Está en la página 1de 3

CORONA FRANCISCANA

LAS SIETE ALEGRÍAS DE LA SMA. VIRGEN


MARÍA

Modo de rezarla:
Esta "Corona" se reza (o teje) como el rosario: primero se anuncia y medita la
alegría y posteriormente se rezan 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías ,1 Gloria y
la Jaculatoria.

Señal de la cruz

 Acto de contrición:

Señor mio Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa de todo corazón haber
pecado porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, sobre todo porque te
he ofendido a ti que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas.
Propongo firmemente, con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones próximas
de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. Confío me perdonarás por tu
infinita misericordia. Amén.

 Padre Nuestro

Jaculatoria: por tu limpia concepción ¡oh Soberana Princesa! una muy grande
pureza te pido de corazón // que mi alma no se pierda ni muera sin confesión.
Esta jaculatoria (oración breve) se reza al término de cada decena de Ave Marías.

 Rezo y meditación de las alegrías de la Virgen:

1. alegría: María recibe del ángel Gabriel el anuncio que


será madre del hijo de Dios.
Ofrezcamos esta alegría por todas aquellas mujeres que, como María,
reciben el anuncio del embarazo con gran alegría y encomendémosle a
aquellas que al recibir el mismo anuncio sintieron angustia y en algunos casos
odio hacia el "Fruto de su vientre".
2. alegría: María es reconocida como madre del verdadero
hijo de Dios por su prima Santa Isabel.
Ofrezcamos con alegría y agradecimiento esta alegría por todos los que
niños, jóvenes o ancianos que empiezan a reconocer a Dios como su creador y
a la virgen como su madre.
3. alegría: María da a luz a su hijo: Jesús.
Oremos por todas las personas que, en estos instantes, están regresando a la
morada del padre eterno.
4. alegría. María ve a su hijo ser adorado por los reyes
magos.
Pidamos al Dios Bueno, con esta alegría, por la conversión de aquellos que
profanan el cuerpo de su amadísimo hijo presente en la Eucaristía.
5. alegría. María y José encuentran a su hijo en el
templo, después de tres días de haberlo perdido.
Ofrezcamos esta alegría de la Virgen María por todas aquellas madres y
padres que tienen un hijo o hija lejos de su hogar y no saben desde hace
tiempo de ellos, para que por gracia de Dios reciban pronto noticias
agradables de ellos.
6. alegría. María ve a Jesús triunfante de la muerte la
mañana de la resurrección.
Ofrezcamos esta alegría por los sacerdotes, religiosos y religiosas y
misioneros para que de Dios alcancen la santidad y el perdón de sus pecados,
la conversión y santidad del pueblo, rebaño de Dios, que dirigen.
7. alegría. Tras la asunción, María es coronada como reina y
señora de todo lo creado, madre y abogada de los
pobres pecadores.
Con esta alegría pidamos por las Ordenes Franciscanas y las inspiradas en sus
reglas para que, como lo hicieron hace casi 800 años, florezcan, crezcan y se
multipliquen; en fe, amor, esperanza y caridad.

 terminada de rezar la última decena se rezan 2 Ave Marías, en recuerdo de los


72 años, que según la tradición de la Iglesia, vivió la Virgen María aquí en la Tierra.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y
cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor. Amén.
 Ave maría purísima: sin pecado concebida
 EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMEN.

También podría gustarte