Está en la página 1de 12

MAYORDOMÍA CAPITULO VI Lección 1

EL FUNDAMENTO
TEOLÓGICO DEL
TRABAJO
Génesis 2:1-9
Fueron, pues, acabados los cielos y la
tierra, y todo el ejército de ellos. 2 Y acabó
Dios en el día séptimo la obra que hizo; y
reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo
santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. 4 Estos son
los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo
la tierra y los cielos, 5 y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba
del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la
tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, 6 sino que subía de la tierra un vapor,
el cual regaba toda la faz de la tierra. 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo
de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. 8 Y Jehová
Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9 Y
Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer;
también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

Objetivo: Exponer el fundamento bíblico del trabajo e


incentivar a los oyentes a tomar una actitud correcta hacia el
trabajo

El trabajo es un tema que abarca toda la biblia,


toda la historia de la humanidad y toda la vida humana. Ya en la creación
encontramos el concepto original del trabajo práctico, el hombre al ser
creado recibe la honrosa tarea de labrar la tierra, sojuzgarla y hacerla
producir. La biblia dignifica el trabajo diligente y honrado y condena la
ociosidad, la pereza y la explotación. Solo bienaventurado es aquel que
come con alegría el fruto del trabajo de sus manos.
Sal. 128:2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te
irá bien.
Al hablar del fundamento teológico del trabajo tenemos que recurrir al autor
del trabajo y analizar lo que él dice y sobre todo en cuanto a su actitud hacia
el trabajo.
Hay 4 verbos que definen el concepto y la actitud de Dios hacia el trabajo.

Dios trabaja arduamente en la creación. Gén. Cap. 1


Es reconocido como el arquitecto y constructor.
Heb. 11:10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo
arquitecto y constructor es Dios.

47
MAYORDOMÍA Fundamento teológico del trabajo

El creo los cielos y los extendió.

Is. 42:5 Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los
despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento
al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:
Ap. 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el
poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y
fueron creadas.

No se fatiga ni se cansa trabajando.

Is. 40:28 No has sabido, no has oído que el Dios eterno es


Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni
se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo
alcance.

La mano de Jehová a creado todo lo que vemos


Is. 41:20 conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de
Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo creó.
Is. 45:12 Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis
manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé.

El que nos dio la existencia.

Sal. 95:6 Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante


de Jehová nuestro Hacedor.

Nos formó con sus manos y con su inteligencia.

Is. 44:2 Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el
vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú,
Jesurún, a quien yo escogí.
Is. 45:9 !!Ay del que pleitea con su Hacedor!!!el tiesto con los
tiestos de la tierra! ¿Dirá el barro al que lo labra: ¿Qué haces?; (A) o
tu obra: ¿No tiene manos?

Hacer, producir, darle existencia, formar, concebir y fabricar, eso es lo


que expresa la biblia cuando atribuye a Dios nuestra existencia.

48
MAYORDOMÍA Fundamento teológico del trabajo

). Significa hacer una cosa, cosa hecha o


producida por un agente, cualquier producción intelectual, edificio o
construcción, labor de artesanía.

Grandes son las obras de Dios.

Sal. 111:2 Grandes son las obras de Jehová, Buscadas de todos los
que las quieren.

Sus obras son motivo de profunda meditación.

Sal. 143:5 Me acordé de los días antiguos; Meditaba en todas tus


obras; Reflexionaba en las obras de tus manos.

Cuan innumerables son tus obras de ellas está llena la tierra.

Sal. 104:24 !!Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste


todas ellas con sabiduría; La tierra está llena de tus beneficios.

Ocuparse en cualquier ejercicio, obra o labor,


dedicarse activamente en hacer algo, ejercitar las fuerzas, las
energías y todo el vigor, mover una maquinaria. Formar o hacer una
cosa con método y orden.

Dios estableció el método y el sistema de trabajo

Ex. 20:9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

Jesús declara, que tanto él como su padre son trabajadores


incansables.

Jn. 5:17 Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo


trabajo.

El trabajo halla su origen y razón de ser en Dios.

Dios aparece como el primer trabajador en el universo, por eso


bendice y dignifica el trabajo.

49
MAYORDOMÍA Fundamento teológico del trabajo

:
A. Como autor del trabajo Dios aprueba y bendice como el único medio
de sustento el trabajo honesto, diligente y justo.

B. Cualquier otro medio de adquirir dinero o sustento esta


desaprobado por Dios.

C. El hombre puede disfrutar con verdadera satisfacción y sin ningún


remordimiento de conciencia solo aquello que adquirió a fuerza de
sacrificio en su trabajo.

D. El Señor nos invita a invertir bien nuestros recursos de modo que


traiga mucha alegría al corazón.

Is. 55:1, 2 A todos los sedientos: Venid a las aguas;(A) y los que no tienen
dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y
leche. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo
que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma
con grosura.

E. Ofrecimiento generoso del Señor:

1. Todos los que tengan sed, vengan a beber agua.


2. Los que no tengan dinero, vengan, consigan trigo de balde y
coman; consigan vino y leche sin pagar nada.
3. ¿Por qué dar dinero a cambio de lo que no es pan?; ¡Por qué dar
su salario por algo que no deja satisfecho?
4. Óiganme bien y comerán buenos alimentos; comerán cosas
deliciosas.
5. Vengan a mí y pongan atención, escúchenme y vivirán. Yo haré
con Uds una alianza eterna, cumpliendo así las promesas que
por amor hice a mi siervo David.

Is. 55:1-3 A todos los sedientos: Venid a las aguas;(A) y los que no tienen
dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino
y leche. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en
lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra
alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra
alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

50
MAYORDOMÍA Lección 2

EL TRABAJO QUE
ENGRANDECE AL
HOMBRE
Prov. 22:29
¿Has visto hombre solícito en su trabajo?
Delante de los reyes estará; No estará delante de
los de baja condición.

Objetivo: Enseñar a los creyentes de la iglesia que el trabajo es


bueno y a Dios le agrada además nos engrandece.

Los judíos tanto en el pasado como en la


actualidad se caracterizan por ser trabajadores, laboriosos, industriosos y
visionarios en cuanto al progreso, prueba de ello; no podemos hallar e
ningún lugar del mundo judíos pobres o mendigos. Los mejores científicos,
los mejores técnicos y los mejores empresarios en cualquier parte del mundo
son judíos, porque son trabajadores solícitos es decir: diligentes,
responsables, cuidados, esforzados, dedicados y perseverantes.

¿De dónde aprendieron a ser trabajadores? Veamos:

1. Hombres muy distinguidos y prominentes registrados en las


escrituras fueron buenos trabajadores.

a. Abraham: Padre de la nación Hebrea y de todos los que creen en


Jesús fue un próspero criandero de ganado. Gen. 13:24, al mismo
tiempo un fiel adorador de Dios

b. Isaac: Se enriqueció. Fue muy próspero y se engrandeció hasta


hacerse muy poderoso a fuerza de trabajo y tuvo hatos de ovejas,
hatos de vacas y mucha labranza y los filisteos le tuvieron envidia.
Gen. 26:12-16. Pero al igual que su padre era un fiel adorador de
Dios. 26:25

c. Jacob: El padre de las doce tribus de Israel fue rico en ovejas,


vacas, camellos, asnos y criados. Gen. 30:43; 31:18; 32:4, 5,
también rico en su adoración y vida espiritual. Gén. 33:20.

51
MAYORDOMÍA El trabajo que engrandece al hombre

d. Moisés: El gran libertador de los judíos fue primero pastor de


ovejas. Ex. 3:1.

e. David: El más grande de los reyes de Israel fue pastor de ovejas.


1 Sam. 16:11; 17:15:34.

f. Elíseo: Uno de los grandes profetas en Israel, fue un próspero


agricultor. 1 Reyes 19:19.

g. Job: El hombre modelo de paciencia y fe era un prominente


ganadero y agricultor. Job. 1:1-4.

2. Mujeres hebreas muy distinguidas fueron buenas trabajadoras

a. Sara: Cuyo nombre significa princesa era especialista en preparar


tortas de harina.

b. Rebeca: Mujer hermosa y delicada, se ocupaba en la diaria y


fatigosa tarea de aprovisionamiento de agua. Gén. 24:16-20

c. Raquel: Mujer de pelos rubios y de hermoso aspecto, era


conocida como pastora de ovejas. Gén. 29:6, 9.

d. Rut: Mujer moabita que pertenecía a una familia muy acomodada,


trabajo recolectando trigo en los campos de Booz y así se hizo
famosa. Ru. 2:2-5.

e. Ana: Madre del gran profeta y juez de Israel (Samuel) era hábil en
tejidos y confecciones 1 Sam. 2:19

 Trabajo responsable, diligente, dedicado y honesto, con visión de


prosperidad.

 Eran buenos adoradores de Dios. Nunca se dejaron absorber por lo


material.

 Trabajaban en sociedad con Dios. Daban con generosidad sus


diezmos y ofrendas.

52
MAYORDOMÍA El trabajo que engrandece al hombre

 Dios bendijo toda obra de sus manos.


 Nunca pasaron por extremas necesidades esto (salvo caso
excepcional como Job).

 Hasta ahora son honrados y respaldado como personas


responsables.

 Su descendencia (Israel) sigue gozando de las bendiciones de


Dios.

:
1. Hay dos clases de trabajadores: Los que se sienten insatisfechos
con su trabajo Is. 49:4 y los que se sienten satisfechos Is. 65:23.

2. El trabajo que Dios aprueba y bendice requiere esfuerzo y buen


ánimo. Hageo. 2:4.

3. Hay personas que trabajan únicamente por la comida que perece, y


se olvidan de trabajar por la comida que a vida eterna permanece.
Juan 6:27

4. El trabajo con esfuerzo y dedicación traerá tranquilidad, ocupación


honesta, suplirá toda necesidad y honrará el nombre de Cristo. 1
Tes. 4:11, 12. Por tanto; el que no trabaja no debe comer. 2 Tes.
3:10.

5. Cuando comieres el trabajo de tus manos (no lo que robas, lo que


sustraes o consigues por medios ilícito). Bienaventurado serás y te
irá bien., Sal. 128:2

6. Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida. Prov.


24:10

7. No debemos olvidar que todo trabajo y toda excelencia de obras


despierta la envidia del hombre contra su prójimo. Ecl. 4:4.

8. Si eres trabajador honesto y lo haces con satisfacción. Hay salario


para tu trabajo y Jer. 31:16. Debemos hacerlo con amor y gratitud
para que no pierdas el fruto de tu trabajo. 2 Jn. 8.

53
MAYORDOMÍA El trabajo que engrandece al hombre

ILUSTRACIONES

“Lo pobre que somos”

Cierta vez, el padre de una familia acaudalada llevó a su hijo de viaje por el
campo con el firme propósito de que su hijo viera cuan pobre eran las
personas que Vivian en el campo.
Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en la granja de una
familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el
padre le pregunta a su hijo: ¿Qué te pareció el viaje? ¡Muy bien papá!
contestó ¿Viste que tan pobre puede ser la gente? ¡Si!
Y ¿Qué aprendiste? Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen
cuatro, nosotros tenemos una piscina que llega hasta la mitad del jardín,
ellos tienen un Río que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas
importadas en el patio, ellos tienen la luna y las estrellas, nuestro patio llega
hasta el borde de la casa, ellos tienen un inmenso campo.

Al terminar el relato el padre se quedó mudo… y su hijo agregó: gracias


papá por enseñarme lo pobre que somos.

“Sembremos”

En una ocasión el Rey de un remoto país asiático, salió de su castillo


acompañados de sus dos ministros. Deseaba ver con sus propios ojos cómo
vivía su pueblo. A la vera de un camino, polvoriento, encontró a un anciano
sembrando una palma, no dejó de extrañar al Rey la escena que veía por lo
que preguntó al anciano: Buen anciano; ¿Qué sentido tiene que siembres
una palma si no vas a cosechar?
El anciano respondió: “otros sembraron antes y yo coseché”. La respuesta
llena de sabiduría del anciano, llenó de admiración al Rey y a sus ministros.
Por la sabiduría de tus palabras, recibe esta bolsa de oro, dijo el Rey al
anciano.
¡Ya vez, dijo el anciano, aún no he sembrado y ya coseché!. El rey se admiró
más y más y le dijo: Tu sabiduría me asombra, recibe otra bolsa de oro en
recompensa.
El anciano le preguntó al Rey, ¿Cuántas cosechas al año da una palmera?
A lo que respondió el Rey, “Uno al año supongo”, ya ves señor, yo he
cosechado dos veces añadió el anciano. En el colmo de la admiración el rey
le dio una tercera bolsa de oro al anciano y se despidió diciendo: Me
asombras tanto con tu sabiduría que tengo que irme o me dejarás sin oro.

54
MAYORDOMÍA Lección 3

CRISTIANOS QUE
HONRAN A DIOS
CON SU TRABAJO
Cristianos ejemplares en el
trabajo
2 Tes. 3:6-14
Pero os ordenamos, hermanos, en el
nombre de nuestro Señor Jesucristo, que
os apartéis de todo hermano que ande
desordenadamente, y no según la
enseñanza que recibisteis de
nosotros. Porque vosotros mismos sabéis
de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente
entre vosotros, ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán
y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros; no porque no
tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos
imitaseis. Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto:
Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos que algunos de entre
vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose
en lo ajeno. A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que
trabajando sosegadamente, coman su propio pan. Y vosotros, hermanos, no os
canséis de hacer bien. Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta
carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence.

Objetivo: Animar a los creyentes a dedicarse a su trabajo con


diligencia y gratitud a Dios para obtener buenos resultados.
.

La Biblia registra ampliamente la vida de un pueblo


trabajador. El trabajo entre los hebreos era parte de una visión teológica. En
Génesis se exalta el trabajo creativo.

El mismo Dios aparece trabajando desde la creación. Sal. 104:22-24


Sale el sol, se recogen, Y se echan en sus cuevas. Sale el hombre a su labor, Y a su
labranza hasta la tarde. ¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste
todas ellas con sabiduría; La tierra está llena de tus beneficios. La obra de Dios
a favor del hombre fue el fundamento de la dignidad del trabajo.

Los diez mandamientos no solo subrayan el día del descanso, sino el


trabajo de los otros seis días Ex. 23:12 Seis días trabajarás, y al séptimo día
reposarás, para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu

55
MAYORDOMÍA Cristianos que honran a Dios con su trabajo

sierva, y el extranjero. Nehemías señala el bien que se recibe del trabajo


hecho y cumplido, el apóstol Pablo exalta por igual el trabajo 1 Tes. 4:11 y que
procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con
vuestras manos de la manera que os hemos mandado.

El Señor Jesús alaba a la persona laboriosa y lamenta la


desocupación Mt. 20:1-16 y habla del salario del trabajador Luc. 10:7 Y posad
en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es
digno de su salario. No os paséis de casa en casa.

El mismo fue trabajador esmerado e infatigable Jn. 5:17 Y Jesús les


respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo. Los discípulos del Señor
eran personas industriosas. Cristo los llamó a su servicio estando ocupados
en laborioso trabajo.

En estos versículos el apóstol exhorta a los cristianos


desocupados a ocuparse en trajo diligente y ser ejemplo de los demás en los
siguientes aspectos:

A los mandatos y a la autoridad del Señor

1 Cor. 9:14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el


evangelio, que vivan del evangelio.

Hch. 20:34, 35 Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido


necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido.
En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los
necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más
bienaventurado es dar que recibir.

Actuar según las enseñanzas recibidas de la palabra de Dios.

Acatar la autoridad apostólica y pastoral.

Ef. 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus
manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que
padece necesidad.

1 Tes. 4:11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros


negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos
mandado

Repudiar y detestar todo tipo de desorden moral incluyendo la pereza


y la ociosidad.

56
MAYORDOMÍA Cristianos que honran a Dios con su trabajo

Imitar el ejemplo de sus líderes.

1Tes. 2:9, 10 Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y


fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a
ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios. Vosotros sois
testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos
comportamos con vosotros los creyentes.

Seguían la vida laboral y pública de sus líderes.


La disciplina y la dedicación al trabajo esforzado y diligente es una
forma de ordenar la vida y la conducta.
Los que son perezosos y renuentes al trabajo promueven una forma
desordenada de vivir.

No comer de balde el pan de nadie.


Trabajar arduamente con afán y fatiga, luego disfruta lo que realmente
le cuesta.
Trabajar diligentemente para no ser carga a ninguno. Ni a padres, ni a
suegros, ni a parientes, ni a la iglesia, finalmente ni al estado.
Lo justo es: “Que el que no quiera trabajar, tampoco coma”. V.10

En Tesalónica, se escuchaba la conducta desordenada de algunos


miembros de la iglesia cuando se daban a la ociosidad y acción
parasitaria.

No trabajaban en nada, pero estaban ocupados de todo lo que se


cuece en el vecindario, iban de casa en casa, de corrillo en corrillo
dando y recibiendo las últimas noticias. La ociosidad les llevaba a
enterarse de la vida ajena.

A tales personas se les ordena y se les exhorta en el nombre de


nuestro Señor Jesucristo a dedicarse sosegadamente a su trabajo y
ganarse dignamente el pan.

Si alguno no obedece estos mandamientos, denunciarlo públicamente


(disciplinarlo) no juntarse con él para evitar la influencia negativa y el
mal testimonio en la iglesia.

57
MAYORDOMÍA Cristianos que honran a Dios con su trabajo

¡Qué fácil es para algunos cansarse de hacer el bien y qué difícil es


cansarse de hacer el mal.
El cristiano debe hacer lo contrario: cansarse de hacer el mal, no
cansarse de hacer el bien.
La realidad de la vida humana nos dice que los malos no se cansan
de hacer el mal, mientras que los buenos sienten continuamente
tentación de cansarse de hacer el bien.
Este bien está relacionado con el trabajo. El cristiano e hijo de Dios no
debe cansarse de trabajar porque este es un don de Dios para
sustentar su vida, a su familia y la obra de Dios.

A. En la práctica, la visión del trabajador significa que el cristiano


siempre debe considerar su trabajo como una tarea divinamente
establecida y que en la medida que cumpla su llamado está
sirviendo a Dios.

B. Esto requiere que será honesto y diligente en todo lo que hace,


tanto si es empleado como si es empleador. Por ejemplo este es el
punto central en la parábola de los talentos. Mt. 25:15 A uno dio cinco
talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad;
y luego se fue lejos.

C. Hay siervos fieles y obedientes que hacen todas las cosas como el
Señor ha mandado y si es empleador Dios pone sobre El la
responsabilidad de un trabajo y pago justo para sus trabajadores.

D. El trabajo digno y honesto engrandece al hombre, a su familia y a la


nación. ¿Qué clase de trabajador es Ud.?

58