Está en la página 1de 11

2018

Trabajo Derecho
Comercial II Sociedades

ESTUDIANTES:
IRMA SOLEDAD VALDES ARIAS
JORGE HENRÍQUEZ HENRÍQUEZ
IVÁN SÁNCHEZ RIVAS

| Profesor Armando Arteaga San Martín


INTRODUCCIÓN

Estudiar las empresas y sociedades, nos permite como estudiantes integrarnos


más con la figura de cada empresa, sociedades, resolución de conflictos entre los
socios, las responsabilidades de cada socio dentro de cada persona jurídica.

Este trabajo que a continuación se presentamos, consiste en realizar un


comentario en relación con algún conflicto societario.
En este caso, suscita un conflicto jurídico dentro de una sociedad, en virtud de la
cual, los socios de aquella sociedad, deciden llevar este conflicto al conocimiento
de los tribunales de justicia, sin embargo, en sus estatutos se designó resolverlos
ante un juez árbitro, sin perjuicio de lo que indica el Artículo 125 de la Ley
18.046.

A continuación desarrollaremos todas las etapas que se fueron desarrollando


para la resolución de este conflicto, siendo de conocimiento por los tribunales de
justicia, en primera instancia a través de tribunal ordinario, segunda instancia a
través de la Ilustrísima Corte de Apelaciones, finalmente, llegar a la Excelentísima
Corte Suprema, dando a conocer cuales fueron sus diferentes resoluciones ante
este conflicto jurídico.

DESARROLLO

El día 21 de junio del año 2010 La Sociedad Panificadora S.A. y otros


demandaron civilmente a E.P.G en su calidad de Gerente General, por
Indemnización de perjuicios por responsabilidad extracontractual, quienes
solicitan se le condene a reparar perjuicios materiales y morales ocasionados por
su administración fraudulenta que realizó, tales como simulación de
enajenaciones, emisión de facturas falsas, situación que provocó pérdida
financiera , la insolvencia de la sociedad, el cierre de locales provocando esto un
despido masivo de trabajadores.

La parte demandada, interpone una excepción dilatoria por incompetencia


absoluta del tribunal, justificándola en que según los estatutos y cláusulas del
estatuto de la sociedad, se acordó tratar estos temas en sede arbitral, por lo que
no correspondería aplicar el Artículo 125 de la ley 18.046 ya que este caso solo
corresponde en el evento en que nada se haya acordado.

El tribunal acogió la excepción dilatoria interpuesta por la parte demandada y


declaró que ese tribunal era incompetente para seguir conociendo de la causa. La
parte demandante apeló a esta última resolución y el Tribunal Superior
Jerárquico en este caso la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la decisión
del Tribunal de Primera Instancia.
Ante esta última decisión, los demandantes interpusieron un Recurso de
Casación en el Fondo, ante la Ilustrísima Corte Suprema, quien termina
acogiendo el recurso ordenando que sea visto ante el Tribunal de primera
instancia la alegación deducida.
Según el artículo 4° numero 10 de la ley 18.046 “La escritura de sociedad debe
expresar: 10) La naturaleza del arbitraje al que deberán ser sometidas las
diferencias que ocurran entre los accionistas en su calidad de tales, o entre estos
y la sociedad o sus administradores, sea durante la vigencia de la sociedad o
durante su liquidación. si nada se dijere, se entenderá que las diferencias serán
sometidas a la resolución de un árbitro arbitrador:” 1

En este mismo sentido según el artículo 125 de la misma ley prescribe “En los
estatutos sociales se establecerá la forma en cómo se designará el o los árbitros
que conocerán las materias a que se refiere el Art. 4 N°10 de la presente ley. En
caso alguno podrá nominarse en ellos a una o más personas determinadas como
árbitro.

El arbitraje que establece esta ley es sin perjuicio de que, al producirse un


conflicto, el demandante pueda sustraer su conocimiento de la competencia de
los árbitros y someterlo a la decisión de la justicia ordinaria. Este derecho no
podrá ser ejercido por los directores, gerentes, administradores y ejecutivos
principales de la sociedad. Tampoco por aquellos accionistas que individualmente
posean, directa o indirectamente, acciones cuyo valor libro o bursátil supere las
5.000 Unidades de Fomento de acuerdo al valor de dicha unidad a la fecha de
presentación de la demanda.”2

Como podemos ver, la ley es clara en cuanto a declarar que los problemas
ocurridos en una sociedad anónima pueden ser vistos por árbitros arbitradores,
sin perjuicio de que la parte demandante decida retirar los antecedentes de éste y
llevarlos ante los Tribunales Ordinarios. Situación que no fue entendida de esa
forma por el tribunal de primera instancia y por la Corte de Apelaciones de
Santiago, quienes entendieron y corroboran lo que reclamó la parte demandada,
el que argumenta su excepción dilatoria en la incompetencia absoluta del
tribunal en cuanto el inciso segundo del artículo 125 de la ley 18.046 solo puede
ser efectivo en el caso de que haya silencio u omisión del estatuto social, lo que
no se da en este caso.

Es importante mencionar, que este artículo en cuestión, es claro y textual al


indicar que “El Arbitraje que establece esta ley es sin perjuicio de que, al
producirse un conflicto, el demandante pueda sustraer su conocimiento de
la competencia de los árbitros y someterlo a la discusión de la justicia
ordinaria” Pero no podemos dejar de cuestionar la contrariedad que existe entre
los artículos 4° n° 10 y el artículo 125 de la ley 18.046 al citar el primero que se
deberá indicar en la escritura la forma de resolución del conflicto en la sociedad y
que si esta nada señala, será por un árbitro arbitrador. Por otro lado el inciso

1
Artículo 4 Ley 18.046 Ley de Sociedades Anónimas
2
Artículo 125 Ley 18.046 Ley de Sociedades Anónimas
segundo del artículo 125 abre la puerta a que sin perjuicio de lo establecido por
los socios voluntariamente en la escritura, el demandante pueda pasar por sobre
esta cláusula y llevar el conflicto a los tribunales ordinarios. Por tanto ¿Qué tan
obligatoria es para las partes la cláusula de resolución del problema societario?
El artículo 1545 del Código Civil dice: “Todo contrato legalmente celebrado es una
ley para los contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento
mutuo o por causas legales”3. En este caso, el contrato está siendo invalidado por
causas legales, toda vez que el gerente general de la sociedad llevó una
administración fraudulenta, provocando perjuicios para la sociedad. Sin
considerar, que además aquel también está sujeto a la responsabilidad penal por
el delito cometido.
Esta situación es compleja, ya que al no existir una uniformidad entre los
tribunales de Justicia para interpretar este precepto, y contrariar el derecho,
perjudica moral y económicamente tanto a la sociedad como a sus socios,
considerando el tiempo que se ha dispuesto para solucionar primero, si
corresponde o no ser revisada ante los tribunales ordinarios, situación que en
este caso, duró aproximadamente más de dos años, para que luego de pasado
este tiempo, pase a ser revisado el conflicto principal de la sociedad, que es la
mala gestión de parte del Gerente General y que se condene en pagar los daños
por perjuicios morales y materiales. Si tan solo existiera uniformidad en la
interpretación de este precepto, el conflicto sería solucionado en mucho menor
tiempo, favoreciendo a las partes como a la economía procesal.

No cabe duda que al solucionar los problemas societarios con un Árbitro


Arbitrador, es mucho más eficiente y rápida la resolución del conflicto, pero
considerando la gravedad del asunto, por la falsificación de las facturas, hacer
simulación de enajenación, es menester que la resolución de esta sociedad haya
sido vista por un Tribunal ordinario, tanto para condenar en materia penal el
delito cometido (Tribunales de Justicia), como por ser condenado en un Tribunal
Civil por los daños y perjuicios ocasionados.

3
Artículo 1545 Código Civil
CONCLUSION

A modo de concluir el presente análisis del caso señalado precedentemente,


podemos razonar que la Ley 18.046 de Sociedades Anónimas en su artículo 125
es de naturaleza facultativa y no obligatorio, ya que producido el conflicto
societario el demándate puede optar someter la resolución del conflicto a juez
arbitro o bien a justica ordinaria como lo expresa el legislador en el inciso
segundo del artículo antes mencionado “el arbitraje que establece esta ley es
sin perjuicio de que, al producirse un conflicto, el demandante pueda
sustraer su conocimiento a la competencia de los árbitros y someterlo a la
decisión de la justicia ordinaria” es facultativo o voluntaria de la parte
demandante y no de las partes en conflicto por lo que es unilateral del socio
recurrente aun cuando se esté ante una clausula compromisoria de los estatutos
de constitución de la sociedad y no significa desconocer la fuerza obligatoria del
contrato o convención acordada por estos.

A lo anterior debemos señalar que la cláusula compromisoria de los estatutos


societarios a diferencia de las sociedades de personas, comanditas y de
responsabilidad limitada, la sociedad anónima en ningún caso podrá nombrar en
sus estatutos a los jueces árbitros que conocerán del conflicto esto debido a que
como es una sociedad de capitales y hay una libre ingreso y salida de accionistas
esto sería perjudicial para los accionistas que ingresen con posterioridad a la
constitución debido a que no han participado en la designación de los mismos.

Para concluir el artículo 137 de la misma ley señala “las disposiciones de esta
ley primaran por sobre cualquiera norma de los estatutos sociales que les
fueren contrarias” y por lo que sería ineficaz la designación de un juez
determinado en los estatutos societarios.
En este sentido nuestra Ilustrísima Corte Suprema de justicia al acoger el recurso
de casación en el fondo presentada por Sociedad Panificadora Ceres S.A. en
contra Emilio Ponce Gutiérrez, realizo una correcta interpretación de la norma
contenida en el artículo 125 de la menciona ley y dictar sentencia de remplazo
instando al tribunal de primera instancia de seguir conociendo conflicto sometido
a su conocimiento y declarando no ha lugar a la excepción de incompetencia del
tribunal de primera instancia.
Causa nº 1161/2011 (Casación). Resolución nº 86288 of Corte
Suprema, Sala Cuarta (Mixta) of October 23, 2012

Fecha de resolución: October 23, 2012


Movimiento: ACOGIDA CASACIÓN FONDO, ANULADA SENTENCIA DE
Rol de Ingreso: 1161/2011
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación: 5596-2010 - C.A. de Santiago
Rol de Ingreso en Primer Instancia: C-9651-2010 - 24º JUZGADO CIVIL
DE SANTIAGO
Issuing Organization: Sala Cuarta (Mixta)
Id. vLex: VLEX-436223190
Link: http://vlex.com/vid/panificadora-ceres-elmas-valenzuela-
humberto-436223190

Contenidos
• Primero
• Segundo
• Tercero
• Cuarto
• Quinto
• Sexto
• Séptimo
• Octavo
• Noveno
• Decimo

Santiago, veintitrés de octubre de dos mil doce.


Vistos:
En estos autos rol Nº9651-2010, caratulados "Sociedad Panificadora Ceres
S.A. y otros con E.P.G.", juicio de indemnización de perjuicios por
responsabilidad extracontractual, seguidos ante el Vigésimo Cuarto
Juzgado de Letras en lo Civil de Santiago, por resolución de trece de agosto
del año dos mil diez, escrita a fojas 67 y siguiente, el tribunal de primer
grado acogió, sin costas, la excepción de incompetencia opuesta por la
parte demandada a fojas 52 y, en consecuencia, se declaró incompetente
para seguir conociendo de estos antecedentes.
La parte demandante interpuso recurso de apelación y una sala de la
Corte de Apelaciones de esta ciudad, por resolución de tres de diciembre
de dos mil diez, escrita a fojas 82, confirmo la decisión apelada.
En contra de esta última resolución, los actores deducen recurso de
casación en el fondo.
Se trajeron los autos en relación.
Considerando:

Primero
Que la recurrente sostiene en su libelo de nulidad que la resolución
impugnada ha vulnerado el artículo 125 de la Ley Nº 18.046.
Expone que el tribunal de primera instancia, mediante decisión
confirmada por la Corte de Apelaciones, para acoger la excepción dilatoria
se fundó en la existencia de una clausula arbitral en el pacto social
establecida para resolver las controversias que se suscitaran entre los
accionistas, entre estos y la sociedad o sus administradores, sustrayendo
la competencia de los tribunales ordinarios, precisando que no cabe
aplicar lo dispuesto en artículo 125 inciso 2DEG de la Ley Nº 18.046 en los
casos que las partes han acordado expresamente sustraer del
conocimiento de los tribunales ordinarios las diferencias que se suscitaren
entre estos y otorgarle para ello competencia a un juez arbitro como es el
caso. Se expresa en el recurso que el argumento es contrario a derecho y al
texto expreso de la disposición, puesto que la norma señala expresamente
que el arbitraje que establece la ley es sin perjuicio de que al producirse
un conflicto el demandante pueda sustraer su conocimiento de la
competencia de los jueces árbitros y someter la decisión del asunto a la
justicia ordinaria, siendo la ley la que otorga el derecho a optar al
demandante para determinar a quién le otorga jurisdicción para el
conocimiento de los conflictos que puedan producirse en una sociedad
anónima, aun cuando los estatutos de esta establezcan un mecanismo
arbitral.

Segundo
Que para una acertada resolución del recurso resulta conveniente dejar
constancia de los siguientes antecedentes del proceso:
1. - Don R. del T.P.V. y don E.P.A.F.B., ambos por sí y en representación de la
sociedad Panificadora Ceres S.A., presentaron demanda de indemnización de
perjuicios por responsabilidad extracontractual en contra de don E.H.P.G.,
solicitando se le condene a reparar los perjuicios materiales y morales
causados por aquel en su calidad de gerente general de la citada sociedad,
los que fueron ocasionados con la administración fraudulenta que efectuó a
través de distintos mecanismos, especialmente, por la vía de la simulación de
enajenaciones y la emisión de facturas falsas, que provoco el incremento de
la perdida financiera, la insolvencia de la sociedad, el despido de
trabajadores y el cierre de locales, todo lo cual perjudico gravemente a la
sociedad y afecto los derechos de los accionistas.
2. - El demandado opone la excepción dilatoria de incompetencia absoluta del
tribunal, fundada en que cualquier acción que se suscite entre las partes
debe ser resuelta en sede arbitral, al haber sido acordado de esa forma en el
pacto social y en el pacto de accionistas, por ende, al existir una clausula
compromisoria el eventual litigio debe ser sometido a la resolución del juez
árbitro, sin que sea aplicable la regla de arbitraje facultativo del artículo 125
de la ley de sociedades anónimas, ya que esta norma solo se aplica en caso
de silencio u omisión del estatuto social, lo que no se da en la especie.
3. - Por resolución de primer grado, el juez acogió la solicitud formulada por la
parte demandada y, en consecuencia, declaro que ese tribunal era
incompetente para seguir conociendo de estos antecedentes.
4. - Apelada por los demandantes la resolución anterior, la Corte de
Apelaciones de Santiago confirmo tal decisión.

Tercero
Que los sentenciadores en la resolución que se reprocha, para resolver en
la forma antes señalada, tuvieron en consideración que al existir
expresamente una clausula arbitral en el pacto social, la materia debatida
se encontraba sustraída del conocimiento de los tribunales ordinarios de
justicia.

Cuarto
Que la controversia se ha circunscrito en determinar cuál es el tribunal
competente para conocer de este negocio civil, en el que existe una
clausula arbitral para la resolución de los conflictos que se susciten entre
los accionistas, entre estos y la sociedad o sus administradores.

Quinto
Que para resolver este problema debe recurrirse al análisis pormenorizado
del artículo 125 de la Ley Nº 18.046 sobre Sociedades Anónimas el que
dispone: “En los estatutos sociales se establecerá la forma como se
designaran el o los árbitros que conocerán las materias a que se refiere el
Nº 10 del artículo 4DEG de la presente ley. En caso alguno podrá
nominarse en ellos a una o más personas determinadas como árbitros".
El arbitraje que establece esta ley es sin perjuicio de que, al producirse un
conflicto, el demandante pueda sustraer su conocimiento de la
competencia de los árbitros y someterlo a la decisión de la justicia
ordinaria. Este derecho no podrá ser ejercido por los directores, gerentes,
administradores y ejecutivos principales de la sociedad. Tampoco por
aquellos accionistas que individualmente posean, directa o indirectamente,
acciones cuyo valor libro o bursátil supere las 5.000 unidades de fomento,
de acuerdo al valor de dicha unidad a la fecha de presentación de la
demanda".

Sexto
Que del tenor de la norma antes transcrita, se desprende que es requisito
indispensable para atribuir la competencia a los jueces árbitros, de
acuerdo al inciso segundo, que al momento de suscitarse un conflicto el
demandante no opte por someter la decisión del mismo a la justicia
ordinaria, puesto que la ley le otorga tal facultad, sin distinguir si en el
pacto social se consigna o no una clausula arbitral; por ende, quedara al
arbitrio del actor someter ya sea, a la justicia ordinaria o a la arbitral, la
resolución del asunto de que se trate.

Séptimo
Que, en efecto, tal como se desprende de los términos en que ha sido
planteada la demanda, los actores optaron por acudir a la justicia
ordinaria para resolver la controversia que mantienen con el demandado,
no pudiendo los sentenciadores desatender tal elección a pretexto de
existir una clausula arbitral, pues del claro tenor de la norma ya citada, se
desprende que es el demandante el que posee el dominio de la acción y el
derecho a decidir ante quien deduce su libelo pretensor.

Octavo
Que conforme a lo expuesto y razonado en los fundamentos que anteceden
se concluye que al haberse acogido la excepción de incompetencia opuesta
por la demandada se transgredió el artículo 125 de la Ley Nº18.046,
procediéndose mediante errónea interpretación de su inciso segundo, toda
vez que se ha exigido un requisito no previsto por el legislador, como es la
ausencia de una clausula compromisoria en el pacto social.

Noveno
Que el yerro de derecho descrito en el motivo que precede ha influido
sustancialmente en lo dispositivo del fallo, desde que ha llevado a los
jueces a declarar que la justicia ordinaria no es competente para conocer
de este asunto, en circunstancias que procedía desestimar tal alegación
deducida por la parte demandada y disponer en cambio que prosiguiera
con su sustanciación ante el Vigésimo Cuarto Juzgado Civil de Santiago.

Decimo
Que en atención a lo reflexionado precedentemente corresponde hacer
lugar al recurso de casación en el fondo deducido por la parte
demandante, por haberse configurado los presupuestos que justifican
anular la resolución impugnada.
Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en
los artículos 764, 765, 767 y 785 del Código de Procedimiento Civil, se
acoge el recurso de casación en el fondo deducido por la demandante en lo
principal de fojas 88, en contra de la resolución de tres de diciembre de
dos mil diez, escrita a fojas 82, la que se invalida y reemplaza por la que se
dicta a continuación y separadamente sin nueva vista.
Redacción a cargo del Ministro Suplente señor Alfredo Pfeiffer Richter.
Regístrese.
Rol Nº1.161-2011.
Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los
Ministros señoras G.P.P., R.M.M.D., R.E.S., el Ministro Suplente señor
Alfredo Pfeiffer R., y el Abogado Integrante señor Ricardo Peralta V. No
firma la Ministra señora Maggi y el Abogado Integrante señor Peralta, no
obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por estar en
comisión de servicios la primera y por estar ausente el segundo. Santiago,
veintitrés de octubre de dos mil doce.
Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.
En Santiago, a veintitrés de octubre de dos mil doce, notifique en
Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.