Está en la página 1de 3

LAS CIVILIZACIONES ANTERIORES A LOS AZTECAS:

El actual territorio de México fue escenario del desarrollo de una serie de civilizaciones que
originaron una tradición cultural, cuya culminación fue la azteca. Mantuvieron
enfrentamientos para aumentar sus tierras cultivables, urgidas por el crecimiento de la
población. Con economías de base agrícola lograron la producción necesaria, construyendo
obras hidráulicas que revelan la existencia de un poder central fuerte, capaz de planificarlas
y controlarlas.

En estas sociedades existían distintos estratos sociales encabezados, por una clase dirigente,
en la cual los sacerdotes habrían tenido un papel muy destacado. En la base de estas
civilizaciones figuran:

 La cultura de Veracruz, en las tierras que habían ocupado los olmecas;


 En la zona montañosa Monte Albán;
 En el valle de México, Teotihuacán

La unión de la herencia religiosa de estos dos últimos pueblos origino la religión azteca. En el
siglo IX, Monte Albán fue abandonada y su lugar lo ocupo la cultura mixteca; Teotihuacan
decayó hacia el 650 y, un siglo después, pocos habitantes quedaban en ella. No obstante, la
influencia de la cultura teotihuacana continúo en toltecas y aztecas.

En el siglo VII, invasores chichimecas, provenientes del norte, aceleraron la caída de


Teotihuacan, se mezclaron con los restos de su población, se autodenominaron toltecas y
comenzaron una nueva era, asimilando la tradición teotihuacana. En el siglo IX abandonaron
Teotihuacan y fundaron Tula con el modelo teotihuacano, pero con énfasis en el militarismo.

LA CIVILIZACION AZTECA:

Los aztecas fueron uno de los últimos grupos chichimecas que llegaron al valle de México,
migrando desde el norte. En 1325 fundaron la ciudad de Tenochtitlán, en una isla del lago
Texcoco. En esa zona hallaron establecidos a otros pueblos. Los mexicas dependieron de
algunos de ellos, hasta que se liberaron y, hacia 1428, formaron la alianza que origino el
Imperio azteca. A partir de entonces expandieron sus dominios sometidos a pueblos que
debían rendirles tributo. No constituyeron un imperio totalmente unificado desde el punto de
vista político ni territorial. Los dominios estaban separados por reinos y ciudades
independientes y por otras que los aztecas no ocuparon en forma permanente.

RELIGION DE LOS AZTECAS:

La religión era politeísta y daba gran importancia a las ceremonias rituales. Entre los dioses
estaban los Tribales y los heredados de la tradición Teotihuacana-tolteca: entre ellos, Tláloc y
Quetzalcóatl. Los honraban con ofrendas y sacrificios humanos sobre todo de prisioneros de
guerra. Para conseguir realizaban las “guerras floridas”, conflictos bélicos artificiales en los
cuales no se trataba de matar enemigos, sino de capturar prisioneros.

LOGROS CULTURALES DE LOS AZTECAS:


Como los mayas, tuvieron dos calendarios astronómicos: uno sagrado de 261 días y otro solar
de 365 días útiles y 5 inútiles. Idearon un sistema vigesimal de numeración y expresaron sus
ideas por medios de ideogramas y jeroglíficos, que todavía no sean descifrado, aparecen
grabados en piedras y pintados en los códices.

Fueron excelentes constructores y hábiles arquitectos, de cuya obra hablan las descripciones
hechas por los españoles y los hallazgos de la arqueología. La escultura y la pintura
complementan la arquitectura. El arte en general, está vinculado a la religión y al militarismo,
aparece como síntesis de las expresiones de las culturas anteriores.

EL COMERCIO AZTECA:

El comercio de los aztecas se basaba principalmente en el trueque. Además que posiblemente


habrían existido ferias en el imperio al igual que en el imperio incaico. Normalmente los
comerciantes mexicas (pochtecas) intercambiaban productos de Tenochtitlán y alrededores
para conseguir productos de lujo de las otras ciudades y naciones. Por la cantidad de población
y los datos indirectos se cree que Tenochtitlán en su época de esplendor era el mercado más
grande del mundo, y se ubicaba en la plaza central de Tlatelolco comercializaban con esclavos,
prisioneros de guerra, cacao, frutas exóticas, etc.

La generación de excedentes, producto del cultivo de chinampas, permitió el desarrollo del


comercio de artículos artesanales. Vendían objetos labrados en oro y plata, cerámica, adornos
de plumas y tejidos de algodón.

INDUSTRIAS:

 Minería, conseguían obsidiana (piedra cristalina de origen volcánico) de la Sierra


Madre Sur y Occidental para elaborar armas y objetos cotidianos (cuchillos,
platos,collares)
 Textileria, otra industria muy importante entre los habitantes del imperio azteca fue la
textil, la cual tenía entre sus principales productos la fabricación de tejidos de algodón
y fibra de maguey.

LA ORGANIZACIÓN POLITICA, SOCIAL Y ECONOMICA:

La sociedad azteca estaba formada por 20 grupos de distinto origen cultural llamados
Calpulli. Distribuidos en 4 secciones, ocupaban distintos barrios y sus integrantes tenían
generalmente actividades específicas. Los Calpulli eran unidades económicas, políticas y
religiosas: tenían tierras, templos y dioses propios y se administraban localmente. Con lo
producido por parte de las tierras cubrían gastos del Estado y la religión.

En la sociedad se diferenciaban dos estratos: Pilli o Nobleza, de donde provenía el Huey


tlatoani o jefe supremo, y la clase dirigente formada por sacerdotes, jueces y jefes militares.
No pagaban impuestos y poseían tierras en zonas conquistadas. El otro estrato, Macehualtin
o gente de pueblo, agrupaba a comerciantes o pochtecas, artesanos, campesinos o
mayeques y otros trabajadores. Había dos clases de esclavos: por infracciones, que eran
rescatables, y otros destinados a los sacrificios.

Huey tlatoani gobernaba asesorado por un consejo supremo, formado por familiares suyos y
delegados de los Calpulli, que cumplían funciones políticas, administrativas y jurídicas. Este
consejo designaba a los 4 jefes militares y elegía entre ellos al jefe supremo. Los Macehuales
pagaban tributo en especie y servicios personales.

La economía era de base agrícola, complementada con la pesca, la caza, la recolección y la


cría de pavos y de perros para la alimentación. Para cultivar, usaron rozas en los montes,
riego en los llanos, terrazas en las sierras y chinampas en las orillas de los lagos. Como
fertilizante usaron el lino y construyeron obras protectoras contra inundaciones. El Estado
controlaba todos los recursos vinculados a la producción, y establecía la distribución de los
bienes obtenidos. El comercio gozaba de prestigio, pues los mercaderes eran embajadores y
espías que colaboraban en la expansión del Imperio. El intercambio se realizaba en los
mercados internacionales. Solían usar, como moneda, semillas de cacao. Los bultos eran
llevados por cargadores a través de los caminos del imperio. También tuvieron barcos
mercantiles.

EL EJÉRCITO Y LA CONQUISTA:

El ejército estaba muy organizado. Lo integraban casi totalmente soldados profesionales,


cuyo valor se media por la cantidad de prisioneros que capturaban. Luchaban con arco y
flecha, lanza dardos y macanas. Se protegían con chalecos de algodón y escudos de madera.
Eran mantenidos por las poblaciones por las que pasaban.

Los pochtecas solían dar los datos sobre las regiones a conquistar. Cuando se desidia hacerlo,
se exigía sumisión y pago de tributo. Si no se sometían, el ejército actuaba cruelmente hasta
lograrlo. Por lo común, las regiones conquistadas seguían siendo administradas por la clase
dirigente local que se vinculaba por medio de matrimonios con la nobleza de Tenochtitlán.

Cuando llegaron los españoles, el Imperio se extendía a gran parte de lo que ocupa el México
actual.

LO QUE ESTA EN NEGRO –CINTIA


LO OTRO-YO