Está en la página 1de 8

¡USHANAN JAMPI!

CUADRO I

EN LA PLAZA DE LA COMUNIDAD. UN POZO, UNA CAMPANA. LOS COMUNEROS.


CAMPESINO I: La campana está sonando.
CAMPESINO II: Sí, a reunión está llamando. Que se presenten todos los comuneros
dice.
CAMPESINO II: ¿Para qué será pues?
CAMPESINO II: No sabemos. El Dirigente va a decir… ¡Allí está! ¡Que diga porqué ha
sonado la campana!
ENTRA EL DIRIGENTE.
DIRIGENTE: ¡Comuneros!... ¡Hemos encontrado muerto a Eustaquio Palomino!...
¡Hicieron reventar su cuerpo por detrás del Cerro Colorado!...
CAMPESINA I: ¡Mi taita muerto!... ¡No es verdad! ¡No es verdad!
CAMPESINA II: ¡Antuca, no es verdad! ¡Vámonos, mienten estos cholos! SALEN.
DIRIGENTE: ¡Nosotros sabemos quién lo mató! ¡Nosotros sabemos por qué lo
mató!... ¡Ay Diosito, otra vez, hasta cuándo!
CAMPESINO II: ¿Quién mató a Eustaquio? ¡No sabremos perdonar su muerte!
DIRIGENTE: Todos vamos a reventar pues. ¡Escobar ha sido!
MASA COMUNERA: ¡Escobar!... ¡Otra vez, hasta cuándo!...
DIRIGENTE: Como si no hubiera preñado a las mujeres en los caminos oscuros,
escondido en los matorrales, como si no hubiera robado las bestias; somos
acostumbrados pues, a sus incendios, a sus burlas. ¿Acaso no es como nosotros, con
huesos y con sangre?... Toditos nos hemos orinado y nos debe vergüenza Diosito. ¡El
único hombre ha muerto! Eustaquio, sí. Eustaquio tenía los brazos llenos de cólera
porque nació sembrando tierra de patrones, aguantándose. Esta tierra que ha vuelto
a nuestras almas. Pero también al alma negra de Escobar, sirviente del patrón: ¡porqué
le dieron un pedazo de la tierra que de nosotros es! No sabe agradecer. ¡Y roba, abusa,
nos incendia este heredero del demonio, nuevo patrón de Huayanay!
MASA COMUNERA: ¡Hasta cuándo este demonio, comuneros! ¡Hasta cuándo este
patrón!
DIRIGENTE: A este no lo dejó Eustaquio y lo hizo meter preso, pero lo soltaron. Y
después, ¿quién se levantó cuando ardió la casa de Dionisio, con sus cosechas y con
todo? ¿Quién dijo a este hombre hay que castigarlo? Eustaquio protestó solo y Escobar
fue encarcelado dejándole amenazas y lisuras… Pero ayer lo hemos visto aparecer y
escondimos la cabeza, comuneros, y lo hemos mirado desde lejos, y ahora estoy
haciéndoles saber que encontramos el cuerpo reventado de Eustaquio Palomino, ¡el
de Huayanay que miraba de frente!
MASA COMUNERA: ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Denunciemos, comuneros, denunciemos!
CAMPESINO II: ¡Comuneros, ya no podemos vivir en Huayanay! ¡O se va Escobar o
Huayanay va a ser tierra de hombres con miedo! ¡Hay que terminar con el diablo que
persigue a las mujeres, a los niños, a las bestias, a nosotros, a todos!
CAMPESINO III: ¡Vamos a Acobamba! ¡Los policías de Acobamba harán justicia!
¡Escobar pagará la muerte de Eustaquio!
CAMPESINO IV: Sí, mejor es Acobamba. En Huancavelica, los jueces son amigos de
los ricos, no nos quieren escuchar. ¡Vamos a Acobamba pues!
DIRIGENTE: ¡Vamos a Acobamba pues! Allí nos escucharán. ¡Y si no nos quieren
escuchar, nos iremos hasta Lima a protestar! COROS DE APROBACIÓN. SALEN.

CUADRO II

ESCENA MIMADA. LA MASA COMUNERA SE DESPLAZA HASTA ACOBAMBA. EN MEDIO


DE ALEGRIAS Y CANSANCIOS, LLEGAN HASTA EL PUESTO POLICIAL DONDE PRONTO
SON RECHAZADOS, PERO ANTE SU INSISTENCIA SON ATENDIDOS, SIEMPRE QUE UNA
MANO NADA DISCRETA RECIBA ALGUN DINERO. FASTIDIADOS POR EL PRECIO DE
TAMAÑA JUSTICIA, PERO TAMBIEN CONTENTOS POR EL PAPEL QUE LE ENTREGAN LAS
AUTORIDADES, REGRESAN AL TRABAJO EN SU COMUNIDAD.
CUADRO III

LOS COMUNEROS EN LA FAENA COMUNAL.

DIRIGENTE: ¡Ahora sí no aguantamos, comuneros!... Cuando todos estábamos


creyendo que el demonio de Escobar se había ido para siempre, que había sentido
miedo por su crimen, estamos sabiendo que la comunera María Cotrina fue atacada
por un hombre escondido en unas rocas… ¡Escobar ha vuelto, comuneros!

AGOBIO Y RESOLUCION DE LA MASA COMUNERA.


CAMPESINO II: ¡Hay que agarrarlo pues!
CAMPESINO III: ¡Los policías de Acobamba ya dijeron! ¿Dónde está el permiso?
DIRIGENTE: ¡Sí! ¡Aquí está el papel! ¡Aquí están diciendo sus letras: “Autorizamos la
captura del individuo llamado César Matías Escobar de la Cruz, domiciliado en
Huayanay, para ser conducido a este despacho policial de donde sea encontrado,
¡para esclarecimiento sobre la muerte del que en vida fue Eustaquio Palomino”! ¡Es
del grado o a la fuerza!
MASA COMUNERA: ¡A la fuerza! ¡A la fuerza!
EXCLAMACIONES, APLAUSOS.
CAMPESINO I: ¿Esperamos hasta el día?
DIRIGENTE: Comuneros, ya está el acuerdo: buscaremos a Escobar para entregarlo a
la justicia. Ahora el acuerdo es si esperamos hasta mañana o ahorita mismo.
VOZ UNANIME DE LA MASA, PERO ALGUNO DISCREPA.
CAMPESINO II: Ahorita es mejor.
CAMPESINO III: La noche va a entrar oscura.
APARECE UNA CAMPESINA.
CAMPESINA II: ¡Se escapa el Escobar! ¡Los demonios lo están ayudando! ¡Ha corrido
como el viento en un caballo! ¡Se escapa taitas!
VOCES. AGITACION DE LA MASA COMUNERA.
MASACOMUNERA: ¡Se escapa! ¡Se escapa!
CAMPESINOII: ¡Vamos, comuneros! ¡Se escapa el Escobar!
DIRIGENTE: ¡Vamos! ¡Agarren piedras, palos! ¡Puede tener escopetas!... ¡Las mujeres
busquen sogas mientras!... ¡Conmigo ustedes, vamos hasta el camino viejo! ¡Otros
que suban hasta el Cerro Colorado!... ¡Vamos!
SALEN LOS HOMBRES. EN ESCENA, ALGUNAS MUJERES.
CAMPESINAII: ¡Ahora sí lo van a apresar, mamacita!
CAMPESINAI: ¡Claro pues! ¡Y se va a pudrir en la cárcel caracho!
CAMPESINA II: Mamacita, justicia vale plata. Tanta plata, tanta justicia. El Escobar
paga y sale. Es compadre de los jueces.
CAMPESINA I: ¡Maldito! ¡Por su maldad murió mi taita! ¡Yo lo mato pues!
CAMPESINA II: Si matas, tú te pudres en la cárcel. Tú no eres compadre de los
jueces… Allí vienen.
MUY EXALTADA Y TRAYENDO A ESCOBAR AMARRADO, VUELVE LA MASA
COMUNERA.
ESCOBAR: ¡Suéltenme, cholos conchesumadre!... ¡Ya se jodieron carajo! ¡Voy a
matarlos a todos!
CAMPESINO IV: ¡Cállate Escobar! ¡A la cárcel vas a ir pues! ¡Por lo que hiciste vas a
ir!
ESCOBAR: ¿Qué es lo que hice, indio de mierda?... ¡Ahora hablan como dueños, pero
yo les voy a enseñar a respetarme! ¡Qué saben ustedes de la tierra! ¡Yo soy el que la
maneja!... ¡Métanme preso nomás! ¡Ya después nos veremos la cara!
INDIGNACION DEL PUEBLO.
ESCOBAR: ¡Conmigo no van a poder! ¡Aunque me encarcelen! ¡Estaré cinco, diez,
veinte años si quieren, pero volveré para matarlos!
LA MASA COMUNERA SE EXASPERA.
MASA COMUNERA: ¡Justicia! ¡Justicia!
CAMPESINO III: ¡Comuneros, tranquilos, comuneros! ¡Lo vamos a llevar a la justicia!
CAMPESINO II: ¡Justicia!... ¡Comuneros! Con sus ojos están viendo cómo ríe el
Escobar…
DIRIGENTE: ¡Comuneros! ¡A Acobamba lo vamos a llevar!
CAMPESINO II: ¡No comuneros!... ¡Ese hombre tumbó a las mujeres! ¡Este depredó
los campos! ¡Este ha abusado de nosotros! ¡En delante de nosotros está! ¡Este es el
hombre!
CLAMOR POPULAR, VOCES APACIGUADORAS.
DIRIGENTE: ¡La justicia se va a encargar, comuneros! ¡La justicia se va a encargar!
CAMPESINO II: ¡La justicia no es para comuneros! ¡La justicia es de los patrones! ¡No
hay justicia de los pobres! ¡Hagamos justicia nosotros!
MASA COMUNERA: ¡Sí! ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Escobar volverá para matarnos! ¡No hay
justicia! ¡No hay justicia!
ANCIANO: ¡Silencio, comuneros!... ¡Silencio carajo!... ¡Voy a hablar!... ¡Los comuneros
están diciendo verdades! ¡La justicia de Acobamba, la justicia de Huancavelica es para
los ricos! ¡Lo soltarán, volverá para matarnos! ¡Así hizo con Eustaquio!... ¡Hagamos
nuestra justicia porque la justicia de Huancavelica está contra nosotros! ¡Ya no
creemos pues!
LOS CAMPESINOS APRUEBAN RESUELTOS.
CAMPESINOIV: ¡Sí! ¡Hemos sufrido por su culpa!
MASA COMUNERA: ¡Sí! ¡Sí! ¡Hemos sufrido, hemos sufrido!
ANCIANO: ¡Entonces vamos a ajusticiarlo!... ¡Si hoy no muere, nunca seremos
hombres!¡Ushananjampi!

MASACOMUNERA: ¡Ushananjampi!

LA MASA COMUNERA SE ENFERVORIZA. RODEA A ESCOBAR EN UNA LENTISIMA


DANZA, CON LOS ROSTROS ENCENDIDOS POR LA IRA, LO LINCHAN SIN PIEDAD.
PAUSA.

CUADRO IV

LOS COMUNEROS ALREDEDOR DEL CADAVER.


CAMPESINO II: ¡El aire nos entra más fácil, comuneros! ¡El Escobar está muerto para
siempre!
CAMPESINO IV: Todos hemos sido, Huayanay ha sido. No quiso perdonar.

DIRIGENTE: Lo escribiremos en un acta, todos vamos a firmar. Para que lo sepan en


Lima, en Huancavelica, en todas partes, para que aprendan…
CAMPESINO I: Justino y Lucio viajarán. A Lima van a ir… A Pedro escogemos para que
escriba el acta. Esto es lo que decimos… Escribe Pedro…
DIRIGENTE: “En el ex predio Huayanay del distrito de Anta, de la provincia de
Acobamba, del departamento de Huancavelica, a los cinco días de setiembre de 1974,
hemos reunido a toda la masa comunera para tratar los asuntos del asesino del que
en vida fue señor Eustaquio Palomino de esta ciudad. El asesino es César Matías
Escobar de la Cruz que la masa comuna paró a pedradas en el punto nombrado Aucar-
Pallca-Huaycón, cuando fugaba a Huancavelica montado en un caballo. Después
declaró que es asesino directo de la muerte del señor Eustaquio Palomino Gavilán, y
más quería bajar el cuello del señor dirigente de esta comunidad, de la cual quería
hacerse propietario despacito. Todo esto la comunidad no permitió que se siga
diciendo y amenazando. Y al escuchar estas palabras la masa comuna no aguantaron
dar más la vida y lo dejaron ajusticiado a horas seis y quince de la tarde, y en su quipe
encontraron unos objetos:
1.- Un cuchillo filudo casi de más o menos veinte centímetros.
2.- Doce pares y medio maíz blancas. En ella estaban dos rojas.
3.- En un trapo blanco encontramos en sus adentro tres dientes humanos y un plomo
pequeño, y el caballo que montaba está detenido hasta poner en conocimiento de la
policía de Huancavelica. El señor Donato Chamorro ha dado plata para el viaje a Lima.
Irán al viaje dos comuneros, Justino Gala y Lucio Ademar. Se levantó la asamblea
siendo siete y treinta de la noche. Firmamos al pie los concurrentes” … Comuneros,
acérquense a firmar…

LOS COMUNEROS SE DESPLAZAN DEJANDO AL DESCUBIERTO EL CADAVER DE


ESCOBAR, SOBRE EL QUE ALGUNOS HAN DEJADO UN CARTEL QUE REZA: “EL HAMPON
CESAR MATIAS ESCOBAR, AJUSTICIADO POR LA COMUNA COMO PROFUGO DE LA
JUSTICIA. AMA SUA, AMA LLULLA, AMA KELLA. HUAYANAY, 5 DE SETIEMBRE DE
1974”.
CUADRO V

EN LA PLAZA, CAMPESINAS RECOGIENDO AGUA DEL POZO.


CAMPESINA II: ¡Estás floja, Antuca! ¡Ya no quieres trabajar! ¿Por qué pues?
CAMPESINA I: Embarazada creo que estoy, mamacita.
CAMPESINA II: ¿Embarazada?... ¡Del Justino!... O, ¿del Escobar?
CAMPESINA I: … ¡No pues!... Se me hincha la barriga, me mareo. Y no sabemos nada
del Justino, con la autoridad mucho demoran.
SALE CON SU RECIPIENTE. PAUSA. REGRESA.
CAMPESINA II: Lima es más lejos. Yo no conozco, pero demora. Los que fueron a
Huancavelica ya estarán en el regreso. Es más cerca. Desde el Cerro Colorado, desde
su arriba, se ve la iglesia.
CAMPESINA I: ¡Cuando vuelva el Justino que me enseñe! ¿Es bonita?
CAMPESINA II: Sí… Es bonita.
SALE. PAUSA. REGRESA.
CAMPESINA II: ¿Y cómo lo vas a nombrar?
CAMPESINA I: ¿Cómo voy a saberlo? Si todavía no ha crecido, no ha nacido. Hay tantos
nombres: mi padre se llamaba Eustaquio.

CAMPESINA II: Que se llame Justino.


CAMPESINA I: Que se llame Eustaquio.
CAMPESINA II: Justino Eustaquio.
CAMPESINA I: Eustaquio Justino.

CUADRO VI

SUENA VIOLENTAMENTE LA CAMPANA. APARECEN LOS COMUNEROS, DETRÁS DE UN


MENSAJERO.
CAMPESINO I: ¡Preséntense, comuneros! ¡Comuneros! ¡Comuneros!
CAMPESINA I: ¿Qué apuro traes, Pedro? ¿Algún mensaje grande estás guardando?

CAMPESINO I: …! ¡Comuneros! La justicia de Lima y de Huancavelica no quiere


reconocer nuestra justicia. Han recibido el cadáver de Escobar pues, pero apresaron a
los comuneros que fueron para llevarlo. En Lima también están encerrados los otros
comuneros. ¡Nadie comprendió!
ANGUSTIA Y PROTESTA DE LOS CAMPESINOS.

CAMPESINO I: De Lima ha llegado al correo de Huancavelica una orden de detención


contra todos los comuneros de Huayanay. Todos son culpables dicen. Así me lo ha
hecho saber un paisano. ¡Juicio nos van a hacer!

MASA COMUNERA: ¡Juicio…!


CAMPESINO III: ¡Vendrán los policías! ¡Nos escaparemos pues!
CAMPESINA I: ¿Por qué ha de ser? ¡Huayanay ha juzgado con razón!
CAMPESINO III: ¡No entenderán! ¡Mejor es escaparnos! ¡Vamos a los cerros! ¡A las
minas! ¡A Huancayo!
CAMPESINO I: ¡Sí! ¡Vamos lejos! ¡Sin arrepentirnos porque aquí es Huayanay!... ¡Los
ancianos y los niños trabajarán la tierra como nosotros!
DIRIGENTE: ¡Hasta que entiendan los jueces! ¡Hasta que se abra su alma! ¡O hasta que
mueran!

Fin