Está en la página 1de 4

El derecho procesal

Como se lleva a cabo un proceso por Carnelutti

El autor de la obra hace referencia a los pasos que se deben seguirse para llevar un buen proceso
de inicio a fin, dicho proceso lo relaciona con caos de la vida real, en cada capítulo, los relaciona
con otras áreas del conocimiento, y pone escenarios para poder captar lo que es la esencia del
derecho procesal

Haciendo una distinción entre el derecho procesal civil y el derecho procesal penal,

“El proceso penal se hace para castigar los delitos, Precisamente porque los delitos perturban el
orden y la sociedad necesita de orden, al delito debe seguir la pena para que la gente se abstenga
de cometer otros delitos”

El proceso penal, por consiguiente, es en su esencia un juicio; pero si se lo llama proceso es


cabalmente para dar a entender que el juicio procede, o debe proceder, o no puede menos de
proceder, con pies de plomo.

el proceso penal se desdobla normalmente de lo que resultan dos fases distintas, una de las cuales
toma el nombre de instrucción y la otra el de debate; las cuales sirven, no tanto para castigar,
cuanto para saber si se debe castigar; de no hacerlo así, se correría el riesgo de castigar a
inocentes.

la litis es una situación peligrosa para el orden social. La litis no es todavía un delito, pero lo
contiene en germen. Entre litis y delito, hay la misma diferencia que existe entre peligro y daño.
Por eso litigiosidad y delincuencia son dos índices correlativos de incivilidad: cuando más civil o
civilizado es un pueblo, menos delitos se cometen y menos litigios surgen en su seno.

El proceso civil, pues, opera para combatir la litis, como el proceso penal opera para combatir el
delito.

El juez

El que hace entrar en juicio, es decir, el que suministra a los otros que lo necesitan, su juicio, es el
juez.

El juez, para serlo, debiera ser más que hombre: un hombre que se aproximara a Dios, De esta
verdad conserva un recuerdo la historia al mostramos una primitiva coincidencia entre el juez y el
sacerdote, que pide a Dios y obtiene de Dios una capacidad superior a la de los demás hombres

Todos están de acuerdo en reconocer que debiera ser juez el mejor;

Hoy la regla consiste en que el juez es elegido por el Estado, es decir, por ciertos órganos del
Estado, según ciertos dispositivos que se conceptúan idóneos para hacer la elección. Estos
dispositivos son de dos tipos, según que la elección se haga desde arriba o desde abajo

Juez es elegido por el Estado en los Estados modernos; incluso, a fin de garantizar su idoneidad, es
un funcionario del Estado vinculado a este por una relación de empleo, en virtud de la cual queda
investido de poderes y gravado con una obligación determinada, como medios para el fin del
cumplimiento de su altísima función.
Diferencia en penal y procesal: las partes

Sobre el fondo del proceso las partes son, pues, siempre dos. Cuando se trata de delito se
distinguen por una razón sustancial: uno es el que actúa, y otro es el que sufre la acción; uno es el
ofensor y otro el ofendido. En cambio, cuando se trata de litigio, la distinción se funda en la
iniciativa: una de las dos partes pretende y la otra resiste a la pretensión.

Las partes adoptan en el proceso civil el nombre de actor y demandado. Mientras que imputado se
llega a ser a consecuencia de aquel acto del juez que hemos visto es la imputación, la cualidad de
actor o demandado depende de una iniciativa de las partes. Actor es propiamente aquella de las
partes que pide al juez el juicio, y se llama, así, precisamente porque toma la iniciativa de la
actuación; y es demandado aquel respecto del cual se demanda el juicio, y se lo llama así porque
se le pide, invita o demanda, presentarse ante el juez juntamente con el actor, a fin de que el uno
y el otro puedan ser juzgados.

VI LAS PRUEBAS

Las pruebas (de probare) son hechos presentes sobre los cuales se construye la probabilidad de la
existencia o inexistencia de un hecho pasado; la certeza se resuelve, en rigor, en una máxima
probabilidad. Un juicio sin pruebas no se puede pronunciar; un proceso no se puede hacer sin
pruebas

Pruebas personales, las cuales consisten en el modo de ser de un hombre; pruebas reales, las
cuales consisten en el modo de ser de una cosa.

Las pruebas indicativas, a diferencia de las representativas, no sugieren inmediatamente la imagen


del hecho que se quiere certificar y, por tanto, no actúan a través de la fantasía, sino por medio de
la razón, la cual, sirviéndose de las reglas sacadas de la experiencia, argumenta de ellas la
existencia o inexistencia del hecho en sí. Tales pruebas se distinguen en dos categorías, según sean
naturales o artificiales: las pruebas indicativas naturales se denominan indicios; las artificiales
toman el nombre de señales. También estos dos tipos de pruebas indicativas sirven en diversa
medida para el proceso penal o para el proceso civil; en el primero prevalecen los indicios, y en el
segundo las señales, por la razón misma que determina en el uno y en el otro el predominio del
testimonio o del documento.

En el proceso civil figuran frecuentemente sellos, marcas, contraseñas, que son otros tantos
ejemplares de la señal, mientras que en el proceso penal toman gran importancia ciertos modos
de ser de las personas o de las cosas mediante los cuales se pueden reconstruir pacientemente los
hechos que se quiere certificar: heridas en el cuerpo de la víctima y de las cuales se puede argüir la
causa de la muerte o la naturaleza del arma; estado del cadáver que sirve para establecer el
tiempo de la muerte; huellas de lucha, manchas de sangre en las ropas de alguien, impresiones
digitales, etc.
las razones
las razones que aconsejan la publicidad del juicio penal; aunque esta, precisamente por agravar el
sufrimiento y el daño del imputado, no se la debe encarar sino cuando se ofrecen serias
probabilidades de culpabilidad en él. He aquí por qué, como diremos mejor a continuación, el
proceso penal se desdobla normalmente de lo que resultan dos fases distintas, una de las cuales
toma el nombre de instrucción y la otra el de debate; las cuales sirven, no tanto para castigar,
cuanto para saber si se debe castigar; de no hacerlo así, se correría el riesgo de castigar a inocente.

las razones ayudan al juez para penetrar el secreto del futuro. Este concepto de la razón y de las
razones exige para su esclarecimiento un poco de paciencia. La razón, como todos saben, es una
de las fases o de los aspectos de la mente humana.

". Las razones son aquellos centelleos de verdad que fulguran ensu mente y pronto se desvanecen.

Las razones, como las pruebas, pertenecen a la realidad, no al mundo de las ideas; en otros
términos, son objeto, no medio de conocimiento.

Diferencia entre razones y pruebas

Las razones deben en primer lugar ser buscadas, lo mismo que las pruebas. Esta actividad de
búsqueda compromete mucho más a la inteligencia que a la razón; incluso a la fantasía. Sin
fantasía o imaginación, ni el instructor consigue encontrar las pruebas, ni el que ha de decidir logra
seleccionar las razones

El contradictorio

Contradictorio se limita a la indagación de los hechos, de los cuales las partes, que los han vivido,
están naturalmente más informadas que él.

el contradictorio existe porque existen el actor y el demandado; el ministerio público y el defensor


existen porque debe existir el contradictorio.

el contradictorio exige una cierta igualdad económica entre los contradictores, que para que sea
eficaz, lo busca proveer de un buen patrocinio, aunque no solo para esto.

Ya me he referido, al hablar del contradictorio, a la importancia de la duda para la búsqueda de la


verdad. Cuanto más fuertemente se agita la duda, mayor es la probabilidad de poder conseguir la
verdad.
LA INTRODUCCIÓN

En efecto, la apertura del proceso es una introducción en el sentido de que alguien llama a la
puerta del juez y le pide justicia, y el juez lo introduce cerca de sí.

En todo caso la citación es un acto con el cual, no tanto se introduce cuanto se prepara el proceso;
la introducción ocurre cuando las partes, la que invita y la invitada, se presentan ante el juez y le
proponen sus demandas; en otros términos, el verdadero acto introductorio del proceso civil es la
demanda de las partes. Ordinariamente se trata de demandas opuestas, por lo menos en el
proceso contencioso: el actor demanda que se condene al demandado a pagarle la deuda o a
devolverle el fundo; el demandado, a su vez, demanda que se rechace la demanda del adversario;
pero no se excluye que alguna vez el demandado se adhiera a la demanda del actor.

Se distingue la instrucción de la discusión:

la primera sirve para recoger las pruebas, y la segunda para elaborar las razones.