Está en la página 1de 6

INFORME

Espacio Curricular: Economía

Tema: Actividad Ganadera en la Argentina

Profesora: Aiub, Gloria

Integrantes: Alegre, Sebastián


Quiroz, Gabriel

Curso: 3ro 1ra

Especialidad: Electrónica

Fecha de Entrega: 27-06-2018


Qué es la ganadería
La ganadería es una actividad económica de origen muy antiguo que consiste
en el manejo y explotación de animales domesticables con fines de producción,
para su aprovechamiento
Dependiendo de la especie ganadera, se pueden obtener diversos productos
derivados, tales como la carne, la leche, los huevos, los cueros, la lana y
la miel, entre otros. La ciencia encargada del estudio de la ganadería es
la zootecnia y los profesionales encargados directamente del desarrollo de la
producción animal son los ganaderos, ayudados por los zootecnistas y
los ingenieros de producción animal, en estrecha colaboración con los médicos
veterinarios que son los encargados de la prevención y control de las
enfermedades de los animales.
Los ganados más importantes en número a nivel mundial son los relacionados
con la ganadería bovina, la ovina y la porcina. Sin embargo, en algunas
regiones del planeta otros tipos de ganado tienen mayor importancia, como el
caprino y el equino, como así también la cunicultura, la avicultura y
la apicultura.
La ganadería está relacionada con la agricultura, ya que en una granja ambas
pueden estar relacionadas. En estos casos el ganado aporta el estiércol, que
es utilizado como abono, y los cultivos aportan el alimento para los animales.
Esta actividad es de los grandes puntales de la economía argentina,
concentrándose esta actividad principalmente en la región pampeana; en
menor proporción le siguen el Noreste, Patagonia, Noroeste y Cuyo.
Dentro de la producción ganadera el primer lugar lo ocupan los vacunos,
seguidos por los ovinos, el resto involucra ganado porcino, aves, equinos y
caprinos, las zonas de cría se localizan en la porción occidental de la región
pampeana y en sus áreas marginales, mientras que las de engorde o
invernada, se ubican en el Norte de la provincia de Buenos Aires, Sur de Entre
Ríos y Santa Fe y Este de Córdoba.

Orígenes de la ganadería en la argentina


Los ejemplares de ganado vacuno y caballar que fueron abandonados por los
conquistadores españoles, encontraron en la zona pampeana inmejorables
condiciones.
Gracias a los abundantes pastos, el clima benigno y las aguadas, la ganadería
vacuna y caballar se reprodujo en forma extraordinaria, ofreciendo el
asombroso espectáculo de las manadas de ganado cimarrón.
Recién en el siglo XVIII se comenzó a valorizar el cuero, y surgieron
las vaquerías, recogidas de ganado silvestre que se mataban para aprovechar
el cuero, el cebo y la grasa.
Por la matanza indiscriminada, hacia 1718 las grandes manadas ya se habían
extinto. Afortunadamente las vaquerías también sirvieron para poblar estancias
y domesticar el ganado cimarrón. El censo de 1713 dio por resultado que la
provincia de Buenos Aires contaba con 31.550 cabezas de ganado repartidas
en 26 estancias. Hacia fines del siglo XVIII se comercializaban unos 800.000
cueros anuales, la oferta de carne excedía largamente el consumo.
Desde el 1600 hay registros de que se utilizaba la sal para conservar las
carnes, pero era un bien escaso. Recién en 1784 se organizó un saladero de
envergadura en la Banda Oriental llamado Colla, que organizó la extracción de
sal en las salinas patagónicas, procesaba el producto y tenía su propia flota
para exportarlo a España. La primera raza pura, que arribó a Argentina es
la Shorthorn; a comienzos del siglo XIX llegaron los Hereford; y luego hacia
fines del mismo, los Aberdeen Angus y los Polled Hereford; todas razas de
origen inglés.
El ganado ovino y caprino fue introducido en 1549 vía Asunción, dando origen
a la actual raza ovina Criolla. Se difundieron en el Litoral y el Norte del territorio,
dado que allí se contaba con la mano de obra necesaria para el mantenimiento
y esquila. En algunas zonas del norte argentino, la oveja llegó a desplazar al
cultivo del algodón por su menor costo en mano de obra. A partir de la
independencia, la producción cobró un nuevo impulso. La posibilidad de la
exportación de lanas dio lugar a la introducción de razas de lanas de calidad,
especialmente los Merinos. A fines del siglo XIX Argentina era el tercer
productor y exportador de lana en el mundo.

Panorama actual de la ganadería en Argentina


La producción ganadera argentina, contaba en 1988, con 75 millones de
cabezas de ganado que incluyen vacunos, lanares, porcinos y equinos; de
acuerdo con las cifras del Censo realizado por el Instituto Nacional de
Estadísticas y Censos (INDEC)
Las cabezas de ganado se redujeron a 69 millones según el censo del 2002.
Los 57 millones de cabezas de ganado de 2007 cayeron a 48 millones en 2010.
En 2013 se ubican en 51,7 millones. Del monto total de cabezas de ganado, en
proporción corresponden aproximadamente el 60% al ganado bovino de razas
refinadas y el 30% a ganado ovino.
El promedio histórico de cabezas de ganado bovino, con algunos altibajos en la
última década, es de 54 millones de bovinos.
La producción de carnes fue de 3,13 millones de toneladas en 2005, el 2013
cerró con un estimado de 2,84 millones, una baja de casi 10%.
En 2005, la Argentina fue el tercer exportador de carne del mundo, con 771.000
toneladas. En 2012, con las 183.000 toneladas vendidas, cayó al puesto
número 11. En el 2013 se exportaron 201.688 toneladas.
La producción de leche en 2013 fue de 11.100 millones de litros, 10% por
encima de los 10.111 millones de 2000. (SRA).
La carne, producto central del sector ganadero, tiene que abastecer la
demanda interna de por si elevada. En Argentina cada habitante consume en
promedio 60 kg. De carne por año.
Tipos de Ganadería
De zona templada:
El ámbito templado tiene excelentes condiciones climáticas y su suelo
proporciona pasturas naturales, ideales para la cría de ganado. En la llanura
pampeana se concentra el 80% de la existencia bovina.
Las razas destinadas a la producción de la carne son: Shorthorn, Hereford,
Aberdeen-Angus y Charolais.
El bovino destinado a la producción de leche, se cría en las zonas próximas a
los centros urbanos. Una gran parte de los tambos se encuentran en la
provincia de Buenos Aires, y abastecen a la ciudad de Buenos Aires y Gran
Buenos Aires, primer centro consumidor de leche fresca. La raza destinada a la
producción de la leche es la Holando-Argentina. Las regiones tamberas
alejadas de los grandes centros de consumo, como el oeste de la provincia
de Santa Fe y el este de la provincia de Córdoba destinan su producción a
la elaboración de manteca, quesos, dulce de leche, leches larga vida y en
polvo.
El 30% del ganado ovino corresponde básicamente a la raza Lincoln y
Corriedale.
Más del 90% de la cría de porcinos está destinada al consumo interno. El área
de cría de los porcinos coincide con la zona tambera y de cultivo de maíz.
Los dos centros más importantes de producción en avicultura, apicultura y
cunicultura son Entre Ríos y Buenos Aires en las zonas de Pilar y Escobar.

De zona subtropical:
La ganadería de la zona subtropical representa el 19% del stock nacional. La
región del noreste argentino aporta 9.921.355 cabezas de ganado de los 51
millones de bovinos totales del país.
El NEA, noreste argentino, es la segunda región productora de vacunos más
importante después de la llanura pampeana. La provincia de mayor producción
es Corrientes con un 10% del stock. Le siguen Chaco, Formosa y Misiones con
el 9% restante. (INTA)
En las provincias de Misiones y Corrientes se desarrolló la crianza intensiva
sobre pasturas naturales, de bovinos de raza Criolla y Hereford. En algunos
establecimientos ganaderos se reproduce con éxito el Cebú.
En la llanura chaqueña el ganado vacuno está cruzado con razas europeas
o Cebú. En los ovinos prevalece la raza Criolla.
En el NOA, noroeste argentino, la ganadería no es importante. Predominan
las razas tipo criollo y lecheras. Entre los lanares sobresale el Karakul, animal
del que se obtiene el “astracán”.
De zona árida: en la zona de la Puna las condiciones climáticas son
adversas para la cría de ganado. Existen en número reducido lanares de raza
criolla y caprina, los más importantes son las llamas utilizadas como animal de
carga y productor de lana. En las sierras pampeanas, abunda el ganado
caprino, del cual se aprovecha carne, cuero y leche para fabricación de quesos
regionales. También hay ovinos criollos productores de lana gruesa, mulares y
equinos rústicos.
En la Patagonia predomina el ganado ovino de las razas Corriedale, Merino
Argentino y australiano y Romney Marsh, cuya lana es de excelente calidad.

Tipos de Ganado
Ovino:
La producción ovina representa un rubro importante dentro del sistema
agropecuario de nuestro país. En Argentina el ganado ovino está
especialmente dirigido a la explotación de lana, fundamentalmente en la
Patagonia, ya que en la Patagonia es difícil desarrollar otro tipo de actividad
agropecuaria por el ambiente de la zona. El %50 de las razas de argentinas
corresponden a razas productoras de lana (merino) y el resto está ocupado por
razas de doble propósito.

Bobino:
Es la principal rama de la ganadería en Argentina, actualmente ocupa más del
%50 del ganado total la Argentina. Esta participa del %18 del PBI. Esta
actividad se desarrolla a lo largo del territorio nacional desde el NEA hasta la
zona pampeana y zonas áridas, siendo el tipo de ganado con más difusión a
nivel país. Este tipo de ganado puede estar dirigido a la producción de leche
y/o carne.

Porcino:
A nivel mundial la carne porcina es la de mayor consumo, en Argentina su
consumo se encuentra muy por debajo de la carne aviar o bovina. Los
establecimientos porcinos tienen mayor concentración en la zona de Santa Fe,
buenos aires y Córdoba. Su principal objetivo de producción es para la
elaboración de chacinados, fiambres y embutidos.
Impacto ambiental potencial del manejo de ganado y
terreno de pastoreo
El manejo de ganado y terrenos de pastoreo es una actividad muy extendida en
el ámbito de las actividades agropecuarias, las cuales implican una serie de
operaciones que, como casi todas las actividades humanas, pueden producir
impactos ambientales, algunos de los cuales pueden ser negativos.

La ganadería en el cambio climático


Por el rápido calentamiento global, las notorias consecuencias del cambio
climático se convierten cada vez más en tema central de interés público. La
causa de este cambio climático es el efecto invernadero, consecuencia de los
llamados gases de efecto invernadero.
Los ganaderos también están involucrados en esta discusión porque la
ganadería es la responsable de una parte importante de la emisión de los
gases de invernadero. Desde un punto de vista global, las actividades
relacionadas con la ganadería contribuyen un 18% de las emisiones
antropogénicas de los gases de efecto invernadero.