en el ADN deseado (131). Tebas y sus colegas llevaron a cabo pruebas experimentales para
alterar el CCR5 en células T CD4 + autólogas mediante el uso de ZFN. El ensayo resultó exitoso ya que los
pacientes tratados con células CD4 + modificadas mostraron un nivel de VIH más bajo y resistencia adquirida
contra el VIH. Sin embargo, la disminución en el nivel del VIH fue más lenta de lo normal, lo que implica que
puede retrasar la progresión de la enfermedad, pero no puede considerarse una cura permanente para la
infección (132). Además, el resultado del tratamiento depende del estado de genotipo de la persona. El individuo
homocigoto CCR5 delta 32 (CCR5 delta32 / delta32) fue resistente a la infección por VIH en CCR5-trópico debido
a la ausencia de receptores funcionales de la superficie celular, y los portadores heterocigotos fueron lentos en
la progresión del SIDA. Se realizó un estudio en el que algunos participantes exhibieron el mayor retraso en la
recurrencia del VIH. Más tarde, se identificó que el retraso en la recurrencia se debía a la presencia de una
mutación CCR5 heterocigótica. Por lo tanto, para una aplicación clínica exitosa, se requiere un knock out bialélico
en individuos que tienen dos genes CCR5 no mutados (132).
NUCLEASAS EFECTORAS TIPO ACTIVADOR DE TRANSCRIPCIÓN:
Las nucleasas efectoras tipo activador de la transcripción, una herramienta altamente versátil y eficiente con
menores efectos citotóxicos que la ZFN, se desarrollaron para controlar la infección por VIH al alterar el gen
CCR5. Estas nucleasas se sintetizan combinando el dominio de una nucleasa no específica (FokI) y el dominio de
unión a ADN personalizable derivado de TALE. Estos dominios de unión a ADN contienen repeticiones de 33-35
aminoácidos altamente conservadas (133). Mock y sus compañeros de trabajo ejecutaron una prueba
experimental para destruir el gen CCR5 utilizando TALEN. Los resultados fueron inspiradores ya que las células
T CCR5 modificadas desarrollaron protección contra el VIH trópico R-5 (134). Esta técnica produce efectos de
reducción del objetivo y puede reconocer un nucleótido a diferencia de ZNF, que identifica tres nucleótidos por
dominio. La capacidad de identificar un nucleótido por dominio en lugar de tres ayuda a aumentar la
especificidad de la técnica (135). Sin embargo, una limitación crucial de esta técnica es que estos TALEN pueden
causar inestabilidad genómica produciendo reordenamientos en la célula diana. Por lo tanto, su uso en
terapéutica exige estrategias más optimizadas (136).

CRISPR/CAS9:
Una poderosa técnica de edición de genoma derivada de procariotas CRISPR-Cas9 (repeticiones palindrómicas
agrupadas regularmente entremezcladas-asociadas a CRISPR 9) implica dos componentes biológicos principales:
Cas9 y el ARN dirigido único. Cas9 está guiado por sgRNA que ayuda en el reconocimiento de complementarios
secuencia diana flanqueada por la secuencia PAM y por lo tanto, guía a Cas9 para la escisión. De diferentes tipos
de CRISPR / Cas9, el sistema tipo II es ampliamente utilizado debido a la participación de un número reducido
de enzimas Cas (137). Múltiples secuencias repetidas (~ 21-28 pb) en loci CRISPR intercalados por secuencia
espaciadora variable que mantiene correspondencia con la secuencia dentro de elementos genéticos extraños
(protospacer) y genes Cas9 que se colocan a lo largo de estos loci. El ARN de tracr no codificante desencadena
el procesamiento de precrRNA para madurar cr-RNA a través de la ribonucleasa RNasa III y el uso de proteína
Cas9. Un PAM de 2-5 nucleótidos (motivo adyacente Protospacer) se produce en 3 extremos de la secuencia
diana y facilita la escisión por Cas9. Cas9 tiene dos dominios, es decir, HNH y RuvC, para la escisión de la
secuencia complementaria (diana) y la cadena no complementaria (no diana), respectivamente. Estas rupturas
bicatenarias se reparan mediante vías de reparación celular: unión de extremos no homólogos (NHEJ) o
reparación dirigida homóloga (137).

APLICACIONES TERAPÉUTICAS DE CRISPR/CAS9 PARA VIH-1:


Aunque la terapia antirretroviral se ha utilizado para mantener la replicación del VIH-1 restringida, debido a la
capacidad del virus para ocultarse en otras partes del genoma del paciente, puede reaparecer más tarde, una
vez que se suspende la medicación. Sin embargo, los investigadores han introducido al mundo con una poderosa
técnica de edición del genoma, CRISPR / Cas9, que puede eliminar el genoma viral de la persona infectada
mediante la manipulación y, en última instancia, bloqueando la expresión del genoma del provirus del VIH-1
(138).

ESTRATEGIAS MEDIADAS POR CRISPR/CAS9 PARA ERRADICAR EL VIH-1:


CRISPR / Cas9 puede erradicar el VIH a través de diferentes estrategias:
(1) Bloqueo del ADNds proviral preintegrado.
(2) Desorganización del correceptor CCR5.
(3) El provirus latente se puede dirigir para la escisión, es decir, la escisión del genoma viral por medio de dirigirse
específicamente a las regiones LTR del VIH-1 y también a los genes virales que distorsionan. Por lo tanto, ayuda
en el ensamblaje del genoma viral y la gemación durante el ciclo de vida del VIH-1.
(4) Por último, la reactivación mediada por CRISPR del provirus latente puede ayudar en la eliminación
terapéutica antirretroviral de la infección por VIH.
La deficiencia de ART para erradicar los reservorios virales latentes (virus patógeno en estado latente) ha llevado
a la necesidad de una poderosa estrategia dirigida particularmente al ADN proviral del VIH-1 integrado. CRISPR
/ Cas9 es una herramienta terapéutica de modulación del genoma antiviral. Tiene un papel en la escisión y
eliminación del virus latente integrado (139). La edición del genoma mediado por CRISPR / Cas9 puede reactivar
el provirus latente del VIH. CRISPR / Cas9 tiene el potencial de hacer activación transcripcional específica de
genes de hotspots que está presente a 200 pb aguas arriba del TSS del provirus latente del VIH. dCas9, un
mutante Cas9, que carece de actividad nucleasa, interactuó con el dominio activador de la transcripción VP64
para lograr la edición de la expresión génica y una activación incrementada mediante el uso de múltiples sgRNA.
Para una activación mejorada adicional, dCas9 utiliza un andamiaje de polipéptido Suntag que recluta múltiples
proteínas de fusión de anticuerpos que ayudan a la unión de dCas9 a múltiples VP64. La unión selectiva de los
aptámeros de ARN a la proteína de cubierta de bacteriófago MS2 dimerizada desarrolla un mediador de
activación sinérgico que media el reclutamiento de múltiples dominios de efectores al complejo dcas9. Por lo
tanto, el sistema CRIPSR / Cas9 proporciona la posibilidad de dirigirse e inducir la transcripción de reservorios
de provirus VIH-1 latentes (139). La edición dirigida del receptor CCR5 a través de CRISPR / Cas9 puede
proporcionar tratamiento al VIH-1. Una deleción rara homocigótica de 32 pb en el gen CCR5 (CCR5 delta 32) en
individuo la hace resistente a la infección por VIH-1 y, por lo tanto, evita que el virus ingrese a las células T. Se
desarrolla una cura esterilizante para el VIH a través del trasplante de HSPC de donantes alogénicos (CCR5
delta32) pero la eliminación del VIH de reservorios de provirus latentes aún no se ha divulgado. El tratamiento
del VIH utilizando donantes alogénicos no es ampliamente aplicable debido a la rara ocurrencia de donantes
homozigotos CCR5 delta 32, supresión inmune, ablación de médula ósea y dificultad para encontrar donantes
compatibles con HLA. Muchas técnicas de edición del genoma como ZFN y TALEN se realizaron para inducir tales
modificaciones beneficiosas en CCR5 para erradicar la infección por VIH-1 pero CRISPR / Cas9 ha eclipsado todo
esto porque ZFN y TALEN requieren mucho tiempo y son costosas para hacer ingeniería específica del genoma
mientras CRISPR / Cas9 es relativamente fácil de usar y necesita un ARN guiado único para especificar el sitio de
escisión objetivo y también proporciona especificidad en el objetivo. CRISPR / Cas9 solo necesitaba un vector
lentiviral que tuviera Cas9 y ARNg para dirigirse a CCR5 (139). El knockout específico del gen CCR5 a través de
CRISPR utilizando la transfección de sgRNA y Cas9 en HEK 293K, K562, y también en células CD34 + HSPC
humanas se consiguen (140). Esta tecnología puede traer variantes perjudiciales de CCR5 que repite CCR5 delta
32 que se produce naturalmente e indica la inmunización celular permanente contra la infección y la cura
funcional es una posibilidad real (139).

ESCAPE VIRAL INDUCIDO POR CRISPR/CAS9:


Recientemente, los investigadores descubrieron que las mutaciones guiadas por ARN a través del sistema CRISPR
no solo pueden inhibir la replicación del VIH sino que, por otro lado, también proporcionan resistencia. Las
mutaciones pueden erradicar la infección por VIH, pero algunas hacen que el VIH sea más resistente al obtener
una alta tasa de vigilancia mediante nuevas mutaciones, por lo que se desarrolló una dificultad en la orientación
terapéutica a través de CRISPR. Se investiga la secuencia de ARN del VIH escapado en el sitio de escisión cas9, y
el análisis mostró que no es la RT viral, que es la causa de estas mutaciones, sino que es uno de los mecanismos
de reparación celular, es decir, NHEJ que al producir indels tiene la capacidad de perjudicar la funcionalidad del
ADN. Cas9 ya no puede identificar la secuencia objetivo. No hace daño al virus; en cambio, permite que se
replique más (141). La escisión (división) Cas9 guiada por ARN de la secuencia de ADN a través de la vía de
reparación NHEJ puede producir indels (inserción-deleción) en la secuencia que suprime la replicación del gen
viral. Se suponía que estos indels eran letales para el virus, pero recientemente se descubrió que puede producir
virus de replicación competentes resistentes a CRISPR / Cas9. Por lo tanto, esta terapia mediada por CRISPR está,
por un lado, contribuyendo a la inactivación del VIH-1 y, por otro lado, está acelerando el escape viral. CRISPR,
que es un mutágeno específico de la secuencia de ADN, proporciona una fuente independiente de mutación de
resistencia. El mecanismo de escape viral implica la mutación en la secuencia de ADN viral a través de sgRNA
(141, 142). El único ARNg puede eliminar el ADN completo del VIH-1 dirigiendo dos LTR a 5 y 3 extremos
principales del ADN del VIH-1 integrado. SgRNA / Cas9 también puede inhibir el ADN viral latente. El escape viral
a través del sistema CRISPR se produjo debido a mutaciones en la secuencia de ADN viral dirigida por sgRNA.
Esto no fue muy sorprendente teniendo en cuenta la capacidad del VIH-1 de prosperar en nuevas mutaciones y
desarrollar resistencia a los fármacos terapéuticos antivirales y la respuesta inmune humana. Esta resistencia
puede deberse a errorprone RT. La secuencia objetivo desarrolló cambios, incapaces de ser identificados y
dirigidos por las células T con la misma maquinaria. Por lo tanto, surgió resistencia a la herramienta CRISPR /
Cas9 (141). CRISPR / Cas9 tiene algunos problemas de seguridad ya que muestra los efectos fuera del objetivo
que podrían resultar en la transformación celular (139).

CONCLUSIÓN:
Desde el terrible brote del VIH, el mundo aún sufre sus consecuencias mortales. Dado que el VIH se deriva del
SIV, muchas de las características epidemiológicas, filogenéticas y genómicas del VIH son similares a las del SIV,
y esto respalda firmemente la idea de la transmisión cruzada de especies. ART ha alterado significativamente la
epidemiología global del VIH. Inicialmente, los fármacos antivirales se administraron como monoterapia, pero
más tarde se introdujo el concepto de terapia de combinación que se conoce como TARGA y tiene el potencial
de reducir la mortalidad y la morbilidad relacionadas con la infección por VIH-1. Aunque no existe un tratamiento
absoluto para el VIH, el esfuerzo continuo de los investigadores para desarrollar mejores enfoques terapéuticos
se ha vuelto fructífero con el advenimiento de CRISPR / Cas9.