Está en la página 1de 5

TRATADO DE DERECHO

DE FAMILIA
Derecho familiar patrimonial
Relaciones económicas e instituciones
supletorias y de amparo familiar
Tomo III

PRIMERA EDICIÓN
Agosto 2012
1,130 ejemplares

© Enrique Varsi Rospigliosi


© Gaceta Jurídica S.A.

PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN
TOTAL O PARCIAL

DERECHOS RESERVADOS
D.LEG. Nº 822

HECHO EL DEPÓSITO LEGAL EN LA


BIBLIOTECA NACIONAL DEL PERÚ
2012-13353
LEY Nº 26905 / D.S. Nº 017-98-ED
ISBN OBRA COMPLETA:
978-612-4113-02-4

ISBN TOMO III:


978-612-4113-83-3
REGISTRO DE PROYECTO EDITORIAL
11501221200594

DIAGRAMACIÓN DE CARÁTULA
Martha Hidalgo Rivero
DIAGRAMACIÓN DE INTERIORES
Karinna Aguilar Zegarra

Gaceta Jurídica S.A.


Angamos Oeste 526 - Miraflores
Lima 18 - Perú
Central Telefónica: (01)710-8900
Fax: 241-2323
E-mail: ventas@gacetajuridica.com.pe

Impreso en:
Imprenta Editorial El Búho E.I.R.L.
San Alberto 201 - Surquillo
Lima 34 - Perú
SOCIEDAD DE GANANCIALES

7.6. Recompensas
7.6.1. Denominación y concepto
También llamado reembolsos.
Son los créditos o deudas recíprocas que existen entre cada cónyuge y la so-
ciedad conyugal con motivo de los aportes realizados para la adquisición de bie-
nes(288). Es un pago que se hace en retribución de lo cancelado por un cónyuge
en beneficio de la sociedad conyugal o viceversa y tiene como finalidad evitar el
enriquecimiento sin causa favoreciendo la seguridad del tráfico(289). En definiti-
va, debo reembolsar a aquel que paga por mí; el empobrecimiento de quien paga
debe ser satisfecho con la devolución a través de mi pago.
Nestor Solari nos dice que “la ganancialidad en el régimen patrimonial ma-
trimonial encuentra su fundamento, en principio, en la idea de coparticipación y
esfuerzo común que implica la comunidad de vida en el matrimonio. En esta ló-
gica, cada legislación determina cuáles bienes son gananciales, intentando com-
prender, en abstracto, el mayor número de casos en que esas adquisiciones, du-
rante el matrimonio, representen la mentada comunidad de vida que conlleva la
institución matrimonial. Por otra parte, se intenta que los aportes efectuados por
uno de los integrantes de la unión, durante la vigencia del régimen patrimonial, a
favor de la comunidad ganancial y, viceversa, los aportes realizados por la comu-
nidad ganancial a favor de uno de ellos, no convierta en injusto el sistema, impi-
diendo que alguno se beneficie a costa del otro. De ahí la razón y fundamento de
las llamadas recompensas, que originan los créditos al momento de la disolución
del régimen patrimonial. En definitiva, que uno de los cónyuges o la masa de ga-
nanciales no se vean perjudicados o beneficiados por inversiones efectuadas du-
rante la vigencia del régimen patrimonial”(290).
La recompensa es una carga, un crédito, una nota por cobrar a favor de quien
asumió un pasivo que no le correspondía.

7.6.2. Acreedores y deudores


La sociedad conyugal puede ser acreedora cuando con fondos gananciales se
ha abonado parte del precio o se han realizado mejoras en un bien propio; a su vez
puede ser deudora en caso inverso, es decir, que recibió fondos propios de uno de
los cónyuges o de ambos para adquirir en parte de un bien social(291).

(288) AZPIRI, Jorge O. Ob. cit., p. 258.


(289) CANALES TORRES, Claudia: “Procedimiento de disolución y liquidación de sociedad de gananciales”.
En: Actualidad Jurídica. N° 166, Gaceta Jurídica, Lima, setiembre de 2007, p. 65.
(290) SOLARI, Néstor E. “Recompensas por la compra y las mejoras realizadas en un bien propio”. En: La
Ley. Buenos Aires, abril 2010, p. 272. Fallo Comentado: Tribunal de Familia N° 1 de Quilmes (TFami-
liaQuilmes) (N° 1) TFamilia N° 1, Quilmes ~ 23/04/2009 ~ F., M. del C.
(291) AZPIRI, Jorge O. Ob. cit., p. 258.

169
ENRIQUE VARSI ROSPIGLIOSI / TRATADO DE DERECHO DE FAMILIA

En los supuestos de deudas en la sociedad de gananciales habrá lugar al reem-


bolso en todos los casos en los que el patrimonio de quien no es responsable de una
deuda es afectado por el acreedor para el cumplimiento de la misma. Asimismo,
no habrá lugar al reembolso en aquellos supuestos en los que, por mandato legal,
un patrimonio haya sido afectado para el cumplimiento de una deuda, ante la fal-
ta o insuficiencia del patrimonio del responsable definitivo de esta. En estos ca-
sos, habrá que verificar los requerimientos establecidos legalmente para que ope-
re dicha responsabilidad subsidiaria(292).
La recompensa se configura respecto de la sociedad conyugal o de uno de los
cónyuges. Cuando uno realiza pagos en beneficio del otro sin estar obligado a ello.
7.6.3. Momento a aplicarse
La liquidación del régimen patrimonial es el momento en el que operará el
reembolso a que hubiere lugar entre los patrimonios involucrados.
7.6.4. Base legal
Nuestro Código no contempla de forma expresa la teoría del reembolso.
Pero el artículo 322 establece que en la liquidación de la sociedad de ganancia-
les, una vez realizado el inventario de todos los bienes, tanto de los propios como
los sociales, se procede al pago de las obligaciones y cargas sociales momento
en el que los cónyuges o excónyuges reciben los bienes propios de cada cual que
quedaren. La teoría del reembolso está reconocida implícitamente en este artícu-
lo al tener la calidad de obligación de la sociedad de gananciales.
Además, de alguna manera podemos verla subsumida, en los siguientes
supuestos:
- Es bien social, el edificio construido a costa del caudal social en suelo propio
de uno de los cónyuges abonándose a este el valor del suelo al momento del
reembolso (art. 310 último párrafo).
- Es bien propio de cada cónyuge la indemnización por accidentes o por segu-
ros de vida, de daños personales o de enfermedades, deducidas las primas
pagadas con bienes de la sociedad (inc. 4, art. 302).
Si bien nuestro Código no contempla un título especial sobre la teoría de las re-
compensas, no cabe la menor duda de su admisibilidad en nuestra legislación; lo contra-
rio implicaría apoyar un enriquecimiento indebido en los patrimonios de los cónyuges.

7.6.5. Finalidad
La intangibilidad de las masas de los bienes propios y los sociales de titulari-
dades distintas (de cada cónyuge y de la sociedad conyugal) determina la existencia

(292) CANALES TORRES, Claudia. Ob. cit., p. 65.

170
SOCIEDAD DE GANANCIALES

de las recompensas por los créditos que surgen de cada masa contra la otra, evi-
tando que el haber de una se acreciente a expensas de la otra y que estas se reduz-
can con el beneficio de la anterior. El fin de la recompensa es restablecer la com-
posición de las masas patrimoniales tomando como base que los bienes que las
constituían al iniciarse la sociedad conyugal y los que fueron sumándose o sus-
trayéndose posteriormente.

7.6.6. Propuesta legislativa


Respecto a este tema, en mi calidad de Miembro de la Comisión encarga-
da de elaborar el Anteproyecto de Ley de Reforma del Código Civil presenté, en
enero de 2004, una propuesta integral de reforma al Libro de Familia de nuestro
Código Civil. En dicha propuesta se buscó incorporar 3 numerales al artículo 322
del Código Civil, con el siguiente contenido(293):
Artículo 322-A: La comunidad debe reembolsar al cónyuge si se benefició de
sus bienes propios y el cónyuge a la comunidad si se benefició en detrimento
de su haber. La prueba del derecho al reembolso corresponde a quien la in-
voca y puede ser hecha por cualquier medio probatorio.
Artículo 322-B: El monto de la suma de reembolso se efectúa mediante el
reintegro de su valor actualizado al tiempo de la liquidación.
Artículo 322-C: Realizado el balance de los reembolsos de cada uno de los
cónyuges a la comunidad y de esta a aquellos, el saldo a favor de la comuni-
dad debe colacionarlo a la masa común y el saldo a favor del cónyuge le debe
ser atribuido a este sobre la masa común. En caso de insuficiencia de la masa
ganancial en la partición se atribuye un crédito a un cónyuge contra el otro.

II. ACTIVOS
8. Régimen de bienes
La sociedad conyugal no es estática, es una comunidad dinámica de bienes.
Variaciones permanentes se presentan en su composición. Los bienes no que-
dan estancados en el patrimonio, sufren mudas y cambios. Su variación se da con-
forme al desarrollo de la actividad económica conyugal. No pierden su calidad ju-
rídica por voluntad de los cónyuges dado que la misma es predeterminada por la
ley gozando de una naturaleza autónoma(294).

(293) VARSI ROSPIGLIOSI, Enrique. Divorcio, filiación y patria potestad. Grijley, Lima, 2004, p. 363.
(294) “Los Bienes de la sociedad de gananciales son de naturaleza autónoma con garantía institucional, por
cuanto sus normas son de orden público, sin que puedan ser modificadas por la sola voluntad de los cón-
yuges”. Exp. Nº 2490-98. 12/03/1999. En: Diálogo con la Jurisprudencia. Tomo 107, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto de 2007, p. 136.

171