Está en la página 1de 4

MIGUEL MAGONE

Soy Miguel Magone, conocí a Don Bosco a los 12 años, cuando me la


pasaba en la calle, nada más que jugando y molestando con un grupo
de muchachos, si Don Bosco no se hubiera encontrado conmigo tal
vez hoy sería un jefe de banda, o estaría muerto.

Don Bosco me encontró en la estación del tren. ¿Qué quieres hacer


para el futuro? le respondí

No sé pero estoy cansado de esta vida que llevo.

Don Bosco me dijo: ¿Deseas abandonar esta vida que llevas?

Claro que, si ¡¡ mis amigos ya están en la cárcel, temo que me suceda


igual. Mi Padre murió y mi madre no tiene dinero.

Don Bosco me dio una medalla y me dijo que se la mostrara a mi


párroco, para saber de mi conducta y él se fue porque el tren salía.

Al poco tiempo llegué donde Don Bosco, todo lo del oratorio me


gustaba, corría, saltaba.

Don Bosco me preguntó en una ocasión ¿qué pasa Miguel que te veo
triste, estás enfermo? Don Bosco comprendió que yo tenía otra
enfermedad, del alma, me dijo tristeza y melancolía lejos de la casa
mía. ¿Por qué me huyes Miguel? Cuéntame tus penas, tal vez yo
pueda aliviarlas.

Yo le respondí. Tiene razón Don Bosco, pero… es que estoy en un


embrollo muy grande.

Don Bosco me dijo: Por grande que sea existe el modo de


desenredarlo.

En ese momento le abrí todo mi corazón a El y le conté cual era el


motivo de mi sufrimiento y me sugirió que buscara la confesión que
le abriera mi conciencia a Dios.

Así lo hice, no me acosté hasta no confesarme, todo el día la pasé


preparando mi examen de conciencia.

Al confesarme le pregunté al padre ¿Le parece que todos mis pecados


han sido perdonados?

Y Don Bosco me respondió: Vete tranquilo –El Señor, que en su gran


misericordia te esperó hasta ahora para darte tiempo, te ha
perdonado todos tus pecados.

Yo respondí emocionado: - ¡Qué feliz que soy!

Mi muerte llegó muy temprano, a los 14 años, estuve en la casa de


Don Bosco solo un año y 8 meses, gracias a lo que Don Bosco me
enseñó y orientó puedo decir que muero en paz, buscando la
santidad sencilla como él nos repetía.

Les digo que haber encontrado a Don Bosco para mí fue la salvación.
A ustedes jóvenes les recomiendo que busquen un adulto que los
ayude, que los escuche, que los ame. Para eso don Bosco fundó a los
salesianos y salesianas ellos te pueden ayudar. Búscalos.
Te invito a buscar el acompañamiento de un adulto, Don
Bosco y Madre Mazzarello fundaron esta linda familia
salesiana pensando en cómo ayudar a los jóvenes, no tengas
miedo busca una ayuda, son muchos los adultos que en tu
casa salesiana están dispuestos a dar una mano por ti.
Déjate acompañar
1. ¿Cómo fue acompañado Miguel Magone?
2. ¿Cómo fue transformando su vida Miguel, de qué
manera lo acompañó Don Bosco?
3. ¿Qué personas me han apoyado en mi vida, en que ha
consistido el apoyo?
4. ¿Quién podría ayudarme en este momento que vivo?
5. ¿Hago una lista de los adultos cercanos que conozco,
elijo uno que pueda acompañarme en mi camino?
6. Hago el esfuerzo de buscar a este adulto en quien he
pensado que pueda acompañarme y le pido que sea ese
apoyo que busco
➢ No busques que quien te acompaña sea
perfecto, búscalo …
➢ Que sea una persona que tenga a Dios en su
corazón.
➢ Que sea una persona feliz, correcta en sus
cosas, de testimonio de vida.
➢ Que conozca sus limitaciones y entienda las
limitaciones de los otros.
➢ Que le guste ESCUCHAR a Dios y a las
personas.