Está en la página 1de 25

Educación y Educadores

ISSN: 0123-1294
educacion.educadores@unisabana.edu.co
Universidad de La Sabana
Colombia

Ramírez Reyes, Luis Hernando


Los nuevos desafíos de la gerencia educativa
Educación y Educadores, núm. 7, 2004, pp. 113-136
Universidad de La Sabana
Cundinamarca, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=83400709

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
artículo

Los nuevos desafíos


de la gerencia educativa

Luis Hernando Ramírez Reyes, Ph. D.

Licenciado en Educación, Universidad del Valle. Máster (M.Ed.) en Administración Educativa, Georgia State University. Especia-
lista (S.Ed.) en Educación, Georgia State University. Doctor (Ph.D.) en Administración y Liderazgo Educativo, Georgia State
University. Profesor del Área de Gestión, Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Universidad de La Sabana.
E-mail: luish.ramirez@unisabana.edu.co

Nunca dudes de que un pequeño número de personas puede cambiar el mundo;


de hecho, es lo único que siempre lo ha logrado.
Margaret Mead

Introducción “Le pregunté, pues, al joven -continúa Nai-


paul-: ‘¿Pero no se siente secretamente orgullosa
uenta el premio Nobel de literatura tu madre de que tú seas un poeta?’, y él me res-

C V. S. Naipaul que hace algunos años,


viajando por Java, conoció a un
joven de 28 años que, antes que nada, quería
pondió en inglés: ‘Ella ni siquiera tendría el
sentido de lo que es ser poeta’. A lo que su
amigo y profesor (quien lo acompañaba en
llegar a ser un poeta y vivir “la vida de la ese momento) añadió: ‘La única manera de
mente”. Esta ambición había nacido en él que él (el joven poeta) pudiese hacer enten-
gracias a la moderna educación que había der a su madre lo que está tratando de lograr
recibido, a pesar de la cual le resultaba muy sería sugerirle que él es un poeta en la tradi-
difícil explicarle a su madre lo que quería ción clásica. Pero ella encontraría ello absur-
llegar a ser, no obstante que ella, dentro del do, algo imposible’ “.Y sería una imposibili-
contexto de la cultura javanesa, era una dad, añade Naipaul, porque, para la madre
mujer refinada, educada y elegante. del poeta, la épica de su país ya había sido

Educación y Educadores, volumen 7 113


Luis Hernando Ramírez Reyes

escrita, en especial a través de los textos sagra- hacer las cosas en el país, en educación y en
dos. Dicha épica representaba la perfección de la gerencia de las instituciones educativas.
su cultura y, en consecuencia, no habría libro Estas reflexiones son resultado de cierta sen-
poético alguno que pudiese añadir nada más a sibilidad personal y profesional, necesaria
la grandeza de lo ya escrito. La pretensión de para pensar acerca de hechos y realidades
su hijo de ser poeta, nos aclara Naipaul, era que pueden pasar inadvertidos para otros y
como si en Occidente alguien dijese que iba que pueden no tener para ellos especial sig-
a añadir un nuevo libro a la Biblia o a reescri- nificado en sus vidas, sensibilidad que, a su
bir Don Quijote de la Mancha, sin reproducir el vez, es producto de esa atmósfera intelectual
original en nada, como nos lo narra Borges en que solemos movernos los académicos y
en alguna de sus historias. que nos permite pensar y dialogar con otros
colegas acerca de múltiples realidades inte-
De una manera u otra, escribir acerca de los lectuales, académicas o científicas, de una
desafíos que hoy en día deben enfrentar las manera algo más sistemática que el común
instituciones educativas y quienes las dirigen de los profesionales, absorbidos en el tráfago
me hace sentir como el joven poeta de Java, de sus obligaciones cotidianas. Desde esta
no por la edad, obviamente, sino porque son perspectiva, pueden parecer desafíos para mí,
muchos los analistas, expertos y autoridades aunque no necesariamente para quienes
que han reflexionado acerca de estos temas gerencian los entes educativos y los procesos
en Colombia y en el mundo, incluyendo ins- y sucesos que en ellos tienen lugar.
tituciones como la Unesco y el Banco Mun-
dial, lo que me ha hecho sentir, por momen- Antes de entrar de lleno en las ideas centra-
tos, que no es mucho lo que tendría para les de este ensayo, puede ser conveniente
añadir sobre lo ya escrito y publicado. aclarar que, para mí, todo aquel que tenga
funciones directivas, a cualquier nivel de la
La realidad anterior no excluye, sin embargo, educación -de hecho, en cualquier tipo de
la posibilidad de que pueda haber otras mira- organización- es más que un simple admi-
das y experiencias personales que ameriten nistrador de recursos varios -humanos, físi-
ser compartidas con quienes se interesan por cos, financieros, tecnológicos-. Es, en esen-
estos temas, producto de mi quehacer como cia, un profesional con un decidido interés
educador, como directivo de la educación en por el ser humano, por la verdad, por la sabi-
diversas oportunidades de mi vida profesio- duría, por la cultura, por la ciencia, por las
nal y como profesor de administración y de ideas, por la historia y por la sociedad en la
educación, tanto en pregrado como en pos- cual vive. En síntesis, un humanista y un
tgrado.Y, como en otros escritos y oportuni- intelectual de tiempo completo, puesto que
dades, busco, ante todo, inquietar a quienes la verdadera materia prima de su quehacer
me lean, para ayudar así, quizás, a transformar diario han de ser el hombre y el conoci-
posiciones personales y realidades institucio- miento propios de su época. Es decir, la
nales y culturales que se dan por sentadas dimensión técnica de nuestra profesión debe
hoy en día y que, en consecuencia, se acep- ser lo menos importante (sin demeritarla),
tan como parte de nuestra forma de ser y de pues ella tan solo es instrumental en lo que

114 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

sí es trascendental hoy en día para todo pro- pueda haber un futuro mejor para nuestro
fesional en educación que ejerza posiciones país, sino porque la magnitud de nuestros
de liderazgo: entender los grandes desafíos problemas lleva a muchos a esa desesperan-
que enfrenta, día a día, en la formación de la zadora convicción. De ahí que sea este,
juventud y de las nuevas generaciones de pro- precisamente, el primer desafío en el cual
fesionales, así como en la transformación de quisiera centrarme.
un mundo que, aunque dinámico, innovador
y pleno de nuevos desarrollos científicos y Primer desafío:
sociales, no parece moverse en la dirección transformar nuestra sociedad
que muchos quisiéramos, como trataré de
hacerlo evidente a lo largo de este ensayo. Al preguntarles a distintos directivos de las
instituciones educativas y a numerosos educa-
El enfoque anterior tiene una importante dores acerca de este desafío, he observado en
consecuencia en la escogencia de los desafí- sus respuestas una de las siguientes dos posi-
os seleccionados y en el tratamiento que de ciones. La primera es: “Esa es nuestra meta,
ellos hago a través de mis planteamientos: ¡pero parece exceder nuestras posibilidades
hablar de gerencia es hablar de gerentes, es institucionales y profesionales!”, y la segunda
decir, de personas concretas que toman deci- es:“¡En eso llevamos trabajando años!”.
siones que afectan a los demás, positiva o
negativamente, y que, en consecuencia, no Así es que examinemos, brevemente, lo que
actúan en un vacío social. La gerencia no es hay detrás de cada una de ellas, en cuanto a
simplemente una idea de la organización, nuestro accionar como directivos y como
como no es tampoco una simple práctica educadores. Quien cree que transformar
orientada al logro eficiente de resultados, a nuestro país es algo que va más allá de nues-
partir de unos objetivos previamente deter- tras propias posibilidades institucionales, pro-
minados. Pensar en desafíos de la gerencia fesionales o personales olvida que todo pro-
educativa es pensar en el hombre, es pensar fesional que ejerza responsable y comprome-
en el otro como razón de ser de todo nues- tidamente su profesión, necesariamente tiene
tro accionar. Es pensar, así mismo, en los que causar algún tipo de impacto en su
retos a los cuales nos vemos enfrentados de entorno familiar, social y profesional y, en
manera permanente los educadores y los consecuencia, en la sociedad. El efecto de las
directivos de la educación, al aspirar a que el acciones de algunos de nosotros puede sen-
otro cambie, y es pensar en tareas siempre tirse de manera más evidente que el de las
por hacer por quienes tenemos la responsa- acciones de otros, pero todos, de una mane-
bilidad de crear las condiciones instituciona- ra u otra, transformamos positivamente
les y culturales para que nuestros educandos nuestra propia realidad, cuando hacemos
se formen integralmente como personas, bien nuestro trabajo.
personas que tendrán, a su vez, el reto de
transformar el mundo y la sociedad que nos- Pero en el caso de quienes trabajamos en
otros les leguemos. Algo no muy esperanza- educación, sea como docentes o como
dor, en el caso de Colombia, no porque no directivos de las instituciones y de los proce-

Educación y Educadores, volumen 7 115


Luis Hernando Ramírez Reyes

sos educativos, hay una variable muy impor- afirmando que un país es producto de su
tante que determina, de manera significativa, propia educación. Obviamente, en la medida
el impacto transformador que podemos en que todos sus ciudadanos tengan acceso a
tener en el medio: nuestra labor se realiza, día la educación, algo que no sucede en Colom-
a día, con niños y jóvenes que son el futuro bia. Pero, entonces, tendríamos que decir que
mismo del país, su capital por excelencia; o quienes han alcanzado ciertos niveles de
con profesionales adultos, cuyo compromiso educación en el país deben ser ejemplo de
con su futuro y con el del país es tal, que valores profesionales, ciudadanos y humanos.
regresan a las aulas una y otra vez, para seguir No obstante, todos sabemos que ello no es
capacitándose y para seguir siendo personas necesariamente cierto, ni en Colombia ni en
y profesionales valiosos para el país, pues, ninguna otra parte del mundo.
como lo informó la prensa hace algunos
meses, Colombia es uno de los países del Para ninguno de nosotros es un misterio
mundo en el que más se capacita la gente que, por años, hemos vivido en Colombia
(educación continuada), después de haber con la sensación y la convicción de que todo
obtenido su grado profesional. en nuestro país anda mal: la economía, la
política, las finanzas públicas, las pensiones, el
El potencial de transformación de nuestro desarrollo regional, el estado de nuestras ciu-
país que tenemos los educadores se multipli- dades, el transporte, la seguridad ciudadana,
ca, en consecuencia, de manera exponencial, nuestros dirigentes, la calidad de vida, la edu-
puesto que cada niño, joven o adulto al que cación, la ciencia, la conservación de nues-
ayudemos a crecer, mediante nuestra acción tros recursos naturales, los hospitales, la salud
educativa y gerencial, es un nuevo agente de de la población, la moral y las costumbres, las
transformación, tan bueno como la labor posibilidades de igualdad social, todo, por
que realizamos con él, mientras lo tuvimos donde quiera que lo analicemos.
bajo nuestro accionar como educadores o
gerentes. Es decir, nosotros los educadores Esa convicción la confirman la violencia que
transformamos con nuestra propia praxis diariamente vivimos en nuestras ciudades y
profesional y transformamos mediante la en el campo, los secuestros que no cesan, el
trasformación de los demás. narcotráfico y el aumento de la narcodepen-
dencia entre nuestros jóvenes y adultos, la
Pero es aquí donde, precisamente, la realidad epidemia descontrolada del sida, el madresol-
que vivimos diariamente reta nuestras pro- terismo y la destrucción gradual de la fami-
pias expectativas y nuestras propias acciones lia, la corrupción e ineptitud de muchos de
y nos lleva a la segunda posición: “¡En eso nuestros dirigentes, la pérdida de la fe en
llevamos trabajando años!”. Me parece a mí Dios y en los valores que forjaron nuestra
que la medida del verdadero éxito de la cultura occidental, y tantas otras manifesta-
acción gerencial en educación y en pedago- ciones de deterioro constante de todo aque-
gía está dada por el grado en que cambian llo que antes eran nuestras fortalezas, como
para bien nuestros educandos y, con ellos, la personas y como sociedad, sin pretender con
sociedad entera. Otra manera de decirlo sería ello que fuésemos una sociedad perfecta,

116 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

puesto que en ella siempre han existido la de origen y expresión diferentes, no son
desigualdad social, la discriminación de una exclusivos, en consecuencia, de nuestro país o
u otra índole, la falta de oportunidades para de la naturaleza de nuestras gentes, como se
la gran mayoría de nuestra población, la vio- nos ha querido hacer creer, en especial por
lencia, la corrupción y muchos otros males analistas de países extranjeros que, con fre-
que nos han aquejado históricamente. cuencia, poco entienden nuestras propias
dinámicas sociales e históricas, o cuyos propios
No obstante, también podríamos resaltar intereses y prejuicios los llevan a tener una
notables virtudes y cualidades que tenemos visión distorsionada de dichas dinámicas.
como pueblo y como nación y que nos dis-
tinguen ante el mundo, a pesar de nuestras Aquí bien vale la pena preguntarnos con Man-
propias contradicciones y crisis: nuestra ale- fred Max Neff (Alvarado, 1994, pp. 61-67):
gría, nuestra hospitalidad, esa fortaleza espe-
cial para enfrentar nuestros propios proble- “¿Por qué hemos logrado crear este tipo de
mas, un optimismo que no nos permite mundo? ¿Qué es lo que sucede con nosotros?
darnos jamás por vencidos, nuestra capaci- ¿Por qué después de tantos años de evolución,
dad de trabajo y lucha, nuestra capacidad de llegamos a un mundo de crisis tan descomu-
autosuperación, en fin, tantas otras que nal como la que estamos viviendo? ¿A qué se
podríamos mencionar. Y, sin embargo, ¿por debe? ¿Qué es lo que hemos hecho para que
qué no son ellas suficientes para darnos el esta sea la situación que impera? ¿Cuál ha sido
impulso transformador que tanto necesita- nuestra contribución?”.
mos para forjarnos un futuro menos angus-
tiante, más esperanzador y lleno de mayor Evidentemente, como bien dice él, “… este
prosperidad y bienestar individual y social? es un problema que debe preocuparnos exis-
tencialmente”. Max Neff llega a la conclu-
Sin que ello sea justificación o consuelo, no sión de que ese mundo en crisis en el cual
tengo la menor duda de que nuestras traumá- vivimos, consecuencia de nuestro propio
ticas realidades son parte de esas crisis y de ese accionar histórico, es resultado de ser seres
deterioro que caracterizan a la sociedad con- inteligentes. ¡Sí, así de simple! Y eso que nos
temporánea, en general, y que, en consecuen- enorgullece tanto a los humanos es el ger-
cia, no somos los únicos protagonistas de tan- men también de nuestra propia destrucción,
tos hechos negativos que encontramos a puesto que
donde quiera que orientemos nuestra mirada:
las guerras de Oriente Medio, el terrorismo “Todo ser inteligente, por el hecho de serlo
internacional, el abuso del poder por parte de en sí, se enfrenta a un problema en su entor-
las grandes potencias, el tráfico de armas, la no; el impulso natural no es el de adaptarse al
corrupción en las grandes multinacionales, la entorno, sino corregir ese entorno para que
primacía de los intereses particulares de ciertos se adapte a él o ella y a sus necesidades”.
grupos o naciones sobre el bien de la humani-
dad, la pérdida del sentido de dignidad del ser Adaptar el entorno a nuestras necesidades
humano, acontecimientos todos que, aunque implica acciones locales e individuales -¿ego-

Educación y Educadores, volumen 7 117


Luis Hernando Ramírez Reyes

ístas?-, lo que lleva a su manipulación, con la blemas, sino transformaciones, de las cuales
consecuencia de que “dejamos de percibir nosotros somos parte y no nos podemos
totalidades y solo percibimos fragmentos” desligar”.
(Alvarado, 1994, p. 62), proceso que se reafir-
ma y consolida intelectualmente con la revo- Aclara Gabriel Antonio Alvarado, a este res-
lución científica, la cual parte de la fragmen- pecto, que es importante insistir en que “…
tación de la realidad para poder conocerla y solo hay problemas cuando uno se puede
dominarla, pero lleva al hombre a pagar un separar de aquello que identifica como pro-
alto precio: el de su propia fragmentación y, blema, pero cuando uno hace parte de él,
con ella, la incoherencia de sus propias hay transformación integral y completa. Y
acciones, como individuo y como ente esto se debe aprender a vivir para que desde
social. adentro sea capaz de influir en los procesos
de transformación y de ahí que el esfuerzo
Max Neff afirma, entonces: por comprender en los términos así descri-
tos es un profundo acto creativo”.
“No podemos dejar de quedar desconcertados
frente a la toma de conciencia por el extraor- De un planteamiento como el anterior se
dinario aumento de nuestros conocimientos, puede colegir por qué este es el primer gran
frente al extraordinario incremento de un desafío que tenemos que abocar quienes
mundo caótico e incontrolable. ¿Cómo pue- gerenciamos la educación: desarrollar en nos-
den consolidarse estas dos situaciones? ¿Cómo otros y en nuestros educandos una profunda
es posible que con tanta ciencia, tanta tecnolo- comprensión de nuestro mundo, de nuestra
gía, el mundo resultante sea tan catastrófico sociedad y de nuestro tiempo, para que, desde
como el que estamos viviendo?”. allí y gracias a ella, podamos generar el com-
promiso, la creatividad y el liderazgo necesarios
Y se responde a sí mismo que quizás se para transformar a nuestro país, sin esperar a
deba a que hemos cometido sistemática- que otros lo hagan por nosotros. Solo así puede
mente un grave error: “Hemos supuesto que no nos suceda lo que al coronel del Coro-
que describir más explicar es igual a com- nel no tiene quien le escriba, de Gabriel García
prender. Pero el comprender es otra cosa”. Márquez, quien pasó toda su vida esperando
Vivimos, por lo tanto, en un mundo en que por la carta de su pensión, carta que nunca
sabemos mucho de todo, pero del cual llegó. El futuro deseado para una sociedad no
comprendemos muy poco, un mundo que es algo que, simplemente,“les sucede” a los paí-
“necesita ser comprendido más que ser ses, ya que dicho futuro es una construcción
conocido y nosotros insistimos en acumular social y colectiva,producto del esfuerzo,la edu-
más conocimientos sobre él y rehuimos cación y la fe de todos sus ciudadanos. Para
todo esfuerzo por comprenderlo”.“… pero lograrlo, son necesarias las transformaciones
si queremos entrar en el ámbito del com- que personal e individualmente se atribuyen,
prender, ahí ya no se trata de plantear y de en una gran proporción,a los procesos que solo
buscar soluciones a los problemas, porque se pueden generar en las organizaciones y las
en el mundo del comprender no hay pro- acciones educativas.

118 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

Segundo desafío: hacer “Cualquier intento para definir el término


de las instituciones educativas conocimiento se enfrenta a un dilema. Por un
organizaciones del conocimiento lado, el conocimiento, tanto desde el punto de
y organizaciones que aprenden vista del lenguaje general como del científico,
parece un término evidente que no necesita
Este segundo desafío se enmarca en la llama- mayor explicación. Existen, sin embargo,
da sociedad del conocimiento. Según muchas definiciones diferentes que hacen casi
muchos analistas, es la sociedad que caracte- imposible encontrar una compatible con la
riza nuestra época, así como otras épocas las mayoría de las conceptuaciones ya existentes
caracterizaron el feudalismo, el Renacimien- del conocimiento. Por otro lado, el conoci-
to, la revolución industrial, etc. Para entender miento representa un fenómeno muy difícil de
mejor el porqué de este segundo desafío, pri- reflejar. Aunque se puede hablar de conoci-
mero debemos hacernos algunas preguntas miento, cualquier intento de comprensión del
que nos permitan manejar un lenguaje mismo se puede considerar conocimiento de sí
común, a la vez que nos lleven, una a una, a mismo. […] Sin embargo, a pesar de que pode-
posibles respuestas. Ellas son: mos hacer esto en muchos niveles, al final no
podemos evitar un regressum ad infinitu, un vol-
• ¿Qué es conocimiento? ver a empezar continuo. Por estas razones, en la
elaboración de una definición comprensiva del
• ¿Qué es sociedad del conocimiento? mismo parece que la frustración sea inevitable.
Afortunadamente, dicha definición no es
• ¿Qué son organizaciones del conocimiento? imprescindible para nuestro propósito. Por
encima de todo, necesitamos una imagen prag-
• ¿Qué es aprendizaje organizacional? mática del conocimiento…” (2002, p. 115).

• ¿Qué es una organización que aprende? En consecuencia, “El conocimiento se rela-


ciona con la descripción, el análisis, la com-
• ¿Qué es gestión del conocimiento? prensión y, de forma eventual, con el cambio
del mundo que nos rodea. […] En este con-
De alguna manera, el responder, así sea bre- texto, se considera el conocimiento como un
vemente, cada una de estas preguntas es activo no solo individual, sino también orga-
dimensionar, también, este segundo desafío. nizativo” (Alavi y Leidner, 2002, p. 17). Ello
implica que las organizaciones deben rela-
¿Qué es conocimiento? cionar el conocimiento compartido y allega-
do por la empresa, con el valor añadido de la
Definir conocimiento no es, por supuesto, algo misma, en un grado tal que implique algún
sencillo, pues depende de la posición episte- tipo de beneficio significativo, como conse-
mológica que asumamos. Esta dificultad cuencia del conocimiento generado y trans-
innata a todo intento de definición de cono- ferido a la sociedad por la organización. Es
cimiento está muy bien sintetizada por Ulrich decir, según el énfasis, pasa a ser en los “acti-
Frank, cuando afirma: vos basados en el conocimiento” (en lugar de en el

Educación y Educadores, volumen 7 119


Luis Hernando Ramírez Reyes

trabajo o el capital), en el “trabajo intensivo en cer es una experiencia personal, determina-


conocimiento” y en los “trabajadores del conoci- da por el sistema de percepciones, por los
miento”, como fuente elemental de la productividad valores y por la cultura de cada quien. De ahí
(Swam, Robertson y Newell, 2004, p. 216). que la diferencia básica entre información y
conocimiento estaría simplemente en el
Es interesante observar la dimensión organi- tiempo, es decir, en el momento en que la
zativa que reconocen en el conocimiento persona transforma, en su mente, la informa-
Alavi y Leidner en su definición, pues para ción en conocimiento, una vez que ella la
otros expertos lo que prima es la dimensión procesa y le da sentido (lo que Polanyi llama
individual Así, por ejemplo, para Nonaka “conocimiento tácito”), y se transforma de
(1994) y Huber (1991), “El conocimiento es nuevo en información (lo que Nonaka llama
una creencia personal justificada que aumen- “conocimiento explícito”), tan pronto como
ta la capacidad del individuo para llevar a cabo es articulado y comunicado a otros, median-
una acción de manera eficiente” (Alavi y te textos, electrónicamente, de manera oral,
Leidner, 2004, pp. 18-19).También podríamos
etc. (Alavi y Leidner, p. 19). Ello significa que
entender el conocimiento como un proceso de
el conocimiento está en quien lo utiliza y no
naturaleza mental, por medio del cual el individuo
en la recopilación de la información.
es capaz de predecir, interpretar y comprender sus
propias realidades, internas y externas, y de crear
Para Alavi y Leidner (1999), lo anterior
nuevo conocimiento, con lo cual se transforma a
implica dos cosas:
sí mismo y modifica su entorno.
1. Puesto que el conocimiento es personal,
No podemos desconocer, por supuesto, que
toda sociedad ha tenido un conocimiento solo será útil para otra persona en la
que le ha permitido sobrevivir y evolucio- medida en que se comunique y que la
nar, de acuerdo con las demandas del entor- otra persona pueda interpretarlo.
no sobre sus individuos (Castell, 1996). Lo
que caracteriza nuestra época no es, por lo 2. La acumulación de información es de
tanto, el hecho de que el conocimiento en poco valor, pues solo es útil en la medida
épocas anteriores fuese relativamente insig- en que sea procesada activamente, a través
nificante, sino el de que, en la sociedad del de la reflexión, explicación y aprendizaje.
conocimiento, “… el conocimiento actúa
ahora sobre sí mismo en una acelerada espi- Esto último es lo que hoy en día llamamos
ral de innovación y cambio” (Swam, apropiación y lo que Max Neff entiende
Robertson y Newell, 2004, p. 217). como comprensión.

El problema con el conocimiento radica en Implica, también, algo más, y es que hay
que este se basa en la información, pero es varios tipos de conocimiento:
imposible determinar en qué momento la
información se convierte en conocimiento • El conocimiento del qué o conocimiento
en la mente del individuo, puesto que cono- fáctico.

120 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

• El conocimiento del por qué o conocimien- Las dos consecuencias más inmediatas que
to científico. uno observa como profesor en el salón de
clase son: en primer lugar, la convicción de
• El conocimiento del cómo o conocimiento muchos de nuestros estudiantes de que, por-
de habilidades o aplicado. que tienen mucha información a su disposi-
ción, saben mucho sobre muchas cosas y, en
• El conocimiento del quién o conocimiento segundo lugar, la rapidez con la que olvidan
de quién sabe qué y quién sabe cómo lo estudiado, así sea vital para su vida como
hacer qué. Es el conocimiento de los universitarios o como profesionales. Aquí
expertos y del uso eficiente del conoci- podemos observar, en el fondo, un efecto
miento. No se puede transmitir fácil- paradójico: para muchos de nuestros alum-
mente a través de los canales formales nos, la información es conocimiento, es todo
de la información. el conocimiento que ellos necesitan para
triunfar en la vida. Pero como dicho “cono-
Dimensionar así el conocimiento nos cimiento” no llega a trascender la etapa de la
ayuda a entender varias de las dificultades simple información -información que se
que experimentamos en todos los niveles consigue siempre y por doquier- terminan
del sistema educativo: el de la falta de por atribuir poco valor y utilidad al mismo
apropiación del conocimiento -cualquiera para su futuro, lo que los lleva a desecharlo
que este sea- y, por lo tanto, el de la falta con relativa facilidad y prontitud. Al fin y al
de comprensión del mismo por parte de la cabo, ¿quién les puede -o nos puede- garan-
gran mayoría de nuestros estudiantes, tizar que ese “conocimiento” va a durar algo
debido a que, el primer tipo de conoci- más que lo que dura el noticiero en el cual
miento -el fáctico-, que debería ser el nos enteramos acerca de él? ¿Vale, entonces,
menos importante en la educación formal tal conocimiento el esfuerzo por obtenerlo,
de hoy en día, continúa siendo, no obstan- comprenderlo y hacerlo parte de su propia
te, el que sigue primando en el interés y configuración intelectual? Cómo cambiar
en las percepciones de los estudiantes, esta patología es parte fundamental de este
quienes se preocupan más por lo fáctico segundo desafío.
que por el conocimiento científico, por el
desarrollo real de competencias personales ¿Qué es sociedad del conocimiento?
o profesionales o por comprender de
manera sólida aquello que están estudian- La capacidad del hombre de crear nuevo
do. Este comportamiento no es exclusivo conocimiento a partir de nueva información
de los jóvenes, pues, dado que la informa- derivada de su entorno o de sus propias ela-
ción de todo tipo permea el entorno boraciones mentales se ha acelerado de
actual, la sociedad toda carece del énfasis manera insospechada desde hace unos cuatro
en los datos y en los bits de información, siglos y llegó a su apogeo en el siglo pasado,
como si ellos, por sí solos, fuesen suficien- sin que dicho ritmo disminuya y antes, por
tes para formar al ciudadano de la socie- lo contrario, aumente exponencialmente
dad del conocimiento. más allá de todo estimativo (según la Unes-

Educación y Educadores, volumen 7 121


Luis Hernando Ramírez Reyes

co, para el año 2050, el conocimiento acu- aprendizaje o que lleven al desarrollo de mode-
mulado en la humanidad habrá aumentado los mentales en sus educandos, que los prepa-
32 veces con relación al que había en 1998 ren para el tipo de sociedad que les espera y
y el 97% será absolutamente nuevo). La que ellos deben ayudar a forjar. La manera
manifestación más evidente de dicho ritmo como se transmite actualmente el conocimien-
es la explosión del conocimiento científico y to, de generación en generación, no ha cam-
su naturaleza antiparadigmática y sorpren- biado sensiblemente durante siglos. La investi-
dente. Pero esa no es la única característica gación institucional en las universidades es
definitoria de la sociedad del conocimiento, mínima, a pesar de que se ha incrementado
pues también lo son: recientemente de forma sensible a raíz de los
procesos de acreditación, pero es casi inexisten-
• El desarrollo sin precedentes de todas las te en los demás niveles del sistema educativo
ciencias. colombiano, en donde ni siquiera se la recono-
ce como una de sus funciones fundamentales,
• Los complejos procesos de investigación a pesar de todo el énfasis que muchos expertos
y desarrollo basados en el aprendizaje ins- han hecho en enfoques tales como el de la
titucionalizado y en la creación de cono- investigación formativa en el aula de clase,
cimiento. modelo de trabajo docente-dicente que sigue
siendo un tema de estudio y especulación aca-
• La inversión en la gente y en el desarro- démica, pero no una realidad explícitamente
llo de talentos y habilidades creativas (tra- vivenciada, ni en colegios ni en universidades,
bajadores del conocimiento). salvo contadas excepciones lideradas por algu-
nos profesores del país, y que se manifiestan en
• El conocimiento sobre el conocimiento. encuentros como los de los “semilleros de
investigadores”.
• El conocimiento como activo público.
En cuanto a internet y a las tecnologías de la
• El ritmo de desactualización de todo información que caracterizan a la llamada
conocimiento. “educación virtual”, a pesar de que aún está
por evaluarse su verdadero potencial en proce-
• El surgimiento gradual de la sociedad de sos de adquisición de información no fácticos1,
la incertidumbre.
1 A este respecto, Jane Knight (2004, p. 1) afirma lo siguiente: Los emple-
ados no se sienten entusiasmados ante la idea de sentarse frente a sus
computadores, abriéndose camino por horas a través del material de los
• La constante innovación tecnológica. cursos en línea (muy pronto están hasta la coronilla). Si se encuentran con
temas técnicos, simplemente no les importan. Si sus gerentes de línea
piensan que sus empleados están perdiendo tiempo valioso de trabajo,
• El desarrollo de internet y de la tecnolo- ellos (los empleados) dejan de estudiar inmediatamente. El aprendizaje en
línea (e-learning) está desarrollando una mala fama: no está funcionan-
gía de la información (banda ancha). do, no es disfrutado, está costando demasiado… (traducción del autor).
Para los profesores Jerry Wind y David Reibstein, de la Wharton School
of Management, todavía es demasiado pronto para saber si el nuevo
No parece ser que las organizaciones educati- paradigma (el de la educación virtual) funcionará, pues “cabe la posibi-
lidad de que se cometan errores”. No obstante, creen que “las empre-
vas en general se caractericen por la utilización, sas deben investigar constantemente nuevas maneras de mejorar el
nivel de conocimientos de sus empleados…” (Formación Universia Kno-
en su quehacer diario, de nuevos procesos de wledge Wharton).

122 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

me temo que el mercado potencial nos lo • Su tolerancia -aun el estímulo- al error y


podrían arrebatar las universidades extranje- a la equivocación, como fuente de apren-
ras, en la medida en que se firmen tratados dizaje institucional.
de libre comercio con los Estados Unidos,
con Canadá, con la Comunidad Económica • La preparación profesional de sus
Europea, con el Japón, etc. Desafíos que esta- miembros.
mos en mora de abocar en Colombia, a pesar
de que sobre ellos han llamado la atención, • Su alta capacidad adaptativa y de anticipa-
incansablemente, expertos, intelectuales, aca- ción a su entorno (aprendizaje organiza-
démicos y analistas nacionales y extranjeros. cional).

¿Qué son organizaciones del conocimiento? • Una atmósfera de libertad y responsabili-


dad individual.
Son aquellas en donde los elementos men-
cionados constituyen parte esencial de su • Sus estructuras flexibles.
cultura y de su know-how en el desarrollo de
sus procesos productivos y de creación de • Su alto nivel de innovación.
valor. Se las conoce también como organiza-
ciones que aprenden. Algunos de ellos ya • Su cultura de la creatividad.
habían sido propuestos por Peter Senge, en la
década de 1990, en su libro La quinta discipli- • Su tecnología -en especial la de la infor-
na (por esta razón, las amplío más adelante y mación- y, en consecuencia, la existencia
de manera más detallada, al aclarar lo que de redes técnicas y de profesionales.
entiendo por aprendizaje organizacional). Se
caracterizan, en esencia, por: • El estímulo del dominio personal
mediante el desarrollo y utilización de
• El logro de una visión compartida, es modelos mentales complejos entre todos
decir, de unos ideales con los cuales todos los miembros de la organización.
se identifiquen y de un modelo mental
común que sirva de referente para el • Un pensamiento sistémico, gracias al cual
comportamiento y la solución de proble- todos sean conscientes de las interrelacio-
mas en la organización. nes, interdependencias e interacciones de
todos los niveles y actuaciones de la orga-
• Su gerencia participativa y el trabajo en nización en el logro de sus objetivos.
equipos de autoaprendizaje y alto rendi-
miento. El desarrollo de una organización del cono-
cimiento no es, sin embargo, un proceso de
• La presencia de interrelaciones intensas simple sumatoria de estos u otros factores
de aprendizaje y de conocimiento relevantes. En consecuencia, con los concep-
experto compartido ampliamente entre tos y los procesos propios de todo sistema, el
sus miembros. todo es más que la suma de las partes, lo cual

Educación y Educadores, volumen 7 123


Luis Hernando Ramírez Reyes

implica que moverse en la dirección de una retener estudiantes para poder seguir aten-
organización del conocimiento presupone diendo su tradicional rol en la formación de
efectos sinérgicos que tienen como base el profesionales, más que en innovar y en
mismo comportamiento de las personas, su moverse en el terreno de la ciencia y el
actitud ante el trabajo que desempeñan y los conocimiento de punta. De ahí también que
valores de una cultura que debe ser fuente, la investigación sea una actividad relativa-
medio y resultado de las dinámicas propias mente marginal en muchas instituciones de
de una sociedad del conocimiento. Es, por lo educación superior, en las que poco se
tanto y contrariamente a lo que algunos entienden los procesos propios de la produc-
puedan pensar, un proceso complejo, que ción intelectual y del quehacer investigativo.
implica largos años de esfuerzo y trabajo
consciente en esa dirección y para el cual no ¿Qué es aprendizaje organizacional?
hay fórmulas preestablecidas ni soluciones
únicas. De ahí que los gerentes educativos Es, en esencia, el proceso por el cual se busca
deban cambiar radicalmente sus presupues- aumentar y mejorar la capacidad de los miembros
tos y valores administrativos, si quieren hacer de una organización para entender y gerenciar la
de sus instituciones organizaciones que organización y su entorno, de tal forma que pue-
aprenden y, en última instancia, verdaderas dan tomar decisiones que aumenten, de manera
organizaciones del conocimiento. continua, la efectividad institucional (Jones y
George, 2004, p. 237). Debido a la explosión
Todas estas variables podrían explicar por del conocimiento y al cambio continuo y
qué son tan pocas las organizaciones educa- acelerado que ella trae, el aprendizaje organi-
tivas que se animan a moverse en esa direc- zacional es, hoy en día, un proceso vital para
ción, pues, además, ello implica una clara todas las organizaciones, pues de él depende,
conciencia de que, para volverse o mante- en gran medida, la calidad de la toma de
nerse competitivo, ser una organización del decisiones en situaciones de incertidumbre y
conocimiento es una condición sine qua non cambio permanente, propios de la sociedad
hoy en día. Infortunadamente, los factores de del conocimiento, y la posibilidad de que las
competitividad no les dicen lo mismo a instituciones educativas puedan no solo
quienes dirigen las instituciones educativas adaptarse a tales situaciones, sino modificar
en nuestro país, si los comparamos con lo su entorno y su sociedad y anticiparse así a
que los mismos significan para las empresas los grandes hechos que van modelando
industriales y comerciales, puesto que los nuestro presente y nuestro futuro. Para con-
entes educativos se mueven en un mercado seguirlo, es decir, para que un gerente pueda
de naturaleza muy distinta, caracterizado por hacer de su institución una organización que
una alta demanda, en vista de que nuestra aprende, Peter Senge considera que los
población busca acceder a la educación en directivos deben aplicar cinco principios
todos sus niveles, no solo como medio de propuestos por él (Jones, 2004, pp. 237-238):
promoción social, sino para lograr un mejor
nivel de vida. Esto lleva a que nuestras uni- 1. Crear un entorno organizacional que le
versidades se centren, ante todo, en captar y permita a cada persona (¡también a nues-

124 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

tros alumnos!) desarrollar un sentido de por ejemplo, estimular el trabajo en equi-


dominio personal (personal mastery), experi- po si no se les da a los miembros de la
mentar, crear y explorar todo aquello en organización la libertad para experimentar
que se interese. y ser creativos, o si no se crean las condi-
ciones que lleven al dominio personal.
2. Como parte del principio anterior, las
organizaciones deben estimular en sus Lograr un accionar sistémico en las institucio-
miembros el desarrollo y utilización de nes educativas no es nada fácil. En los cole-
modelos mentales complejos, es decir, de gios, por ejemplo, los procesos de diferencia-
maneras sofisticadas de pensar que los ción por áreas del conocimiento (departa-
reten y los lleven a buscar nuevas y mejo- mentos académicos) llevan a barreras casi
res formas de aprender, de implementar infranqueables entre los miembros de la insti-
sus responsabilidades y de llevar a cabo sus tución, hasta el extremo de que no existe diá-
tareas, con el fin de profundizar su com- logo académico entre las distintas disciplinas.
prensión respecto de lo que involucra cada Algo similar sucede en las universidades, en las
actividad o proceso organizacional. Senge cuales las facultades o escuelas experimentan
considera que esto solo es posible estimu- una orientación tan extrema hacia su propia
lando en todos el gusto por la experi- unidad académica, que se dificulta o se impi-
mentación y el riesgo. de el trabajo interdisciplinario.

3. Los directivos deben hacer lo que sea ¿Qué son las organizaciones que aprenden?
necesario para promover la creatividad en
equipo. Para Senge, el aprendizaje en Son, en consecuencia, aquellas que crean las
equipo es más importante que el aprendi- condiciones institucionales necesarias para
zaje individual, si queremos tener organi- mejorar sus procesos de manera continua y
zaciones que aprenden. posibilitar y facilitar todo tipo de acciones
encaminadas al aprendizaje experto de sus
4 .Los directivos deben enfatizar, también, miembros y al desarrollo de nuevos conoci-
en la importancia de construir una visión mientos. Es importante observar que este tipo
compartida en sus instituciones, a manera de organizaciones ponen el énfasis en la capa-
de modelo mental y de comportamiento cidad creativa del ser humano y, específica-
que guíe todo el accionar de los miem- mente, en la potenciación óptima del talento
bros de la organización. humano, algo que debería definir, por esencia,
el quehacer de las instituciones educativas.
5. Finalmente, el pensamiento sistémico es
fundamental para llegar a organizaciones ¿Qué es gestión o gerencia del conocimiento?
que aprenden. Los directivos deben reco-
nocer los efectos que un nivel de aprendi- Para algunos expertos, la gestión o gerencia del
zaje tiene sobre otro y las interrelaciones e conocimiento (GC) es un término más actual
interdependencias que deben marcar todo para las llamadas organizaciones que aprenden
el accionar organizacional. De nada sirve, (OA). No obstante, hay algunas diferencias

Educación y Educadores, volumen 7 125


Luis Hernando Ramírez Reyes

significativas, entre las cuales me parece rele- demás. […] Los empleados en una empresa
vante mencionar la siguiente: la GC enfatiza con un alto IQ corporativo colaboran efec-
en los sistemas y tecnologías de la informa- tivamente, de tal manera que todas las perso-
ción, mientras que las OA subrayan más la nas clave en un proyecto están bien informa-
gestión y desarrollo del talento humano. das y energizadas. El objetivo final es contar
Pero ello no implica que sean incompatibles con un equipo capaz de desarrollar las mejo-
y que, de hecho, no se combinen en la prác- res ideas a lo largo y ancho de la empresa,
tica gerencial. Lo que no se debe perder de para luego actuar con la misma unidad de
vista es que la GC es un medio para lograr propósito y foco con que lo haría una sola
un fin: hacer altamente competitivas a las persona bien motivada en la misma situa-
organizaciones, a partir del conocimiento de ción” (Dessler, 2001, p. 234).
sus miembros, el cual se debe traducir en
aprendizaje e innovación permanentes y en Pienso que deberíamos preguntarnos, en el
el logro de los más altos estándares de calidad caso de nuestras instituciones educativas, cuál
y satisfacción de sus clientes internos y es su IQ institucional. Pero cualquiera que
externos. Un ejemplo nos puede ilustrar de sea, creo que con los elementos ya explicita-
manera más clara lo que quiero decir. dos, todos podemos darnos cuenta de la
magnitud del reto que deben afrontar las
Para Bill Gates, el fundador de Microsoft, organizaciones educativas para convertirse
asegurarse de que los empleados de la en organizaciones del conocimiento.Y aquí
empresa puedan comunicarse oportuna y debo referirme, de manera particular, a las
debidamente es un buen ejemplo de GC. universidades del país, puesto que, para el
Dice él: común de las personas, ellas son tal cosa, a
pesar de lo lejos que la mayoría de ellas están
“Gestión del conocimiento no es nada más de tal ideal, salvo contadas excepciones.
que gerenciar el flujo de información, hacer Mucho menos lo son los colegios y demás
llegar la información correcta a la gente que instituciones educativas, pues es paradójico,
la necesita, de tal manera que pueda actuar pero la mayoría de las organizaciones educa-
con rapidez. […] Pero la GC es un medio tivas trabajan con el conocimiento, pero no
para lograr un fin. El fin es aumentar la inte- son organizaciones del conocimiento.
ligencia institucional o el IQ corporativo. En
los dinámicos mercados de hoy en día, toda Obviamente, cabe siempre preguntarnos si
empresa necesita un alto IQ corporativo para deben serlo. Podríamos cuestionarnos, por
tener éxito. Por IQ corporativo no quiero ejemplo, si los colegios deben hacer investi-
decir, simplemente, tener una cantidad de gación en procesos de enseñanza-aprendiza-
gente inteligente en su empresa, aunque se je o en psicología evolutiva o en procesos de
empieza por allí. IQ corporativo es una autogestión. Pero, así mismo, podríamos pre-
medida de qué tan fácilmente nuestra orga- guntarnos: ¿por qué no? No quiero decir
nización es capaz de compartir información con esta afirmación que algunos colegios de
de manera amplia y de qué tan bien nuestra nuestro país no hagan algún tipo de investi-
gente puede construir sobre las ideas de los gación y no desarrollen procesos de innova-

126 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

ción realmente interesantes, en especial algu- aunque, de paso, pienso que ello ha llevado a
nos de sus profesores que aún no han perdi- que muchas llamadas universidades sean tan
do la fascinación por el descubrimiento, por solo colegios o institutos profesionalizantes,
el conocimiento, por sus alumnos y por su lo cual no tiene nada de malo en sí. Lo ideal
propia profesión. De hecho, muchos colegios sería, no obstante, que se reconozcan como
del país son instituciones de muy alto nivel tales, lo cual les permitiría no insistir en un
académico, medidos incluso por exigentes discurso angustiado y angustiante acerca de
estándares internacionales. Pero ello, por sí la investigación y el conocimiento y la inno-
solo, no los hace organizaciones del conoci- vación y todo ello, sin que tengan las posibi-
miento, como tampoco lo son las universida- lidades institucionales de llegar a vivirlos en
des por el simple hecho de tener cierto nivel un futuro cercano, ni el interés real de
de realizaciones en investigación. moverse en esa dirección.

Y es que hacer gerencia del conocimiento Pero tendríamos que preguntarnos si las ins-
implica, antes que nada, una cultura suprema- tituciones educativas pueden seguir de espal-
mente rica en valores asociados con el respe- das a lo que cada día caracteriza más a las
to por el otro; con una alta valoración de la sociedades contemporáneas: la explosión del
investigación, la creatividad y la innovación y, conocimiento y todos sus concomitantes. Al
en consecuencia, con la decisión de invertir fin y al cabo, las organizaciones son fruto de
en ellas; con actitud y capacidad de riesgo; su época y deben adaptarse y anticiparse a
con apertura y confianza en los demás; con ella, a la vez que deben dar respuesta a las
altos niveles de inversión en la gente; con la necesidades propias de la sociedad a la cual
creación de condiciones y espacios institu- sirven.Y esta es una responsabilidad inesca-
cionales propios de una organización del pable de las instituciones educativas.
conocimiento, y muchos otros aspectos que
no entro a tratar en este ensayo, pero que no Por lo tanto, pienso que sus roles y funciones
son de difícil identificación. ¿Cuántas institu- tradicionales deben enriquecerse e, incluso,
ciones educativas, en cualquier nivel del siste- redefinirse, para hacer el tránsito a organiza-
ma, se pueden preciar de tener este tipo de ciones del conocimiento y organizaciones
cultura, expresada claramente en el PEI y que aprenden (organizaciones inteligentes),
vivenciada de manera contundente en ejecu- no por moda, sino porque las tecnologías y
torias institucionales concretas? los sistemas de información, la presencia cada
vez mayor de los computadores en millones
No se trata, por supuesto, de que los colegios de hogares y organizaciones, el acceso a la
dejen de lado su función esencial de ayudar información, las continuas innovaciones en
a la familia y a la sociedad a formar y educar todos los campos del conocimiento, la glo-
al niño y al joven (y no a reemplazarlas, balización, etc., no nos pueden dejar impávi-
como muchos padres han llegado a creer), o dos, como si habitásemos en otro mundo.Y
de que las universidades abandonen su papel este planteamiento sería válido aun en el
de formar a los profesionales y especialistas caso de que algunas instituciones educativas
en las diferentes áreas del conocimiento, (como los colegios) fuesen organizaciones

Educación y Educadores, volumen 7 127


Luis Hernando Ramírez Reyes

del conocimiento imperfectas, así como momento han fracasado. Procuraré, pues,
muchas universidades son solo burocracias bosquejar a continuación un cuadro general
imperfectas, aunque se las gerencie como de algunos de tales retos que, si los acepta-
burocracias ideales, con todas las cualidades y mos, deberían evidenciarse en acciones con-
deficiencias de este estilo de organización. cretas asociadas con ellos, en todo el sistema
educativo. Algunos están más relacionados
En el fondo, creo que abocar este reto es abo- con el primero de los grandes desafíos que
car el desafío de hacer de las instituciones he planteado: transformar nuestro país, y otros
educativas organizaciones inmersas en el más con el segundo: hacer de las instituciones
mundo de la postmodernidad y en la ruta de educativas organizaciones del conocimiento.
la anticipación y “posibilitación” de la socie-
dad futura, aquella en la cual no vivimos ple- 1. Fomentar la dimensión intelectual
namente todavía en Colombia (es decir, en en el trabajo
sentido estricto, no somos sociedades del Leía en alguna oportunidad que “la primera
conocimiento), pero que sabemos ya, en dimensión de la experiencia humana es la
buena parte, cómo será, porque la estamos dimensión intelectual, ese aspecto de nuestra
forjando desde este presente, en el cual debe- naturaleza que aspira a la verdad”.
mos ser protagonistas más decididos, ya que
estamos definiendo y determinando el futuro Esta frase me parece muy pertinente en el
de la sociedad y de nuestra propia cultura. caso de nosotros los profesionales en general
y de manera muy especial de nosotros los
Tercer desafío: actuar en consecuencia educadores. Peter Drucker (1993) dice en su
con los dos desafíos anteriores libro La sociedad postcapitalista, que no es otra
cosa que la misma sociedad del conocimien-
Actuar en consecuencia con los dos grandes to, que en este tipo de sociedad todo profe-
desafíos hasta aquí propuestos no es tarea sional deberá ser dos cosas: un profundo
fácil, pues ellos implican, a su vez, numerosos conocedor de las organizaciones, puesto que
retos que debemos enfrentar simultánea- estas permean y definen también nuestra
mente, la mayoría de los cuales están condi- época -conocida también como la sociedad
cionados por nuestros propios paradigmas, organizacional- y un trabajador de las ideas.
por nuestras realidades y posibilidades socia- Ello quiere decir que todo profesional hoy
les e institucionales, por nuestros propios en día es, ante todo, un intelectual, puesto
vacíos profesionales y por la inercia organi- que es el intelectual quien trabaja con el
zacional y cultural que nos lleva a vivir mundo de las ideas o, dicho de otra manera,
cómodamente con lo que ya tenemos. En con el conocimiento.
varios de ellos venimos trabajando hace años
los educadores y, sin embargo, ahí siguen Me sorprende, sin embargo, que cuando les
inamovibles, resistiéndose a todo y a todos. he preguntado a muchos profesionales o a
Por ello, siguen siendo retos a los cuales mis estudiantes en la universidad cómo se
debemos atender, aunque con estrategias ven ellos en una sociedad marcada por la
diferentes, puesto que las utilizadas hasta el ciencia, la tecnología, la innovación y el

128 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

conocimiento, ninguno me ha llegado a res- conscientes, a la vez, de que vivimos en la lla-


ponder que se ve como un trabajador de las mada sociedad del conocimiento.
ideas.Y cuando les planteo en qué cambiarí-
an sus vidas y su propia praxis profesional si Pero los hay, y en abundancia. Y es que a
llegasen a dimensionarse como intelectuales quienes trabajamos en esta profesión nos
más que como simples profesionales, muchos sucede, con frecuencia, algo muy particular:
me responden que no sienten un interés nos volvemos soberbios muy rápidamente,
especial por el mundo de las ideas, pues la porque llegamos muy temprano en nuestro
mayoría se definen como hombres o mujeres ejercicio profesional a la triste conclusión de
pragmáticos, hombres o mujeres de acción, que sabemos todas las respuestas en nuestro
lo que sea que esto signifique. Al fin y al campo de especialidad o a que, con lo que
cabo, no creo que los científicos, o los pen- sabemos, nos sobra y nos basta para el resto
sadores, o los académicos, o los artistas, o los de nuestras vidas.
filósofos, no sean también hombres y muje-
res de acción. Tanto lo serán, que muchas Una ex alumna de una de las especializacio-
corporaciones norteamericanas y europeas nes en que dicté clases hace algún tiempo
están contratando filósofos como asesores me describía muy emocionada el impacto
que les ayuden a ver y a interpretar lo que no que en ella tuvo el haber pasado por ese pro-
ven ni interpretan correctamente los asesores grama, después de haber dejado de estudiar
y consultores tradicionales (Revista Semana, por más de 17 años, una vez terminada su
Nº 965, 2000, p. 68). licenciatura. Me dijo: “Profesor, no sé cómo
dejé pasar tantos años sin volver a las aulas
Lo más asombroso es que estos profesionales como alumna. Nunca me imaginé que en
viven del conocimiento especializado y ¿qué todos estos años me hubiese desactualizado
es dicho conocimiento sino teoría, sino cien- tanto en mi campo y que hubiese dejado de
cia y antropología y filosofía y economía y enterarme de tantas cosas fascinantes que
sociología y física y matemática y arte? ¿Y no han sucedido en mi profesión y en la ciencia
son estos campos del conocimiento aquello en general. No dejaré que eso me vuelva a
que enseñamos, aquello en que trabajamos suceder jamás”.
día a día los educadores? Necesitamos del
mundo de las ideas como necesitamos del Confucio decía que “los que aman la verdad
aire que respiramos. Más aún, las ideas son el no son iguales que aquellos que no la aman,
oxígeno de toda profesión y lo son, dramáti- y los que la aman no son iguales que aque-
camente, de todo aquel que se precie de ser llos que se deleitan en ella”. ¿Cuántos de
un buen profesional y, en nuestro caso, un nosotros hemos hecho de nuestra profesión
buen educador y un buen directivo de la y de nuestro trabajo diario con nuestros
educación. De ahí que sea inconcebible que estudiantes un permanente deleite con la
haya gerentes de la educación y educadores verdad y con la búsqueda de ella? Pues la
que no sientan pasión por las ideas, por el verdad implica respeto, implica compromiso,
conocimiento y, en última instancia, por la implica responsabilidad, implica lo que
búsqueda incansable de la verdad, siendo Buber llamó la relación yo-tú (a diferencia

Educación y Educadores, volumen 7 129


Luis Hernando Ramírez Reyes

de la de yo-ello) e implica virtud, pues como otro desafío, vital en mi concepto, para trans-
bien lo expresó Marco Aurelio, “voy en formar los procesos de enseñanza-aprendiza-
busca de la verdad, que hasta ahora nunca ha je y de formación de la personalidad, de la
dañado al hombre”. afectividad y del intelecto de nuestros edu-
candos: crear comunidades académicas, ver-
De ahí que esté convencido de que no daderas comunidades de intelectuales con
podemos transformar nuestro país y desarro- nuestros estudiantes y con nuestros colegas, a
llar organizaciones con base en el conoci- partir de procesos de investigación formati-
miento, si no recuperamos primero la va, en el primer caso, y procesos de investi-
dimensión intelectual de nuestra profesión gación-acción, de investigación interdiscipli-
como educadores y como directivos de las naria y transdisciplinaria, y de investigación
instituciones educativas. Mi tesis es muy sim- teórica y aplicada, en el segundo.
ple: si no vivimos y trabajamos en una cultu-
ra en que se busque y se respete profunda- Pero, para movernos en esta dirección, es
mente la verdad, no es posible transformar- absolutamente necesario aumentar, de
nos ni ayudar a que los demás se transfor- manera radical, la preparación profesional de
men, porque nuestro horizonte solo será una nuestros profesores, puesto que la gran
farsa, en la cual nos engañamos e irrespeta- mayoría de los que trabajan en los niveles
mos mutua y permanentemente. Thomas primario y secundario solo tienen una licen-
Paine decía que “tal es la naturaleza de la ciatura y muy pocos, relativamente, tienen
verdad, que todo lo que pide y todo lo que alguna especialización, título académico que
desea es la libertad de aparición”. no es reconocido en muchos países. En las
universidades, la situación no es significativa-
Sin saber, sin conocer y sin comprender los mente mejor. Solo 2,5% del total de profe-
hechos fundamentales relacionados con sores universitarios tienen un doctorado. De
nuestra profesión y con nuestro trabajo, solo ahí que ninguna universidad colombiana
podremos sentir confusión, pérdida del sig- figure entre las 500 mejores del mundo y
nificado de la vida, vacuidad y carencia del que la investigación, en cualquier campo,
sentido de control de nuestra propia existen- avance con tanta dificultad en nuestro país
cia y del destino que compartimos como (Revista Guía Académica, entrevista con
nación y como cultura. Y cuando no nos Javier Botero,Viceministro de Educación de
movemos en la verdad, terminamos aferra- Colombia, octubre del 2004, p. 30).
dos a cualquier idea, pues como decía
alguien en el campo de la fe religiosa: La existencia de comunidades académicas
“Quien no cree en Dios termina creyendo exige gente bien preparada, pero, además,
en cualquier cosa”. profesionales –y estudiantes– que se vean a sí
mismos como trabajadores del conocimien-
2. Crear comunidades académicas e intelectuales to, capaces de compartir sus concepciones e
Fomentar la dimensión intelectual en nues- ideas acerca del mundo y de la sociedad a
tro trabajo como gerentes de la educación y través del estudio constante, de la investiga-
como educadores nos permitiría atender a ción como estilo de vida, de la producción

130 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

intelectual, abiertos a todo lo que sucede en pregunta más común que escuchamos en el
su campo profesional, para establecer así salón de clase es: “¿Pero, profe, tengo que estu-
lazos intelectuales con académicos y científi- diar eso?”. No importan las metodologías que
cos de cualquier parte de Colombia, de Lati- utilicemos en clase, las películas que proyec-
noamérica y del mundo. No podemos olvi- temos, las lecturas que asignemos o que les
dar que en la sociedad actual permitamos seleccionar, los trabajos o pro-
yectos que les planteemos, los conferencistas
“La posibilidad de participar en la economía que invitemos, las empresas que visitemos, la
del conocimiento exige un nuevo conjunto constante es la misma: una asombrosa indife-
de habilidades humanas. El individuo debe rencia intelectual, que se evidencia en un
estar mucho más capacitado que antes y ade- absoluto desinterés por aprender, por pensar,
más ha de demostrar un mayor grado de por comprender, por hacer bien lo que
independencia intelectual. Debe ser flexible deben hacer con el fin de convertirse en
y estar dispuesto a seguir estudiando mucho excelentes profesionales para una sociedad y
más allá de la edad en que ha sido tradicio- para un mercado que les demandarán lo
nal hacerlo. Si los países en desarrollo no mejor de sí mismos, sin que ello les vaya a
mejoran considerablemente el capital huma- representar, necesariamente, salarios y condi-
no, se quedarán inevitablemente a la zaga y ciones laborales de primer nivel. Es probable
sufrirán una marginación y un aislamiento que esta patología esté asociada con lo que
en lo económico e intelectual, lo que ha de ya comenté al tratar acerca de “¿Qué es el
traducirse en la persistencia, e incluso en el conocimiento?”, mas no por ello deja de ser
aumento, de la pobreza” (Unesco, p. 20). preocupante desde todo punto de vista.

En un país en el que predominan las condi- Recuerdo cómo, recientemente, en uno de


ciones descritas y en el que solo el 10% de mis cursos sobre Teoría de la organización dis-
nuestros jóvenes tienen acceso a la educa- puse a mis estudiantes por subgrupos y les
ción superior, el construir comunidades aca- pedí que preparasen una breve exposición
démicas en las instituciones educativas se acerca de las diferentes escuelas en la evolu-
constituye en uno de los más grandes desafí- ción del pensamiento administrativo, para lo
os para todos. cual cada subgrupo escogió una. Durante la
presentación de uno de ellos observé que
3. Educar en la fascinación por el conocer uno de sus integrantes había estado todo el
Una realidad que estamos experimentando tiempo trabajando muy concentradamente
de manera dramática los profesores en las en su computador personal, mientras que sus
universidades es el poco o nulo interés que compañeros hacían la presentación de aque-
por aprender y conocer tienen la mayoría de llos aspectos que se asignaron entre ellos
nuestros estudiantes. Es como si toda su mismos. Cuando le llegó el turno al que
energía intelectual se hubiese agotado en su estaba pendiente de su computador, estaba
paso por el colegio, y su proyecto de vida no tan desconectado de lo que sus demás com-
fuese más allá de obtener un diploma para pañeros habían dicho que su exposición fue
salir a ganar algún dinero cuanto antes. La totalmente incoherente y fuera de contexto.

Educación y Educadores, volumen 7 131


Luis Hernando Ramírez Reyes

¿La razón? Mientras los compañeros hacían cultura, al conocimiento” (Isaza, 1999, p. 35).
su presentación, él buscaba, por primera vez, la Pero, ¿cómo lograrlo? ¿O es que estamos
información que debió seleccionar con la haciendo tan mal nuestra tarea como educa-
debida anterioridad para hacer una exposi- dores que hasta la ilusión por el saber la
ción adecuada del tema, en una clara demos- hemos matado en nuestra juventud?
tración de su falta de compromiso y respon-
sabilidad, lo que perjudicó a los demás. No Infortunadamente, el problema no radica
hubo en él ningún interés auténtico por solo en los más jóvenes. He tenido estudian-
aprender ni comprender lo que estudiamos tes de postgrado que pretenden que les acep-
durante el semestre, no había curiosidad te como trabajo final monografías en las que
alguna por un tema crucial en su formación, escriben acerca de libros y autores que les
y ni siquiera había preocupación por una asigné como requisito del curso, pero que
calificación que aumentase sus posibilidades ellos jamás llegaron a leer. Cualquiera sea la
de aprobar el curso, que es lo único que en explicación que busquemos, encontrar la
verdad le interesa a la mayoría de los estu- respuesta para enfrentar esta angustiante rea-
diantes. Al fin y al cabo, la calificación es el lidad, propia de la llamada “cultura light”, es
nombre del juego. Por supuesto, una golon- uno de los retos ahí presentes para nosotros
drina no hace verano, pero lo interesante de los educadores.
esta situación es su trasfondo: este alumno
estaba convencido del poder absoluto de 4. Enseñar a distinguir
internet para proveerle, en unos pocos minu- entre información y conocimiento
tos, el conocimiento por el cual él no se La nuestra es, quizás, la primera sociedad
había interesado, mucho menos apropiado, en que se confunde de manera dramática
en momento alguno. la información con el conocimiento, como
ya lo mencioné antes. Pienso que la pérdi-
Lo más paradójico en este tipo de compor- da de la fascinación por el conocer y por
tamientos es el contraste que uno observa comprender lo que llegamos a conocer es
con las numerosas cualidades que, a su vez, consecuencia, en parte, del hecho de que
tienen nuestros alumnos: la gran mayoría de vivimos en una sociedad en que sobrea-
ellos son muchachos y muchachas optimistas bunda la información. Con solo hacer un
y alegres, encantadores por su manera de ser, clic la tenemos a nuestra disposición, lo
llenos de especiales valores personales, con que nos lleva a pensar que eso es todo lo
una gran capacidad intelectual, conscientes - que tenemos que hacer para conocer y
hasta cierto punto- de los problemas de su entender. Tener tanta información dispo-
país y del mundo y plenos en posibilidades nible de manera tan fácil nos ha llevado a
de convertirse en brillantes profesionales creer que sabemos mucho, entre otras
(Revista Cambio, septiembre del 2004, pp. 18- razones porque esta es, además, la primera
28). Pero, como bien lo afirma José Fernan- sociedad en la que realmente sabemos bas-
do Isaza, “en materia escolar creemos que tante acerca de muchas cosas, sin que
todo debe ser sacrificio”. Y añade luego: nunca nadie nos las haya enseñado de
“Necesitamos que los niños se envicien a la manera explícita.

132 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

El resultado es una cultura de la superficiali- intelectual y con la verdadera construcción


dad, de la indiferencia (lo que no nos cuesta de conocimiento de jóvenes y profesionales,
no lo valoramos), de la confusión más antes, incluso, de haberlos iniciado? ¿Cómo
monumental de conceptos, ideas y medios cambiar esa convicción de muchos de que
(como decía Einstein) y, sobre todo, de la vivir en la sociedad de la información y del
soberbia. Muchos de nuestros dirigentes, de conocimiento es “googolizar” la posibilidad
nuestros profesores y de nuestros alumnos de aprender y de formarse? Ahí está el reto
son soberbios, precisamente porque creen para la sociedad en general y, en especial,
saberlo todo.Y ante la soberbia y la arrogan- para los educadores y para los gerentes de las
cia, nada podemos hacer. En cierta ocasión, instituciones educativas.
una pequeña de quinto de primaria de un
colegio de Bogotá protestaba porque se les 5. Recobrar el valor y la importancia
iba a dar una conferencia sobre sexualidad, de la verdadera lectura
pues, según ella, “en su curso, ¡ya todo lo Lenin se refería a quienes leen, así se indiges-
sabían acerca del sexo!”. ten. Pero nuestro reto es lograr que estudian-
tes, profesionales y profesores lean hoy en día.
Nuestra época es, además, la de una cultura Es absolutamente increíble que el promedio
que se está “googolizando”, al convertir a la de libros leídos no llegue a dos, por habitan-
herramienta en protagonista (¡y en protago- te/año, en nuestro país. Este hecho, por sí solo,
nista no amenazada!) y anular así todo cues- hace que Colombia no sea ni pueda llegar a
tionamiento. Como en la propaganda del ser, en mucho tiempo, una sociedad del cono-
directorio de páginas amarillas: si no figura cimiento y que, por esa misma razón, sea tan
allí, no existe. Lo que esté en Google (o en difícil que podamos llegar a desarrollar verda-
cualquier otro buscador de internet) existe y deras comunidades intelectuales y verdaderas
es incuestionable. Allí está toda la “verdad” y organizaciones del conocimiento.
allí se agota toda búsqueda, pues es innecesa-
rio ir más allá de tan valiosa herramienta. En Nos justificamos a nosotros mismos dicien-
consecuencia, para muchos profesionales y do que vivimos en un mundo de la imagen
para muchos de nuestros alumnos, la infor- y que es ella el nuevo lenguaje, el que debe-
mación simplemente se traga, sin degustarla, mos dominar y entender, pues “hoy, lo que
sin procesarla, sin comprenderla, sin interio- no se ve no es, no existe”. “Es esta creencia
rizarla, sin apropiársela. De ahí que se indi- –nos dice la profesora Luz Carmen Barrera
geste en quien la consume, lo confunda y lo (2002, pp. 137-138)– la que nos ha llevado a
vuelva arrogante, puesto que la arrogancia es que no sean pocos los que se apresuran a
lo propio del ignorante. Lenin lo expresó pregonar el ocaso de la lectura y a decretar la
muy bien al advertir que “les temo a quienes muerte del libro, como si los actos de lectu-
leen un librito y se indigestan con él”. ra pudieran limitarse a lo textual y más con-
cretamente a los libros tradicionales, o como
¿Cómo evitar que esta reducción del cono- si la imagen por sí sola tuviera la capacidad
cimiento a lo que está en los buscadores de de integración y revelación de lo escrito y,
internet acabe con el verdadero desarrollo en consecuencia, se pudiera proclamar, cate-

Educación y Educadores, volumen 7 133


Luis Hernando Ramírez Reyes

góricamente, el triunfo de lo visual sobre la alternativas para aplicar lo que están


palabra y anunciar la aparición de un nuevo aprendiendo” (Isaza, p. 35). El reto radica,
hombre: ‘el homo videns’ de Sartori (1998), entonces, en “… estar abiertos a otras for-
caracterizado por el empobrecimiento en su mas y medios de adquisición de conoci-
capacidad de entender, ya que la televisión y, mientos y de descubrimiento y reafirma-
por extensión, los medios, que fundamentan su ción de lo que somos, así sea que no invo-
mensaje en lo visual, le anulan los conceptos y lucren la palabra o presuman poder rem-
con esto su capacidad de abstraer, entender y plazarla” (Barrera, 2002). Al fin y al cabo, la
pensar, lo cual tiene como consecuencia un habilidad de saber leer, descodificar e
retroceso en la naturaleza y en la forma como interpretar todo medio de transmisión de
se aprende o se construye el conocimiento”. información o de conocimiento es una
necesidad clave para el crecimiento perso-
Pero la profesora Barrera nos advierte que nal, para el ejercicio profesional, para el
no podemos aceptar acríticamente el plante- desarrollo de la sociedad y para vivir y des-
amiento de Sartori, pues supondría “… des- empeñarse con éxito en la sociedad del
conocer que a través de la historia el progre- conocimiento.
so del hombre ha sido consecuencia y causa
de una mejor y mayor utilización de aquellas Conclusión
capacidades que le dan su identidad como
ser y que ante cada nuevo reto […] se crece Los desafíos aquí propuestos implican, ante
y agiganta” (2002, p. 138). todo, la decisión de ver las instituciones
educativas como protagonistas, también, de
El problema no radica en los medios técni- los grandes cambios que se viven en el
cos utilizados, sino en “cómo escoger aque- mundo contemporáneo y que vienen
llo que permita el desarrollo integral”, del transformando profundamente a la socie-
maremagno de recursos, tecnologías e infor- dad colombiana, aun si quienes vivimos en
mación disponibles hoy en día, lo que nos ella no somos siempre conscientes de la
lleva a concluir que “nunca como hoy, ante magnitud y del impacto de los mismos en
el imperio de la tecnología, el hombre ha el presente y en el futuro de nuestra
necesitado tanto del dominio de la compe- nación. Las transformaciones experimen-
tencia lingüística” (Barrera, 2002, p. 142). tadas en lo social, en lo político, en lo eco-
nómico, en lo comercial, en lo científico,
Es increíble que este desafío, siendo tan viejo en lo cultural y en todas las demás dimen-
en la sociedad, siga estando tan presente en la siones de la vida moderna deben ser asu-
problemática educativa de nuestro país, en midas proactivamente por los educadores y
especial por las graves consecuencias que por los directivos de las instituciones edu-
tiene para todo profesional. “La universidad cativas, para anticiparse al futuro, pues son
debería enseñar a los estudiantes prioritaria- ellos quienes tienen la responsabilidad de
mente a leer para que puedan estar conecta- inspirar en sus educandos la visión de un
dos con el conocimiento y los avances mun- mundo mejor, resultado de un presente
diales, empaparse de sabiduría, aprender otras mejor.

134 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación


Gerencia de las instituciones educativas: desafíos

Ese presente y ese futuro están marcados desde des desafíos que tenemos por delante como
ya por el conocimiento, por un accionar insti- educadores. En cualquier caso, me parece
tucional de avanzada y por la superación de importante tener muy presentes las palabras de
muchos de los grandes problemas que aquejan Oliver Wendell Colmes: “Lo grande en este
a nuestra sociedad y a nuestra educación, nue- mundo no es tanto en donde estamos, sino en
vos o no, y que se constituyen así en los gran- qué dirección nos estamos moviendo”.

Bib lio gr afía

1. Alavi, Maryam, y Leidner, Dorothy (2002). “Sistemas de gestión del conocimiento: cuestiones, retos y bene-
ficios”, Sistemas de gestión del conocimiento: teoría y práctica, editado por Stuart Barnes, Madrid, España, Editorial
Thompson.
2. Alvarado, Gabriel Antonio (1994).“La esterilidad de la certeza junto a la vitalidad de la incertidumbre”, revis-
ta Ábaco, noviembre de 1994, año 1, Nº 1, Bogotá, Colombia.
3. Barrera, Luz Carmen (2002). “Lecturas y nuevas tecnologías: una relación constructiva y dinámica”, revista
Palabra Clave, Nº 6, Facultad de Comunicación Social, Universidad de La Sabana, Chía, Colombia.
4. Belly, Pablo (2004). El shock del management: la revolución del conocimiento, México, McGraw-Hill Interamerica-
na Editores.
5. Dessler, Gareth (2001). Management: Leading People and Organizations in the 21st. Century, Second Edition,
New Jersey, Prentice Hall.
6. Drucker, Peter (1993). La sociedad postcapitalista, Bogotá, Colombia, Editorial Norma S.A.
7. Frank, Ulrich (2002). “Estructura multicapa en los sistemas de gestión del conocimiento”, Sistemas de gestión
del conocimiento: teoría y práctica, editado por Stuart Barnes, Madrid, España, Editorial Thompson.
8. Formación Universia Knowledge Wharton (2003). Educación Just-in-time: el aprendizaje en la era de la informa-
ción global, www.wharton.universia.net, agosto del 2003.
9. Guns, Bob (1996). Aprendizaje organizacional: cómo ganar y mantener la competitividad, México, Editorial Prenti-
ce Hall Interamenricana S.A.
10. Honeyeutt, Jerry (2001). Así es la gestión del conocimiento, Madrid, España, McGraw-Hill Interamericana Edi-
tores.
11. Isaza, José Fernando (1999).“Colombia, ¿qué vas a ser cuando seas grande?”, revista La Rebeca, Nº 106, Bogo-
tá, Colombia, Cámara de Comercio de Bogotá, julio de 1999.
12. Jones, Gareth (2004). Organizational Theory, Design and Change, Fourth Edition, New Jersey, Pearson/Prentice
Hall.
13. Jones, Gareth, y George, Jennifer (2003). Contemporary Management,Third Edition, New York, McGraw-Hill.
14. Knight, Jane (2004). “The Right Situation at the Right Time at the Right Price”, e-Learning Center,
www.LearningEngineers.com, marzo del 2004.
15. Koulopoulos,Thomas, y Frappaolo, Carl (2000). Lo fundamental y lo más efectivo acerca de la gerencia del conoci-
miento, Bogotá, Colombia, McGraw-Hill Interamericana Editores.
16. “¿En qué andan los jóvenes?”, revista Cambio, septiembre del 2004, Bogotá, Colombia.
17. “Las 500 mejores universidades del mundo”, revista Guía Académica, octubre del 2004, Nº 1, Bogotá,
Colombia.

Educación y Educadores, volumen 7 135


Luis Hernando Ramírez Reyes

18. “Los filósofos gerentes”, revista Semana, octubre 30, 2000, Bogotá, Colombia.
19. Senge, Peter (1998). La quinta disciplina: cómo impulsar el aprendizaje en la organización inteligente, México, Edi-
torial Granica.
20. Swam, Jacky; Robertson, Maxine, y Newell, Sue (2002).“Gestión del conocimiento: el factor humano”, Sis-
temas de gestión del conocimiento: teoría y práctica, editado por Stuart Barnes, Madrid, España, Editorial Thomp-
son.
21. Grupo Especial del BM sobre Educación Superior y Desarrollo (2000). La educación superior en los países en
desarrollo: peligros y promesas, Banco Mundial-Unesco.

136 Universidad de La Sabana, Facultad de Educación