Está en la página 1de 9

1.

La farsa medieval desarrolla una situación previsible con personajes muy caricaturescos
(el burlador burlado, el marido engañado, la mujer charlatana, entre otros). No
pretende moralizar ni dar una imagen positiva, solo provocar risa a través de caídas,
golpes, apariciones, expresiones vulgares y todos tipos de gestos. Por ejemplo, en la
escena III, el conflicto surge cuando el maestro de esgrima, afirma que esta profesión es
una ciencia que supera ampliamente a las otras ciencias, como la danza, la música. Por
lo cual estas palabras indignan al maestro de música y al maestro del baile.

El señor Jourdain trata de calmar a los maestros pero no lo logra. Por lo tanto en ese
momento llega el maestro de filosofía, y le pide que trate de calmar a los señores dado que él
es un hombre razonable, reflexivo y la búsqueda de la verdad absoluta porque como filósofo
es como una luz que permite a los hombres tomar conciencia. Por ejemplo en la página 134,
acto II, escena III.

Señor Jourdain: -Hola, señor Filósofo, llegáis justo a tiempo con vuestra filosofía. Venid a
poner un poco de paz entre estas personas.

Maestro de Filosofía: -¿Qué hay? ¿Qué ocurre señores?

Señor Jourdain: - Se enfurecieron por la importancia de sus profesiones, hasta injuriarse y


querer llegar a las manos.

Maestro de Filosofía: -¿Pero cómo, señores? ¿Hay que llegar a ese extremo?

El maestro de Filosofía les dice a los maestros que los hombres no deben pelearse por
vanagloria o por jerarquía y lo que distingue a unos de otros es la sabiduría y la virtud.

Al escuchar estas palabras, los maestros defienden la importancia de sus profesiones. Sin
embargo el maestro de Filosofía, muestra intolerancia a la arrogancia de los mismos y
comienza a cuestionar y desvalorizar las profesiones de los maestros, afirmando que son
descarados al llamar arte a cualquier cosa.

Maestro de Baile: -Yo sostengo que la danza es una ciencia para la cual todo honor
es poco.
Maestro de Música: - Y yo, que la música es una ciencia reverenciada en todos los
siglos.
Maestro de Esgrima: - Y yo sostengo ante ambos que la ciencia de la esgrima es la
más hermosa y la más necesaria de todas.
Maestro de Filosofía: -¿Y que será entonces la filosofía? ¡A los tres os encuentro muy
impertinentes al hablar ante mí con esa arrogancia y al dar descaradamente el
nombre de ciencia a cosas a las que ni siquiera se puede honrar llamándolas arte, y
que sólo pueden comprenderse con el nombre de miserable oficio de gladiador,
cantante y saltimbanqui!
Esta escena es bastante graciosa dado que el filósofo no resolvió el problema,
simplemente empeoró las cosas. Por lo tanto termina golpeándose entre ellos.
El señor Jourdain cansado del conflicto absurdo le dice que no va a hacer nada al
respecto por temor de recibir golpe de ellos.
En oposición al carácter doméstico y cotidiano de la farsa, la sottie se impuso como
una sátira social. Su personaje central es el “Sot” (en francés, “tonto” o “ingenuo”),
que denuncia sin piedad todos los vicios morales de la sociedad de su tiempo. Fue un
género intelectual y comprometido que “sirvió como arma política” y “tuvo que hacer
frente a los ataques de la censura”.
Por lo tanto en la obra de “El burgués gentilhombre”, el personaje ingenuo es el señor
Jourdain, que es un burgués que pone en riesgo toda su fortuna para cumplir su sueño
de parecer un “gentilhombre”. Por lo cual al ser ingenuo desea adquirir rápidamente y
sin esfuerzo los conocimientos, el lenguaje y los modales de los nobles. Por ejemplo en
la página 141 y 142, acto II, escena IV.
El maestro de Filosofía: {…} ¿Queréis escribirle (a la marquesa) unos versos?
El señor Jourdain: -No, no, nada de versos.
El maestro de Filosofía: -¿Sólo queréis algo en prosa?
El señor Jourdain: - No, no quiero ni prosa ni verso.
El maestro de Filosofía: - Tiene que ser uno u otro
El señor Jourdain: -¿Por qué?
El maestro de Filosofía: -Señor, porque no hay otra forma para expresarse que no sea
la prosa o el verso.

En aquel tiempo tanto los nobles como los burgueses competían por espacios de poder y de
prestigio. Pero los nobles conocían muy bien el deseo de ascenso social de los “nuevos ricos
parisinos”, aprovechaban de su ingenuidad para solicitar préstamos a los mismos.

Por lo tanto su antagonista, el conde Dorante, es un noble que posee los modales, la cultura y
los saberes necesarios para moverse hábilmente en la Corte, pero está en la ruina, se
aprovecha del ingenuo y torpe burgués, considerándolo como medio para la consecución de
sus propios fines. Por ejemplo, en la página 159 y 160, acto III, escena IV.

Dorante: - Quiero terminar mi asunto con vos y he venido para arreglar nuestras cuentas.

Señor Jourdain: - Yo os lo decía

Dorante: -¿Recordáis bien todo el dinero que me habéis prestado?

Señor Jourdain: -Creo que sí. Me hice un pequeño estado de deuda. Aquí está. La suma total
es: quince mil ochocientas libras.

Dorante: -La suma total es justa: quince mil ochocientas libras. Anotad, además, doscientas
pistolas que vais a darme, y eso dará justo dieciocho mil francos, que os pagare en cuanto
pueda”.

Podemos observar en esta escena que Moliere realiza una crítica social mostrando los
intereses de la sociedad en querer ascender en la escala social sin importar que tengan que
hacer para parecerse cada vez más a un nivel alto de la sociedad.

Por último, la comedia del arte se caracteriza por una creación colectiva de los actores que
elaboran un espectáculo improvisando gestual o verbalmente a partir de un canevá que no ha
sido previamente escrito por un autor y que siempre es extremadamente sumario
(indicaciones sobre entradas, salidas y sobre las grandes articulaciones de la fábula). Los
actores se inspiran en un tema dramático, tomado de una comedia (antigua o moderna) o
inventado. Una vez obtenido el esquema director del actor (el guión), cada uno de ellos
improvisa teniendo en cuenta los lazzi característicos de su papel (indicaciones sobre los
juegos de escena cómicos).
Los actores portaban máscaras, de modo que la atención del público estaba puesta en la gracia
de los gestos.

En la escena XIII, Cleonte se siente abatido y resignado porque el señor Jourdain quiere a un
noble por yerno. Pero su criado, Covielle, tras analizar la domable personalidad de Jourdain,
tiene la brillante idea de seguirle el cuento a éste sobre su supuesta condición de noble, y le
dice a su amo, que puede conseguir actores y disfraces fácilmente dado que hace poco se
realizó una mascarada, para poder representar una simple actuación y suficientemente creíble
como para persuadir el ignorante burgués. Al escuchar la idea de su criado, Cleonte acepta
dado que es la única forma de poder estar con su amada Lucila.

Sin perder el tiempo pone en marcha su plan, Covielle se hace pasar por un viajero, que había
tenido el honor de haber conocido y ser un viejo amigo del padre del señor Jourdain. Por
ejemplo en la página 190 y 191, acto IV, escena III.

Covielle: - Señor, no sé si tengo el honor de que me conozcáis.

Señor Jourdain: - No, señor.

Covielle: -Yo era muy amigo de vuestro difunto señor padre.

Señor Jourdain: - ¿De mi difunto señor padre?

Covielle: -Sí. Era un honestísimo gentilhombre.

Señor Jourdain: - ¿Hay idiotas que me porfían que era mercader.

Covielle: - ¿Él, mercader? Son puras murmuraciones, nunca lo fue. Lo que ocurría era que,
como era muy cortés y como sabía mucho de telas, las hacía llevar a su casa y se las daba a
sus amigos a cambio de dinero.

El señor Jourdain cree que su padre era un gentilhombre. Covielle le dice que su propósito de
su visita es para anunciarle que el Gran Turco, un líder monárquico muy grande, se enamoró
de Lucila a primera vista y que sería un honor convertirse en su yerno. Por ejemplo en la
página 191 y 192, acto IV, escena III.

Covielle: -¿Sabéis que el hijo del Gran Turco está aquí?

Señor Jourdain: -¿Yo? No.

Covielle: -¿Cómo? Si trae un cortejo magnifico, todo el mundo va a verlo y en el país fue
recibido como un importante señor.

Señor Jourdain: -¡Por Dios! Yo no lo sabía.

Covielle: -Lo que tiene de ventajoso para vos es que está enamorado de vuestra hija.

Señor Jourdain: -¿El hijo del Gran Turco?

Covielle: -Sí, y quiere ser vuestro yerno.

Señor Jourdain: -¡Mi yerno, el hijo del Gran Turco!

Covielle: -El hijo del Gran Turco, vuestro yerno. Como fui a verlo y entiendo perfectamente su
idioma, conversó conmigo, y después de hablar de otros asuntos. Me dijo: ¿No has visto a
una bella joven, que es hija del señor Jourdain, gentilhombre parisino”.
El señor Jourdain bastante sorprendido y a la vez feliz acepta que el hijo del Gran Turco se
convierta en su yerno. Entonces Covielle le dice que debe someterse a una ceremonia turca
para su integración a la religión musulmana, que será realizada por un Muftí.

Covielle que es astuto, se ingenia para darle mayor credibilidad a la farsa al mismo tiempo que
se complace al burgués. Por lo cual se realiza la falsa mediante una muy creíble y seria
ceremonia para el burgués, nombrándolo <<Mamamuchi>>, una supuesta condición de más
alta nobleza. Por ejemplo en la página 196, acto IV, escena V.

Covielle: - Ja, ja, ja. ¡Por Dios! Esto es muy gracioso. ¡Qué ingenuo! Si hubiera aprendido su
papel de memoria no lo haría interpretado mejor. Os ruego, señor, que nos ayudéis con un
asunto que está ocurriendo aquí.

Dorante: -Cuéntame de qué se trata.

Covielle: -Tened la bondad de retiraros un poco más lejos, para dejar lugar a lo que veo venir.
Podréis ver una parte de la historia mientras os cuento el resto.

(El Muftí invoca a Mahoma con los Doce Turco y los Cuatro DERVICHES; después, le traen al
Burgués, vestido a la turca, sin turbante y sin sable, a quien le canta estas palabras):

Muftí.

- Se ti sabir.
Ti respondir:
Se non sabir.
Callir, callir.

En la escena V se observa que todos los que le rodeaba al señor Jourdain se aprovecharon de
su ingenuidad, siguiéndole el juego, consiguiendo así sus fines a sus expensas.

2. La obra del “gentilhombre” es una comedia porque tiene los siguientes rasgos:
 Protagonista: es básicamente un personaje de baja calidad moral que encarna
algún vicio o defecto de los seres humanos –la avaricia, la irreverencia o
rebeldía, entre otros. Por lo tanto, Moliére en su obra nos presenta un
personaje muy particular, el señor Jourdain, que es un hombre
aproximadamente de 40 años, bastante ridículo debido a su candidez e
ingenuidad que pretende adquirir los modales de los aristócratas que
frecuentan la corte, para ser un hombre distinguido, noble y de alto rango.
Para lograr su objetivo invita a gente distinguida a cenar en su casa,
brindándoles grandes banquetes y favores con la esperanza de que le den a
cambio algún reconocimiento.
Por lo tanto a través de esta obra Moliere, muestra exageradamente los vicios
y defectos de las personas, con una intención moralizante y educativa.
Poniendo en ridículo los vicios o malas costumbres para corregirlos mediante
la risa.
 Tema: en la comedia, los temas recurrentes son el engaño, el robo, la burla y
la estafa. Los temas suelen ser problemas de personas comunes que tienen
defectos, debilidades y vicios. Estos temas se encuentra en la obra, por
ejemplo: el conde Dorante, un noble arruinado, se aprovecha del señor
Jourdain para conseguir dinero, estafándolo constantemente al pedirle
millonarias sumas, a las cuales el señor Jourdain accede ciegamente, dado que
cree en la palabra de su supuesto amigo, quien, a cambio, “habla sobre él en
presencia del rey y sus cortesanos”.
Moliére utiliza este motivo para burlarse y reírse de la nobleza, dado que a
fines del siglo XVII, ya no era considerada la clase social más prestigiosa.
Aunque conservaba su tradición del honor caballeresco, era culta y educada e
imponía las modas en la Corte, pero había perdido buena parte de su poder
económico.
Los nobles habían perdido sus privilegios y sus tierras con la política
centralizadora de Luis XIV. Eran una elite en decadencia frente a otro grupo
social en pleno ascenso: la burguesía.
En cambio los burgueses, enriquecidos gracias al desarrollo del comercio y
numerosos oficios, se hallaban en condiciones de comprar los cargos públicos
judiciales, financieros o municipales que el Estado vendía para solventar sus
gastos.
Por lo cual Moliére, en su condición de comediante de la Corte, se cruzaba a
diario con nobles vestidos con suma elegancia, pero con los bolsillos vacíos.
Creando así al señor Jourdain y al conde Dorante.
 Conflicto: Comúnmente es generado por un vicio de carácter del protagonista.
Este vicio de carácter es contrario al bienestar social de la comunidad en la
que vive el protagonista. El bienestar social es relativo a la época y al lugar. El
vicio del carácter del personaje protagónico lo lleva a ser un transgresor de esa
sociedad, rebasa los límites de lo “conveniente” y por ello debe ser castigado;
esto significa que el personaje vicioso es castigado socialmente, o sea, es
puesto en ridículo. Por ejemplo: El señor Jourdain está convencido de haber
alcanzado una supuesta condición de más alta nobleza, ya sea imitando todas
las ridículas parafernalias de sus excelsos nobles o consiguiéndolo por otros
mezquinos medios. Sin embargo todo es una falsa dado que le hicieron creer
que su yerno era el hijo del Gran Turco, un importante líder monárquico.
 Desenlace: en la comedia tiende a terminar con un final feliz. En la obra,
Cleonte y Lucila a través de mentiras y engaños logran casarse, dado que le
hicieron creer al señor Jourdain que Cleonte era una persona importante. A
pesar de este cruel engaño, el ingenuo burgués es feliz porque piensa que es
un “mamamuchi”, un supuesto título más alto de la nobleza. Por otra parte
Dorante cumple su objetivo de casarse finalmente con la marquesa,
haciéndole creer que él le enviaba esos lujosos regalos. Por lo cual Dorimena
termina enamorándose y decide casarse a la mayor brevedad para que no siga
gastando en lujosos obsequios.

También pertenece a la comedia- ballet porque intervienen ballets durante la


acción de la obra. Manteniendo al texto de la comedia como primordial.

Esta obra surge, en 1670 cuando Luis XIV pide un espectáculo brillante a Moliere
para estrenar su nuevo castillo de Chambord. Para llevar a cabo su obra contaba
con excelentes escenografías, efectos especiales y vestuario. También tuvo ayuda
de los colaboradores talentosos como el músico Lully, el coreógrafo Beauchamp e
importantes actores, bailarines y cantantes.
3. En el acto IV, la marquesa Dorimena esta fascinada por el banquete. Eso halaga al señor
Jourdain, sin embargo, considera que la comida no es digna para su amada. Por lo cual,
Dorante, celoso del burgués, le da la razón.
Pero la marquesa se siente a gusto y complacida por las bellas palabras del burgués y
por las canciones de los músicos.
Todo iba bien hasta que llegó la señora Jourdain, quien reclama a su esposo de ofrecer
música y comedia a otra mujer. Luego se dirige a la marquesa, acusándola de ser la
tercera en discordia. Esta falsa acusación indigna a Dorimena y decide irse.
A pesar que Dorante le dijo a la Señora Jourdain que él fue quien preparo ese hermoso
banquete para agasajar a la marquesa y que el señor Jourdain, que era un hombre
generoso, solamente le presto la casa, pero la señora Jourdain, una mujer astuta no le
creyó ni una palabra.
Luego del problema, Covielle pone en marcha su plan y decide ir a visitar al burgués,
haciéndose pasar por un viajero que tuvo la oportunidad de conocer perfectamente a
al padre del mismo.
Como el señor Jourdain era ingenuo le cree todo lo que dice el supuesto viajero. Este
le dice que su propósito de su visita era para anunciarle que el hijo del Gran Turco se
había enamorado de Lucila y que quería casarse.
Esta noticia realmente sorprendió al burgués y feliz acepto la propuesta sin dudar.
Covielle le dice que antes de que se lleve a cabo la boda, tenía que hacer una
ceremonia para nombrarlo como “mamamuchi”, que era un título más alto de la
nobleza. Esto realmente le agrada al señor Jourdain dado que su deseo era convertirse
en una persona importante y respetada. Por lo tanto se lleva a cabo dicha ceremonia.
En el acto V, al principio Lucila se opone la idea de casarse con otro hombre que no
sea Cleonte, pero al verlo se da cuenta que es su amado disfrazado. Por lo tanto
accede a casarse con el supuesto hijo del Gran Turco, esta decisión lo hace feliz al
señor Jourdain dado que cree que tiene una hija obediente.
También la señora Jourdain se niega que Lucila se case con otro hombre y no entendía
el repentino cambio de decisión de su hija. Al no observar las señales que hacían la
marquesa, el conde, Covielle y hasta el propio Cleonte para que se dé cuenta que todo
era una farsa.
Por lo cual Covielle le dice al señor Jourdain que si le permite hablar en privado con la
señora para convencerla que es una buena decisión. Al estar sola con la señora
Jourdain le explica que todo es una falsa, solamente lo hicieron para complacer a su
marido, dado que él cree que su yerno es una persona importante y que lo nombró
Paladín.
Finalmente, la señora Jourdain se da cuenta y sigue el juego. El señor Jourdain
contento al ver que todos entraron en razón, decide no perder el tiempo y ordena que
busquen inmediatamente un notario.
Por lo cual Dorante aprovecha la situación para anunciar su boda con Dorimena y le
hace creer al señor Jourdain que es una farsa para que su esposa no tenga motivo de
sentir celos por la marquesa.

Esta obra llega a su fin con un espectáculo del pequeño ballet.


5. La gran contribución de Moliere al género comedia surge en 1658, cuando el autor y su
“troupe” regresan a Paris. Sin embargo sus obras no tuvieron éxito dado que predominaba la
tragedia, el género teatral que cotizaba mejor.

Por el intento de adaptarse, Moliere escribió y representó algunas piezas trágicas sin
demasiado éxito porque como autor y actor se caracterizaba especialmente en lo cómico.

En ese instante se presentó ante él el dilema de su vida: ¿cómo ganarse el favor del público y
de la Corte con un género menospreciado como la comedia? Finalmente encontró la solución,
fue jerarquizar la comedia y elevarla al rango de la tragedia. Para lograrlo, trato de mantenerse
dentro de las convenciones establecidas por los académicos y, con el fin de aplacar sus iras y
de protegerse de sus críticas, dotó a sus comedias de un sentido didáctico y como era
talentoso y audaz, logro lo que se había propuesto.

Con Moliere, la comedia dejo de ser “la hermana menor” de la gran tragedia para ser
aclamada y respetada por la Corte y los parisinos dado que su capacidad de incorporar
elementos de la farsa, la comedia del arte, renovar la comedia latina y articular esta materia
cómica con los cánones estéticos imperantes, con una mirada profunda, comprensiva sobre las
debilidades humanas y los prejuicios sociales.
Por lo tanto la comedia fue el espejo de lo deforme, cotidiano, privado,
ridículo, es decir, un espejo de mano en el que los seres humanos pueden ver
sus defectos y vicios , burlarse de ellos sin poner en riesgo el equilibrio
emocional o estabilidad social.

Sin embargo las personas de su alrededor se aprovechan de su ingenuidad
para conseguir sus propios fines. Por ejemplo: Cleonte, disfrazándose de…. le
hizo creer que era un líder monárquico muy grande para poder casarse con
Lucila, dado que el señor Jourdain no aceptaba a Cleonte como yerno porque
no era un gentilhombre.
Su esposa, su criada, su supuesto amigo Dorante hasta la marquesa siguieron
el juego. Por lo cual los enamorados terminan casándose. En cuanto al señor
Jourdain está convencido de haber

Intereses relacionados