Está en la página 1de 7

Bibliografíía

Latouche, Serge. Salir de la sociedad de consumo. Octaedro. Primera edicioí n.


Traduccioí n de Sirera Manchado, Migalíí. Espanñ a. 2012.

INTRODUCCIOÓ N

En febrero de 1996, durante la reunioí n del Foí rum indíígena, fueron enunciadas una
serie de reglas del buen gobierno: “servir y no servirse”, “representar (p. 25) y no
suplantar”, “construir y no destruir”, “obedecer y no mandar [mandar obedeciendo]”,
“proponer y no imponer”, “convencer y no vencer”. El lema mandar obedeciendo, que
no deja de recordar la concepcioí n aristoteí lica de la democracia, articula en su mismo
seno, seguí n la formulacioí n de Jeroí nimo Baschet, “la verticalidad del mando y la
horizontalidad del consenso”1 (p. 26).

El decrecimiento no es una alternativa sino una matriz de alternativas, manifestamos


una preocupacioí n comparable a la de los zapatistas por conjugar diversidad en un
conjunto coordinado (p. 27).

PRIMERA PARTE
SALIR DEL ATOYADERO

1. LA CATAÓ STROFE PRODUCTIVISTA

Cuando analizamos a la mayoríía de los accidentes importantes, desde Chernoò bil, hasta
las vacas locas o el caso de la sangre contaminada, negligencias, incumplimientos de
los reglamentos en vigor, complicidad de las autoridades, infracciones de las
legislaciones nacionales e internacionales. Fraudes, abusos y trampas se deben
baí sicamente a tres factores: la vanidad, la codicia y la voluntad de poder (p. 35-36).

Pierre Thuillier 1995 La Grande Implosión.

Sir Martin Rees, autor de Nuestra hora final (Our final Century), otorga a la humanidad
una posibilidad entre dos de sobrevivir al siglo XXI. Nuestra civilizacioí n no tiene
praí cticamente ninguna posibilidad de sobrevivir, soí lo para un maí ximo de quinientos
millones de individuos alrededor de las zonas polares queda una pequenñ a esperanza
miserable.

Totalitarismo productivista

En Investigacioí n de la naturaleza y causas de las naciones (1776) ya encontramos lo


que, en la jerga de los economistas, se convertiraí en el tricke-down effect (efecto
goteo), es decir, la idea de que el incremento de la riqueza de unos acaba recayendo en
todos, tanto si se trata de individuos como paííses (p. 41).
1
Subcomandante Marcos, Saisons de la digne rage, p. 88.
Los tres pilares del sistema comunista son la publicidad, que recrea incansablemente
el deseo de consumir, el creí dito, que proporciona los medios para hacerlo, incluso a
quienes no los tienen (gracias al sobreendeudamiento), la obsolescencia programada,
que garantiza la renovacioí n obligada de la demanda. El teorema de alga verde (p. 42).

2. ¿Habraí vida despueí s del desarrollo?

Richard Heinberg: “Hemos llegado a depender de un sistema econoí mico que se basa
en la creencia en que el crecimiento es normal, necesario y que puede durar
indefinidamente”2 (p. 51).

No se trata de sustituir una “mala economííaa” por una “buena”, un crecimiento o un


desarrollo “malos” por unos “buenos”, pintaí ndolos de verde, o de social, o de equidad,
con una dosis maí s o menos fuerte de regulacioí n estatal o de hibridacioí n mediante la
loí gica del don y de la solidaridad. Se trata de salir de la economíía (p. 52).

Es difíícil tomar conciencia del hecho de que la economíía es una religioí n.


Baudillard, “una de las contradicciones del crecimiento es que produce bienes y
necesidades al mismo tiempo, pero no al mismo ritmo”. “Define la sociedad del
crecimiento como contrario a una sociedad de abundancia”3 (p. 53).

“Desmercantilizacioí n” de las tres mercancíías ficticias que son el trabajo, la tierra y la


moneda. Karl Polanyi consideraba la impuesta transformacioí n en mercancíía de estos
tres pilares de la vida social como el momento fundador del mercado autorregulador
(p. 54).

“Cíírculo virtuoso” de sobriedad voluntaria en ocho R: Reevaluar, Reconceptualizar,


Reestructurar, Relocalizar, Redistribuir, Reducir, Reutilizar, Reciclar.
Interdependientes. Dinaí mica de crecimiento sereno, convivencial y sostenible.
No podemos y no debemos pensar en una sociedad del decrecimiento del mismo
modo en Texas que en Chiapas, en Senegal que en Portugal. El decrecimiento vuelve a
abrir la aventura humana a la pluralidad de destinos.
Diez puntos propuestos para Francia en 2007.
- Recuperar una huella ecoloí gica sostenible.
- Reducir los transportes e internalizar los costes mediante ecotasas apropiadas
(p. 55).
- Relocalizar las actividades.
- Restaurar la agricultura campesina.
- Redestinar los beneficios de la productividad a reducir el tiempo de trabajo y a
crear empleos.
- Reactivar la “produccioí n” de bienes relacionales.
- Reducir el despilfarro de energíía por un factor 4.

2
Richard Heinberg, Pétrole, la fete est finie!., op cit., p. 20
3
Jean Bauillard, op cit. pp. 83-87.
- Restringir fuertemente el espacio publicitario.
- Reorientar la investigacioí n tecnicocientíífica.
- Reapropiarse del dinero.

Resiliencia (capacidad de un ecosistema para adaptarse al cambio de su entorno),maí s


explíícita y rigurosa que la nocioí n de autosostenibilidad (p. 56).

Puede pensarse, como sugiere Freí deí ric Lordon, en el cierre de las bolsas 4.
Reapropiarse de la moneda consiste quizaí en recuperar conscientemente algo del
significado del dinero.
La moneda primitiva simbolizaba la reciprocidad entre la gente, lo que las conectaba
emocionalmente con su comunidad. La moneda era originalmente síímbolo de su alma
(p. 57).

El decrecimiento no es una alternativa , sino una matriz de alternativas. No se llevaraí a


cabo en la (p. 58) misma manera en Europa, en AÓ frica subsahariana o en Ameí rica
Latina.
Kenneth Boulding “para creer que un crecimiento exponencial puede seguir
indefinidamente en un mundo finito es preciso estar loco o ser economista” (p. 59).

SEGUNDA PARTE
LA VIÓA DE LA FELICIDAD: SALIR DE LA ECONOMIÓA

3. Espííritu del don de la economíía de la felicidad y decrecimiento.

La críítica de la evaluacioí n estadíística del bienestar a traveí s del producto interno bruto
(PIB) y la de la antropologíía del Homo economicus han dado origen a una “escuela”,
que ha escogido Italia como su tierra, con el nombre de “economíía de la felicidad”,
vinculaí ndose a una antigua tradicioí n de economíía civil de la felicidad puí blica.
La relacioí n del decrecimiento con la economíía de la felicidad es paradoí jica (p. 70).

El decrecimiento, como la economíía de la felicidad, implica salir de la antropologíía del


Homo economicus (p. 71).

La abundancia combinada con el individualismo produce miseria, mientras que el


compartir, incluso dentro de la frugalidad, produce la satisfaccioí n de todos, y hasta la
alegríía de vivir.
La miseria es ante todo psííquica y resulta del abandono de la “multitud solitaria” (p.
75).

Crematíística (ciencia de la acumulacioí n de la riqueza por síí misma) (p. 77).

Richard Easterlin: “es una ley del universo que no podemos realizar nuestra felicidad
sin realizar la de los demaí s” (p. 81).

4
Freí deí ric Lordon, “L´urgence du contre-choc”, Le Monde diplomatique, marzo de 2010.
FranÇois Flahault, el pensamiento moderno ha sido conducido a focalizarse “en la
circulacioí n de los bienes mercantiles (los bienes que uno tiene o no tiene) u a
subestimar la importancia de los bienes que hacen que uno sea” 5.

4. ¿El decrecimiento es la buena nueva e Ivan Illich?

El crecimiento y el desarrollo convierten a todo en “intoxicados necesitados” (p. 90).


Contraproductividad.
Maí s allaí de determinado líímite, los efectos de una institucioí n, inicialmente positivos,
se vuelven negativos.
La medicina nos acaba enfermando, la escuela volviendo ignorantes, el
crecimiento/desarrollo, empobreciendo (p. 91).

Las feministas se enganñ aríían al revindicar salarios para el “trabajo” de la casa: “lo
mejor que pueden esperar no es un precio representativo (shadow price) para las
tareas domeí sticas sino un precio de consolacioí n”6 (p. 92-93).

Colonizacioí n del imaginario.


Se trata de combatir las palabras “toí xicas” y de hacer un aseo semaí ntico (p. 93).

La destruccioí n de las defensas inmunoloí gicas y la creacioí n de nuevas necesidades. De


la primera, se encarga la escuela; de la segunda, la publicidad (p. 94-95).

Georgescu-Roegen, la economíía excluye irreversibilidad del tiempo. Ignora la


entropííaa, la no reversibilidad de las transformaciones de la energíía en la materia (p.
103).

5. El reto de la educacioí n en el decrecimiento

Pirmistas en Espanñ a, erremistas en Francias, o minimexados en Beí lgica, unidos para


salvar la bioí sfera y las generaciones fututras, ¡gran idea! En Francia, la educacioí n en
desarrollo sostenible (EDD) forma parte integrante, desde el inicio del curso 2004 (p.
111).

Uno de los efectos colaterales de la afirmacioí n del derecho a la educacioí n para todos a
traveí s de una institucioí n, la escuela, fue ocultar y finalmente destruir todas las otras
formas de construccioí n de los sujetos sociales. La escuela monopolizoí , de hecho y de
derecho, la divulgacioí n del saber, haciendo invisible y eliminando cualquier
alternativa. A la vez, abríía el camino a la instruccioí n de una forma perversa de
manipulacioí n de los ninñ os y de los joí venes en el aí mbito extraescolar (p. 112-113).

5
FranÇois Flahault. Pourquoi limiter l´éxpansion de capitalisme?, Descartes et Cie, Paris,
2003, p. 151.
6
Ivan Illich, Le Genre vernaculaire, Seuil, Paríís, 1982, p. 57. [Trad. cast.: El geí nero
vernaí culo, Joaquíín Mortiz-Planeta, Meí xico, 1990].
Una de las primeras cosas que hacíían los colonizadores era crear escuelas para
colonizar el imaginario de las eí lites; la famosa “escuela de los rehenes” de Saint Louis
en Senegal es el ejemplo maí s ceí lebre de ello por la parte francoí fona (hay equivalentes
ingleses y alemanes). La mayoríía de los intelectuales africanos lo reconocen: las raííces
se pierden en el camino de la escuela (p. 114).

¿En queí pueden educar los muros de nuestras ciudades y de nuestras periferias?
¿Puede acaso formar otra cosa que, en el mejor de los casos, consumidores y usuarios
frustrados y, en el peor, pequenñ os salvajes rebeldes? (p. 115).

Dilema: ¿debe preparar al joven para la sociedad tal como es, esta sociedad de
crecimiento y de competencia descarnada, o debe prepararlo para la sociedad que
deberíía de ser, la sociedad del decrecimiento, es decir, intentar formar ciudadanos
capaces de resistir a la subversioí n consumista? ¿Hay que convertir al alumno en un
futuro productor-consumidor alienado, un “esclavo civilizado”, como decíía Max
Stirner?
“Lo que vendemos a Coca Cola es tiempo de cerebro humano disponible” Patrick Le
Lay, Les Dirigeants face au changement. (p. 116)

La ensenñ anza corre el riesgo de transformarse en ritual de iniciacioí n a la religioí n de la


economíía, del crecimiento y del consumo, confirmando las virulentas crííticas de Ivan
Illich (p. 117).

La tarea del verdadero pedagogo consiste en formar ciudadanos capaces de pensar


por síí mismos y susceptibles de convertirse en los granos de arena que bloquearaí n la
megamaí quina (p. 119).

“Askesis es la palabra que se usaba antiguamente para referirse al ejercicio,


entrenamiento, repeticioí n. Diríía que lo que necesitamos es una palabra difíícil de
pronunciar hoy en díía: la virtud […] la ascesis, el entrenamiento de uno mismo, tiene
cierta importancia” (p. 120).

El progreso, el crecimiento y el consumo ya no son una eleccioí n consciente, sino una


droga a la que estamos todos acostumbrados y a la que es imposible renunciar
voluntariamente, solo una cataí strofe “praí ctica” y el fracaso histoí rico de la civilizacioí n
fundada sobre ellos pueden ayudarnos a abrir los ojos de los adeptos fascinados (p.
122).

TERCERA PARTE
OTRAS VOCES Y OTRAS VIÓAS

Pensamiento críítico, entendido como ese pensamiento prepensado.

6. Castoriadis, pensador del decrecimiento: megamaí quina, desarrollo y sociedad


autoí noma.
No manifestamos una ciega oposicioí n al progreso, sino una oposicioí n al progresociego
(p. 132).

Hemos de partir delaí mbito local para cambiar la sociedad. La toma de conciencia de
las contradicciones globales sucitan asíí un actuar local que introduce el proceso de
cambio, contando con las expectativas y las posibilidades de los ciudadanos se
manifiestan con la experiencia vivida in situ (p. 136).

Cuando se tiene un martillo por cabeza todos los problemas se ven en forma de clavos,
decíía con humor Mark Twain (p. 137).

Erradicar a los capitalistas, prohibir la propiedad privada de los bienes de produccioí n,


abolir la relacioí n salarial o la moneda, significaríía sumergir a la sociedad en el caos y
soí lo seríía posible mediante un terrorismo masivo (p. 146).

7. Utopíía mediterraí nea

Una alimentacioí n sana y sabrosa es un medio agradable de caminar hacia la víía del
crecimiento, y tambieí n la mejor manera de curar la obesidad (p. 158).

CUARTA PARTE
UNA SALIDA

8. ¿Es el decrecimiento la solucioí n a la crisis?

No hay nada peor que una sociedad de crecimiento sin crecimiento.


No hemos abandonado la sociedad de crecimiento, hemos pasado soí lo de una
sociedad de crecimiento con crecimiento a una sociedad de crecimiento sin
crecimiento (p. 170).

La crisis nos ofrece la oportunidad de construir una sociedad ecosocialista maí s justa y
maí s democraí tica, una sociedad de abundancia frugal basada en la autolimitacioí n de
las necesidades (p. 174).

CONCLUSIOÓ N
EL TAO DEL DECRECIMIENTO

Hans Jonas: “Obra de tal modo que los efectos de tu accioí n sean compatibles con la
permanencia de una vida humana auteí ntica en la Tierra”7.

9.

7
El principio de responsabiliodad de Hans Jonas participa de la eí tica del
decrecimiento. Hans Jonas, Le principe responsabilicé, op. cit.

También podría gustarte