Está en la página 1de 12
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RÓMULO GALLEGOS” ÁREA DE POST GRADO SAN JUAN DE

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RÓMULO GALLEGOS”

ÁREA DE POST GRADO SAN JUAN DE LOS MORROS ESTADO GUÁRICO

ANALISIS DE LA CONSTITUCIONALIDAD DE LAS NORMAS PENALES EN BLANCO EN EL DERECHO PENAL AMBIENTAL VENEZOLANO.

Autor:

Nelson Amundaray

C.I.V:4890056

Tutor:

San Juan de los Morros,

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RÓMULO GALLEGOS” ÁREA DE POST GRADO SAN JUAN DE

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RÓMULO GALLEGOS”

ÁREA DE POST GRADO SAN JUAN DE LOS MORROS ESTADO GUÁRICO

ANALISIS DE LA CONSTITUCIONALIDAD DE LAS NORMAS PENALES EN BLANCO EN EL DERECHO PENAL AMBIENTAL VENEZOLANO.

Proyecto del Trabajo de Grado o Tesis para optar al Título de Especialista en Ciencias Penales y Criminológicas

Autor:

Nelson Amundaray

C.I.V:4890056

Tutor:

San Juan de los Morros,

Ciudadano (a):

Coordinador (a) y demás miembros de la Comisión Técnica de Trabajo de Grado o Tesis Doctoral. Universidad Rómulo Gallegos Su Despacho.-

Por la presente hago constar que he leído el Proyecto del Trabajo Especial de Grado,

presentado por el ciudadano Nelson Amundaray, para optar al de Especialista, en Ciencias Penales y Criminológicas cuyo Título tentativo es: Análisis de la Constitucionalidad de las leyes penales en blanco, en el Derecho Penal Ambiental Venezolano; y que acepto asesorar al estudiante, en calidad de Tutor, durante la etapa del desarrollo del Trabajo hasta su presentación y evaluación.

En la Ciudad de ___________________________

__________________________

a los

, de ______________.

del mes de

________________

(Firma) (Nombre y Apellido) C.I. xx.xxx.xxx

Índice de Contenido.

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RÓMULO GALLEGOS” ÁREA DE POST GRADO SAN JUAN DE

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RÓMULO GALLEGOS” ÁREA DE POST GRADO SAN JUAN DE LOS MORROS ESTADO GUÁRICO

ANALISIS DE LA CONSTITUCIONALIDAD DE LAS NORMAS PENALES EN BLANCO EN EL DERECHO PENAL AMBIENTAL VENEZOLANO.

RESUMEN.

Autor:

Nelson Amundaray

Tutor:

La historia del hombre en sociedad ha estado marcada por una constante evolución social y tecnológica dirigida en todo momento a la procura de una mejor calidad de vida, este proceso lo ha llevado, en muchas ocasiones, a la adopción de conductas dañinas para la colectividad y para su propia integridad, a través de acciones u omisiones totalmente contrarias a la paz en sociedad, conductas que en muchos casos la normativa legal no había previsto; esta situación se observa marcadamente en materia económica, tecnológica y ambienta entre otras. El surgimiento de nuevas formas delictivas se caracteriza por su complejidad de ocurrencia ello ha hecho que se piense en una forma apropiada para su tipificación, surge así la técnica legislativa de la Ley Penal en Blanco aceptada por muchos rechazada por otros; esta técnica permite que los elementos que conforman la norma (supuesto de hecho y consecuencia jurídica) se encuentra presentes en diferentes cuerpos normativos de igual o inferior rango que la ley penal. En el presente trabajo de investigación se analizan de una forma objetiva y crítica cada una de las corrientes que hasta el momento han estudiado el tema, haciendo énfasis en la normativa ambiental venezolana específicamente en la Ley Penal del Ambiente, analizaremos si efectivamente esta técnica se ajusta o no a los principios constitucionales de legalidad, reserva legal y seguridad jurídica, conforme a los postulados de la doctrina penal actual. Se desarrollará bajo la modalidad de investigación documental en la línea de investigación de la dogmática penal a través de la revisión de textos legales, jurisprudenciales y doctrinales. Nuestro propósito es precisar si las consecuencias jurídicas contenidas en la Ley Penal del Ambiente y los tipos penales desarrollados en otras normativas de carácter sublegal, cumplen con los principios ya señalados.

Descriptores: Principios Constitucionales, Ley Penal del Ambiente, Norma penal en blanco.

INTRODUCCION.

Tanto el constituyente como el legislador venezolano le han proporcionado al ambiente todas la posibilidades para su salvaguarda, incluyendo las que otorga el Derecho Penal, no siendo óbice para ello su carácter de última ratio. Al otorgarle el carácter de bien jurídico al ambiente, se le está individualizando, de manera de deslindarlo de cualquier otro bien jurídico. Y esto es así, al punto de constituir la mayoría de los delitos ambientales delitos complejos o pluriofensivos, donde se ven vulnerados más de un bien jurídico: el ambiente en todo caso, y otros, generalmente, la salud (como en el caso de contaminación de aguas), la vida (como en el caso de desechos peligrosos) o la propiedad (como en el caso de incendio de vegetación cultivada). El ambiente adquiere así un valor per se, independientemente del valor económico del objeto jurídico amenazado o vulnerado.

Aunque el derecho ambiental es eminentemente preventivo, es preciso pensar que esa prevención falle, en vista de que la reglamentación más detallada y las precauciones más extremas no eliminarán el riesgo de los daños al ambiente, sobre todo tratándose de un tipo de daño estrechamente ligado a los avances tecnológicos, en permanente evolución. Así, nos enfrentamos a una realidad: aun cuando la prevención permanece siempre como el medio más adecuado y más deseable para proteger el ambiente, se hace necesario, en caso de fracaso de la prevención, sanciones penales con el tratamiento adecuado. Las normas penales son las que dan fuerza y credibilidad al resto del arsenal jurídico, por lo que la necesidad de promulgar normas penales de protección al bien jurídico ambiente resulta incuestionable.

El 03 de enero de 1992 fue promulgada la primera Ley Penal del Ambiente (LPA) en nuestro país, en cumplimiento de un mandato establecido en el artículo 36 de Ley Orgánica del Ambiente (actualmente derogada) y como un paso importante en el control de conductas delictuales en materia ambiental, en este cuerpo normativo se establece un conjunto de penas que en muchos casos requieren de normas complementarias para la exacta determinación de la conducta punible y definir el tipo penal, lo que en la doctrina se conoce como normas penales en blanco, recientemente el 02 de mayo del 2012 aparece publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nro. 39.913, la nueva LPA la cual mejora sustancialmente la anterior pero elaborada con la misma técnica legislativa, aun cuando en ambos casos el legislador deja expresamente establecido el reenvío a otro cuerpo normativo a veces de rango sublegal, persiste la duda sobre la constitucionalidad de las normas que integran esta ley, específicamente en lo referente a los principios de legalidad penal y reserva legal.

El uso de esta modalidad de creación de tipos jurídicos, en la que se fija el núcleo de la conducta antijurídica y se remite a otra norma fuera del ámbito penal para su complementación no es novedoso, sin embargo, desde el mismo momento de ser propuesta ha suscitado una fuerte polémica entre los que plantean que ella es una necesidad y quienes señalan que constituye una dificultad legislativa, en tanto puede implicar cierta vulneración al principio de legalidad, específicamente, a la exigencia de lex certa o, simplemente ley precisa. A pesar de la poca producción doctrinal y jurisprudencial en el país sobre el tema,

éste no deja de ser apasionante sobre todo a nivel de derecho comparado, donde existe un amplio desarrollo legislativo, doctrinal y jurisprudencial.

Son estas las razones que inducen a realiza la presente investigación documental orientada a la revisión de textos legales, jurisprudencias y doctrinas tanto nacional como foráneos que nos permita tener una visión amplia del tema tratado y determinar si efectivamente el texto normativo contenido en la LPA cumple con las exigencias fundamentales que garanticen su constitucionalidad.

El punto de partida de este trabajo se halla precisamente en la falta de uniformidad de criterios en cuanto a la constitucionalidad de las denominadas leyes penales en blanco, y específicamente aquellas normas contenidas en la Ley Penal del Ambiente; en esta investigación se encontrará inicialmente una revisión doctrinal y jurisprudencial de las exigencias materiales y formales que establece el principio de legalidad en materia penal. Seguidamente se realiza un estudio de las normas penales en blanco: su origen, definición, estructura, función, así como los requisitos para su compatibilidad constitucional. Finalmente se realiza un análisis de cada una de las normas penales en blanco contenidas en la LPA, haciendo énfasis en el rango y contenido de la norma complementaria necesaria para configurar el tipo penal.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA.

Tradicionalmente el derecho penal se ha encargado de elaborar tipos penales relativamente sencillos, estructurados en función de un presupuesto de hecho y una consecuencia jurídica, ambos dentro de una norma específica. Hoy día, como resultado de los constantes cambios sociales y tecnológicos han surgidos nuevas modalidades delictiva, más tecnificadas y complejas que han obligado a los Estados a dictar leyes penales que permitan contrarrestar estas nuevas conductas antijurídica, en este sentido se han desarrollado nuevas técnicas legislativas dentro de las que podemos mencionar la Ley Penal en Blanco.

En 1872 Kart Binding planteó por primera vez El Blankettstrafgesetz, o ley penal en blanco mediante la cual se establecen sanciones a ciertas conductas antijurídicas contenidas en otros cuerpos normativos; a partir de que este jurista alemán postula su esquema inicial hasta nuestros días, la fórmula del reenvío ha adquirido trascendental importancia en el moderno Derecho Penal, sobre todo en los supuestos de criminalidad ambiental, originándose un gran debate doctrinal sobre el tema, dando origen a dos corrientes totalmente extremas; aun cuando la corriente mayoritaria es aquella que apoya la aplicación de esta técnica legislativa, no son menos los detractores a esta forma de creación de normas penales, fundamentando sus críticas en una presunta violación de los principio de legalidad y seguridad jurídica.

Zaffaroni (1987), plantea que pueden distinguirse dos conceptos de ley penal en blanco: ley penal en blanco en sentido amplio y estricto. La primera sería aquella en que para determinar la prohibición debe acudirse a otra ley, pero emergida del mismo órgano o poder legisferante, en cuyo caso no plantea mayor problema. El segundo caso es el que plantea los problemas actuales, a su juicio, toda vez que para la determinación de la prohibición debe acudirse a otro órgano legisferante (Poder Ejecutivo).

Por su parte Creus (1992), destaca que la ley penal en blanco es la que legisla específicamente sobre la sanción (pena), refiriéndola a acciones prohibidas cuya particular

conformación, a los efectos de la aplicación de aquélla, deja librada a otras disposiciones a las cuales se remite. No es que en ellas esté ausente el precepto pero éste se encuentra meramente indicado por el reenvío; para circunscribirse cumpliendo con el requisito de la tipicidad y, por ende, con el principio de la legalidad, hay que recurrir a otra norma, que

actúa como “complemento” de la ley penal en blanco; es esta disposición complementaria la que “formula el tipo”.

Esta técnica de formación de leyes hoy cada vez más frecuentes, ante la necesidad de regular penalmente situaciones cambiantes que no pueden mantenerse enquistadas en un precepto tradicional, como en el caso del medio ambiente, ha sido empleada en muchos países latinoamericanos, vale decir: Colombia, Chile, Cuba, Argentina, Ecuador entre otros. Donde existe una amplia información doctrinal y jurisprudencial al respecto, pero en la mayoría de los casos sin uniformidad de criterios en el tratamiento del tema. El legislador venezolano también ha venido utilizando la técnica de remisión desde hace algún tiempo, en el Código Penal Venezolano aparecen algunas normas de este tipo; pero donde se hace más notoria su presencia es en la creación de tipos penales en materia ambiental, donde mayoritariamente la norma de complementación tiene rango sublegal, lo que nos lleva

pensar en

la posibilidad de la inobservancia de los principios de legalidad y reserva legal

en materia penal, por todo ello esta investigación nos conduce a plantearnos las siguientes interrogantes:

¿Vulnera las normas penales en blanco contenidas en la Ley Penal del Ambiente, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela?

¿La técnica legislativa de leyes penales en blanco en materia ambiental se ajusta al procedimiento contemplado en nuestra constitución?

¿Cuál es el tratamiento dado a la técnica de la ley penal en blanco en algunos países latinoamericanos?

JUSTIFICACION.

En los últimos tiempos la aparición de nuevas situaciones sociales generadoras de conductas delictivas no contempladas en muchos ordenamiento jurídico, han hecho necesario la creación de normas jurídicas dirigidas al control de dichas conductas, que en la generalidad de los casos son productos de los profundos cambios sociales y tecnológicos; en este proceso de formación de leyes se han utilizado diversas técnicas legislativas dentro de las que se encuentra la del reenvío o complementación que permite la estructuración del tipo penal, en muchos casos, con la participación de dos cuerpos normativos de rangos diferentes lo que ha traído consigo una ardua discusión doctrinaria, por presumirse que esta técnica vulnera principios constitucionales como el de legalidad penal y reserva legal, pilares fundamentales del Derecho Penal.

Nuestro país ha utilizado esta técnica en la hoy vigente Ley Penal del Ambiente, por cuanto el ambiente como bien jurídico presenta una gran diversidad de elementos que deben ser protegido, que aunado a su alta tecnificación no permite en muchos casos la utilización del proceso tradicional de creación de la norma penal, por lo que nos proponemos realizar un análisis profundo de este cuerpo normativo así como a todas las normas complementarias que en ella se utilizan a fin de determinar su constitucionalidad, y garantizar así los principio que sustentan el Derecho Penal en beneficio de toda la población venezolana y su sistema de administración de justicia.

Una de las limitantes en el desarrollo de esta investigación es la poca información bibliográfica y jurisprudencial, sobre todo en nuestro país; no obstante esto nos es óbice para llevarla adelante, toda vez que ello nos abre un abanico de posibilidades en el análisis del problema planteado.

Objetivo General.

Analizar de la constitucionalidad de las normas penales en blanco en el Derecho Penal Ambiental Venezolano.

Objetivos específicos.

  • 1. Determinar si el procedimiento utilizado para la creación de la Ley Penal del Ambiente se ajusta a las exigencias establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

  • 2. Indagar sobre el tratamiento dado a la técnica de la ley penal en blanco en algunos países latinoamericanos.

Marco Teórico.

Contempla el artículo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que nuestro país se constituye en un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia; En ese sentido Rondon de Sansó, Hildegard (2002) señala que el Estado Democrático es lo que fundamenta toda la organización política de la Nación en los principios fundamentales, que se inicia por el ejercicio de la soberanía mediante el mecanismo de la democracia directa y la democracia representativa. Estado Social es aquel que tiene como objetivo la búsqueda de la justicia social, que lo lleva a intervenir en la actividad económica como Estado prestacional. Estado de Derecho es el que está sometido al imperio de la ley, es decir, a la legalidad, lo cual se enlaza con el principio de supremacía constitucional del artículo 7, con el del sometimiento de los órganos del Poder Público a la constitución y las leyes, contenido en el artículo 137, a los sistemas de control de constitucionalidad que se mencionan en los artículos 334 y 336. Finalmente Estado de Justicia es el que tiende a garantizar la justicia por encima de la legalidad formal lo que lleva a regular expresamente el principio de tutela judicial efectiva y de acceso a la justicia.

Señala Rodrigo Rivera Morales (2009) que en un Estado de Derecho todo poder deviene del pueblo, poder que al mismo tiempo es regulado y controlado por la ley, para evitar arbitrariedades; asimismo todo poder debe estar separado y delimitado, como garantía de la libertad propia del constitucionalismo.