Está en la página 1de 4

PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA PERSONAL: HAZ REALIDAD TUS

SUEÑOS

Ponernos en contacto con nuestros sueños, declarar nuestra visión, nuestro


propósito, es el primer paso para darle una orientación (un sentido), no sólo en nuestra vida
personal, sino también en nuestro desarrollo profesional, o como integrantes de una
organización. Cuando nos ponemos en contacto con nuestros sueños, despertamos
nuestra pasión, nos motivamos y nos llenamos de vida. No es casual que la palabra
“Aspirar”, signifique “llenar de aire nuestros pulmones”.

Cada hazaña grande que ha impactado en la historia de la humanidad fue el resultado de tener
y cumplir un sueño, aunque al principio pareciera inalcanzable. Luchar por los sueños es
una fuente inagotable de ilusión, motivación, dedicación y superación personal.

Hay sueños impuestos por la sociedad y sueños íntimos que emergen naturalmente de las
profundidades de nuestra alma. Sólo persiguiendo estos últimos se encuentra la felicidad.

Escuchando la voz del corazón todo sale bien, pues el corazón es el único que puede oír la
verdadera música de la vida. La puerta que conduce a una vida llena está siempre
abierta para aquellas personas que se atreven a soñar y a vivir sus sueños.

Muchas de las personas sienten una especie de vacío interior… como una desorientación, una
falta de sentido. Algo similar ocurre en las empresas: el único objetivo de ganar dinero,
mercado, clientes, no alcanza para motivar y apasionar a sus empleados.

¿Qué nos falta? Un sueño, una visión ilusionante. Ponernos en contacto con nuestras
aspiraciones, no como algo imposible de realizar, sino como algo tangible, concreto, posible,
deseable, alcanzable. Para ello debes transformar tus sueños en objetivos.

¿Qué cosas nos importan verdaderamente? ¿Cuáles son nuestros valores más profundos?
¿Qué es lo que hace (o haría) que nuestra vida “valga la pena”? ¿Hacia dónde deseamos ir?
¿Cuál es nuestro propósito? ¿Qué futuro queremos crear? ¿Qué nos apasiona?.

Dice Anthony Robbins: “En el fondo del corazón, todos quisiéramos creer que tenemos un don
especial, que podemos ofrecer algo único… que podemos mejorar este mundo.” En mi caso, mi
pasión consiste en ayudar a la gente para que vaya más allá, potenciando sus talentos,
contribuyendo a hacer de este mundo un mundo mejor.

Todos tenemos sueños e ilusiones, pero cuando tu vida se abona a la rutina y monotonía,
también tus sueños se transforman en mediocres. Date cuenta que no te puedes elevar por
encima de tu nivel de visión. Atrévete a tener sueños y metas importantes e
ilusionantes. Apuesta por ellos y dales de verdad una oportunidad.

1
Todos estamos en esta vida para algo, para aprender y aportar, todos tenemos una misión. En
cuanto descubras esa misión y dirijas todas tus energías para desarrollarla verás que todo surge
sin tanto esfuerzo, te darás cuenta que las oportunidades te llegan de manera inesperada. No
olvides que el secreto está en seguir tus sueños, escuchar los deseos de tu corazón y
despertar para ser aquello a lo que estas destinado a ser.

Haz tu listado de Metas Personales / Sueños, en el cuaderno de Principios de


Administración, escribe como un capítulo especial en este tercer periodo y llámalo “Capítulo
de Sueños” anota y pega ahí fotos de todos tus deseos, objetivos y sueños. Deja volar tu
imaginación. Es una forma de conocerte a ti mismo y de establecer tus prioridades.

Divide el cuaderno en secciones independientes según las distintas áreas de tu vida, por
ejemplo: Financiera, Social y de Relación, Espiritual, Académica, Profesional, Familiar, etc.
Puedes complementar este cuaderno con imágenes de las cosas que deseas o de las personas
que hayan cultivado los talentos y habilidades que tú esperas desarrollar.

Es muy importante que revises tu cuaderno si es posible cada día y si no cada semana.
Te sorprenderán los resultados. Cuando deseas algo de verdad y lo quieres con todas tus
fuerzas, se instala ese deseo en tu mente cada día al levantarte y al acostarse y tu mente dirige
la atención a todo aquello que tiene que ver con tus deseos, dotándote de ideas y
oportunidades para conseguirlos.

En cada sueño que plasmes en el cuaderno, debes escribir la respuesta a las siguientes
preguntas:

¿Por qué ha de cumplirse tu sueño?


Y si no se cumpliera ¿Qué ocurriría?
¿Qué estarías dispuesto a sacrificar para conseguirlo?
¿Cuál será tu primer paso?
¿De qué forma cambiaria tu vida si la llevaras a cabo?
¿Qué es aquello que te impide hacerlo?
¿Cómo te plantearías superar esa limitación?

“Si no persistes, si no crees en tu sueño, te robaran lo que más importa en tu vida“ Anthony
Robbins.

No dejes que te roben tus sueños. Si tienes un sueño, persíguelo, dale una
oportunidad. Es mi deseo no dejar nunca de encontrar sueños que alcanzar, para no dejar
nunca de superarte, motivarte y ser tu mismo, porque lo importante no es cuanto se vive sino
como se vive y ese deseo de superación (humana, profesional, intelectual) es lo que da sentido
a nuestra vida.

¡ Vive tus sueños !. Encuentra tu camino, permítete escucharte, préstate tiempo,


amplia tu visión de la vida, revisa cuáles son tus criterios de éxito, realiza tu plan
estratégico personal, establece tu plan de vida e identifica tus valores. Busca ese
punto común en el que hagas algo que te apasione, tengas capacidades, aportes
valor y estarás en el camino.

2
Planificación personal: 7 claves
para organizar mejor tu vida

Planificación personal, un aspecto clave en nuestro día a día. Si prescindimos de una


correcta planificación es muy difícil que alcancemos nuestras metas. “El tiempo es oro” y,
por esta razón, debemos aprovecharlo lo máximo posible. Tenemos que tener siempre
presentes nuestros objetivos, definidos de la forma más específica posible.

Claves para planificar y conseguir nuestros objetivos:


1- El primer paso de la planificación personal es especificar nuestra meta lo máximo
posible. De esta forma, podremos definir estrategias específicas. Por ejemplo, no vale
que nuestra meta sea “bajar de peso”, sino que tendríamos que definir ese objetivo como
“perder cinco kilos antes del mes de noviembre”.

2- Establece un horario para las actividades que necesites realizar para conseguir tu
meta. Cuando llegue ese momento, respeta al máximo esa cita que tienes contigo mismo.
Debes de dotar de la misma importancia a esa cita personal como a cualquier otra reunión
de tu jornada familiar y/o académica.

3- Establece un tiempo un poco mayor para realizar una tarea del que de verdad
pienses que te llevará completarla. Esto hará que puedas manejar imprevistos que te
puedan surgir mientras realizas la actividad. Además, solemos pecar de exceso de
optimismo a la hora de calcular el tiempo que nos llevará completar una tarea.
Estableciendo ese margen, evitaremos dejar a medias unas actividades por falta de
tiempo.

4- Prioriza el objetivo más importante. Si tenemos que realizar varias tareas en una
semana, las más importantes deberán ser las primeras en las que nos centremos. De esta
forma, estamos creando el hábito de planificar las actividades más importantes en los
momentos de máxima energía.

5- No ocupar todo nuestro tiempo disponible, utilizar la regla 70-30. Planifica solo el
70% de tu tiempo diario y deja el otro 30% para imprevistos que puedan surgir.

6- Tu planificación debe incluir tanto los aspectos académicos como los personales.
Nunca hay que olvidarse de la importancia de planificar momentos específicos con la
familia y amigos, y, sobre todo, no te olvides de planificar momentos para ti, para disfrutar
de las actividades que te hacen sentir feliz.

3
7- Que tu prioridad sea disfrutar de cada instante de tu vida. Aprende a disfrutar tanto
de las tareas placenteras como de las que no lo son tanto. Piensa que de cada actividad
que estamos realizando estás sacando algo bueno.