Está en la página 1de 16

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/284645999

Aprendizaje ubicuo: oportunidades para el desarrollo de propuestas


educativas en línea

Conference Paper · May 2015

CITATIONS READS

0 224

1 author:

Graciela Paula Caldeiro


Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales - Argentina
31 PUBLICATIONS   3 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

El uso didáctico de las tecnologías durante la formación de magisterio y el ejercicio docente. View project

El uso didáctico de las tencologías durante la formación de magisterio y el ejercicio docente. View project

All content following this page was uploaded by Graciela Paula Caldeiro on 25 November 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
 

Aprendizaje ubicuo 
Oportunidades para el desarrollo de propuestas educativas en línea 

 
Resumen 
El  aprendizaje  ubicuo  es  aquel  que  se  produce  en  contextos  diversos  que 
trascienden  el  escenario  delimitado  por  el  espacio­tiempo de  una  clase  tradicional. 
Esta  modalidad puede  ser experimentada  en  diferentes  grados  por  lo que podemos 
reconocer,  entre  las   prácticas  de  enseñanza,  tres  niveles  de  ubicuidad:  a)  
actividades  delimitadas  espacial  y  temporalmente  dentro  del  salón  de  clases,  b) 
entornos  educativos  en  línea  que  extienden  el  aula  pero  que  están  fuertemente 
controlados por el docente, emulando las dinámicas de las aulas presenciales y c) la 
utilización  de  espacios  públicos  digitales  como  contextos  en  los  cuales  pueden 
proponerse  actividades  didácticas  a  través  de  la  resignificación  pedagógica.  Se 
observa que en  estos espacios públicos  digitales  (de  los cuales las llamadas “redes 
sociales”  serían  el  ejemplo  más  emblemático)  los  contenidos  suelen  fluir  a  gran 
velocidad y de  forma  no  estructurada  lo cual hace complejo identificar lo que resulta 
importante  para  aprender.  Por  ello,  se  sugiere  que  el  diseño  de  actividades 
didácticas  en  estos  escenarios  con  el  propósito  de  proponer  experiencias  de 
aprendizaje  ubicuo,  tenga  en  consideración  el  tipo  de  dificultades  que  los 
estudiantes pueden  encontrar en estos entornos  especialmente, cuando  se  apartan 
de  la  supervisión  directa  del  docente.  Desde  una  perspectiva  conceptual, 
implementar  actividades  pedagógicas  ubicuas  supone  afinidad   con  las  estrategias 
que  promueven  el  aprendizaje  en  red  y  el  trabajo  colaborativo,  así  como  el 
aprendizaje  situado,  enfoque  teórico  que  otorga  un  valor  central  a  los  contextos 
reales para que se produzca el aprendizaje. 
 
 
 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 

I will be there and everywhere 
Here, there and everywhere 
(Lennon­McCartney, 1966) 

¿Qué es el aprendizaje ubicuo? 
 
En los  últimos años, la  masificación  de  las tecnologías  móviles fue modificando 
nuestra  percepción tradicional de  “lugar”:  este  fue dejando  de depender del espacio 
físico,  extendiéndose  a  entornos  digitales  tanto  públicos  como  privados  que  nos 
fueron  alentando  a  asumir  nuevos  tipos  de  presencialidad.  Consecuentemente, 
estas formas de comunicación digital han traído al debate educativo la  posibilidad de 
enriquecer las prácticas docentes a partir del uso de las tecnologías ubicuas. 
 
La  bibliografía  académica  con  frecuencia  vincula  el  concepto  de  aprendizaje 
ubicuo  (​ u­learning​
ubicuous  learning  o  ​ )  a  técnicas  de  enseñanza   que  se  valen  del 
uso  de  dispositivos  móviles  actualmente  representados  en  la  industria  por  las 
tabletas  o  teléfonos  celulares  inteligentes  en  sus  diferentes  versiones.  ​
Y  es, 
justamente,  por  esta  razón,  que  ​
las  definiciones  del  concepto  de  ​
mobile  learning 
m­learning​
(​ )  guardan  cierta  proximidad  conceptual con la noción aprendizaje ubicuo 
(​
Crompton,  2013).  Sin   embargo,  esta  asimilación  conceptual  podría  considerarse 
restringida  si  se  circunscribe   la  definición  al  uso  instrumental  con  propósitos 
educativos  de  dispositivos  móviles. Desde un enfoque más abarcativo,  la  noción de 
aprendizaje  ubicuo,  hace  su foco  en  el  modo  en  que se experimenta el  proceso  de 
aprendizaje  más  que  en  el  recurso  tecnológico  que,  de  hecho,  acaba  siendo 
circunstancial.  De  este  modo,  el  aprendizaje  ubicuo  en  su  sentido  más  amplio,  si  
bien  se  relaciona  directamente con  las posibilidades tecnológicas de la conectividad 
móvil,  supone  la  inmersión  de  los  estudiantes  en  situaciones  de aprendizaje cuyos 
procesos  tienen   lugar  en  contextos  diversos,  expandiendo  el  escenario  delimitado 
por  una  clase,  un  espacio  físico  o,  incluso,   una  institución  educativa.  Desde  la 
perspectiva  del  sujeto  que  aprende,  las  formas  de  aprendizaje  ubicuo  requieren, 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
además,  del  desarrollo  de  ciertas  habilidades  específicas:  la  capacidad  para 
adaptarse  a  contextos diferentes y en constante  movimiento,  lo cual  involucra  tanto 
a  los  contenidos  de  lo  que  se  busca  enseñar  como  al  formato  en  que  estos  se 
presentan  y  las tareas  que se deberán  resolver. Esta cuestión, a la que volveremos 
más  adelante,  es  un elemento muy importante a tener en cuenta por los educadores 
en ocasión de diseñar actividades didácticas en escenarios de aprendizaje ubicuos. 
 

Una nueva cultura de aprendizaje 
 
El  concepto  de  aprendizaje  ubicuo  fue  desarrollado  y  difundido  por  Nicholas 
Burbules,  profesor  de  la  universidad  de  Illinois,  quien  trajo  al debate académico  la 
inquietud  sobre  la  transformación  que  se  ha  estado  produciendo  en  relación  a  los 
procesos  aprendizaje  tradicionales.  La  consecuencia  más  notable  de  este 
fenómeno, se  plasma  en el  hecho  de que  comenzarían a desdibujarse las fronteras 
entre  el  aprendizaje  formal  y  no formal. La afirmación  puede resultar  controvertida, 
pero  resulta  descriptiva  de  prácticas  estudiantiles  que  actualmente  nos  resultan 
familiares. La masificación de las tecnologías ubicuas está dando lugar a una nueva 
cultura  del  aprendizaje  frente  a  la  cual  las  instituciones  educativas  no   deberían 
permanecer  indiferentes:  resolución  de  tareas  fuera  de  las  pautas  institucionales, 
consultas más allá de de las fuentes “oficiales”, redes no formales de intercambio de 
conocimientos  y  experiencias,  desafío  de  las  jerarquías  pedagógicas  como 
validación  del   saber,  entre  otras  modalidades,  ganan  terreno  entre  los  estudiantes 
como nuevas formas de aprender.  Ante este escenario, Burbules (2012) concluye: 
 
Las  escuelas  deben  ser  conectadas   de  manera   consciente  a  una  serie  de  otros 
entornos  de  aprendizaje:  el  aprendizaje  de  la  escuela sale a estos otros lugares, 
y  el  aprendizaje  de  estos  otros  lugares  regresa a la escuela. Aquí, como en todo 
el  debate,  se  debe  considerar  que  los  cambios  tecnológicos  afectan  y  son 
afectados  de  manera   interactiva  por   una  serie  de  otros  cambios  sociales  y 
culturales  —  una  cultura  de  la   movilidad,   de  colaboración,  de 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
“info­entretenimiento”,  videojuegos,  redes  sociales  y  de  comunicación   a  escala 
mundial, literalmente. (p. 6) 
 
El  panorama  del  aprendizaje  ubicuo   parece,  definitivamente,  un  panorama 
prometedor.  Sin  embargo,  Burbules  es  también  cauteloso  frente  estas afirmaciones 
de corte  optimista  y  se  apura  a  señalar que  no todo el aprendizaje podrá ser ubicuo 
ya  que no  todo puede  aprenderse  de este  modo.  En  su  análisis  tampoco pierde  de 
vista  las  desigualdades  en  torno  al  acceso  a  estas  tecnologías  de la  conectividad. 
Sin  duda  esta  salvedad  supone   no  pocas  implicancias  en  materia  de  educación, 
especialmente  a  lo  que  a  políticas  educativas  se  refiere.  No  obstante,  más  allá  de 
estas  observaciones  generales,  las  tendencias  en  términos  de  aprendizaje  ubicuo 
aparecen como grandes oportunidades  para  que docentes y educadores pensemos 
y  diseñemos  nuevas  formas  de  enseñar,  aprovechando  el  potencial  de  las 
tecnologías móviles  y  de las  redes  que  se  tejen en estos nuevos contextos digitales 
que  forman  parte  del  mundo  cotidiano  de  los  estudiantes  y  de  las  comunidades 
educativas. 
 

Entornos de aprendizaje, educación en línea y niveles de ubicuidad 
 
A fin de  pensar  en  diferentes experiencias de aprendizaje ubicuo y a los efectos 
de realizar  un  análisis, hemos considerado una graduación en tres niveles (figura 1). 
En  el  primero  de  ellos,  existiría  un  escaso  margen  para  la  ubicuidad  ya  que  el 
aprendizaje  estaría  limitado  a  una  experiencia  espacial  y  temporal  restringida.  La 
ubicuidad,  en  este  nivel,  solo  aparecería,  eventualmente,  como  una  “ventana”  que 
muestra hacia  “afuera”  algo  de  lo que  ha sucedido “adentro”, es decir,  en el espacio 
privado  de  la  clase.  En  un  nivel  intermedio,  los  espacios  digitales,  aún  bajo  un 
importante  control  pedagógico,  son  utilizados  como  una  expansión  y  complemento 
de la  propuesta  educativa.  Y  finalmente,  en  un tercer nivel, irrumpen las propuestas 
de enseñanza  que aprovechan  el potencial de los espacios públicos y colaborativos 
en  los  que  los  estudiantes  acostumbran  a  nutrirse  informalmente.  Este  tipo  de 
actividades  didácticas,  que  representan  una  interesante oportunidad  de innovación 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
para  la  educación  en  línea,  apuestan  a  un  uso  innovador  de  los  recursos 
tecnológicos  para  desarrollar  propuestas  de   enseñanza  en  escenarios  no 
pedagógicos, dando sentido educativo a materiales disponibles en espacios que que 
no poseen, en su origen, propósitos didácticos. 
 
Figura 1.​
 Niveles de ubicuidad y propuestas de enseñanza 
 

 
 
 
Primer nivel: el espacio­tiempo tradicional 
Si  pensamos  en un aula tradicional,  veremos que  esta se  encuentra delimitada 
por  dos  variables  físicas:  el  espacio  del salón  de clases  y  el tiempo planificado.  Lo 
que sucede  dentro del aula tradicional queda restringido a una experiencia privada y 
limitada  por  la  cantidad  de  personas  que   pueden  interactuar   genuinamente  en  un  
encuentro  físico   y   por  la  cantidad  horaria  dispuesta  para  las  clases  por el  sistema 
educativo  o  la institución.  La  posibilidad de utilizar espacios  digitales para difundir y 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
compartir  actividades  planificadas  en  el  interior  de  un  salón  de  clases,  podría 
considerarse un punto de partida en términos de aprendizaje ubicuo. 
 
Segundo nivel: entornos educativos en línea (aulas digitales) 
En  el  segundo  nivel,  el  espacio  previsto  para  una  clase  puede  ampliarse  de 
diversas maneras maneras. Cuando los estudiantes deben realizar tareas complejas 
que  demandan  una  cantidad   prolongada  de  tiempo,  o  requieren  una  ejercitación 
intensiva,  estas  tareas  se  resuelven  por  fuera  del  espacio  de  la  clase.  Si  bien  la 
expansión  del  espacio  tradicional  de  la clase  no requiere, por  definición,  del  uso de 
tecnologías  ubicuas,  sin  duda,  este  tipo  de  recursos  representan   una  oportunidad 
interesante  para  acompañar  a  los  estudiantes  por  más  tiempo  y  en  diferentes 
contextos,  amplificando  las  oportunidades de  aprendizaje. Profundizando aún  más, 
la  configuración  de  aulas  digitales  en  entornos  que  emulan la  lógica de una  clase, 
puede  completar  o  hasta  reemplazar  los  encuentros  presenciales  (ejemplos 
frecuentes  son   las  plataformas  para  educación  en  línea  (como  Moodle,  Joomla, 
etcétera)  o  redes  desarrolladas  específicamente  para  la  interacción  con  fines 
educativos como, por ejemplo, Edmodo o Google Classroom. 
 
En este segundo  nivel, si  bien  se  amplifica  el espacio­tiempo de una clase o un 
curso  avanzando  hacia  contextos  y  espacios  ubicuos,  los  entornos  digitales  se 
encuentran,   en  buena  parte,  controlados  por  la  intervención  del  docente,  ya  que 
desde  la  propuesta  de  enseñanza  se  administra  y  se gestiona  el espacio  digital en 
línea,  dirigiendo las  consignas, estableciendo las pautas y delimitando las formas de 
interactuar en el proceso de aprendizaje.  
 
Tercer nivel: el espacio público digital como entorno de aprendizaje 
Más  allá  de  los  entornos en  línea  configurados para propósitos educativos bajo 
el  aspecto  de  aulas  virtuales,  existe  un  espacio  público  digital  que  conforma  parte 
del  contexto general  de  la  Web en el cual estudiantes y docentes se relacionan más 
allá de lo  pedagógico. ¿Puede este espacio público digital convertirse en un entorno 
propicio para el aprendizaje ubicuo? 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
 
Es  un  hecho  que los  estudiantes  utilizan los  espacios  públicos  en  Internet  para 
comunicarse.  Si  bien los  usos son diversos y probablemente las cuestiones sociales 
vinculadas  al  entretenimiento  predominen  por  sobre  los  usos  educativos,  la 
utilización  de  espacios  en  línea como Wikipedia, Facebook, Twitter, YouTube, Vine, 
Instagram,  Quora,   Yahoo  Preguntas  y  Tumblr  entre  muchos  otros,  se  encuentra 
sumamente  naturalizada  y  conforma  parte  de  la  experiencia  cotidiana  de  los 
estudiantes. Por lo tanto, es frecuente que estos espacios sean el  escenario habitual 
del  intercambio  de  ideas,  el  pedido  de ayuda  y  la colaboración.  Circulan en la  web 
preguntas  y  respuestas, tutoriales,  redes  de consulta y colaboración, documentales, 
explicaciones,   novedades,  modelos  de   exámenes  y  amplia  información  que, 
potencialmente,  puede  ser  reutilizada  o   incluso,  resignificada  con  el  propósito  de 
aprender.  ¿Es  posible  aprovechar  este  entorno  como  un  escenario  para   diseñar 
propuestas  de  enseñanza?  Las  experiencias  de  aprendizaje  ubicuo,  justamente, 
buscan  explorar  en  torno  a  esta  pregunta  diseñando  actividades  que  involucren  a 
los estudiantes en estos contextos con propósitos educativos. 
 
Como  veremos  más  adelante,  algunas  experiencias  nos  permiten  tener  en 
cuenta  a  las  llamadas  “redes  sociales”  y  otros  espacios  digitales  públicos  como 
escenarios  para  el aprendizaje ubicuo.  Sin  embargo, la  planificación  de  actividades 
en  contextos  de  estas  características,  requiere  ciertas  consideraciones  muy 
específicas  ya  que  comprender  el  funcionamiento  del  entorno  público  en  la  web 
exige  el  dominio  de  habilidades  particulares  a  la  hora  de  leer  la  información 
disponible, seleccionarla e interpretarla. 
 
Pensemos  simplemente  un  ejemplo  entre  muchos  posibles:  una  actividad 
didáctica  que bien  podría  proponerse  a  alumnos del  nivel  medio cuyo objetivo fuera 
comprender  una  catástrofe  natural, un  conflicto  social  o bélico, una crisis sanitaria o 
un  acontecimiento  científico.  Para  analizar  el  tema  se  les  podría  pedir  buscar  y 
seleccionar  información en  una  red  social  en  particular (por ejemplo Twitter) y luego 
la  producción  de  un  informe  análítico  o  descriptivo  de  los  contenidos  que  han 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
relevado. ¿Qué tipo de dificultades encontrarían los estudiantes a  la hora de abordar 
una tarea de estas características? 
 
Es  muy  probable  que  una  de  las  primeras  dificultades  sea  que los  contenidos 
son  muy  amplios  y  no  se  encuentran estructurados de forma organizada y por ello 
se  dispersen  en  numerosas  fuentes  que  provienen  de  medios  de  comunicación, 
organismos  públicos  y  privados,  gobiernos,  usuarios  involucrados,  periodistas 
independientes… y también  otras  fuentes  no verificables ni validadas, quizá bromas 
y  hasta  mentiras  deliberadas.  Adicionalmente,   observarán  que  esta  dispersión  de 
información,  aún  cuando  desarrollen  estrategias  organizadas  y  efectivas  para 
seleccionar  y  clasificar  (identificación  de  usuarios  relevantes,  reconocimiento  de 
hashtags1 ,  c​
tópicos  populares  o  tendencias,  seguimiento  oportuno  de  ​ onsideración 
de  vínculos  entre  usuarios  y  publicaciones)  verán  que  el  volumen  se  sostiene  de 
forma  paralela  a  la  velocidad  con que  circula  el  flujo  de  contenidos.  Por otra  parte, 
se verá  también  que las  las razones  por las  que algo  se vuelve  popular  en  una  red 
no  siempre  puede  responder  a  una  validación  en  términos  de  veracidad  de  la 
información.  Adicionalmente,  diferenciar  hechos  de  opiniones  puede  ser  un 
habilidad  compleja  de adquirir  que  es necesario  ejercitar. Todo  esto, hace  de  estos 
contextos  un  escenario  efímero  en  el  cual   los  contenidos  pierden  actualidad  con 
rapidez  y  la  popularidad  masiva  puede  ser  un  acontecimiento  valioso,  veraz  o 
dudoso  que  muchas  veces  solo  durará  algunas  horas  para  ser  desplazado  por 
nuevas  olas  de  contenidos.  En  el  marco  de  esta  dinámica,  el  estudiante  deberá 
reconocer  que  es  lo  importante,  rescatando  la  información  relevante  entre  el 
volumen  que  se  dispersa y que  desaparece o pierde  vigencia  a gran velocidad. Las 
habilidades  para  establecer  relaciones  e  interpretar  contenidos  en  este  contexto 

1
Se  denomina  ​
 ​ hash​
hashtag  (del  inglés  ​ tag​
,  numeral  y  ​ ,  etiqueta)  a  una  cadena  de 
caracteres  formada  por  una  o  varias  palabras  unidas  y precedidas  por el signo numeral (#). 
El  ​
hashtag  es  una  etiqueta  de  metadatos  que  permite  que  tanto  el sistema como el  usuario 
la  identifiquen  o   filtren  contenidos  de  forma  rápida.  Se  utiliza  en   servicios   web  tales  como 
Twitter,  Facebook,  Google+,  Instagram   o  en  mensajería  basada  en  protocolos  IRC  para 
señalar un tema sobre el que gira una conversación. 


 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
ubicuo  son  complejas,  pero  probablemente, conforman  una interesante oportunidad 
para  ejercitar  y  desarrollar   la  capacidad de los  estudiante  para  mejorar  sus  niveles 
de comprensión, autonomía e interpretación en contextos reales.  
 
Figura 2.  ​
Tres  dimensiones  para la significación pedagógica del contexto en los 
espacios públicos digitales2  

 
En síntesis,  la re­significación  pedagógica  del  contexto, supone, en el marco de 
una  actividad  de  estas  características,  la  consideración  de  tres  dimensiones  que 
hacen  a  la  lógica  de  los  espacios  públicos  en  el  mundo  digital:  lo  disperso  y  lo 
efímero  como  indicadores  del enorme flujo  de  contenidos  y  el reconocimiento  de  lo 

2
Adaptación  de  “Propuestas  educativas  en  :  ​
 ​ CALDEIRO,  G.;  SCHWARTZMAN,  G. 
(2013):  "Aprendizaje  ubicuo.  Entre  lo  disperso,  lo  efímero  y  lo  importante:  nuevas 
perspectivas  para  la  educación  en  línea".  Presentado  en  I   Jornadas  Nacionales  y  III 
Jornadas  de  Experiencias  e  Investigación  en  Educación a Distancia y Tecnología Educativa 
(PROED)  
 

 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
importante  como  el  anclaje  pedagógico  necesario  para  que  se  produzca  el 
aprendizaje (Figura 2). 
 
 
Ejemplificando actividades para el aprendizaje ubicuo 
 
Las propuestas educativas innovadoras implican, en gran medida, asumir 
algunos  riesgos.  Estos  riesgos  son  muchas  veces  necesarios:  si  queremos 
mejorar  los resultados es importante repensar  las formas en que enseñamos 
y  el  modo  en  que  proponemos  actividades didácticas. Es cierto también que 
la  innovación  en  materia  educativa  no  nos  garantiza  el  éxito,  pero,  en 
cualquier  caso,  nos  permitirá  evaluar  los  resultados  y  nos  dará  elementos 
para  ajustar  nuestra  propuesta  al  volver  a  intentarlo.  Es  por  esta  razón  que 
resulta  valioso  conocer  experiencias  de  prácticas  innovadoras…  para  ello, 
entonces,  presentamos  algunas  actividades  que  han  explorado  diferentes 
experiencias de aprendizaje ubicuo: 
 
El espacio público digital como ventana del aula 
En  un  enfoque  pedagógico  tradicional,  las  actividades  que  suceden 
dentro  del  espacio  del  aula  suelen  ser  difundidas  hacia  la  comunidad  en 
escasas situaciones “presenciales”. El uso de espacios públicos como blogs o 
sitios  web,  aprovechando  plataformas  gratuitas  (blogger,  wordpress,  wix) 
permiten  difundir  procesos  de  aprendizaje  y  productos  escolares.  La 
publicación de productos en  los  espacios digitales promueve la motivación de 
estudiantes  en  la  medida  en  que  resignifican  los  productos  pedagógicos  en 
función  de  lectores  “reales”  más  allá  del  público  escolar.  De  esta  forma,  la 
motivación  extrínseca,  sostenida  solo  por  las  calificaciones,  puede  volverse 
intrínseca ​
(Reeve,  1994) y hacer del aprendizaje un proceso valorado en en sí 
mismo. Veamos dos experiencias: 

10 
 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
 
El  espejo  africano:  Se  trata  de  un  sitio  web  por  una  escuela  de 
educación  básica  para  difundir  el  proceso  de  trabajo  desarrollado  a 
través  de  un  proyecto  interdisciplinario.  El  proyecto  integra 
transversalmente  el  uso  de  TIC  y  involucra  los  contenidos  de  varias 
asignaturas: ​
http://cris26de1.wix.com/elespejoafricano 
 
El  blog  de  la  biblioteca:  Se  trata  de  un  blog  creado  por  la 
biblioteca  de  una  escuela  básica para difundir contenidos,  actividades, 
productos y eventos  realizados  en los diferentes cursos. El espacio fue 
configurado  con  etiquetas  que  permiten  filtrar  las  experiencias  por 
cursos: ​
http://biblioteca17de6.blogspot.com.ar/ 
 
El espacio público digital como espacio de debate y experimentación 
Eventos  masivos  de  convocatoria  amplia  como  congresos  en  línea  y 
encuentros entre colegas, pueden transformarse  en ocasiones para el debate 
colectivo  y con ello, construir instancias de aprendizaje en contextos ubicuos. 
Veamos  dos  experiencias  que  tuvieron  el propósito deliberado de reflexionar 
sobre la naturaleza misma de los entornos digitales ubicuos: 
 
Reflexionado  sobre  el  aprendizaje  ubicuo:  ​
esta  actividad  de 
convocatoria abierta, en el marco del primer webinar sobre aprendizaje 
ubicuo,  invitaba  a  los  participantes  a  reflexionar  a  través de imágenes 
capturadas a través de sus teléfonos celulares. Estas imágenes, que se 
compartían  en  las  redes  sociales,  fueron  luego  analizadas  y 
sistematizadas  para  abrir  un  debate  sobre  el  desafío  de  diseñar 
actividades  didácticas  ubicuas: 
http://www.webinar.org.ar/conferencias/lo­efimero­lo­disperso­lo­import
ante 

11 
 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
 
PicNic  Digital:  esta  actividad  recreativa,  tuvo  el  proposito  de 
alentar a los estudiantes de dos niveles de un posgrado en Educación y 
Nuevas  Tecnologías  dictado complemetamente en línea  a reconocer a 
las redes sociales como espacios para establecer o fortalecer contactos 
profesionales.  Para  ello,  se  propuso  una  actividad  lúdica  que  debía 
desarrollarse  en  diferentes  redes  sociales  (Twitter,  Facebook  y 
Google+).  Luego,  un  micrositio  en  línea,  recogía  los  momentos  más 
importantes de la actividad dispersa para que esta no desapareciera al 
ser  desplazada  por  el  flujo  constante  de  contenidos.  La  actividad 
proponía  compartir  reflexiones  (a  través  de  citas,  pequeñas 
afirmaciones, fotografías e imágenes)  sobre la educación en línea en el 
marco  estético  de  los  festejos  del  día  estudiante.  Finalmente,  los 
numersos intercambios fueron  motivo  de reflexión para la  comprensión 
de las  dinámicas  en red que tuvieron lugar en el espacio público digital: 
http://www.pent.org.ar/maraton 
 

Aprendizaje en red y Aprendizaje situado: nuevas formas de enseñar 
 
El  uso  de  recursos  tecnológicos  que  facilitan  un  aprendizaje  distribuido   en  el 
espacio  y  en  el  tiempo,  pone  de  relieve  la  posibilidad  de  aprovechar  el  espacio 
digital tanto  como  escenario de aprendizaje así también como recurso para construir 
redes  y  vínculos  que  nutran  las  experiencias  de  la  educación  formal.  Si  bien  esta 
expansión  ubicua  de la experiencia de aprendizaje puede darse, en gran medida, de 
forma  espontánea  y  a  partir  de  la  misma  iniciativa  de  los  estudiantes,  es  posible, 
desde el  diseño  pedagógico,  considerar  la inclusión de actividades innovadoras que  
pudieran  contribuir  al desarrollo de habilidades necesarias para  que los estudiantes 
aprendan,  también,  a  aprovechar  con  mayor éxito, estos  nuevos contextos. En este 
sentido,  el  aprendizaje  en  escenarios  ubicuos,  representa  una  valiosa  oportunidad 
para las modalidades educativas “en línea”. 

12 
 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
 
Conceptualmente,  el  aprendizaje  ubicuo  surge  como  una  posibilidad  de 
aprendizaje  que,  valiéndose  del  soporte  de  recursos  tecnológicos  propios  de  la 
conectividad  movil, puede  favorecer instancias de aprendizaje en red, en el contexto 
general del aprendizaje situado. Veremos así, que: 
 
a. El  aprendizaje  en red es aquel que se  produce  en el marco de un entramado 
de  vínculos  sociales  tecnológicamente  mediados,  es  decir,  un  aprendizaje 
que  requiere  de  la  colaboración  entre  pares  o  expertos  y  que  promueve  el 
establecimiento  de  vínculos  más  allá  de  las  jerarquías  pedagógicas 
institucionales.  Esta  modalidad,  alentará una mayor autonomía y el desarrollo 
de  habilidades  que,  tarde  o  temprano  los  estudiantes  necesitarán desplegar 
en el mundo profesional.  
 
b. El  aprendizaje  situado (Leave  y  Wenger,  1991) enfatiza la importancia de los 
contextos  como espacios para el  aprendizaje  en el  marco de  problemas  que 
reúnan  elementos  de  contextos  reales   y   que  por  ello  pueden  resultar  más 
significativos y valiosos  para los  estudiantes. Como observa claramente Gros 
(2008), el  enfoque  del  aprendizaje situado ­que reconocemos en la noción de 
aprendizaje  ubicuo­  considera que  como  el conocimiento  es  situado,  este  es 
parte  y  producto  de  la  actividad,  del  contexto  y  de  la  cultura  en  que  se 
desarrolla  y  utiliza…  consecuentemente,  las  actividades  y  el  contexto  se 
vuelven  centrales  para  el aprendizaje, de  modo tal que el aprendizaje escolar 
es,  ante  todo,  un  proceso  de  enculturación  en  el  cual  los  estudiantes  se 
integran gradualmente a una comunidad o cultura de prácticas sociales 
 
Como  conclusión,  podemos  considerar  que  el  aprendizaje  ubicuo  puede surgir 
como  una  posibilidad  concreta  de  fortalecer  las  prácticas  pedagógicas   con 
actividades  que inviten  a la  colaboración,  a la expansión cuantitativa y cualitativa de 
los  espacios  y  tiempos  institucionales,  apostando,  simultáneamente  a  la 
resignificación  pedagógica  de  contenidos  que  originalmente  no  fueron  concebidos 

13 
 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
como  recursos  didácticos.  Esto  es,  aprovechar  el  espacio  público  digital  como  un  
contexto  que  nos  permita  situar  los procesos de aprendizaje. Queda,  por  supuesto, 
en  nosotros,  educadores  con  vocación  de  innovación,  desplegar  la  creatividad 
necesaria  para  explorar  nuevas  formas  de  enseñar  que  hagan  de  las experiencias 
de aprendizaje instancias más valiosas y significativas para nuestros estudiantes. 
 
 

Bibliografía 
 
CROMPTON,  H.  (2013).  A  historical  overview  of  mobile  learning:  Toward 
learner­centered  education.  In  Z.  L.  Berge  &   L.  Y.  Muilenburg  (Eds.),  Handbook  of 
mobile learning (pp. 3–14). Florence, KY: Routledge. 
Disponible en: 
http://www.academia.edu/5601076/A_historical_overview_of_mobile_learning_T
oward_learner­centered_education 
 
BURBULES,  N  (2012).  El  aprendizaje  ubicuo  y  el   futuro  de  la 
enseñanza.​ Encounters  on  education=  Encuentros  sobre  educación=  Recontres  sur 
l'éducation​ , (13), 3­14. 
Disponible en: 
http://library.queensu.ca/ojs/index.php/encounters/article/viewFile/4479/4511 
 
BURBULES, N (2012) Entrevista. Webinar Aprendizaje Ubicuo. IIPE/PENT 
Disponible en: ​
http://www.webinar.org.ar/conferencias/entrevista­nicholas­burbules 
 

CALDEIRO,  G.;  SCHWARTZMAN,  G.  (2013):  "Aprendizaje  ubicuo.  Entre  lo 


disperso,  lo  efímero  y  lo  importante:  nuevas  perspectivas  para  la  educación  en 
línea".  Presentado  en  I  Jornadas  Nacionales  y  III  Jornadas  de  Experiencias  e 
Investigación en Educación a Distancia y Tecnología Educativa (PROED)  
Disponible en: 
http://www.pent.org.ar/institucional/publicaciones/aprendizaje­ubicuo­entre­lo­dis
perso­lo­efimero­lo­importante­nuevas­per 
 

14 
View publication stats

 
Graciela Paula Caldeiro 
gcaldeiro@flacso.org.ar 
 
 
CALDEIRO,  G.  (2014). Dinámicas  colaborativas y tensiones de la educación en 
línea  en:  ​
SCHWARTZMAN,  G.,  TARASOW,  F.  y  TRECH,  M  (2014),  De   la 
Educación a Distancia  a  la Educación  en  Línea, Aportes a un campo en  formación, 
Homo Sapiens. Ver más información en: ​
http://www.pent.org.ar/libro 
 
GROS,  B.  (2007).  El  aprendizaje  colaborativo  a   través  de  la  red:  límites  y 
Sólo para uso Docente Distribución Gratuita​
posibilidades. ​ , 112. 
 
LAVE,  J.  &  WENGER,  E.,  (1991).  Situated  Learnig  Legitimate  Peripheral 
Participation. USA, Cambridge University Press. 
 
REEVE, J (1994) Motivación y emoción. Madrid, McGraw Hill 

15