Está en la página 1de 5

Aprender, Emprender, Prosperar.

15 respuestas

¿Alguien puede imaginar 3 palabras más edificantes para una política pública de
educación? No se trata de una declaración de intenciones, son tres infinitivos que dan
nombre al nuevo modelo educativo de un país (Nicaragua). Una apuesta decidida para el
desarrollo humano desde la educación, como piedra angular para enfrentar los desafíos de
la Sociedad y la economía del conocimiento.

Es fácil construir un modelo educativo y desarrollar el currículo si la sociedad tiene claro el


ideal de ser humano que quiere alcanzar. Si existe un modelo de desarrollo humano,
entonces está el camino allanado para fundar un acuerdo en torno a una serie de principios
para formar en ellos (edificar personas felices, libres, solidarias, gestoras de cambio,
creativas, innovadoras, emprendedoras, líderes…).
APRENDER PARA EMPRENDER.

Una educación para formar a todos los estudiantes del país en materia de
emprendimiento.

Un entendimiento del emprendimiento que va mucho más allá de la creación de empresa.


Desde un concepto completamente nuevo se aborda la educación de los niños y niñas
cuando ingresan en el sistema educativo, partiendo del descubrimiento de su talento,
vocación, pasión; donde se involucra tanto el profesorado como la familia y la comunidad.
A través de sus vocaciones se vehicula un itinerario formativo individualizado.

El propósito es ayudar a construir el proyecto vital de cada persona, convirtiendo a los


docentes en guías y facilitadores de este proceso, y a la sociedad en su conjunto en aliada
necesaria (se necesita a una tribu para educar a un niño).

El plan de estudios se desarrolla a través de actividades prácticas donde niños y niñas


aprenden haciendo, trabajando de manera individual y grupal desde una nueva herramienta
(Mi diario de proyecto).

Aprendizaje de competencias genéricas.

A medida que los niños y niñas construyen sus proyectos (ajustados a su desarrollo
cognitivo), van aprendiendo en la práctica a desarrollar las competencias clave que les va a
demandar la sociedad y la economía del futuro: aprender a escuchar; a ser sensibles a las
preocupaciones y necesidades del mundo; a dar respuesta en forma de nuevas ofertas; a
comprometerse con los problemas de sus comunidades, país y el mundo; a dirigir sus vidas;
a crear redes y equipos; a planificar de manera flexible; a gestionar sus emociones, crear
espacios emocionales expansivos, orquestar estados de ánimo; a trabajar con impecabilidad
y producir calidad…

A medida que los niños y niñas van creciendo, van madurando sus proyectos vitales. La
misión: 1 persona 1 proyecto vital. Producir 1.000.000 de nuevos emprendedores y poner
en circulación 1.000.000 de proyectos emprendedores.

Todo ello es posible en torno a la enseñanza/aprendizaje de competencias en torno a un


modelo coherente y práctico.
EMPRENDER PARA PROSPERAR.

La riqueza de las naciones en el siglo XXI no serán los pozos de petróleo, ni las minas, ni la
fungible concentración de capitales. La riqueza será la movilización del talento de todos los
ciudadanos y ciudadanas, impulsada desde la creatividad y la innovación, a través del
desarrollo de nuevas competencias de emprendimiento y liderazgo de cada individuo. Justo
en lo que están trabajando la Universidad Abierta en Línea de Nicaragua y el Programa
Aprender, Emprender, Prosperar.

Ambos programas están poniendo las bases para el desarrollo de una nueva Economía del
Conocimiento, sobre el principio: 1 persona 1 proyecto emprendedor que levantar. En
pocos años el país será un gran ecosistema de emprendimiento, propiciado por una
formación universal y masiva que ayuda a todos los ciudadanos y ciudadanas a construir
sus proyectos vitales. Y lo mágico del proceso, es que este laboratorio propicia también las
condiciones para el nacimiento de empresas, pues una empresa no es otra cosa que la
maestría en el arte de escuchar necesidades y construir ofertas seductoras para el mundo
(justo en lo que van a ser excelentes nuestros ciudadanos y ciudadanas desde su itinerancia
por el sistema educativo).
UN GRAN PROYECTO COLECTIVO DE PAÍS.

Donde hay visión la vida florece.

Un gobierno liderando e impulsando, cientos de personas diseñando y coordinando el


proceso, universidades y rectores empujando, alcaldes y alcaldesas, servidores públicos,
organizaciones sociales, decenas de miles de docentes y profesionales en la acción… Y
toda una sociedad como auténtica protagonista haciendo realidad esta maravillosa obra.

“Si la Patria es pequeña, uno grande la sueña”.

Querido Rubén Darío, donde quiera que estés, siéntete orgulloso de tu pueblo, tu visión
inspiradora la está haciendo realidad tu gente, millones de corazones nicaragüenses están
haciendo tan grande tu patria, como tú siempre la soñaste.

Recuérdale a tu gran amigo Antonio Machado, del que seguro estarás cerca, que también
nos inspira en esta obra pues estamos “haciendo camino al andar”.

En un mundo sin convicciones donde ya nadie construye “catedrales” ni enfrenta desafíos,


empezamos a admirar la obra descomunal que estáis comenzando a levantar. Un cuarto de
siglo después de vuestra gran revolución educativa, nos estáis regalando otra sin
precedentes.

Gracias por invitarnos a vivir esta experiencia y a Aprender, Emprender y Prosperar con
vosotros y vosotras.

Nicaragua. Adelante!!!