Está en la página 1de 10

ACCIONES DE CLASE*,

EN EL ORDENAMIENTO
JURÍDICO COLOMBIANO
JAVIER ARISTIZABAL VILLA
Derecho y Ciencias Políticas, Universidad de Antioquia, Especialista en Derecho
Constitucional, Universidad Externado de Colombia. Magistrado Auxiliar del
Consejo de Estado. Profesor de Derecho Público, Universidades del Valle y de San
Buenaventura, Cali. Profesor de Introducción a la Estructura Jurídica Colombiana
de la Universidad Icesi. Investigador sociojurídico del CIAC (Centro de Investigación
de la Arquidiócesis de Cali).

PRESENTACIÓN DEL TEMA populares y de grupo (Art. 88 de la


Un año después de su promulgación, C.P. y Ley 472 de 1998, objeto de este
entró a regir el 6 de agosto del año en comentario).
curso la Ley 472 de 1998 sobre pro-
tección de los derechos colectivos, dan- Su importancia deriva de las exigen-
do paso, así sea con injustificado re- cias del nuevo modelo de democracia
tardo, a la consolidación de lo que la consagrado en la Carta, donde los ciu-
doctrina jurídica en Colombia deno- dadanos no sólo participan en el go-
mina “trípode del garantismo consti- bierno cuando eligen libremente a sus
tucional”, sobre el cual, dada su im- representantes, sino cuando intervie-
portancia, vigencia y actualidad nen de manera activa impulsando la
(puesto que no es tema exclusivo de actuación de las autoridades, con el
juristas), bien vale la pena hacer al- propósito común de asegurar el cum-
gunas breves reflexiones desde el pun- plimiento de los fines del Estado.
to de vista del binomio inescindible También, al tomarlas como un con-
“comunidad-empresa”. junto de instrumentos acogidos por
las corrientes del constitucionalismo
Como que una primera “pata” la con- contemporáneo para optimizar los
forma la acción de tutela (Art. 86 de medios de defensa de las personas
la C.P. y Decretos 2591 y 306 de 1991); frente a los poderes del Estado, de la
una segunda, la acción de cumpli- administración pública y de los gru-
miento (Art. 87 de la C.P. y Ley 393 pos económicos en general.
de 1997); y una tercera, las acciones
Acciones que desde luego no son nue-
*Class action, en el sistema jurídico anglosajón
vas ni en el ordenamiento jurídico

ESTUDIOS
GERENCIALES 23
colombiano1 ni mucho menos en el peticiones de éste y haya interés idén-
ordenamiento de otros Estados, espe- tico y solidario entre los integrantes.
cialmente de origen anglosajón como
En España la Carta de 1978 prácti-
Inglaterra, Estados Unidos y Cana-
camente les dio rango constitucional
dá, con la denominación de class
y las consagró como realización del
action y que proceden: a) ante la im-
principio de la participación adminis-
posibilidad de acumulación por lo
trativa. Finalmente, en Brasil se en-
numeroso del grupo demandante; b)
cuentran consagradas tanto en la
siempre que sean comunes los fun-
Constitución como en la ley y proce-
damentos de hecho y de derecho; c)
den contra quienes afecten el bienes-
cuando las pretensiones y excepcio-
tar general o perjudiquen el uso de
nes son típicas de grupo; y d), para
los bienes de dominio público, y ade-
asegurar una protección justa y ade-
más, para la protección de aspectos
cuada a los intereses del grupo.
económicos, estéticos e históricos.
En Francia su evolución ha sido más
bien lenta y se concreta en el recono-
cimiento de la legitimación popular MARCO CONSTITUCIONAL
a asociaciones creadas para defender Es sabido que con la expedición de la
intereses gremiales o profesionales. Constitución de 1991 no sólo se trans-
La Ley Royer las extendió a la defen- formaron sustancialmente las insti-
sa de los derechos del consumidor y tuciones políticas tradicionales –cen-
del medio ambiente, también a tra- tenarias y anacrónicas– debiéndose
vés de asociaciones previamente re- abordar el estudio de las mismas des-
conocidas. de una óptica diferente, sino que, por
En Alemania, sin que medie la exi- sobre todo, se plasmaron en ella los
gencia de que los beneficiarios de la “derechos fundamentales”, recogien-
acción se encuentren previamente do de paso los aportes del constitu-
asociados, es reconocida como acción cionalismo europeo de la posguerra,
pública grupal, básicamente en de- a su vez tributario de la Constitución
fensa del consumidor, permitiendo norteamericana y de la Revolución
demandar las cláusulas que resulten francesa. Igualmente, que se consa-
lesivas en los contratos privados de gró el “valor normativo” de la Consti-
adhesión. tución y la aplicación inmediata de
En Italia, desde la Ley general de ciertos principios individuales (Art.
1967 que legitima a cualquier perso- 85 de la C.P.), en contraste con el va-
na para oponerse a los actos que le- lor meramente programático de los
sionen el interés comunitario permi- postulados sobre derechos y liberta-
tiendo promover la acción en su pro- des en la derogada Constitución Na-
pio interés o en representación del cional de 1886 y sus posteriores re-
grupo, siempre que sean las mismas formas.

1. Como que en el Código Civil las encontramos agrupadas: a) Con el epígrafe de Protección de los bienes de
uso público (Arts. 1005, 1006, 1007, 2358 y 2360); b) Acción por daño contingente (Arts. 2359 y 2360). De
otra parte, leyes especiales consagran otros tipos de auténticas acciones populares: a) D. Ley. 3466 de 1982
sobre Defensa del consumidor: Ley 9a. de 1989 y 388 de 1997, sobre Reforma Urbana; Ley 45 de 1990 y 256
de 1996, sobre Competencia desleal.

24 ESTUDIOS
GERENCIALES
Uno de los tratadistas más destaca- el núcleo de nuestra Constitución
dos dentro de la doctrina constitucio- material: de un lado, la fórmula polí-
nal foránea, Karl Loewenstein,2 con tica según la cual “Colombia es un
muy buen juicio resume lo que él con- Estado Social de Derecho”, fundado
sidera un “mínimo irreductible de naturalmente en la dignidad huma-
una auténtica Constitución”, a saber: na y en la prevalencia del interés ge-
a) la diferenciación de las tareas es- neral; de otro, la especie de abanico
tatales; b) la distribución de pesos y conformado por los principios y fines
contrapesos entre los órganos del de ese Estado Social, como servir a la
Estado; c) un método de reforma para comunidad, garantizar los derechos,
asegurar cambios políticos pacíficos; facilitar la participación política y el
d) un reconocimiento expreso de cier- aseguramiento de un orden justo.
tas esferas de autodeterminación in-
dividual. Pero, no obstante la utili- 1. Estado Social de Derecho. Cuan-
dad para la doctrina constitucional, do el artículo 1o. de la Constitución
dichos elementos traídos por Lo- Política define a Colombia como un
ewenstein no resultan suficientes Estado Social de Derecho, no está aña-
para explicar a plenitud el concepto diendo una frase más, ni mucho me-
de Constitución que demanda en la nos una frase de cajón. Dicha fórmula
actualidad nuestra Carta Fundamen- implica el tránsito de un Estado For-
tal de 1991. mal de Derecho a un Estado en el que
lo social es elemento básico al encau-
La delimitación del poder político y
zar la definición de éste en términos
el reconocimiento, aunque nominal,
de la autonomía del individuo frente ontológicos. En otras palabras, dicho
al poder del Estado, si bien ha sido concepto implica la tajante necesidad
constante a lo largo de nuestra histo- de asegurar por todos los medios que
ria constitucional, en la Carta de 1991 el acervo de valores de la Carta, la dig-
existen aspectos nuevos que engran- nidad de la persona humana en últi-
decen notablemente dicho proceso en ma instancia, se refleje íntegramente
Colombia, como los derechos inheren- en los diferentes ámbitos de la activi-
tes a la persona (Arts. 11 a 40 de la dad estatal.
C.P.) o de primera generación; los El canon clásico del Estado Liberal,
derechos sociales, económicos y cul- según el cual el Estado de Derecho
turales (Arts. 42 a 77 ) o de segunda se establece y manifiesta con el pre-
generación; los derechos colectivos y dominio de la ley en el sentido de nor-
del ambiente (Arts. 78 a 82) o de ter- ma abstracta y general, se reempla-
cera generación. A más de las distin- za por el imperativo según el cual el
tas garantías para que la Constitu- contenido de la norma no puede ser
ción sea realmente actuada: acciones
cualquiera, sino que debe ser concre-
de tutela, cumplimiento y populares
to, de tal manera que la norma sea
(Arts. 86, 87, 88 de la C.P.).
susceptible de aplicación. Para Karl
A lo anterior se suman dos elemen- Doehring3 el Estado de Derecho y el
tos que de cierta manera constituyen Estado Social de Derecho se encuen-

2. LOEWENSTEIN, Karl. “Teoría de la Constitución”. Trad. Alfredo Gallego. Barcelona, Ariel 1983 pp. 1.
3. DOEHRING, Karl; ABEBDROTH, Wolfgang; FORSTHOFF, Ernest. “El Estado Social”, Centro de Estudios Constitu-
cionales, Madrid, 1986.

ESTUDIOS
GERENCIALES 25
tran en una relación de contradicción, les. Como todas las normas constitu-
ya que, así el primero incluye elemen- cionales, los derechos fundamentales
tos de justicia material y el segundo emanan de los valores y principios de
igualmente conlleva una misión de la Carta, resultando más evidente,
idéntica naturaleza, también es cier- directa e inmediata su interrelación
to que: y sin que pueda el operador jurídico
sustraerse a la obligación de conocer
“...el Estado de Derecho tiene
los principios que la han inspirado o
como tarea el establecimiento
debido o podido inspirar. Es misión
de un procedimiento que ga-
de la jurisprudencia y de la doctrina
rantice la seguridad jurídica y
explicar tales principios en orden a
la protección de los derechos
facilitar la creación, interpretación e
materiales, colocando en con-
integración del derecho.
traposición al Estado Social de
Derecho en su tarea de repar- 3. Los derechos fundamentales: Por
tición de bienes materiales, en su naturaleza, los derechos fundamen-
la búsqueda de la igualdad...” tales otorgan a la persona humana pro-
tección frente al Estado, colocándola
“...los fines del Estado de De-
más allá de su poder y del de las pro-
recho y los del Estado Social
pias organizaciones privadas. Así, al-
son contradictorios, de mane-
gunos derechos fundamentales cons-
ra tal que se anulan mutua-
tituyen una garantía contra el Esta-
mente o se da valor preferente
do y otros van dirigidos a obtener una
el uno sobre el otro...”
determinada acción por parte de éste
Para nuestros propósitos, es menes- con miras a la protección del indivi-
ter tener en cuenta que una de las duo y de su igualdad jurídica, como
manifestaciones de la crisis del Esta- en el caso concreto del derecho a la
do Constitucional en la segunda mi- vida, a la igualdad, al debido proce-
tad del siglo XX, en sentir de la Cor- so, entre otros. Es lo que permite la
te,4 consiste en afirmar que de nada vinculación de todas las autoridades
sirve una buena lista de derechos si con el respeto y protección de unos
no se tiene en cuenta el proceso o valores “positivizados normativa-
mecanismos de aplicación. mente” para lograr la efectividad de
los derechos, principios y deberes, en
2. Principios fundamentales. Al
los términos del articulo 2o. de la
ser tenidos como una de las bases
Carta.
axiológico-jurídicas de todo el orde-
namiento, no es posible que normas Acertadamente lo expresa el consti-
o instituciones del sistema jurídico tucionalista vasco Juan José Solozá-
puedan estar en contradicción con bal Echavarría:5
dichos postulados; la movilidad y al-
“Los derechos fundamentales
cance de tales normas se encuentran
reconocen facultades referen-
limitados por la adecuada interpre-
tes a ámbitos vitales del indi-
tación de los principios fundamenta-

4. ST-406 de 1992.
5. SOLOZÁBAL, E. Juan J. “Teoría de los Derechos Fundamentales”. Separata de la Revista de Estudios Consti-
tucionales, Madrid, 1990, p. 88.

26 ESTUDIOS
GERENCIALES
viduo en su propia libertad, dos de derecho objetivo y principios
relaciones sociales o participa- valorativos que señalan directrices e
ción política, imprescindibles impulsos al legislador, a la adminis-
para su desarrollo como perso- tración y a los jueces, proyectando
na y derivados de su propia dig- una fuerza irradiadora de la parte
nidad de tal. dogmática sobre la parte orgánica de
Desde un punto de vista indi- la Constitución, lo que permite ex-
vidual podemos decir que los traer consecuencias jurídicas que su-
derechos fundamentales están peran la interpretación clásica de las
ligados a la dignidad de la per- normas jurídicas.
sona, son la proyección positi- Consecuentemente, la Constitución
va, inmediata o vital de la mis- de 1991 trasciende la idea del indivi-
ma. Constituyen así mismo la duo en abstracto, aisladamente con-
condición de su libertad y au- siderado, para colocar al ser huma-
todeterminación. Su desconoci- no, al hombre, como sujeto, razón y
miento o conculcación vulnera fin, de la misma; al ser humano en
la dignidad e impide el desa- su dimensión social, tomado en la ten-
rrollo del individuo como per-
sión individuo-comunidad. De ahí que
sona. Por eso su disfrute resul-
éstos no puedan ser analizados de
ta imprescindible. Los dere-
manera insular, sino dentro del con-
chos fundamentales constitu-
junto, dentro del “bloque” de derechos
yen el núcleo básico, ineludible
que tienen como sujeto a la persona
e irrenunciable, del estatus ju-
rídico del individuo. humana.

Pero los derechos fundamenta- Los valores y principios materiales de


les, además de esta dimensión la persona, reconocidos por la Cons-
subjetiva, disponen de otra di- titución (Arts. 14, 16), están inspira-
mensión objetiva, ya que cons- dos en el propio preámbulo de la De-
tituyen elementos así mismo claración Universal de los Derechos
esenciales del orden jurídico- del Hombre, aprobada y proclamada
político general.” por la Asamblea General de las Na-
ciones Unidas el 10 de diciembre de
Los derechos fundamentales se tie- 1948, que textualmente dice:
nen como la condición misma de la
democracia, la cual, como sistema “Considerando que la libertad,
político, es imposible que exista sin la justicia y la paz en el mundo
el reconocimiento y el ejercicio de los tienen por base el reconoci-
mismos. Como también lo anota Ha- miento de la dignidad intrínse-
berle,6 “la formación democrática de ca y de los derechos iguales e
la voluntad del Estado es impensa- inalienables de todos los miem-
ble sin el ejercicio de los derechos fun- bros de la familia humana”
damentales”.
“Los pueblos de las Naciones
La fisonomía subjetiva de los dere- Unidas han reafirmado en la
chos fundamentales abarca conteni- carta su fe en los derechos

6. HABERLE, P. “Die Wesensgehaltsgarantie des Artikel”, Heidelberg, 1983.

ESTUDIOS
GERENCIALES 27
fundamentales del hombre, “Así mismo, definirá los ca-
en la dignidad y el valor de la sos de responsabilidad civil
persona humana y en la igual- objetiva por el daño inferido
dad de derechos de hombres a los derechos e intereses co-
y mujeres” lectivos.”
Es evidente la estructura abierta del
De ahí la ley 472 de 1998 sobre precepto constitucional al autorizar
acciones populares y de grupo al legislador para que regule dos ac-
Pues bien, constituye objetivo funda- ciones claramente diferenciadas; en
mental de este ensayo, aparte de ha- primer lugar las populares, que por
cer patentes los fundamentos valora- la naturaleza de los bienes que pro-
tivos o principialísticos inspiradores tegen tiene inmensa amplitud y su
del Poder Constituyente de 1991, finalidad es preventiva y restitutiva;
tema por lo general excluido por la y en segundo término las llamadas
doctrina constitucional clásica y en acciones de grupo o de clase, cuya fi-
buena parte por la moderna; en po- nalidad es de resarcimiento, y van a
cas palabras, destacar el significado requerir la ocurrencia del daño.
y saludar la nueva Ley. El artículo 4o. de la Ley 472 de 1998
Fue así como el Constituyente, muy enumera una serie de derechos y si-
tuaciones de interés colectivo que
atinado en la interpretación de los
pueden ser materia de prevención
signos de los tiempos, decidió elevar
ante amenaza o vulneración utilizan-
a canon constitucional acciones que
do la acción popular:
desde las instituciones romanas se
enderezaron hacia la defensa de de- a) El goce de un ambiente sano.
rechos e intereses colectivos, por lo
b) La moralidad administrativa.
que el artículo 88 de la Carta ordena:
c) La existencia del equilibrio ecoló-
“La Ley regulará las acciones gico.
populares para la protección
de los derechos e intereses co- d) El manejo y aprovechamiento ra-
lectivos, relacionados con el cional de los recursos naturales
patrimonio, el espacio, la se- para garantizar su desarrollo sos-
guridad y la salubridad públi- tenible, su conservación, restaura-
cos, la moral administrativa, ción o sustitución.
el ambiente, la libre competen- e) La conservación de las especies
cia económica y otros de simi- animales y vegetales.
lar naturaleza que se definen
en ella. f) El goce del espacio público y la uti-
lización y defensa de los bienes de
“También regulará las acciones uso público.
originadas en los daños ocasio-
nados a un número plural de g) La defensa del patrimonio públi-
co.
personas, sin perjuicio de las
correspondientes acciones par- h) La defensa del patrimonio cultu-
ticulares. ral de la Nación.

28 ESTUDIOS
GERENCIALES
i) La seguridad y salubridad públi- bién derechos subjetivos de origen
cas. constitucional o legal, los cuales su-
ponen siempre –a diferencia de las
j) La libre competencia económica.
acciones populares– la existencia y
k) El acceso a los servicios públicos y demostración de una lesión o perjui-
a que su prestación sea eficiente y cio cuya reclamación se ejercita ante
oportuna. el juez. Es notorio que en este caso lo
que se pretende reivindicar es un in-
l) La prohibición de la fabricación,
terés personal cuyo objeto es obtener
importación, posesión y uso de ar-
una compensación pecuniaria que
mas químicas, biológicas y nuclea-
debe ser percibida por cada uno de
res, así como la introducción al te-
los miembros del grupo que se une
rritorio nacional de residuos nu-
para promover la acción
cleares o tóxicos.
No obstante, también requieren es-
m)El derecho a la seguridad y pre-
tos instrumentos judiciales que el
vención de desastres, previsibles
daño a reparar sea de aquellos que
técnicamente.
afectan a un número plural de perso-
n) La realización de las construccio- nas y que por su entidad deben ser
nes, edificaciones y desarrollos atendidas de manera pronta y efecti-
urbanos, respetando las disposicio- va, por lo cual, las “class action” es-
nes jurídicas, de manera ordena- tán revestidas, entre nosotros, de las
da y dando prevalecida al benefi- siguientes características:
cio de la calidad de vida de los ha-
a) No involucran derechos colectivos.
bitantes.
b) El elemento común es la causa del
o) Los derechos de los consumidores
daño y el interés cuya lesión debe
y usuarios.
ser reparada, que es lo que justifi-
Sin que se tengan por agotados ta- ca una actuación judicial conjun-
les derechos con la anterior clasifi- ta de los afectados.
cación, pues prescribe la misma nor-
c) En principio, por tratarse de inte-
ma que además de los que se enu-
reses individuales privados o par-
meran en dicho estatuto, son dere-
ticulares, los criterios de regula-
chos e intereses colectivos los defi-
ción deben ser los ordinarios.
nidos como tales en la Constitución,
las leyes ordinarias y los tratados de d) Los mecanismos de formación del
derecho internacional celebrados por grupo y la manera de hacer efecti-
Colombia. va la reparación a cada uno de sus
miembros deben ser regulados de
En lo tocante a las acciones de clase o
manera especial, con fundamento
de grupo, es menester destacar que
en la norma constitucional, aten-
éstas no hacen sólo referencia a de-
diendo a las razones de economía
rechos constitucionales fundamenta-
procesal que inspiran su consagra-
les, ni únicamente a derechos colec-
ción en ese nivel.
tivos, toda vez que comprenden tam-

ESTUDIOS
GERENCIALES 29
OTROS ASPECTOS tidades públicas que cumplan fun-
DE LA NUEVA LEY ciones de control, intervención y
Referente a los objetivos, principios vigilancia siempre que no sean
y naturaleza de las dos acciones, se causa de la amenaza o vulnera-
desprende que el legislador, orienta- ción.
do por el precepto superior en cuanto
a las acciones populares, no distin- b) En las acciones de grupo tiene le-
gue entre intereses colectivos o difu- gitimación activa la persona natu-
sos, pues según la doctrina los pri- ral y jurídica que hubiere sufrido
meros se refieren al grupo organiza- un perjuicio individual, en condi-
do y los segundos a comunidades in- ciones uniformes y respecto de
determinadas. Simplemente los deno- idéntica causa, con el objeto de su
mina intereses colectivos y señala resarcimiento.
como objeto de las dos acciones, sin c) La acción popular puede ejercerla
distinguir, la defensa y protección de cualquier persona por sí misma o
los derechos e intereses colectivos y a través de apoderado, y en el pri-
el resarcimiento del perjuicio indivi- mer evento puede intervenir el de-
dual al grupo o número plural de per- fensor del pueblo, a quien se debe
sonas. notificar la demanda, entendido
Para las acciones de grupo destaca su que se puede realizar a través de
carácter resarcitorio y dispone que se sus distintos delegados.
ejercerán exclusivamente para el re- d) Por su parte, la acción de grupo o
conocimiento y pago de indemniza- de clase debe ser ejercida median-
ción, por perjuicios individuales cau- te apoderado y el grupo debe estar
sados a un grupo de personas en uni- integrado al menos por veinte per-
formidad de condiciones respecto de sonas. También puede ejercerla el
idéntica causa. Para la acción popu- defensor del pueblo o los persone-
lar, en el fondo, se establece como ros en nombre de quien lo solicite
objetivo la prevención frente a ame- o en caso de desamparo.
nazas a bienes y derechos cuya afec-
tación compromete el interés colecti- En materia de jurisdicción y compe-
vo; o la restitución a su estado natu- tencia, debe partirse de la naturale-
ral de dichos bienes. za jurídica de la persona causante de
la amenaza, ya sea pública o priva-
Sobre la titularidad y ejercicio de las da, quedando sometido su conoci-
acciones es menester reparar en las miento, respectivamente, a la juris-
siguientes situaciones: dicción contenciosa administrativa, o
a) Toda persona natural o jurídica se a la civil ordinaria, según el caso. De
encuentra legitimada para ejercer acuerdo con el factor territorial, en
la acción popular, además del pro- las acciones populares la competen-
curador general, el defensor del cia radica en el lugar de los hechos o
pueblo y los personeros en relación domicilio del demandado, a elección
con sus competencias; igualmente del actor popular, y en las de grupo o
los alcaldes y demás servidores clase radica en el sitio de los hechos,
públicos por razón de sus funcio- en el domicilio del demandado o en el
nes, las ONG o similares y las en- del demandante, a elección de éste.

30 ESTUDIOS
GERENCIALES
En ambas acciones frente a la plura- clase, a la vez que conservó las accio-
lidad de jueces, conoce a prevención nes ordinarias o especializadas y con-
aquel ante quien se hubiese presen- sagró como complemento residual la
tado primero la demanda. acción de tutela. Esas acciones, para
su procedencia, exigen siempre que
Las acciones populares se pueden
el daño afecte derechos subjetivos de
promover sin límite de tiempo, con
origen constitucional o legal de un
sentido preventivo mientras subsis-
número plural de personas que por
ta la amenaza o peligro al derecho o
sus condiciones y por su dimensión
interés colectivo; igualmente sin lími-
deben ser atendidas con prontitud,
te de tiempo se ejerce para volver las
inmediatez, efectividad y sin mayo-
cosas al estado anterior, por tratar-
res requisitos procesales dilatorios”.
se, según la Corte, de proteger no
derechos subjetivos sino bienes valio-
sos a la sociedad, como la vida, el
medio ambiente, el espacio público, BIBLIOGRAFIA
que requieren que cualquier miem- 1. ARAGÓN REYES, Manuel. “Problemas
bro de la comunidad pueda acudir a actuales sobre la interpretación
la justicia para obtener protección. En constitucional y el control jurisdic-
cambio las acciones de clase tienen cional”, Simposio Internacional de
término de caducidad de dos años, a Modernas Tendencias del Derecho
partir de la fecha en que se causó el Constitucional. Nov. de 1986.
daño o cesó la vulneración que lo cau- 2. ATIENZA, Manuel. “Las Razones del
só, por motivos de seguridad jurídica Derecho”. Teorías de la Argumen-
y la eficacia de la justicia. En ambas tación Jurídica en Cuadernos y De-
acciones proceden las medidas cau- bates, Madrid, 1992. Centro de Es-
telares para prevenir el daño o garan- tudios Constitucionales
tizar la reparación, según el caso.
3. ALEXY, Robert. “Teoría del Discur-
so y Derechos Humanos”. Univer-
FINALMENTE sidad Externado de Colombia, Bo-
Que, como bien lo dijo la Corte Cons- gotá, 1995.
titucional en la sentencia C-215 de 4. Comisión Nacional Legislativa.
abril del presente año: Gaceta No. 27.
“debe reiterarse que las acciones po- 5. DE LA QUADRA, Thomas. “Interpre-
pulares aunque se encaminen a la tación de la Constitución y Orga-
protección y amparo judicial de los nos del Estado”, en “División de
intereses y derechos colectivos, no Poderes”, de Antonio López Pina,
pueden ejercer como ya se indicó, con Madrid, De. Tecnos, 1994.
el objeto de perseguir la reparación
subjetiva o plural de los eventuales 6. Q UIROGA L AVIÉ , Humberto. “La
daños que pueda causar la acción o Constitución Nacional como Siste-
la omisión de la autoridad pública o ma de Reenvíos”. Boletín Mexica-
del particular sobre ellos. Para estos no de Derechos Comparados. Uni-
últimos fines, el constituyente de versidad Autónoma de México, No.
1991 creó las acciones de grupo o de 38. 1993.

ESTUDIOS
GERENCIALES 31
7. G ARCÍA DE E NTRERÍA , Eduardo. 12. RUBIO LLORENTE, Francisco. “La
“Hacia una nueva Justicia Admi- Forma del Poder”, Madrid. Cen-
nistrativa”. Madrid. Edit. Civitas tro de Estudios Consto, 1993.
S.A. 1992.
13. PÉREZ LUÑO, Antonio E. “Los De-
8. SANTAMARÍA PASTOR, Juan Alfonso. rechos Fundamentales”. Edit.
“Fundamentos de Derecho Ad- Tecnos S.A., 1988.
ministrativo”. Madrid, De. Centro
14. ZAGREBELSKI, Gustavo. “El Dere-
de Estudios Ramón Arce. S.A 1991
cho Dúctil”, Ley. Derechos, Justi-
9. P ÉREZ L UÑO , Antonio Enrique. cia. Edit. Trotta, Madrid, 1995.
“Derechos Humanos, Estado de
15. E CHEVERRI U., Alvaro. “Teoría
Derecho y Constitución”. Madrid,
Constitucional y Ciencia Política”.
De. Tecnos. 1990.
Librería El Profesional, 1997.
10. ZAGREBELSKI, Gustavo. “La Corte
17. Schmitt, Carl. “Teoría de la Cons-
Constitucional y la Interpretación
titución”. Alianza Universidad
Constitucional”, en López Pina,
Textos. 1992.
Antonio. 1993.
11. GARCÍA AMADO, Juan Antonio. “Teo-
rías de la Tópica Jurídica”. Ma-
drid. Edit. Civitas 1988.

32 ESTUDIOS
GERENCIALES