Está en la página 1de 27

TEOLOGÍA Y VIDA EN LOS Ps.

Teófilo Narváez Pérez


SALMOS
PRESENTACIÓN

INDICE En la reflexión bíblico-teológica, lo viejo se


1. Dos sendas, dos destinos hace nuevo. Es como la parábola de Jesús en Mt 13.52.
Esta ocasión ante la urgencia de lecciones para la
2. El verdadero arrepentimiento I Escuela Bíblica, recurrimos a nuestro archivo de
amautas bíblicos y encontramos uno que se titulaba:
3. El verdadero arrepentimiento II Poesía en los salmos, escrito casi en su totalidad por
4. El credo mesiánico I el profesor del Seminario Bíblico Peregrino, Teófilo
Narváez P. En esta nueva edición, creí conveniente
5. El credo mesiánico II cambiar totalmente las tres últimas lecciones

6. Dios y los ídolos I Es un honor volver a editar este material,


dándole una nueva “manito” que le da un estilo nuevo
7. Dios y los ídolos II y un saborcito teológico característico entre los
peregrinos. No olvidemos que los Salmos nos enseñan
8. Las bienaventuranzas
a cantar la teología y la vida de fe y constituye una
9. La infinitud de Dios y la finitud del hombre riqueza para innovar nuestra alabanza al Señor

10. La Gran sinfonía de alabanza a Dios Por esta razón escribir algo sobre los Salmos,
requiere mucho dominio literario. No es fácil escribir
11. La gloria de Dios y la honra del ser Humano bien, tampoco es fácil enriquecer un poco el material,
12. La moral de santidad y el culto darle un perfil didáctico y revisar otras cosas más. Sin
embargo, procuramos que la vida sea un Salmo de
13. Agradecimiento de corazón alabanza
Hablar de los Salmos es hablar de la poesía
hebrea, del lenguaje que hace uso del estilo de pensar
y hablar de los antiguos israelitas y vivir la experiencia
con Dios. En nuestra traducción castellana, no es
posible ver toda la riqueza del estilo literario de la
poesía hebrea; sin embargo, podemos notar diferentes
formas literarias: alabanzas, oraciones, lamentos,
proverbios, quejas.
Una de las cosas que vislumbra a lo lejos en
los Salmos es la metáfora, el símil y otras figuras que
expresan la belleza literaria y comunican la vivencia
de la fe. Los Salmos han sido la expresión más
profunda de la devoción en el culto y el medio más
eficaz para enseñanza la teología.
AVISO IMPORTANTE Espero que, al volver los ojos a este material
de Escuela Bíblica, produzca hambre de la Palabra de
Lean las Obras de J. Wesley en la siguiente Dios y sed de vida en Dios y vuestra vida se convierta
página: en un Salmo de acción de gracias.
http://www.whdl.org/las-obras-de- E. Crisanto T.
wesley?language=es EDITOR

1
LECCIÓN 1
DOS SENDAS, DOS DESTINOS
TEXTO CENTRAL:
“Porqué Jehová conoce el camino de los justos: más la senda de los malos perecerá.” Sal. 1:6

LECTURA BÍBLICA: Sal 1:1-6

1. Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en


silla de escarnecedores se ha sentado;
2. Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.
3. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.
4. No así los malos, Que son como el tamo que arrebata el viento.
5. Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos.
6. Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá.

OBJETIVO

Entender que, la santidad conduce a la dicha y prosperidad; mientras que, la impiedad a la ruina y perdición.

MOTIVACIÓN

El Señor conoce por su nombre a los que son sus hijos (Nm 16:5; 2Tim 2.19), pero sus hijos lo conocen por su carácter
o cualidades. En este Salmo 1 el Señor revela su carácter al fijar las normas de conducta que Él escoge para los suyos.

I. CARÁCTER Y CONDICIÓN DEL PIADOSO (SANTO) Sal. 1: 1-2

1. No anda en consejo de malos… (v. 1)

El salmista pone primero esta característica del justo, sencillamente porque el apartarse del mal es el primer paso
por el que comienza la sabiduría.
El Contexto del Piadoso. Los malhechores están en torno del piadoso, ellos sólo aman el mundo y el mal. El
salmista los describe aquí quiénes rodeas al justo: malos, pecadores, escarnecedores.
 Los MALVADOS, son aquellos que carecen del amor de Dios.
 El PECADOR, es aquel que se muestra en abierta rebelión contra Dios: sus pecados de omisión (su olvido de
hacer el bien), le abren el camino al pecado de comisión (violación voluntaria de una ley conocida de Dios); de
esta manera su corazón se endurece más.
 Los ESCARNECEDORES, son los que viven despreciando lo sagrado, burlándose de la piedad y tomando en
broma el pecado.
El vocablo “malhechor”, en hebrero indica una persona que no se somete a ninguna norma, sino que se deja llevar
de todo mal deseo.
Opción del piadoso. El piadoso puede ver con tristeza a los malhechores, porque los criterios de ellos son tan
insensatos y tan opuestos a los suyos, por consiguiente, el piadoso no anda según sus consejos. No sigue sus principios
ni toma el camino de ellos. Ni se sienta para participar en el círculo de los burladores, lo cual equivaldría a asociarse con
quienes promueven el reino de la violencia y la muerte.

2. En la ley de Jehová está su delicia… (vv. 2)

Para hacer el bien, el piadoso, se somete a la dirección de la Palabra de Dios, todos los que se deleitan porque
hay un Dios, han de deleitarse también porque hay una Biblia, la revelación de Dios y su voluntad, y de lo único que le
hace dichoso.
En su ley medita de día y de noche… (Compara.Jos.1:8). El estudio y la práctica de la ley de Dios es la delicia del
hombre piadoso (igual que al autor del Salmo 119). El verbo hebreo para decir “meditar”, significa literalmente musitar: o
2
sea que es, leer y dialogar consigo mismo sobre las grandes cosas que la Biblia contiene, fijarlas en la mente y en el
corazón y experimentarlas en la vida el sabor y el poder de ellas.

II. LAS BENDICIONES DEL JUSTO Sal. 1:1:3

La bondad y la santidad no sólo son el camino hacia la felicidad (Ap. 22:14) sino que se identifican con la felicidad
misma; el hombre que va por el camino del deber es ya un hombre dichoso. Será como árbol, fructífero y floreciente,
pues las bendiciones divinas producen efectos reales.
El justo es plantado por la gracia de Dios, por naturaleza, todos somos olivos silvestres y continuamos siéndolo hasta
que somos injertados por un poder de arriba, celestial, nunca crece por si miso un buen árbol; es plantío de Jehová para
ser árbol de justicia y en ello ha de ser glorificado Dios. (Is. 61:3).
Es plantado junto a los medios de gracia, llamados aquí corrientes de agua; de aquí saca el justo, provisión
abundante de fuerza y vigor, pero de forma secreta, oculta a las miradas de la gente. De quienes participan de los medios
de gracia ha de esperarse que, tanto en sus criterios como en su conducta, respondan a las intenciones de la gracia y
lleva fruto.
Y su hoja no cae. Su follaje no se marchita, sino que son de hoja permanente. En cuanto a los que muestran
solamente las hojas de religión cristiana, sin fruto alguno, las hojas mismas, al fin se marchitarán y caerán, pero si la
Palabra de Dios gobierna el corazón, la profesión se conservará siempre verde y fresca; tales laureles no se marchitan.

III. CARÁCTER Y DESTINO DE LOS MALVADOS (Sal. 1:4-5)

1. Carácter de los malvados

En general, los malvados, son el reverso de los justos, tanto en carácter como en condición: no llevan fruto, ni
vitalidad; mientras los justos son como árboles útiles valiosos y fructíferos, los malvados son como el tamo que arrebata
el viento; como el polvo que el dueño de la era quiere ver lejos de allí, puesto que no sirve para nada.

2. El Destino
Los malos, no se levantarán en el juicio, es decir, serán hallados culpables y no tendrán lugar alguno en la
congregación de los justos, pues ninguna cosa manchada ha de entrar en el cielo. En este mundo, no es cosa difícil
ponerse una máscara de profesión de fe aceptable para penetrar en la congregación de los justos y permanecer allí sin
ser descubierto ni perturbado (1 Jn. 2:19); pero a Dios no se le puede engañar, aunque puedan ser engañados sus
ministros.

EVALUACIÓN

1. Elaboren una conclusión de la lección: -------------------------------------------------------------------------------


_________________________________________________________________________
2. Indica dos aprendizajes de la lección: a) _________________________________, b) ____________
_____________________
3. ¿Qué nos enseña el Salmo ante la costumbre de no responder una llamada cuando se sabe que es la persona
que está cobrando una deuda o presionando para terminar un trabajo? _________________
_________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________

3
LECCIÓN 2

EL VERDADERO ARREPENTIMIENTO
TEXTO CENTRAL
“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos
de toda maldad” (1 Juan 1:9)
LECTURA BÍBLICA: Sal 51:1-10

1. Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus


piedades borra mis rebeliones.
2. Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado.
3. Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí.
4. Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; para que seas
reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio.
5. He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.
6. He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,
Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.
7. Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.
8. Hazme oír gozo y alegría, y se recrearán los huesos que has abatido.
9. Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades.
10. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.

OBJETIVO

A la luz de esta primera parte del Salmo 51, entender los elementos e implicancias del verdadero
arrepentimiento.

MOTIVACIÓN

El pecado del que David se lamenta en este salmo es la bien conocida y triste historia de la loca
perversidad que cometió con la mujer de Urías (2 Sam. 11:1-26). Este pecado es referido con todo detalle
como una advertencia para todos, “el que piensa estar firme mire, que no caiga (1 Co. 10:12). El arrepentimiento
que aquí expresa fue producido mediante el ministerio de Natán, quien fue enviado por Dios para que lo
convenciese de su pecado. David, escuchó la reprensión del profeta: “Que el justo me hiera será para mí un
perfume excelente”, humilló su corazón delante de Dios y confesó su pecado.
.
I. LA HUMILDE ACTITUD DE DAVID (Sal. 51:1-2)

La oración de David es como una exclamación de del publicano en la parábola de Lc. 18:13: “Dios, sé
propicio a mi pecador”. David no trata de justificarse con sus buenas obras ante el terrible crimen que cometió,
ni piensa que sus buenos servicios a Dios pueden expiar sus ofensas, sino que acude a la infinita misericordia
de Dios y de ella únicamente se confía en busca de perdón y de paz (v.1): “Ten piedad de mí, oh Dios”.

1. ¿Cuál es el alegato para que Dios tenga compasión de él?

“Ten piedad de mí… conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades…” Como diciendo:
No tengo ninguna otra cosa a la que apelar; pido misericordia en atención únicamente a tu gran misericordia,
la cual es libre y soberana conforme a la infinita bondad de tu corazón, que te inclinan a tener compasión del
miserable que no merece sino la condenación.

4
2. ¿Qué cosa es lo que principalmente demanda de la compasión de Dios?

“Borra mis delitos”, de la misma forma que se borra una mancha o se cancela una deuda en un libro de
cuentas una vez que el deudor la ha pagado o el acreedor la ha pagado o la ha perdonado. Dice después:
“Lávame a fondo de mi maldad y límpiame de mi pecado” (v. 2).
Una vez que David estaba arrepentido, Natán regresó para asegurarle que Dios había perdonado su
pecado: “Jehová ha perdona tu pecado; no morirás” (2 Sam. 12:13). No obstante, él ruega: “lávame, límpiame,
borra mis rebeliones”. Significa que él no podía perdonarse así mismo; por eso importuna a Dios una y otra vez
para le perdone.

II. LA CONFESIÓN PENITENCIAL DE DAVID (Sal. 51: 3-5)

1. Sincero y libremente confiesa delante de Dios su culpa (v.3)

La grandeza de una persona está en su sinceridad. Cuando Natán le había dicho: “tú eres ese hombre”
(2 Sam. 13:7), David decía: “porque yo reconozco mis rebeliones”, “y mi pecado está siempre delante de mí”
(Sal. 51.3). Había suplicado perón al Señor; pero el auto perdón era otro factor poner paz en su conciencia.
Esto es muy importante entender que, frente a un pecado voluntariamente, el pecador primero necesita
el perdón de Dios, luego el perdón de la persona ofendida y por último el perdón de él mismo. Caso contrario
no se restaura.

2. Confiesa su grave transgresión de la ley divina (v. 4)

“Contra ti, contra ti solo he pecado”. Y, en consecuencia, declara la justicia de Dios cuando sentencia
al pecador (v.4c-d): “para que seas reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio”. David nos da
el mejor el mejor ejemplo de arrepentimiento entre los santos. Los verdaderos penitentes justifican a Dios,
precisamente condenándose así mismo. Los más notable de este versículo es que, habiendo pecado
directamente contra Urías y su mujer Betsabé, diga a Dios; “Contra ti solo he pecado”; pero también está en
total conformidad con la mentalidad bíblica de que todo pecado, primordialmente es una ofensa a Dios, por ser
una transgresión de su santa Ley.

3. Confiesa su congénita corrupción (v. 5)

“Mira que en maldad he sido formado…” David habla en el Sal. 139:13,15 de la admirable estructura de
su organismo, pero aquí en el Sal 51.5 dice que en iniquidad fue formado, para dar a entender que, desde su
nacimiento, estaba inclinado al pecado.
No es así como salió el hombre de las manos de Dios, pero, desde la caída original, cada uno de nosotros
viene a este mundo con una naturaleza corrompida, degenerada, muy diferente de su prístina pureza y rectitud
original. Esto es lo que llamamos pecado original, porque es tan antiguo como el hombre mismo y es el origen
de todas nuestras actuales transgresiones. Es algo que, desde la cuna, nos inclina a ir contra la Ley de Dios.

EVALUACIÓN:
1. Elaboren una conclusión de la lección __________________________________________________
_________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
2. ¿Qué logró aprender con esta lección? __________________________________________________
_____________________________________________________________________________
3. Si tu amigo íntimo comete un pecado de fornicación o adulterio, ¿qué haría usted? ______________
_________________________________________________________________________________
_________________________________

5
LECCIÓN 3
EL VERDADERO ARREPENTIMIENTO II

TEXTO CENTRAL
“Pero te confesé sin reserva mi pecado y mi maldad; decidí confesarte mis pecados, y tú, Señor,
los perdonaste” (Sal. 32:5)

LECTURA BÍBLICA (Sal 51:11-19)

11. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu.


12. Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente.
13. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a ti.
14. Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;
Cantará mi lengua tu justicia.
15. Señor, abre mis labios,
Y publicará mi boca tu alabanza.
16. Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; no quieres holocausto.
17. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.
18. Haz bien con tu benevolencia a Sion;
Edifica los muros de Jerusalén.
19. Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,
El holocausto u ofrenda del todo quemada;
Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.

OBJETIVO

Entender qué es el verdadero arrepentimiento en el Sal 51.

MOTIVACIÓN

El Salmo ilustra el verdadero arrepentimiento que comprenden la confesión, la tristeza, la súplica de


misericordia y la resolución de enmendarse, acompañado con una viva fe en el Salvador

I. EL RUEGO POR RESTAURACIÓN TOTAL (Sal. 51: 7-12)

1. Ruega a Dios que le limpie de sus pecados y de la contaminación que ha contraído con ellos (v.
7)

“Purifícame con hisopo”. La expresión alude a la ceremonia legal de purificación de quién ha tenido
contacto con un cadáver (Nm 19:6) o de quien estuvo leproso (Lv.14:4). Con un ramo de hisopo se rociaba a
la persona con agua o con sangre (o con ambas) y así era descargado de las restricciones que la contaminación
física del muerto o de la enfermedad afectaba.
Similar es la oración de David, al desear ser purificado de la inmoralidad para disfrutar de los privilegios
de mantener la comunión con Dios, que a pesar del pecado, no estaba obnubilada. Esto se cumple
perfectamente por la gracia, pues, la sangre de Cristo, o “la sangre del rociamiento” (He. 12:24) es la que
purifica nuestras conciencias de obras muertas (Hb.9:14), es decir, de culpas que nos separan de la comunión
con Dios.

2. Ruega también que el ser perdonados sus pecados, tenga el perdón efectuado.
6
No pide ser consolado mientras no haya sido perdonado, pero una vez que el pecado, la amarga raíz
de la tristeza, ha sido arrancada, puede pedir con fe (v.8): “hazme oír gozo y alegría”. Es decir, el dolor de un
corazón verdaderamente quebrantado por el pecado, bien puede compararse al de un hueso quebrando (com.
Sal. 42:10; 51:8). Y el Espíritu que golpea y hiere, también cura y venda.

3. Pide perdón completo y efectivo.

Aquí es donde pone su mayor interés, pues es el fundamento de su consuelo (v.9): “Oculta tu rostro de
mis pecados; cúbrelos, escóndelos de tu vista para que así queden expiados; que no te provoquen al tratarme
según me merezco; están delante de mí, pero haz que estén detrás de ti, a tu espalda y borra todas mis
maldades de tu libro de cuentas; que desaparezca como se desvanece una nube por los rayos del sol”. Lee Is.
44:22

4. Pide gracia santificante.

Su gran preocupación es ver cambiada su naturaleza corrompida; por eso ruega (v.10): “Crea en mi oh
Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu firme (que sepa resistir los embates de la tentación) dentro de
mí”. Pide firmeza y constancia, pues, había experimentado antes una gran inconstancia e inconsistencia en sí
mismo.

5. Ruega que continúe la buena voluntad de Dios hacia él y que progrese en él la buena obra de
Dios. (v. 11).

No me eches de delante de ti como si me aborrecieses, como un cortesano que ha incurrido en el


desagrado de su soberano y es excluido de su presencia, “y no retires de mí tu santo Espíritu”. Estamos
perdidos si Dios retira de nosotros el Espíritu Santo. David conocía bien esto por la triste experiencia de Saúl.
¡Cuán miserable y criminal se volvió cuando se retira de él el Espíritu de Jehová! Por eso ruega David con
tanto interés que no le suceda a él lo mismo.

6. Ora, constantemente para que le sean restaurados la salvación divina y la continua


comunicación de la gracia divina. (v. 12)

“Devuélveme el gozo de tu salvación”. Un hijo de Dios no conoce otro gozo verdadero y sólido sino el
gozo de la salvación de Dios, gozo en Dios su salvador y en la esperanza de la vida eterna; “Y en espíritu de
nobleza (de pronta devoción o dedicación) afiánzame”. Como diciendo: “Dejado a mí mismo, estoy abocado a
caer, ya sea en el pecado o en la desesperación Señor, sostenme; mi propio espíritu no es suficiente”.

II. LOS FRUTOS DEL ARREPENTIMIENTO VERDADERO (Sal 51.13-19)

David promete: “enseñaré a los transgresores los caminos”. El mismo había sido transgresor y por eso,
podían hablar a los transgresores por su propia experiencia y, habiendo hallado el favor de Dios por la vía del
arrepentimiento, podría enseñar a otros los caminos de Dios y los peligros que hay que evitar para no transgredir
(Lc. 22:32).
“Y los pecadores se convertirán a ti”. Los pecadores arrepentidos son los más aptos para ser
predicadores convencidos.

EVALUACIÓN
1. Elabore una conclusión de la lección ___________________________________________________
2. ¿Según la lección, de qué manera le ayudarías a reconciliarse con Dios a un caído? _____________
_____________________________________________
3. ¿Cuál sería el texto clave en el Salmo 51? ____________________________________
7
LECCIÓN 4
EL CREDO MESIÁNICO I
TEXTO CENTRAL

“Jehová dijo a mi Señor:


Siéntate a mi diestra,
Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. (Sal 110.1)

LECTURA BÍBLICA Sal 110.1-4

SALMO 110:1-4

1. Jehová dijo a mi Señor:


Siéntate a mi diestra,
Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
2. Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder;
Domina en medio de tus enemigos.
3. Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad.
Desde el seno de la aurora tienes tú el rocío de tu juventud.
4. Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre
Según el orden de Melquisedec.

OBJETIVO

Conocer qué es el Credo Mesiánico y qué significa para nosotros ahora.

MOTIVACIÓN

Este salmo es claramente mesiánico, y los mismos judíos así lo entendieron, pues cuando Jesús
propuso a los fariseos una pregunta sobre la primera palabra del Salmo, prefirieron no responder, pues lo veían
contra ellos mismos (Mt.22:41). Hay quienes han llamado a este salmo “el Credo de David”, pues en él se
encuentran casi todos los artículos de la fe cristiana.

I. EL OFICIO REAL DEL MESÍAS (Sal. 110:1-3)

1. Es el Señor de David. Hemos de tomar buena nota de esto, pues, el propio David, no lo hace observar
(Mt. 22:43): “David en el Espíritu, lo llama Señor”

2. Es constituido Señor Soberano por el concejo y el decreto de Dios mismo (v. 1

¿Por qué Jehová le dijo: “Siéntate a mi diestra como rey”? Esta frase en negrita indica que el invitado tiene
una dignidad semejante a la del que invita (Cf. 1 Re.2:19; Ef.1:20; Col.3:1; He.1:3, 13; 8:1,10:2; 1Ped.3:22.
Además, “sentarse” indica que es “postura de reposo de gobierno y de juicio”.
Cohen refiriéndose a los enemigos del Señor como escabel (un banquito pequeño que se ponía delante
del trono del soberano), dice: “Es una metáfora que indica la decisiva derrota de los enemigos, que tienen su
origen en la costumbre de poner el pie del vencedor sobre cuello del general, o rey vencido (Jos.10:24). La
frase se aplica a Cristo en 1Co. 15:25; Ef. 1:22; He. 2:8; 10:13 y está claro que esto se refiere al futuro.

3. La vara del poder desde Sión (v. 2).


8
No se sabe quién es el que responde a la profecía del v. 1. Habla con tal seguridad y promete el vasallaje
de otros reyes y la victoria sobre los agresores. Sión es la ciudad desde donde Dios mismo extenderá el cetro
poderoso (cetro de su fuerza) del Mesías. Allí ocupará el trono de su padre David (Lc. 1:32,33). Domina en
medio de tus enemigos (v. 2b). Esto no significa que ya comience a reinar, sino que le da al futuro rey la certeza
de que la victoria será suya.

4. La soberanía de la santidad (v. 3).

Dicen los especialistas que el texto original hebreo es difícil traducirlo al idioma español. Con todo, deja
traslucir que el Mesías es un Rey eterno: su existencia es como la luz de la aurora: el no envejece. El Padre lo
engendró desde la eternidad. Gobierna sobre su pueblo rodeado de la hermosura de la santidad.

a) Su pueblo, los suyos son los que se ofrecen voluntariamente para seguir al Mesías. Cristo no quiere
obligar a que le sigan. Él quiere que los discípulos le ofrezcan sus vidas voluntariamente.

b) Los que se ofrecen en el día de su proeza. Esto puede entenderse en dos maneras:

 En un día determinado, cuando el Mesías derrote definitivamente a sus enemigos (Ap. 19:14-21).
 En una época entera, es decir durante el Milenio, cuando el pueblo de Dios se enrolará
voluntariamente en torno del Mesías. A opinión del redactor, la primera afirmación cuadra mejor
en el contexto del Salmo y también con el Salmos 2.

c) Los adornos de santidad (Sal. 29:2; 96:9), nos recuerdan que Israel era un reino de sacerdotes;
también lo es la iglesia (1 Pe. 2:9; Ap. 1:6). Aunque las armas de nuestra milicia son espirituales,
como también lo son los sacrificios que ofrecemos a Dios (Ro. 12:1; He. 13:15,16). Vestidos de
santidad interior, no de atuendos exteriores; hemos de ministrar, no por delegación en una casa, como
lo fue el Israel de antaño ni como la iglesia Romana de esta época, sino todos y cada uno de los
creyentes. La Santidad es el atuendo de los soldados de Cristo.

d) La mención de rocío nos lleva a Miq. 5:7, donde se dice del “remanente de Jacob” que será como el
rocío de Jehová. El rocío cae al rayar el alba; aquí es una metáfora de frescura y se aplica bellamente
a los jóvenes del reino que llenan las filas del ejército. Mucho nos alegra ver a los jóvenes recibir a
Cristo y estar dispuestos a servirle de todo corazón y con todo el vigor de su juventud.

5. EL OFICIO SACERDOTAL DEL MESÍAS (Sal 110.4)

No sólo es el rey, sino también es el sacerdote. Jehová lo juró y no se arrepentirá, es decir no revocará
el edicto. Cristo es sacerdote para siempre (Sal. 5:6; 6:20; 7:17,21,24), y aunque ofreció su sacrificio una sola
vez (He. 9:28; 10:12), vive siempre para interceder (He. 7:25), que es la función primordial del sacerdote. Y es
sacerdote, no según el orden de Aarón, pues Cristo no era de la tribu de Leví, sino según el orden de
Melquisedec, anterior y superior al de Aarón, como comenta el autor del libro de Hebreos en el capítulo 5.

EVALUACIÓN

1. Haga la conclusión de esta lección: ___________________________________________________


______________________________________________________________________
2. Menciona dos aprendizajes del Salmo: 1) ______________________________________________ 2)
___________________________________
3. Intenta explicar por qué razones los judíos no entendieron el Sal 110. 1; compare Mt. 22:44, ______
________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________

9
LECCIÓN 5
EL CREDO MESIÁNICO II
TEXTO CENTRAL

“El señor está a tu mano derecha; en el día de su furor, destruirá reyes.” (Sal. 110:5)

LECTURA BÍBLICA Sal 110: 5-7

5 El Señor está a tu diestra;


Quebrantará a los reyes en el día de su ira.
6 Juzgará entre las naciones,
Las llenará de cadáveres;
Quebrantará las cabezas en muchas tierras.
7 Del arroyo beberá en el camino,
Por lo cual levantará la cabeza.

MOTIVACIÓN

En la lección pasada, al haber empezado a estudiar el Salmo 110, hemos hablado del Gran Rey. Este
Salmo es denominado el “Credo de David”. Es el Salmo mesiánico más citado en el Nuevo Testamento y uno
de los más importantes en la Biblia. Por eso también se le llama el “credo mesiánico”: la antigua creencia sobre
la futura venida del Mesías. Ahora culminaremos con este estudio haciendo hincapié en el triunfo y poder del
Mesías al juzgar las naciones.

I. EL TRIUNFO FINAL DEL MESÍAS (Sal 110:5)

El Salmo 110 se refiere al tiempo de la futura venida. En la primera parte, sobre todo vv. 1-4, el Salmo
habla de Yahvéh, dirigiéndose al Mesías, Señor del rey David. En esta segunda parte (vv. 5-7), encontramos al
Sacerdote-Rey: una clara referencia al rey-sacerdote Melquisedec, tipo de Cristo. Lo interesante es que no
encontramos la actividad del sacerdote sino más bien la actividad militar del poderoso Rey.

1. Derrotando a sus enemigos por completo.

a. El Señor Yahvéh es soberano de los cielos y en la tierra. Pero en la tierra, está en Sión (v. 2), a la
diestra del Mesías. Este Mesías es el Rey futuro que viene en su segunda y que aplastará a los reyes
de este mundo, tal como lo vemos en la profética batalla de Armagedón.

b. El texto menciona la lucha del Rey con los reyes enemigos. El contexto más amplio del texto (toda la
Biblia), bien podría ubicarlo en el tiempo de la segunda venida de Cristo; por eso, algunos los aplican
a la lucha final entre la iglesia verdadera y la iglesia apóstata.

c. Yahvéh a la diestra del Rey, tiene una semejanza con la protección del Señor a Moisés (Is 63.12), o
con la protección al orante (Sal 16.8; 121.5). Entonces, si los gobernantes del mundo se reúnen en el
día final contra el Mesías, Yahvéh lo protegerá, Él estará sentado en su trono a su diestra, (el lado
derecho indica lugar de mucha importancia o de mayor privilegio).

d. El Salmo 110 tiene un mensaje profético que se refiere al día final de la ira, cuando el Señor “hará
trizas” a sus adversarios, de modo similar a la visión de Ap. 19:11-21.

10
II. EL PODER DEL MESÍAS JUZGA A LAS NACIONES (Sal. 110:6-7)

El Mesías pronunciará sentencia contra las naciones; Cristo dará sentencia a la humanidad cargada de
pecado que no se arrepintieron durante el tiempo de la salvación otorgada a los gentiles. Dios con su hijo como
Juez traerá el juicio luego todos los hombres se presentarán ante el tribunal del gran Trono Blanco, donde pues
será el momento más triste para los pecadores no arrepentidos, pero para los que han aceptado a Cristo en
sus vidas será una felicidad sin igual.
El verso 7 es la imagen del guerrero invencible, que victorioso en el campo de batalla, cubierto de
cadáveres, se lanza en persecución de los que huyen. Fatigado en la marcha acelerada, se detiene un momento
para beber el agua del arroyo que atraviesa el sendero; entonces, levanta su cabeza al cielo, recibe nuevo vigor
para continuar la lucha.
Sin duda, la valentía del Rey, anima a los suyos (v. 7). El Mesías prometido, que en su primera venida
se humilló hasta la muerte de cruz en el Calvario, ahora su segunda venida al mundo, será para sentenciar a
sus adversarios. Cristo, cuando murió inclinó su cabeza (Jn. 19:30), pero ahora levanta su cabeza como señal
de victoria y grandeza.

III. RELECTURA CRISTIANA DEL SALMO

Cuando uno lee la Biblia, es posible encontrar la cristología en el Antiguo Testamento. Esto ocurre
cuando se lee el Salmo 110. Pero cuando uno lee las citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento,
uno puede encontrar la voz del Antiguo Pacto, presente en el Nuevo Pacto. Uno de estos textos en el Salmo
110: es un salmo mesiánico o cristológico. Al releer el Salmo 110, claramente se notan las siguientes los
siguientes acontecimientos en la vida de Cristo:
 El advenimiento del Reino de Dios (vv. 1-2)
 El nacimiento de Cristo y su divinidad (v. 3)
 La lucha del Mesías con las potencias del mal (vv. 5-6)
 La pasión, muerte y resurrección de Mesías (v. 7)
Para que la iglesia pueda edificarse, hagamos una miradita por el panorama de la revelación: En la
polémica con los fariseos, Jesús cita el v. 1 (Mt 22.41-46; Mr 12:35-37; Lc 20:41-44); Pedro en su primer sermón
también menciona este verso 1 (Hch 2:34-35). El apóstol Pablo dice que el Cristo resucitado está a la derecha
de Dios (Ro 8:34), que su reino durará hasta que ponga a sus enemigos por estrado de sus pies (1Co. 15:25-
26). El Cristo resucitado, hoy está a la derecha de Dios (Ef. 1:20; Col 3.1; 1Pe. 3:22)
La Carta a los Hebreos, usa el verso 4 del Salmo. En He 5.6, el sacerdocio de Jesús no viene de la
línea levítica sino de Melquisedec, el sacerdocio de Cristo es proclamado por Dios (He 5.10), con validez
perpetua (6.10). Mucho más, He 7. 1-28 es un comentario al Sal 110.4, a partir de Gn 14.17-24.

EVALUACIÓN
1. ¿Escribe ¿cuál sería tu conclusión al estudio del Sal 110? _________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________
2. ¿Qué tipo de ayuda espiritual lograrte al final del estudio del Salmo? _________________________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________________
3. Si un “testigo de Jehováh te dice que Jesús es un ángel, ¿con qué pruebas bíblicas te defiendes?
(comentes con la ayuda del pastor y el docente de la Escuela Bíblica) _________________________
_________________________________________________________________________________

11
LECCIÓN 6

DIOS Y LOS ÍDOLOS I

TEXTO CENTRAL

Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy
el postrero, y fuera de mí no hay Dios. (Isaías 44:6)

LECTURA BÍBLICA Sal 115:1-8

1. No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu


verdad.
2. ¿Por qué han de decir las gentes: ¿Dónde está ahora su Dios?
3. Nuestro Dios está en los cielos; todo lo que quiso ha hecho.
4. Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres.
5. Tienen boca, mas no hablan; tienen ojos, mas no ven;
6. Orejas tienen, mas no oyen; tienen narices, mas no huelen;
7. Manos tienen, mas no palpan; tienen pies, mas no andan; no hablan con su garganta.
8. Semejantes a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos.

OBJETIVO

Entender que la confianza en Dios es la más grande sabiduría, en tanto que, es gran insensatez confiar
en los ídolos y adorarlos.

MOTIVACIÓN

El corazón humano, a través de todas las edades ha estado inclinado hacia la idolatría, en rebelión
abierta con la voluntad divina. Por esta razón, la confianza de la iglesia debe estar puesta en el único y
verdadero Dios, debe estar basada en la enseñanza constante de todas las Escrituras. Veamos la enseñanza
de este Salmo al respecto.

I. DIOS DEBE SER EL FIN SUPREMO Y ÚLTIMO DE NUESTRAS VIDAS (Sal. 115:1)

El lugar de Dios en nuestras oraciones y alabanzas (v.1) nos indica que se excluye para siempre la
jactancia. “No a nosotros Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria”, significa que el adorante no se
siente capaz de glorificarle, tampoco es suficiente toda la asamblea reunida; por eso pide que sea Dios mismo
que se “glorifique mostrando su gloria en aquel momento y lugar” (A. Schökel. 1999: 1407).
El Verso 1 es una adoración. Este es el fin supremo y último de nuestras oraciones y alabanzas. Por eso
lo puso el Señor en la primera petición del Padre nuestro “Santificado sea tu Nombre”. No permitamos que reine
nuestra opinión en nuestras oraciones ni en nuestras alabanzas, sino que más bien, pidamos que Dios se
glorifique mediante su actuación gloriosa en nuestras vidas.
Todo el bien que podamos hacer, sólo será posible por el poder de su gracia, y todo lo que tenemos es un
regalo de su pura misericordia; por tanto, Él debe tener todas nuestras alabanzas. Procuremos que Dios se
glorifique mediante sus actos gloriosos en la vida de la iglesia y del país en que vivimos.

II. LA INSENSATEZ DE LOS PAGANOS Y SUS IDOLES (Sal. 115:2-8)

En el verso 2, los paganos e incrédulos preguntan: “¿Dónde está su Dios?” porque es invisible. El salmista
responde: “Nuestro Dios está en los cielos”, donde nunca han estado los ídolos de los paganos. Claro, no se
12
ve porque es espiritual, incorpóreo (Jn.4:24), pero, aunque es invisible, se le conoce por sus obras; tiene el
poder de hacer cuanto quiere (v. 3b), mientras que los ídolos son figuras inertes. Dios en cambio, está ahí, pero
mostrando su misericordia y verdad. También está aquí dándonos vida a cada uno.
En los versos 4-8, el salmista satiriza la idolatría, respondiendo con otra la pregunta: los dioses
paganos, razonablemente, no son nada: Son meras imágenes de madera, recubierta de plata u oro (v. 4 Cf.
Hab. 2:19), y son hechura de manos humanas (Cf. Dt. 4:28; Is. 44:10-20, Hch. 19:26). “Si un artífice lo hizo, no
puede ser Dios (Os. 8:9).
Los pintores y escultores les hacían boca, ojos, orejas, narices, manos y pies, pero de nada les servían,
pues, siendo figuras inertes, no podían dar profecía (v.4); los falsificaban sus sacerdotes; no podían ver las
postraciones ni las necesidades de sus adoradores: tampoco podían oír (v.6) las oraciones que se les dirigían,
aunque las hiciesen en voz muy alta (1 Re. 18:27-29); ni podían oler el perfume del incienso, por muy suave y
fuerte que fuese; ni podían palpar (v. 7) los dones que se les presentaban, mucho menos podían dar dones a
quienes los pidiesen. De nada le sirven los pies, pues no pueden dar un paso para aliviar a quienes les piden
socorro. Ni aún pueden dar con sus gargantas siquiera sonidos inarticulados. (v. 7c)
El salmista prorrumpe a continuación en una imprecación: “Cómo ellos son los que los hacen y todo el
que en ellos confía”. Ciertamente merecen quedar privados de sus facultades quienes ponen su confianza en
esas figuras inertes, que no ayudan a nadie ni pueden ayudarse a sí mismas. Dice Maclaren “Los hombres
hicieron dioses a su propia imagen y esos ídolos, una vez hechos, lo hicieron a ellos a imagen suya”.
Cabe una sabia advertencia. Los ídolos Pueden ser:
 objetos inertes,
 puede ser una persona (un familiar muy querido, un candidato, un partido político):
 puede ser el dinero que aman de tal forma que no pueden dar una buena ofrenda y sus diezmos,
 puede ser la ocupación o el trabajo que tienen que viven tan ocupados que no tienen tiempo para
servir a Dios,
 puede ser algún concepto abstracto como la belleza, la recreación o el juego
Añade M. Henry: “Al adorar a esta especie de muñeco de madera y metal, los hombres se hacen cada
vez más estúpidos, se apartan de todo lo que es espiritual y se van hundiendo cada vez más en el fango de los
sentidos corporales (Cf. Ro. 1:21-32). Según esta cita, las consecuencias de la idolatría, tuvo consecuencias
muy funestas:
 Perdieron la razón (vv. 21-22)
 Cambian la razón espiritual (v. 23)
 Cambiaron la verdad y el culto a Dios (vv. 24-25)
 Cambian el sentido de la moral (vv.24-25)
 Cambiaron los valores (vv. 26-32)

EVALUACIÓN

1. Elabore la conclusión de esta primera parte del estudio del Sal. 115.1-8 _______________________
________________________________________________________________________________
__________________________________________________
2. Algunas personas idolatran personas, cosas, conceptos, ¿qué ayuda espiritual le podrías dar? ____
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
3. Estudia el resto del Salmo 115 para la próxima lección.

13
LECCIÓN 7

DIOS Y LOS IDOLOS II


TEXTO CENTRAL

Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero.
(Is. 48:12)

LECTURA BÍBLICA Sal 115:9-8

9. Oh Israel, confía en Jehová; él es tu ayuda y tu escudo.


10. Casa de Aarón, confiad en Jehová; él es vuestra ayuda y vuestro escudo.
11. Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová; él es vuestra ayuda y vuestro escudo.
12. Jehová se acordó de nosotros; nos bendecirá; bendecirá a la casa de Israel;
Bendecirá a la casa de Aarón.
13. Bendecirá a los que temen a Jehová, a pequeños y a grandes.
14. Aumentará Jehová bendición sobre vosotros; sobre vosotros y sobre vuestros hijos.
15. Benditos vosotros de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.
16. Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.
17. No alabarán los muertos a JAH, ni cuantos descienden al silencio;
18. Pero nosotros bendeciremos a JAH desde ahora y para siempre. Aleluya.

OBJETIVO

Debemos atender que la mayor o mejor sabiduría, confianza, fuerza, pureza y la benevolencia, las
encontramos en Dios.

MOTIVACIÓN

En la lección anterior estudiamos que la idolatría es la rebelión del paganismo contra Dios, desde
nuestros antepasados hasta nuestra era. Pero nosotros los que conocemos la palabra de Dios tenemos que
enseñar públicamente que los dioses de ellos son mudos, sordos y ciegos; más nuestro Dios es el
Todopoderoso que creó los cielos y la tierra y todo lo que en ellos existe.

III. DEMOSLE GLORIA A DIOS (Sal 115: 9-15)

1. Ahora se nos exhorta a todos a poner confianza en Dios y a no dejar que esa confianza sea
sacudida por los improperios que se nos dirijan por medio de nuestras adversidades y
aflicciones (v. 9).

Así como es una insensatez confiar en los ídolos, es prueba de gran sabiduría confiar en el Dios vivo,
pues Él es ayuda y escudo, socorro y defensa de los que confían en El. (Cf. Dt. 33:29)
Se invita a tres clases de oyentes a: los israelitas en general (v. 9), a los sacerdotes en particular (v.
10) y, probablemente, a los gentiles piadosos (v. 11), que venían al templo de Jerusalén para adorar al
verdadero Dios. (1Rey. 8:41; Is.66:6). Descubra qué se les pide a estos tres tipos de oyentes:

2. Se nos anima grandemente a confiar e Dios, porque Jehová se acordó de nosotros (v. 12). todos
nuestros consuelos se derivan de los pensamientos que Dios tienen acerca de nosotros.
Él se ha acordado de nosotros, podemos inferir a la luz de lo que dice el Salmo: “Nos bendecirá”, ha
prometido hacerlo así. Bendecirá a los tres grupos de personas que confían (v. 12,13), o sea a las personas
14
que exhortó antes (vv. 9-11) a confiar en Jehová (Cf. Hch. 10:34,35); “a los pequeños y a los grandes”, no indica
diferencia de edad ni de estatura, ni de posición social: los pobres y los ricos.

IV. LA BENDICIÓN SOBRE LOS FIELES (Sal. 115:16-18)

Dios bendice a todos los fieles (vv.14-15). El v.14 se puede traducir mejor: “Jehová os acreciente a
vosotros y a vuestros hijos”, las bendiciones de Dios van siempre en aumento para los que las reciben con
gratitud (Cf. Pr. 4:18), y en eso se ve que ello son el linaje que Jehová ha bendecido (Is. 61:9).
Se nos estimula a alabar a Dios con el ejemplo del salmista, quien concluye con una resolución de
perseverar en sus alabanzas a Dios. El hizo los cielos y la tierra: el cielo es su morada, desde que rige los
destinos de los hombres; la tierra la ha dado a los hombres; para que la dominen, la trabajen y la utilicen (Gn.
1:26-28); Sal. 8:6-8) y en ella decidan su destino como personas, y aquí, en esta tierra, es donde hemos de
alabar a Dios para siempre (v. 18 Cf. Sal. 86:12), es decir, mientas vivamos, pues los muertos, los que bajan al
silencio (v.17, compare Sal 94:17, ya no pueden alabar a Dios

V. LA ENSEÑANZA PASTORAL DEL SALMO

1. La prevención de la idolatría
Entonces, sólo Dios debe ser adorado y venerado por ser el Creador de todo y Señor de todo. No hay
la mínima base para otorgarle un significado de divinidad a ninguna creatura. Darle culto o veneración al ídolo
es idolatría. A su vez, este sentimiento, actitud o hecho turba y enloquece el espíritu de la persona; pierde la
capacidad de razonar y entender la voluntad de Dios; somete al miedo al ídolo y a la indiferencia y a la
incredulidad ante el verdadero Dios y su palabra.
Siendo la idolatría un gran problema, no sólo un problema religioso, sino también es un problema
psiquiátrico, social. Por esta razón, Dios aborrece la idolatría. Nosotros, entonces, debemos desterrar toda
señal de idolatría y superstición.

2. Debemos adorar y alabar sólo a Dios

Trataremos de pensar en Dios que hizo los cielos y la tierra. En aquel que puso al hombre sobre la
tierra para que lo labrara y lo gobernara (Gn. 1:26;28; 51:8). El ser humano como creatura, tiene la gran misión
de adorar y darle alabanza a su creador. Por ello debemos dar un canto de gratitud a Jehová diciendo que su
nombre vive eternamente y para siempre.
“Cantad a Jehová cántico nuevo, proclamad entre las naciones su gloria”; nadie puede dar voces de
alabanza y honor a Dios a menos que tenga en su alma la sensación de haber recibido una gran y poderosa
ola de triunfo. Pablo dice: “Por qué no sabemos orar como se debe; pero el Espíritu mismo intercede por
nosotros con gemidos que no pueden explicarse con palabras” (Ro. 8:26)
El profeta Habacuc lo había perdido todo y cuando se vio rodeado de desolación exclamó: “Con todo
me alegraré en Jehová y me gozaré en el Dios de mi salud”. (Hab. 3:18), somos colaboradores de Dios, y si le
alabamos a Él, el cuidará de nosotros como lo hizo con Daniel y David.

EVALUACIÓN

1. Intente hacer una conclusión al estudio de todo el Salmo: _________________________________


___________________________________________________________________________________
_______________________________
2. ¿Descubrieron qué se les pide a las tres clases de oyentes del Sal. 115? ______________________
3. ¿Qué consejo pastoral le darías a un familiar que adora a los ídolos? ________________________
___________________________________________________________________________________
_________________________________________________

15
LECCIÓN 8

LAS BIENAVENTURANZAS EN LOS SALMOS


TEXTO CENTRAL

“Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,


Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira” (Sal. 40:4).

LECTURA BÍBLICA Sal. 119: 1-8

1. Bienaventurados los perfectos de camino los que andan en la ley de Jehová.


2. Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan;
3. Pues no hacen iniquidad los que andan en sus caminos.
4. Tú encargaste que sean muy guardados tus mandamientos.
5. !Ojalá fuesen ordenados mis caminos para guardar tus estatutos!
6. Entonces no sería yo avergonzado, cuando atendiese a todos tus mandamientos.
7. Te alabaré con rectitud de corazón cuando aprendiere tus justos juicios.
8. Tus estatutos guardaré; no me dejes enteramente.

OBJETIVO

Entender que la felicidad precede de Dios. Él establece sus principios: fuera de Dios y sin el
cumplimiento de sus principios no hay verdadera felicidad.

MOTIVACIÓN

Las bienaventuranzas es una fórmula por la que se declara a alguien feliz, bendecido; está incluyendo
la vida, la paz, el gozo, el reposo, la bendición y la salvación; bienes de Dios que son gratuitos y que todo ser
humano tanto anhela. Sin embargo, toda persona sólo puede lograrlo siguiendo el camino que conduce a ella.
Las Bienaventuranzas en los Salmos son el fiel testimonio de la preocupación de Dios por la dicha del
ser humano, mostrándole algunos caminos a seguir para alcanzarlo.

I. QUIÉNES SON REALMENTE FELICES

1. Los que se deleitan en la meditación y en guardar la ley de Jehová (Sal. 1:1, 112:1, 119:1-2)
El que tiene bien enraizada la ley de Jehová en su corazón, toma la actitud de andar lejos de los
caminos de pecadores, sabe trazar bien la línea divisoria, tiene capacidad de discernimiento pues ella es el
centro de su vida espiritual y moral y por ello procura mantener una relación auténtica con las exigencias de la
ley del Señor y su fiel complimiento procuran mantenerse íntegros en su proceder logrando como consecuencia
natural bendiciones de todo orden.
“Sólo buscando a Dios a través de su Palabra y haciendo lo que ella nos manda. Cada día viviendo en
santidad llegamos a la dicha que anhelamos.”

2. Los que confían firmemente en Jehová (Sal. 2:12, 40:4)


El salmista declara que la verdadera felicidad está en entregarse confiadamente a la providencia divina
y a sus insondables designios sobre la tierra. El encomendar la vida a Dios trae dicha, porque es esa confianza
lo que nos va a hacer comprender que con Dios lo tenemos todo. “Sólo confiando en el único Dios verdadero y
en Jesucristo, llegaremos a una felicidad duradera y eterna.”.

3. Los que experimentan la restauración Divina (Sal. 32:1,2; 94:12; 65:4)


16
Estos textos traslucen la gracia de Dios al hombre y a la mujer. Es Dios quien perdona los pecados,
quien no culpa de iniquidad, sino más bien escoge a sus hijos que le van a servir, los atrae para que gocen de
su presencia; Él sacia de bien la casa de sus escogidos, los corrige y les instruye en su Ley. En fin, es el Dios
de infinita gracia y amor, quien llega al ser humano para compartir con él su felicidad haciéndole dichoso.
“Para que el hombre alcance verdadera dicha, el único camino es que el Dios de gracia obre en su vida,
perdonándole, atrayéndole hacia sí e instruyéndole en su ley de amor”.

II. IMPLICANCIAS PASTORALES PARA EL CRISTIANO DE HOY

1. En primer lugar, conduce al cristiano a acercarse a la Palabra de Dios, de esa manera podrá
apartarse del camino de iniquidad para caminar en el temor de Dios, ello conducirá a una vida de dicha
aún dentro de sufrimientos y pruebas.

2. En segundo lugar, insta al creyente a poner toda su confianza en Dios, pues, cuando esta
confianza se pone en algo o alguien que no sea dios cualquier resultado será efímero, pero cuando se
pone en el Dios verdadero se puede obtener la verdadera felicidad.

3. Y por último, sólo a través de la obra de Dios se puede alcanzar la salvación y gozar de una
dicha eterna, ya que el hombre puede buscar otros medios de purificación, pero no disfrutará la dicha
de saber que han sido perdonados de todos sus pecados. Lo que si se disfruta cuando Dios nos
perdona y nos acepta como sus hijos en una relación de amor.

EVALUACIÓN

1. Haga una conclusión de la lección: _________________________________________________


_____________________________________________________________________________
_____________________________________________________
2. ¿Qué significa ser bienaventurado? ________________________________________________
____________________________________________________________________________
_____________________________________________________
3. ¿Cuál es el camino para lograr que la bendición de la bienaventuranza en la vida personal? ___
____________________________________________________________________________
________________________________________________

17
LECCIÓN 9
LA INFINITUD DE DIOS Y LA FINITUD DEL SER HUMANO

TEXTO CENTRAL

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están
desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta” (He. 4:13)

LECTURA BIBLICA Sal, 139.12-14


12 Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; lo mismo te son las
tinieblas que la luz,
13 Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre.
14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo
sabe muy bien.

MOTIVACIÓN
Los seres humanos como criaturas finitas nos sentimos anonadados ante la grandeza e infinitud de Dios,
no obstante, Él nos revela en su Palabra, dando lugar a que su infinidad se torne para nosotros en esa tierna y
amorosa actitud vigilante, protectora y orientadora de cada acto de nuestra vida.

I. EL INFINITO CONOCIMIENTO DE DIOS (OMNISCIENCIA) Sal 139:1-6

1. Aplicación personal (v. 1)


El salmista expone esta doctrina con respecto a sí mismo.
“Oh Jehová, tú me has examinado y me conoces”, especialmente el corazón (v. 23, Cf. Jer. 17:10). El corazón
de los reyes es inescrutable para su súbdito (Prov. 25:3), pero no para Dios, pues Él tiene un perfecto
conocimiento de nosotros, y todos nuestros actos, tanto internos como externos, están abiertos, patentes en su
presencia.

2. Detalles particulares (v.2-6)

Tu (explícito en hebreo, como diciendo: “Solo Tu…) conoces mi sentarme y mi levantarme”, es decir,
todas las actividades de la vida diaria (Dt. 6,7). El vocablo para pensamiento, aquí como el v. 17, indica
inclinación o deseo.
Escudriñas mi andar y mi reposo” (v. 3). lo cual es otra manera de expresar todas las actividades de la
vida diaria. Conoce Dios nuestros caminos, de tal manera que le son familiares nuestros pensamientos aún
antes de expresarlos en palabras (v.4), aunque también podría significar, que Dios conoce la intención que hay
detrás de una palabra, cuando es usada para ocultar el pensamiento.
El sentido del v. 5 es que Dios le tiene cercado como cuando se pone sitio a una ciudad de forma que no
hay escape posible. Este cerco se ha estrechado hasta lo sumo, pues Dios tiene puesta su mano sobre él, es
decir, ya no puede desasirse de Dios. Este conocimiento tan exhaustivo (v.6) le resulta al salmista demasiado
alto, como una fortaleza inaccesible e inexpugnable.

II. LA INFINITA PRESENCIA DE DIOS (OMNIPRESENCIA) Sal. 139: 12

1. No hay lugar que nos ocultemos de su presencia (vv. 7-10)


¿Podrá el salmista escapar del escrutinio de Dios alejándose de su presencia? ¡No, por cierto! (v. 7).
Puesto que, a cualquier lugar que no volvernos, allí está Dios. “Si subo a los cielos, allí estás tú” (v. 8, Cf. Am.
18
9:2-4). “Y si del Seol hago, mi lecho (Compare Job. 26:6), he aquí allí estás tú”. Después de los extremos en
vertical, los extremos en horizontal vv.9-10) “Si tornara las alas del alba e emigrara hasta el confín del mar, es
decir, hasta donde las alas del alba pueden conducir, aún allí me alcanzará su mano, en todo lugar me hallaría
bajo tu poder y tu control como agarrado por tu diestra”.
Comenta Witton Davies; “Para los antiguos (semitas, griegos, romanos, etc.), la diosa de la aurora tenía
alas con las que se alzaba del océano oriental y en el curso del día, cubría todo el firmamento. El salmista hace
uso de esta imagen sin comprometer en lo mínimo su monoteísmo”. Una imagen semejante aparece en Mal.
4:2

2. EL PODER INFINITO DE IDOS (OMNIPOTENCIA) Sal. 139:13-16)

¿Cómo no nos va a conocer perfectamente el que nos ha formado? El salmista pasa aquí a contemplarse
a sí mismo como una maravilla salida de las manos de Dios, con lo que declara la omnipotencia divina. Vean
el v. 13: “tú creaste mis riñones”; aquí usa el “tú enfático” como en el v. 2. Compare Sal. 7:9. Los “riñones”,
representa en la Biblia la sede íntima de lo afectivo, lo emotivo, así como de los impulsos instintivos. En nuestra
versión de la Biblia Reina Valera, la palabra se traduce “entrañas”.
El verbo hebreo “creaste” es el mismo que aparece en Gn. 14:19 y Dt. 32:6. El salmista a pesar de sus
rudimentarios conocimientos de anatomía, queda asombrado de a maravillosa anatomía del hombre.
En el v. 15, “huesos” designa la contextura general del a persona, bajo la imagen de la parte más resistente
del cuerpo: el esqueleto. “Lo más profundo de la tierra” es una descripción poética del vientre materno (com.
13b). El v. 16b, asegura que los ojos de Dios no sólo veían la sustancia informe del salmista, es decir, en
embrión, sino también todos los días, es decir, todas sus acciones futuras, que estaban escritas en el registro
de Dios. La providencia a previsto y todas las circunstancias en que nos habíamos de hallar y ha ordenado las
cosas para nuestro bien.

EVALUACIÓN
1. Lea el Sal 139 y procure hacer una conclusión de la lección: ________________________________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________.
2. Intenta explicar ¿qué diferencia hay entre omnisciencia y presencia personal de Dios? __________________
______________________________________________________________________________
3. ¿Qué aprendizajes útiles para tu vida cristiana sacas de este Salmo? _____________________________
______________________________________________________________________________

19
LECCION 10

LA GRAN SINFONÍA DE ALABANZA A DIOS


TEXTO CENTRAL
“Alabad a Jehová, naciones todas; pueblos todos, alabadle.
Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia,
Y la fidelidad de Jehová es para siempre. Aleluya”. (Sal. 117:1-3)

LECTURA BÍBLICA Sal. 150:1-6

1 Alabad a Dios en su santuario; alabadle en la magnificencia de su firmamento.


2
Alabadle por sus proezas; alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.
3
Alabadle a son de bocina; alabadle con salterio y arpa.
4
Alabadle con pandero y danza; alabadle con cuerdas y flautas.
5
Alabadle con címbalos resonantes; alabadle con címbalos de júbilo.
6
Todo lo que respira alabe a JAH. Aleluya.

OBJETIVO
Encontrar inspiración y vitalidad para la alabanza al Dios de la vida.

MOTIVACIÓN

El primero y el último de los salmos son breves pero memorables, aunque el objeto de uno y otro es muy
diferente: El primero es una elaborada instrucción acerca de nuestro deber primordial; el último salmo es todo
un arrebato o un éxtasis del corazón lleno de alabanza a Dios, que quisiera llenar el mundo entero de esa gran
sinfonía para que la oigan todas las criaturas. El salmista nos dice aquí: “Porqué ha de ser alabado Dios (vv.1-
2). ‘Cómo ha de ser alabado Dios (vv. 3-5), y quiénes han de alabar a Dios.

I. ¿POR QUE HA DE SER ALABADO DIOS (Sal. 150:1-2)

1. La alabanza pura desde el santuario

En su santuario, allí hay que alabarle. Su pueblo, precedido por su regio sacerdocio, ha de ministrar
allí con sus alabanzas (He. 13:15). ¿Dónde se le habría de alabar de modo especial, sino donde de manera
especial manifiesta su gloria e imparte su gracia?
Desde el firmamento (sinónimo de cielos Gn.1). El firmamento es el primer testigo del infinito poder de
Dios. Por eso comienza el salmo comienza con “alabad a Dios”, queriendo decir, “alabad al Creador y
Gobernante del universo”. No dice “alabad a Jehováh”, sino alabad a Dios (en hebreo, “aleluya”), porque es un
reconocimiento al Señor como Creador y sustentador de todas sus creaturas.

2. Porqué hay que alabar a Dios

Por las obras de su poder (v. 2 a) “Por sus proezas” en el gobierno de la humanidad, el cual es inefable
(106:2). Sus proezas son las maravillas que Dios ha llevado a cabo en el reino de la naturaleza, pero sobre
todo las que ha hecho en el reino de la gracia, por las que nos exhorta Pedro al anunciarlas (1 Pe. 2:9b).
Por la gloria y majestad de su propio ser (v. 2 b): “Alabadle conforme a la inmensidad de su grandeza”,
inescrutable para el hombre (Sal. 45:3). Siendo su grandeza el motivo de nuestra alabanza, podemos estar
seguros de que, por muchos que le alabemos, nunca le alabaremos suficiente, aun cuando Él se digne aceptar
nuestra alabanza. Entonces supliquémoslo que Él se glorifique en nuestras vidas.

20
II. CÓMO HA DE SER ALABADO DIOS (Sal. 150:3-5)

De qué forma ha de ser pagado este tributo. Con toda clase de instrumentos, pues el Salmista
menciona todo los que usaban en el servicio del templo.
En el servicio de Dios no se ha de escatimar costo ni esfuerzo. La mejor música para los oídos de
Dios son los afectos sinceros y devotos, no una cuerda melodiosa, sino un corazón melodioso: con fe, amor,
gozo, confianza y respeto. Promoviendo los intereses del reino de su gracia y viviendo en gozosa expectación
del reino de su gloria. Lo importante es que, en la alabanza de Dios con las distintas voces, con diversos
instrumentos hay perfecta armonía “con el mimo ánimo y con una sola boca” (Ro.15:6)
Un detalle interesante es la palabra danza (v. 4): encuentra en medio de una lista de diversos
instrumentos musicales; eso significa que la “danza” era un instrumento musical.
Mateo usa el verbo griego: “symphoneuo” (de donde proviene sinfonía), que, literalmente significa “unir
las voces”, para expresar la armonía concertada de los creyentes cuando oran juntos. De la misma manera
que hay promesa de respuesta divina de la “armonía de alabanza”.

III. ¿QUIÉNES HAN DE ALABAR A DIOS (Sal 150.6)?

Quiénes han de pagar este tributo: “Todo aliento”. Esta frase incluye a todo ser humano (Dt. 20:16:
Jos 10:40). En efecto, el vocablo hebreo es el mismo que aparece en Gn. 2:7; aliento de vida. Este es el
incienso y éste es la ofrenda limpia que había de ofrecerse a Dios en todo lugar (Mal. 1:11). en Lam. 3:56 la
oración es llamada suspiro, respiración. Que todo el que respira un humano en su oración, le respire también
en su alabanza a Dios. Alabémosle mientras dure el aliento y cuando la muerte nos lo arrebate, seremos
llevados a otro estado en el que podremos respirar las alabanzas de Dios en un aire mejor y más libre. Comenta
Cohen: “No se sabe de cierto si el salmista intentaba incluir los animales como criaturas de Dios (como en
148:10) pero, en lo que se refiere a la raza humana, la convocatoria a la alabanza incluye a todos”.

EVALUACIÓN

1. Elabore la conclusión de la lección: ___________________________________________________


________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________
2. ¿Cuáles son las dos razones por las que debemos adorar al Señor? _________________________
_______________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
3. Menciona qué has aprendido estudiando este salmo: ____________________________________
______________________________________________________________________________

21
LECCIÓN 11
LA GLORIA DE DIOS Y LA HONRA DEL SER HUMANO
TEXTO CENTRAL
“¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria
sobre los cielos” (Sal. 8:1)

LECTURA BÍBLICA: Sal. 8: 1-9

SALMO 8:1-9

1. ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria
sobre los cielos;
2. De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza,
A causa de tus enemigos, Para hacer callar al enemigo y al vengativo.
3. Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste,
4. Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo
visites?
5. Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra.
6. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies:
7. Ovejas y bueyes, todo ello, y asimismo las bestias del campo,
8. Las aves de los cielos y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar.
9. ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra!

OBJETIVO

Entender en qué consiste la gloria de Dios y la honra del ser humano

MOTIVACIÓN

El Salmo 8 habla de la grandeza de Dios y del puesto del ser humano en la creación; pese a la pequeñez
del humano, por la grandeza de Dios, su pequeñez se hace grande. Cuando el salmista se da cuenta de esta
realidad, prorrumpe de pronto con una alabanza reconociendo lo que Dios ha hecho.

I. LA GLORIA DE DIOS (Sal. 8:1-2, 9)

Antes de explicar el Salmo, en el título original hebreo está la palabra “Gititt”. Hay varias maneras de
explicar esta palabra:
 Podría ser un arpa construida filistea, construida en Gat
 Posiblemente podría ser una melodía procedente de la ciudad de Gat, usada por la guardia personal
contratada por David.
 Podría ser una lectura alegórica, basada en la palabra hebrea “gat” que significa “prensa, molino”;
diciendo con ello que los Salmos, el misterio de la pasión del Señor, por la acción del Espíritu, se
fermenta hasta desbordarse como el mosto en fermentación.
 Otros piensan que “gitit” se refiere a la vendimia.

1. Oh Yahvéh, Señor nuestro (v. 1). Es una exclamación del corazón descubre y entiende quién es el Dios
que adora. Entonces se inclina reconociéndolo que Él es nuestro dueño y con nosotros, dueño de todo cuanto
existe. Esto es lo que significa la palabra Señor. Puesto que todo es creado por Él y Él la sostiene, todo es para
Él (Col 1. 15-17).

22
2. Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra (v. 1). El universo está descrito sencillamente con dos
palabras: “los cielos y la tierra”. Todo ello está lleno de la gloria del Señor (Is 6.3). La palabra “gloria” declara el
ilustre nombre del Señor, su fama en el universo y la historia. Su grandeza no cambia en medio de los tiempos.
Él es nuestra eterna majestad, cuya belleza infinita nos dejaría totalmente anonadados si descubriéramos que
Él está aquí. Su nombre es infinito “sobre toda la tierra” (v. 9)

3. Has puesto tu gloria sobre los cielos (v. 1). Su naturaleza es absolutamente santa. Por eso su majestad
reina desde los cielos. Su grandeza va más allá de los límites de universo que, para el israelita tenía tres niveles:
los cielos, la tierra y el mar. El Señor nuestro es más grande que la creación.

4. Ante la grandeza del Señor no me quedan palabras (v. 2). La lista: “niños, lactantes, enemigo, vengativo”.
De los dos primeros, el Señor fundó la alabanza. Podrían ser los humildes, los pobres y los analfabetos. No
tienen palabras, pero al descubrir la grandeza de Dios, lo aceptan con sinceridad y respeto, con estupor gozoso.
Eso es lo que hace callar al adversario.

II. LA HONRA DEL SER HUMANO (Sal 8: 3-8)

1. ¿Qué es el hombre? (vv. 3-4). Ante el descubrimiento de la grandeza infinita del Señor, brota la admiración
y saturado de emoción, ve que los cuerpos celestes de los cielos son obra de los dedos del Señor (Sal 28.5;
92. 4; 143. 5). El Señor es como el artesano que trabaja con sus manos para dar forma al objeto y perfecciona
su obra con maestría. El sol y la luna son como una joya en las manos del Señor. De este modo ha modelado
el universo sideral.
Ante esta grandeza de la obra del Señor, el salmista nota su pequeñez y se siente tan limitado. No ve
una razón para sentir que se aproxima a la grandeza del Creador de todo. Posiblemente saltan a la luz su
debilidad, su flaqueza y su limitación humana que, aunque no haya ido voluntariamente contra la ley de Dios
(pecado), no puede compararse en nada con su Creador.
Tras ese reconocimiento de su pequeñez, bajo esa condición de humildad, va descubriendo el gran
favor de la gracia divina. Por eso dice ¿Qué es el hombre y qué es la mujer para que te acuerdes de ellos?
Claro, cuando un padre llama a su hijo que vive en otro lugar, este se alegra y siente el amor del padre.

2. El ser humano coronado de gloria y de honra (vv.5-8). Siendo cada ser humano menor que los ángeles,
por la gracia del Señor ha sido coronado de gloria y de honra; esto también es grandeza. Cada persona ha
recibido esta bendición (v. 5): el sentido de la lengua hebrea no indica la humanidad en general, sino a cada
individuo de la humanidad. Cada persona, como imagen de Dios, recibe el poder de señorear en el mundo.
Noten que el señorío de cada uno es sobre la cultura: “la obra de tus manos” (v. 6). Por su lado, el
Señor, todo lo ha puesto bajo la responsabilidad de los humanos: animales domésticos y animales salvajes;
también se clasifican según su hábitat: el cielo, la tierra y el mar (vv. 7-8). Esta grandeza del ser humano al
señorear sobre el mundo, no sólo indica superioridad, sino también cuidado y administración de la creación.

EVALUACIÓN

1. Elabore una conclusión de la lección: ___________________________________________________


_________________________________________________________________________________
___________________________________________________________
2. Observa los versos 7 y 8, clasifica qué animales son domésticos y salvajes y cuáles son los que habitan
en el cielo, en la tierra y en el mar: a) _______________________________________ ____________
b) Del cielo __________________, de la tierra __________________________________________ y
del mar___________________________________________
3. Qué es lo que más te ha gustado del Salmo: ______________________________________________
_______________________________________________________________________

23
LECCIÓN 12

LA MORAL DE SANTIDAD Y EL CULTO

TEXTO CENTRAL

“Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?


¿Quién morará en tu monte santo?” (Sal 15.1)

LECTURA BÍBLICA Sal 15.1-5

1 Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?


¿Quién morará en tu monte santo?

2 El que anda en integridad y hace justicia,


Y habla verdad en su corazón.
3 El que no calumnia con su lengua,

Ni hace mal a su prójimo,


Ni admite reproche alguno contra su vecino.
4 Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado,

Pero honra a los que temen a Jehová.


El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia;
5 Quien su dinero no dio a usura,

Ni contra el inocente admitió cohecho.


El que hace estas cosas, no resbalará jamás.

OBJETIVO

Practicar las reglas de la celebración del culto aceptable al Señor

MOTIVACIÓN

El contexto litúrgico del Salmo, muestra que un israelita devoto, antes de entrar al culto, pregunta al
sacerdote si puede entrar. El sacerdote responde con una lista de mandamientos que el israelita debe cumplir
para entrar al templo y participar del culto. ¿Cuáles eran esos mandamientos o reglas? Veámoslo hoy

I. LA PREGUNTA DEL HUÉSPED DEL SEÑOR (Sal 15.1)

En el v. 1 del Salmo, la palabra “habitará”, puede traducirse por “hospedarse”. Entonces, el huésped del
Señor es el que entra al tabernáculo o al templo para darle el culto, el cual es considerado como el lugar más
sagrado de la tierra. Por eso el israelita devoto, al llegar a la puerta del tabernáculo pregunta al sacerdote si
puede “habitar” o estar allí durante el culto. Entonces el sacerdote, le responde con una lista de condiciones
morales.
Estas condiciones o reglas, estaban basadas en los principios éticos del Decálogo Mosaico (Ex 20.I-17).
El ingreso al templo es señal de la hospitalidad del Señor en su casa (Sal 23. 5-6), de bendición (Sal 65.4). El
templo es el lugar donde el israelita piadoso recuerda la alianza o pacto de Yahvéh con su pueblo, por eso es
un gran privilegio entrar y estar allí para celebrar el culto.
Este verso nos muestra, pues, el contexto del Salmo. Como es un himno, no describe todos los detalles
de las condiciones para ingresar a la celebración del culto en el santuario o en el templo de Israel. Pero, nos da
los elementos esenciales de la moral de santidad para celebrar un culto aceptable.

II. ONCE REGLAS DE MORAL PARA EL CULTO AL SEÑOR (Sal 15:2-5)

24
El Salmo 15 nos enseña que es muy importante tener en cuenta la vida de santidad ética como
condición necesaria para celebrar un culto que le agrade a Dios. Entendamos, pues, que no se trata de cumplir
con una celebración para aparentar fidelidad; se trata de celebrar un culto aceptable delante de Dios.
Entonces, cada persona debe tener en cuenta las once reglas de la moral de santidad:
Primera regla: El que anda en integridad (v. 2 a). La metáfora del camino indica el proceder, la conducta. La
conducta íntegra o intachable de este primer mandamiento abarca las demás. Compare con Pr 28.18; Sal 84.11)
Segunda regla: El que hace justicia (v. 2 a). El que practica toda justica, especialmente en las relaciones
entre las personas.
Tercera regla: El que habla la verdad en su corazón (v. 2 b). Se dice la verdad en el corazón o en la mente,
cuando se habla sinceramente. Quiere decir que la honradez mental, es la base de la sinceridad y de la verdad
al hablar (Schökel. T. 1, 1994: 285)
Cuarta regla: El que no calumnia (v. 3 a). Si la verdad no está en el corazón en la mente, la lengua calumniará
o difamará o maldecirá. El principio también se aplica contra el chisme. Compare con Lv 19. 16)
Quinta regla: Ni hace mal a su prójimo (v. 3 b). Este principio era una de las reglas de Juan Wesley: evitar
el mal (Pr 3.29).
Sexta regla: Ni admite reproche (difama o injuria) alguno contra su vecino (v. 3 c). Puede soportar las
injurias (Jr 15.15); pero no injuria a su vecino.
Séptima regla: Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado (v. 4 a). Quien desea hospedarse en la tienda
del Señor, sencillamente debe evitar la comunión de los que son enemigos de Yahvéh (Sal 139. 21-22)
Octava regla: Honra a los que temen a Jehováh (v. 4 b). La regla anterior va junto con esta. Evita al que es
malo; pero en cambio tiene entera comunión con el que honra al Señor.
Novena regla: El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia (v. 4 c). Según el contexto (Lv 5.4), el que
jura (puede ser a la ligera) en contra suya, debe respetarlo. Dice Schökel: “El juramento es sagrado y consagra
la acción prometido” (T. 1994: 287). Ver Lv 27.10, 33.
Décima regla: Quien su dinero no dio a usura (v. 5 a). La usura es un interés excesivo en un préstamo. Prestar con
propósito de obtener una buena ganancia es prohibido (Ex 22.24; Lv 25. 37; Dt 23. 20-21. El préstamo debe hacerse
generosamente (Dt 15.7-11). Estaba permitido un interés fraterno (un mínimo pero que beneficia a ambos). Compare
con Mt 25.27).
Onceava regla: Ni contra el inocente admitió cohecho (v. 5 b). No acepta ninguna forma de soborno (Ex 23.8; Dt
16.19; Pr 15.27)

EVALUACIÓN

1. Elabore una conclusión de la lección: __________________________________________________________


________________________________________________________________________________
2. Indica en cuál de las reglas debes hacer algún reajuste en tu vida espiritual para que tu culto al Señor
sea aceptable: _____________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________
________________________________________________________________
3. Describe de qué manera te ayudará esta lección para la celebración del culto al Señor: ___________
_________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________
__________________________________________________

25
LECCIÓN 13
JEHOVÁ ES MI PASTOR
TEXTO CENTRAL

“Jehová es mi pastor; nada me faltará” (Sal 23.1)

LECTURA BÍBLICA Sal 23. 1-6

Salmo de David
1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno,
porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

5 Aderezas mesa delante de mí


en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite;
mi copa está rebosando.
6 Ciertamente, el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

OBJETIVO

Reafirmar mi fe, sabiendo por qué creo que Yahvéh es mi pastor.

MOTIVACIÓN

Nosotros estamos acostumbrados a leer “Jehová” porque así lo tradujeron los traductores españoles
Casiodoro de Reyna y Cipriano de Valera. Tras el enorme desarrollo de la ciencia que ocurrió después, hoy
sabemos que la manera de traducir con más exactitud el nombre del Señor es “Yahvéh”. Para la iglesia, quizá
lo más importante al leer el Salmo 23 sea saber que está frente a un salmo de confianza. Este Salmo, no sólo
es una de las piezas literarias más bellas de la Biblia, sino también, es el Salmo más famoso de la iglesia
evangélica en todo el mundo.

I. EL CANTO DEL PASTOR (Sal 23. 1-4)

El Sal 23, probablemente sea la unión de dos cantos en uno. Procuremos estudiar sus detalles para
descubrir por qué el Señor es nuestro Pastor.

1. La metáfora del Pastor (v. 1)


El salmista David, en su adolescencia era un pastor del rebaño de su padre; para hacernos entender
las cualidades del Señor, lo compara con un pastor. Un pastor de rebaños en la antigüedad era una persona
responsable, completamente consagrada a su trabajo pastoril. Cuidaba al rebaño, llevándole a los mejores
pastos, a las fuentes de aguas; se enfrentaba a las fieras para protegerlo; preparaba un buen redil para evitar
el peligro de las noches; cuidaba de las que se enfermaban. Compare con Gn 31.40.

26
Estas cualidades, entre otras tantas, el salmista lo aplica a Yahveh el Señor. Así como un pastor
responsable cuida su rebaño, así Yahvéh cuida de los que le siguen en su camino. Si el Señor es el pastor de
una persona, significa que “nada le falta” (esta es la traducción más correcta en vez de “nada me faltará”).

2. La providencia del divino Pastor (vv. 2-4)


El divino pastor provee en el presente. Hay unas imágenes bien bonitas que describen nuestro
bienestar y algún peligro que tengamos que afrontar:
 (vv. 2-3). Los “delicados pastos”, que son las praderas a donde nos conduce y donde tendremos
descanso. Las aguas, son fuentes tranquilas y frescas para beber después de pasar un día de fuerte
solas; con alimento fresco y agua fresca se reponen las fuerzas. El camino, es una imagen literaria
que describe el sendero de justicia por donde nos guía el divino pastor. Toda esta provisión de nuestro
Señor, reflejan el gran amor: su nombre es tan honorable, de tal manera que no puede dejar sin
provisión a su rebaño.
 (v. 4). La oscuridad, es una imagen que nos muestra como el gran peligro, la oscuridad temerosa es
superada con la compañía del divino Pastor. Si el peligro asalta en el camino al creyente, éste nada
teme porque el Señor está con él: La vara o cetro del Señor representa la autoridad, por eso infunden
aliento al corazón; el cayado es símbolo de la seguridad para el rebaño y por eso no habrá temor
alguno.

II. EL CANTO DEL HUÉSPED (Sal 23. 5-6)

Esta segunda sección del salmo es un símbolo de la hospitalidad que nos brinda el Señor en su casa.
La indicación más inmediata es el templo, la segunda indicación es la mansión gloriosa en donde nos recibirá
el Padre. Conforme a las costumbres de la hospitalidad en el Antiguo Medio Oriente, el salmista describe con
tal vivencia el asilo de un fugitivo perseguido por sus enemigos: al ser recibido en una tienda está a salvo:
 (v. 5) El Señor o un príncipe, al recibir al peregrino en su casa, significa que éste se acoge al derecho
de hospitalidad; entonces el Señor en persona le prepara la mesa para sentarse a comer y a beber.
En seguida le unge la cabeza con aceite. Mientras el peregrino está comiendo, sus adversarios llegan
a la puerta y al verlo que está disfrutando de la hospitalidad, no hacen más que retirarse. Cualquier
intento de agresión es un atentado contra el derecho de la hospitalidad. Entonces los perseguidores
optan por retirarse. Una vez que el peregrino ha comido y bebido, el príncipe le provee una escolta de
dos soldados para que lo acompañen a su destino.
Lo que solía ocurrir en la cultura de la época, son imágenes que describen el cuidado de Yahvéh a
todos los que formamos parte de su rebaño en este tiempo.
 (v. 6) El final del Sal 23, nos traslada a la casa del Señor. Si tomamos los dos versos entenderemos
que se trata de la llegada del peregrino a la morada del Padre en el cielo. La hospitalidad celestial
incluye comida, bebida, morada. La escolta que acompaña al viajero es la bondad y la misericordia. En
esta morada, todo parece sencillo y delicioso. Así es la santidad de Dios y de su pueblo, Allí no
transcurre el tiempo, simplemente está presente la eternidad. ¡Oh, yo quiero llegar a la casa del Divino
Pastor!

EVALUACIÓN

1. Haga la conclusión de la lección


_________________________________________________________________________________
________________________________________________________________
2. ¿Qué significa para usted la frase “Jehová es mi pastor?
_________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
3. ¡En qué te inspira este salmo?
_________________________________________________________________________________
_______________________________________
27