Está en la página 1de 4

Efectos ambientales de la bomba nuclear.

Cuando se detona una bomba nuclear o atómica, las consecuencias en el


ambiente inmediato son devastadoras. El accidente en la planta nuclear de
Chernóbil y las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki proporcionan un
vistazo a los efectos a corto y largo plazo de la radiación y la detonación
termonuclear en el ambiente. Si las suficientes armas nucleares fueran detonadas
en una guerra nuclear a gran escala, grandes áreas de la Tierra quedarían
inhabitables.

Efectos ambientales inmediatos.


Cuando explota una bomba atómica, el plutonio en el dispositivo atraviesa por una
fisión, liberando enormes cantidades de energía. El estallido inicial crea una luz
cegadora, seguida de un calor extremo. Las temperaturas en el área de la
explosión llegan hasta 10 millones de grados Celsius. La radiación
electromagnética conduce a la formación de una bola de fuego. Un viento
extremadamente fuerte y azotador también es provocado por el estallido inicial. En
Hiroshima, una sola bomba de 15 kilotones fue detonada en el centro de la ciudad
y todo, dentro del radio de 1 milla (1,61 km), fue completamente destruido. El
efecto sobre el ambiente inmediato fue una devastación total. El calor extremo de
la radiación térmica quemó todo en su camino, incluyendo animales, árboles,
edificios y personas. La radiación nuclear penetra el cuerpo y muchos de los que
no murieron por la radiación o las quemaduras, desarrollaron posteriormente
cánceres por la radiación.
Daños a la tierra y agua y cadena alimenticia.

La explosión de una bomba atómica crea un polvo radioactivo que cae del cielo en
el área alrededor del sitio de la explosión y también es transportado más lejos y
contamina el suelo, el agua y la cadena alimenticia en ambientes bastante lejanos.
Inicialmente, se conocía muy poco sobre el polvillo radioactivo. En Estados Unidos
se llevaron a cabo muchas pruebas explosiones de armas nucleares y para la
década de 1950 los científicos descubrieron que las partículas comprendían
átomos divididos que eran extremadamente radioactivos y peligrosos.
Efectos de la radiación.
La liberación de la radiación de las plantas de energía de Chernóbil le da a los
científicos una idea de cuáles serían los efectos sobre el ambiente en una
pequeña guerra nuclear. La cantidad de radiación liberada en Chernóbil sería el
equivalente a la detonación de aproximadamente una docena de bombas
atómicas a una altitud que podría provocar un daño de explosión máximo. En
Chernóbil grandes cantidades de partículas radioactivas fueron liberadas en el
enorme incendio que duró 10 días y liberó yodo-131 y cesio-137 en el ambiente.
Estos son particularmente peligrosos para el cuerpo humano y el ambiente en
general. Las partículas radiactivas del polvillo radioactivo nuclear también afecta a
los animales en el ambiente y llega al suministro de leche, así como también
contamina las plantas agrícolas.
Contaminación del agua y el bosque

Las partículas radiactivas pueden viajar desde el sitio de la explosión de la bomba


atómica y contaminar cuerpos de agua, incluyendo la vida acuática como los
peces. Los animales en los bosques de Chernóbil, por ejemplo, tienen altos
niveles de cesio y los científicos esperan que la contaminación permanezca de
esa forma durante décadas. El polvillo radioactivo de la detonación de numerosas
bombas atómicas daría como resultado la contaminación de las moras y otra vida
vegetal encontrada en las áreas circundantes y los bosques. Las mutaciones
genéticas y la enfermedad en las generaciones de animales y humanos también
ocurrirían después de la contaminación.