Está en la página 1de 1

Que más quiero, si te tengo a ti.

Estaba pensando en ti,


Pensaba lo mucho que te quiero, ¡cuanto te amo!
Tú eres mi refugio, mi Dios, mi consolador,
El sentido de mi vida y de mis días.

Buscaba en mi corazón, como decirte lo que siento por ti,


Buscaba palabras, buscaba expresar lo que hay en mi corazón,
Pero en medio de un caos estaba de repente,
Mi corazón gritaba y callaba, contemplaba y anhelaba.

Oh, Señor, Rey de los cielos,


Que el mundo entero sepa cuanto te amo,
Solo me queda dejar mi corazón,
Tal como está en tu presencia, míralo, obsérvalo.

Si vivo, es para ti,


Cuando estoy en mi trabajo diario, te anhelo, te busco,
Lloro en mi interior, Ven Señor Jesús,
Cuan hermosa es toda tu creación.

Y mirando a mí alrededor, veo al mundo,


Que agitado se revuelve en sus ansias,
Que grita y me asedia, queriendo cautivar mi atención,
Pero esa palabra que me dijiste me sostiene.

Esa hermosa palabra, que hoy quiero repetir,


Suave y ligera, para que todo el que me escuche,
La tome y la haga suya,
Y dijiste: Hijo, te amo.

Gracias Padre, gracias, eres el sentido de mi vida,


Que más quiero, si te tengo a ti.

Amén.
Henry Padilla Londoño
 

http://elreinodelaverdad.blogspot.com/ 
http://www.facebook.com/group.php?gid=114205751936194