Está en la página 1de 7

Alumno: Islas Salinas Luis Ernesto

Materia: Filosofía de la ciencia

En el siguiente ensayo trataré el siguiente tema: las tres dificultades que el sistema de Carnap
tiene al pronunciar sus proposiciones elementales. Dichas dificultades son: 1) la teoría de
Gestalt; 2) el significado “empírico” de las proposiciones elementales; 3) que el valor
veritativo no reside en la experiencia, sino en la descripción. Para llegar a dichas conclusiones
el escrito tomara la siguiente estructura: primero se hará una revisión de la propuesta de
Carnap en su escrito La superación de la metafísica por medio del análisis lógico del
lenguaje. Una vez hecho esto, se tomara su criterio de significatividad, y se llevara hasta sus
últimas consecuencias, las cuales nos llevaran a la teoría de Gestalt, a la experiencia y por
ello a la definición de “empírea” u “observación empírica”. Tomare para dicho fin, otro texto,
a saber, Observación, de Norwood Russell Hanson. Sobre las ediciones y demás datos, el
lector los podrá encontrar en la bibliografía.

1. ¿Qué entiende Carnap por una proposición valida?

“De esta manera cada palabra del lenguaje es retrotraída a otras palabras y finalmente
a las palabras que aparecen en las llamadas ‘proposiciones de observación’ o
‘proposiciones protocolares’. A través de este retrotraimiento es como adquiere su
significado una palabra.”1

¿Qué es el retrotraimiento? ¿Qué una proposición protocolar? Para responder a dichas


preguntas debemos de tomar en cuenta lo siguiente: que Carnap hace referencia a las
proposiciones de las ciencias empíricas, es decir, quiere conocer cómo el científico adquiere
un concepto teórico a partir de uno observacional. Ahora bien, un concepto teórico como
artrópodo, adquiere su significado cuando a partir de un retrotraimiento se llega a una
proposición elemental que no es posible retrotraer más. Al decir que no es posible retrotraerlas
más, se quiere significar que ellas sirven de base al conocimiento teórico. Un ejemplo claro
de ello es el siguiente: tenemos el concepto teórico <<artrópodo>>, artrópodo por sí mismo
qué quiere significar, es decir, no tengo experiencia empírica de dicho concepto. Sin embargo,

1
C. Rudolf. La superación de la metafísica por medio del análisis lógico del lenguaje. UNAM. Instituto de
investigaciones filosóficas. 2009. Pag, 454.
al hacer una retrotraimiento de la palabra obtenemos lo siguiente: 1) Artrópodo; 1.1) animales
que poseen un cuerpo segmentado con extremidades articuladas y cubierta de quitina. Sea “a”
1, y P(a) [proposición protocolar] 1.1. podemos poner otro ejemplo que contenga más
retrotraimientos, por ejemplo la palabra <<agujero negro>> quedaría: 1) agujero negro; 1.1)
espacio en una región del universo; 1.2) región finita del espacio en cuyo interior existe una
concentración de masa. Como vemos, a través del retrotraimiento los conceptos de la ciencia
adquieren significatividad.

Ahora bien, ya sabemos que los conceptos teóricos pueden ser validos cuando tienen una base
empírica, sin embargo ello no es suficiente, sino que también han de tener una sintaxis
correcta, es decir, debe constar de un sujeto, predicado y complemento en un orden especifico.
Por ello cuando yo miento “azul cielo es el”, en realidad no significa nada, es decir, tenemos
un conjunto vacío, pero cuando acomodamos las palabras y miento “el cielo es azul”, ahora
tenemos una proposición con sentido y significado. Por último ¿cómo debemos de entender
las proposiciones elementales u observacionales? Carnap nos dice que “Sea el vocabulario
observacional Vo la clase de las constantes descriptivas de Lo”2.

Para terminar con este capítulo tenemos que dada una proposición “a”, que tiene una serie de
enunciados básicos hasta llegar a P(a) que funge como base de significación de “a”. Además
de tomar en cuenta de igual manera las leyes de la gramática. Así, por ejemplo, “el halcón
nada a cincuenta millas por hora”, es una proposición asignificativa, porque el predicado no
le corresponde al sujeto. Encontramos también lo siguiente: ¿Cómo sabemos que hemos
llegado a una proposición elemental? Es decir, cual es nuestro fundamento para determinarlo.
Y también hemos de decir, que si la definición de un lenguaje observacional es una
descripción, entonces, el carácter veritativo de dichos conceptos no son los objetos empíricos,
sino un cumulo de descripciones. Estos asuntos los veremos más adelante.

2. El resultado empírico y el cumulo de descripciones.

Una parte importante al tratar el escrito de Carnap es que hay que hacer una diferencia entre
P(a) y una proposición retrotraible, ya que ciertamente, una proposición P(a) es siempre una

2
C. Rudolf. El carácter metodológico de los conceptos teóricos. En, los fundamentos de la ciencia y los
conceptos de la psicología y del psicoanálisis (compilación). Ediciones de la universidad de Chile. 1967. Pag,
55. “Lo” debe de ser entendida como lenguaje observacional.
proposición retrotraída, pero no toda proposición retrotraída es una proposición del tipo P(a).
Tomemos la palabra <<metástasis>>, que es nuestro concepto teórico, así, sus proposiciones
retrotraídas son: 1.1) células cancerosas se separan del tumor original y 1.2) extensión de un
tumor o una enfermedad a otra parte del cuerpo. Aquí 1.1 y 1.2 son ambas proposiciones
retrotraídas, sin embargo sólo 1.2 es una proposición de tipo P(a). Ahora bien, podríamos
decir de manera certera que 1.2 es nuestro resultado base de la experiencia (al menos desde
Carnap), sin embargo ¿Cómo sé que en realidad 1.2 es la base de la experiencia? ¿Cuál es mi
criterio de fundamentación para ello? Si analizamos de una manera más profunda nuestra
proposición P(a), nos damos cuenta que la teoría de referencia que Carnap ocupa es muy
débil, ya que de hecho quedan variables sin definir, o que se dan por supuesto que tienen una
conexión directa con la realidad, cuando en verdad no es el caso que sea tan obvio. En el
ejemplo que se acaba de exponer podríamos preguntar a qué refiere el termino <<tumor>> o
a qué refiere el termino <<cuerpo>>. Por ello, lo que en verdad deberíamos de tener es lo
siguiente: concepto teórico: metástasis. Proposiciones retrotraibles: 1.1 y 1.2 quedarían igual,
y añadiríamos 1.2.1) tumor es masa de tejido de una parte del organismo. Añadiríamos
además 1.2.1.1) tejido son un conjunto de celular ajustadas entre sí que forman una capa
continua. Tendríamos que añadir otra más en donde definiéramos <<célula>>, y ello es así
porque parece que los conceptos como <<célula>>, <<tejido>> y <<quitina>> en realidad
son conceptos teóricos y no observables o empíricos. Una vez hecho esto, la siguiente
pregunta es ¿Cuál de todas ellas es P(a)? parece que ninguna, y que de hecho el fundamento
que Carnap presupone3 es muy oscuro y en realidad no esclarece nada.

Ahora bien, dado el caso expuesto hemos de afirmar que no sabemos qué debemos interpretar
por una proposición empírica o cuál debe de ser de todas las posibles que hemos retrotraído,
y si hemos de creerle a Carnap cuando dice: “Para todas las demás proposiciones, la decisión
sobre su verdad o falsedad reside en las proposiciones protocolares, por lo que son
‘proposiciones empíricas’ […]”4 y si nuestras proposiciones del tipo P(a) no tiene una base
empírica de manera clara y precisa, es decir, no hay un criterio para que la correspondencia

3
Pongo el término “presupone” y no “dice” o “establece” porque en realidad Carnap en su escrito no da un
criterio de fundamentación para las proposiciones del tipo P(a), sino que en realidad presupone un contacto
directo con la experiencia. Véase La superación de la metafísica por medio del análisis lógico del lenguaje.
4
C. Rudolf. La superación de la metafísica por medio del análisis lógico del lenguaje. UNAM. Instituto de
investigaciones filosóficas. 2009. Pag, 472.
sea válida, entonces (y dada la cita puesta de Carnap) no podemos hablar de verdad o falsedad
en los conceptos o enunciados científicos. Se mostrara ahora con un ejemplo, y para ser más
claro aún, tomaremos el mismo ejemplo de Carnap. Artrópodo es un concepto cuya
proposición retrotraída es: animales que poseen un cuerpo segmentado con extremidades
articuladas y cubierta de quitina. Ahora bien ¿ella misma es una proposición del tipo P(a)?
es decir, ¿acaso tiene una relación directa con la experiencia? Si es así <<quitina>> no debe
de poder retrotraerse más, pero de hecho <<quitina>> tiene una definición que es sustancia
formada por glúcidos nitrogenados, de color blanco e insoluble en agua. Ello quiere decir,
que en realidad no estamos ante una proposición del tipo P(a), sino ante una retrotraída. Y de
ello se ha de seguir lo siguiente: que como no podemos establecer un criterio de
correspondencia empírica, no podemos hablar de un valor veritativo en las proposiciones que
Carnap propone. Esto es lo que tenemos que aceptar si tomamos el argumento de Carnap de
manera seria y lo llevamos a sus extremos.

Segunda característica errónea: la verdad o falsedad de una proposición no reside en la


empírea, sino que reside en el cumulo de descripciones. Para entender dicha critica hemos de
entender la propuesta de nuestro filósofo de la siguiente manera: “D(x)” es el concepto teórico,
y las letras “a”, “b”, “c”, etc. Son las variables que corresponden a las proposiciones
retrotraibles. Con ello el ejemplo de artrópodo quedaría de la siguiente manera:1) D(artrópodo):
{a}, en donde “a” es la descripción del concepto. Ahora bien, es el caso que podemos tener
fórmulas que contengan más variables, y quedaría: 2) D(x): {a, b, c… M(n)}. Ahora bien, dado
lo que Carnap nos dice, no todas las variables sirven de base, sino únicamente la más
elemental, en ese caso ¿por qué incluir más de una sola descripción? Sólo tendríamos
formulas del tipo “1”, pero ya hemos visto que puede haber más de una variable. ¿Por qué
preferir a una más que a otra sino tenemos una fundamentación adecuada para validar una
sobre las demás? Pero digamos que elegimos “a”, entonces en realidad “b”, “c” y “d” no son
necesarias ¿por qué incluirlas? En cambio, parece que lo mejor es conservar todas, pero si
hacemos eso debemos admitir una relación de igualdad entre ambas (incluso aunque solo
aceptáramos una, tendríamos que aceptar también la misma igualdad), por lo que nuestra
formula quedaría: 3) D(x)={a}, entonces también tendríamos 4) {a}=D(x). Es decir, que no
hay una diferencia entre los conceptos teóricos y las proposiciones elementales. Por lo tanto,
D(x) al ser un concepto teórico, en realidad sería desechable, y podríamos quedarnos sólo con
la descripción. Tomemos ahora nuestra formula número “2”, y digamos que hay igualdad,
entonces el concepto teórico sirve como principio de economía, y sólo eso. Como vemos si
tratamos de averiguar cuáles son las consecuencias de no alumbrar la relación empírea-
proposición elemental, debemos de admitir que no hay un fundamento sólido para decir que
algo es verdadero o falso, lo cual nos orienta a tomar las proposiciones protocolares como
descripciones del concepto teórico (cosa que de hecho hace el mismo Carnap en El carácter
metodológico de los conceptos teóricos). Pero si aceptamos eso, entonces no hay diferencia
entre uno y otro, y por ello la investigación de Carnap es poco fructífera. Como último punto
de esta parte, se me podrá objetar que en el libro que tomo como base de crítica, Carnap
busca ver que palabras son significativas y cuales son asignificativas. A lo que respondo, que
según el análisis hecho hasta ahora, en realidad muy pocas palabras (y me atrevería a decir
que ninguna) tiene significatividad, si y solo si, no se esclarece el criterio para tomar una
proposición como elemental, es decir, que no se dé por supuesto su definición.

3. La teoría Gestalt

“El observador paradigmático no es el hombre que ve y comunica lo que todos los


observadores ven y comunican, sino el hombre que ve en objetos familiares lo que nadie
ha visto anteriormente”5

Hanson nos dice que cada “época” o “persona” debe de ser vista como un mundo (al menos
creo que dicha interpretación es posible). Ahora bien, dada una imagen x (el lector puede
buscar en el escrito original de Hanson donde pone varios ejemplos), en donde la imagen
puede ser interpretada como una anciana o como una joven, ¿podemos decir que alguno tiene
la razón y otro no? ¿acaso ambos nos parten del mismo hecho? ¿y si es así por qué sus
resultados son tan distintos? Dichos resultados son muy similares a las pruebas que da Kuhn6
cuando da cuenta de la escuela aristotélica y la nueva visión de Galileo. Si bien todos los
ejemplos dados por Kuhn y por Hanson, pueden servir como base de una crítica la cual diría
que Carnap no pudo ver las implicaciones del contexto en donde nace un concepto, para dar
su significado, creo que las mismas teorías de Kuhn y Hanson invalidan dicha crítica, y de

5
N. R. Hanson. Observación. En, filosofía de la ciencia: teoría y observación. Siglo veintiuno editores.
1989.Pag, 252.
6
Véase: k. S. Thomas. Las estructura de las revoluciones científicas, capitulo X: Las revoluciones como
cambios del concepto del mundo. FCE. 2004.
hecho creo que optarían por no decir que su creencia es “falsa” en un sentido fuerte, sino que
se limitarían a decir que estaba determinado o bien por el paradigma de su época, o bien que
los conceptos de la tradición jugaron un papel importante en su teoría, porque como sabeos el
positivismo lógico y en general la filosofía de la ciencia estaba en su apogeo.

Como vemos, la teoría Gestalt lejos de proporcionarnos un lugar seguro en donde pararnos
para poder ver las implicaciones del sistema de Carnap, nos ayuda más bien a suavizar nuestro
análisis a la teoría propuesta. Si bien dicho apartado fue en extremo corto, el propósito sólo
era ver las implicaciones que la teoría de Hanson podían tener en la teoría de Carnap. Por ello
este tercer apartado puede ser visto más como una implicación indirecta y no un análisis de la
teoría.

Terminemos poniendo las conclusiones a las que se han llegado dado el análisis hecho durante
el escrito. Las conclusiones pueden reducirse a cuatro. 1) que el significado o la significación
de una proposición elemental como una proposición empírica no está justificada y por ello no
sabemos que proposición es o no una elemental, dando así lugar a una descripción indefinida.
Dada nuestra primera conclusión, 2) no podemos hablar de verdad o falsedad en las
proposiciones que Carnap propone porque no hay proposiciones elementales a las cuales
referirnos. 3) podemos aceptar que el concepto teórico es un cumulo de descripciones, pero al
hacerlo no habría diferencia entre conceptos teóricos y proposiciones elementales, es decir, se
da una igualdad. Y 4) la teoría Gestalt ayuda, si bien no a apoyar la teoría de Carnap, si ayuda
a disminuir su análisis crítico. Como sabemos Aristóteles dijo en el primer libro de Metafísica
que todos los hombres desean por naturaleza saber, sin duda aunque las objeciones a Carnap
creo que son más que concluyentes, ello demuestra que en el hombre, aunque hayan pasado
tantos años, aun desea aprehender la verdad y al menos el deseo o naturaleza mantiene la
verdad a salvo.

Bibliografía:

- C. Rudolf. La superación de la metafísica por medio del análisis lógico del lenguaje.
UNAM. Instituto de investigaciones filosóficas. 2009.
- C. Rudolf. El carácter metodológico de los conceptos teóricos. En, los fundamentos
de la ciencia y los conceptos de la psicología y del psicoanálisis (compilación).
Ediciones de la universidad de Chile. 1967.
- N. R. Hanson. Observación. En, filosofía de la ciencia: teoría y observación. Siglo
veintiuno editores. 1989.