Está en la página 1de 3

Naturaleza y Alcance de la

Antropología
La Antropología como puede dividirse en dos: Antropología física o biológica y la
Antropología social o cultural. La primera se concentra en los caracteres evolutivos y
biológicos del ser humano, en su lugar dentro del reino animal. Pero la segunda se
concentra en los caracteres sociales y culturales del ser humano, en su lugar dentro de
la sociedad. En esta materia nos concentraremos en la cultural, por lo que esa es en la
que más nos enfocaremos.
Dentro de la antropología cultural entran ciencias como la arqueología. Mientras esta
también tiene una importantísima presencia dentro de la antropología biológica,
también cuenta con una gran relevancia dentro de la cultural. Esto es evidente en el
estudio de las sociedades antiguas, donde los arqueólogos van desde analizar textos
antiguos a estudiar ruinas u otras evidencias físicas de dichas sociedades. Existen
numerosos casos donde dicha sociedad es tan antigua (o simplemente por sus
características culturales) que no existe historia escritas de estas, por lo que el
arqueólogo está obligado a recurrir a pruebas indirectas como las excavaciones de
ruinas. Incluso, para aprender más sobre las sociedades de antaño, muchos
antropólogos lo que han hecho es estudiar las sociedades existentes hoy en día cuyo
comportamiento y cultura es muy parecido al de otras sociedades antiguas, para así
tener una idea de cómo vivieron aquellos que caminaron la tierra mucho antes de las
civilizaciones actuales.
Otra ciencia que cae dentro de la antropología cultural es la lingüística, la cual se
centra en el estudio de la formación del lenguaje humano, el cual indiscutiblemente
forma parte integral de la cultura de los pueblos. Y también es una forma de analizar la
historia de los grupos culturales antiguos.
No podemos ignorar el servicio que puede brindar la antropología más allá de la
investigación y un mayor conocimiento de lo que es el ser humano y que lo compone.
Un gobernante puede serle más fácil tratar con un pueblo indígena localizado dentro de
su territorio, el cual no comparte la cultura del Estado o ni siquiera la jerarquía social, si
conoce sus costumbres, sus creencias, su cosmovisión, su sociedad. El punto de vista
de un antropólogo también puede servir de mucha ayuda en cuestiones de relaciones
interculturales como interreligiosas, que se pueden dar incluso dentro de centros
urbanos, debido a su gran diversidad o el choque que puede haber entre dos culturas
dentro de estos.
Etimológicamente, la antropología se define como el estudio del hombre. Ciertamente
no es la única disciplina que estudia al hombre, pero la antropología resalta en medio
de todas estas porque la antropología se concentra en una condensación del carácter
biológico y social del ser humano. Por ejemplo, mientras un enfoque de su estudio es la
evolución estructural del ser humano, también lo es la evolución estructural de las
culturas y sociedad, tanto primitivas como contemporáneas. Buscando no solo los
criterios que nos diferencian de otros animales, si no de las reglas fundamentales que
rigen la formación de las diferentes culturas y sociedades en el mundo. Es también
notable el elemento comparativo en esta ciencia, por la comparación del hombre y los
otros seres vivos en su carácter biológico como la comparación entre una cultura y otra
en su carácter cultural.
Un claro ejemplo es la conclusión de que una de las grandes características de ser
humano es su comportamiento. Formas complejas de conseguir alimento, adecuación
de su ambiente a su placer, ritos religiosos, reglas sociales, habilidad de la
comunicación lingüística, resolución de problemas complejos… Estos son puntos claros
en los que la antropología hace evidente lo único que es el ser humano dentro del reino
animal. Todos los seres han ido evolucionando, y dentro de esa evolución, se han ido
adaptando a su ambiente. Pero comparado con la especialización de algunas especias
conforme a las características de su ambiente, el ser humano se ve como una especie
generalizada. No existe un bioma predeterminado en el que estemos limitados a vivir,
nuestras características únicas nos permiten vivir en diferentes tipos de ecosistemas
debido a que, en un punto de nuestra evolución, comenzamos a presentar un gran
potencial de adaptación rápida a nuestro ambiente. Aquí vemos dos líneas en la
antropología biológica, el estudio del ser humano como objeto de un proceso evolutivo
y el análisis de las poblaciones humanas como tal.
Este no es un estudio aislado, no se estudia la evolución del ser humano sin tener en
cuenta la de las otras especies (especialmente de las que puedan haber tenido cierta
conexión a nuestro linaje evolutivo, como los primates), ni tan poco se estudia al ser
humano actual como un ser que va por si solo en su vida, si no como uno que está en
constante interacción con su ambiente. Por lo que no sería completo ningún estudio
que no considerara las especies que nos rodean. A la hora de un antropólogo biológico
analizar el desarrollo humano, analiza el ambiente en que se desarrolla, reconociendo
los grandes efectos que tiene este en el crecimiento de nuestra especie, como los
efectos que tienen la genética y la herencia en la adaptación a nuevos ambientes, los
más grandes avances de la genética y la herencia se han logrado a través del análisis
de las poblaciones humanas y el ambiente en que se desarrollan.
Ahora concentrándonos nuevamente en la antropología cultural… Esta puede o
concentrarse en una sociedad en un punto en específico de la historia o en una
sociedad a lo largo de la historia. No solo nota lo diferente que pueden ser los pueblos
y las culturas en las diferentes partes del mundo, pero también puede notar las
increíbles similitudes que pueden tener los grupos humanos entre sí, incluso aquellos
que no han tenido ningún tipo de contacto culturar y están en diferentes partes del
mundo. Por ejemplo, similitudes entre tribus de indígenas en las tierras de fuego al sur
de Argentina y aquellos indígenas en Australia. Como he mencionado anteriormente, el
investigador difícilmente tiene toda la información en un libro antiguo de la época del
pueblo que desea estudiar, tiene que valerse de todo lo que esté remotamente
conectado a esta cultura, sean ruinas, artefactos arqueológicos, lenguas parecidas,
pueblos que descendieron de estos, pueblos con un estilo de vida y una cultura
parecida que sigan vivos hoy en día. Todo esto da evidencia de las diferentes
disciplinas que van componiendo la antropología, que a pesar de que componen
diferentes aspectos de la cultura, se unen con un solo propósito, el estudio del ser
humano, como ser cultural y social.