Está en la página 1de 268

REVISTA DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES

INTERDISCIPLINARIAS EN CIENCIAS Y HUMANIDADES


UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

evolucionismo

Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

$100.00
REVISTA DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES
INTERDISCIPLINARIAS EN CIENCIAS Y HUMANIDADES
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

evolucionismo

Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015


DIRECTORIO

INTERdisciplina Revista del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias


en Ciencias y Humanidades-Universidad Nacional Autónoma de México

Juan Carlos Villa Soto / Rogelio López Torres


Editores
Julio Muñoz Rubio / Diego Méndez Granados
Editores invitados
Hugo Brown / Isauro Uribe Pineda
Cuidado de la edición
Arturo Villegas Rodríguez
Formación y administración de Open Journal Systems

CONSEJO EDITORIAL
Germinal Cocho Gil / Universidad Nacional Autónoma de México, México
Pedro Luis Sotolongo Codina / Academia de Ciencias de Cuba
Roger Strand / Universitetet i Bergen, Noruega
Nancy Scheper-Hughes / University of California Berkeley, eua
Julie Thompson Klein / Wayne State University, eua

Centro de Investigaciones Interdisciplinarias Universidad Nacional Autónoma


en Ciencias y Humanidades de México
Norma Blazquez Graf José Narro Robles
Directora Rector
Elke Koppen Prubmann Eduardo Bárzana García
Secretaria Académica Secretario General
Rogelio López Torres Leopoldo Silva Gutiérrez
Secretario Técnico Secretario Administrativo
Arturo Reyes Castillo César Iván Astudillo Reyes
Secretario Administrativo Abogado General
Isauro Uribe Pineda Estela Morales Campos
Jefe del Departamento de Publicaciones Coordinadora de Humanidades

INTERdisciplina, Vol. 3, no 5, enero-abril 2015, es una publicación cuatri­


mestral editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad
Universitaria, Delegación Coyoacán, México, 04510, D. F. a través del Centro
de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Torre II de
Humanidades 4º piso, Circuito Escolar, Ciudad Universitaria, Delegación Co-
yoacán, México, 04510, D. F., rev.interd@unam.mx, editores responsables:
Rogelio López Torres y Juan Carlos Villa Soto. Certificado de Reserva de De-
rechos al Uso Exclusivo Nº 04-2013-012910094600-102, Certificado de Licitud
de Título y Contenido: en trámite, ISSN en trámite. Impresa por Creativa Im-
presores, S.A. de C.V., calle 12 número 101, Colonia José López Portillo, Del.
Iztapalapa, C.P. 09920, México, D.F. Este número se terminó de imprimir en
offset en diciembre de 2014 con un tiraje de 500 ejemplares en papel Bond de
90 g. para los interiores y de 300 g. para los forros.
Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la
publicación sin la previa autorización de los editores.
Volumen 3 / Número 5 / enero–abril 2015

Contenido / Contents
¾¾ Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
Presentation. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

Editorial / Editorial

¾¾ La teoría de la evolución como revolución conceptual del mundo . . . . . . . . . 9


Evolution Theory as a Conceptual Revolution in Our View of the World . . . 35
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados

Dossier / Dossier

¾¾ Esquemas de causación lineales en biología postgenómica: la


subliminal y conveniente suposición del mapeo uno a uno entre
genotipo y fenotipo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Schemes of Linear Causation in Post-Genomic Biology: The Subliminal
and Convenient Assumption of one to one Mapping between Genotype
and Phenotype
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla

¾¾ Dos legados de Lamarck: una perspectiva del siglo XXI sobre el


uso/desuso y la herencia de caracteres adquiridos. . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Lamarck’s Two Legacies: A 21st-century Perspective on Use/Disuse
and the Inheritance of Acquired Characters
Ehud Lamm y Eva Jablonka

¾¾ De la evolución al valor de uso, ida y vuelta: exploraciones en la


domesticación y diversificación de plantas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
From Evolution to User Value, both Ways: Explorations in the
Domestication and Diversification of Plants
Lev Jardón Barbolla

¾¾ La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en


antropología: desafíos y perspectivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Niche Construction and the Study of Culture Change in Anthropology:
Challenges and Prospects
Emily A. Schultz
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

¾¾ Emociones políticas y constructivismo social evolutivo. El asco


como sustento de la homofobia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
Political Emotions and Evolutionary and Social Constructivism.
Disgust as Sustenance of Homophobia
Fabrizzio Guerrero McManus

¾¾ Lecturas recomendadas / Suggested Reading. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187

Voces cardinales

¾¾ Sobre la crisis del concepto de gen y los niveles de organización


de la materia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
Steven Rose
¾¾ Acercamiento a la ciencia desde la asimetría, la irregularidad y la
subversión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Richard Levins

4 Reseñas / Book reviews

¾¾ The Evolved Apprentice. How Evolution Made Humans Unique. . . . . . . . 215


CONTENIDO

Ivonne Kuri

Resonancias

¾¾ Espacio Interdisciplinario: convergencia entre integralidad e


interdisciplina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
Interdisciplinary Space: Convergence of Integrality and Interdiscipline
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto

¾¾ El ensayo, espacio idóneo para la expresión interdisciplinaria. Dos


ejemplos de la ensayística mexicana: Octavio Paz y Alfonso Reyes. . . . . 241
The Essay, a Suitable Medium for Interdisciplinary Expression.
Two Examples of Mexican Essay Octavio Paz and Alfonso Reyes
María de Lourdes Pastor Pérez

Colaboran en este número / Contributors. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258


Presentación

La existencia de cuerpos altamente organizados y su gran diversidad son las ma-


nifestaciones más impresionantes de la evolución de la vida en nuestro planeta.
Esta emergencia continua de novedad obedece a una interrelación dinámica en-
tre procesos que corresponden a diferentes niveles de organización del mundo
físico y social en diversas escalas.
INTERdisciplina presenta algunos de los avances más notables en la compren-
sión del fenómeno evolutivo, que no sólo se producen por el estudio de la inter­
acción de procesos heterogéneos de carácter físico, biológico y social, sino por
su creciente complejización; es decir, del análisis de nuevas interrelaciones or-
ganismo-ambiente —en las que intervienen individualidades que en diversos
niveles también son entornos. Estas investigaciones conducen al descubrimien-
to de nuevos mecanismos de transformación de los seres vivos. 5
Entre estos hallazgos destacan los que actualizan las contribuciones de La-
marck a la teoría evolutiva al mostrar, con base en el conocimiento actual de la
plasticidad biológica y la continuidad fenotípica, que las capacidades y rasgos
adquiridos durante el desarrollo pueden ser heredables y que la herencia de ras-
gos adquiridos puede impulsar el cambio evolutivo.
El conocimiento de que en los rasgos heredados existen contribuciones epi-
genéticas, además de las genéticas, no conduce únicamente a dejar de pensar
que la herencia biológica se identifica de manera exclusiva con la replicación de
la molécula de ácido desoxirribonucleico, pues los cambios conceptuales que se
registran a partir de estas nuevas tesis van configurando un nuevo paradigma
de las ciencias de la vida, ante el cual resulta limitado el propio principio de
­recursividad, que invalida explicaciones causales lineales, pues en éste se con-
ciben interrelaciones que no sólo son cíclicas en las que un sistema produce
aquello que a su vez lo produce. En todo caso, los avances de la biología post-
genómica muestran que la comprensión del comportamiento y evolución de los
sistemas vivos es más consistente con el concepto de redes complejas no linea-
les. No basta con estudiar las interrelaciones de los múltiples componentes ge-
néticos y no genéticos para explicar tanto la variabilidad y el cambio de éstos
como su estabilidad: es crucial analizar también el papel regulatorio que tienen
estas interrelaciones en dichos componentes en contextos específicos con seña-
les ambientales impredecibles.
Como se puede apreciar, la aspiración de alcanzar un conocimiento integral
de las ciencias de la vida enfrenta importantes obstáculos epistemológicos,
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

pero sobre todo ideológicos asociados a la visión determinista y lineal de la


ciencia reduccionista. Esta visión reduccionista del fenómeno biológico limita
también el conocimiento del proceso evolutivo. Su mejor comprensión requiere
no sólo del estudio de la dinámica celular en su complejidad, pues también es
necesario analizar las múltiples interdependencias bioquímicas y fisiológicas
en relación con los procesos de la dinámica social. En este número se muestra
también cómo es que el devenir de las especies biológicas está condicionado
por su valor económico y su significado cultural, pues su diversidad y su extin-
ción dependen también de la capacidad selectiva que ejercen estos factores, con
lo cual la evolución biológica queda imbricada, de este modo, con el proceso
histórico social.
Las contribuciones del presente volumen al estudio integral del evolucio-
nismo remiten a la idea de un conocimiento en construcción, pero, sobre todo
en una paráfrasis de esta expresión acuñada por Rolando García en el título de
una de sus principales obras al desafío que significa conocer un mundo en cons-
trucción. La respuesta a este reto es, a su vez, un aporte continuo de novedad,
6 en un proceso que acaso confirma la aseveración de Prigogine de que la creati-
vidad humana es el ejemplo más brillante de una propiedad universal.
P R E S E N TA C I Ó N

INTERdisciplina también expresa este afán renovador con la creación de la sección


Resonancias, en la que se publicarán artículos que amplíen y actualicen los co-
nocimientos que se han difundido en los dossieres de esta revista.
Presentation

The existence of highly organized bodies and their immense diversity consti-
tutes the most impressive proof of the evolution of life on our planet. This con-
tinuous emergence of innovation is the result of dynamic interrelations between
processes belonging to different levels of organization of the physical and so-
cial worlds on diverse levels.
In this issue, INTERdisciplina presents some of the more remarkable advances
in the understanding of evolutionary phenomena, that are generated not only
by the study of the interactions between heterogeneous physical, biological and
social processes, but also by the increasingly complex nature of these studies;
that is, the analyses of new interrelations between organisms and the environ-
ment, with the intervention of individualities which, at certain levels, are also
environments. This research is leading to the discovery of new mechanisms in 7
the transformation of living beings.
Among these discoveries, those that are updating Lamarck’s contributions
to evolutionary theory seem to be particularly relevant as they show, in the light
of existing knowledge concerning biological plasticity and phenotypical conti-
nuity, that capacities and features acquired during development can be inherit-
able and that inheritance of acquired traits can trigger evolutionary change.
The awareness that epigenetic contributions can exist within inherited
traits, alongside genetic input, goes beyond the abandonment of the conviction
that biological inheritance is identified exclusively by the replication of the DNA
molecule, because conceptual changes generated by these new contentions are
coalescing into a whole new paradigm of life sciences in the face of which even
the recursion principle, that renders linear causation explanations invalid, ap-
pears limited, if we only conceive cyclical interrelations in which a system only
produces that which produces it.
Advances in post-genomic biology show that the comprehension of the be-
havior and evolution of living systems is more consistent when based on the
concept of non-linear complex networks, because study limited to the interrela-
tions of many genetic and non-genetic components is insufficient to explain the
variability and change, as well as the stability of these components. Analyses of
the regulatory role of these interrelations on these components in specific con-
texts and with unpredictable signals from the environment are crucial.
It is clear that the endeavor to reach an integral knowledge of the sciences
of life faces important epistemological hurdles, but perhaps more importantly,
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

ideological obstacles emerging from the deterministic and linear vision of re-
ductionist science. This reductionist view of biological phenomena also limits
understanding of the evolutionary process. Its better comprehension not only
requires the study of cellular dynamics in all its complexity, but it is also neces-
sary to analyze the multiple biochemical and physiological interdependences
linked to social dynamics. In this issue we show, too, how the development of
biological species is conditioned by their economic value and their cultural sig-
nificance, because their diversity and extinction depend also on the selective
capacity exerted by these factors, with which biological evolution is revealed as
interwoven with the historical social process.
The contributions of this volume towards the integral study of evolution are
reminiscent of the notion of knowledge under construction, but also — borrow-
ing an expression coined by Rolando Garcia in the title of one of his principal
works — of the challenge posed by understanding a world under construction.
The response to this challenge is, at the same time, a continuous contribution
of new knowledge, in a process that could confirm Prigogine’s assertion that hu-
8 man creativity is the most shining example of a universal attribute.
INTERdisciplina also expresses this renovating endeavor with the creation of a
P R E S E N TAT I O N

new section: Resonancias, in which we present papers that broaden and update
the contents of those already published in our Dossier section.
EDITORIAL

Julio Muñoz Rubio* y Diego Méndez Granados**


La teoría de la evolución como
revolución conceptual del mundo
Se está asistiendo a un periodo en el estudio de la evolución que está tendiendo
a romper con la hegemonía neo-darwinista que durante muchas décadas, desde
los años cuarenta del siglo pasado, dominó contundente y de manera casi uná-
nime el campo de la evolución; se está asistiendo a un lento, pero constante cre-
cimiento de evidencias y planteamientos teóricos que refutan ideas centrales
del neo-darwinismo: que la selección natural es el único mecanismo de la evo-
lución, que la adaptación es, universalmente, el proceso que permite el creci-
miento de las poblaciones más favorecidas, que el proceso de variación y heren-
cia siempre responde a los mecanismos de “herencia dura” y se encuentra
siempre en las unidades conocidas como genes, dejando a un lado los procesos 9
de “herencia suave”. Toda una gama de más o menos novedosas explicaciones y
modelos sobre la evolución está teniendo lugar desde hace un par de décadas,
y se está mostrando en todo su esplendor. Una de las características de este pro-
ceso innovador, irónicamente, es que ha habido un ascenso de las explicaciones
lamarckistas, que se tenían por falsas y habían caído en el olvido para casi toda
la comunidad de evolucionistas. Su ascenso es tan impactante que creemos que
es posible hablar, por primera vez desde el triunfo de la teoría sintética, no de
la teoría de la evolución (identificándola con la darwinista y la sintética) sino de
las teorías de la evolución. Un conjunto de planteamientos teóricos que confor-
man, más o menos a la manera del modelo de Imre Lakatos (1971), un programa
de investigación científica.
Esto desde luego no puede expresar una crisis en el pensamiento evolucio-
nista; lejos de ser la manifestación de una incertidumbre acerca de nuestra com-
prensión del proceso evolutivo, habla de una pujanza y auge de las investiga-
ciones sobre el particular; modifica muchas de las nociones ortodoxas en ciencia
que frecuentemente defienden el punto de vista de que para explicar un proceso
o fenómeno de la naturaleza (o la sociedad) se debe encontrar una y sólo una
teoría, una y sólo una causa, uno y un solo mecanismo. Esta noción, que durante

*  Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universi-


dad Nacional Autónoma de México. Correo electrónico: juliomunozr2000@yahoo.es
** Departamento de Ciencias de la Comunicación de la División de Ciencias de la Comuni-
cación y Diseño en la UAM–Cuajimalpa. Correo electrónico: dmendez@correo.cua.uam.mx

Muñoz Rubio, Julio y Diego Méndez Granados. «La teoría de la evolución como revolución conceptual del mundo.»
Interdisciplina 3, no 5 (2015): 9–34.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

mucho tiempo permeó a la explicación evolucionista, hoy está también en cri-


sis y en su lugar se nos ofrece un panorama de pluralidad epistemológica que
va de la mano con la complejidad del objeto-sujeto-sistema de estudio de la
evolución.
Hemos hablado de la existencia de una pluralidad epistemológica que está
dominando el programa evolucionista; con todo y la pujanza con la que vienen
expresándose los planteamientos que se apartan al menos parcialmente del dar­
winismo; sin embargo, es imposible no tomarlo en cuenta como el referente his-
tórico más importante en el evolucionismo.
Podemos decir que uno de los motores más potentes de la teoría darwinista
de la evolución se encuentra en una tensión interna entre lo que podemos lla-
mar los elementos revolucionarios de su teoría y los elementos conservadores,
todos los cuales son la expresión de contradicciones existentes en la sociedad y
el mundo intelectual y científico en el que Darwin vivió.

10 Elementos revolucionarios
Al analizar la estructura del argumento evolucionista darwiniano nos encontra-
EDITORIAL

mos con la existencia de puntos que son los que hacen a esta teoría una concep-
ción altamente revolucionaria. Estos puntos se encuentran contenidos en las
pruebas de la existencia de la evolución y no tanto en la teoría de la selección
natural: unificación espacio-tiempo, concepción del mundo como transiciones,
materialismo y movimiento (Muñoz Rubio 2014).

Principio del ancestro común y problemas biogeográficos


Con este principio, Darwin (1964, 111-126; Ptacek y Hanksion 2009) modifica la
visión de la ciencia del siglo XVIII, basada en una idea de progreso lineal, conti-
nuo e inevitable. Como para él las variaciones en la naturaleza son aleatorias y
en todo momento en la historia hay más de una posibilidad para su variación
y para la selección de las variedades; como lo que se observa es una divergencia
en los caracteres a partir de un ancestro común, y como en un inicio ninguna
variación tiene la garantía de éxito, entonces es comprensible la gran biodiver-
sidad, y la complejidad del mundo vivo, resultado de la evolución como un pro-
ceso creativo e inventivo. Mediante el principio del ancestro común se explica
la existencia de estructuras similares en organismos emparentados, pero a la
vez distintos. Con ello se desmitifican los procesos de unidad y diferencia
­morfológica y los procesos biogeográficos al observarlos desde una totalidad
espacio-tiempo e interpenetraciones parte-todo.
En el análisis biogeográfico se observan importantes reflexiones darwinia-
nas revolucionarias, pues implican un análisis brillante de cómo se proyectan
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

en la dimensión espacial los eventos históricos, es decir, temporales. Antes de


Darwin quizás ninguna explicación acerca de la distribución geográfica de las
especies requería de una explicación sobre la intervención del tiempo; no se
pensaba a los organismos como entes con historia; es decir, que expresasen la
acumulación de largos lapsos. Con Darwin, la distribución geográfica de las es-
pecies se convierte en una superposición y una imbricación profunda de la es-
cala temporal con la espacial; la primera queda desdoblada en escala geológica
y escala individual-poblacional, y la segunda desplegada en sus dimensiones
tanto del hábitat individual-poblacional como la del espacio geológico planeta-
rio. Todas estas dimensiones se interpenetran, y se explica cada una como ele-
mento constitutivo de las demás. El área que las especies ocupan es su historia,
el conjunto de sus precondiciones y la preparación de las condiciones futuras,
vistas todas como posibilidades, no como predeterminaciones.
Darwin (1987 [1856-1858]) niega que los factores climáticos sean la causa
principal de las variaciones (Darwin 1987 [1856-1858], 557-558; 1964, 346-347)
y da respuesta satisfactoria a problemas como los siguientes: ¿por qué especies
de regiones separadas tienen tanto parecido?; ¿cómo es que las barreras geográ- 11
ficas llevan a producir especies distintas? (Darwin 2008b, 140-142; 1964, 388-

EDITORIAL
406); ¿cómo es que en lugares sin barreras geográficas las diferencias entre las
especies son menores a las que hay en floras de distintos continentes? (Darwin
1964, 348); ¿por qué las floras de cumbres montañosas lejanas pueden llegar a
parecerse tanto a pesar de su lejanía? (Darwin 2008b, 143-146). Prácticamente
la totalidad de los problemas de distribución geográfica de las especies es abor-
dada con esta óptica totalizadora.

Pruebas morfológicas y embriológicas de la evolución


Toda búsqueda de explicaciones totalizadoras en las ciencias de la vida debe
pasar por un ejercicio de integración entre la forma y la función, admitiendo
tanto su interpenetración como su diferenciación simultánea. En El Origen de
las Especies Darwin formula una serie de preguntas acerca de las razones de que
haya tan numerosos huesos craneanos, de las similitudes óseas en la formación
de órganos distintos de animales diferentes, de las “extrañas” relaciones entre
el número de patas y la complejidad bucal de los crustáceos y de la similtud del
patrón de pétalos, sépalos, estambres y pistilos aunque con fines muy
­distintos (Darwin 1964, 437).
A través de exposiciones como ésta, Darwin da cuenta de las transformaciones
cuantitativas-cualitativas en partes con origen filo y ontogenético común. Un ala
y una pata son muy similares en su estructura, pero muy diferentes en su fun-
ción. Tal diferencia no se puede entender solamente como una diferencia de
grado o de cantidad. Ambas estructuras sirven para el desplazamiento, pero
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­ ualitativamente es distinto el volar que el andar. Nada sobre la morfología ani-


c
mal puede ser explicado si no es a la luz de una visión evolutiva. Es la trans­
formación a lo largo del tiempo lo que satisface dudas acerca de las diferentes
funciones.
Desde su Ensayo de 1844 Darwin (Darwin 2008 [1844]) puso el énfasis en la
unidad de tipo, refiriéndose a los cordados, y a subrayar que solamente viendo
esta unidad como devenir, como resultado de un proceso de evolución y como
el proceso mismo, se puede entender su contraste con la diversidad de formas,
misma que comienza en el estado embrionario mismo (Darwin 2008b, 181), algo
que en el Origen de las Especies se reitera (Darwin 1964, 449), dando lugar al
descubrimiento de que la ontogenia recapitula la filogenia, lo cual es una sobre-
posición de escalas temporales, una interpenetración de ellas, a su vez interpe-
netradas con las escalas espaciales; es algo como una hiper-interpenetración
espacio-temporal. Se trata, en segundo lugar, de la sobreposición de dos escalas
temporales en una totalidad coherente, de una serie de devenires y cambios de
cantidad en cualidad en tiempos desiguales. Ello es toda una visión revolucio-
12 naria en ciencia. Se logra explicar, además, el desarrollo embrionario como un
recorrido de formas y estructuras observadas como discontinuidades y saltos
EDITORIAL

dialécticos, a lo largo de los cuales aquéllas aparecen y desaparecen, en un pro-


ceso de negación de la negación. La unidad de tipo no sólo no se pierde sino que
se reafirma, pero como una unidad dinámica, como movimiento.

Variedades, especies, hibridación y el principio de continuidad


El principio de continuidad establece que en la naturaleza no existen saltos
bruscos y que todas las entidades del universo se pueden arreglar a lo largo de
una gradación muy fina. Es este uno de los puntales de la teoría de la evolución
desde Lamarck. El análisis dialéctico de este principio nos lleva a darnos cuenta de
que contiene una contradicción: impide comprender el mundo como totalidad
cuando se pretende que en el universo existe una esencia y que los cambios que
en él se operan son sólo cuantitativos; no se espera que aparezcan cualidades
nuevas. Darwin incurrió en ese error cuando analizó la evolución humana y del
instinto (Darwin 2008b, 105-119; 1987, 463-527; 1964, 207-244) o la relación
entre el ser humano y los animales superiores.1
Pero el mismo principio deviene en una valiosa herramienta para comprender
la totalidad cuando la naturaleza misma muestra que no existen esas fragmen-
taciones y parcelaciones que el cartesianismo nos ha forzado a ver. El principio

1  “No obstante, la diferencia de la mente entre el hombre y los animales superiores, con
todo y lo grande que es, representa una diferencia de grado y no de clase.” Darwin (1968
[1871], 105).
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

de continuidad no excluye la existencia de saltos cualitativos; lo que explica es


que, junto a ellos, existen continuas transformaciones imperceptibles a los sen-
tidos, o aquellas que no alteran las cualidades de los factores del sistema que se
transforma. Tanto los cambios de grado como de clase coexisten en la naturale-
za. Darwin ofrece una buena explicación de la combinación de éstos con las di-
ferencias cuantitativas en el análisis del proceso de especiación que, siendo un
proceso muy gradual, implica la aparición de numerosas variedades como
preámbulo a la formación de especies. Darwin encuentra que es extremadamen-
te difícil definir, de acuerdo con la metodología tipológica tradicional en biolo-
gía, cuándo tenemos una variedad y cuándo una especie. Desde luego esto no es
en la totalidad de los casos, pero la cantidad de excepciones es suficientemente
significativa como para concluir que las definiciones tajantes de especie, y de
variedad sean muy difíciles de dar.2 Su visión totalizadora se contradice con la
estrecha visión pre-evolucionista. En sus borradores de El Origen de las Especies
encontramos un capítulo dedicado al asunto (Darwin 1987, 387-462). Allí afirma:

pero además de la extrema dificultad para decidir en algunos casos cuáles formas de- 13
bemos catalogar como especies y cuáles como variedades, veremos que hay una gra-

EDITORIAL
dación tan insensible, que va de la esterilidad estricta a la fertilidad perfecta, que es
de lo más difícil trazar una línea de demarcación entre las dos[…] (Darwin 1987, 388).

Darwin, con esto, se aproxima a una visión dialéctica y comienza a romper con
la concepción tipológica tradicional en taxonomía, imperante cuando menos
desde tiempos de Carl Linnaeus.

Pruebas paleontológicas de la evolución


Los estudios científicos de los fósiles existentes desde el siglo XV (Rudwick
2008, 201-241), estuvieron carentes de una visión de la unidad espacio-tempo-
ral y de un punto de vista relacional. Esta deficiencia se perpetúa durante todo
el tiempo en que prevaleció una concepción fijista y creacionista del mundo. El
pensamiento revolucionario del darwinismo aportó de nuevo una salida cohe-
rente a aquel problema desde la totalidad dinámica espacio-tiempo.
Darwin establece una relación temporal y de continuidad entre los distintos
estratos geológicos; es decir que en su análisis relacional se pueden conocer
eventos en la historia de la Tierra; luego establece la existencia de una relación

2  El desarrollo post-darwiniano de la genética, la ecología y la biología molecular, si bien


han provisto muchas luces sobre los procesos de especiación, han encontrado muchos
problemas, como los descritos por Darwin, para poder determinar claramente la diferencia
entre variedad y especie. Véase por ejemplo (Ptacek y Hanksion 2009, 177-207).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

temporal análoga a la de los estratos entre los fósiles que en cada uno de ellos
se encuentran, y por lo tanto prueba que han existido cambios en las especies
que han poblado la Tierra en otras épocas; finalmente, establece una correspon-
dencia entre las edades de los estratos y las de los fósiles, pero a diferencia de
cualquier otra interpretación geológica o paleontológica previa, se la ve como
una relación espacio-temporal cambiante.
Darwin logra, con este análisis del registro fósil, una innovación en el pen-
samiento científico: de una simple distribución espacial de artefactos se pasa a
una distribución espacio-temporal de organismos antiguos. De una descripción
de objetos misteriosos se pasa a una explicación coherente, materialista y ver-
dadera de procesos y actividades comprensibles en el complejo espacio-tiempo.
La dirección darwiniana hacia el pensamiento integrador, interdisciplinario y
totalizador es manifiesta.

Elementos conservadores
14 Sin embargo, al elaborar la explicación teórica para el fenómeno cuya existencia
real ya había mostrado la evolución biológica, Darwin se aparta de esta concep-
EDITORIAL

ción altamente dinámica contenida en las pruebas de las que arriba hablamos.
Sin renunciar a su concepción materialista, Darwin se apoya en una serie de ca-
tegorías de análisis y explicaciones provenientes de la economía política.
Este componente de la teoría de la evolución es importante de ser tratado
con cierto detalle porque lo que ocurre es que Darwin no se puede desprender
completamente de una visión del mundo mistificada y fetichizada, atravesada
por las categorías fundamentales de la economía política: propiedad privada,
mercancía, dinero, sobrepoblación, escasez, territorialidad, beneficio, éxito,
egoísmo. El principal problema de todo esto es que Dawin incurre en una falacia
ideológica al incorporar estos elementos como la parte central de la teoría, es
decir, en pensar que los comportamientos de los individuos de todo el mundo
vivo se corresponden con los de ciertos seres humanos que viven dentro de y a
costa de las relaciones de producción-circulación-consumo propias del capita-
lismo. Es decir, en pensar que se trata de relaciones y categorías puestas por la
naturaleza y que por ello son eternas e inmutables. Se trata, una vez más en
la historia de la ciencia, de un proceso de imposición a la realidad del mundo
material de una idea preconcebida; de una inversión en la relación entre el su-
jeto cognoscente y su objeto o sistema de estudio. El sujeto cognoscente, en
este proceso, imagina una situación en la que la realidad percibida es despojada
de su explicación histórica y concebida como si fuera toda la realidad, como si
estuviera compuesta de elementos eternos. Esto, que en general lleva a la
­conformación de lo que se da en llamar “falsas conciencias”, es un elemento
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

­inconsistente en la teoría darwinista por cuanto se trata de una teoría del cam-
bio continuo y profundo, pero que es explicada en función de categorías y pro-
cesos que se pretenden constantes e incambiables.
Una de las más ampliamente tratadas es la influencia de la teoría demográ-
fica de Thomas Malthus. Como es ampliamente conocido, Darwin encontró en la
aparente contradicción población-recursos, la explicación para el proceso evo-
lutivo por medio de la selección natural. Brevemente resumida, la explicación
malthusiano-darwinista sería la siguiente:

  1. En el mundo vivo la capacidad de crecimiento de las poblaciones es mucho


mayor que la que tienen los recursos para la subsistencia.
 2. Esto crea una situación de escasez permanente, más acusada en algunos
momentos que en otros, pero permanente.
  3. En esta situación, se genera necesariamente una lucha por los pocos recur-
sos disponibles, la cual es explicada como “lucha por la existencia”.
  4. Son los individuos mejor preparados para la lucha los que salen victoriosos,
mejor adaptados a las hostiles condiciones del medio, y por ello capaces de 15
generar una mayor progenie, en contraste con los más débiles y desadapta-

EDITORIAL
dos, que tenderán a desaparecer.

El análisis y debate sobre la influencia de Malthus en Darwin es muy amplio


(Schweber 1977; 1980; Greene 1977; Todes 1989; Young 1969; 1971; 1973; Mu-
ñoz Rubio 1999). El punto no es trivial pues, en palabras del propio Darwin, fue
con su lectura de Malthus como llegó a concebir su teoría de la selección natu-
ral. Es interesante considerar que en su autobiografía, Darwin menciona que esa
lectura la hizo “para entretenerse” (Darwin 1958 [1892], 42), por lo cual el papel
de la teoría del demógrafo británico en la de la evolución ha tendido a ser mini-
mizado en ocasiones.
Es muy dudoso, por decir lo menos, que realmente Darwin haya leído ese
tedioso y largo texto (Malthus 1971) sólo para entretenerse, quizás en un
­momento de aburrimiento. Lo que en el fondo explica la incorporación de los
elementos malthusianos en la teoría darwiniana es que Darwin se encontraba
fuertemente identificado con la visión del mundo de Malthus, con la idea de que
la escasez es eterna, que la competencia y el espíritu guerrero y egoísta son atri-
butos naturales en todo organismo. De hecho se trata de la misma visión y aun-
que haya sido enormemente fértil a lo largo de las décadas, eso no oculta su
carácter ideológico (Young 1969; 1971; 1973).
La otra influencia de la economía política proviene de Adam Smith (1954
[1776-1778]). Aunque menos o nada explícita en la obra de Darwin, no puede ser
negada. Esta influencia es clara en el concepto darwiniano del progreso. Según
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

él, que para empezar admite que la evolución es un proceso progresivo “hacia
la perfección”, este progreso ha de ser medido en una tendencia general a la di-
visión de funciones en la evolución. Adam Smith hablaba en La Riqueza de las
Naciones de una tendencia natural al incremento en la productividad del traba-
jo, el cual tiene su expresión en la manufactura. Entre mayor sea la división de
funciones en el proceso de fabricación de un artículo cualquiera, más rápida-
mente se producirá y, obviamente, la riqueza material habrá de aumentar (Smith
1954 [1776-1778], vol. I, 4-19) por lo cual, según Smith, el trabajo manufacture-
ro sería también el más natural posible, dado que correspondería a la tendencia
natural del ser humano a comerciar e intercambiar (y entre mayor fuera el volu-
men de la producción mayor sería el del comercio).
Darwin toma esta noción de progreso. Si bien no menciona explícitamente a
Smith sino a Von Baer, el origen y transmisión de tal noción proviene de Smith
(Darwin 1981 [1871], vol. I, 211). En el mundo de los seres vivos existe esta ten-
dencia a aumentar la división de funciones, o la especialización. Se puede cons-
tatar a dos niveles: a escala individual y a escala de comunidad biológica. En el
16 primer nivel, existe la tendencia de las especies a evolucionar de manera que los
individuos desarrollen partes especializadas para realizar una y sólo una fun-
EDITORIAL

ción, o al menos que ésta esté diferenciada de las de otras partes de su cuerpo.
Esto es claro cuando se analiza la estructura de animales o plantas denomina-
dos “superiores”, residiendo su superioridad justamente en esta división de
funciones. El otro nivel estaría dado por la división de funciones de las diferen-
tes especies que viven en un área geográfica (muchas de las cuales de por sí
pueden poseer una especialización de acuerdo con el primer criterio). Entre más
divididas estuvieran las funciones al interior de una comunidad biológica, los
escasos recursos para la supervivencia podrían repartirse de manera más efi-
ciente y disminuir temporalmente los efectos de la selección natural y de la lu-
cha por la existencia, si bien este estado sería temporal, dada la inevitabilidad
de la ley malthusiana.
De nuevo, la identificación de Darwin con principios de la visión burguesa
del mundo, con el ethos competitivo e individualista, es evidente.
El tercer elemento ideológico que tenemos en Darwin es el de su teoría de la
selección sexual. En ella explica que se trata de un proceso subordinado a, y me-
nos severo que el de la selección natural y que consiste en la lucha de los ma-
chos por la posesión de las hembras, a fin que sean seleccionados individuos
más aptos de uno y otro sexo dentro de una misma población (Darwin 1964, 87-
90). Al aplicar esta teoría al ser humano, Darwin naturaliza el carácter activo,
emprendedor, agresivo de los hombres y el carácter fundamentalmente pasivo
y reservado de las mujeres (Darwin 1981, vol. I, Part II, 253-320; vol. II, Part II,
316-384). Esto va acompañado de una naturalización de las binariedades
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

­ ombre/mujer, y masculino/femenino; es decir, de la asignación de una función


h
sexual naturalmente determinada, proveniente de la binariedad macho/hembra
para denotar una función fundamentalmente reproductiva de la sexualidad,
todo esto lejos está de ser un atributo natural de unos y otros y más bien es una
extrapolación ideológica del comportamiento sexual dominante en la sociedad
patriarcal-victoriana en la que él vive.
Las anteriores consideraciones son un apretado resumen de aquellos pun-
tos que, a pesar de haber mostrado una capacidad heurística muy grande, han
atravesado los más de 150 años transcurridos desde le publicación de El Origen
de las Especies con el carácter de un discurso de dominación más que con el de
una verdad o aproximación a una verdad científica. El triunfo de las visiones
neo-darwinistas, que explican la evolución solamente en función de la adapta-
ción, producto de la selección natural, a su vez causada por la variabilidad ge-
nética, llevaron a fortalecer la naturalización de estos conceptos. Los avances
en genética, biología molecular y psicología ocurridos en décadas más recientes
fueron orientados en muchos casos a reforzar estos principios ideológicos-pa-
triarcales-individualistas. 17
El neodarwinismo, conocido también como “síntesis moderna”, resultado de

EDITORIAL
la fusión de la teoría darwinista de la selección natural con la genética mende-
liana, representó un impulso decisivo al estudio de la evolución biológica, una
profundización conceptual y práctica de formidables dimensiones y producción
científica.
Sin embargo, se desarrollaron asimismo ciertas líneas de estudio e investi-
gación caracterizadas por un reduccionismo y una vulgaridad marcadas, sobre
todo en lo que respecta al comportamiento social de los animales, incluyendo
desde luego al ser humano. En estas líneas se expresa un genocentrismo claro,
atribuyendo a la conducta una base genética y naturalizando, una vez más, va-
lores, principios y prácticas propias de sociedades patriarcales y del capitalismo.
De entre los campos de conocimiento e investigación desarrollados destacan la
etología, impulsada por Konrad Lorenz y Niko Tinbergen (Lorenz 1982 [1963];
Lorenz 1986; Tinbergen 1975 [1951])3 en los años cincuenta y sesenta del siglo
pasado; la sociobiología, defendida por Edward O. Wilson (1975; 1978) y Richard
Dawkins (1976), cuyo auge tuvo lugar a partir de 1975, y la más reciente de
ellas, la psicología evolutiva, de inicios de los años noventa a la actualidad, y
que tiene en Steve Pinker, David Buss, Randy Thornhill, Leda Cosmides, Jerome
Barkow y James Tooby, entre otros, a sus máximos representantes (Barkow, Cos-
mides y Tooby 1995; Thornhill y Palmer 2006). Estos casos merecen atención

3  Un autor que muestra con gran elocuencia las coincidencias entre la etología y la socio-
biología es Lerner (1992).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

especial porque, debido al peso dominante que tienen los elementos ideológi-
cos, es que podemos hablar de verdaderas pseudociencias del determinismo
biológico.

La lucha del reduccionismo contra la visión totalizadora


Esta rápida descripción de los puntos que suscitan la tensión que observamos
en la teoría darwinista es importante porque es uno de los factores centrales
que ha permitido el desarrollo del programa evolucionista. En muchos sentidos
se han venido haciendo cuestionamientos a las expresiones contemporáneas de
la ideología inserta en el evolucionismo. Entendemos por contemporánea a la
biología evolutiva desarrollada a partir de 1953, con la determinación de la es-
tructura tridimensional de los ácidos nucleicos, por parte de J. Watson y F. Crick
(1953a; 1953b).
Las expresiones reduccionistas en el evolucionismo se caracterizan por una
fetichización (en el sentido marxista del término) de las unidades de transmi-
sión de información genética, y por una concepcion “neo-preformista” del creci-
18 miento de los organismos.
Con respecto al primer punto, la llamada “sintésis moderna” o teoría neo-
EDITORIAL

darwinista de la evolución surge con la preocupación de entender cuáles son los


mecanismos precisos de transmisión de información genética y de variación de
la misma. En ese sentido resultan fundamentales los trabajos de G. Mendel
(1866), pues explican justamente aquello que Darwin nunca logró explicar:
¿cómo se transmite la información de una generación a otra?
La deficiencia principal de estas explicaciones “genocéntricas” es que, por
una parte, conciben a las unidades de transmisión genética como entes que pue-
den prescindir de todo lo demás que las rodea para realizar sus funciones. Es
decir, los ácidos nucleicos y los genes que los integran, pueden existir por sí
mismos, no requieren de ninguna relación para realizar sus funciones, se explican
a sí mismos. La cumbre de esta explicación se encuentra en el llamado “dogma
central de la biología molecular”, propuesto por Crick en 1970 y en donde se
explica, como mecanismo universal, la transmisión de información del DNA al
RNA y de ahí a la proteína, pero además se explica que existe una perenne capa-
cidad del DNA para autorreplicarse, para existir por sí misma (Crick 1970). Esto
es la quintaesencia de las concepciones fetichistas y fetichizadas del mundo,
las cuales tienden un velo que impide conocer el conjunto de las relaciones exis-
tentes en un fenómeno cualquiera y, en cambio, sólo atienden a lo que es mera
apariencia inmediata, tomándola por esencia, lo cual es una deficiencia constan-
te en la concepción burguesa del mundo.
Al negar con todo esto las influencias exteriores a estas moléculas en la
transmisión y variación, se postula que las unidades “esenciales” se encuentran
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

encapsuladas, apartadas del medio externo. Esto es una deficiencia íntimamente


ligada a lo mencionado arriba, pues se concibe que el organismo entero está ya
diseñado en sus genomas, que los genomas son el organismo mismo preforma-
do. Que al prescindir de toda relación, los genomas preexisten a las condiciones
ambientales en las que se han de presentar en su condición de individuos, no
habiendo una modificación fundamental entre la suma de las codificaciones ge-
néticas y el individuo como tal, que éste es la proyección cuantititiva de su
­genoma. Si (de acuerdo con la concepción pan-seleccionista, propia de la sínte-
sis moderna) el individuo está adecuadamente adaptado o no a sus condiciones
de existencia, y por lo tanto es capaz o no de sobrevivir y dejar o no una proge-
nie numerosa, eso será causado por esas mismas condiciones, las cuales se le
imponen unilateralmente al organismo, pero sin que exista ningún vinculo efec-
tivo con él, pues éste y el ambiente siguen existencias separadas.
Se trata de algo más que la influencia de la filosofía de René Descartes sobre
el evolucionismo. No es la obra de una persona aislada la que influye sobre la de
otra, no es la interacción de teorías en ausencia de sujetos, es la manifestación
de una contradicción persistente en la cultura burguesa consistente en buscar y 19
encontrar explicaciones dinámicas del mundo, pero negándolas tan pronto no

EDITORIAL
puedan ser explicadas en función de las categorías y valores de la economía de
mercado y la filosofía patriarcal, consideradas falsamente como principios na-
turales y no históricos.
De ese modo, el evolucionismo reduccionista, al separar al organismo de su
ambiente, al concebir al individuo o al gen como la unidad de la evolución, re-
producen la añeja costumbre de entender a las partes separadas del todo y al
todo como la suma de aquellas; al todo como expresión cuantitativamente au-
mentada de la propiedad esencial de la parte (Descartes 1995 [1647]; (1996)
[1637]). Es decir, rehusarse a pensar que en el trascurso del tiempo aparecen nue-
vas propiedades en los sistemas en evolución. Reproduce la añeja costumbre
de pensar en las relaciones causa-efecto como relaciones unitarias, en las que el
efecto es causado por una y sólo una causa, que es posterior a la causa y que
siempre es el mismo. Concepciones ambas provenientes del mecanicismo de la
física clásica; las cuales son excelentes y fructíferas cuando se trata de resolver
problemas de cuerpos simples e inanimados, pero limitadas cuando se estudian
sistemas complejos como los organismos y sus relaciones espacio-temporales.
En contra de semejantes enfoques, se ha venido desarrollado una corriente
a la que bien podríamos llamar “contra hegemónica” que pone el acento en las
relaciones de los seres vivos, en vez de en sus esencias. Es decir, de acuerdo con
este enfoque el estudio de los seres vivos debe centrarse en la valoración de la
totalidad, en vez de la de las “moléculas maestras”, cuya maestría o magistrali-
dad queda de hecho en cuestión.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Una revisión completa de todos estos trabajos requeriría de un espacio mu-


cho más amplio del que aquí se dispone, pero sí es posible citar los ejemplos
más relevantes y sus variantes.
Pueden citarse los trabajos de A. I. Oparin sobre el origen de la vida, pues se
encuentran entre los primeros que enfrentan al reduccionismo en biología (Opa-
rin 1972 [1938]; 1953 [1938]; 1973; 1978). Oparin rechaza que este proceso
haya sido el resultado de una adición meramente mecánica en el que espontá-
neamente diversos componentes moleculares se ensamblaron para dar lugar a
una molécula que contuviera capacidades de transmisión de información y que,
por tanto, constituyera la “esencia de la vida”. Considera insuficiente esta expli-
cación y la sustituye por un modelo de integración de complejos polimolecu­
lares —les llama coacer­vados (co-pooled )— actuando en sistemas existentes en
el medio acuoso, pero separados de él a la manera de gotas de aceite. Tales sis-
temas polimoleculares con separación de fase son, de acuerdo con Oparin, las
estructuras más adecuadas para lograr una interacción totalizante entre todos
los elementos existentes. El resultado no es tanto el surgimiento de una o dos
20 moléculas de jerarquía mayor a las demás (el ADN y el ARN), sino más bien una
totalidad de elementos que se relacionan produciendo una sucesión de saltos
EDITORIAL

cualitativos.
Así ocurre en el paso de las moléculas desnudas existentes en el medio
acuoso a los sistemas polimoleculares primitivos, a los probiontes y de ahí a los
eubiontes, o sea, los primeros organismos. En todos estos pasos, al aumento
cuantitativo de las moléculas existentes y sus interacciones llevan a la adquisi-
ción de formas de organización con principios y reglas propias de este estadio
evolutivo, los cuales no pueden ser entendidos en función de las reglas del nivel
o estadio anterior. Se trata de una sucesión de negaciones y auto-negaciones
dialécticas en la que aparecen nuevas propiedades, en vez de la simple expan-
sión cuantitativa de esa propiedad esencial concebida como tal por el meca­
nicismo.
La crítica de Oparin a este punto de vista pasa por la constatación de que,
en ausencia de relaciones, ningún ente lleva a cabo función alguna, o aun más,
ni siquiera tiene sentido pensarlo, pues su existencia carece de sentido (de la
misma manera que no tiene sentido pensar en un ser humano total y permanen-
temente aislado de los demás). Los ácidos nucleicos y sus genes requieren de un
ambiente en el cual tenga sentido su existencia, pero con ello la primacía de esa
molécula pasa de la molécula misma al conjunto del proceso. Tal es una de las
contribuciones más trascendentales de Oparin. Con mayor o menor indepen-
dencia de su obra, esta tesis contenida explícita o implícitamente en su obra, se
va a expresar por otros evolucionistas en décadas posteriores.
Existen otras expresiones más contemporáneas de esta visión de la totalidad.
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

Los trabajos de Lynn Margulis sobre la llamada Teoría Serial Endosimbiótica (Mar-
gulis 1971; 1993; 1997), ponen las bases para una comprensión de la evolución
en función, no de la competencia y la hostilidad permanentes, sino en la coope-
ración, que tiene en el origen de la célula eucarionte a uno de sus más claros
ejemplos.
Susan Oyama y su Teoría de Sistemas en Desarrollo, en el cual refuta la tesis
de la existencia separada de lo “natural” y lo “aprendido”, ambas categorías de-
ben desecharse y en su lugar ubicar al desarrollo integral e incluyente como el
elemento central del proceso de la vida. Oyama acuña el concepto de “interac-
ción constructiva” para referirse a una constante introyección de factores y pro-
cesos de unas entidades de los organismos en otras, lo cual es un planteamien-
to dialéctico claro en el que las interacciones entre los opuestos alcanzan un
nivel que supera el de la simple interacción, casual y puntual, para convertirse
en una forma de construcción de todo un sistema vivo, lo cual implica la inte-
gración con su ambiente (Oyama, Griffiths y Gray 2001; Oyama 2000; 2002).
Ya que se menciona esta modalidad del enfoque evolucionista, se debe men-
cionar la obra de Richard Levins y Richard Lewontin, en la que aplican explícita 21
y conscientemente los principios dialécticos extraídos de Friedrich Engels y Karl

EDITORIAL
Marx (y su raíz hegeliana), especialmente los del primero de ellos dos (Levins y
Lewontin 1985; 2007; Lewontin 2000; Levins 2007). De ese modo, observan el
mundo vivo y su evolución desde luego contra un enfoque reduccionista, pero
en su construcción de una visión dialéctica que contiene varias negaciones y
superaciones dialécticas: primeramente supera y niega al reduccionismo en una
visión relacional; pero, además, se supera y niega la concepción relacional como
una concepción “interaccionista”. En su lugar, estos autores la presentan
como un mundo de interpenetraciones; es decir, es un proceso simultáneo en el
que la afirmación de la existencia y funciones de un componente del mundo
vivo al que llamariamos “A” (que puede ser desde el gen al ecosistema) y al que
sólo se le comprende en función de la existencia de su contraparte, es decir del
o los componentes que son la negación, ontológicamente hablando, del prime-
ro; de todos aquellos que son no-A, pero que al ser su negación, su ser-Otro, son
su relacionalidad, son su estar contenido en el Otro, ser el Otro al tiempo de ne-
garlo. Las partes están interpenetradas entre sí y con el todo, resolviendo con
ello el problema añejo de si el todo equivale numéricamente a la suma de las
partes, mostrando que no es lo mismo el todo de sistemas simples inanimados
al de sistemas complejos como los vivientes.
Levins y Lewontin muestran cómo el concepto de interpenetración también
nos lleva a comprender lo errado del programa adaptacionista, que postula que
las adaptaciones son consecuencias universales de la evolución. Tal tesis está
enraizada en una concepción de la evolución en la que los organismos y el
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­ mbiente llevan existencias separadas. Levins y Lewontin criticaron esto. El


a
­segundo de ellos establece que en realidad lo que sucede es que existe una co-
construcción tanto de organismo como de ambiente en la que los dos elementos
se encuentran profundamente imbricados; el organismo selecciona sus ambien-
tes tanto como estos a los organismos; el papel activo de la evolución no puede
ser ceñido al del ambiente, que deja al organismo en el papel de objeto pasivo
(Lewontin 1983). Se trata de una relación sujeto-objeto en el que los papeles de
uno y otro se intercambian y alternan, renunciando a la idea de que debe haber
un lado de la relación que permanentemente se esté adaptando a lo que el otro
lado —presentado como activo siempre— esté disponiendo. Más aún, esta tesis
de Lewontin es un argumento demoledor en contra del adaptacionismo estricto
porque niega que en la naturaleza hayan preexistencias. El adaptacionismo sos-
tiene implícitamente que los organismos sobrevivientes a la selección natural
subsisten porque están capacitados para resolver problemas, problemas que
preexisten a ellos mismos, como si existiera una direccionalidad de la evolución
en la que las condiciones de vida estuvieran puestas de antemano o “decididas”
22 para que los organismos expresen las instrucciones que ya de antemano tenían
para adaptarse a un ambiente cuya existencia era inexorable.4
EDITORIAL

Finalmente, y como una de las más recientes aportaciones a la crítica al re-


duccionismo biológico, tenemos la de Eva Jablonka, en defensa de las concep-
ciones neo-lamarckistas (Jablonka y Lamb 1995; 2005; Gissis y Jablonka 2011;
también ver artículo de Jablonka en este número de INTERdisciplina). De acuer-
do con el modelo de Jablonka, las tesis del neodarwinismo se han comenzado a
quebrar ahí donde no ha sido capaz de mostrar la universalidad de la herencia
dura y de la variación al azar, verdaderos pilares de la síntesis moderna. Sin ne-
gar la existencia de esas formas de variación ni de herencias, manifiesta la exis-
tencia paralela y/o simultánea de otros procesos. Algunos de ellos, principal-
mente epigenéticos, permanecen ligados a los genomas pero autonomizados de
ellos, y en cambio mediados y dirigidos por las condiciones ambientales. Otros
procesos evolutivos son francamente independientes de aquéllos, como en la
evolución conductual y simbólica o cultural. Las herencias aquí se han separado
totalmente de la cadena secuencial ADN-ARN-Proteína.
Las consecuencias de esta resurrección del lamarckismo son, desde luego,
impredecibles, lo que está claro es que se trata de una modificación radical en
la teoría de la evolución. Una modificación que está minando seriamente mu-
chas de las bases de la teoría neodarwinista. La existencia de dos teorías con

4  Para un análisis del adaptacionismo consúltense: (Williams 1966; Lewontin 1985;


Lewontin 1978; Gould y Lewontin 1979; Gould y Vrba 1982; Lewens 2009; Sober 1996; Ki-
mura 1983; Kimura 1992).
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

validez simultánea es algo que no se había dado antes en el campo de la evolu-


ción biológica. Es cierto que el propio Darwin admitió en reiteradas ocasiones
que su teoría de la selección natural pudiera no ser la única válida y que podrían
encontrarse casos en los que los principios de Lamarck funcionasen, pero
Darwin pensaba en esto como situaciones o casos excepcionales. En la lucha
posterior entre lamarckistas y darwinistas, correspondería a estos últimos afir-
mar que hay una y sólo una teoría válida: la neodarwinista, que la forma de
transmisión de información corresponde básicamente a la develada por G. Men-
del y que el mecanismo de evolución se basa en la selección natural, con las
­correspondientes adaptaciones. El resto de la historia está marcado por una riva-
lidad entre las dos teorías en la que el lamarckismo tenía perdida irremediable-
mente la lucha, pues a estas alturas no podría desplazar al neodarwinismo como
teoría de la evolución.
Pero las investigaciones y postulados de Jablonka muestran otra cosa: la
existencia de dos teorías de la evolución juzgadas como incompatibles entre sí,
no sólo no son así, sino que ayudan a reforzar el programa de investigación evo-
lucionista, y lo hacen más fructífero; incrementan su capacidad heurística. So- 23
bre todo, lo que Jablonka muestra es que, tratándose de sistemas complejos

EDITORIAL
como los vivos, la multiplicidad de caminos, planos, direcciones de sus proce-
sos, la interpenetración espacio-tiempo y la unidad organismo-ambiente, son
algo tan constante y contundente que carece de sentido seguir intentado las ex-
plicaciones monistas y de relaciones causa-efecto de uno a uno.
Por útimo, hay que señalar que este tipo de aportaciones contrarias al reduc-
cionismo están minando las bases de lo que podriamos llamar el modelo geno-
céntrico, o de herencia dura como mecanismo universal de transmisión de infor­
mación. Concretamente se pone en cuestión la validez universal de los modelos
de flujo final de información DNA-RNA-Proteína; los modelos de determinación
genética en relaciones de un gen-una proteína, las relaciones genotipo-fenotipo
en las que uno y otro están fragmentados en partes independientes entre sí y
que posibilitan la transimisión fragmentada de información en un sistema siem-
pre cerrado, aislado.
El caso del citado dogma central de la biología es interesante porque mues-
tra cómo concepciones del mundo reduccionistas, con un carácter de clase cla-
ro, son parte de la construcción de modelos científicos aparentemente desco-
nectados o independizados de intereses ideológicos, económicos o políticos
pero que tarde o temprano son retomados por quienes tienen evidentes intere-
ses de ese tipo. Nos referimos para este caso a la manera como los apologistas
de la industria de la agrobiotecnología defienden de la manera más acrítica el
concepto tradicional de gen y el dogma central de la biología molecular, igno-
rando los crecientes cuestionamientos a su validez universal.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Hacia la construcción de una teoría de la evolución biocultural


Los nuevos desarrollos en biología evolutiva están dando pie a un puente entre
las ciencias biológicas y las ciencias sociales. La búsqueda de tal vinculación no
es una novedad, ya que desde hace tiempo existen proyectos interdisciplinarios
que vinculan aspectos de los dos ámbitos. Publicaciones como Human Ecology,
editada desde 1974, justamente enfocan las implicaciones biológicas de diná-
micas sociales y, a la vez, los efectos sociales derivados de transformaciones de
la flora y fauna. El materialismo cultural y la antropología ecológica, también
desde los años setenta o incluso antes, destacaban la importancia de pormeno-
rizar los efectos ecológicos de las prácticas culturales. La etnobiología, antro­
pología médica y bio-semiótica son otros campos cuyo objeto de estudio fusio-
na lo social y lo biológico. En fin, los procesos involucrados para que surgiera la
evolución bio-cultural como tema de investigación, así como los distintos enfo-
ques teórico/metodológicos con los cuales se aborda, son materia para un tra-
bajo mucho más extenso de lo que puede abordar este editorial. Los renglones
a continuación se limitan a discutir posturas recientes sobre la dicotomía per-
24 sona/organismo, por una parte, y a reflexionar sobre la recepción de la teoría de
construcción de nicho —por lo menos en lo que concierne al ser humano— en
EDITORIAL

las ciencias sociales, particularmente la antropología.


Interpretaciones seleccionistas de la cultura humana ya figuraban en el Ori-
gen del hombre de Charles Darwin, y articularon el llamado darwinismo social
de finales del siglo XIX y principios del XX. Ciertamente, desde la década de los
treinta del siglo pasado antropólogos como Franz Boas vieron un trasfondo
­racista en tales interpretaciones y rechazaron explicar la cultura desde pers­
pectivas biológicas. La independencia de las dinámicas culturales respecto de
la  evolución biológica ha sido, desde entonces, un principio integrador de la
­antropología (Ingold 2004; Schultz 2014; ver también Schultz en este número
de INTERdisciplina). Resulta curioso, entonces, que sean antropólogos (como In-
gold y Schultz) quienes ahora teorizan sobre la evolución bio-cultural (o bio-
social), a partir de ciertos desarrollos novedosos de la biología evolutiva. Lo
nuevo en el tendido de puentes entre las ciencias de la vida y las ciencias socia-
les no estriba en el afán por tenderlos, sino en la clase de vinculaciones que es-
tán surgiendo.
La teoría de Darwin replanteó de manera radical el lugar del ser humano en
la naturaleza. Mientras los científicos del siglo XVIII vislumbraban una diferen-
cia de tipo entre las facultades cognitivas humanas y las de los animales, Darwin
propuso que tales diferencias son de grado. Si en el siglo XVIII se explicaba la
diferencia entre el “salvaje” y el “civilizado” en términos de desarrollos des-
iguales dentro del mismo tipo —al primero todavía le falta desplegar su poten-
cial intelectual para alcanzar al segundo—, para Darwin la separación entre el
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

civilizado y el salvaje podría ser muy grande, pero con un sinnúmero de gra­
daciones entre ellos. La distancia entre el salvaje más bruto y el simio más inte-
ligente, si bien es más grande aún, igualmente comprende un alud de gradacio-
nes. De cualquier manera, las facultades mentales del primero, con todo y su
humanidad, están más próximas a las de los primates superiores que las facul-
tades de un europeo civilizado. La prosa de Darwin en el tercer capítulo de The
Descent of Man no da lugar a equívocos.
Esta perspectiva servía a proyectos colonialistas encaminados a ejercer una
tutela sobre aquellos pueblos considerados salvajes y, a modo de justificación,
civilizarlos. Pero no sólo se trataba de instruirlos, sino de identificar y segregar
a los colonizados más prometedores, y promover que estos seleccionados se
aparearan y tuvieran hijos, pues según el argumento, las facultades cognitivas
se heredan. Por ejemplo, el darwinista y matemático Karl Pearson (1904), uno de
los fundadores de la revista Biometrika, consideraba que un sistema de educa-
ción pública para el Imperio Británico cumpliría muy bien la función de mejorar
la inteligencia de los súbitos del rey, con el paso de las generaciones. Tal resul-
tado, pensaba, no sólo se consigue por la labor educativa, sino también por el 25
papel socializador de la escuela. Los excesos de los programas eugenésicos y las

EDITORIAL
luchas de liberación nacional contribuyeron a que el enfoque concerniente a las
diferencias de grado de las facultades cognitivas entre primates superiores, hu-
manos “salvajes” y humanos “civilizados”, menguara después de la Segunda
Guerra Mundial. De nueva cuenta cobró relevancia la postura de que la cogni-
ción humana es una característica de tipo distinto a la cognición animal.
Sin embargo, comenta Ingold (2004), el alejamiento de posturas racistas, si
bien un logro justo y necesario, derivó en un impasse conceptual en la antropo-
logía: se acepta que la evolución biológica sirve para dar cuenta del surgimiento
del ser humano a partir de sus ancestros primates, pero una vez que el Homo
­sapiens poblara la Tierra, las variaciones conductuales y cognitivas se circuns-
criben al ámbito de la cultura. La biología da paso a la historia. El devenir de la
humanidad, por tanto, se concibe en dos fases distintas: una donde la evolución
por selección natural y modificación de la descendencia da lugar al andamiaje o
sustrato orgánico —morfo-fisiológico— que sustenta las facultades mentales su-
periores que todos los seres humanos poseen o pueden desarrollar, y otra fase
donde se despliegan dichas facultades en prácticas y construcciones culturales.
Al plantear las cosas así, el umbral de la primera fase a la segunda cobra espe-
cial atención como objeto de estudio. Sin embargo, es un objeto al que ya no se
tiene acceso, dado que ha quedado en un pasado remoto, y a lo que más se pue-
de aspirar es a investigar un símil actual e identificar o revelar aquellas propie-
dades (esenciales) que, plausiblemente, podrían proyectarse al pasado, como si
también fuesen propiedades de aquel momento umbral. Muchos estudios sobre
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

pueblos cazadores-recolectores del presente tienen ese cometido: visto con


cierta ironía, podría decirse que la antropología también cuenta con sus “orga-
nismos modelo”.
Mantener la dualidad de lo cultural versus lo biológico sirve bien al propó-
sito de demarcar ámbitos disciplinarios, pero si lo que se pretende es una com-
prensión integral de la vida humana, genera más problemas de los que resuelve.
El ser humano es un ser social y también un ser biológico: es persona y organis-
mo. En lugar de mantener la dicotomía, ¿acaso no sería mejor otro concepto de
persona que abarque y fusione el desarrollo vivencial y el desarrollo ontogéni-
co? Semejante cambio de perspectiva sitúa a la persona en un campo de interac-
ción social —esto es, de relaciones intersubjetivas, sean presenciales o media-
das por artefactos culturales— y la concibe como entidad integrada por diversas
trayectorias (psíquicas, emocionales, fisiológicas, comunicativas, socializado-
ras) de maduración y crecimiento. La persona es, entonces, un nodo en desarro-
llo, dentro de un campo relacional dinámico, que se transforma en sintonía con
el desarrollo del nodo (Ingold 2000, 4).
26
EDITORIAL

Construcción de nicho
El despliegue acoplado del ser vivo y su entorno ocupa un lugar protagónico en
la teoría de construcción de nicho (Laland et al. 2000; Odling-Smee et al. 2003;
Kendall et al. 2011; O´Brien y Laland 2012), teoría vinculada a la evolución del
desarrollo. En ella, el ambiente no es una mera instancia externa que influye
el ciclo de vida del organismo, o un medio de factores bióticos y abióticos en el
que éste vive. Se plantea que las actividades del organismo contribuyen a mol-
dear el ambiente en que vive, es decir, participa en la construcción de su propio
entorno. Ahora bien, en la interpretación de la llamada síntesis moderna, el am-
biente pone las presiones selectivas que limitan o posibilitan la r­ eproducción y
supervivencia del organismo en cuestión; lo interesante, desde la perspecti-
va de la construcción de nicho, es que al modificar y participar en la construc-
ción de su ambiente, el organismo modifica el régimen de presiones ­selectivas
que se ciernen sobre él. Además, el nicho construido se hereda a generaciones
­posteriores, como una suerte de patrimonio que se le brinda al conjunto de des-
cendientes. Tal herencia ecológica —así se le denomina— complementa a la he-
rencia genética.
En lo concerniente al Homo sapiens, las actividades orientadas a construir el
ambiente humano abarcan las prácticas culturales relativas a la producción de
alimento, vestido y vivienda, pero también incluye aquellas vinculadas con
el aprendizaje y la enseñanza, la producción simbólica y el establecimiento de
instituciones y normatividades. Operan, por tanto, varias herencias, a saber:
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

Construcción de nicho
Conjunto de Población de
At genes de la desarrollo Cultura diversos
t población fenotipos
Selección natural
Herencia ecológica

Herencia genética

Herencia cultural
Tiempo

Construcción de nicho
Conjunto de Población de
t+1 genes de la
At + 1
desarrollo Cultura diversos
población fenotipos
Selección natural

Figura 1. Elaborada a partir de Laland et al., (2000). At y At + 1 se corresponden respectivamente con 27


el ambiente en el tiempo t y en el tiempo t + 1.

EDITORIAL
aquella concerniente a la trasmisión genética, la herencia del paisaje antropogé-
nico y sus recursos, y el legado de la cultura simbólica (la figura 1 muestra un
esquema al respecto).5 Dada su arquitectura conceptual, la teoría de construc-
ción de nicho puede coadyuvar a la creación de un campo de investigación in-
terdisciplinaria en el cual confluyan científicos sociales y biólogos. Pero esto no
significa que ese espacio ya está dado y sólo se requiere ocuparlo; es menester
poner de relieve posibles vínculos inter-teóricos entre esta conceptualización
del nicho y teorías emanadas de las ciencias sociales, para dar lugar a un marco
conceptual más robusto que pueda guiar el trabajo interdisciplinario.
O’Brien y Laland (2012) discuten la pertinencia de la teoría de construcción
de nicho respecto al origen de la agricultura y la ganadería. Ponen de relieve di-
versos modelos de construcción de nicho y sus efectos sobre los aspectos cul-
turales/sociales y biológicos de las poblaciones humanas. Bien puede ser el
caso, sostienen, que el régimen modificado de presiones selectivas incida en
uno u otro aspecto, o incluso en ambos a la vez. Por ejemplo, la modificación del

5  La contribución de Emily Schultz al presente número de INTERdisciplina señala que en


exposiciones posteriores de la teoría, la herencia cultural queda incluida en la herencia
ecológica. La autora pone de relieve la conveniencia, desde la óptica de las ciencias socia-
les, de mantener una concepción tripartita de la herencia, como lo hace la figura 1.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

hábitat humano puede dar pie al surgimiento de enfermedades que antes no


eran tan frecuentes. Quizá una innovación cultural, supóngase el descubrimien-
to de un remedio eficaz, baste para contrarrestar las enfermedades que derivan
del cambio en la estructuración del paisaje antropogénico, de modo que esta
presión selectiva no afecta la constitución biológica de la población. Así, el efec-
to de la construcción de nicho da lugar sólo a un cambio cultural. Pero podría
darse el caso de que no haya una innovación cultural adecuada, o bien que sea
insuficiente, de modo que la presencia de tales o cuales enfermedades tengan
efectos en las frecuencias génicas de la población humana. Con el paso de las
generaciones, se fija un o varios genes que confieren resistencia a la enferme-
dad en cuestión, entre la mayoría de los integrantes del grupo.
Ahora bien, lo realmente interesante de O’Brien y Laland (2012) son los co-
mentarios que le hacen una serie de lectores invitados, buena parte de ellos pro-
venientes de las ciencias sociales.6 Ahí es donde mejor se perciben las posibili-
dades de puentes interdisciplinarios. Algunos de los comentaristas (Kim
Sterenly) señalan que los ejemplos dados en el artículo (resistencia a la lactosa
28 entre pastores consumidores de leche, resistencia a la malaria entre agriculto-
res de África occidental) ilustran casos donde las conexiones entre cambio cul-
EDITORIAL

tural, cambio fenotípico y cambio génico son más o menos directas y poco pro-
blemáticas. Los efectos poblacionales y genotípicos de muchas otras innovaciones
culturales no son tan claros, aunque sí sea evidente la modificación que éstas
operaron en las presiones selectivas sufridas por el grupo humano en cuestión
(piénsese en la vestimenta). Por otra parte, los ejemplos de O’Brien y Laland no
toman en cuenta el papel que aparatos reguladores del trabajo colectivo (esta-
dos, organizaciones religiosas, etc.), así como las resistencias a sus dictados,
juegan en la construcción del entorno antropogénico, en la preservación o al-
teración de ­tradiciones culturales, y en la invención de artefactos. Es menester,
por tanto, que la teoría presentada incorpore más posibilidades de la agencia
humana que la mera ingeniería ambiental (comentario de Agustín Fuentes). Ha-
bría que ponderar también los efectos de la división del trabajo y el conflicto
entre grupos sociales con intereses divergentes.
Entre las teorías sociales que se han propuesto como complementarias o en-
riquecedoras de la teoría de construcción de nicho, cabe mencionar la teoría de
actor/red de Bruno Latour (Hodder 2010; Schultz 2014). Pero conviene subrayar
que la ligazón se propone en un sentido exploratorio e incluso subordinada a
concepciones propias del científico social en cuestión. Así, Hodder (2010), des-

6  El artículo se publica en la revista Current Anthropology, la cual tiene la virtud de in-


cluir, junto con el trabajo principal, los comentarios que hacen al texto diversos lectores
invitados.
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

de el ámbito de la arqueología, desarrolla una propuesta concerniente a la cul-


tura material que le otorga agencia a las cosas. Lo que le interesa poner de relie-
ve es cómo los humanos dependen de las cosas, las cosas dependen de otras
cosas, las cosas dependen de los humanos y los humanos dependen de los hu-
manos. A toda esta madeja de relaciones la denomina entrelazamiento (entan-
glement), y sostiene que este marco conceptual puede englobar o acomodar las
teorías de construcción de nicho y de actor/red. Schultz (2014) brinda un argu-
mento semejante e incorpora los vínculos que estas teorías guardan con el en-
foque de sistemas de desarrollo dinámico.
Además de lo ya mencionado, cabrían otras posibilidades, que al parecer
han sido poco exploradas (o por lo menos, poco exploradas en lo concerniente
a sus nexos con la construcción de nicho). La producción del espacio de Henrí
Lefebvre (1991) es una de ellas, aunque en las revisiones bibliográficas que han
hecho quienes escriben no figuran trabajos que entrelazan estas dos conceptua-
ciones. De cualquier manera, instanciaciones del espacio social producido, del
que habla Lefebvre, bien cabrían como instanciaciones de construcción de nicho
humano. Quizás el hecho de que sea difícil encontrar quien proponga un 29
vínculo estribe en que la propuesta de Lefebvre se ha enfocado más al desarro-

EDITORIAL
llo de ciudades, y la de Odling-Smee y colaboradores, en lo tocante al Homo sa-
piens, no ha privilegiado el medio urbano. No obstante, Radding (2012) porme-
noriza —desde la perspectiva de la producción del espacio— el desarrollo de la
cultura del agave en el norte de México, y el relato (que no se centra en las ciu-
dades) se acopla bien al esquema de la construcción de nicho, aunque la autora
no lo ponga de manifiesto.
Si acaso es plausible la relación que se sugiere entonces, por la vía de Lefe-
bvre, el esquema de Odling-Smee y colaboradores se conecta con el marxismo.
Quizá no sea ni el único ni el mejor enlace con este gran conglomerado de pro-
gramas de investigación que deriva de la pluma de Marx. De cualquier manera,
el nexo entre el marxismo y la construcción de nicho vale la pena investigarse,
pues se antoja pensar que brindaría un poderoso aparato conceptual para
­comprender la evolución bio-social.

Conclusión
Hemos hecho un repaso muy general sobre algunos de los aspectos que consi-
deramos centrales para ubicar el evolucionismo como una verdadera concep-
ción global del mundo, se podría decir que como una actitud frente a aquél. Así
como la aportación de Copérnico cambió de raíz la manera de situar al ser hu-
mano en el universo, así el evolucionismo, encabezado por Lamarck y Darwin,
ha logrado sacudir del pensamiento y la acción humana la idea de la fijeza a lo
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

largo del tiempo, de la eternidad entendida como ausencia de cambio. Esta re-
volución puede tener un alcance aun mayor, libre o casi libre de mistificaciones
y fetichismos. Si esto no ha sucedido aún, ha sido a causa de la presencia de los
elementos conservadores arriba mencionados, que siguen atando al evolucio-
nismo (si bien cada vez más débilmente) a una obsesiva (pero irreal) concepción
de constancia, de ausencia de movimiento; elementos que quieren anclar la pro-
pia evolución a formas estáticas de existencia de la materia, explicarla en última
instancia como aquella que la niega: la fijeza. Pero, a la vez, la persistencia de
estos elementos es lo que (quizás involuntariamente) ha jugado parcialmente el
papel de motor del evolucionismo, dado que no solamente ha generado, sino
que lleva contenido el desarrollo de su opuesto: la concepción dinámica mate-
rialista. Lo rico y enriquecedor de la actitud evolucionista puede verse como la
unidad de esta lucha entre lo ideológico y hegemónico versus lo revolucionario
y contra-hegemónico. Su movimiento y contradicciones internas son reflejo y
base de contradicciones y movimientos en concepciones más amplias, no sólo
de las ciencias naturales sino también de las sociales, de la filosofía, de la vida
30 cotidiana, de las relaciones sociales todas; en una palabra, de la cultura. Si hay
una teoría científica en la que se condense esta fuerte interpretación de todos
EDITORIAL

estos complejos componentes de la existencia humana, es la teoría de la evolu-


ción. Allí radica su fuerza y su ilimitada capacidad explicativa y heurística.

Referencias
Balzer, W., C. U. Moulines y J. Sneed. An Architectonic for Science. The Structur-
alist Program. Dordrecht: D. Reidel Publishing Company, 1987.
Barkow, J. H., L. Cosmides y J. Tooby. The Adapted Mind: Evolutionary Psycholo-
gy and the Generation of Culture. Nueva York: Oxford University Press,
1992.
Buss, D. The Handbook of Evolutionary Psychology. Hoboken, NJ: John Wiley &
Sons, 2005.
Crick, F., et al. «Central dogma of molecular biology.» Nature 227, nº 5258
(1970): 561-563.
Darwin, C. The Autobiography of Charles Darwin. Nueva York: Dover, 1958 [1892].
———. The Descent of Man and Selection in Relation to Sex. Vol. 1. Princeton, NJ:
Princeton University Press, 1981 [1871].
———. The Descent of Man and Selection in Relation to Sex. Parte I. Princeton, NJ,
1968 [1871].
———. Charles Darwin’s Natural Selection: Being the Second Part of his Big Spe-
cies Book Written from 1856 to 1858. Editado por R. C. Stauffer. Cambridge:
Cambridge University Press, 1987 [1856-1858].
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

———. The Origin of Species. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1964
[1859].
———. Essay of 1844. En The Foundations of the Origin of Species. Francis Dar-
win (Ed.). 2008 [1844]. Dawkins, R. The Selfish Gene. Oxford: Oxford Univer-
sity Press, 1976.
Descartes, R. Discurso del método. Madrid: Austral, 1996 [1637].
———. Los Principios de la filosofía. Madrid: Alianza Universidad, 1995 [1647].
Díez, J. A. y C. U. Moulines. Fundamentos de filosofía de la ciencia. Barcelona:
­Ariel, 1999.
Gissis, S, B. y E. Jablonka (eds.). Transformations of Lamarckism: From Subtle
Fluids to Molecular Biology. Cambridge, MA: MIT Press, 2011.
Gould, S. J. y R. C. Lewontin. «The Spandrels of San Marco and the Panglossian
Paradigm: A Critique of the Adaptationist Program.» Proceedings of the Roy-
al Society of London B 205 (1979): 581-598.
——— y Vrba. E. S. «Exaptation. A Missing Term in the Science of Form.» Paleobi-
ology 8, nº 1 (1982): 4-15.
Greene, J. C. «Darwin as a Social Evolutionist.» Journal of the History of Biology, 31
(1977): 1-27.

EDITORIAL
Hodder, I. Entangled. An Archaeology of the Relationship between Humans and
Things. Malden, Massachusetts y Oxford: Wiley-Blackwell, 2012.
Ingold, T. «Beyond Biology and Culture. The Meaning of Evolution in a Relation-
al World.» Social Anthropology 12, nº 2 (2004): 209-221.
———. The Perception of the Environment. Essays on Livelihood, Dwelling, and
Skill. Londres: Routledge, 2000.
Jablonka, E. y M. Lamb. M. Epigenetic Inheritance and Evolution: The Lamarckian
Dimension. Oxford: Oxford University Press, 1995.
——— y M. Lamb. Evolution in Four Dimensions. Cambridge, MA: MIT Press, 2005.
Kendal, J., J. J. Tehrani y J. Odling-Smee. «Human Niche Construction in Interdis-
ciplinary Focus.» Philosophical Transactions of the Royal Society, Series B 366
(2011): 785-792.
Kimura, M. Neutralism. Editado por E. Fox Keller y E. A. Lloyd. Cambridge, MA:
Harvard University Press, 1992.
———. The Neutral Theory of Molecular Evolution. Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press, 1983.
Lakatos, I. La Metodología de los programas de investigación científica. Madrid:
Alianza Universidad, 1971.
Laland, K. N., J. Odling-Smee y M. W. Feldman. «Niche Construction, Biological
Evolution, and Cultural Change.» Behavioral and Brain Sciences 23 (2000):
131-175.
Lefebvre, H. The Production of Space. Traducido por Donald Nicholosn-Smith.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Malden, Maryland: Blackwell, 1991.


Lerner, R. M. Final Solutions: Biology, Prejudice and Genocide. University Park,
PA: The Pennsylvania State University Press, 1992.
Levins, R. C. y R. C. Lewontin. «Biology Under the Infuence.» En Dialectical Es-
says in Ecology, Agriculture and Health. Nueva York: Monthly Review Press,
2007.
———. The Dialectical Biologist. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985.
———. «Dialectics and Systems Theory.» En Dialectical Essays in Ecology, Agri-
culture and Health, de R. C. Levins y R.C. Lewontin, 101-124. Nueva York:
Monthly Review Press, 2007.
Lewens, T. «Seven Types of Adaptationism.» Biology and Philosophy 24 (2009):
161-182.
Lewontin, R. C. «Adaptation.» En The Dialectical Biologist, de R. Levins y R. C. Le-
wontin, 65-84. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985.
———. «Sociobiology as an Adaptationist Program.» Behavioral Science 24
(1978): 5-14.
32 ———. «The Organism as Object and Subject of Evolution.» Scientia 118 (1983):
63-82.
EDITORIAL

———. The Triple Helix. Cambridge, MA: Harvard University Press, 2000.
Lorenz, K. Fundamentos de la etología. Barcelona: Paidós, 1986.
———. Sobre la agresión, el pretendido mal. Madrid: Siglo XXI Editores, 1982
[1963].
Malthus, R. T. An Essay on the Principle of Population. Nueva York: Augustus M.
Kelly Publishers, 1971.
Margulis, L. El origen de la célula. Barcelona: Reveté, 1993.
———. Symbiosis and Evolution. Scientific American. Reimpreso en Life: Origin
and Evolution. San Francisco: W. H. Freeman and Company, 1971.
———. y D. Sagan. What is Life?. Londres: Weidenfeld and Nicholson Ltd., 1997.
Mendel, G. Versuche über Planzenhybriden. Abhandlungen. Experiments in Plant
Hybridization. 1866, 3-47: http://www.esp.org/foundations/genetics/clas-
sical/gm-65.pdf.
Muñoz Rubio, J. «On Darwinian Discourse, Part I: Political Economy Natural-
ized.» Science as Culture 8, nº 1 (1999): 47-74.
———. «On Darwinian Discourse, Part II Re-Anthropologizing Nature by Natural-
izing Competitive Man.» Science as Culture 8, nº 2 (1999): 171-188.
———.«Dialéctica y teoría de la evolución: dos concepciones hermanadas». En
Totalidades y complejidades: crítica a la ciencia reduccionista. Muñoz Rubio
J. (Coord.). CEIICH-UNAM, 2014.
O’Brien, M. J. y K. N. Laland. «Genes, Culture, and Agriculture. An Example of
Human Niche Construction.» Current Anthropology 53, nº 4 (2012): 434-470.
Julio Muñoz Rubio y Diego Méndez Granados La teoría de la evolución como revolución conceptual...

Odling-Smee, F. J., K. N. Laland y M. W. Feldman. Niche Construction: The Neglect-


ed Process in Evolution. Princeton: Princeton University Press, 2003.
Oparin, A. I. El origen de la vida. México: Ediciones de Cultura Popular, 1972
[1938].
———. «Sobre el origen de las primeras formas de vida.» En El origen de la
vida: Symposium conmemorativo en homenaje a A. I. Oparin, de Anónimo,
137-144. México: UNAM, 1978.
———. El origen de la vida sobre la Tierra. Madrid: Tecnos, 1973.
———. The Origin of Life. Nueva York: Dover Publications, 1953 [1938].
Oyama, S. Evolution’s Eye: A Systems View of the Biology-Culture Divide. Durham:
Duke University Press, 2000.
———. The Ontogeny of Information: Developmental Systems and Evolution.
Durham: Duke University Press, 2002.
———, P. E. Griffiths y R. D. Gray. Cycles of Contingency: Developmental Systems
and Evolution. Cambridge, MA: MIT Press, 2001.
Pearson, K. «On the Laws of Inheritance in Man. On the Inheritance of the Mental
and Moral Characters in Man, and its Comparison with the Inheritance of the 33
Physical Characters.» Biometrika 3 (1904): 131-190.

EDITORIAL
Pinker, S. How the Mind Works. Londres: Penguin, 1995.
Ptacek, M. B. y S. J. Hanksion. «The Pattern and Process of Speciation.» En Evolu-
tion: The First Four Billion Years, de M. Ruse y J. Travis, 177-207. Cambridge,
MA: The Belknap Press of Harvard University Press, 2009.
Radding, C. «The Children of Mayahuel: Agaves, Human Cultures, and Desert
Landscapes in Northern Mexico.» Envirnomental History 17 (2012): 84-115.
Rudwick, M. J. S. «Objetos fósiles.» En Fundamentos históricos de la biología, de
J. Llorente, R. Ruiz, G. Zamudio y R. Noguera, 201-241. México, DF: UNAM,
2008.
Schultz, E. «New Perspectives on Organism-Environment Interactions in Anthro-
pology.» En Entangled Life, editado por Barker, et al. 79-102. Dordrecht:
Springer, 2014.
Schweber, S. «Darwin and the Political Economists: Divergence of Character.»
Journal of the History of Biology 13, nº 2 (1980): 195-289.
———. «The Origin of the Origin Revisited.» Journal of the History of Biology 10,
nº 2 (1977): 229-316.
Smith, A. The Wealth of Nations. Londres: Everyman´s Library, 1954 [1776-
1778].
Sober, E. Six Sayings About Adaptationism. Vols. 72-86, en The Philosophy of Biol-
ogy, editado por M. Ruse y D. L. Hull. Oxford: Oxford University Press, 1996
[1998].
Thornhill, R. y T. C. Palmer. Una historia natural de la violación: Los fundamentos
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

biológicos de la coerción sexual. México, DF, 2006.


Tinbergen, N. El estudio del instinto. México, DF: Siglo XXI Editores, 1975 [1951].
Todes, D. P. Darwin without Malthus. The Struggle for Existence in Russian Evolu-
tionary Thought. Oxford University Press. Oxford: Oxford University Press,
1989.
Watson, J. D. y F. H. C. Crick. «Genetical Implications of the Structure of Deoxi-
ribonucleic Acid.» Nature 171 (1953b): 964-967.
———. «Molecular Structure of Nucleic Acids.» Nature 171 (1953a): 737-738.
Williams, G. C. Adaptation and Natural Selection: A Critique of Some Current Evo-
lutionary Thought. Princeton, NJ: Princeton University Press, 1966.
Wilson, E. O. On Human Nature. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1978.
———. Sociobiology: The New Synthesis. Cambridge, MA: Harvard University
Press, 1975.
Young, R. M. «Darwin’s Metaphor. Does Nature Select?» The Monist 55 (1971):
442-503.
———. «Malthus and the Evolutionists: The Common Context of Biological and
34 Social Theory.» Past and Present 43 (1969): 109-145.
———. «The Historiographical and Ideological Context of the Nineteenth
EDITORIAL

Century Debate on Man’s Place in Nature.» En Changing Perspectives in the


History of Science, editado por M. Teich y R. M. Young, 344-438. Reidel Pub-
lishing Co, 1973.
EDITORIAL

Julio Muñoz Rubio* and Diego Méndez Granados**


Evolution Theory as a Conceptual Revolution
in Our View of the World
We are witnessing a period in the study of evolution that tends to break the he-
gemony of neo-Darwinian thinking that during many decades — from the forties
of the previous century — dominated the field of evolution solidly and almost
unanimously. We are facing a slow but constant accumulation of evidence and
theoretical proposals that refute many central concepts of neo-Darwinism: that
natural selection is the only mechanism of evolution, that adaptation is, univer-
sally, the process that enables the growth of the most favored populations, that
the processes of variation and inheritance always respond to the mechanisms
of “hard inheritance” and are always located in those units known as genes, ex-
cluding all “soft inheritance” processes. As from a couple of decades ago, a 35
whole range of more or less novel explanations and models are appearing on
the scene, and is now beginning to shine. One of the traits of this renewal pro-
cess, ironically, is that Lamarckian explanations are back in favor, even after
their being declared false and forgotten by most of the evolutionist community.
Their re-emergence is so impressive that we believe it is fair to talk — for the
first time since the triumph of the synthetic theory — not about the theory of
evolution (identifying it with the Darwinian and synthetic theories) but about
theories of evolution. These are a whole group of theoretical propositions that
comprise, somewhat like Imre Lakatos’ model (1971), a program of scientific re-
search.
This, of course, doesn’t constitute a crisis in evolutionary thinking; far from
being the manifestation of any sort of uncertainty concerning our comprehen-
sion of the evolution process, it speaks of the vigor and growth of research in
this field; it modifies many orthodox notions in science, which frequently ­defend
the point of view that, to explain a process or phenomenon in nature (or society),
it is necessary to find one and only one theory, one and only one cause, one and
only one mechanism. This notion, that permeated evolutionist explanations, is
now in crisis too, and in its place we are offered a whole vista of epistemological

*  Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universi-


dad Nacional Autónoma de México. Correo electrónico: juliomunozr2000@yahoo.es
** Departamento de Ciencias de la Comunicación de la División de Ciencias de la Comuni-
cación y Diseño en la UAM–Cuajimalpa. Correo electrónico: dmendez@correo.cua.uam.mx

Muñoz Rubio, Julio and Diego Méndez Granados. «Evolution Theory as a Conceptual Revolution in
Our View of the World.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 35–60.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

plurality that reflects the complexity of the object-subject-system under study


in the case of evolution.
We have mentioned the existence of an epistemological plurality that is
dominating the evolutionist program; notwithstanding the vigor with which
propositions that differ at least partially with Darwinism are being expressed, it
is impossible not to take Darwinian thought into account as the most important
historical reference in evolutionism.
It can be said that one of the most powerful engines in the Darwinian theory
of evolution can be found in an internal tension between what we could call the
revolutionary elements of his theory, and the conservative elements, all of
which are expressions of existing contradictions in the society and the intellec-
tual and scientific worlds in which Darwin lived.

Revolutionary elements
When we examine the structure of Darwinian evolutionary arguments, we find a
36 series of points that are what makes this theory a highly revolutionary concept.
These points are contained in the proof of the existence of evolution and less so
EDITORIAL

in the theory of natural selection: unification of space and time, conception of


the world as a series of transitions, materialism and movement (Muñoz Rubio
2014).

Common descent principle and bio-geographic problems


With this principle, Darwin (1964, 111-126; Ptacek and Hanksion 2009) modifies
the whole outlook of eighteenth century science, based on a notion of continu-
ous and inevitable linear progress. As he interprets variations in nature as ran-
dom events, and as there is more than one possibility for variation and for the
selection of variants in every moment of history, as what we observe is a diver-
gence in traits starting from a common ancestor, and as no variation is guaran-
teed success from the beginning, then great biodiversity becomes understand-
able, and the complexity of the living world becomes the result of evolution as
a creative and inventive process. By means of the principle of the common an-
cestor we explain the existence of similar structures in related but different or-
ganisms. Thus, the processes of morphological unity and difference, and bio-geo-
graphical processes become perfectly clear, as we observe them from the point
of view of a space-time entity, and interpenetrations between the parts and the
whole.
In a bio-geographical analysis we observe important Darwinian revolu-
tionary reflections, as they comprise a brilliant analysis of how histori-
cal — that is, temporal — events are projected in the spatial dimension. Before
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

Darwin, probably no explanation about the geographic distribution of species


required any elucidation of the intervention of the time factor; organisms were
not considered as entities with a history; that is, that they expressed the accu-
mulation of long time periods. With Darwin, geographical distribution of spe-
cies is transformed into a superposition and profound imbrication of the tem-
poral scale with the spatial one; the first is deployed on a geological and on an
individual and population scale, and the second is unfurled both in terms of
individual  and population habitat, and of geological and planetary space. All
these dimensions interpenetrate each other. Each one is explained as a constit-
uent part of the others. The area occupied by a species is its history, the whole
of its preconditions and the preparation for its future conditions, all of them
considered as possibilities, not predeterminations.
Darwin (1987 [1856-1858]) rejects that climate factors are the principal
cause of variations, (Darwin 1987 [1856-1858], 557-558; 1964, 346-347) and of-
fers satisfactory solutions to problems such as the following: Why do some spe-
cies from different regions share so many similarities? How is it that geograph-
ical barriers cause the generation of different species? (Darwin 2008b, 140-142; 37
1964, 388-406) Why is it that in places without geographical barriers the differ-

EDITORIAL
ences between species are less pronounced than those observed in the floras of
different continents? (Darwin 1964, 348) Why do the floras on distant mountain
peaks get to be so similar in spite of the distance between them? (Darwin 2008b,
143-146) Practically all the geographic distribution problems are approached
from this comprehensive point of view.

Morphological and embryological evidence of evolution


Any search for explanations of everything in the sciences of life must go through
an exercise in integration between form and function, admitting both their in-
terpenetration and their simultaneous differentiation. In The Origin of Species
Darwin poses a series of questions concerning the possible reasons why there
are so many cranial bones, of the bony similarities in the formation of different
organs in different animals, of the “strange” relationships between the number
of legs and the complexity of the mouth of crustaceans, and of the similarities
between the patterns of petals, sepals, stamens and pistils, though they may
have very different objectives (Darwin 1964, 437).
By means of elucidations such as these, Darwin accounts for the quantita-
tive-qualitative transformations in parts with a common phylum and onto-ge-
netic origin. A wing and a leg can be very similar in their structures but very
different in their functions. A difference like this cannot be understood exclu-
sively as a difference in degree or quantity. Both structures are used for motion,
but there is a qualitative difference between walking and flying. Nothing in
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­ nimal morphology can be explained if not from the point of view of evolution.
a
Transformation over time can satisfy any doubts concerning different functions.
From the time of his Essay (Darwin 2008 [1844]) Darwin stressed the unity
of type, referring to the chordates, and emphasized that only by considering
this unity as the result of a sequence, a process of evolution, and the process
itself, can we understand its contrast with the diversity of forms, something
that starts in the embryonic state itself (Darwin 2008b, 181), an idea that is
­reiterated in The Origin of Species (Darwin 1964, 449), giving rise to the discov-
ery that ontogeny recapitulates phylogeny, and this is, in turn, a superposition
of time scales, an interpenetration of time scales that have been simultaneously
interpenetrated by spatial scales; something like a spatial and temporal hy-
per-interpenetration. It is, in the second place, the superposition of two tempo-
ral scales to form a coherent whole, out of a series of events and changes that
evolve from quantity to quality in different time spans. This is a completely rev-
olutionary vision in science. It manages to explain, too, the development of the
embryo as a journey through forms and structures observed as dialectic discon-
38 tinuities and leaps, throughout which those forms and structures appear and
disappear, in a process of double denial. The unity of type not only isn’t lost,
EDITORIAL

but reaffirmed as a dynamic unity, as movement.

Variations, species, hybridization and the continuity principle


The continuity principle establishes that sudden leaps do not exist in nature,
and that all the entities in the universe can arrange themselves along a very fine
gradient. This is one of the main foundations of the theory of evolution since
Lamarck. A dialectical analysis of this principle leads to the discovery that it
contains a contradiction: it stands in the way of understanding the world as a
whole when it posits that an essence exists in the universe, and that changes
that come about in it can only be quantitative; new qualities are not provided
for. Darwin committed that mistake when he analyzed human evolution and in-
stinct (Darwin 2008b, 105-119; 1987, 463-527; 1964, 207-244), or the relation-
ship between human beings and superior animals.1
But this same principle becomes a valuable tool to understand the whole
when nature itself shows us that those fragmentations and divisions into lots
that Cartesianism had forced us to look at, don’t really exist. The continuity
principle doesn’t exclude the existence of qualitative leaps, but it does explain
that, alongside these leaps, there are continuous transformations, impercepti-
ble to the senses, or those that do not alter the qualities of the factors in the

1  “Yet, the difference between the mind of a human and that of superior animals, however
large it may be, represents a difference in degree, not in class.” Darwin (1968 [1871], 105).
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

system being observed. Changes both in degree and in class can coexist in na-
ture. Darwin offers a good explanation of the combination of these changes with
quantitative difference in his analysis of the speciation process that, being a
very gradual operation, implies the appearance of numerous variations as a pro-
logue to the formation of species. Darwin finds that it is very difficult to de-
fine — following traditional typological methods in biology — when we have a
variation, and when a species. Of course, this doesn’t apply to all cases, but the
number of exceptions is sufficiently significant to arrive at the conclusion that
clear cut definitions of species and variation are very hard to arrive at.2 His
all-embracing vision is at odds with the narrow, pre-evolutionist picture. In his
drafts for The Origin of Species we find a chapter dedicated to this issue (Darwin
1987, 387-462). In one passage he states:

Apart from the extreme difficulty to decide, in some cases, which forms we should
catalogue as species and which as variations, we observe that there is such a faint
gradient, that goes from absolute sterility to perfect fertility, that it is very hard to
draw a line between the two (Darwin 1987, 388). 39

EDITORIAL
With this, Darwin approaches a dialectical vision, and begins to break with the
traditional typological conception of taxonomy, that had been dominant at least
from the times of Carl Linnaeus.

Paleontological evidence of evolution


Scientific study of the fossils that became available as from the fifteenth centu-
ry (Rudwick 2008, 201-241), was bereft of any vision of spatial and temporal
unity and of a relational point of view. This deficiency is perpetuated during all
the time during which a fixist, creationist conception of the world held sway.
Darwinism’s revolutionary thought, once again, contributed a coherent way out
of that problem by means of the dynamic whole of space-time.
Darwin establishes a temporal continuity relationship between the different
geological strata, meaning that, in his relational analysis, we get to know events
in the history of the Earth; he then establishes the existence of a temporal rela-
tionship analogous to that between strata, and between the fossils that can be
found in each of these strata, and thus proves that there have been changes in
the species that have populated the Earth in other times. Finally, he establishes

2  Post Darwinian development of genetics, ecology and molecular biology, even when
they have provided much insight on speciation processes, have encountered many prob-
lems, like those described by Darwin himself, to determine clearly the difference between
a variation and a species. See, for example, (Ptacek and Hanksion 2009, 177-207).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

a correspondence between the ages of the strata and those of the fossils, but
unlike any other previous geological or paleontological interpretation, it is pre-
sented as a spatial and temporal relationship in flux.
With this analysis of the fossil record Darwin achieves an innovation in sci-
entific thinking: from a simple spatial distribution of artefacts, we move on to a
spatial and temporal distribution of ancient organisms. From a description of
mysterious objects we move on to a coherent, materialist and real explanation
of processes and activities that become comprehensible in the spatial and tem-
poral complex. The Darwinian direction towards integrative, interdisciplinary
and totalizing thought is unmistakable.

Conservative elements
However, in working out the theoretical explanation of the phenomenon whose
real existence is already proved by biological evolution, Darwin moves away
from this highly dynamic concept contained in the evidence we mentioned previ-
40 ously. Without abandoning his materialist conception, Darwin resorts to a series
of analytical categories and explanations that originated in political economy.
EDITORIAL

It is important that this component of evolution theory be treated in certain


detail, because Darwin cannot detach himself completely from a misleading and
fetishized world-view, entrapped by the fundamental categories of political
economy: private property, commodities, money, overpopulation, scarcity, ter-
ritoriality, benefit, success, selfishness. The principal problem in all this is that
Darwin incurs in an ideological fallacy when he incorporates these elements
into the central part of his theory; that is, in thinking that the behavior of indi-
viduals all over the world is analogous to that of certain human beings living in
and off the production-circulation-consumption relationships that are charac-
teristic of capitalism. In other words, he seems to think that these relationships
and categories are determined by nature, and therefore eternal and immutable.
It is, once again in the history of science, a process that involves imposing a pre-
conceived idea upon the reality of the material world; an inversion of the rela-
tionship between the knowing subject and the object or system of his study.
The knowing subject, in this process, imagines a situation in which perceived
reality is stripped of its historical explanation and conceived as if it were the
sum total of reality, and as if it were made up of eternal elements. This, that in
general leads to the shaping of what is sometimes called “false consciences”, is
an inconsistent element within the Darwinian theory, as the theory itself is one
of continuous and deep change, but it is explained in terms of categories and
processes that are deemed to be constant and unchangeable.
One of these elements that has been most comprehensively examined is the
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

influence of Thomas Malthus’ demographic theory. As is well known, Darwin


found in the apparent contradiction between population and resources an ex-
planation for the evolutionary process by means of natural selection. Briefly
summarized, the Malthusian-Darwinian explanation would read as follows:

  1. In the living world, the capacity for growth of populations is much greater
than that of resources for their subsistence.
 2. This creates a situation of permanent scarcity, more pronounced in some
moments than in others, but perpetual.
  3. This situation necessarily generates a struggle for the few resources avail-
able, and is explained as a “struggle for existence”.
  4. The individuals best suited for this struggle are the victors, as they are bet-
ter adapted to the hostile conditions of the environment, and are therefore
capable of generating more offspring, in contrast with the weaker and mal-
adapted individuals, who will tend to disappear.

Analysis and debate over Malthus’ influence on Darwin are extensive (Schweber 41
1977; 1980; Greene 1977; Todes 1989; Young 1969; 1971; 1973; Muñoz Rubio

EDITORIAL
1999). The issue is hardly trivial, as Darwin himself said that the reading of Mal-
thus enabled him to conceive his theory of natural selection. It is interesting to
note that in his autobiography Darwin mentions that he embarked on that read-
ing “for entertainment” (Darwin 1958 [1892], 42), and for this reason the role
played by the British demographer’s theory in that of evolution has tended to be
minimized on occasion.
It seems highly doubtful, to say the least, that Darwin really read that long
and tedious text (Malthus 1971) simply for entertainment, perhaps in a moment
of boredom. What really explains the inclusion of Malthusian elements in the
Darwinian theory is that Darwin felt strongly identified with Malthus’ world
view, with the idea that scarcity is permanent, that competitiveness and a war-
like and selfish spirit are natural traits in any organism. In fact, it is the same
vision, and even though it has been hugely fertile over many decades, that can-
not mask its ideological nature (Young 1969; 1971; 1973).
The other influence contributed by political economy comes from Adam
Smith (1954 [1776-1778]). Although it isn’t explicit in Darwin’s work, it cannot
be denied. This influence is clear in the Darwinian concept of progress. Accord-
ing to him, who admits from the start that evolution is a progressive process
“towards perfection”, this progress must be measured as a general trend towards
the division of functions in evolution. Adam Smith wrote in The Wealth of Na-
tions about a natural tendency towards an increase in the productivity of labor,
that has its expression in manufacturing processes. The greater the division of
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

functions in a manufacturing process of a given article, the greater the speed


with which it will be made, and obviously the material wealth will increase
(Smith 1954 [1776-1778], vol. I, 4-19), so that, according to Smith, labor invest-
ed in manufacturing would be not only the most natural labor possible, as it
would correspond with the natural human tendency to trade and barter (and the
greater the volume of production, the greater the trade).
Darwin adopts this notion of progress. Even though he doesn’t mention
Smith explicitly, but refers to von Baer, the origin and transmission of such a
notion are obviously Smith’s (Darwin 1981 [1871], vol. I, 211). In the world of
living beings there exists this tendency to increase the division, or specializa-
tion, of functions. It can be observed on two levels: individual, and on a biolog-
ical community scale. In the first case, we observe the tendency of species to
evolve in such a way that individuals develop specialized parts to carry out one,
and just one, function; or, at least, that this part should be distinguishable from
other body parts. This becomes clear when we analyze the structure of animals
and plants known as “superior”, in which this “superiority” resides precisely in
42 this division of functions. The other level would involve the division of func-
tions among different species that live in a given geographical area (many of
EDITORIAL

which could possess a certain specialization according to the first criterion).


The more divided functions are within a biological community, all the more ef-
ficient would be the division of the scarce resources necessary for survival, thus
temporarily alleviating the effects of natural selection and the struggle for sur-
vival, although this respite would be temporary given the inevitability of the
Malthusian law.
Again, the identification of Darwin with the principles of the bourgeois vi-
sion, with its competitive and individualist ethos, is quite evident.
The third ideological element we find in Darwin is his theory of sexual se-
lection. Here, Darwin explains that it is a subordinate process to, and less se-
vere than natural selection, and that it consists of the struggle of the males for
the possession of the females, so that the fittest individuals of both sexes are
selected within a given population (Darwin 1964, 87-90). In applying this theory
to humans, Darwin naturalizes the active, enterprising, aggressive character of
males, and the fundamentally passive and reserved nature of females (Darwin
1981, vol. I, Part II, 253-320; vol. II, Part II, 316-384). This is accompanied by the
naturalization of the man/woman, and masculine/feminine binarities; in other
words, the assigning of a naturally determined sexual function, emerging from
the male/female binarity, to suggest the fundamentally reproductive function
of sexuality. All this is far from representing a natural attribute of one sex or
the other, but rather an ideological extrapolation of the dominant sexual behav-
ior in the patriarchal Victorian society in which Darwin lived.
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

The previous paragraphs represent a tight summary of a number of points


that — despite having exhibited a truly great heuristic capacity — have survived
over the one hundred fifty years since the publication of The Origin of Species
considered as a sort of domination doctrine, rather than a scientific truth or an
approach to such a truth. The triumph of neo-Darwinian visions, that explain
evolution exclusively in terms of adaptation, a product of natural selection, it-
self caused by genetic variability, led to reinforcing the naturalization of these
conceptions. Advances in genetics, molecular biology and psychology, that
­occurred in recent decades, were used in many cases to bolster these ideologi-
cal-patriarchal-individualist principles.
Neo-Darwinism, also known as “modern synthesis”, resulting from the fu-
sion of Darwin’s theory of natural selection with Mendelian genetics, represent-
ed a decisive impulse in the study of biological evolution, and a formidable con-
ceptual and practical achievement in scientific production.
However, we also behold the development of certain lines of study and re-
search marked by considerable reductionism and remarkable vulgarity, espe-
cially in all that concerns social behavior of animals, including humans, of 43
course. These lines express clear genocentrism, assigning a genetic base to be-

EDITORIAL
havior and naturalizing, once again, values, principles and practices that are
distinctive of patriarchal societies and capitalism. Among the fields of knowl-
edge thus developed it is worthwhile mentioning ethology, driven by Konrad
Lorenz and Niko Tinbergen (Lorenz 1982 [1963]; Lorenz 1986; Tinbergen 1975
[1951])3 in the fifties and sixties of the last century; socio-biology, defended by
Edward O. Wilson (1975; 1978) and Richard Dawkins (1976), that had its heyday
after 1975; and the most recent, evolutionary psychology, from the early nine-
ties to the present, and whose major proponents are Steve Pinker, David Buss,
Randy Thornhill, Leda Cosmides, Jerome Barkow and James Tooby, among oth-
ers (Barkow, Cosmides and Tooby 1995; Thornhill and Palmer 2006). These cas-
es deserve special attention because — due to the disproportionate weight of
ideological elements — it is possible to talk about real pseudo-sciences of bio-
logical determinism.

The struggle of reductionism against totalizing visions


This rapid description of the major points that cause tension within Darwinist
theory is important because it is one of the central factors that has enabled the
development of the evolutionist program. Objections to certain contemporane-
ous expressions concerning the ideology inserted in evolutionism have been

3  An autor who shows with great eloquence the coincidences between ethology and socio-
biology is Lerner (1992).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

formulated in many ways. We understand contemporaneous as the evolutionary


biology that developed as from 1953 when J. Watson and F. Crick (1953a; 1953b)
determined the three-dimensional structure of nucleic acids.
Reductionist expressions in evolutionism are marked by a fetishization (in
the Marxist sense of the term) of the units of transmission of genetic informa-
tion, and by a “neo-preformist” conception of the growth of organisms.
Considering the first point, so called “modern synthesis” — or neo-Darwinian
theory of evolution — emerges from the need to understand the precise mecha-
nisms for the transmission of genetic information and variations in this infor-
mation. In this sense, the work of G. Mendel (1866), is of fundamental impor-
tance, as it explains precisely what Darwin never managed to do: How is the
information transmitted from one generation to the next?
The principal shortcoming of these “genocentric” explanations is that, on
the one part, they conceive these units of genetic transmission as entities that
can dispense with all that surrounds them to carry out their functions. That is,
nucleic acids and the genes they contain can exist on their own; they do not re-
44 quire any sort of relationship to exist and function, they explain themselves.
The highlight of this explanation can be found in the so-called “Central Dogma
EDITORIAL

of Molecular Biology”, proposed by Crick in 1970 in which the transmission of


information from DNA to RNA, and thence to a protein is explained as a univer-
sal mechanism; but furthermore, it is proposed that there exists a permanent
capacity of DNA to self-replicate, to exist on its own (Crick 1970). This is the
quintessence of fetishist and fetishized conceptions of the world, that tend to
draw a veil that prevents us from knowing the overall picture of the relation-
ships that exist in any phenomenon, and which only take into account that
which is simple appearance, considering it as the essence, which is a consistent
deficiency of the bourgeois conception of the world.
In using all this to deny external influences on the molecules in the trans-
mission and variation of information, it is accepted that the “essential” units are
encapsulated, kept apart from their environment. This is a deficiency intimately
linked to what we describe above, because the organism is conceived as totally
designed in its genome, that genomes are the organism itself, previously
formed. This means that, setting aside all types of relationships, genomes
pre-exist the environmental conditions in which they are destined to introduce
themselves as individuals, without any fundamental change between the sum of
genetic codifications and the individual as such, that this individual is the quan-
titative projection of his/her genome. If (according to the pan-selectionist
­conception typical of modern synthesis) the individual is adequately adapted,
or not, to the conditions of his/her existence, and therefore capable or not of
surviving or of leaving a numerous offspring, this will be determined by those
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

same conditions, that will be unilaterally imposed on the organism, in total


­absence of any effective link between them, because organism and environment
are on separate paths.
Here we are looking at something more than the influence of René Descartes
on evolutionism. It isn’t about the work of one isolated person influencing oth-
ers, it isn’t the interaction of theories in the absence of subjects, but the mani-
festation of a persistent contradiction in bourgeois culture, that seeks and finds
dynamic explanations of the world, only to deny them as soon as they cannot be
explained according to the categories and values of market economy and patri-
archal philosophy, falsely deemed to be natural, and not historical, principles.
In this way, reductionist evolutionism, in separating the organism from its
environment, in conceiving individuals or genes as the unit of evolution, is re-
producing the hoary custom of trying to understand parts in isolation from the
whole, and the whole as the sum of its parts; in other words, the whole as the
quantitatively augmented expression of the essential property of the part (Des-
cartes 1995 [1647]; (1996) [1637]). This means a rejection of the possibility that,
over time, new characteristics may appear in systems subject to evolution. It 45
also reproduces the old habit of thinking about cause-effect relationships as

EDITORIAL
unitary links, in which the effect is caused by one, and only one, cause, that the
effect is produced inevitably after the cause, and that it is always the same. Both
these conceptions are rooted in the mechanism of classical physics, and they
are excellent and fruitful when it comes to solving the problems of simple, in-
animate bodies, but limited when applied to the study of complex systems like
organisms and their space-time relationships,
Countering this type of approaches, a trend has been developing — that we
could call “counter-hegemonic trend” — that stresses the relationships of living
beings rather than their essences. In other words, according to this trend, the
study of living beings should be centered on the assessment of the whole, in-
stead of on the “master molecules”, whose mastery or authority is, in fact, in
doubt.
A comprehensive review of all these works would require much more space
than is available here, but we can quote the most relevant examples and some
of their variants.
The works of A. Oparin on the origin of life are worth mentioning, as they
are among the first that opposed reductionism in biology (Oparin 1972 [1938];
1953 [1938]; 1973; 1978). Oparin rejects that this process might have been the
result of a merely mechanical addition, in which diverse molecular components
assembled spontaneously to form a molecule containing the capacity to transmit
information, and thus constituting “the essence of life”. He considers this ex-
planation insufficient, and substitutes it with a model that contemplates the
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

i­ntegration of multimolecular complexes (he calls them “co-pooled”) which


act in systems existing in an aqueous medium, but separated from it after the
fashion of oil and water. These multimolecular systems with phase separation
are, according to Oparin, the most appropriate structures to achieve a totalizing
interaction between all the existing elements. The result is not the emergence of
one or two molecules with a higher hierarchy over the others (DNA and RNA),
but rather a whole group of elements that inter-relate, generating a succession
of qualitative leaps.
This is what happens when the naked molecules that exist in the aqueous
medium evolve into primitive multi-molecular systems — the probionts, and
from there to the eubionts — that is, the first organisms. In all these stages, the
quantitative increase of the existing molecules and their interactions lead to the
acquisition of certain forms of organization, with principles and rules appropri-
ate to that stage in evolution, which cannot be understood in terms of the rules
of the previous level or state. It involves a succession of dialectic negations and
self-negations in which new features appear, instead of the simple quantitative
46 expansion conceived as such by philosophical mechanism.
Oparin’s criticism to this point of view departs from the demonstration that,
EDITORIAL

without relationships, no entity can develop any function at all, or worse, it


doesn’t even make any sense to think about it, because its existence makes no
sense (just as it makes no sense to think about a whole human being in perma-
nent isolation from all the others). Nucleic acids and their genes require an en-
vironment in which their existence makes sense, but if this is so the dominance
of this molecule passes from the molecule itself to the process as a whole. This
is one of Oparin’s most important contributions. This thesis contained explicit
or implicitly in his work, will be expressed by other evolutionists in later de-
cades, with more or less independence from his studies.
There are other more up to date expressions of this vision of the whole pic-
ture. Lynn Margulis’ work on the so-called “Serial Endosymbiotic Theory” (Mar-
gulis 1971; 1993; 1997), lays the foundation for the comprehension of evolu-
tion, not according to permanent competition and hostility, but to cooperation,
that offers one of its clearest examples in the origin of the eukaryotic cell.
Susan Oyama and her Theory of System Development, in which she refutes
the contention that the “natural” and the “learned” lead separate existences, and
states that both categories should be scrapped, and instead considers integral
and inclusive development as the central element in the process of life. Oyama
coined the concept of “constructive interaction” to refer to a constant introjec-
tion of factors and processes from certain entities in an organism into others,
which constitutes a clear dialectical proposition in which the interactions be-
tween opposites reach a level that surpasses that of simple, casual and mutual
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

action, to become a form of construction of a whole living system, which im-


plies integration with its environment (Oyama, Griffiths and Gray 2001; Oyama
2000; 2002).
In mentioning this mode of evolutionary approach, we must stress the work
of Richard Levins and Richard Lewontin, in which they apply explicitly and de-
liberately the dialectical principles taken from Friedrich Engels and Karl Marx
(and their Hegelian roots), especially those of the former (Levins and Lewontin
1985; 2007; Lewontin 2000; Levins 2007) Thus, they observe the living world
and its evolution from a point of view that opposes reductionism, and proposes
the construction of a dialectical vision that contains several dialectical denials
and improvements: in the first place, it overcomes and denies reductionism in a
relational vision; but, also, it overcomes and denies the relational conception as
an “interactionist” notion. In its place, these authors present it as a world of
­interpenetrations; in other words a simultaneous process in which the affirma-
tion of the existence and functions of one component of the living world that we
will call “A” (that might be anything from a gene to an ecosystem), that can only
be understood in terms of the existence of its counterpart, that is, the compo- 47
nent or components that are the negation (ontologically speaking) of “A”; of all

EDITORIAL
those that are “not-A” but, being its negation, its being Other, are its relationali-
ty, are its being contained in the Other, being the Other at the same time as de-
nying it. The parts are interpenetrated with themselves and with the whole, thus
resolving the ancient problem of whether the whole is the numerical equivalent
of the sum of the parts, showing that the whole of simple inanimate systems is
not the same as the whole of complex systems like living beings.
Levins and Lewontin show how the concept of interpenetration also leads us
to understand how mistaken the adaptationist program really is, when it posits
that adaptations are universal consequences of evolution. This notion is rooted
in a conception of evolution in which organisms and the environment lead sep-
arate existences. Levins and Lewontin criticize this. The latter establishes that
what really happens is that a co-construction is generated, both in the organism
and the environment, in which both elements are profoundly imbricated; the
organism selects its environments, just as these select organisms; the active
role of evolution cannot be limited to the environment, leaving the organism in
the role of passive object (Lewontin 1983). It is a subject-object relationship in
which the roles of one and the other are exchanged and alternated, rejecting the
idea that there must be one side of the relationship that is permanently adapt-
ing to what the other side — described as always active — is instructing it to do.
Furthermore, this thesis of Lewontin’s is a massive argument against strict
­adaptationism because it denies that there may be pre-existences in nature.
­Adaptationism avers implicitly that organisms that survive natural selection do
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

so because they are capable of resolving problems, problems that pre-exist


themselves, as if there were a directionality in evolution in which life conditions
are established beforehand, or “decided” so that organisms may express the in-
structions with which they were previously equipped to adapt to an environ-
ment whose existence was inexorable.4
Finally, as one of the more recent contributions to the criticism of reduc-
tionism, we have the work of Eva Jablonka in defense of neo-Lamarckian concep-
tions (Jablonka and Lamb 1995; 2005; Gissis and Jablonka 2011). (See also Jablon-
ka’s article in this issue of INTERdisciplina). According to Jablonka’s model,
neo-Darwinian theses began to crack when they proved incapable of showing
the universality of “hard” inheritance and random variation, true pillars of mod-
ern synthesis. Without denying the existence of these forms of variation and
inheritance, she posits the parallel and/or simultaneous existence of other pro-
cesses. Some of them, principally epigenetic processes, are still linked to ge-
nomes, but autonomized from them and, on the other hand, mediated and di-
rected by environmental conditions. Other evolutionary processes are frankly
48 independent from genomes, as in the case of behavioral, symbolical or cultural
evolution. Inheritance here has separated totally from the DNA-RNA-Protein se-
EDITORIAL

quence.
The consequences of this Lamarckian resurrection are of course unpredict-
able. What is clear is that it represents a radical change in the theory of evolu-
tion. A change that is seriously undermining many foundations of neo-Darwin-
ian theory. The existence of two theories with simultaneous validity is something
that hadn’t happened before in the field of biological evolution. It’s true that
Darwin himself admitted frequently that his theory of natural selection might
not be the only valid one, and that cases might be found in which Lamarckian
principles could work, but he thought of them as exceptional cases and situa-
tions. In the subsequent struggle between Lamarckians and Darwinians, it was
the latter who proclaimed that there was only one valid theory, the neo-Darwin-
ian one. The manner of transmission of information was basically the one dis-
covered by G. Mendel, and the mechanism of evolution was based on natural
selection, with its necessary adaptations. The rest of the story is marked by the
rivalry between the two theories, in which the Lamarckians inevitably lost the
battle, because at the time it was quite impossible to dislodge neo-Darwinism as
the theory of evolution.
But Jablonka’s research and postulates tell a different story: the existence of

4  For an analysis of adaptationism, consult the following: (Williams 1966; Lewontin 1985;
Lewontin 1978; Gould and Lewontin 1979; Gould and Vrba 1982; Lewens 2009; Sober 1996;
Kimura 1983; Kimura 1992).
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

two theories of evolution that had been deemed mutually incompatible, were
really quite complementary, as they helped reinforce the evolutionary research
program. And they also make it more fruitful; they increase its heuristic capa-
bility. Above all, what Jablonka shows is that, when studying complex systems
like living beings, the multiplicity of paths, planes, directions of processes,
space-time inter-penetration, and organism-environment unity, are so constant
and conclusive, that it makes no sense to continue attempting monist explana-
tions and one-to-one cause-effect relations.
Finally, it is worth mentioning that this type of contribution against reduc-
tionism is undermining the foundations of what we could call the genocentric,
or hard inheritance, model, as the universal mechanism for the transmission of
information. Concretely, the universal validity of the DNA-RNA-Protein models
of final flow of information are called into question. The same can be said for
the genetic determination models based on relations of the one gene-one pro-
tein type, the genotype-phenotype relations in which one and the other are frag-
mented into independent parts that enable the fragmented transmission of in-
formation in a system that is always closed, always isolated. 49
The case of the Central Dogma of Biology we already mentioned is interest-

EDITORIAL
ing because it shows how reductionist conceptions of the world, with their vis-
ible class imprint, are part of the construction of scientific models that are ap-
parently disconnected or independent from ideological, economic or political
interests, but that sooner or later are adopted by those with unmistakable in-
volvements of this type. We refer, for example, to the way in which advocates of
the agro-biotechnology industry uncritically defend the traditional conception
of gene and the Central Dogma of molecular biology, ignoring the growing
doubts being expressed about its universal validity.

Towards the construction of a bio-cultural evolution theory


New developments in evolutionary biology are enabling the construction of a
bridge between biological and social sciences. The search for such a bridge is
nothing new, as multidisciplinary projects that link aspects of both fields have
been in place for some time. Publications like Human Ecology, which started
publication in 1974, focus precisely on the biological implications of social dy-
namics and, at the same time, on the social effects derived from transforma-
tions in fauna and flora. Cultural materialism and ecological anthropology, from
the seventies onwards, and even before, underlined the importance of describ-
ing in detail the ecological effects of cultural practices. Ethnobiology, medical
anthropology and bio-semiotics are other fields whose study object fuses the so-
cial and biological spheres. Irrespective of point of view, however, the ­processes
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

involved in the emergence of bio-cultural evolution as a research field, as well


as the different theoretical and methodological approaches with which this re-
search is undertaken, require a much longer and detailed examination than can
be carried out in this editorial comment. The following lines are limited to dis-
cussing recent stances concerning the person/organism dichotomy, on the one
part, and reflect about the niche construction theory — at least, in what concerns
human beings — in social sciences, particularly anthropology.
Selectionist interpretations of human culture were already present in
Charles Darwin’s The Origin of Man, and provided structure for so-called social
Darwinism towards the end of the nineteenth century and the beginning of the
twentieth. In fact, from the thirties of the previous century anthropologists like
Franz Boas detected a racist undercurrent in these interpretations and rejected
explanations of culture from a biological perspective. The independence of cul-
tural dynamics from biological evolution has been, since then, an integrating
principle in anthropology (Ingold, 2004; Schultz, 2014; also see Schultz in this
edition of INTERdisciplina on page 131). It seems odd, then, that now anthropol-
50 ogists (like Ingold and Schultz) should be theorizing on bio-cultural (or bioso-
cial) evolution, from the point of departure of some novel developments in evo-
EDITORIAL

lutionary biology. What is new in bridge-building between the sciences of life


and social studies is not the desire to build them, but in the sort of links that
are emerging.
Darwin’s theory created a radical new place for humans in nature. While
eighteenth century scientists surmised a difference in type between the cogni-
tive capacities of humans and other animals, Darwin proposed that perceived
differences were simply of degree. If, in the eighteenth century, the difference
between the “savage” and the “civilized” could be explained in terms of uneven
development within the same type — the former still need to develop their intel-
lectual potential before they can catch up with the latter–, for Darwin the sepa-
ration between the two could be very great, but with infinite gradations between
them. The difference between the most primitive savage and the most intelli-
gent simian, although it is even greater, exhibits the same cascade of grada-
tions. Anyway, the mental capacity of the former, with all his/her humanity, is
closer to superior primates than that of a civilized European. Darwin’s prose in
the third chapter of The Descent of Man leaves little doubt on this matter.
This perspective served colonialist projects aimed at exercising tutelage
over peoples deemed savages and, as a justifying argument, civilizing them. But
this didn’t mean simply educating them, but identifying and segregating the
most promising members of the colonized communities and promote that these
select few couple and have children because, according to the accepted notion,
cognitive capacities are inherited. For example, Darwinian mathematician Karl
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

Pearson (1904), one of the founders of the journal Biometrika, thought that a
public education system for the British Empire would be a major influence, over
generations, in improving the intelligence of the King’s subjects. This result
would come about, he argued, not only as a result of teaching, but also as a con-
sequence of the socializing role of the schools. The excesses of the eugenics
programs and the emergence of national liberation movements contributed to
the demise, after the Second World War, of the approach based on differences in
degree of the cognitive capacities among superior primates, human “savages”
and “civilized” individuals. The conception that human cognition is of a differ-
ent type from animal cognition regained ascendancy.
However, as Ingold comments (2004), the rejection of racist arguments,
even when it was a fair and necessary achievement, resulted in a conceptual im-
passe in anthropology: it is accepted that biological evolution served to account
for the emergence of humans from their primate ancestry; but, once Homo sapi-
ens populated the Earth, behavioral and cognitive variations were circumscribed
to the field of culture. Biology relinquished its place to history. Evolution of Hu-
manity, therefore, is conceived in two separate stages: one in which evolution 51
by natural selection and modification of descendants determines the scaffold-

EDITORIAL
ing and organic — morpho-physiological — substrate that underpins the superi-
or mental capacities that all humans possess or can develop, and another stage
in which these capacities are deployed in cultural practices and constructions.
Once the issue had been stated thus, the threshold between the first and second
stages became the recipient of special attention as a study object. However, it is
an object to which we no longer have access, given that it has receded into a
distant past, and all that is left to us is to investigate a present day surrogate
and identify or reveal those (essential) qualities that, plausibly, might be pro-
jected into the past, as if they too were characteristics of that threshold mo-
ment. Many studies about hunter-gatherer groups of the present are performed
with this objective in mind: considered with some irony, it could be said that
anthropology has its own “model organisms”.
Keeping the duality of the cultural sphere versus the biological is useful for
marking out disciplinary fields, but if what we really pursue is an integral un-
derstanding of human life, it generates more problems than it solves. Human
beings are both social and biological: persons and organisms. Instead of retain-
ing the dichotomy, wouldn’t it be better to generate another concept of person
that embraces and fuses experiential and ontogenic development? This type of
change in perspective places the person in a field of social interaction — that is,
of inter-subjective relationships, be they face-to-face or mediated by cultural
devices — and conceives him/her as an entity made up of diverse trajectories
(psychological, emotional, physiological, communicative, socializing) leading
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

to maturation and growth. The person becomes, then, a developing node, within
a dynamic relational field, that changes in sync with the development of the
node (Ingold 2000, 4).

Niche construction
The concerted deployment of the living being and its environment occupies a
central role in the theory of niche construction (Laland et al. 2000; Odling-Smee
et al. 2003; Kendall et al. 2011; O’Brien and Laland 2012), a theory linked to the
evolution of development. According to this line of reasoning, the environment
is no longer a mere external instance that influences the life cycle of the organ-
ism, nor a medium made up of biotic and abiotic factors in which that organism
lives. It is posited that the activities of the organism contribute to modelling the
environment in which it lives; that is, it participates in the construction of its
own environment. Now, in the interpretation of the so-called modern synthesis,
the environment establishes the selective pressures that limit or enable the re-
52 production and survival of the organism in question; the interesting part, from
the perspective of niche construction, is that when it modifies and participates
EDITORIAL

in the construction of its environment, the organism also modifies the selective
pressures that are exerted upon it. Furthermore, the constructed niche is inher-
ited by later generations, like a sort of patrimony that is bestowed upon a cer-
tain group of descendants. This ecological inheritance — as it is known — com-
plements the genetic inheritance.
Concerning Homo sapiens, activities directed at building the human envi-
ronment comprise cultural practices related to the production of food, clothes
and shelter, but they also include activities linked to learning and teaching,
symbolic production and the establishment of institutions and norms. There-
fore, various inheritances are operating: that which concerns genetic transmis-
sion, the inheritance of the anthropogenic landscape and its resources, and the
legacy of symbolic culture (figure 1 shows a diagram of this).5 Given its concep-
tual architecture, niche construction theory can contribute to the creation of an
interdisciplinary research field in which social and biological scientists con-
verge. This does not mean, however, that this space already exists and that we
only have to occupy it; we must stress possible inter-theoretical links between
this conceptualization of the niche and theories that have emerged from social

5  Emily Schultz’s contribution to this issue of INTERdisciplina points out that in later for-
mulations of the theory, cultural inheritance was included in ecological inheritance. She
stresses the convenience, from the point of view of social sciences, of maintaining a
three-sided conception of inheritance, as is shown in Figure 1.
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

Niche Construction
Gene pool Population
t At of the Development Culture with different
population phenotypes
Natural Selection
Ecological inheritance

Cultural inheritance
Genetic inheritance
Time

Niche Construction Population


Gene pool
of the Development Culture with different
t+1 At + 1 population phenotypes
Natural Selection

Figure 1. Prepared on the basis of Laland et al., (2000). At and At + 1 correspond, respectively, with the 53
environment in time t, and the environment in time t + 1.

EDITORIAL
sciences, thus determining a more robust conceptual framework to guide inter-
disciplinary work.
O’Brien and Laland (2012) discuss the pertinence of the niche construction
theory vis à vis the origins of agriculture and cattle raising. They highlight di-
verse models of niche construction and their effects upon cultural/social and
biological aspects of human populations. It could well be the case, they argue,
that the modified set of selective pressures could have a bearing on one aspect
or the other, or maybe on both simultaneously. For example, the modification of
human habitat may give rise to illnesses that were not frequent previously. May-
be a cultural innovation, let’s say, the discovery of an effective medicine, is
enough to counteract the illnesses that emerged from the structural change of
the anthropogenic landscape, in such a way that this selective pressure doesn’t
affect the biological constitution of the population. Thus, the effect of niche
construction only causes a cultural change. But it could also happen that the ap-
propriate cultural innovation doesn’t occur, or that it is insufficient, in such a
way that the presence of this or that illness has effects on the frequency of
genes in the human population. With the advent of several generations, one or
several genes that confer resistance to the illness in question become fixed
among a majority of the members of the group.
What are really interesting about O’Brien and Laland (2012) are some of the
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

comments made by a group of guest readers, many of them extracted from the
social sciences.6 Here is where the possibilities of interdisciplinary bridges can
be perceived better. Some of these commenting readers (Kim Sterelny, for exam-
ple) point out that the examples cited in the article (resistance to lactose among
milk-consuming shepherds, resistance to malaria among peasants in Western
Africa) illustrate cases in which the connections between cultural change, phe-
notypic change and genotypic change are more or less direct and non-problem-
atic. The effects on populations and genotypes of many other cultural innova-
tions are not so clear, although the modification that these caused in selective
pressures exerted on the human group in question could be quite evident (think
in terms of clothing). On the other hand, the examples presented by O’Brien and
Laland do not take into account the role played by entities that regulate collec-
tive labor (states, religious organizations, etc.), or resistance evoked against
their dictums, in the construction of the anthropogenic environment, in the
preservation or alteration of cultural traditions and in the invention of devices.
It is necessary, therefore, that the theory presented should incorporate more
54 possibilities of the human agency than those included in mere environmental
engineering (comment by Agustín Fuentes). It would be desirable to give more
EDITORIAL

weight to the effects of the division of labor, as well as conflicts between social
groups with diverging interests.
Among the social theories proposed as complementary and enriching to the
niche construction theory, the actor network theory described by Bruno Latour
(Hodder 2010; Schultz 2014) is worth mentioning. But we must highlight that
the link is proposed in an exploratory sense, to the extent of subordinating it to
some conceptions of the social scientist in question. Thus, from the field of ar-
chaeology, Hodder (2010) develops a proposal concerning material culture,
which concedes the nature of agency to objects. What he wants to bring to the
fore is how humans depend on objects, objects depend on other objects, ob-
jects depend on humans, and humans depend on other humans. He calls all this
skein of relationships entanglement, and he avers that this conceptual frame-
work can embrace and accommodate the theories of niche construction and ac-
tor network. Schultz (2014) offers a similar reasoning and incorporates the links
these theories exhibit with the dynamic development systems approach.
Apart from the already mentioned, there are other possibilities, which
seem to have been explored very little (at least concerning their ties to niche
construction). Henri Lefebvre’s construction of space (1991) is one of them,

6  The article was published in Current Anthropology. This journal makes a habit of includ-
ing, together with the principal article, the comments on the text formulated by a group of
guest readers.
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

­ lthough the authors of this editorial comment were unable to find works that
a
link these two conceptions during their bibliographic search. Anyway, instances
of social space production described by Lefebvre could well be considered in-
stances of human niche construction. Perhaps the difficulty in finding authors
who propose this link can be traced to the fact that Lefebvre focuses eminently
on the development of cities, while Odling-Smee and his colleagues haven’t
stressed the urban environment when referring to Homo sapiens. Notwithstand-
ing, Radding (2012) describes in detail — from the point of view of the produc-
tion of space — the development of agave culture in the North of Mexico, and
this account (which is not centered on cities) is well suited to the pattern of
niche construction, although the authoress doesn’t underline this fact.
If the suggested link is plausible, then the pattern created by Odling-Smee
and his colleagues is linked to Marxism by way of Lefebvre. It may not be the
only connection, nor the best one, with this great conglomerate of research pro-
grams that have emerged from Marx’s pen. Anyway, the tie between Marxism
and niche construction is worth exploring, as it could offer us a powerful con-
ceptual device for understanding biosocial evolution. 55

EDITORIAL
Conclusion
We have produced a very general review of some of the aspects we consider cen-
tral to establishing evolutionism as a truly global conception of the world; we
could consider it an attitude before the world. Just as Copernicus’ contribution
radically changed the manner in which we locate humans in the Universe, simi-
larly evolutionism, headed by Lamarck and Darwin, has managed to banish
from human thought and action the idea of fixity in time, of eternity understood
as absence of change. This revolution could achieve an even greater scope, free
or almost free of mystification and fetishism. If this has not happened yet, it is
due to the presence of the conservative elements already mentioned, who still
tie evolutionism (ever more weakly) to an obsessive (but unreal) conception of
permanence, absence of movement; these same elements would like to anchor
evolution itself to static forms of existence of matter, explain it ultimately as
that which denies it: fixity. But at the same time the persistence of these ele-
ments is what (maybe involuntarily) has played a partial role as engine for evo-
lutionism, given that it has not only generated, but also carries in itself the de-
velopment of its opposite: the dynamic materialist conception. What is rich and
enriching in the evolutionist attitude can be seen as the unity of this struggle
between the ideological and hegemonic versus the revolutionary and count-
er-hegemonic. Its movement and internal contradictions are at once a reflection
and a base for contradictions and movements in broader conceptions, not only
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

in the natural, but also in the social sciences, philosophy, everyday life, the
gamut of social relations; in a single word, culture. If there is a scientific theory
that condenses this strong interpretation of all these complex components of
the human essence, it is evolution theory. There lies its power and its unlimited
explanatory and heuristic capacity.

References
Balzer, W., C. U. Moulines, and J. Sneed. An Architectonic for Science. The Struc-
turalist Program. Dordrecht: D. Reidel Publishing Company, 1987.
Barkow, J. H., L. Cosmides, and J. Tooby. The Adapted Mind: Evolutionary Psychol-
ogy and the Generation of Culture. New York: Oxford University Press, 1992.
Buss, D. The Handbook of Evolutionary Psychology. Hoboken, NJ: John Wiley &
Sons, 2005.
Crick, F., et al. «Central dogma of molecular biology.» Nature 227, nº 5258
(1970): 561-563.
56 Darwin, C. The Autobiography of Charles Darwin. New York: Dover, 1958[1892].
———. The Descent of Man and Selection in Relation to Sex. Vol. 1. Princeton, N.J.:
EDITORIAL

Princeton University Press, 1981 [1871].


———. The Descent of Man and Selection in Relation to Sex. Parte I. Princeton, NJ,
1968 [1871].
———. Charles Darwin’s Natural Selection: Being the Second Part of his Big Spe-
cies Book Written from 1856 to 1858. Edited by R. C. Stauffer. Cambridge:
Cambridge University Press, 1987 [1856-1858].
———. The Origin of Species. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1964
[1859].
———. Essay of 1844. In The Foundations of the Origin of Species. Francis Darwin
(Ed.). 2008 [1844].
Dawkins, R. The Selfish Gene. Oxford: Oxford University Press, 1976.
Descartes, R. Discurso del método. Madrid: Austral, 1996 [1637].
———. Los principios de la filosofía. Madrid: Alianza Universidad, 1995 [1647].
Díez, J. A., and C. U. Moulines. Fundamentos de filosofía de la ciencia. Barcelona:
Ariel, 1999.
Gissis, S, B., and E. Jablonka (eds.). Transformations of Lamarckism: From Subtle
Fluids to Molecular Biology. Cambridge, MA: MIT Press, 2011.
Gould, S. J. and R. C. Lewontin. «The Spandrels of San Marco and the Panglossian
Paradigm: A Critique of the Adaptationist Program.» Proceedings of the Roy-
al Society of London B 205 (1979): 581-598.
———. and Vrba. E. S. «Exaptation. A Missing Term in the Science of Form.» Pa-
leobiology 8, nº 1 (1982): 4-15.
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

Greene, J. C. «Darwin as a Social Evolutionist.» Journal of the History of Biology,


(1977): 1-27.
Hodder, I. Entangled. An Archaeology of the Relationship between Humans and
Things. Malden, Massachusetts and Oxford: Wiley-Blackwell, 2012.
Ingold, T. «Beyond Biology and Culture. The Meaning of Evolution in a Relation-
al World.» Social Anthropology 12, nº 2 (2004): 209-221.
———. The Perception of the Environment. Essays on Livelihood, Dwelling, and
Skill. Londres: Routledge, 2000.
Jablonka, E., and Lamb. M. Epigenetic Inheritance and Evolution: The Lamarckian
Dimension. Oxford: Oxford University Press, 1995.
———, and M. Lamb. Evolution in Four Dimensions. Cambridge, MA: MIT Press, 2005.
Kendal, J., J. J. Tehrani, and J. Odling-Smee. «Human Niche Construction in In-
terdisciplinary Focus.» Philosophical Transactions of the Royal Society, Series
B 366 (2011): 785-792.
Kimura, M. Neutralism. Edited by E. Fox Keller and E. A. Lloyd. Cambridge, MA:
Harvard University Press, 1992.
———. The Neutral Theory of Molecular Evolution. Cambridge: Cambridge Uni- 57
versity Press, 1983.

EDITORIAL
Lakatos, I. La metodología de los programas de investigación científica. Madrid:
Alianza Universidad, 1971.
Laland, K. N, J. Odling-Smee, and M. W. Feldman. «Niche Construction, Biological
Evolution, and Cultural Change.» Behavioral and Brain Sciences 23 (2000):
131-175.
Lefebvre, H. The Production of Space. Translated by Donald Nicholson-Smith.
Malden, Maryland: Blackwell, 1991.
Lerner, R. M. Final Solutions: Biology, Prejudice and Genocide. University Park,
PA: The Pennsylvania State University Press, 1992.
Levins, R. C., and R. C. Lewontin. «Biology Under the Infuence.» In Dialectical
Essays in Ecology, Agriculture and Health. New York: Monthly Review Press,
2007.
———. The Dialectical Biologist. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985.
———. «Dialectics and Systems Theory.» In Dialectical Essays in Ecology, Agricul-
ture and Health, by R. C. Levins and R.C. Lewontin, 101-124. New York:
Monthly Review Press, 2007.
Lewens, T. «Seven Types of Adaptationism.» Biology and Philosophy 24 (2009):
161-182.
Lewontin, R. C. «Adaptation.» In The Dialectical Biologist, by R. Levins and R. C.
Lewontin, 65-84. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985.
———.«Sociobiology as an Adaptationist Program.» Behavioral Science 24 (1978):
5-14.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

———. «The Organism as Object and Subject of Evolution.» Scientia 118 (1983):
63-82.
———. The Triple Helix. Cambridge, MA: Harvard University Press, 2000.
Lorenz, K. Fundamentos de la etología. Barcelona: Paidós, 1986.
———. Sobre la agresión, el pretendido mal. Madrid: Siglo XXI Editores, 1982
[1963].
Malthus, R. T. An Essay on the Principle of Population. New York: Augustus M.
Kelly Publishers, 1971.
Margulis, L. El origen de la célula. Barcelona: Reverté, 1993.
———. Symbiosis and Evolution. Scientific American. Reprinted in Life: Origin
and Evolution. San Francisco: W. H. Freeman and Company, 1971.
———. and D. Sagan. What is Life?. London: Weidenfeld and Nicholson Ltd.,
1997.
Mendel, G. Versuche über Planzenhybriden. Abhandlungen. Experiments in Plant
Hybridization. 1866, 3-47: http://www.esp.org/foundations/genetics/clas-
sical/gm-65.pdf.
58 Muñoz-Rubio, J. «On Darwinian Discourse, Part I: Political Economy Natural-
ized.» Science as Culture 8, nº 1 (1999): 47-74.
EDITORIAL

———. «On Darwinian Discourse, Part II Re-Anthropologizing Nature by Natural-


izing Competitive Man.» Science as Culture 8, nº 2 (1999): 171-188.
———. «Dialéctica y teoría de la evolución: dos concepciones hermanadas». In
Totalidades y complejidades: crítica a la ciencia reduccionista. Muñoz Rubio
J. (Coord.). CEIICH-UNAM, 2014.
O’Brien, M. J., and K. N. Laland. «Genes, Culture, and Agriculture. An Example of
Human Niche Construction.» Current Anthropology 53, nº 4 (2012): 434 -470.
Odling-Smee, F. J., K. N. Laland, and M. W. Feldman. Niche Construction: The Ne-
glected Process in Evolution. Princeton: Princeton University Press, 2003.
Oparin, A. I. Oparin. Mexico City: Ediciones de Cultura Popular, 1972 [1938].
———. «Sobre el origen de las primeras formas de vida.» In El origen de la vida:
Symposium conmemorativo en homenaje a A. I. Oparin, by Anónimo, 137-
144. Mexico City: UNAM, 1978.
———. El origen de la vida sobre la Tierra. Madrid: Tecnos, 1973.
———. The Origin of Life. New York: Dover Publications, 1953 [1938].
Oyama, S. Evolution’s Eye: A Systems View of the Biology-Culture Divide. Durham:
Duke University Press, 2000.
———. The Ontogeny of Information: Developmental Systems and Evolution.
Durham: Duke University Press, 2002.
———, P. E. Griffiths, and R. D. Gray. Cycles of Contingency: Developmental Sys-
tems and Evolution. Cambridge, MA: MIT Press, 2001.
Pearson, K. «On the Laws of Inheritance in Man. On the Inheritance of the Mental
Julio Muñoz Rubio and Diego Méndez Granados Evolution Theory as a Conceptual Revolution...

and Moral Characters in Man, and its Comparison with the Inheritance of the
Physical Characters.» Biometrika 3 (1904): 131-190.
Pinker, S. How the Mind Works. London: Penguin, 1995.
Ptacek, M . B., and S. J. Hanksion. «The Pattern and Process of Speciation.» In
Evolution: The First Four Billion Years, by M. Ruse and J. Travis, 177-207.
Cambridge, MA: The Belknap Press of Harvard University Press, 2009.
Radding, C. «The Children of Mayahuel: Agaves, Human Cultures, and Desert
Landscapes in Northern Mexico.» Envirnomental History 17 (2012): 84-115.
Rudwick, M. J. S. «Objetos fósiles.» In Fundamentos históricos de la biología, by
J. Llorente, R. Ruiz, G. Zamudio and R. Noguera, 201-241. Mexico City:
UNAM, 2008.
Schultz, E. «New Perspectives on Organism-Environment Interactions in Anthro-
pology.» In Entangled Life, edited by Barker, et al. 79-102. Dordrecht: Spring-
er, 2014.
Schweber, S. «Darwin and the Political Economists: Divergence of Character.»
Journal of the History of Biology 13, no 2 (1980): 195-289.
———. «The Origin of the Origin Revisited.» Journal of the History of Biology 10, 59
nº 2 (1977): 229-316.

EDITORIAL
Smith, A. The Wealth of Nations. London: Everyman´s Library, 1954 [1776-1778].
Sober, E. Six Sayings About Adaptationism. Vols. 72-86, in The Philosophy of Biol-
ogy, edited by M. Ruse and D. L. Hull. Oxford: Oxford University Press, 1996
[1998].
Thornhill, R., and T. C. Palmer. Una historia natural de la violación: Los funda-
mentos biológicos de la coerción sexual. Mexico City, 2006.
Tinbergen, N,. El estudio del instinto. Mexico City: Siglo XXI Editores, 1975 [1951].
Todes, D. P. Darwin without Malthus. The Struggle for Existence in Russian Evolu-
tionary Thought. Oxford University Press. Oxford: Oxford University Press,
1989.
Watson, J. D., and F. H. C. Crick. «Genetical Implications of the Structure of De-
oxiribonucleic Acid.» Nature 171 (1953b): 964-967.
———. «Molecular Structure of Nucleic Acids.» Nature 171 (1953a): 737-738.
Williams, G. C. Adaptation and Natural Selection: A Critique of Some Current Evo-
lutionary Thought. Princeton, NJ: Princeton University Press, 1966.
Wilson, E.O. On Human Nature. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1978.
———. Sociobiology: The New Synthesis. Cambridge, MA: Harvard University
Press, 1975.
Young, R. M. «Darwin’s Metaphor. Does Nature Select?» The Monist 55 (1971):
442-503.
———. «Malthus and the Evolutionists: The Common Context of Biological and
Social Theory.» Past and Present 43 (1969): 109-145.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

———.«The Historiographical and Ideological Context of the Nineteenth Centu-


ry Debate on Man’s Place in Nature.» In Changing Perspectives in the History
of Science, edited by M. Teich and R. M. Young, 344-438. Reidel Publishing
Co, 1973.

60
EDITORIAL
DOSSIER

José Dávila-Velderrain* y Elena Álvarez-Buylla**


Esquemas de causación lineales en biología
postgenómica: la subliminal y conveniente
suposición del mapeo uno a uno entre
genotipo y fenotipo
Resumen | En este ensayo cuestionamos la validez de algunos supuestos básicos en biología
molecular y evolución sobre la base de datos experimentales recientes y a través de los len-
tes de las perspectivas no lineal y de sistemas. Enfocamos nuestra discusión sobre dos fun-
damentos bien establecidos de la biología: el flujo de información en biología molecular (es
decir, su dogma central), y el paradigma de la vía de señalización “causal” lineal. Según am-
bos paradigmas, la suposición subliminal de un mapeo genotipo-fenotipo (one-to-one geno-
type-phenotype mapping GPM) uno a uno constituye una hipótesis de trabajo subyacente 61
en muchos casos. Preguntamos si esto es empíricamente sostenible en el marco de la biolo-
gía postgenómica. Llegamos a la conclusión de que, cuando se asume el concepto de redes
complejas y procesos dinámicos en el comportamiento celular —un punto de vista que aho-
ra ha sido validado empíricamente— ya no puede sostenerse el mapeo uno a uno. Ofrece-
mos la hipótesis que semejante suposición subliminal y a veces explícita debe sostenerse,
hasta cierto punto, porque es conveniente para la apropiación privada y el mercadeo de los
descubrimientos científicos. Sería de esperar que nuestra discusión contribuya a allanar la
transición en curso hacia una biología de sistemas más integradora, explicativa, cuantitati-
va y multidisciplinaria. Esta última, a su vez, rendirá probablemente desarrollos médicos y
agrícolas más preventivos y sustentables, respectivamente, que un enfoque reduccionista.

Schemes of Linear Causation in Post-Genomic Biology: The Subliminal and Convenient


Assumption of one to one Mapping between Genotype and Phenotype
Abstract | In this essay we question the validity of basic assumptions in molecular biology
and evolution on the basis of recent experimental data and through the lenses of a systems
and nonlinear perspective. We focus our discussion on two well established foundations of
biology: the flow of information in molecular biology (i.e. the central dogma of molecular
biology) and the “causal” linear signaling pathway paradigm. Under both paradigms the

* Instituto de Ecología-Universidad Nacional Autónoma de México. Correo electrónico:


jdjosedavila@gmail.com
** Centro de Ciencias de la Complejidad-Universidad Nacional Autónoma de México.
­Correo electrónico: eabuylla@gmail.com

Dávila-Velderrain, José y Elena Álvarez-Buylla. «Esquemas de causación lineales en biología postgenómica: la subliminal
y conveniente suposición del mapeo uno a uno entre genotipo y fenotipo.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 61-76.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­subliminal assumption of a one-to-one genotype-phenotype mapping (GPM) constitutes an


underlying working hypothesis in many cases. We ask if this is empirically sustainable in
post-genomic biology. We conclude that, when embracing the notion of complex networks
and dynamic processes governing cellular behavior — a view now empirically validated —
one-to-one mapping can no longer be sustained. We hypothesize that such subliminal and
sometimes explicit assumptions may be upheld, to a certain degree, because they are con-
venient for the private appropriation of scientific discoveries. Hopefully, our discussion will
help smooth the undergoing transition towards a more integrative, explanatory, quantita-
tive and multidisciplinary systems biology. The latter will likely also yield more preventive
and sustainable medical and agricultural developments, respectively, than a reductionist
approach.

Palabras clave | biología postgenómica – mapeo genotipo-fenotipo – determinismo genético


– flujo de información genética

Keywords | post-genomic biology – genotype-phenotype mapping – genetic determinism –


62 flow of genetic information
DOSSIER

Introducción
La práctica de la ciencia surge, en su mayor parte, de los consensos. El progreso
científico, sin embargo, también está sostenido por el desafío continuo a las
ideas aceptadas. De tanto en tanto se producen rupturas de acuerdos tácitos, y
entonces —dicen algunos— ocurre una transición, un llamado cambio de para-
digma (Kuhn 2012). En las últimas décadas, varios autores han venido discu-
tiendo la posibilidad de un cambio de paradigma en biología, dada la aparente
crisis de algunos de sus principios fundacionales (Wilkins 1996; Strohman 1997;
O’Malley y Boucher 2005). En este trabajo, en cambio, nos interesa transmitir
que una gran proporción de la investigación biológica aceptada asume sublimi-
nalmente ciertas suposiciones que, en esta época postgenómica, son empírica-
mente insostenibles. Algunas de estas suposiciones están tan profundamente
arraigadas que todavía impregnan el diseño, la interpretación y la descripción
de una amplia gama de investigaciones biológicas a nivel molecular aunque, si
se le enfrentara directamente con el tema, cualquiera les restaría importancia.
De manera rutinaria buscamos mutaciones simples “causales”, responsables de
fenotipos complejos y suponemos que, encontrando la base molecular de una
mutación correlacionada con una condición particular, ya hemos explicado el
surgimiento de esta última. Lo importante de esto es que esta lógica da por he-
cho que en la mayoría de los casos una relación de uno-a-uno será posible. Por
extensión de estas suposiciones definimos las vías de señalización como entidades
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

autónomas que ordenan a la célula cómo debe comportarse bajo una determina-
da condición. Si surge una conducta patológica, buscamos la fuente de unas ins-
trucciones incorrectas: el componente o la vía mutada. Automáticamente inter-
pretamos cualquiera manifestación de un rasgo aprendido, por ejemplo, la
resistencia a un fármaco, como la consecuencia de los principios de optimiza-
ción de la adaptación (darwiniana) por medio de mutación y selección “aleato-
rias”. Este sesgo recurrente hacia las explicaciones ad hoc ¿se basa solamente en
la plausibilidad dada por la evidencia, o es una simple consecuencia de una tra-
dición ingenuamente heredada? Consideramos que la presentación explícita de
algunas de las suposiciones mencionadas, a la luz de información empírica
postgenómica, y a través del lente de una perspectiva no lineal, de la biología
de sistemas, podrá contribuir a aclarar esta cuestión. Esto puede resultar de uti-
lidad para los estudiantes de biología actuales y para aquellos científicos intere-
sados en la investigación multidisciplinaria.
Un primer desvío necesario: ¿qué queremos decir con biología postgenómica?
La disponibilidad de secuencias genómicas completas (y también transcripto-
mas, proteomas, metabolomas, etc.) impactó obviamente la investigación en 63
biología, posibilitando nuevos niveles de interrogación, además de desenmas-

DOSSIER
carar nuevas fuentes de apoyo (o rechazo) empírico para otros hechos hasta en-
tonces supuestos. En nuestro caso, sin embargo, además del acceso a datos pro-
venientes de toda la amplitud del genoma, también incluimos en el término
postgenómico varios rasgos que caracterizan a la biología moderna: 1) abundan-
cia de datos moleculares experimentales, 2) acceso a maneras sistemáticas para
caracterizar estados fenotípicos celulares; y 3) una tendencia a generar datos
cuantitativos y a formular modelos matemáticos/computacionales. En conse-
cuencia, desde nuestro punto de vista la biología postgenómica es necesaria-
mente multidisciplinaria, integradora, formal y cuantitativa.

La suposición más básica e ingenua: el GPM uno a uno


En la actualidad es común pensar en la relación entre genotipos y fenotipos en
términos de algún tipo de mapeo complejo (Kauffman 1993; Mendoza y Álvarez-
Buylla 1998; Wagner y Zhang 2011; 2014; Ho y Zhang 2014). Se puede seguir el
rastro del concepto de un “mapa genotipo-fenotipo” hasta Alberch, quien propu-
so elegantemente un modelo basado en los principios de la dinámica de siste-
mas para expresar las limitaciones de lo que algunos llaman determinismo gené-
tico, es decir la suposición de que los genes determinan directamente los
fenotipos (Alberch 1991). Sería igualmente limitado adoptar un determinismo
epigenético. Cabe destacar que una suposición tan centrada en el gen como de-
terminante absoluto constituye la base de las frecuentemente citadas metáforas
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

de “plano genético” o “programa genético” (Pigliucci 2010). Más aun, también


implica una relación lineal entre genotipos y fenotipos; en otras palabras, un
mapeo uno a uno. Este modelo simplista es atractivo, ya que abarca naturalmen-
te una interpretación de causa y efecto, lo que lo hace intuitivamente interesan-
te. Pero si reflexionamos sobre esta suposición de que un genotipo genera espe-
cíficamente un fenotipo particular, tenemos que enfrentar el problema de cómo
un punto de vista tan simplista puede cuadrar con cualquier observación. No
obstante, este modelo uno a uno sigue siendo la base de la mayoría de los pro-
gramas aceptados de desarrollo biomédi-
También incluimos en el co o biotecnológico (como, por ejemplo,
término postgenómico varios los cultivos transgénicos).
Un segundo desvío necesario: ¿cuáles
rasgos que caracterizan a la genotipo y fenotipo? En la epistemología
biología moderna: 1) abun- de la evolución y la biología, en general,
dancia de datos moleculares es común hablar de genotipo y fenotipo
como si fueran términos absolutos. Pero
64
experimentales, 2) acceso a dichos términos pueden ser definidos en
maneras sistemáticas para diferentes niveles y, en la práctica, las dis-
DOSSIER

caracterizar estados fenotípicos tinciones entre genotipo y fenotipo son


apenas parciales y dinámicas (Lewontin
celulares, y 3) una tendencia a
2011). En la biología postgenómica esta
generar datos cuantitativos y a distinción se apoya comúnmente en el
formular modelos matemáticos/ uso de modelos sencillos de GPM (véase,
por ejemplo, Soyer 2012). En consecuen-
computacionales. En
cia, hay más de un tipo de genotipos y
consecuencia, desde nuestro fenotipos. Un modelo GPM puede ser es-
punto de vista la biología post- pecificado de diferentes maneras. Para
genómica es necesariamente los propósitos de este ensayo establece-
mos que el genotipo estará representado
multidisciplinaria, integradora, por una red reguladora de genes (GRN
formal y cuantitativa gene regulatory network), y los fenotipos
por un perfil o configuración de expre-
sión de genes. No obstante, vale la pena notar que en la época actual de secuen-
ciación de la próxima generación (NGS next-generation-sequencing) y la biología
de la célula individual, la caracterización empírica de genotipos completos de
células individuales se está volviendo factible. Por desgracia, tanto por razones
conceptuales como técnicas, no puede decirse lo mismo de los fenotipos, aun-
que se estén desarrollando algunas estrategias fenotípicas sistemáticas especí-
ficas (véase, por ejemplo, Houle et al. 2010; Hancock 2014).
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

El mapeo genotipo-fenotipo uno a uno y el dogma central


Crick declaró por primera vez el “dogma central de la biología molecular” en
1958, que luego fue reiterado una vez más en 1970 (Crick 1958, 1970). En tér-
minos sencillos el dogma asevera que la información fluye al interior de las cé-
lulas del ADN al ARN y de ahí a las proteínas; como resultado se determina el
fenotipo celular (Shapiro 2009).
Las simplificaciones involucradas en este modelo ya han sido cuestionadas
desde un punto de vista de la información, concluyendo que descubrimientos
realizados en las últimas décadas han hecho que el dogma sea insostenible (Sha-
piro 2009). En lugar de esto, nos enfocaremos sobre el papel consolidado del
dogma en relación con lo que se refiere al esquema de causación de fenotipos
moleculares, lineal y unidireccional, que se ha adoptado de manera implícita.
Según una interpretación explícita del dogma, un gen codifica para una proteí-
na, que de alguna manera determina un rasgo observable (es decir, un fenotipo).
Esta visión simplista puede enmarcarse de manera efectiva en un modelo de
GPM uno a uno (véase figura 1a). ¿Cómo definimos un fenotipo? Aquí se asigna
un fenotipo a una molécula, una proteína, porque se dice que tiene una función. 65
Esta función debería ser entonces una característica observable de la célula (or-

DOSSIER
ganismo). Por lo tanto, el primer GPM uno a uno por discutir sería: un gen (es
decir, el genotipo) codifica para una proteína que lleva a cabo una función espe-
cífica que determina una característica observable (es decir, el fenotipo).

¿Es empíricamente sostenible en biología postgenómica este modelo


uno a uno (gen-función)?
La primera dificultad que se nos ocurre es de naturaleza conceptual. ¿Qué signi-
fica función? Definir una función en biología no es un asunto menor (Huang
2000; Huneman 2013; Brunet y Doolitle 2014; Doolittle et al. 2014). En primer
lugar, la asignación de funciones se le puede encargar a entidades a niveles di-
versos de la organización molecular, tales como gen, proteína, dominio de pro-
teína, complejo de proteínas o vía (Huang 2000). En años recientes, investigado-
res en las áreas de genómica y epigenómica hasta abogan por el mapeo de
funciones a nivel de genoma y con resolución de un solo nucleótido (Kellis et al.
2013). Para ser concretos, vamos a enfocarnos en la función a nivel de proteína.
Aunque lo que definimos como función de la proteína suele ser condicionado
por el contexto —es decir, el entorno celular— (Huang 2000), para propósitos de
nuestra discusión vamos a asumir que una función de proteína puede ser asig-
nada invariablemente. Así, en el modelo simple uno a uno, un gen está vinculado
invariablemente a una función específica a través de la acción de una proteína.
Según la más reciente versión del ensamblaje del genoma humano que
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

a)
Genotipo Fenotipo

ADN ARN Proteína

b)
Vía de señalización lineal Fenotipo celular
(Causal) (Efecto)

66 c) P1

Genotipos Fenotipos
...
DOSSIER

G1 G2 G3

P1 P2 P3

G1 G2 G3
P3
G1 G2 G3 ...
P2

G = Gen G1 G2 G3 ...
P = Fenotipo

Figura 1. Representación esquemática de los GPMs expuestos en el texto principal. a) GPM uno a
uno que representa el dogma central de biología molecular: un gen (p. ej., el genotipo) codifica para
una proteína, la cual lleva acabo una función específica que determina una característica observable
(p. ej., el fenotipo). b) GPM uno a uno que representa el paradigma de la vía de señalización “cau-
sal” lineal: genes codifican para las proteínas involucradas en una vía de señalización (genotipo),
y esta última convierte una señal molecular específica en un fenotipo celular específico. c) GPM no
lineal que representa la especificación de los fenotipos celulares mediante la dinámica de GRN: los
genes de un genoma individual (genotipo) interaccionan en GRNs complejas cuyas interacciones
regulatorias determinan los fenotipos celulares observables.

­ parece en la base de datos Ensembl (http://www.ensembl.org/) el ser humano


a
tiene 20,389 genes codificadores, 9,656 pequeños genes no codificadores, y
14,470 genes largos no codificadores. La primera observación obvia es que no
todos los genes codifican para proteínas. Hay dos hechos postgenómicos: 1) la
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

mayor parte del genoma humano no codifica para proteínas (Alexander et al.
2010), y 2) la transcripción ocurre con mucha más frecuencia de la esperada
(Carninci et al. 2005; Cheng et al. 2005). ¿Será posible que los genes que no co-
difican para proteínas también definen el fenotipo? Bueno, probablemente, de
alguna manera; pero con toda seguridad no lo hacen por medio de un GPM uno
a uno, dado el punto de vista que va emergiendo en el sentido de que la trans-
cripción no codificadora está estrechamente ligada a la regulación génica y a la
especificación del tipo celular (Natoli y
Andrau 2012). Por ejemplo, se mostró re- Según la más reciente versión del
cientemente que el ARN transcrito de po- ensamblaje del genoma humano
tenciadores llamado eRNA, es capaz de re- que aparece en la base de datos
gular la transcripción (Plosky 2014). Como
veremos más abajo, la regulación génica
Ensembl, el ser humano tiene
en sí misma es el mecanismo central de- 20,389 genes codificadores, 9,656
trás de la definición de las redes regulato- pequeños genes no codificadores,
rias génicas; también es fundamental para y 14,470 genes largos no
entender la conducta colectiva de las re- 67
codificadores. La primera
des. Conceptualizar la conducta celular
en términos de redes moleculares, a su observación obvia es que no

DOSSIER
vez, representa una desviación total del todos los genes codifican para
GPM uno a uno. proteínas. Hay dos hechos
Además de genes (no) codificadores,
postgenómicos: 1) la mayor parte
la cantidad de proteínas codificadas en el
genoma humano, y representadas por
del genoma humano no codifica
modificaciones de transcripción ha sido para proteínas, y 2) la
estimada entre 50,000 y 500,000 (Uhlen transcripción ocurre con mucha
y Ponten 2005). Considerando la ahora más frecuencia de la esperada.
conocida cifra de genes y (estimada) de
proteínas en otros organismos, varios
¿Será posible que los genes que
autores han señalado que la complejidad no codifican para proteínas
genómica (y proteómica) no está correla- también definen el fenotipo?
cionada con la complejidad fenotípica
(véase por ejemplo Huang 2002). Este hecho empírico, nuevamente, no es con-
sistente con lo que esperaríamos de la extensión del dogma.
Más allá de la curiosidad despertada por datos genómicos generados recien-
temente, una desventaja más seria del GPM uno a uno asociado con el dogma
central reside en que pasa completamente por alto las interacciones entre genes
(Tyler et al. 2009). La epistasis se refiere al fenómeno en el cual el efecto funcio-
nal de un gen está condicionado por otros genes (Phillips 2008), mientras la
pleiotropía se refiere a una función que es afectada por muchos genes (Stearns
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

2010); estos dos fenómenos constituyen hechos (y conceptos) bien establecidos


en genética moderna y clásica (Lehner 2011; Wagner y Zhang 2011). En la actua-
lidad esta clase de interacciones genéticas están siendo estudiadas sistemáti­
camente a escala genómica. Por ejemplo, ahora es posible probar millones de
combinaciones diferentes de mutantes dobles y evaluar sus efectos sobre una
función cuantificable, tal como hicieron Costanzo y sus colegas usando la leva-
dura de cerveza Saccharomyces cerevisiae (Costanzo et al. 2010). Estudios como
éste han mostrado con claridad que el efecto de un gen sobre un fenotipo espe-
cífico depende de la actividad (o ausencia de la misma) de muchos genes más.
En este sentido una interacción génica se define sobre la base de este efecto fun-
cional condicionado. Si bien una discusión a fondo de la epistasis y la pleiotropía
se halla fuera de los alcances de este trabajo, vale la pena hacer notar que tales
mecanismos están estrechamente vinculados con dos tipos innegables de evi-
dencia experimental: 1) se pueden generar resultados muy diferentes de juegos
de genes casi idénticos, o el mismo genotipo puede producir fenotipos contras-
tantes, y 2) es posible arribar a puntos fenotípicos virtualmente idénticos
68 ­utilizando genotipos muy diferentes. Evidentemente, estos hechos no cuadran
con un GPM uno a uno. Aunque son aparentemente paradójicos, ambas declara-
DOSSIER

ciones pueden reconciliarse perfectamente usando un modelo de GPM muchos


a muchos en el cual las interacciones entre componentes genéticos y no genéti-
cos son considerados de manera explícita; un punto de vista mucho más consis-
tente con la manera en que los sistemas vivientes y adaptables se comportan y
evolucionan.

El mapeo uno a uno y las vías de señalización


Extendiendo el concepto de uno a uno hasta un nivel más alto, los biólogos mo-
leculares lo aplican para asociar una vía de señalización alterada con una parti-
cular condición fenotípica. Las señales extracelulares son transmitidas por pro-
teínas intermediarias a proteínas efectoras, que eventualmente activan los
conjuntos de genes responsables del establecimiento de fenotipos “apropia-
dos”. Nótese que el término vía por sí solo hace referencia a un grupo de eventos
que se producen ordenadamente a lo largo de una línea. Por lo tanto, en un sen-
tido, este modelo multimolecular continúa la idea dogmática de transferencia
de información lineal y unidireccional. Por lo tanto, desde nuestro punto de vis-
ta, también constituye efectivamente un modelo de GPM uno a uno (véase figura
1b). Los genes codifican para las proteínas involucradas en la vía (genotipo), y
éstas mapean hacia una señal molecular específica (instrucción) que conduce
a  un fenotipo celular específico. La propiedad lineal de las vías de señaliza-
ción  también implica causa y efecto unidireccional: se cree que una señal de
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

instrucción dada causa directamente una manifestación fenotípica. Tradicional-


mente los biólogos han adoptado esta imagen simple de la vía como explicación
válida a nivel molecular para muchos fenotipos celulares. Ni siquiera es válido
un enfoque de uno a uno para asociar una red con un fenotipo.

¿Es sostenible empíricamente este modelo uno a uno (señal a


fenotipo) en la biología postgenómica?
Aquí podemos plantear preguntas similares a las que se enuncian más arriba.
Por ejemplo, ¿hay suficientes vías de señalización celular para la cantidad de
posibles señales extracelulares? ¿Hay una relación directa, de uno a uno, entre
señales y fenotipos? Y si esto es así, ¿por qué los fenotipos celulares (es decir,
los tipos de célula) parecen ser entes discretos mientras, por ejemplo, las seña-
les portadas por los factores solubles de crecimiento exhiben concentraciones
sujetas a variaciones continuas? Y, más importante, ¿cómo y por qué los fenoti-
pos celulares se mantienen después de que ha cesado la señal? Como explicare-
mos más adelante, reexaminar el comportamiento de las células como resultado 69
de las restricciones impuestas por las interacciones regulatorias de las redes

DOSSIER
moleculares complejas es útil para abordar estas cuestiones.
La explosión genómica ha llevado a la caracterización por fuerza bruta (de
procesamiento de datos) de los componentes moleculares y sus interacciones,
que ahora están siendo integrados en grandes bases de datos (Chatraryamontri
et al. 2013). Como se esperaba, se han hecho esfuerzos para tratar de clasificar
tales componentes en colecciones de vías de señalización a nivel genómico en
múltiples organismos (Schaeffer et al. 2009; Croft et al. 2010). ¿Qué se apren-
dió? ¿Facilita la caracterización exhaustiva de vías de señalización la compren-
sión de fenotipos celulares y su plasticidad? En analogía con el fracaso de la
predicción de que la caracterización de todos los genes de un organismo permi-
tiría entender las reglas codificadas por el genoma que rigen su comportamien-
to, el enlistado de vías de los componentes moleculares y sus interacciones sólo
ha revelado un cuadro que es mucho más complejo que lo anticipado. Pero falta
mucho para explicar las manifestaciones fenotípicas por medio de cadenas li-
neales de causación molecular (Huang 2011) o, en otras palabras, de asociacio-
nes lineales con preferencia sobre modelos explicativos.
Décadas de experimentación han mostrado que hay extenso intercambio de
información entre las vías de señalización caracterizadas individualmente. De
manera correspondiente, los fenómenos de epistasis y pleiotropia explicados
en párrafos anteriores se extienden naturalmente en el nivel de las vías. Mien-
tras varias vías diferentes pueden converger hacia fenotipos específicos, una
vía y señal molecular específicas pueden también generar fenotipos diferentes
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

dependiendo de cada contexto (Huang 2000). Estas observaciones sugieren


­interacciones más allá de las cascadas lineales. Por otra parte, se puede produ-
cir un efecto similar al “causado” por una señal molecular específica mediante
estímulos no específicos o incluso de manera independiente de cualquier estí-
mulo. Por ejemplo, estímulos mecánicos como los inducidos por alteraciones de
la forma celular pueden inducir fenotipos celulares sin ninguna instrucción ex-
tra celular específica ni cambio genético (Huang 2000). Por el otro lado, dada la
estocasticidad intrínseca de las reacciones bioquímicas tanto extra como intra-
celulares, las células de un tipo específico a linaje pueden asumir diferentes fe-
notipos heredables, ya sea en ausencia de una diferencia genética o ambiental
asociada, o mediante el procesamiento de señales ambientales estocásticas no
específicas (Perkins y Swain 2009; Balazsi et al. 2011). Estos hechos también ha-
cen que una explicación mecanicista por medio de un GPM uno a uno a nivel de
vías de señalización sea insostenible. La inevitable plasticidad del comporta-
miento celular y la robustez de las manifestaciones fenotípicas observadas exi-
gen un modelo explicativo alternativo. Razonamos más adelante que la perspec-
70 tiva formal de la conducta celular como propiedad emergente de las restricciones
impuestas por las redes regulatorias de los genes brinda un punto de vista al-
DOSSIER

ternativo acerca de cómo los genotipos mapean para generar fenotipos, ofre-
ciendo un punto de partida para abordar procesos que, de otra manera, son su-
mamente complejos.

Más allá del GPM uno a uno: perspectiva de la dinámica de redes


¿Cómo quedan parados los dos puntos de vista expuestos anteriormente (el ma-
peo uno a uno de gen y vía de señalización a función) en la biología de sistemas
postgenómica? Los genes, las proteínas codificadas y las vías de señalización
molecular están incrustados en redes complejas de componentes genéticos y no
genéticos que generalmente presentan varias asas de retroalimentación positiva
y negativa y un comportamiento dinámico. Nos enfocamos ahora en la regula-
ción génica, que es la base para conceptualizar las interacciones génicas, la pro-
piedad fundamental que subyace en las redes regulatorias génicas no lineales.
El concepto mismo de la regulación de los genes, que no es nada nuevo, no es
consistente con un GPM uno a uno porque implica que el efecto fenotípico de
una función génica dependerá de la actividad de otros genes que la regulan.
Aunque la conciencia explícita del hecho de que los genes que codifican para
todas las proteínas de la célula son necesariamente regulados por algunas otras
proteínas regulatorias, que a su vez son reguladas, parece abrumadora, tal con-
ciencia puede ser representada de manera sucinta en modelos cualitativos de
redes de regulación génica (GRN en inglés). Estos modelos se están volviendo
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

muy útiles para seguir y comprender la acción concertada de múltiples compo-


nentes interactuantes.
Un modelo de trabajo que se usa comúnmente en biología de sistemas es
aquel en que el genoma se mapea directamente a una GRN, y el fenotipo celular
se representa por la actividad de cada uno de sus genes, su patrón de expresión.
De esta manera, en una distinción genotipo-fenotipo basada en la dinámica de
la GRN, una red representa efectivamente el genotipo de la célula, mientras su
perfil asociado de expresión representa su fenotipo (Davila-Velderrain y Álva-
rez-Buylla 2014). La estructura del genoma (y la red) permanece virtualmente
constante a través del desarrollo mientras el fenotipo celular va cambiando.
¿Por qué se observan cambios fenotípicos a lo largo del desarrollo bajo patrones
tan robustos y reproducibles?
La naturaleza genómica de la GRN implica una estructura codificada física-
mente, por medio de la cual la red restringe naturalmente el comportamiento
temporal permisible de la actividad de cada gen. Por ejemplo, un gen específico
“A” es regulado por un juego específico de genes. Dado el estado de la actividad
de estos reguladores y la forma funcional de la regulación, dinámicamente el 71
gen “A” será canalizado hacia estados futuros específicos. Esta simple regla re-

DOSSIER
gulatoria se aplica simultáneamente a todos los genes, generando un proceso
auto organizativo que lleva inevitablemente al establecimiento de solamente
aquellos estados celulares (fenotipos) que son consistentes con la lógica regula-
toria subyacente. Por lo tanto, la GRN impone restricciones al comportamiento
de la célula. La robustez y reproducibilidad observadas del comportamiento ce-
lular surgen naturalmente como un proceso auto organizado. Cualquier fuente
de estímulo inductivo extracelular (no) específico convergiría inevitablemente
hacia uno de los estados fenotípicos que son lógicamente consistentes con la
función regulatoria subyacente de la red que se encuentra bajo consideración.
La exposición razonada expuesta brevemente en párrafos anteriores ha sido
explotada para proponer GRNs fundadas en datos experimentales para entender
cómo ocurre la especificación del destino celular durante, por ejemplo, el desa-
rrollo temprano de la flor (véase Mendoza y Álvarez-Buylla 1998; Espinosa-Soto
et al. 2004; y actualización en Sánchez-Corrales et al. 2010), y el establecimien-
to de patrones de células madre (Azpeitia et al. 2010); en la actualidad se en-
cuentra apoyada por una gran cantidad de trabajo teórico y experimental con-
solidado (véase por ejemplo, Huang et al. 2005; Azpeitia et al. 2014).
En contraste con las suposiciones implícitas en el GPM uno a uno, las inte-
racciones al interior de la red son fundamentales para el establecimiento del
fenotipo y, por lo tanto, el efecto de una mutación sobre el fenotipo manifesta-
do estará condicionado por el contexto de la red del gen bajo consideración
(Davila-Velderrain et al. 2014). Dado que la multitud de estados celulares robustos
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

observados dependería de las restricciones de la red debidas a interacciones re-


gulatorias, el papel orquestador de las GRNs constituye efectivamente un GPM
(no lineal) de muchos a muchos en el cual la mayoría de los componentes pue-
den, al mismo tiempo, constituir tanto causas como efectos (véase figura 1c).

¿Investigación biomédica y biotecnológica ciega, indiferente u


orientada hacia el mercado?
A pesar de toda la evidencia generada por casi dos décadas de investigación
postgenómica, la presencia subliminal del GPM uno a uno, demasiado simplifi-
cado —aunque la mayor parte del tiempo no se le reconozca— no puede ser ne-
gada. Se supone implícitamente como una meta principal que impulsa la inves-
tigación biomédica convencional que los genes causan, por ejemplo, cáncer,
porque generan fenotipos mediante la codificación de proteínas (Huang 2013).
Éste también es el caso para la investigación biotecnológica, en la que se reco-
noce que un gen particular de una especie en que se produce una “función” par-
72 ticular puede introducirse en otra especie con la esperanza de producir la mis-
ma “función” (Vaeck et al. 1987). Tomando en cuenta que hay una gran cantidad
DOSSIER

de estudios buscando mutaciones “causales”, esta suposición centrada en el gen


sólo se nota en unos pocos casos o, alternativamente, se pasa por alto. A pesar
de la enorme cantidad de recursos invertidos en proyectos de secuenciación de
genomas, no se ha podido identificar exitosamente algo como una mutación
(causal) universal para una enfermedad degenerativa (Huang 2013). No obstan-
te, el contar con moléculas específicas como candidatas a factores causales de
enfermedades particulares permite a las empresas desarrollar nuevos fármacos
destinados al mercado. Dada la naturaleza limitada del simplista GPM uno a uno
subyacente, es probable que este enfoque fracase. Se puede reproducir exclusi-
vamente sobre la base de su limitada efectividad —y, en gran parte, merced a
estrategias de mercadeo— en lugar de explicaciones profundas o soluciones
agudamente necesarias. Hay que hacer notar que esta clase de investigación
sostenida en la búsqueda de blancos moleculares potenciales en terapéutica, o
soluciones tipo “bala mágica” de un solo gen para amenazas agrícolas comple-
jas, pone en evidencia la prevalencia del GPM uno a uno, es decir, asume que
hay una proteína para cada enfermedad o para cualquiera amenaza ambiental
en agricultura.
El potencial para la terapia también complica las cosas, porque podría ser
una meta de investigación perfectamente aceptable, sin importar su impacto so-
bre la mejora de la comprensión o si prueba efectivamente causación. Así, po-
dría ser el caso que la investigación biomédica no ha evolucionado naturalmen-
te hacia una situación tan ingenua; podría ser, en lugar de eso, que el carácter
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

tecnocrático impulsado por el mercado de la “ciencia” moderna se ha dedicado


a estimular la herencia de ideas viejas que siguen siendo convenientes; desgra-
ciadamente para la ciencia, sin embargo, la tasa de crecimiento de la compren-
sión conceptual no parece poder seguirle el paso a la rapidez de la evolución
tecnológica.
Resumiendo, el paradigma dominante supone implícitamente que los genes
determinan la conducta celular por medio de GPM uno a uno. Específicamente, los
genes codifican para proteínas que determinan directamente los fenotipos y, en
consecuencia, mutaciones en los genes deberían por sí solas alterar los fenotipos.
Por lo tanto, tomar como blancos proteínas alteradas producidas a partir de genes
mutados parece ser la mejor estrategia para “corregir” un fenotipo patológico; lo
mismo podría decirse de las alteraciones epigenéticas, de las vías de señali­
zación alteradas o incluso de las redes. Sin embargo, un gran volumen de evi-
dencia postgenómica hace que el GPM uno a uno sea insostenible. En contraste,
un GPM que tome en cuenta el papel orquestador de las redes regulatorias mo-
leculares, que constituye un GPM de muchos a muchos, explica naturalmente
muchas observaciones paradójicas y brinda un marco formal para la interpreta- 73
ción de la masa creciente de datos moleculares postgenómicos.

DOSSIER
Reconocimientos
Este trabajo recibió el apoyo de becas ERAB: Conacyt (México) 180098 y 180380;
y UNAM-DGAPA-PAPIIT: IN 203113.

Referencias
Alberch, P. «From genes to phenotype: dynamical systems and evolvability.» Ge-
netica 84, nº 1 (1991): 5-11.
Alexander, R. P., G. Fang, J. Rozowsky, M. Snyder y M. B. Gerstein. «Annotating
non-coding regions of the genome.» Nature Reviews Genetics 11, nº 8 (2010):
559-571.
Azpeitia, E., J. Davila-Velderrain, C. Villarreal y E. R. Álvarez-Buylla. «Gene regu-
latory network models for floral organ determination.» Flower Development,
2014: 441-469.
———., M. Benítez, I. Vega, C. Villarreal y E. R. Álvarez-Buylla. «Single-cell and
coupled GRN models of cell patterning in the Arabidopsis thaliana root stem
cell niche.» BMC systems biology 4, nº 1 (2010): 134.
Balázsi, G., Van Oudenaarden, A. y J. J. Collins. «Cellular decision making and bio-
logical noise: from microbes to mammals.» Cell 144, nº 6 (2011): 910-925.
Brunet, T. D. y W. F. Doolittle. «Getting “function” right.» Proceedings of the
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­ ational Academy of Sciences 111, nº 33 (2014): E3365-E3365.


N
Carninci, P. et al. «The transcriptional landscape of the mammalian genome.»
Science 309, nº 5740 (2005): 1559-1563.
Chatr-aryamontri, A. et al. «The BioGRID interaction database: 2013 update.»
Nucleic acids research 41 (D1) (2013): D816-D823.
Cheng, J. et al. «Transcriptional maps of 10 human chromosomes at 5-nucleo-
tide resolution.» Science 308, nº 5725 (2005): 1149-1154.
Costanzo, M. et al. «The genetic landscape of a cell.» Science 327, nº 5964 (2010):
425-431.
Crick, F. H. «Central dogma of molecular biology.» Nature 227, nº 5258 (1970): 561-
563.
———. «On protein synthesis.» Symposia of the Society for Experimental Biology
12 (1958): 138.
Croft, D. et al. «Reactome: a database of reactions, pathways and biological pro-
cesses.» Nucleic acids research, 2010: gkq1018.
Davila-Velderrain, José, A. Servin-Marquez y E. R. Álvarez-Buylla. «Molecular
74 evolution constraints in the floral organ specification gene regulatory net-
work module across 18 angiosperm genomes.» Molecular biology and evolu-
DOSSIER

tion 31, nº 3 (2014): 560-573.


——— y E. R. Álvarez-Buylla. «Bridging genotype and phenotype.» En Frontiers
in Ecology, Evolution and Complexity, editado por Octavio Miramontes, Al-
fonso Valiente-Banuet y Mariana Benítez. CopIt ArXives, 2014.
Doolittle, W. F., T. D. Brunet, S. Linquist y T. R. Gregory. «Distinguishing between
“function” and “effect” in genome biology.» Genome biology and evolution 6,
nº 5 (2014): 1234-1237.
Espinosa-Soto, C., P. Padilla-Longoria y E. R. Álvarez-Buylla. «A gene regulatory
network model for cell-fate determination during Arabidopsis thaliana flow-
er development that is robust and recovers experimental gene expression
profiles.» The Plant Cell Online 16, nº 1 (2004): 2923-2939.
Hancock, J. M. (Ed.). Phenomics. CRC Press, 2014.
Ho, W. C. y J. Zhang. «The Genotype-Phenotype Map of Yeast Complex Traits: Ba-
sic Parameters and the Role of Natural Selection.» Molecular biology and
evolution 31, nº 6 (2014): 1568-1580.
Houle, D., D. R. Govindaraju y S. Omholt. «Phenomics: the next challenge.» Na-
ture Reviews Genetics 11, nº 12 (2010): 855-866.
Huang, S., G. Eichler, Y. Bar-Yam y D. E. Ingber. «Cell fates as high-dimensional
attractor states of a complex gene regulatory network.» Physical Review Let-
ters 94, nº 12 (2005): 128701.
———. «Genetic and non-genetic instability in tumor progression: link between
the fitness landscape and the epigenetic landscape of cancer cells.» Cancer
José Dávila-Velderrain y Elena Álvarez-Buylla Esquemas de causación lineales en biología...

and Metastasis Reviews 32, nº 3-4 (2013): 423-448.


———. «Rational drug discovery: what can we learn from regulatory networks?»
Drug discovery today 7, nº 20 (2002): s163-s169.
———. «Systems biology of stem cells: three useful perspectives to help over-
come the paradigm of linear pathways.Philosophical Transactions of the
Royal Society B.» Biological Sciences 366, nº 1575 (2011): 2247-2259.
———. «The practical problems of post-genomic biology.» Nature biotechnology
18, nº 5 (2000): 471-472.
Huneman, P. Functions: selection and mechanisms. Springer, 2013.
Kellis, M. et al. «Defining functional DNA elements in the human genome.» Pro-
ceedings of the National Academy of Sciences 111, nº 17 (2014): 6131-6138.
Kuhn, T. S. The structure of scientific revolutions. University of Chicago Press,
2012.
Lehner, B. «Molecular mechanisms of epistasis within and between genes.»
Trends in Genetics 27, nº 8 (2011): 323-331.
Lewontin, R. «The genotype/phenotype distinction.» En Stanford Encyclopedia
of Philosophy. 2011. 75
Mendoza, L. y E. R. Álvarez-Buylla. «Dynamics of the genetic regulatory network

DOSSIER
for Arabidopsis thaliana flower morphogenesis.» Journal of Theoretical Biol-
ogy 193, nº 2 (1998): 307–319.
Natoli, G. y J. C. Andrau. «Noncoding transcription at enhancers: general princi-
ples and functional models.» Annual review of genetics 46 (2012): 1-19.
O’Malley, M. A. y Y. Boucher. «Paradigm change in evolutionary microbiology.»
Studies in History and Philosophy of Science Part C: Studies in History and
Philosophy of Biological and Biomedical Sciences, 2005: 183-208.
Perkins, T. J. y P. S. Swain. «Strategies for cellular decision‐making.» Molecular
systems biology 5, nº 1 (2009).
Phillips, P. C. «Epistasis — the essential role of gene interactions in the structure
and evolution of genetic systems.» Nature Reviews Genetics 9, nº 11 (2008):
855-867.
Pigliucci, M. «Genotype-phenotype mapping and the end of the ‘genes as blue-
print’ metaphor.» Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological
Sciences 365, nº 1540 (2010): 557-566.
Plosky, Brian S. eRNAs Lure NELF from Paused Polymerases.Molecular Cell. 2014.
Rose, M. R. y T. H. Oakley. «The new biology: beyond the Modern Synthesis.» Bio-
logy direct 2, nº 1 (2007): 30.
Sanchez-Corrales, Y. E., E. R. Álvarez-Buylla y L. Mendoza. «The Arabidopsis
thaliana flower organ specification gene regulatory network determines a
robust differentiation process.» Journal of Theoretical Biology 264, nº 3
(2010): 971-983.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Schaefer, C. F. et al. «PID: the pathway interaction database.» Nucleic acids re-
search, 2009: D674-D679.
Shapiro, J. A. «Revisiting the central dogma in the 21st century.» Annals of the
New York Academy of Sciences 1178, nº 1 (2009): 6-28.
Soyer, O. S. (Ed.). Evolutionary systems biology 751, Springer 2012.
Stearns, F. W. «One hundred years of pleiotropy: a retrospective.» Genetics 186,
nº 3 (2010): 767-773.
Strohman, R. C. «The coming Kuhnian revolution in biology.» Nature biotechnol-
ogy 15, nº 3 (1997): 194-200.
Stuart A. K. The origins of order: Self-organization and selection in evolution. Ox-
ford, Gran Bretaña: Oxford University Press, 1993.
Tyler, A. L., F. W. Asselbergs, S. M. Williams y J. H. Moore. «Shadows of complex-
ity: what biological networks reveal about epistasis and pleiotropy.» Bioes-
says 31, nº 2 (2009): 220-227.
Uhlen, M. y F. Ponten. «Antibody-based proteomics for human tissue profiling.»
Molecular & Cellular Proteomics 4, nº 4 (2005): 384-393.
76 Vaeck, M., et al. «Transgenic plants protected from insect attack.» Nature 328
(1987): 33-37.
DOSSIER

Wagner, G. P. y J. Zhang. «The pleiotropic structure of the genotype-phenotype


map: the evolvability of complex organisms.» Nature Reviews Genetics 12,
nº 3 (2011): 204-213.
Wilkins, A. S. «Are there ‘Kuhnian’revolutions in biology?» BioEssays, 1996: 695-
696.
DOSSIER

Ehud Lamm* y Eva Jablonka*


Dos legados de Lamarck: una perspectiva del
siglo XXI sobre el uso/desuso y la herencia
de caracteres adquiridos
Resumen | Lamarck ha dejado muchos legados para generaciones futuras de biólogos. Su
herencia mejor conocida fue una sugerencia explícita, desarrollada en la Philosophie zoolo-
gique (PZ), que los efectos del uso y desuso (caracteres adquiridos) pueden ser heredados e
impulsar la transformación de especies. Esta sugerencia se formuló bajo la forma de dos
leyes, a las que nos referimos con los nombres de: ley de plasticidad biológica y ley de con-
tinuidad fenotípica. Colocamos a estas leyes en su contexto histórico, y distinguimos entre
las intuiciones clave de Lamarck e interpretaciones posteriores neolamarckianas de sus
ideas. Argumentamos que el énfasis puesto por Lamarck en el papel jugado por la organiza-
ción de los seres vivientes y su modelo fisiológico de reproducción es directamente relevan- 77
te para las preocupaciones del siglo XXI, e ilustramos esto mediante la discusión de la con-
tinuidad genómica intergeneracional y la evolución cultural.

Lamarck’s Two Legacies: A 21st-century Perspective on Use/Disuse and the Inheritance


of Acquired Characters
Abstract | Lamarck has left many legacies for future generations of biologists. His best
known was an explicit suggestion, developed in Philosophie zoologique (PZ), that the effects
of use and disuse (acquired characters) can be inherited and can drive species transforma-
tion. This suggestion was formulated as two laws, which we refer to as the law of biological
plasticity and the law of phenotypic continuity. We put these laws in their historical context
and distinguish between Lamarck’s key insights and later neo-lamarckian interpretations of
his ideas. We argue that Lamarck’s emphasis on the role played by the organization of living
beings and his physiological model of reproduction are directly relevant to 21st century
concerns, and illustrate this by discussing intergenerational genomic continuity and cultur-
al evolution.

Palabras clave | Lamarck – plasticidad biológica – acomodamiento fenotípico – herencia bio-


lógica – continuidad genómica intergeneracional – continuidad cultural

Keywords | Lamarck – biological plasticity – phenotypic accommodation– biological heritage


– intergenerational genomic continuity – cultural continuity

*  Instituto Cohn para la Historia y Filosofía de la Ciencia y las Ideas. Universidad de Tel-
Aviv, Israel. Correo electrónico: eva.jablonka@kcl.ac.uk

Lamm, Ehud y Eva Jablonka. «Dos legados de Lamarck: una perspectiva del siglo XXI sobre el uso/desuso y la herencia
de caracteres adquiridos.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 77-98.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Las dos leyes de Lamarck


La principal contribución de Lamarck al pensamiento evolutivo fue su sugerencia
de que la herencia de caracteres adquiridos impulsa el cambio evolutivo. La idea
de que los efectos del uso y desuso —“caracteres adquiridos”— son heredados
no fue original de él; la tomó como cosa establecida, de la misma manera que
hicieron la mayoría de los biólogos de los siglos XVIII y XIX (incluyendo a Char-
les Darwin). Sin embargo, su insistencia
Sugerimos que la primera de que los efectos de tal herencia van
más allá de cambios dentro de las espe-
ley, que describe cómo se cies y que pueden explicar la generación
desarrollan los caracteres a de especies nuevas, patrones de diversi-
dad, y la adaptación dio lugar a la teoría
través del uso o el desuso, de la evolución (Burkhardt 2011), y se
puede ser descrita en transformó en tema de experimentación,

términos modernos como la especulación y acalorados debates a par-


tir de entonces. Su propuesta, que fue
78 ley de plasticidad biológica. popular durante el último tercio del siglo
La segunda ley, que afirma XIX pero que fue rechazada durante la
DOSSIER

mayor parte del XX, en la actualidad vuel-


que los efectos de e­ stas ve a recibir consideración seria (véase
“adquisiciones” evolutivas se Gissis y Jablonka 2011 para las perspec-
tivas histórica, biológica y filosófica). No
heredan, puede ser descrita revisaremos aquí muchos estudios que
como la ley de la continuidad muestran que variaciones introducidas
por el desarrollo pueden tener efectos
fenotípica. Creemos que estas heredables, dado que dichas revisiones
articulaciones modernas de están siendo publicadas de manera regu-
lar (por ejemplo, Jablonka y Raz 2009;
las ideas de Lamarck pueden Turner 2011; Jablonka 2013; Rechavi
contribuir a discusiones 2013). Más bien nos gustaría mostrar las
continuidades y discontinuidades entre
sobre la herencia y la las dos leyes que Lamarck presentó en su
evolución Philosophie zoologique (PZ) y las concep-
ciones del siglo XXI de la adaptación fi-
siológica y la herencia. Por lo tanto, empezaremos con las dos famosas leyes de
Lamarck, como se describen en la PZ:
“Primera Ley. En cada animal que no ha rebasado los límites de su desarro-
llo, el uso más frecuente y continuo de cualquier órgano gradualmente refuerza,
desarrolla y hace crecer dicho órgano, y le otorga un poder proporcional al tiem-
po que ha sido usado; mientras el desuso permanente de cualquier órgano lo
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

debilita imperceptiblemente, lo deteriora, y disminuye progresivamente su ca-


pacidad funcional, hasta que finalmente desaparece”.
“Segunda Ley. Todas las adquisiciones o pérdidas que la naturaleza endilga
a los individuos, a través de la influencia del entorno en el que su raza ha sido
colocada desde hace tiempo, y por lo tanto a través de la influencia del uso pre-
dominante o el desuso permanente de cualquier órgano, todos ellos se preser-
van por reproducción en los nuevos individuos que surgen, siempre y cuando
las modificaciones adquiridas sean comunes a ambos sexos, o por lo menos a
los individuos que producen las crías” (Lamarck, PZ, Primera parte, 113); aquí
como en otras páginas de este trabajo, PZ se refiere a la traducción inglesa de
Philosophie zoologique de Lamarck, 1809).
Sugerimos que la primera ley, que describe cómo se desarrollan los caracte-
res a través del uso o el desuso, puede ser descrita en términos modernos como
la ley de plasticidad biológica. La segunda ley, que afirma que los efectos de
­estas “adquisiciones” evolutivas se heredan, puede ser descrita como la ley de la
continuidad fenotípica. Creemos que estas articulaciones modernas de las ideas
de Lamarck pueden contribuir a discusiones sobre la herencia y la evolución. 79

DOSSIER
La ley de plasticidad biológica
El punto de vista de Lamarck sobre la flexibilidad y capacidad de respuesta de
los organismos vivos (lo que hoy llamaríamos plasticidad fenotípica) era distin-
ta de una simple noción de flexibilidad material. Le dedicó mucha atención a las
diferentes maneras en que estaban organizados los organismos vivos, y consi-
deraba que sus formas de organización eran fundamentales para entender cómo
reaccionan a los estímulos (por ejemplo, si hay una respuesta localizada o coor-
dinada) y cómo evolucionan. Lamarck consideraba a la capacidad de respuesta
biológica como una propiedad fundamental definitoria (“primitiva”) de la orga-
nización viva. La capacidad de respuesta de los objetos vivientes era para él el
resultado del efecto combinado de los tipos de material químico a partir de los
cuales están construidas las entidades biológicas (materia gelatinosa en anima-
les, mucilaginosa en plantas, organizada en ambos casos como tejido), y la di-
námica auto organizativa de flujos de electricidad y calor (que él llamaba fluidos
sutiles) que moldean este material de una manera que conduce a su auto man-
tenimiento y complejización. Esta manera de ver la organización biológica esta-
ba en el núcleo de su enfoque del origen de la vida (segunda parte de la PZ) y de
la evolución de las capacidades psicológicas (tercera parte de la PZ). Es un pun-
to de vista que ya había desarrollado en Recherches sur l’organisation des corps
vivants de 1802, y que cita en PZ:
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

…la función del movimiento de fluidos en las partes flexibles de los cuerpos vivien-
tes, y especialmente en el tejido celular de las más simples entre ellas, es tallar ru-
tas, sitios de depósito y salidas, para crear canales y a partir de ahí diversos órga-
nos, para variar estos canales y órganos de acuerdo con la diversidad de los
movimientos o caracteres de los fluidos que los causan, finalmente para ensanchar,
prolongar, dividir y gradualmente solidificar estos canales y órganos. Esto se ve
afectado por sustancias que incesantemente se van formando en los fluidos, y que
luego son separadas de ellos, y en parte asimiladas y unidas a los órganos, mientras
el resto es rechazado.
…que el estado de organización en cada cuerpo viviente ha sido adquirido gradual-
mente por la influencia cada vez mayor de los movimientos de fluidos (primero en el
tejido celular y después en los órganos formados en él), y por el constante cambio en
el carácter y estado de estos fluidos por los continuos desperdicios y renovaciones
que proceden dentro de ellos. (PZ 232-233; énfasis de los autores).

Lo que es central en el punto de vista de Lamarck, tanto en sus primeros traba-


80 jos como en los posteriores, es la organización dinámica que se manifiesta en
las actividades que subyacen en la manera en que una entidad viviente usa o
DOSSIER

desusa sus órganos y utiliza los recursos de su entorno. Cree que los estados
gelatinoso y mucilaginoso, que por sí solos podrían sostener la organización
viva, han sido (y continúan siendo) formados espontáneamente; una vez que
esta materia se expone a flujos de energía calórica y eléctrica ambientales, la
materia se organiza para formar entidades vivientes y auto sustentadas, que es-
tán provistas de la capacidad de nutrirse, crecer y adaptarse a su condición de
vida (véase por ejemplo, PZ 239).
Como la PZ deja bien en claro, Lamarck estaba trabajando contra una filoso-
fía vitalista dominante, y reaccionaba contra el punto de vista de que el entorno
era inherentemente contrario al organismo (Giglioni 2013), una percepción que
siguió vigente en el pensamiento posterior darwiniano y neodarwiniano. Xavier
Bichat, cuyos puntos de vista sobre este tema fueron explícitamente rechazados
por Lamarck, había estado preocupado por la habilidad de organismos frágiles
para resistir los efectos destructivos del medio ambiente. Estas preocupaciones
lo llevaron a varias nociones de amortiguamiento interno vitalista, y luego fue-
ron reemplazadas por alternativas más mecanicistas, que abrieron el camino
para la hipótesis de Walter B. Cannon en el siglo XX: la homeostasis. Sin embar-
go, el concepto homeostático de estabilidad sigue siendo congruente con el cua-
dro de un medio ambiente externo y destructivo, enfatiza mecanismos internos
que conducen a la falta de cambio macroscópico aparente y, lo más significa­
tivo, considera a la organización biológica como frágil. Para Lamarck, por el
contrario, la interacción con el entorno es esencial para el ajuste adaptativo del
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

organismo, que frecuentemente está asociado con hábitos y morfología alte­


rados, un aumento de complejidad (por ejemplo, división del trabajo) condu-
ciendo a un incremento de la estabilidad.
Las actividades fisiológicas de las entidades vivientes, las prácticas a que
son destinadas partes del organismo, son los usos y desusos en los que pensaba
Lamarck. Uso y desuso, pensaba, ocurren tanto en plantas como en animales,
aunque de diferentes maneras porque estas clases de organismo tienen diferen-
tes formas de organización. En las plantas, que no se mueven y no forman hábi-
tos (para Lamarck los hábitos están mediados por un sistema nervioso), los
cambios se adquieren por medio de actividades fisiológicas como la nutrición,
la absorción y la transpiración, que son moduladas por las condiciones ambien-
tales (la cantidad de luz, calor, humedad, etc.) y por medio de la dominancia de
algunos movimientos internos (PZ 108). En animales, los cambios provocados
por el uso y desuso son mediados por el sistema nervioso y por los hábitos que
el animal forma, que a su vez son mediados por las necesidades percibidas que,
siempre según Lamarck, son la necesidad de comer, el impulso sexual, el bien-
estar en general, y evitar el dolor (PZ 352). Lo que se altera en los animales no 81
primitivos cuando se enfrentan con nuevos desafíos es su “sentimiento inte-

DOSSIER
rior”, que requiere un sistema nervioso central y se manifiesta plenamente sólo
en animales que pueden moverse. El sentimiento interior es el precursor y la
condición para la formación de las emociones que se encuentran en los anima-
les más desarrollados, y sus efectos específicos dependen de la organización
interna del sistema nervioso y la morfología del animal, ambos de los cuales es-
tán vinculados con las actividades del organismo. El concepto de Lamarck del
sentimiento interior es similar a las ideas de los fisiólogos posteriores acerca
del ambiente interior y los mecanismos para preservar la homeostasis, pero las
diferencias entre sus puntos de vista y las ideas que surgieron posteriormente
son importantes. Su concepción fisiológica de la organización dinámica y plás-
tica no subraya el aspecto de amortiguamiento (canalización) de la adaptación
fisiológica; en lugar de ello, el uso y desuso conducen a nuevos hábitos que hacen
que el organismo sea más estable al hacerlo más complejo, más diferenciado.
El énfasis de Lamarck sobre la organización plástica y flexible fue adoptado
por los neolamarckianos franceses. Laurent Loison (2011) razona que el neola-
marckismo francés estuvo estructurado inicialmente en torno de la noción de
plasticidad que se hallaba en el núcleo de las investigaciones fisiológicas que
fueron fundamentales para la biología francesa del siglo XIX y principios del XX.
Las ideas de Lamarck fueron interpretadas en el contexto de la investigación
­fisiológica en zoología, teratología, microbiología y, lo más llamativo, botánica,
donde estudios ecológicos de poblaciones de plantas y estudios fisiológicos
en  el laboratorio mostraron el gran alcance y prevalencia de la plasticidad
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­adaptativa de las plantas. Los ajustes de organismos multicelulares y de micro-


bios ante condiciones cambiadas fueron interpretados por los lamarckistas
franceses en términos de plasticidad individual: uso y desuso.
La noción de “adquisición” en sentido lamarckiano estaba vinculada estre-
chamente con la de uso y desuso, porque es a través del uso y desuso activos
que los organismos vivos “adquieren” sus nuevas adaptaciones. Una adquisición
evolutiva era vista por Lamarck y sus seguidores como resultado de la respues-
ta del organismo ante un aporte ambiental generalmente persistente, que con-
duce a un nuevo fenotipo (por ejemplo, adquirir una gran musculatura, un bron-
ceado, aprender a esquiar). Sin embargo, por más que el término parezca
intuitivamente claro, el uso de la palabra “adquirido” está lleno de ambigüeda-
des, igual que su imagen en espejo, la palabra “innato”. Mameli y Bateson (2006)
hicieron una lista de 26 significados parcialmente traslapados de “innato”, y
analizaron sus muchos usos incorrectos y excesos de interpretación. Griffiths,
quien estudió la manera en que la palabra “innato” es usada por los legos (es de-
cir la noción que la “biología folklórica” tiene del término), mostró que se iden-
82 tifica con “naturaleza interior”, y que esta naturaleza interior se identifica con la
fijeza (los caracteres innatos son insensibles a los aportes ambientales), la tipi-
DOSSIER

calidad (el individuo es un representante normal y sano de su especie) y la te-


leología (el rasgo es adaptativo, las desviaciones son patológicas) (véase Griffiths
2002; 2011; Griffiths, Machery y Linquist 2009). Como han mostrado a través de
sus análisis Bateson, Mameli y Griffiths y sus colegas, aunque los términos pa-
recen dicotómicos, los atributos de “innato” no lo distinguen claramente de “ad-
quirido”. Esto puede conducir a confusiones conceptuales. Por ejemplo, mien-
tras el desarrollo de un rasgo adquirido es por definición sensible al contexto,
el rasgo adquirido es habitualmente un resultado de una respuesta organismal
típica, y con frecuencia –aunque no invariablemente– adaptativa, involucrando
la movilización de mecanismos fisiológicos ya desarrollados (Bateson y Mameli
2007; véase también Lehrman 1953). Más aun, cada rasgo de un organismo vivo
es sensible a algún contexto, y el desarrollo embriológico que se desenvuelve de
una manera típica para cada especie puede ser, con frecuencia, descrito como
una cascada de inducciones (Semon 1921; Waddington 1957). Por lo tanto, la “ti-
picalidad” y la “teleología” no distinguen entre características innatas y adquiri-
das, y no hay características indiscutiblemente “fijas”.
Desde el punto de vista de Lamarck, las distinciones más obvias que es preciso
hacer para clarificar lo que significa “adquirido” son (i) la que existe entre adqui-
sición pasiva y adquisición evolutiva (activa), y (ii) la que existe entre una ad­
quisición evolutiva que depende del aprendizaje (que es específica de los ani-
males y se basa en mecanismos neurales de aprendizaje y conducta motora) y
una adquisición que no depende del sistema nervioso (y que puede aplicarse a
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

todos los organismos vivos). Por poner ejemplos simples, consideremos la dis-
tinción entre los tres casos siguientes, cada uno de los cuales tiene que ver con
un rasgo “adquirido”: un hueso recientemente fracturado (adquirido); un hueso
torcido que resultó del remodelado que siguió a una fractura del mismo; y una
habilidad adquirida en el manejo de una presa peligrosa (por ejemplo, un escor-
pión) que resultó del proceso de aprendizaje de una suricata. El hueso recién
fracturado no se considera como una adquisición biológica, por más que el hue-
so haya “adquirido” una forma nueva, porque no hubo actividad biológica fun-
cional involucrada en la respuesta a la fractura. Por el otro lado, un hueso que
se ha remodelado después de una fractura puede ser concebido como una “ad-
quisición” biológica: la cicatrización-remodelación se basa en mecanismos que,
en promedio, permiten al animal sobrellevar el trauma que significa la fractura
de un hueso (por más que una instancia particular de remodelación haya resul-
tado incómoda). Similarmente, cuando una suricata individual aprende a mane-
jar escorpiones, se puede decir que la habilidad es evolutivamente adquirida
(por medio de aprendizaje neural), porque involucra actividad biológica. Sin
embargo, en este caso están involucrados el sistema nervioso y la conducta mo- 83
tora, y este tipo de respuesta biológica exige, según Lamarck, consideraciones

DOSSIER
adicionales a las involucradas en las adquisiciones fisiológicas que no involu-
cran el sistema nervioso. Una vez que un sistema nervioso se ha instalado, se
transforma en el sistema organizativo del animal, cuyas respuestas sensoriales
y motoras están controladas por él. Esa es la razón por la cual los animales no
se adaptan tan directamente a los entornos alterados como las plantas; según
Lamarck, cada cambio en la fisiología del animal es mediado por su sistema ner-
vioso y por sus hábitos. Esta mediación significa que las condiciones externas
tienen un efecto menos directo sobre la fisiología del animal, y explica la mayor
flexibilidad fisiológica y morfológica de las plantas.
El término que se emplea en la actualidad para describir la “adquisición” ac-
tiva de nuevas capacidades y características durante el desarrollo es plasticidad
fenotípica. La discusión más amplia y detallada sobre la plasticidad hasta la fe-
cha es la de West-Eberhard (2003). Igual que Lamarck, West-Eberhard entiende a
la plasticidad como un rasgo “primitivo”, una característica definitoria de la
vida: “…es razonable llegar a la conclusión que la plasticidad fenotípica ha sido
una propiedad de los organismos vivientes desde su origen” (West-Eberhard
2003, 180). Nota que la plasticidad no significa necesariamente que alteraciones
en las condiciones acarrean una modificación del fenotipo macroscópico del or-
ganismo. La respuesta de un organismo a un cambio en sus condiciones de vida
puede ser una modificación tanto de su fenotipo como del mantenimiento acti-
vo de su estado macroscópico (por ejemplo, su nivel de azúcar en sangre) a
­pesar de las condiciones cambiadas, un proceso que requiere cambios en la
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­naturaleza y/o actividades subyacentes a los mecanismos (por ejemplo, meca-


nismos hormonales), y que por lo tanto requiere plasticidad a un nivel micros-
cópico fundamental. En consecuencia, West-Eberhard define la plasticidad de
manera amplia como:

… la capacidad de un organismo para reaccionar ante un aporte ambiental interno o


externo con un cambio de forma, estado, movimiento o ritmo de actividad. Podrá o
no ser adaptativa (una consecuencia de selección anterior). A veces se define la plas-
ticidad como la capacidad de un fenotipo asociado con un solo genotipo para produ-
cir más de una forma alternativa continuamente variable de morfología, fisiología y/o
conducta en diferentes circunstancias ambientales (Stearns 1989). Se refiere a todo
tipo de variantes fenotípicas inducidas por el ambiente (Stearns 1989).
La plasticidad incluye respuestas que son reversibles e irreversibles, adaptativas y no
adaptativas, activas y pasivas, además de continua o discontinuamente variables
(West-Eberhard 2003, 33).

84 Además de las distinciones mencionadas en la cita (pasivo y activo, reversible e


irreversible, continuo y discontinuo), West-Eberhard examina calificativos adi-
DOSSIER

cionales, igualmente importantes, como respuesta evolutiva maduracional y no


maduracional, respuestas aprendidas (cuyo desarrollo requiere descripción psi-
cológica), y respuestas que no requieren ese tipo de descripción; plasticidad de
desenlace abierto, que da lugar a lo novedoso (como la capacidad de una cabra
lisiada para caminar sobre sus patas traseras), y plasticidad que conduce a un
rango predefinido de respuestas (como el desarrollo de diferentes castas en in-
sectos sociales). La plasticidad de desenlace abierto es de particular interés por-
que la novedad producida no es, por definición, resultado de una pasada selec-
ción genética para el rasgo nuevo, de modo que no puede suponerse que existe
en estado latente al interior de algún “programa genético” subyacente.
West-Eberhard califica la reorganización evolutiva involucrada en la genera-
ción de fenotipos novedosos como acomodamiento fenotípico (West-Eberhard
2003). Está mediado por propiedades biológicas generales tales como la flexibi-
lidad mecánica y la multiplicidad de elementos de regulación parcialmente yux-
tapuestos, y también a través de procesos de exploración y estabilización selec-
tiva basados en la generación de numerosas variantes e interacciones, de las
cuales sólo se estabilizan y manifiestan eventualmente un pequeño conjunto.
Pueden encontrarse ejemplos de mecanismos de exploración-estabilización en
cada nivel de complejidad biológica, desde el celular hasta el social/cultural. La
estabilización selectiva subyace a la formación de vástagos al interior de la cé-
lula (Gerhart y Kirshner 1997), la estabilización de conexiones sinápticas durante
el desarrollo y el aprendizaje en animales (Changeux, et al. 1973, Edelman
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

1987), aprendizaje por ensayo y error (Skinner 1981), y la estabilización de


prácticas culturales (Sperber 1996). Para West-Eberhart, algunos procesos de
plasticidad de desenlace abierto que permiten a los organismos sobrellevar con-
diciones impredecibles podrían ser parte de todos los procesos de acomoda-
miento (incluyendo aquéllos que comprenden reacciones “típicas” del organis-
mo) porque un organismo siempre está enfrentado a cierto grado de
impredecibilidad: el entorno siempre es
algo errático, y el desarrollo siempre re- Para West-Eberhart, algunos
sulta algo “ruidoso”.
West-Eberhard define el acomoda-
procesos de plasticidad de
miento fenotípico como el “ajuste mutuo desenlace abierto que
adaptativo entre partes variables” (West-
Eberhard 2003, 51), una definición con
permiten a los organismos
reminiscencias de la creencia de Lamarck sobrellevar condiciones
que la adaptación fisiológica a través del
impredecibles podrían ser
uso-desuso conduce a nuevas formas de
(auto) organización. Como ya notamos, parte de todos los procesos 85
para Lamarck, igual que para West-Eber- de acomodamiento

DOSSIER
hard, la organización dinámica es un
concepto clave, y el ajuste ante condicio- (incluyendo aquéllos que
nes adversas implica sobrellevar con éxi- comprenden reacciones
to desafíos ambientales. El bienestar del
individuo y su éxito reproductivo exigen “típicas” del organismo)
que el organismo se adapte al entorno o porque un organismo
que adapte el entorno a sí mismo. La-
marck se enfocó sobre las adaptaciones
siempre está enfrentado a
del organismo, y por razones obvias (fal- cierto grado de
ta de información) no estableció diferen-
cias entre diferentes tipos de estrategias
impredecibilidad: el entorno
plásticas, algo que hoy representa un siempre es algo errático, y el
tema de mucho interés. Por ejemplo, Ja-
desarrollo siempre resulta
blonka y Lamb (1995, 172) distinguieron
cuatro tipos de respuesta plástica ante algo “ruidoso”
los desafíos: (i) una respuesta no estre-
sante (que se mantiene dentro del rango de las reacciones típicas del organis-
mo; por ejemplo, la respuesta de una planta ante el cambio de la extensión del
día); (ii) una respuesta estresante específica pero familiar (por ejemplo, la reac-
ción ante un depredador); (iii) una respuesta a un factor de estrés general, no
agudo y familiar (por ejemplo, hambre moderada); (iv) respuesta a condiciones
catastróficas a las que no se puede adaptar fisiológica ni conductualmente (por
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

ejemplo, inanición extrema, choque por calor extremo). Cada uno de estos tipos
de acomodamiento apela a diferentes tipos de mecanismos genómicos y evolu-
tivos, y lleva a la generación de diferentes tipos de variaciones heredables no
genéticas o genéticas (Lamm y Jablonka 2008; Shapiro 2011).
Otra manera en que los organismos pueden adaptarse al ambiente y afectar
la evolución es mediante la alteración del entorno que experimentan. Hacen
esto mediante la migración a un sitio diferente, o modificando su entorno, por
ejemplo por medio de la construcción de madrigueras o nidos, una práctica que
se conoce como “construcción de nicho” (Odling-Smee, et al. 2003). Los proce-
sos de migración y construcción de nicho empezaron a ser enfatizados en el úl-
timo cuarto del siglo XX, en parte como alternativas al modelo lamarckiano que
hacía énfasis sobre el acomodamiento fenotípico. A diferencia del uso y desuso,
la migración y la construcción de nicho no modifican a los organismos directa-
mente involucrados; más bien afectan las presiones de selección que enfrentan
dichos organismos y sus descendientes, conduciendo indirectamente a cambios
en la progenie por medio de selección natural.
86
DOSSIER

Continuidad fenotípica: un concepto histórico de la herencia


Resulta claro que el foco sobre la plasticidad ilustrado por la primera ley de La-
marck es de primera importancia para la biología del siglo XXI, y es igualmente
claro que hoy en día “plasticidad” carga significados e implicaciones que eran
impensables hace 200 años. Nuestro conocimiento actual acerca de los procesos
que subyacen en la plasticidad y la herencia también nos permite entender me-
jor como los caracteres “adquiridos” pueden ser transmitidos a descendientes,
como se sugiere en la segunda ley de Lamarck.
Los conceptos modernos sobre la herencia biológica y la herencia de bienes
se derivan del contexto legal que se ocupa de la transferencia de patrimonios
ancestrales, tales como bienes raíces y dinero. El término “herencia” se incorpo-
ró por primera vez a la biología en 1807, pero el término fue usado de muchas
maneras poco consistentes durante todo el siglo XIX. Se decía que diferentes
cosas eran heredadas: objetos externos que pertenecían a antepasados, como
bienes raíces; partes físicas de esos mismos antepasados; el potencial para el
desarrollo de caracteres, y las condiciones iniciales que son necesarias o que
facilitan tales desarrollos. Esta multiplicidad de significados llevó a Johann-
sen (1911), en un trabajo significativo en el que definió términos fundamen-
tales como fenotipo, genotipo y gen, a criticar la vaga y metafórica noción de
herencia. En su lugar, Johannsen propuso un concepto ahistórico, explícita-
mente no evolutivo, de las potencialidades genéticas que se transmiten entre
generaciones:
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

la concepción de genotipo es por lo tanto una visión “ahistórica” de las reacciones de


los seres vivientes, por supuesto, sólo en la medida en que atañe a la verdadera he-
rencia… Sugiero que es útil para enfatizar esta concepción ahistórica “radical” de la
herencia en su antagonismo a la transmisión, o punto de vista del fenotipo… Por cier-
to, la evolución de tipos de herramientas, instrumentos e implementos de todo tipo
está —por lo menos parcialmente— siguiendo adelante por medio de factores selec-
tivos combinados con tradición, con esta última no solamente conservando los tipos
útiles sino también estimulando activamente su mejoría. Pero esto no tiene nada que
ver con el concepto biológico de herencia (Johannsen 1911, 139-140).

Luego concluye: “La herencia puede entonces ser definida como la presencia de
genes idénticos en ancestros y descendencia” (Johannsen 1991, 159; las itálicas
son de Johannsen). Según este punto de vista, que se ha vuelto muy influyente
y ha guiado el pensamiento sobre la herencia y la evolución durante la mayor
parte del siglo XX, sólo pueden alterarse los genotipos; un rasgo fenotípico es
una característica de un organismo que resulta de las interacciones entre un
­potencial inicial interno (genético-evolutivo) y el entorno externo, y sólo el poten- 87
cial genético es lo que se hereda de una manera biológica “real” (para una discu-

DOSSIER
sión sobre esto, véase Jablonka y Lamb 1995, 2005). Después del descubrimiento
del ADN el genotipo se identificó con la secuencia de ADN presente en la célula, y
la herencia biológica se identificó exclusivamente con la replicación del ADN.
Con toda claridad el concepto de herencia de Lamarck no coincide con la
definición de Johannsen: para Lamarck la herencia es un aspecto de la evolución
y, por lo tanto, es “histórico” por definición. Sin embargo, es importante hacer
notar que el concepto de Lamarck no es una variante temprana de una teoría de
pangénesis como aquella que desarrolló Darwin más tarde (y le dio nombre).
Darwin postuló que unos minúsculos gemmas que se forman durante el desa-
rrollo y que representan el rasgo (y las variaciones que adquiere durante el de-
sarrollo) se acumulan en los órganos reproductivos y se transmiten a la proge-
nie donde constituyen la semilla para la construcción de caracteres similares.
De esta manera, las teorías de pangénesis explican la herencia de modificacio-
nes adquiridas evolutivamente, de tal forma que resulta tentador leer la segun-
da ley de Lamarck como una versión vaga de algo semejante a pangénesis. Has-
ta hace poco los modelos de pangénesis fueron rechazados debido a la
aceptación de la barrera línea germinal/soma propuesto por August Weismann
en la década de los 1880, y la insistencia de Johannsen de que sólo el genotipo
se hereda (véase Jablonka 2013; Rechavi 2013 para conocer evidencia reciente
de herencia de variaciones adquiridas por vía de la línea germinal). Sin embar-
go, la visión pangénica de la herencia no era parte de las ideas de Lamarck. Él no
propuso una teoría de herencia biológica, y durante su época la concepción de
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

herencia como un proceso de tipo específico que se aplicaba a todas las carac-
terísticas del organismo —tanto las típicas de una especie como las caracterís-
ticas específicas de un individuo— todavía estaba cristalizando. En lugar de eso,
Lamarck estaba comprometido con un punto de vista de continuidad fisiológica,
de herencia como desarrollo extendido entre generaciones. Según él, los ances-
tros transfieren los cambios de organización adquiridos al mismo tiempo en
que lo hacen con tendencias y aptitudes evolutivas: “de la misma manera en que
la reproducción transmite formas adquiridas tanto internas como externas,
también transmite al mismo tiempo una aptitud para ciertos tipos especializados
de movimientos y hábitos correspondientes” (PZ, 346: itálicas de los autores). Las
características son productos del desarrollo y deben ser “adquiridas” ontogené-
ticamente. Para Lamarck, la transmisión no es un proceso de formar o copiar
ciertos gemmas o determinantes, sino un proceso de reconstrucción evolutiva
que involucra una respuesta a condiciones ambientales recurrentes y que con-
duce a cambios graduales, sistémicos, en la forma y aptitudes del organismo.
La manera lamarckiana de concebir la herencia resulta contra intuitiva para
88 muchos biólogos de hoy. Sin embargo, West-Eberhard ha presentado una con-
cepción de la herencia que es similar en algunos aspectos a la implicada por La-
DOSSIER

marck, y que puede ayudar a clarificar su punto de vista y mostrar su relevancia


para nuestra visión vigente y extendida de la herencia. Al igual que Lamarck,
West-Eberhard está comprometida con la idea de que “todo orden procede del
orden”. De esta manera subraya la significación evolutiva de lo que ella llama la
continuidad del fenotipo, en otras palabras “las continuas y traslapadas cone-
xiones fenotípicas entre generaciones mediadas por fenotipos de progenie
construidos por los padres (por ejemplo, huevos, esporas, semillas, y efectos de
desarrollos posteriores)” (West-Eberhard 2003, 93, itálicas de los autores). En
lugar de pensar en progenitores y vástagos como individuos autónomos conec-
tados por la transmisión del genotipo paterno/materno a la progenie, West-
Eberhard sugiere que tomemos en cuenta que existe una cadena ininterrumpida
de fenotipos intermediarios consistente, por ejemplo, en el huevo no fertiliza-
do, el huevo después de la fertilización con esperma, las larvas, los ejemplares
juveniles y los adultos. Cada una de ellas es una entidad plástica organizada.
Los genes siempre operan en el contexto de una entidad ya organizada que fue
moldeada por eventos y generaciones anteriores. Todos los fenotipos interme-
dios, como los fenotipos en general, son plásticos. La evolución, según West-
Eberhard resulta de la reacción de fenotipos intermedios (puentes) a los estímu-
los genéticos y ambientales, que pueden incluir potencialmente estímulos
adicionales maternos. Dado que el genoma cigótico interactúa con otros compo-
nentes preexistentes en el huevo fertilizado, se ve acotado por la estructura
construida por los padres.
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

Por consiguiente, lo que West-Eberhard llama “la continuidad del fenotipo”,


la cadena ininterrumpida de conexiones fenotípicas, subyace en la reconstruc-
ción de la organización evolutiva ancestral adquirida en generaciones subsi-
guientes. Aunque enfatiza la existencia de fenotipos-puente organizados, que
son evolutivamente plásticos, mientras Lamarck subrayaba la transferencia de
cambios de organización y aptitudes evolutivas de ancestros a descendientes,
las afinidades entre los dos enfoques son obvias: ambos contemplan la herencia
como evolución intergeneracionalmente extendida, y la continuidad fisiológica
es un punto central para sus concepciones de la misma.
Unos pocos ejemplos pueden aclarar este cuadro y ayudar a mostrar la con-
tinuidad entre evolución y herencia. West-Eberhard hace notar que las transcrip-
ciones de genes maternos en el huevo siguen siendo usadas después de comen-
zado el desarrollo embrionario. Más dramáticamente, en la especie de rana
Xenopus los genes cigóticos no están expresados en absoluto hasta varias horas
después de la fertilización cuando la blástula ya contiene 4,000 células (West-
Eberhard 2003, 96). Más aun, los efectos maternos pueden acumularse a lo largo
de varias generaciones. Por ejemplo, en langostas migratorias los efectos de ha- 89
cinamiento transmitidos por vía materna se acumulan por varias generaciones

DOSSIER
antes de que el fenotipo migratorio se exprese plenamente (West-Eberhard 2003,
98). Por consiguiente, los efectos evolutivos maternos y, más generalmente, los
ancestrales exigen una extensión del concepto de herencia y un regreso a una
visión “histórica” de la misma.
Sin embargo, la “herencia biológica” incluye más que los efectos maternos
extendidos. Además de la herencia a través de la replicación del ADN (el aspecto
“ahistórico”), la herencia hoy en día se considera como abarcando la herencia
evolutiva y la herencia infectiva (la herencia de factores adquiridos del medio
ambiente, como virus, trozos de ADN y ARN, y priones que después son trans-
mitidos verticalmente). La herencia evolutiva incluye: (i) la herencia de variacio-
nes fenotípicas que no son dependientes de cambios en la secuencia del ADN.
Éstas incluyen variaciones epigenéticas, conductuales y simbólicas (Jablonka y
Lamb 1995, 2014). (ii) La herencia de cambios en el ADN que son regulados y
dirigidos por sistemas de control que responden a señales evolutivas y claves
ambientales (Lamm y Jablonka 2008; Shapiro 2011; Lamm 2014). Frecuentemen-
te se interpreta estos fenómenos como apoyos al concepto lamarckiano de he-
rencia, aunque algunos de ellos (especialmente los enfocados en herencia por
línea germinal de variaciones epigenéticas) están más en consonancia con las
teorías de herencia neolamarckianas (pangénesis) de los biólogos de las postri-
merías del siglo XIX y comienzos del XX (descritos en Robinson 1979) que con la
concepción fisiológica de la herencia propugnada por Lamarck. Sin embargo,
como las variaciones evolutivas adquiridas en una generación pueden tener
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

efectos fisiológicos en la siguiente, que conducen a una similitud entre padres


y progenie, los varios mecanismos de herencia forman un continuum. Por ejem-
plo, si se expone a una rata embarazada a la acción de la sustancia vinclozolina,
esto puede afectar su estado fisiológico de maneras que alteran el desarrollo
somático-fisiológico y conductual de su progenie, cambiar la cromatina en su
cepa celular, y conducir a la transmisión de los estados alterados adquiridos a
las generaciones futuras (Guerrero-Bosagna, Settles, Lucker y Skinner 2010).
Para Lamarck, la herencia no era sim-
Para Lamarck, la herencia plemente una relación entre padres y pro-
genie; involucraba también el entorno, los
no era simplemente una hábitos que desarrolla un individuo duran-
relación entre padres y te su ontogenia, y los efectos acumulativos
de los hábitos formados por los ancestros.
progenie; involucraba Esta continuidad fenotípica multi genera-
también el entorno, los cional caracteriza la herencia evolutiva de

hábitos que desarrolla un manera más general, y tiene implicaciones


90 evolutivas. Alexander Badyaev y sus cole-
individuo durante su gas estudiaron el acomodamiento fenotípi-
DOSSIER

ontogenia, y los efectos co en el pinzón doméstico (Carpodacus


mexicanus), un pájaro que a partir de los
acumulativos de los años 1940 ha incrementado en gran medida
hábitos formados por los su territorio, habiéndose extendido desde
su hábitat original en California tanto a las
ancestros. Esta continuidad áreas calurosas y húmedas de Alabama
fenotípica multi generacio- como a las zonas frías y secas de Montana.
Estas expansiones se llevaron a cabo me-
nal caracteriza la herencia diante adaptaciones fisiológicas en cada po-
evolutiva de manera más blación, que condujeron a diferencias di-
vergentes significativas entre ambos sexos.
general, y tiene implica- Diversos análisis han mostrado que las
ciones evolutivas adaptaciones ocurrieron por medio de cam-
bios en la fisiología y conducta ponedora de
las madres, es decir, a través de efectos maternos inducidos por el entorno. Los
pájaros se adaptaron durante la vida de un solo ejemplar, con las hembras que
migraban de un ambiente a otro volviéndose con la edad progresivamente me-
jor adaptadas a su nuevo entorno, y los ajustes siguieron mejorando en genera-
ciones subsiguientes (Badyaev 2009). Badyaev ha sugerido que la siguiente eta-
pa evolutiva puede involucrar la estabilización de la transmisión hereditaria a
través de herencias epigenéticas por vía de las líneas germinales, ocurriendo la
estabilización final cuando las variaciones genéticas que confieren aun mayor
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

estabilidad al desarrollo de las aves desplazan a las variaciones epigenéticas,


un proceso que West-Eberhard (2003) llama acomodamiento genético. Por más
que esta progresión de mecanismos estabilizadores de herencia no constituye
la única posibilidad (puede ocurrir acomodamiento genético sin la intervención
de efectos maternos ni de herencia por líneas germinales, y la herencia por cepa
celular puede no estar precedida por efectos maternos), sí resulta probable por-
que la herencia epigenética estabiliza los cambios inducidos y acomodados por
el entorno, guiando de esta manera la selección que conduce a su acomoda-
miento genético.

Discusión: los beneficios de un marco interdisciplinario


La complejidad inherente en la frase “la herencia de caracteres adquiridos” pro-
blematiza no únicamente la noción de herencia sino también la de caracteres y
en consecuencia la de “individuo” a quien se está atribuyendo el “rasgo”. Algu-
nas concepciones de caracteres son simples y directas: un organismo (por ejem-
plo, un humano) se puede describir como poseedor de rasgos morfológicos (ca- 91
beza redonda, miembros largos, hombros anchos), caracteres fisiológicos (alto

DOSSIER
nivel de azúcar, colesterol bajo, presión sanguínea normal) o caracteres defini-
dos por atributos conductuales/psicológicos (activo, alerta, emocionalmente
dependiente). Por supuesto, las categorías se traslapan porque la morfología y
la fisiología están estrechamente emparentadas, y lo psicológico puede ser visto
como un aspecto especial de lo fisiológico. En todos estos casos hay un traslape
evidente entre “rasgo” y un fenotipo construido evolutivamente, pero no siem-
pre es el caso. Una alteración evolutiva en una secuencia específica de ADN,
como la que resulta de un cambio genético programado inducido por el entorno
en una levadura, ¿es un rasgo? Si consideramos el genoma como un sistema
evolutivo (Lamm 2011, 2014), la respuesta es claramente positiva, mientras
desde un punto de vista “ahistórico” la respuesta es negativa.
La naturaleza del “individuo” es crucial para nuestro juicio sobre el estatus
de rasgo de un atributo. Si el individuo de interés es un linaje, puede pensarse
en un atributo estadístico (colectivo) como un rasgo. Por ejemplo, la frecuencia
de recombinación en un cromosoma particular, que es alta en un linaje pero
baja en otro, es un rasgo de linaje. Si el individuo es una comunidad de organis-
mos más o menos coherente, un holobionte, entonces los socios constituyentes
potencialmente variables pueden pensarse como un rasgo del socio focal (el que
representa el foco principal de interés). De esta manera, si pensamos en los hu-
manos y sus muchos simbiontes intestinales microbianos como un “holobionte
humano”, entonces para la parte humana de la asociación tener un particular
tipo de simbionte, o combinaciones de simbiontes, es un rasgo que ha estado
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

activamente en construcción durante el desarrollo del humano (con una contri-


bución inicial que llega como parte del fenotipo puente producido por la ma-
dre); de manera parecida, para una bacteria que forma parte del holobionte, su
socio humano contribuye a su fenotipo multifacético (Gilbert 2011). Más aún,
un nicho construido ecológicamente puede ser visto como uno de los caracteres
de un organismo individual o grupo de organismos. Una presa de castores, por
ejemplo, puede ser vista como un rasgo construido evolutiva y conductualmen-
te, que tiene cualidades que la distinguen que dependen de los métodos de
construcción de los castores y el entorno local, incluyendo la presa que fue ad-
quirida a los padres (Odling-Smee, et al. 2003). En este caso el caracter —el tipo
de presa— de los grupos individuales de castores está construido socialmente.
Si nos ocupamos de la cultura, reconocemos que las prácticas culturales son ca-
racteres compuestos: están integrados por componentes conductuales y de ni-
cho social (por ejemplo, artefactos y herramientas) que son caracteres tanto del
individuo como del sistema social del que forman parte. Más aun, las institucio-
nes y sistemas sociales tales como empresas pueden tener caracteres colectivos
92 (por ejemplo, eficiencia o cortesía).
Un marco que enfatiza la plasticidad y la continuidad fenotípica, y que por
DOSSIER

lo tanto subraya la vinculación entre evolución y herencia, los mecanismos in-


terconectados de transmisión, y los múltiples niveles de individualidad, exige
un enfoque interdisciplinario. Este se debe a que todos los caracteres, sean he-
redables o no, son el resultado de la evolución, que siempre contiene contribu-
ciones genéticas y epigenéticas, y en humanos también incluye aportes conduc-
tuales y simbólicos. Herencia y evolución, por lo tanto, necesitan incorporar
mecanismos múltiples de “adquisición” y transmisión, además de varios niveles
de individualidad. Ilustraremos esto mostrando cómo este marco influye sobre
la investigación genómica y sobre el estudio de la evolución cultural.

Continuidad de la evolución genómica


En eucariotas el genoma consiste de cromatina, que está compuesta por ADN
enroscado alrededor de varias proteínas de histona, juntas con otras proteínas
no histónicas y moléculas de ARN. La cromatina tiene una estructura tridimen-
sional que se relaciona con la expresión génica, y ADN inaccesible a la máquina
de lectura debido a que su estructura no está expresada. La conformación de la
cromatina es dinámica y cambia durante la vida de la célula, dependiendo de las
actividades y funciones de esta última. El reconocimiento de la importancia de
la organización y dinámica de la cromatina es crucial para entender tanto la he-
rencia como la evolución (Lamm 2011). Cuando las células se dividen, se repro-
ducen componentes de cromatina (además de la secuencia de ADN) en las células
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

hijas, y de esta manera la conformación tridimensional de la cromatina se “co-


pia” parcialmente; su estructura se elabora y se completa posteriormente por
mecanismos que operan en las células hijas (revisado en Lamm 2014). La heren-
cia de la conformación de cromatina concuerda con los puntos de vista sobre
herencia que se discutieron anteriormente, tanto con la propuesta vaga de La-
marck como con la idea moderna de la continuidad del fenotipo propuesta por
West-Eberhard. Además de enzimas y otras contribuciones maternas (por ejem-
plo, moléculas de ARN no codificante y factores regulatorios) que se transmiten
al cigoto, la estructura de la cromatina de los padres afecta la estructura de cro-
matina y la expresión génica del cigoto, y constituye una parte importante de lo
que West Eberhard llama fenotipo puente.
Los factores y procesos que mantienen variantes de estructuras de cromati-
na a lo largo del tiempo, y por lo tanto llevan a la memoria celular o herencia
celular, son mecanismos epigenéticos. Un tipo de mecanismo epigenético es la
metilación del ADN. Grupos metilo pueden agregarse a las citosinas del ADN, y
si bien no alteran las propiedades codificadoras de la secuencia, los patrones de
metilación de la citosina sí afectan la probabilidad de transcripción. Es crucial 93
que cambios en los patrones de metilación del ADN pueden ser inducidos por el

DOSSIER
entorno, y son copiados cuando el ADN se replica. Si los patrones de metilación
del ADN o sus efectos fenotípicos son tomados como caracteres, entonces el
descubrimiento y dilucidación de este mecanismo de copiado molecular brinda
apoyo a un modelo neolamarckiano para la herencia de caracteres adquiridos.
La metilación del ADN es apenas uno de varios mecanismos de herencia epi-
genética. Otros mecanismos incluyen la reproducción de modificaciones de la
histona, el templetado tridimensional de proteínas como los priones, que se
transmiten a través de la división celular, la transferencia y reproducción de pe-
queñas moléculas de ARN que actúan como reguladoras de la expresión génica,
y la transmisión de componentes de lazos autocatalíticos de retroalimentación
positiva que son pasados de madre a hija durante la división celular y recons-
truyen las actividades celulares de las progenitoras (revisado y discutido en Ja-
blonka y Lamb 2014).
Además de la transmisión al interior de una cepa celular, se sabe que los
mismos mecanismos epigenéticos moleculares cumplen papeles en el manteni-
miento y transmisión de cambios a niveles más altos de organización biológica.
A veces subyacen en la herencia de caracteres conductuales por rutas que evitan
la cepa celular (revisado y discutido en Jablonka y Lamb 2014). En particular,
fenotipos conductuales adquiridos, inducidos por estrés, que están asociados
con cambios en la cromatina y regulación génica en los centros de miedo y
­recompensa del cerebro de mamíferos, son reconstruidos en la progenie. Por
ejemplo, cachorros de rata criados por madres que les prodigan poco aseo y
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

l­ amidas se transforman en adultos temerosos y fácilmente estresados, mientras


que cachorros criados por madres que los asean y lamen en abundancia se vuel-
ven adultos audaces y relativamente libres de estrés. Estas diferencias de con-
ducta se reflejan en la estructura de la cromatina en los cerebros de las ratas, y
se reproducen cuando las hembras tratan a su progenie de la misma manera en
que ellas mismas fueron tratadas por sus madres (Kappeler y Meaney 2010).
Los mecanismos epigenéticos también pueden influir sobre cambios en la
secuencia de ADN. Por ejemplo, ciertos tipos de pequeñas moléculas de ARN in-
hiben los movimientos de transposones, de tal manera que un cambio evolutivo
que reduce la producción de estas pequeñas moléculas de ARN puede realzar la
transposición, llevando así a cambios en la organización del ADN. En conse-
cuencia, hasta la transmisión confiable de secuencias de ADN puede ser alterada
evolutivamente, y la continuidad genética y epigenética se encuentran estrecha-
mente vinculados (Lamm y Jablonka 2008; Lamm 2011; 2014).

94 Continuidad cultural
Las sociedades y la cultura cambian con el tiempo, y exhiben dinámicas que
DOSSIER

trascienden las de los individuos. Es por lo tanto natural intentar capturar estas
dinámicas por medio de herramientas evolutivas. Sin embargo, los intentos por
hacerlo han dado pie a muchas controversias. Joseph Fracchia y Richard Lewon-
tin (1999), por ejemplo, insisten en que tales enfoques se valen de “nociones ad
hoc simplistas de la aculturación individual y de la supervivencia y reproduc-
ción diferencial de elementos culturales. No queda claro qué clase de trabajo
útil se puede hacer mediante la sustitución de la metáfora de la evolución por
la historia” (52). Uno de los enfoques a los que se refieren incorpora la idea de
los memes culturales, que fue introducida por Richard Dawkins (1976). El dis-
curso memético se basa en la premisa, compartida por otras propuestas sobre
evolución cultural, de que la cultura puede ser descompuesta en unidades se-
miindependientes, que son supuestamente análogas a los genes. El destino de
estas unidades (por ejemplo, una tonada pegadiza, la higiene de alimentos) se
estudia luego usando modelos de genética de población modificados y enrique-
cidos que no solamente toman en cuenta la información transmitida vertical-
mente sino también la que transmiten pares y maestros. Además de observar
los efectos de selección, desplazamiento, migración y variación aleatoria, que
se usan en la genética de población convencional, estos modelos incorporan
procesos que son específicos para la generación, adquisición y transmisión de
información cultural. Incluyen la variación “guiada”, basada en el aprendizaje
individual por ensayo y error; herencia combinada, que se produce cuando un
individuo adopta el promedio de varias variantes culturales con las que se ha
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

encontrado; y la adquisición preferencial de variantes debido a su contenido


(sesgo de contenido), o el estatus del modelo (sesgo de prestigio), o por la nece-
sidad de estar de acuerdo con un patrón cultural dominante (sesgo de conformi-
dad). Aunque más complejos que los métodos usados en la genética poblacional
tradicional, la mayoría de los practicantes de este enfoque aceptan de buen gra-
do que ver la cultura de este modo sigue siendo una simplificación crasa, pero
argumentan que se trata de una idealización que vale la pena (Heinrich, Boyd y
Richerson 2008).
Estamos de acuerdo con Fracchia y Lewontin (1999) en que los procesos his-
tóricos humanos son imposibles de entender mediante el estudio de cómo se
diseminaron memes individuales en diferentes poblaciones, sea una idealización
o no. Los modelos de evolución cultural pueden ser apropiados para situaciones
muy localizadas (Mesoudi 2011), y podrían también ser aplicables a animales
que carecen de una rica vida mental. Sin embargo, dado que tanto la adquisición
como la transmisión de prácticas sociales y culturales son procesos evolutivos
de construcción, los modelos de evolución cultural también deben incorporar
los factores que afectan la fisiología y la conducta, y contribuyen a la persisten- 95
cia de las prácticas. Por ejemplo, para comprender la persistencia cultural de la

DOSSIER
pobreza urbana, cualquier modelo tendría que incorporar los efectos epigenéti-
cos a largo plazo tales como la desnutrición in utero y el estrés psicológico du-
rante el desarrollo temprano, además de múltiples factores familiares y socia-
les. Y dado que la relación entre la dinámica del desarrollo individual y la del
sistema social (por ejemplo, las jerarquías sociales, las instituciones, las nor-
mas, etc.) debe ser tomada en cuenta, un enfoque más productivo para entender
el cambio cultural debería estar enfocado sobre la plasticidad y la continuidad
intergeneracional, y tomar en cuenta más de una escala temporal (la del indivi-
duo, la familia, la comunidad, etc.). Una propuesta para un enfoque de este tipo
ha sido delineada por Tavory, et al. (2014).
Las ideas de Lamarck, tal como se analizan y discuten en el presente traba-
jo, van más allá de las concepciones tradicionales del lamarckismo, y se trans-
formaron en sinónimos de la herencia de caracteres adquiridos y de un modelo
específico pangenético de todo lo que abarca tal herencia. Hemos argumentado
que esta perspectiva tradicional, mayoritaria, se adapta mucho mejor con las
concepciones posteriores neolamarckianas de herencia —que surgieron en los
siglos XIX y XX— y oscurece algunos aspectos clave de las propias ideas de La-
marck. Dos legados de Lamarck —el papel de la organización fenotípica y la
plasticidad, y la continuidad de los fenotipos modificados en la herencia— que
fueron presentados como en sus dos leyes de la PZ, siguen siendo altamente re-
levantes en nuestros días. Estos legados de Lamarck son inherentes a, y unifican
los enfoques usados en muchas disciplinas biológicas, incluyendo la epigenética
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

médica, la epigenómica conductual y la coevolución cognitiva-sociocultural.


Gracias a que se reconoce ahora que la comprensión de la herencia biológica y
la evolución exige un enfoque interdisciplinario de amplio espectro, la manera
original de pensar de Lamarck se ha hecho mucho más relevante ahora de lo que
fue durante la mayor parte del siglo XX.

Agradecimiento
Agradecemos a Marion Lamb por sus numerosas contribuciones a este manus-
crito.

Referencias
Badyaev, Alexander V. «Evolutionary significance of phenotypic accommodation
in novel environments: An empirical test of the Baldwin effect.» Philosophi-
cal Transactions of the Royal Society of London. Series B, Biological Sciences
96 364, 2009: 1125-1141.
Bateson, Patrick y Matteo Mameli. «The innate and the acquired: useful clusters
DOSSIER

of residual distinction from folk biology?» Developmental Psychobiology 49


(2007): 818-831.
Burkhardt Jr., Richard W. «Lamarck, Cuvier, and Darwin on animal behavior and
acquired characters.» En The transformations of Lamarckism, editado por
Snait Gissis y Eva Jablonka, 33-44. Cambridge MA: MIT Press, 2011.
Changeux, Jean-Pierre, Philippe Courrege, y Antoine Danchin. «Theory of epigen-
esis of neuronal networks by selective stabilization of synapses.» Proceedings
of the National Academy of Sciences USA 70, nº 10 (1973): 2974-2978.
Dawkins, Richard. The selfish gene. Oxford: Oxford University Press, 1976.
Edelman, Gerald M. Neural Darwinism: the theory of neuronal group selection.
Nueva York: Basic Books, 1987.
Fracchia, Joseph y Richard C. Lewontin. «Does culture evolve?» En History and The-
ory. The return of science: evolutionary ideas and history. Special issue 38
(1999): 52-78.
Gerhart, John y Mark Kirschner. Cells, embryos, and evolution: Towards a cellular
and developmental understanding of phenotypic variation and evolutionary
adaptability. Malden, MA: Blackwell, 1997.
Giglioni, Guido. «Jean-Baptiste Lamarck and the place of irritability in the histo-
ry of life and death.» En Vitalism and the scientific image in post-enlighten-
ment life science, 1800-2010, editado por Sebastian Normandin y Charles T.
Wolfe, 19-49. Berlín: Springer, 2013.
Gilbert, Scott. «Symbionts as an epigenetic source of heritable variation.» En
Ehud Lamm y Eva Jablonka Dos legados de Lamarck...

The transformations of Lamarckism, editado por Gissis Snait y Eva Jablonka,


293-293. Cambridge MA: MIT Press, 2011.
Gissis, Snait. B. y Eva Jablonka. (Eds.). The transformations of Lamarckism: from
subtle fluids to molecular biology. Cambridge, MA: MIT Press, 2011.
Griesemer, J. R. «Reproduction and the reduction of genetics.» En The concept of
the gene in development and evolution, Historical and epistemological per-
spectives, editadto por P. Beurton, R. Falk y H-J. Rheinberger. Cambridge:
Cambridge University Press, 2000.
Griffiths, Paul E. «What is innateness?» The Monist 85 (2002): 70-85.
———. «Our plastic natures.» En The transformations of Lamarckism, editadpo
por Snait Gissis y Eva Jablonka, 318-330. Cambridge MA: MIT Press, 2011.
———, Eduard Machery y Stefan Linquist. «The vernacular concept of innate-
ness.» Mind and Language 24, 2009: 605-630.
Guerrero Bosagna, Carlos, Matthew Settles, Lucker Ben y Michael K. Skinner.
«Epigenetic transgenerational actions of vinclozolin on promoter regions of
the sperm epigenome.» PLoS ONE 5, nº 9 (2010). e13100.doi:10.1371/jour-
nal.pone.0013100. 97
Henrich, Joseph, Robert Boyd y Peter J. Richerson. «Five misunderstandings

DOSSIER
about cultural evolution.» Human Nature 19 (2008): 119-137.
Jablonka, Eva. «Epigenetic inheritance and plasticity: The responsive germline.»
Progress in Biophysics and Molecular Biology 111 (2013): 99-107.
——— y Marion J. Lamb. Epigenetic inheritance and evolution: The Lamarckian
dimension. Oxford: Oxford University Press, 1995.
——— y Marion. J. Lamb. Evolution in four dimensions: genetic, epigenetic, be-
havioral, and symbolic variation in the history of life. Cambridge, MA: MIT
Press, 2014.
——— y Gal Raz. «Transgenerational epigenetic inheritance: Prevalence, mecha-
nisms, and implications for the study of heredity and evolution.» Quarterly
Review of Biology 84 (2009): 131-176.
Johannsen, Wilhelm. «The genotype conception of heredity.» American Natural-
ist 45 (1911): 129-159.
Kappeler, Laurent y Meaney Michael J. «Epigenetics and parental effects.» BioEs-
says 32 (2010): 818-827.
Lamarck, Jean-Baptiste B. Zoological Philosophy: An exposition with regard to the
natural history of animals. Traducido por H. Elliot. Chicago: University of
Chicago Press, reedición de 1984 de la edición de 1914. Publicado por pri-
mera vez como Philosophie zoologique, ou exposition des considerations rel-
ative a l’histoire naturelle des animaux. París, Dentu, 1809.
Lamm, Ehud. «The metastable genome: A Lamarckian organ in a Darwinian
world?» En The transformation of Lamarckism, editado por Snait Gissis y
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Eva Jablonka: 345-355. Cambridge MA: MIT Press, 2011.


———. «The genome as a developmental organ.» Journal of Physiology , 2014 (en
prensa).
——— y Eva Jablonka. «The nurture of nature: hereditary plasticity in evolution.»
Philosophical Psychology 21 (2008): 305-319.
Lehrman, Daniel S. «Critique of Konrad Lorenz’s theory of instinctive behavior.»
Quarterly Review of Biology 28, nº 4 (1953): 337-363.
Loison, Laurent. «The notions of plasticity and heredity among French Neo-La-
marckians (1880-1940): From complementarity to incompatibility.» En The
transformations of Lamarckism, editado por Snait Gissis y Eva Jablonka, 67-
76. Cambridge MA: MIT Press, 2011.
Mameli, Matteo y Patrick Bateson. «Innateness and the sciences.» Biology and
Philosophy 21, nº 2 (2006): 155-188.
Mesoudi, Alex. Cultural evolution: How Darwinian theory can explain human cul-
ture and synthesize the Social Sciences. Chicago: University of Chicago Press,
2011.
98 Odling-Smee, John F., Kevin L. Laland y Mark W. Feldman. Niche construction:
The neglected process in evolution. Princeton, NJ: Princeton University Press,
DOSSIER

2003.
Rechavi, Oded. «Guest list or black list: heritable small RNAs as immunogenic
memories.» Trends in Cell Biology 24 (2013): 212-220.
Robinson, Gloria. A prelude to genetics. Lawrence, KS: Coronado Press, 1979.
Semon, Richard. The mneme. Londres: Allen y Unwin, 1921. (Traducción de la
3ª edición de 1911 por Louis Simon 1921).
Shapiro, James. A. Evolution: A view from the 21st century. Upper Saddle River,
NJ: FT Press Science, 2011.
Sperber, Dan. Explaining culture: A naturalistic approach. Oxford: Blackwell,
1996.
Tavory, Iddo, Simona Ginsburg y Eva Jablonka. «The reproduction of the social:
A developmental system approach.» En Developing scaffolds in evolution,
culture, and cognition, editado por Linnda Caporael, James R. Griesemer y
William C. Wimsatt: 307-325. Cambridge, MA: MIT Press, 2014.
Turner, Bryan M. «Environmental sensing by chromatin: an epigenetic contribu-
tion to evolutionary change.» FEBS Letters 585 (2011): 2032-2040. (Epigene-
tics Special Issue).
Waddington, Conrad H. The strategy of the genes. Londres: Allen and Unwin,
1957.
West-Eberhard, Mary-Jane. Developmental plasticity and evolution. Oxford: Oxford
University Press, 2003.
DOSSIER

Lev Jardón Barbolla*


De la evolución al valor de uso, ida y vuelta:
exploraciones en la domesticación y
diversificación de plantas
Resumen | La diversidad de las plantas domesticadas ha sido de interés para la biología des-
de el programa darwiniano de investigación. Reconociendo a esa diversidad como un pro-
ducto de la historia, cabría preguntarse si ésta es un producto estático, ya dado, o antes
bien es la manifestación de un conjunto de procesos activos. Entonces se requiere una apro-
ximación dialéctica al estudio de la diversidad agro-biológica. Esto permite revisitar una
serie de problemas teóricos, incluyendo el de la conceptualización del conjunto de interac-
ciones que permiten que esa diversidad haya sido creada, pero también mantenida a pesar
de perturbaciones por otros elementos del sistema. Y también lleva a entender la diversidad 99
en plantas domesticadas desde dos planos entrelazados: 1) el de las consecuencias genéti-
cas del proceso de domesticación y 2) el del espacio social en el que ocurre un tipo de se-
lección artificial capaz de generar una diversidad de valores de uso. Así, es posible cons-
truir una hipótesis de trabajo interdisciplinario: que la diversidad en plantas domesticadas
no es solamente el resultado de intentar incrementar la magnitud escalar de las cosechas,
sino un resultado coevolutivo en el que la producción de diferentes valores de uso, parte de
la formación de la diversidad cultural, ha sido clave. Mesoamérica es un espacio idóneo
para contrastar esta hipótesis.

From Evolution to Use Value, both Ways: Explorations in the Domestication and Diversification
of Plants
Abstract | The diversity of domesticated plants has interested biologists since the Darwinian
research program. If we accept diversity as a product of History, it is worthwhile to ask if
this is a static product, already finished, or if it is, rather, the manifestation of a series of
active processes. Therefore, we require a dialectical approach to the study of agro-biologi-
cal diversity. This enables us to re-visit a whole set of theoretical problems, including the
conceptualization of the combination of interactions that have allowed this diversity to be
generated and maintained, notwithstanding the disturbances provided by other elements in
the system. It also leads us to understand diversity in domestic plants from two intertwined
points of view: 1) that of the genetic consequences of the domestication process, and 2) that

* Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, Universidad


Nacional Autónoma de México. Correo electrónico: levjardon@ciencias.unam.mx.

Jardón Barbolla, Lev. «De la evolución al valor de uso, ida y vuelta: exploraciones en la domesticación
y diversificación de plantas.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 99-129.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

of the social space in which a given type of artificial selection capable of generating a vari-
ety of use values takes place. Thus it is possible to build an interdisciplinary working hy-
pothesis: that the diversity in domesticated plants isn’t simply the result of trying to in-
crease the magnitude of scale of harvests, but a coevolutionary result in which the
production of different use-values, part of the generation of cultural diversity, has been a
key element. Central America is an appropriate space for testing this hypothesis.

Palabras clave | domesticación de cultivos – selección artificial – valor de uso – agroecología


– evolución – diversidad de cultivos – marxismo

Keywords | crop domestication – artificial selection – use value – agroecology – evolution –


crop diversity – marxism

Introducción
Este artículo pretende aportar elementos para el análisis de la línea de tensión
100 sociedad-naturaleza en el contexto de la domesticación/diversificación de plan-
tas. Al mismo tiempo, se esbozan algunas rutas hacia la formación de un campo
DOSSIER

interdisciplinario que pueda dar cuenta de mejor manera de los procesos que
generan y mantienen la agro-biodiversidad. Al plantear ambas cuestiones busco
también contrastar la contradicción que la acumulación capitalista establece
con estos procesos como parte de la tendencia de esta acumulación a destruir
la diversidad cultural.
Es un hecho conocido que las plantas que la humanidad utiliza en la agricul-
tura, y en sentido más amplio en el manejo agroecológico,1 no surgieron de la
nada. La búsqueda de la comprensión del origen de estas plantas ha sido un
tema recurrente para las ciencias naturales desde las obras de Darwin (1859) y
De Candolle (1886). Al ser el resultado de un proceso histórico, el origen de las
plantas cultivadas guarda una estrecha relación con la distribución de sus pa-
rientes silvestres y con una serie de procesos de modificación que fueron ope-
rados por la humanidad de manera independiente en diferentes partes del
mundo, los Centros de origen de la agricultura y de la domesticación de plantas
(Vavilov 1926).

1 Siguiendo a Vandermeer (2011) diríamos que el agroecosistema es un tipo de ecosistema


que solamente puede existir cuando la especie dominante (en el sentido de la ecología) es
Homo sapiens. Sin embargo, yendo más allá del tema del salto en la complejidad que impli-
ca un agroecosistema respecto a otros ecosistemas, lo relevante en este punto para nuestro
argumento es que el proceso de domesticación/diversificación ocurriría en el marco de una
modificación más amplia a escala ecológica, operando en un nivel de organización más
inclusivo.
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

La domesticación es un proceso social-natural, cuyas características la ha-


cen irreductible a los términos de solamente alguno de estos dos extremos. En
el proceso que ha originado los cultivos que conocemos y usamos han sido im-
portantes tanto la naturaleza propiamente biológica de las plantas cultivadas
como los procesos sociales, económicos y culturales que orientan la domestica-
ción. La interacción de dichos factores hace que una aproximación tradicional,
monodisciplinaria al problema resulte insuficiente, incluso para la definición
misma de lo que entendemos como proceso de domesticación. Comprender la
naturaleza histórica (en el sentido de descendencia con modificación) de la di-
versidad de los cultivos (manifestación más inmediata de la agro-biodiversidad)
y el estudio de la domesticación como un proceso en el que están entrelazados
diferentes niveles de causalidad fueron aportaciones centrales de Vavilov que al
mismo tiempo fueron pioneras en el camino de la síntesis del darwinsimo y el
mendelismo (Shumy 2007).
Planteadas así las cosas partimos de que las plantas que utiliza la humani-
dad en contexto del cultivo son el resultado de un proceso de cambio, a partir
de formas naturales o silvestres que han dado origen, a través de una serie de 101
mediaciones, a las plantas cultivadas propiamente dichas. Ese proceso, ha im-

DOSSIER
plicado una serie de cambios que permitieron adecuar o adaptar esas plantas al
manejo por parte de los seres humanos. Así, la domesticación ha sido entendida
como el conjunto de modificaciones a diferentes niveles derivadas de un proce-
so de selección que lleva a una mayor adaptación de las plantas y animales al
cultivo o crianza por los seres humanos (Gepts 2004). Esta definición permitiría
hablar de la domesticación como un continuo y no tanto ya como un estado dis-
creto, es decir las plantas presentan diferentes grados de modificación debido a
la acción de los seres humanos, que irían desde meras alteraciones en la diná-
mica ecológica debidas a la alteración del ambiente, hasta verdaderos síndro-
mes de domesticación (Gepts 2004) que implican modificaciones a nivel morfo-
lógico, fenológico, bioquímico e incluso demográfico.
Pero al mismo tiempo, la domesticación entendida como un continuo, no es
un acontecimiento puntual que ocurrió en el pasado remoto, no es solamen-
te un fenómeno propio de los inicios de la revolución neolítica. La domestica-
ción como proceso ha permanecido como una constante allí en donde las comu-
nidades agrícolas han estado en condiciones de manejar poblaciones silvestres
de plantas interesantes de una u otra forma (sea como alimentos, sea como con-
dimentos, sea como forrajes, como fuente de fibras textiles, etc.), incorporarlas
al agro-ecosistema en su forma más amplia e incluso adoptarlas recurrentemen-
te para el cultivo (véase, por ejemplo, Casas et al. 2007).
Uno de los correlatos del proceso de domesticación ha sido la diversifica-
ción de las formas, particularmente de las plantas cultivadas. Si bien esto puede
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

ocurrir también fuera de los centros de origen de las plantas domesticadas (en
centros secundarios sensu Vavilov, 1926), es indudable la relevancia de la diver-
sificación en los centros de origen de la agricultura porque permite reconocer
los procesos de cambio desde los parientes silvestres hacia las formas adapta-
das al cultivo. Por otra parte, el hecho de que existan múltiples formas cultiva-
das, más de una variedad adaptada a dicho cultivo, introduce una dimensión
adicional a la diversidad biológica.
Así, resulta relevante analizar la dualidad entre domesticación y diversifica-
ción, comenzando por caracterizar, así sea brevemente, la forma en la que ésta
se presenta en primera instancia, al nivel de los elementos llamativos desde un
punto de vista biológico. Estos elementos tienen un primer nivel de manifesta-
ción en los organismos: en las especies individuales de plantas domesticadas y
la diversidad a diferentes niveles presente en ellas.
Pero en realidad lo que nos interesa es comprender la naturaleza del proce-
so que ha mediado (y, afirmamos, media) en la evolución —en un corto periodo
de tiempo biológico— de esas modificaciones que llamamos domesticación. La
102 selección artificial ha sido un proceso central, característico de la evolución en
domesticación, sea que haya ocurrido mediada por el manejo humano del am-
DOSSIER

biente o directamente por la decisión de qué organismos son dejados crecer,


protegidos o incluso sembrados y crecidos (Darwin 1859; Vavilov 1926; Haldane
1924-1934; Harlan 1975; Gepts 2004). Plantear algunas hipótesis en torno a la
naturaleza de la selección artificial como proceso inmerso en la producción de
la diversidad que toma la forma social-natural de los cultivos es el segundo ob-
jetivo de este artículo.

Paradojas en torno a la diversidad

Muchas plantas útiles, pocos cultivos


No hay un acuerdo en la estimación del número de especies de plantas que uti-
liza la humanidad, aunque una proyección de la FAO (1999a) señala que apro-
ximadamente 30 mil de las 300 mil especies de plantas conocidas en el mundo
son o han sido utilizadas por los pueblos del mundo para satisfacer alguna
necesidad (desde la construcción hasta la medicina); es decir, alrededor del
10% de las especies vegetales del mundo cuentan con algún uso reportado
para la ciencia occidental. Si nos concentramos en el campo de las plantas que
han sido utilizadas para la alimentación, la propia FAO lo estima en 7000 (2.3%
del total).
Aunque algunos autores (Chappell et al. 2013) interpretan esas 7000 espe-
cies como el total de plantas que han sido cultivadas alguna vez en la historia
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

de la humanidad, y otros (Meyer et al. 2012) han considerado que el número


es de alrededor de 2500 especies, incluyendo tanto cultivos principales como
secundarios (desde el punto de vista de su relevancia económica), en realidad
son sólo unas pocas especies las que han sido utilizadas sistemáticamente
como cultivos. Los cálculos más conservadores estiman que el número de espe-
cies que se ha cultivado sistemáticamente y en el que la humanidad ha basado
su alimentación en los últimos 3 o 4 milenios probablemente se encuentra más
bien en el orden de los cientos de especies (103 especies: FAO 1999b; 100 espe-
cies: Diamond 2002; 250 especies: Duarte, Marbá y Holmer 2007). Estimaciones
intermedias ubican en 500 las especies domesticadas al punto de poder ser cul-
tivadas sistemáticamente (Harlan 1975; Gepts 2004). Estas plantas, serían las
más intensamente modificadas por los procesos selectivos, por cuanto han sido
adaptadas en mayor medida al cultivo sistemático, llegando incluso a presentar,
como en el caso del maíz, diferentes grados de dependencia de los seres huma-
nos para sobrevivir. De entre ellas, los llamados cultivos principales han sido la
base de los estudios sobre síndromes de domesticación (Chappel et al. 2013).
El hecho es que de un número relativamente grande de especies útiles para 103
la alimentación solamente una proporción relativamente reducida (500 de 7000,

DOSSIER
esto es alrededor del 5-7% del total de las plantas con uso alimenticio potencial)
han sido adoptadas al cultivo por la humanidad (figura 1). Resulta, pues, que la
domesticación al punto de cultivo no parece ser un hecho demasiado común en
términos del número de especies que han demostrado ser susceptibles a ser lle-
vadas hasta este punto. Lo anterior parece indicar que existe un potencial o gra-
do de susceptibilidad para la domesticación de las plantas, dependiendo de la
interrelación entre características biológicas de las propias plantas, del ambien-
te en el que viven y del contexto cultural en el que se desarrollan (Gepts 2004).
Más aún, el hecho de que no cualquier planta sea domesticada se ve reflejado en
la contribución desproporcionada de ciertos géneros o familias al total de plan-
tas domesticadas; de alrededor de 600 familias de plantas, sólo unas 160 con-
tienen al menos una especie que ha sido domesticada en algún grado (Chappel
et al. 2013) mientras que algunas familias como Solanaceae o Poaceae contienen
decenas de especies que han sido domesticadas al punto de ser cultivadas sis-
temáticamente.
Pero el hecho de que sea poco probable que una especie de planta llegue a
incorporarse al cultivo tendría además otra vertiente: las relativamente escasas
novedades en la panoplia de cultivos que la humanidad ha generado. Así en los
últimos 2000 años se han incorporado relativamente pocas especies nuevas al
universo de plantas domesticadas (Diamond 2002; Duarte, Marbá y Holmer
2007) e incluso se puede hablar de que casi la mitad de nuestros cultivos actua-
les comenzaron a ser tales hace más de 4 mil años (Duarte, Marbá y Holmer
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

30 mil spp.
de plantas útiles

Plantas útiles no alimenticias


≈ 6500 aprovechadas como alimentos
≈ 500 culitivos principales
Resto de las plantas conocidas: ≈ 250 000 spp.

104
Figura 1. Fracciones del total de la diversidad vegetal para las que se tiene reportada alguna utilidad,
DOSSIER

uso alimenticio (no necesariamente de forma exclusiva), y domesticación al punto de incorporarse


como cultivos principales.

2007) parecería como si una vez agotada esa ventana de tiempo se hubiese ce-
rrado la temporada de incorporación de nuevas especies.2
Esta sería pues la primera paradoja que aparece en la superficie: existiendo
miles e incluso decenas de plantas con utilidad reportada, sólo un par de cien-
tos de ellas han podido ser domesticadas. Centrándonos por el momento en sus
aspectos biológicos la hipótesis de que existe un potencial de domesticación
(Gepts 2004) parece tener sustento.

2 Este hecho no debe confundirse con la idea –falsa– de que la domesticación solamente
habría ocurrido hace mucho tiempo y que en la actualidad nada acontece. En realidad, para
muchas especies lo que ha ocurrido es que su domesticación a partir de poblaciones silves-
tres se ha dado en múltiples ocasiones a lo largo del tiempo.
La evidencia etnobotánica ha documentado el manejo contemporáneo de diferentes tipos
de poblaciones silvestres de plantas que ya habían sido incorporadas en otras regiones al
cultivo (Casas et al. 2007). Vale la pena señalar también el extremo opuesto, representado
por el Género Physalis en México, al que pertenece el tomate verde; para esta planta se ha
llegado incluso a identificar la incorporación extremadamente reciente de una especie nue-
va al cultivo comercial, de entre las decenas de especies del género sujetas a uso y manejo
humano, Physalis angulata (Sánchez Martínez et al. 2008).
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

Una asombrosa diversidad intraespecífica


Una vez que nos concentramos en el relativamente estrecho universo de plantas
que han sido domesticadas al grado de poder ser cultivadas sistemáticamente,
podemos apreciar que existe una diversidad enorme dentro de cada especie.
Así, en el mundo tenemos decenas o cientos de variedades de maíz, arroz, trigo,
por citar granos básicos. El grado de variación que es posible encontrar en esas
plantas domesticadas es tan grande que para Darwin (1859) resultó sumamente
conveniente comenzar la exposición de su teoría a partir de los niveles de varia-
ción que hay en estado doméstico como referente para abordar posteriormente
la variación en la naturaleza:

cuando observamos los individuos de la misma variedad o subvariedad de nuestras


plantas y animales domésticos, una de las primeras cosas que nos llama la atención
es que por lo general difieren mucho más entre sí de lo que lo hacen los individuos
de cualquier otra especie o variedad en estado natural (Darwin 1859, 7).

Lo que era evidente ya desde la época de Darwin era que algo ocurre con las 105
plantas y animales domesticados, algo hace que existan en ellos niveles de dife-

DOSSIER
renciación fenotípica mucho mayores a los que se observan en estado silvestre.
¿Cuáles han sido los factores que subyacen a esa diversidad? ¿Cómo es que esta
minúscula fracción de la biota que ha sido susceptible de ser domesticada ha
sido también susceptible de acumular niveles superlativos de diferenciación en-
tre razas, variedades criollas, etc.? Esas son unas preguntas que han capturado
la atención de muchos científicos y que en la actualidad son objeto de muchas
aproximaciones desde campos muy diversos, incluso aprovechando el desarro-
llo en las fuerzas productivas que ha significado la secuenciación masiva.
La notable diversidad de formas, colores, hábitos de crecimiento, etc. ha su-
perado ampliamente los niveles más extremos de variación fenotípica observa-
bles en las poblaciones silvestres de estas plantas. Así, plantas como el chile o
el maíz, crecen a altitudes muy superiores a las que crecen sus poblaciones sil-
vestres, alcanzando en el caso del chile cotas superiores a los 2600 msnm (mien-
tras que las poblaciones silvestres de C. annuum var glabriusculum se hallan
circunscritas a altitudes menores a 1300 msnm; Aguilar Rincón et al. 2010) y en
el maíz fácilmente se superan los 3000 msnm en milpas y campos de cultivo del
altiplano central (mientras que sus parientes silvestres del género Zea se distri-
buyen en tierras bajas). Y al mismo tiempo tenemos que se alcanzan por igual
extremos en la variación morfológica y fisiológica que trascienden los límites
vistos en la naturaleza, hecho compartido con otros procesos de domesticación
como el del perro, especie en la que el espacio de variación morfológica del cráneo
supera ampliamente no sólo aquélla del lobo, sino que en algunas dimensiones
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

incluso supera la variación total observada al interior en los demás carnívoros


(Drake y Klingenberg 2010).
Esta paradoja se exacerba cuando reparamos en el hecho de que esa diver-
sidad morfológica, fenológica, fisiológica y genética se desarrolló en relativa-
mente poco tiempo, en unos cuantos miles de años (figura 2). Los mecanismos
genéticos implicados en esta rápida diversificación explican en parte la manera
en que ella se dio. Es claro que muchos de los cambios en la arquitectura de las
plantas domesticadas están relacionados con cambios en genes reguladores o,
para usar una acepción más clara, en genes involucrados en redes de regulación
(para una revisión véase Pickersgill 2009). El gen tb1 en el caso del maíz (Doebley
et al. 1995, 1997) es un caso clásico acerca de cómo modificaciones relativa-
mente sencillas en los niveles de expresión de estos genes están involucradas
en cambios dramáticos en la morfología de las plantas.3
Ahora, el hecho de que existan mecanismos genéticos que hacen posible la
existencia de procesos de diversificación rápidos, es condición necesaria pero
no suficiente para explicar la rápida diversificación. La fracción de tiempo en
106 que ha ocurrido la diversificación de los cultivos no tiene parangón en la natu-
raleza, pues resulta breve incluso desde el punto de vista del equilibrio puntua-
DOSSIER

do postulado por Gould4 e implica que en esa fracción de tiempo debieron ope-
rar diferentes mecanismos evolutivos que normalmente operan en escalas de
tiempo más grandes. El resultado es que, en pocos miles, quizá incluso en cien-
tos de años, muchos de los cultivos adquirieron diversidad fenotípica, de la cual
las formas de los frutos, semillas y espigas es quizá su manifestación más im-
presionante (de nuevo, los casos del maíz, Zea mays —esquematizado en la fi-
gura 2— y el chile, Capsicum annuum en México son paradigmáticos).

Una contradicción: la pérdida contemporánea de diversidad


Siendo éstas, pues, las paradojas de la domesticación, asistimos a un momento his-
tórico peculiar en el que los últimos 100 o 200 años han estado marcados por una

3 Stephen Jay Gould (2009) construyó un argumento interesante a partir de este hecho.
Desde su punto de vista se abre la posibilidad de recuperar la metáfora del “monstruo es-
peranzado” como fuente de variación relevante, de manera que, por ejemplo, la mazorca
con múltiples hileras de granos no habría evolucionado por la vía de la acumulación gra-
dual de pequeñas diferencias, sino que habría surgido en un solo paso mutacional.
4 Efectivamente, la teoría del equilibrio puntuado en evolución sostiene que es común que
el cambio fenotípico (asociado además a la especiación) ocurra en periodos de tiempo bre-
ves en una escala de tiempo geológico, mas no necesariamente breves en términos del
número de generaciones biológicas que ocurren dentro de esas decenas o cientos de miles
de años, por lo que no necesariamente requiere invocar la ocurrencia de las llamadas ma-
cromutaciones. En este caso estaríamos hablando de mutaciones que alteran en el curso de
unas pocas generaciones la morfología de una planta.
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

107

DOSSIER

Figura 2. Ejemplo de diversificación de un cultivo desde la domesticación de una planta silvestre.


Se utiliza el ejemplo de la diversidad morfológica de mazorcas de maíz en una pequeña parte de las
más de 60 razas mexicanas de maíz. Los trazos simplificados de mazorcas de razas de maíces mexi-
canos fueron elaborados a partir de imágenes del catálogo de maíces mexicanos de la Comisión
Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO, México).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

reducción, más o menos sostenida en la diversidad de las variedades, razas y tipos


de plantas domesticadas. Esta pérdida de diversidad podría leerse al menos en tres
niveles: el de la extinción total de variedades, el de la erosión genética y el del in-
cremento en la dominancia de especies o variedades en la producción agrícola.
En el primer nivel, la pérdida de variedades locales (las llamadas razas crio-
llas o landraces en inglés), particularmente a raíz de la llamada “revolución ver-
de” —misma que implicó un incremento sistemático y de aspiraciones mundia-
les en la capitalización del campo— implica un peligro (señalado ya por Haldane
1946) al disminuir no sólo la diversidad de nuestra base alimenticia, sino tam-
bién la capacidad de respuesta ante nuevas enfermedades o plagas que pudie-
sen afectar los cultivos (Fowler y Mooney 1990, citado en McGucken 1991, en
Steinberg 1999 y en Brush et al. 2003). Existe debate en torno al papel de la in-
troducción de las semillas híbridas o mejoradas como causa de esta pérdida
de diversidad5 (Steinberg 1999; Brush et al. 2003). Sin embargo esta pérdida de
diversidad es ampliamente reconocida y señalada como un riesgo importante
para la humanidad (Imperial College of Science, Technology and Medicine 2002;
108 Koeppel 2008; FAO 2010; Siebert 2011).
Por otra parte, la erosión genética no implica necesariamente la extinción de
DOSSIER

especies, pero sí acarrea un decremento en la variación genética presente al in-


terior de un cultivo (FAO 2010),6 disminuyendo, al menos potencialmente, su
capacidad de adaptación, su resiliencia y su capacidad de respuesta ante nuevas
circunstancias ambientales. Alrededor de 60 países reportaban a la FAO en 2010
la disminución en el número de variedades locales, o bien directamente una ten-
dencia hacia la homogeneidad genética en uno o más cultivos comerciales. La
FAO (2005) estima que entre 1990 y el año 2000 se perdió hasta 75% de las va-
riedades tradicionales o criollas para varios cultivos, debido al incremento en la
superficie cultivada con semillas de alto rendimiento. Se puede discutir si las
cifras de la FAO son del todo exactas, pero lo que es claro es que estamos en
medio de una tendencia generalizada de homogenización de la producción agrí-
cola y, como discutiremos más adelante, ésta es reflejo de la homogeneidad im-
puesta por el mercado.

5 Los datos que se han generado en el contexto de este debate son reveladores tanto de la
naturaleza de la contradicción entre el capitalismo como sistema y la diversidad, así como
de los niveles de interacción que operan al interior del agro-ecosistema. Aunque su trata-
miento detallado excede los alcances de este artículo, es importante señalar que, detrás de
una aparente contradicción, la permanencia de muchas variedades locales como cultivos de
autoconsumo es reveladora del papel de las comunidades campesinas en la conservación.
6 Resulta particularmente asombroso que la FAO hable indistintamente de la pérdida de
genes individuales o de combinaciones de genes, cuando en realidad parece referirse a la
pérdida de alelos (FAO 2010, 15). La distinción no es menor.
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

En el plano de la composición de los agro-ecosistemas, la tendencia a la ho-


mogeneidad se expresa en el incremento de la dominancia ecológica7 de ciertas
formas. La extinción completa de ciertas formas de cultivares sería un extremo
de este incremento en la dominancia, en el cual algunas especies o variedades
de este cultivo se vuelven las preponderantes en el cultivo y —de manera no ca-
sual, diremos después— en el mercado mundial. Se estima que apenas 103 es-
pecies de plantas aportan el 90% de las calorías que la humanidad consume (Dir-
zo y Raven 2003). Estas plantas producen además el grueso de las
mercancías-especie (usando el término planteado por Prescott-Allen y Prescott-
Allen 1990). La pérdida de diversidad en este sentido no tiene que ver solamen-
te con la extinción de variedades sino con el hecho de que unos cuantos linajes,
variedades de semillas (en ocasiones híbridas, en ocasiones incluso transgéni-
cas) se han convertido en las más usadas, las predominantes a nivel global
(Fowler y Mooney 1990 citados en Boege 2008). Sin embargo, este incremento en
la dominancia que ocurre a escala global tiene un correlato en la medida en que,
a nivel local o de pequeña escala, el siglo XX podría ser caracterizado como uno
marcado por la expansión de distintas formas de monocultivo a expensas de los 109
sistemas de policultivo (como las milpas mexicanas) en los que coexisten varias

DOSSIER
especies y por ende se mantiene una mayor diversidad no sólo a nivel intraes-
pecífico (por ejemplo, muchas variedades de maíz), sino interespecífico (maíz,
frijol, calabaza, chile, tomate, etc. coexistiendo en espacio y tiempo).
El riesgo que esta pérdida implica ha sido el argumento central que ha jus-
tificado una serie de esfuerzos de conservación ex situ en los cuales el Global
seed vault es el más famoso y quizá también el más cuestionado. Pero más aún,
es tan grande la disminución en la diversidad y el incremento en la dependencia
de unas cuantas especies para la dieta urbana moderna, con la consecuente ho-
mogenización no sólo de lo que se cultiva sino también de lo que se come que
incluso Harris (2012) se ha aventurado a caracterizar a la historia de la agricul-
tura como la historia del proceso de pérdida de diversidad en la alimentación
humana:

7 En términos muy generales, en ecología de comunidades, la dominancia se refiere al he-


cho de que una especie es la más abundante en una comunidad determinada y es al mismo
tiempo, la que ejerce una mayor influencia en las características generales del hábitat y
productividad de esa comunidad. Desde que el concepto de dominancia fue planteado ori-
ginalmente por Whittaker (1965), diversos autores han abordado el problema metodológico
y conceptual de cómo medir de mejor manera la dominancia (por ejemplo, eligiendo entre
el número de individuos o la cobertura vegetal como variables relevantes). Lo relevante
para esta discusión es que los monocultivos serían un ejemplo de una comunidad con una
dominancia mayor, mientras que en un policultivo, la presencia de individuos de varias
especies, al hacer más heterogénea la comunidad (es decir, más diversa), disminuye la do-
minancia ecológica.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

el surgimiento y establecimiento de los sistemas agrícolas del mundo puede ser visto
en retrospectiva como un proceso muy gradual en el que, a lo largo del Holoceno, la
humanidad se volvió cada vez más dependiente para su alimentación de cada vez me-
nos especies de plantas y animales domésticos, al grado de que hoy sólo tres cerea-
les, el arroz, el trigo y el maíz, proveen la mayor parte de la energía que los humanos
obtenemos de las plantas (Harris 2012, 21).

Otros autores, como Wells (2010) terminarían viendo a la revolución neolítica


como una especie de maldición, culpable, en sí misma, de los males que aquejan
a la salud en las sociedades contemporáneas. Pero hay algo extraño en muchas
afirmaciones de este tipo. ¿Cómo sería posible que un proceso que originó una
diversidad de formas cultivadas enorme, pueda al mismo tiempo ser caracteri-
zado como un proceso que ha empobrecido la dieta de la humanidad? Quizá la
respuesta estriba en que se trata de dos procesos distintos, quizá el incremento
en la dependencia de una pocas especies para la alimentación y la disminución
de la diversidad no son, como parece desprenderse de la afirmación de Harris
110 (2012), estrictamente graduales a lo largo de todo el Holoceno (últimos 10 mil
años); quizá hay un cambio cualitativo que ocurre en los últimos siglos; más
DOSSIER

aún, es posible que si intentamos caracterizar ese cambio cualitativo, podamos


comprender por qué se suceden en primera instancia una diversificación sin pa-
rangón en la naturaleza y luego, una pérdida de diversidad intra e interespecífi-
ca, de la cual la homogenización de la dieta humana es algo más que un corre-
lato. Para caracterizar este cambio cualitativo, integrado por las continuidades
y discontinuidades que se establecen en la domesticación, parece conveniente
considerar dos planos de existencia de las plantas domesticadas, buscando las
preguntas de por qué solamente un grupo de plantas fue susceptible de ser do-
mesticado y de cuáles son los procesos que han mediado en la generación de la
diversidad. Estos planos se entrelazan en la vida real y deberían entrelazarse en
los esfuerzos por analizar y comprender esa realidad.

Planos entrelazados de la genética de poblaciones a la dimensión


política del valor de uso

Domesticación/diversificación desde la biología


El proceso de domesticación ha implicado una serie de cambios relativamente
abruptos en las plantas, incluyendo el pasar por cuellos de botella demográficos
(Purugganan y Fuller 2009) que implicaron que solamente una fracción pequeña
—incluso por mero azar— de las poblaciones naturales de la plantas de cada es-
pecie fuese tomada inicialmente para la formación de las poblaciones de plantas
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

domesticadas. Estos cuellos de botella, incluso siendo transitorios, han tenido


un efecto en la composición genética de las plantas cultivadas (véase, por ejem-
plo, Van Herwardeen et al. 2011); revisiones recientes sugieren que la intensi-
dad de los cuellos de botella en la domesticación ha sido variable, siendo menor
en plantas perennes, como los frutales (Miller y Gross 2011; Meyer y Purugan-
nan 2013). Al mismo tiempo, los análisis evolutivos realizados para diferentes
cultivos muestran que las presiones de selección, tanto natural como artificial,
fueron muy intensas y que han dejado una huella en la conformación genética
de las plantas domesticadas; el proceso ha sido bien estudiado por la genética
de poblaciones desde su origen en los años 1930 (Haldane 1924-1934).
La intensidad de estos procesos de deriva y selección fue de tal magnitud
que muchas especies comestibles probablemente no resistirían atravesarlos, lo
cual marca una reducción en el universo de plantas en las que los seres huma-
nos pudieron desarrollar la selección artificial. Si bien no es la única caracterís-
tica necesaria, la presencia de variación genética ha sido considerada como un
elemento necesario para que la domesticación haya podido ocurrir, lo cual redu-
ciría el universo de plantas con posibilidad de ser domesticadas (Gepts 2004). 111
Desde un punto de vista estrictamente selectivo, la domesticación implicaría la

DOSSIER
adaptación inusitadamente rápida a ambientes nuevos.
La catástrofe ecológica que ha sacudido al planeta en los últimos 300 años,
con tasas de extinción nunca antes vistas, indica que una gran cantidad de seres
vivos (incluyendo a las plantas) no necesariamente resisten el paso por cuellos
de botella o presiones de selección demasiado intensos, corroborando de forma
trágica la predicción teórica establecida por Haldane (1957) acerca de la existen-
cia de un “costo de la selección”. Biológicamente, la variación ya presente en las
poblaciones silvestres de plantas habría actuado favorablemente, permitiendo
el desarrollo del proceso de domesticación (esta variación fue reordenada ex-
tensamente en el mismo proceso, véase por ejemplo, Van Herwardeen et al.
2011) y de hecho sus tamaños poblacionales de las plantas domesticadas ten-
dieron a incrementarse enormemente (por ejemplo, en cada hectárea se siem-
bran decenas de miles de plantas de maíz), permitiendo el surgimiento de más
variación y la operación eficiente de los procesos selectivos.
Por otra parte, tenemos que algunas de las modificaciones o adaptaciones al
cultivo de las plantas domesticadas resultan contra-intuitivas desde el punto de
vista de la sola adecuación8 en el sentido biológico. Efectivamente, el llamado

8 La adecuación (palabra adoptada en la biología a partir de la traducción laxa del inglés


fitness) es la categoría y coeficiente que describe la capacidad relativa de sobrevivencia y
reproducción de un fenotipo, en el caso de la genética de poblaciones de un genotipo aso-
ciado a un fenotipo en un ambiente determinado. Propia de la ecología y de la genética de
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

síndrome de domesticación (Harlan 1975; Gepts 2004; Fuller y Allaby 2009) ha


implicado en su forma clásica: la pérdida o disminución de la capacidad de dis-
persión por medios naturales al modificarse por ejemplo, el tamaño y la compo-
sición de los frutos; la reducción o pérdida de defensas químicas a través de
metabolitos secundarios es un rasgo común en las plantas domesticadas (parti-
cularmente interesantes a este respecto serían los casos del tomate verde y del
chile en México) que abre el paso a niveles de herbivoría superiores a los obser-
vados en la naturaleza; reducción en el número de flores por planta en aras de
un número menor de frutos más grandes (ventajoso desde el punto de vista de
quien cosecha, desventajoso desde el punto de vista de la fecundidad en senti-
do estrictamente ecológico); la modificación relativamente rápida de los siste-
mas de polinización debido a cambios en las características de las flores; pérdi-
da de la capacidad de formar bancos de semillas en el suelo (característica que
en la naturaleza permite a muchas plantas germinar solamente una vez que las
condiciones naturales son adecuadas).
Muchos de los cambios asociados a la domesticación han implicado modifi-
112 caciones sustanciales en los patrones de historia de vida de las plantas domes-
ticadas, al transitar de ambientes con relativa escasez de algunos recursos como
DOSSIER

agua o nutrientes, a ambientes en los que la actividad humana incrementa su


disponibilidad, modificando el régimen selectivo al que las plantas están ex-
puestas (Denison et al. 2009 McKey et al. 2012). Este cambio en el ambiente o
esta antropización del ambiente, si se quiere, ocurre y ha ocurrido al nivel de
las modificaciones en la composición de los ecosistemas conforme son maneja-
dos por los seres humanos (a lo cual se ha llamado a veces “domesticación del am-
biente” citado en McKey et al. 2012); este manejo, sostendremos más adelante, for-
ma parte de un proceso más amplio, en el que también encontramos a la
selección artificial. En el contexto del cultivo, las modificaciones asociadas a la do-
mesticación han sido mediadas de manera importante por el proceso de selec-
ción artificial que, entre otras cosas, ha moldeado la composición genética de
las poblaciones de plantas domesticadas. Ahora, si bien el proceso de selección
artificial es similar al de selección natural, por lo menos en sus consecuencias,
y ello posibilita usar el mismo aparato matemático para estudiarlo, parece ha-
ber algo más, un cambio cualitativo que justifica la existencia de una categoría
tal como la selección artificial. Si bien la diversidad de formas cultivadas refleja

poblaciones esta categoría denota la contribución relativa promedio de un cierto tipo de


organismos de una población (agrupados por su fenotipo o genotipo) a la siguiente genera-
ción; en el caso de la genética de poblaciones puede verse como la contribución relativa
promedio de un genotipo a la población de genes (pool genético) de la siguiente genera-
ción. La adecuación es una propiedad estadística, no determinista, que por tanto tiene
sentido sólo en un contexto poblacional.
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

en parte la diversidad ambiental,9 la diversidad biológica de las razas criollas


parece ir más allá de la adaptación biológica, al menos en su sentido más reduc-
cionista (i.e. como adaptación a un medio externo como resultado de la selec-
ción natural). Ha habido un límite y no se alcanza a explicar la variación como
resultado de la pura selección natural en función de variables ambientales. Para
algunos autores la selección artificial sería un mero caso particular de la selec-
ción natural en el que los seres humanos seleccionan en función de un solo cri-
terio, el incremento en la cosecha, mediado porque una planta pueda desarro-
llarse bien a una cierta altitud, condiciones de humedad, etc. Si esto fuese así,
la agro-biodiversidad sería un simple correlato de la diversidad de variables del
medio físico. Desde esa perspectiva la selección artificial sería solamente un
proceso de adaptación a un ambiente antropizado o bajo manejo humano en-
tendiendo este manejo como un mero cambio en las variables del medio físico,
heredando así un concepto de ambiente cuyas raíces podemos trazar a la obra
de Darwin y a la separación que él hizo del organismo y el ambiente como enti-
dades completamente separadas. Este paso significó en 1859 una revolución
conceptual, pero como han señalado diferentes autores (Lewontin 2000; Odling- 113
Smee et al. 2003; Jablonka y Lamb 2006) no necesariamente se ajusta a lo que

DOSSIER
sabemos hoy en día sobre las diversas líneas de interacción entre el organismo
y el ambiente.
¿En función de qué otra cosa se selecciona cuando se hace selección artificial?
Si se hace tabla rasa de la historia, el único criterio de selección aplicado por los
seres humanos habría sido desde siempre el incremento de la magnitud de las
cosechas. Si bien la selección a favor de un incremento en las cosechas debió ocu-
rrir (nadie en su sano juicio sembraría un campo para no poder cosechar nada),
suponer que es lo único que ha ocurrido corresponde con un discurso ideológico
que en realidad nos diría que la mercancía propiamente capitalista ha sido la úni-
ca forma de existencia material y que el valor de cambio —magnitud escalar—
subsumiría desde siempre al valor de uso. ¿Ha sido realmente así?

Valor de uso y cultura


Pero al mismo tiempo aparece otra dimensión sin la cual es imposible compren-
der el proceso de domesticación y en ello estriba la relevancia de un enfoque
interdisciplinario. Incluso la actividad más temprana de las sociedades de caza-
dores y recolectores implicó modificaciones al medio ambiente. Desde un punto
de vista estrictamente naturalista parecería que esas modificaciones solamente

9 Y con ello una diversidad de formas de manejo del agro-ecosistema, asociadas a diferen-
tes modos de organizar la producción y como parte del desarrollo de la propia diversidad
cultural.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

implicaron un cambio cuantitativo por el grado en el que afectaron ese ambien-


te y en el que, por ejemplo, se favoreció (y se favorece) la proliferación de cier-
tas plantas que habían evolucionado durante millones de años como ruderales;10
así, al incrementarse el grado de perturbación por parte de la actividad humana,
esas plantas tendieron a proliferar cerca de los seres humanos y éstos a su vez
tendieron a fomentarlas. Este fomento o promoción consciente del crecimiento
de una planta es clave en la definición de lo que los agrónomos llaman una plan-
ta arvense, condición en la que es común encontrar poblaciones de plantas
como chiles (Capsicum annuum), tomates verdes (Physalis philadelphica), queli-
tes (Chenopodium sp.) etc., a veces incluso como parte de gradientes o procesos
contemporáneos de domesticación (por ejemplo Casas et al. 2007). La evolución
de las plantas domesticadas en ambientes bajo la influencia humana ha sido ca-
tegorizada correctamente como un proceso coevolutivo (Diamond 2002; Purug-
ganan y Fuller 2009); esta coevolución ocurre en el marco de agro-ecosistemas
complejos, entre los cuales las milpas mexicanas son quizá uno de los mejores
ejemplos.11
114 Lo que distinguiría estas modificaciones ambientales ocasionadas por el
ser humano no sería solamente su intensidad o magnitud, sino el hecho de que
DOSSIER

al realizar estas perturbaciones, incluso al nivel de la caza y recolecta, los se-


res humanos llevan a la realidad un proyecto de sí mismos, lo cual permite
hablar de un telos, de una intencionalidad, de un propósito propiamente dicho
en la actividad del animal humano como señaló Marx en los manuscritos de
1844, esto que no está presente en otros procesos evolutivos. Este elemento
es importante, pues si bien todos los seres vivos llevan a cabo la construcción
de su nicho al integrar a través de procesos fisiológicos las variables del am-
biente (tanto físico-químicas como de orden biótico) y al modificar a través de
su propia acción ese mismo medio, en el caso del manejo humano de los agro-
ecosistemas la existencia de un propósito, de una búsqueda por reproducir la
propia identidad de las colectividades humanas se constituiría en una dimen-
sión o propiedad emergente del sistema. Habría pues, una relación de conti-

10 Plantas que tienen una distribución discontinua en tiempo y espacio, que proliferan en
lugares donde ocurre una perturbación, sea natural (incendios, caídas de árboles viejos,
relámpagos, etc.).
11 “A diferencia de la agricultura industrial a gran escala, que produce sus monocultivos en
grandes extensiones y terrenos planos preferentemente con riego, la mayoría de los pro-
ductores de milpa cultivan sus terrenos en unidades de menos de cinco hectáreas, en la
montaña y con un sistema de temporal sujeto a las vicisitudes del clima y de las plagas.
Para asegurar la cosecha, la agricultura mesoamericana no desarrolló grandes sistemas de
riego ni monocultivos. Su principal estrategia productiva fue “botánica”, en el sentido de
desarrollar las variedades de una misma planta para enfrentar cualquier contratiempo, y a
su vez asociarlas con otras especies.” (Boege 2008, 42).
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

nuidad/discontinuidad respecto al fenómeno biológico general de construc-


ción del nicho.12
Así, podemos revisitar la selección artificial como categoría clave que per-
mitiría entender el proceso de domesticación y diversificación. Efectivamente,
las plantas domesticadas se distinguirían no solamente por evolucionar en am-
bientes manejados por los seres humanos sino porque dicho manejo y selección
ocurren, a diferencia de lo que pasa en la naturaleza, con un propósito o telos y
porque, en la forma en la que se actualiza dicho propósito en cada ciclo de re-
producción de la vida social, se gestarían no sólo ciertas toneladas de alimento
o mercancías, sino, particularmente en sociedades productoras de valores de
uso, formas particulares de consumo.
En ocasiones se homologan los términos “selección artificial” y “crianza
selectiva”;13 sin embargo algunos autores (Gepts 2002) han señalado que exis-
ten, por lo menos distinciones de grado entre el proceso de selección artificial
que originó la domesticación durante la revolución neolítica (selección artificial,
diríamos nosotros, que hasta cierto punto puede rastrearse como un continuo a
algunas comunidades agrícolas contemporáneas), la crianza selectiva “clásica” o 115
mendeliana y la ingeniería genética de fines del siglo XX e inicios del XXI. Sin

DOSSIER
embargo, incluso estas distinciones resultan incompletas si no se atiende el
contexto específico, por ejemplo, de relaciones de producción en las que sur-
gió cada una de estas tres prácticas y cuál ha sido el sujeto social que ha articu-
lado cada una de ellas.
Así, los estudios recientes sobre la genética y genómica de la domesticación

12 La construcción de nicho en términos muy generales es el proceso mediante el cual los


diferentes organismos vivos integran de una manera particular las diferentes condiciones
ambientales que enfrentan (lo cual implica que cada uno responde de manera diferente al
mismo conjunto de variables del medio externo) y al mismo tiempo, a través de su acción
a diferentes niveles (ecológico, fisiológico, etológico) genera modificaciones en esas condi-
ciones ambientales. Esto puede ocasionar cambios importantes en las presiones de selec-
ción que los organismos enfrentan, por lo que la relevancia de la construcción del nicho en
la evolución no debe subestimarse.
Autores como Odling-Smee et al. (2003) han extendido la línea de argumentación planteada
a este respecto por Lewontin (2000), enfatizando los elementos de continuidad que existi-
rían entre la construcción de nicho y la formación de cultura entre los seres humanos. La
discusión detallada de este planteamiento de Odling Smee et al. (2003), no es el objetivo
central de este artículo; en lo sucesivo me centraré en los elementos de discontinuidad o
propiedades emergentes que aparecen en la formación de cultura y que es necesario incor-
porar en el análisis.
13 Ver por ejemplo:
http://www.princeton.edu/~achaney/tmve/wiki100k/docs/Artificial_selection.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Selective_breeding
http://learn.genetics.utah.edu/content/variation/corn/
http://www.britannica.com/EBchecked/topic/533167/selective-breeding
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

han aportado evidencia interesante acerca de las huellas que dicho proceso ha
dejado en el terreno de ciertas adaptaciones a ambientes particulares, así como
la detección de regiones del genoma que han estado sujetas a diferentes presio-
nes selectivas (ver por ejemplo, Doebley et al. 2006; Van Heerwaarden et al.
2011; Hufford et al. 2012). Esto ha sido posible gracias a que el desarrollo actual
de las fuerzas productivas ha permitido que la capacidad del aparato científico-
técnico para generar datos genómicos diera un salto cualitativo debido a la in-
troducción de tecnologías de secuenciación masiva (Mardis 2008; Glenn 2011).
El paso a utilizar dichas tecnologías para analizar los patrones de variación ge-
nética neutrales y selectivos en organismos domésticos ha sido casi inmediato
(Tang et al. 2010; Groennen et al. 2012; Hufford et al. 2012) y ha utilizado diver-
sas herramientas estadísticas sólidas que permiten ubicar correlaciones, patro-
nes debidos a procesos neutrales, patrones de disminución en la variación de-
bidos a procesos selectivos e incluso ha habido una búsqueda por sondear la
asociación de variantes genéticas a condiciones ambientales particulares (Ross
Ibarra et al. 2007).
116 Sin embargo, la genética de poblaciones contemporánea ha abordado sólo de
manera superficial el papel de la selección artificial asociada a la producción
DOSSIER

de valores de uso específicos como agente causal de parte de la diversidad en-


contrada a diferentes niveles en las plantas domesticadas. No es posible enten-
der cabalmente las diferencias cualitativas que planteó desde un primer mo-
mento la selección artificial si se le considera como un mero exacerbamiento del
proceso de reproducción y sobrevivencia diferencial que se observa en la natu-
raleza, si se le considera, digamos, un mero caso particular de la selección na-
tural. La selección artificial ocurre en el contexto de un proceso de orden distin-
to, el trabajo, y forma parte de la conformación de un mundo propio por los
seres humanos tal que cuando no se da de manera enajenada alcanzaría su ma-
yor potencial creativo y su carácter propiamente humano (Marx 1844). En ello
radicaría el carácter propiamente político de la domesticación y diversificación
de las plantas.
En el proceso de selección artificial ha jugado un papel central la formación
de valores de uso diversos, y esta formación de valores de uso ha tenido, usan-
do la categoría de Bolívar Echeverría, una “dimensión política” (Echeverría 1998;
2001), por cuanto en ese proceso se ha gestado la diversidad cultural. Partiría-
mos de la hipótesis de que las comunidades agrícolas no seleccionan únicamen-
te las plantas en función de una magnitud escalar (la cantidad de toneladas por
hectárea que se pueden obtener), sino también en función de una dimensión
compleja que tiene que ver con la forma en que se pretende realizar el consumo.
Así, el proceso de selección artificial puede verse desde una perspectiva dialéc-
tica como un proceso vivo, que mantiene activamente —y no de una manera
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

Un esbozo sobre agro-biodiversidad y domesticación: algunos planos y procesos

Diversidad cultural

transnaturalización del animal humano


Cultura y producción de valores de uso

Dimensión política del valor de uso y


Diferentes formas Reproducción Diferentes formas de

Organismo como objeto y sujeto de la evolución (Levins y Lewontin)


de producción social de la vida consumo (semiótica)

Construcción del nicho (Lewontin, Odling-Smee)


Diversidad agro-ecosistémica

Composición
Agro-ecosistémica - manifestación
Acumulación de capital
Contradicción y destrucción

(sensu índices de
diveresidad) - ámbito de procesos - bisagra

Cambio cuantitativo se torna en cualitativo


Heterogeneidad Manejo del Heterogeneidad
temporal del ambiente agro-ecosistema espacial del ambiente
(evolución en ambientes
cambiantes, Levins, 1968)

Planta (especie) - manifestación superficial


- ámbito de procesos - plano de proyección
de otros procesos

Domesticación en 117
Diversidad organísmica

Selección artificial Fuerzas neutrales


y s. natural sentido “clásico”

DOSSIER
Poblaciones silvestres y Diversidad genética Mecanismos clásicos de Diversidad fenotípica
domésticas (gradiente) (multinivel) herencia + epigenética en sentido amplio

Procesos evolutivos

Procesos (relaciones y conjuntos) Entidades

Figura 3. Esbozo de un marco conceptual interdisciplinario que abarcaría diferentes planos en los
que ocurre la diversidad agro-biológica y algunos de los procesos o líneas de tensión que vinculan
estos planos. La acumulación de capital es un proceso que establece una relación de destrucción
y/o de refuncionalización de esos planos de existencia, lo que ha dado como resultado histórico
una destrucción de la diversidad en cada uno de ellos. Se indican las referencias a algunos trabajos
que han abordado algunos procesos especialmente significativos desde el punto de vista biológico.

esencialista o estática— la diversidad de razas, variedades y formas cultivadas


de diversas plantas (figura 3). Si bien los procesos selectivos tienen una huella
o consecuencia genética, no puede reducirse la causalidad de dicho proceso a la
sola genética (Gould 2001b). La diversidad de un maíz o chile en la ­Península de
Yucatán, no estaría dada solamente por la adaptación a condiciones ambientales
locales (siendo estas comparativamente homogéneas en esa península) sino que
podemos conjeturar que estaría asociada con los distintos tipos de valores de uso
cuya formación subyacería como causa histórica de la diversidad y se trenzaría
con diferentes niveles de diversidad biológica y cultural:
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

producir y consumir transformaciones de la naturaleza resulta ser, simultáneamente y


sobre todo, ratificar y modificar la estructura concreta de la socialidad. Dos procesos
en uno: en la reproducción del ser humano, la reproducción física de la integridad del
cuerpo comunitario del sujeto sólo se cumple en la medida en que ella es reproducción
de la forma política (polis) de la comunidad (koinomía) (Echeverría 1998, 167).

Si esto es así, incluso la aplicación de las técnicas estadísticas propias de la ge-


nómica de poblaciones —yendo más allá de la tradicional búsqueda de correla-
ción de la variación genética con variables ambientales relativamente obvias,
esto es incorporando como datos relacionados por ejemplo con la forma de con-
sumo o las prácticas de manejo asociadas a un cierto cultivo—, podría resultar
en explicaciones menos reduccionistas del origen de la diversidad en los culti-
vos. Ello podría ser un punto de partida para comprender la forma en la que la
diversidad cultural y la diversidad agrícola han “venido a ser” juntas, que es otra
forma de decir, un punto de partida para comprender las particularidades del
proceso de coevolución de los seres humanos y sus agro-ecosistemas.
118 Esto hace posible plantear que, al seleccionar determinadas plantas para el
cultivo de un año a otro, las comunidades agrícolas (es decir, no siempre far-
DOSSIER

mers del medio oeste de EEUU ni siempre compañías productoras de semillas)


seleccionaron no solamente características que garantizaban una mejor sobre-
vivencia del cultivo en una condición ambiental determinada (incrementando
con ello volúmenes de cosecha), sino que han gestado diversas identidades, di-
versas culturas en las que la pertinencia de una variedad local estaría dada no
solamente por su adaptación a una condición climática dada, sino por su perti-
nencia respecto a cierta forma de consumo.

El consumo produce a la producción de dos maneras: 1) en tanto el producto se hace


realmente producto sólo en el consumo. Un vestido, por ejemplo, se convierte real-
mente en un vestido a través del acto de llevarlo puesto; una casa deshabitada no es
una verdadera casa; a diferencia del simple objeto natural, el producto se afirma
como producto, el consumo le da el finishing stroke [la última mano] pues el resultado
de la producción es producto no en tanto actividad objetivada, sino sólo como objeto
para el sujeto actuante; 2) en tanto el consumo crea la necesidad de una nueva pro-
ducción y por lo tanto el móvil ideal de la producción, su impulso interno que es su
supuesto (Marx 1997 [1857], 41).

La producción de valores de uso en el contexto de las comunidades campesinas


tendría que ver justamente con esta naturaleza acoplada de los procesos de pro-
ducción y consumo. Los criterios de selección de semilla y de manejo de los
agro-ecosistemas como sistemas productivos se darían en función no solamen-
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

te de incrementar la masa de bienes de consumo disponibles, sino que han es-


tado orientados también por la necesidad de crear valores de uso específicos,
adecuados a cierta forma de reproducción de la vida social, una reproducción
de la vida social que por supuesto no es una repetición mecánica o una copia fiel
sino que cambia en el tiempo.
Esto incide en el plano de la formación de la diversidad de los cultivos ge-
nerando una multiplicidad de formas, sabores, colores de las partes útiles,
texturas, etc., diversidad que es generada y mantenida como parte de la nece-
sidad humana de satisfacer no solamente una necesidad fisiológica o de inges-
ta calórica, sino también la creación de un mundo o cosmos propio, una habi-
tación propia (usando la expresión de Gould 2001a). Las distintas maneras de
usar un producto del campo y las diferentes variedades de cultivos, surgieron
juntas, como resultado del proceso transformador, cultural, llevado adelante
por muchas comunidades. El eje que atraviesa este proceso es la creación de
valores de uso propios. Así, junto a cada cultivo se diversificó la comida, el
baile, la música, la propia vida humana, y surgió al menos parte de la diversi-
dad cultural. 119

DOSSIER
En el proceso de reproducción humana estas sustancias aparecen, sin embargo, obli-
gadas a ofrecer una determinada forma. Si el conjunto de sustancias alimenticias no
estuviese ordenado de una determinada forma, preparado de una determinada mane-
ra, si no hubiese satisfacción no sólo del aspecto físico sino sobre todo de la forma,
de aquello que subordina lo físico a lo político; si no satisficiese este requerimiento
aparentemente ocioso, no podría cumplir la función a la que está destinado desde la
perspectiva meramente funcional o fisiológica (Echeverría 2001, 166).

Evidencia arqueológica reciente ha mostrado un uso y manejo temprano de


plantas como condimento (Saul et al. 2013). Así hace unos 6000 años localida-
des de la costa norte de Europa, donde apenas se estaba dando la transición de
sociedades cazadoras recolectoras a grupos agricultores, y por ende el proceso
de domesticación era incipiente, existía ya un uso importante de una especia
como Alliara petiollata (Saul et al. 2013). Esto querría decir que, incluso en eta-
pas de transición, en las que la escasez real de alimentos podría haber sido un
factor muy relevante en la organización de la producción, los grupos humanos
buscaban ya la satisfacción de estos requerimientos aparentemente ociosos de
los que hablaba Bolívar Echeverría (1998; 2001) y que aún en esta etapa temprana
sería correcta la afirmación de que la producción/consumo de objetos útiles es
al mismo tiempo producción/consumo de significaciones.
Por otra parte, tenemos que una revisión reciente (Meyer, DuVal y Jensen
2012) encontró que el rasgo más frecuentemente modificado en las plantas
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

domesticadas es la producción de metabolitos secundarios (habiendo ocurrido


en el 66% de las plantas que analizaron Meyer y colaboradores), incluso por en-
cima de los elementos clásicos del síndrome de domesticación (como la reten-
ción de las semillas). El hecho es relevante porque los metabolitos secundarios
de las plantas, además de desempeñar un papel como defensas químicas ante
parásitos y herbívoros, afectan de manera importante las propiedades organo-
lépticas como sabor u olor de las plantas. De nuevo, esta evidencia soporta la
hipótesis de que el proceso de domesticación estaría mediado por algo más que el
incremento en la magnitud de las cosechas o en el volumen total de comida dispo-
nible.
Por último, en el campo de la etnobotánica múltiples estudios han demos-
trado la prevalencia en algunas localidades de variedades de maíz, que siguen
siendo sembradas a pesar de no tener los rendimientos más altos. Si bien una
interpretación de este hecho ha sido minimizar el papel de la introducción de
variedades comerciales en la pérdida de diversidad (por ejemplo, Bellon 1996).
Otras líneas de evidencia, apuntan a que es la relevancia cultural e incluso reli-
120 giosa que ciertas variedades de maíz tienen para las comunidades locales el fac-
tor clave de su persistencia y que es la destrucción de esos elementos culturales
DOSSIER

lo que ha determinado la desaparición de los campos de ciertas variedades lo-


cales de maíz (Steinberg 1999).
Por supuesto, la relevancia de la búsqueda de formas adecuadas al consu-
mo como motor de la diversificación de las variedades domesticadas no impli-
ca que ésta haya sido completamente libre en el sentido de que sea posible la
generación de cualquier forma cultivada imaginable. Como hemos discutido
en la sección anterior, existen una serie de limitaciones biológicas al proceso
de domesticación sobre las cuales el trabajo humano establece una suerte de
“línea de tensión” entre la variación presente en la naturaleza, sus límites y al-
cances, y la forma particular que la reproducción humana requiere que la natu-
raleza tome. Así, la expansión del intervalo altitudinal del chile de los 0-1300
metros sobre el nivel del mar a los más de 2300 msnm a los que se cultiva el
Chile Pasilla Mixe, por citar un ejemplo extremo, estaría mediada no solamente
por la necesidad de incrementar la producción o por el efecto aleatorio sobre las
condiciones del medio en el que se desarrollan estas comunidades campesinas,
sino que sería parte de un proceso de creación y recreación de una identidad
cultural propia.
Lo importante de esta hipótesis es que permitiría construir ruta, que se pue-
de trazar a través de Darwin y Vavilov, abordando el problema de la domestica-
ción desde la teoría evolutiva y que llegaría hasta el plano de la dimensión po-
lítica del valor de uso (Echeverría 1998).
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

Revisitar la contradicción
El proceso de pérdida de diversidad de los cultivos es particularmente acelera-
do y marcado en el transcurso del último par de siglos. Durante este periodo la
diversidad de las plantas cultivadas ha estado sujeta a una constante erosión en
la que constantemente decenas de variedades locales alrededor del mundo desa-
parecen conforme se expande la agricultura industrial.14 Pero, ¿es esta pérdida
de diversidad un resultado inevitable del proceso de la domesticación per se
o de la agricultura en cuanto tal? Recuentos como el de Harris (2012), parecen
suponer que esto es así. Sin embargo, el hecho de que esta erosión se ubique en
una época histórica específica quizá nos permita revisitar la contradicción
echando mano de los elementos que hemos desarrollado hasta aquí.
Uno de los cambios más notables que se ha operado en los últimos dos si-
glos respecto a la producción de alimentos es la preponderancia cada vez mayor
de una forma peculiar de existencia de los mismos: su existencia como mercan-
cías específicamente capitalistas. Es decir, la agricultura que como actividad ha-
bía existido para la humanidad desde hace miles de años, se incorpora en los
últimos dos siglos a una forma particular de reproducción de la vida social. 121
De manera contrastante con otras formas de reproducción de la vida social,

DOSSIER
el capitalismo implica que la forma de valor subordina a la forma natural en la
producción de objetos útiles (valores de uso). Esto ha implicado una inversión
de la manera como se estructura la reproducción de la vida misma. Efectivamen-
te, si lo que distinguiría al animal humano sería que el proceso de producir los
alimentos para la supervivencia es a la vez la búsqueda de producir significa-
dos, esto es, la búsqueda de construir la propia identidad como un proyecto in-
acabado, esto realmente sería la guía que origina el surgimiento de la diversidad
en los planos tanto cultural como biológico. En contraposición a esto, tenemos
que, con la constante expansión (en extensión y profundidad) del mercado capi-
talista, esa diversidad de formas quedaría subsumida o subordinada al telos o
propósito fundamental del valor valorizándose,15 de la acumulación capitalista
como eje de la reproducción social misma.
¿Quiere decir esto que la forma mercantil habría estado al margen del pro-

14 Ver por ejemplo: Koeppel (2008, 304) Siebert (2011) Imperial College of Science, Techno-
logy and Medicine (2002).
15 “En su condición de vehículo consciente de ese movimiento, el poseedor de dinero se
transforma en capitalista. Su persona o, más precisamente, su bolsillo, es el punto de partida
y de retorno del dinero. El contenido objetivo de esa circulación —la valorización del valor—
es su fin subjetivo, y sólo en la medida en que la creciente apropiación de la riqueza abstrac-
ta es el único motivo impulsor de sus operaciones, funciona él como capitalista, o sea como
capital personificado, dotado de conciencia y voluntad. Nunca, pues, debe considerarse el
valor de uso como fin directo del capitalista.” Marx (1869, 186), las cursivas son mías.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

ceso de formación de la diversidad de los cultivos? ¿O bien que esta diversidad


sólo existe allí donde los productos de la agricultura no forman parte de ningún
mercado? No, o por lo menos esa no es nuestra hipótesis, pero sí lo es que al
menos en el contexto de la producción de mercancías simples (y en el caso de la
producción de valores de uso de una forma no mercantil esto cobraría aún ma-
yor validez) la producción toda se halla orientada hacia la producción de valo-
res de uso, y demanda por parte de los sujetos sociales de que esos valores de
uso tomen las formas específicas que se espera de ellos y que puedan incidir
sobre la realidad de los objetos producidos:

la propia producción, en toda su construcción, se orienta hacia el valor de uso y no al


valor de cambio y por ello es sólo en virtud de su excedente por encima de la medida
en que los valores de uso son requeridos para el consumo, que ellos cesan de ser tales
y se convierten en medios para el intercambio, en mercancías (Marx 1981 [1859], 34).

Y aquí sería importante recordar que el proceso de expansión y profundización


122 de las relaciones capitalistas de producción implica entre otras cosas dos pro-
cesos complementarios: 1) la transformación de mercancías simples (como las
DOSSIER

que puede vender un campesino directamente en el mercado local) en mercan-


cías propiamente capitalistas (cuya venta realiza el plusvalor para un capitalista
o conjunto de éstos) y 2) la transformación de bienes que no eran mercancías en
mercancías en cuanto tales. Ese sería el proceso novedoso, ausente en los siglos
o milenios previos en los que se gestó la diversidad agro-biológica16 y éste sería
también el proceso que entra en contradicción con una serie de espacios —en el
sentido social y también en el sentido meramente cartográfico del término—
donde las relaciones sociales no terminan de adecuarse a los intereses de esa
acumulación capitalista.
Allí donde los campesinos siguen decidiendo —muchas veces de forma co-
lectiva— sobre la tierra, allí donde la gente común y corriente ejerce aún el con-
trol sobre qué y cómo se siembra, aparecen diversos grados de obstáculo al neo-
productivismo que avanza en la punta de la modernidad capitalista.17 Este

16 Cuando se habla de diversidad agro-biológica, no nos estamos ya refiriendo solamente


a la diversidad de las plantas domesticadas. Esta diversidad sería una especie de espejo, un
plano sobre el que se proyectan otras dimensiones de la diversidad junto con las cuales la
diversidad de los cultivos formaría un todo orgánico en el mejor sentido dialéctico del
término. Por diversidad agro-biológica nos referiríamos entonces también a la diversidad
agro-ecosistémica, mediada por diferentes prácticas de manejo, incluyendo milpas (y otras
formas de policultivo), traspatios, humedales, acahuales, etc.
17 “Ahora que las otras sociedades terminan de extinguirse, barridas por la marcha arrolla-
dora de la modernidad, las que sí nos son conocidas y que han seguido de un modo u otro,
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

neo-productivismo, por cuanto deforma la politicidad del proceso de produc-


ción de valores de uso, para subordinarlos a esa especie de sucedáneo de un
sujeto social que es el mercado capitalista, reduce las múltiples dimensiones de
la diversidad agrícola a una sola: cuánto se produce, en cuánto espacio, en cuán-
to tiempo y, lo más importante, generando cuánto plusvalor.
Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre domesticación que se han he-
cho desde la biología, han prescindido del análisis profundo del papel de las
relaciones sociales de producción como parte del proceso causal de la diversi-
dad de plantas cultivadas. Más aún, estos estudios han tendido a dejar de lado
la caracterización de la línea de tensión que se establece entre dicha diversidad
y la acumulación de capital como un proceso continuo que implica la destruc-
ción continua de un conjunto de relaciones sociales para ser sustituidas en ex-
tensión y profundidad por relaciones de producción propiamente capitalistas
(Luxemburg 2003 [1913]).

Hacia una hipótesis de trabajo interdisciplinario 123


La diversidad biológica presente en las plantas domesticadas y, en sentido más

DOSSIER
amplio, la agro-biodiversidad, es el resultado de un proceso evolutivo peculiar
que ha ocurrido en el contexto de la producción de valores de uso propios, par-
te sustancial de la formación de cultura; la articulación de estos dos planos ex-
plicaría no sólo el surgimiento sino la permanencia de dicha agro-biodiversidad.
Por eso esta diversidad se halla íntimamente ligada al control por las comunida-
des y pueblos campesinos de dos elementos centrales del proceso de produc-
ción: la tierra y sus propias semillas. Si esto es así, esperaríamos encontrar di-
ferentes formas de correlación, quizá incluso estadística, entre la diversidad de
valores de uso (asociada a una diversidad de formas de consumo y a múltiples
y variados procesos culturales) y la diversidad biológica (a diferentes niveles)
presente en las plantas cultivadas. En última instancia, la existencia de una di-
mensión articuladora de esa diversidad (figura 3), manifestada en las múltiples
formas que de manejo agro-ecosistémico, estaría también intrínsecamente rela-
cionada con la diversidad de formas de valor de uso, con la diversidad cultural
en sí misma y serían los procesos que ocurren en todos esos planos los que se
proyectarían sobre aquel nivel en el que comenzamos nuestra discusión sobre

con mayor o menor “éxito”, la línea del progreso, se nos revelan como sociedades que eli-
gieron subordinar el conjunto de su actividad vital a la fase productiva de la misma; socie-
dades que se han hecho a sí mismas concentrándose obsesivamente en el momento de la
consecución del producto, de la lucha violenta contra la prepotencia de lo Otro (la “Natura-
leza”) y en la acumulación del “excedente” indispensable, en la administración de la super-
vivencia.” (Echeverría 1998, 142).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

la domesticación y la diversificación a saber: el sorprendente intervalo de varia-


ción biológica presente en las plantas cultivadas.
México —no aisladamente sino también como parte de Mesoamérica— pre-
senta una oportunidad enorme para este tipo de análisis, pues coinciden en
nuestro país el ser un centro de origen para la agricultura con cientos de plantas
domesticadas, comunidades campesinas vivas —principalmente indígenas—
con una serie de prácticas que se pueden analizar en el presente, la presencia
de gradientes de domesticación y prácticas de manejo para muchas especies
cultivadas (desde poblaciones silvestres hasta agricultura industrial), diferen-
tes grados de participación en el mercado capitalista (lo cual permite suponer
que hay diferentes grados de subsunción formal y real del trabajo al capital por
lo que el predomino de la producción de valores de cambio no es absoluto) y
sobre todo un movimiento indígena organizado y que lucha y construye activa-
mente otras formas de relación social. En términos generales, esto permite po-
ner a prueba la hipótesis de que los patrones de diversidad en materia de plan-
tas cultivadas no son algo estático, sino una manifestación de un conjunto de
124 procesos activos (en el sentido de Levis, 2007a; 2007b). La comprensión de esa
línea de tensión entre la naturaleza y la acción de los seres humanos sobre ésta,
DOSSIER

requiere aproximarse tanto a la complejidad de los procesos evolutivos que su-


ceden en torno a la domesticación, como a la presencia —también compleja—
de una fuerza motriz nueva, emergente en el mejor sentido del término, la di-
mensión política del valor de uso.
Pero el poder heurístico de una aproximación de este tipo no radicaría sola-
mente en poder explicar mejor el origen de la diversidad de los cultivos y prác-
ticas de manejo o en ampliar los horizontes de ambos campos interactuantes (la
teoría evolutiva y la crítica de la economía política), o en última instancia “en
poder explicar mejor la realidad” en general, aunque ello sería muy importante.
Aparece otro nivel de relevancia para una perspectiva interdisciplinaria sobre la
dialéctica de la domesticación en un contexto en el que el fenómeno mismo de
estudio corre el riesgo de desaparecer, por cuanto en la época en que estas lí-
neas son escritas se presenta a todas luces una peligrosa devastación que extin-
gue día a día prácticas de cultivo de los pueblos originarios y busca propositi-
vamente exterminar a los pueblos en sí mismos, en un contexto en el que la
pérdida de soberanía alimentaria y de variedades locales de cultivos se impo-
nen en diferentes partes del mundo en el marco de la expansión de una agricul-
tura tecnificada e industrializada. En ese contexto, una aproximación interdisci-
plinaria a la domesticación y diversificación de los cultivos será relevante en la
medida en que pueda aportar elementos que permitan comprender y hacer fren-
te de mejor manera a las fuerzas que erosionan dicha diversidad y generan
la devastación descrita. Ello requerirá completar el tránsito de la academia a la
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

política, para usar la expresión de González Casanova (2004). Y ello pasa no so-
lamente por reconocer que la expansión capitalista amenaza al proceso mismo
que nos proponemos estudiar (así como al resto de la vida en el planeta) sino
por reconocer que, allá afuera, aparentemente al margen de la academia, hay
otros sujetos activos, gente de a pie, con la cual si aspira a sobrevivir, la acade-
mia tendrá que cambiar su forma de relacionarse: tendrá que des-enajenarse y
ello no podrá ser un hecho aislado, sino parte de la construcción colectiva de un
mundo nuevo.

Agradecimientos
A los compañeros del Seminario Interdisciplinario sobre domesticación y agro-
ecología del ceiich por lo aprendido junto a ellos. Agradezco también a Mariana
Benítez, Luis Eguiarte y Kristin Mercer las discusiones, seminarios y trabajo
práctico en torno a la domesticación, que enriquecieron la perspectiva que aquí
se presenta. Los intercambios con los compañeros del Taller Teoría de la evolu-
ción, ideología y reduccionismo: un enfoque dialéctico han sido importantes en 125
el desarrollo de estos argumentos. Gracias a Alonso Gutiérrez por los comenta-

DOSSIER
rios hechos al manuscrito de este artículo, así como a los dictaminadores que
hicieron correcciones valiosas al mismo. Se agradece el apoyo del proyecto PA-
PIIT RN 402013.

Referencias
Aguilar Rincón, Víctor Heber et al. Los chiles de México y su distribución. México:
SINAREFI, Colegio de Postgraduados, INIFAP, IT-Conkal, UANL y UAN, 2010.
Bellon, Mauricio. «The dynamics of crop intraespecifc diversity: a conceptual
framework at the farmer level.» Economic Botany 50 (1996): 26-39.
Boege, Ekhart. El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas de México.
México: Instituto Nacional de Antropología e Historia: Comisión Nacional
para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, 2008.
Brush, Stephen T., Dawitt Tadesse y Eric VanDusen. «Crop diversity in peasant
and industrialized agriculture: México and California.» Society and Natural
Resources 16 (2003): 123-141.
Casas Alejandro, Otero Arnaiz Adriana, Pérez Negrón Edgar y Valiente-Banuet
Alfonso «In situ Management and Domestication of Plants in Mesoamerica.»
Annalis of Botany 100 (2007): 1101-1115.
Chappell, M. Jahi et al. «Food sovereignty: an alternative paradigm for poverty
reduction and biodiversity conservation in Latin America.» F1000 Research
2 (2013): 235.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Darwin, Charles. The Origin of Species. Cambridge, MA: Harvard University


Press, 2004[1859].
De Candolle, Alphonse. Origin of cultivated plants: facsimile reprint of English
translation of 2nd edition. Nueva York: Hafner, 1959 [1886].
Denison, R. Ford, Toby Kiers y Stuart A. West. «Darwinian agriculture: when can
humans find solutions beyond the reach of natural selection?» Quarterly Re-
view on Biology 78 (2009): 145-178.
Diamond, Jared. «Evolution, consequences and future of plant and animal do-
mestication.» Nature 418 (2002): 700-707.
Dirzo, Rodolfo y Raven, Peter. H. «Global state of biodiversity and loss.» Annual.
Review of Enviromental. Resources 28 (2003): 137-167.
Doebley, John, Stec, A. y Gustus, C. Teosinte branched and the origin of maize:
evidence for epistasis and the evolution of dominance. Genetics 141 (1995),
333-346.
———, Stec, A. y Hubbard, L. The evolution of apical dominance in maize. Na-
ture 386 (1997), 485-48.
126 ———, Brandon Gaut y Bruce D. Smith. «The molecular genetics of crop domes-
tication.» Cell 127 (2006): 1309-1329.
DOSSIER

Drake, Abby Grace y Christian Peter Klingenberg. «Large-scale diversification of


skull shape in domestic dogs: disparity and modularity.» The American Nat-
uralist 175 (2010): 289-301.
Duarte, Carlos, Nuria Marbá y Marianne Holmer. «Rapid domestication of Marine
species.» Science 316 (2007): 382-383.
Echeverría, Bolívar. Definición de la Cultura. México: Facultad de Filosofía y Le-
tras, UNAM-Itaca, 2001.
———. Valor de uso y utopía. México: Siglo XXI, 1998.
FAO. Building in gender, agrobiodiversity and local knowledge. Roma, 2005.
———. Second report on The State of The World’s Plant Genetic Resources for Food
and Agriculture. Roma: Commission on Genetic Resources for Food and Ag-
riculture, 2010.
———. «Use and potential of wild plants in farm households.» Libro electrónico.
1999a. http://www.fao.org/DOCREP/003/W8801E/W8801E00.HTM http://
www.fao.org/biodiversity/components/plants/en/.
———. Women: users, presevers and managers of agrobiodiversity. 1999b. www.
fao.org/FOCUS/E/Women/Biodiv-e.htm.
Fuller, Dorian y Robin Allaby. «Seed dispersal and crop domestication: shatter-
ing, germination and seasonality in evolution under cultivation.» Annual
Plant Reviews 38 (2009): 238-295.
Gepts, Paul. «A comparison between Crop Domestication, Classical Domestica-
tion and Genetic Engineering.» Crop Science 42 (2002): 1780-1790.
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

———. «Domestication as a long term selection experiment.» Plant Breeding Re-


views, 2004: 1-44.
Glenn, Travis. «Field guide to next-generation DNA sequencers.» Molecular Ecol-
ogy Resources 11 (2011): 759-769.
González Casanova, Pablo. Las nuevas ciencias y las humanidades: de la aca-
demia a la política. Barcelona: Anthropos-Instituto de Investigaciones Socia-
les-UNAM, 2004.
Gould, Stephen J. «Una habitación propia.» En Las piedras falaces de Marrakech.
Barcelona: Crítica, 2001a.
———. «The evolutionary definition of selective agency, validation of the theory
of hierarchical selection, and the fallacy of the selfish gene.» En Thinking
about evolution: historical, philosophical and political perspectives, de R.
Singh, CB. Krimbas, DB. Paul y J. Beatty, 208-234. Nueva York: Cambridge
University Press, 2001b.
———. «Un atajo hacia el maíz.» En La sonrisa del flamenco, de Stephen Jay
Gould. Barcelona: Crítica, 2009.
Groenen, M.A.M. et al. «Analyses of pig genomes provide insight into porcine 127
demography and evolution.» Nature 491 (2012): 393-398.

DOSSIER
Haldane, John Burdon Sanderson. «A mathematical theory of natural and artifi-
cial selection Parts I-X.» Transactions of the Cambridge Philosophical Society,
1924-1934.
———. «A mathematical theory of natural and artificial selection. Part X. Some
theorems in artificial selection.» Genetics 19 (1934): 412-429.
———. «The interaction of nature and nurture.» Annals of Eugenics 13 (1946):
197-205.
———. «The cost of natural selection.» Genetics 55 (1957), 511-524.
Harlan, Jack. Crops and Man. Madison, Wisconsin: American Society of Agrono-
my, 1975.
Harris, David R. «The evolution of agroecosystems: biodiversity, origins and dif-
ferential development.» En Biodiversity in agriculture, editado por Gepts P.,
et al. Cambridge University Press, 2012.
Hufford, MB et al.«Comparative genomics of maize domestication and improve-
ment.» Nature Genetics 44 (2012): 808-813.
Imperial College of Science, Technology and Medicine. «Crop diversity at risk:
the case for sustaining crop collections.» Wye, Ashford, UK. 2002. http://
www.croptrust.org/main/publications.php.
Jablonka, Eva y Marion Lamb. Evolution in four dimensions: genetic, epigenetic,
behavioral and symbolic variation in the history of life. Massachusetts: MIT
Press, 2006.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Koeppel, Dan. Banana: the fate of the fruit that changed the world. Nueva York:
Plume, 2008.
Levins, Richard. «Dialectics and systems theory.» En Biology under the influence,
de Richard Lewontin y Richard Levins. Nueva York: Monthly Review Press,
2007a.
———. Evolution in changing environments. Princeton, Nueva Jersey: Princeton
University Press, 1968.
———. «Ten propositions about science and antiscience.» Social text 101-102
(2007b): 46-47.
Lewontin, Richard C. The triple helix: gene, organism and environment. Massa-
chusetts, EEUU: Harvard University Press, 2000.
Luxemburg, Rosa. The accumulation of capital. Londres y Nueva York: Routledge
Classics, 2003 [1913].
Mardis, Elaine. «Next generation DNA sequencing methods.» Annual Review of
Genomics and Human Genetics 9 (2008): 387-402.
Marx, Carlos. Contribución a la crítica de la economía política. México: Siglo XXI
128 Editores, 1981 [1859].
———. Introducción general a la crítica de la economía política. México: Siglo XXI
DOSSIER

Editores, 1997 [1857].


———. Manuscritos económico filosóficos de 1844. Buenos Aires: Editorial Coli-
hue, 2004 [1844].
———. El Capital. T. 1, Vol. 1. México: Siglo XXI Editores (2007) [1869].
McGucken, William. «Book review: Shattering: food, politics and the loss of ge-
netic diversity.» Environmental history review 15 (1991): 91-93.
McKey, Doyle, Marianne Elias, Benoit Pujol, y Anne Duputié. «Ecological ap-
proaches to crop domestication.» En Biodiversity in agriculture, editado por
Gepts P, y otros. Cambridge University Press, 2012.
Meyer, Rachel S.¸ Michael Purugganan. «Evolution of crop species: genetics of
domestication and diversification.» Nature reviews genetics 14 (2013): 840-
852.
———, Ashley E. DuVal y Helen R. Jensen. «Patterns and processes in crop
domestication: an historical review and quantitative analysis of 203 global
food crops.» New Phytologist 196 (2012): 29-48.
Miller, Allison y Briana L. Gross. «From forest to field: perennial fruit crop do-
mestication.» American Journal of Botany 98 (2011): 1389-1414.
Odling-Smee, John, Kevin Laland y Marcus Feldman. Niche Construction: the ne-
glected process in evolution. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University
Press, 2003.
Pickersgill, Barbara. «Domestication of plants revisited—Darwin to the present
day.» Botanical Journal of the Linneaen Society (2009) 161: 203-212.
Lev Jardón Barbolla De la evolución al valor de uso, ida y vuelta...

Prescott-Allen, Robert y Prescott-Allen Christine. «How many plants feed the


world?» Conservation Biology 4 (1990): 365-374.
Purugganan, Michael D. y Barbara D. Fuller. «The nature of selection during
plant domestication.» Nature 457 (2009): 843-848.
Ross Ibarra, Jeffrey, Peter L. Morrel y Brandon S. Gaut. «Plant domestication, a
unique opportunity to identify the genetic basis of adaptation». Proceedings
of the National Academy of Sciences (EEUU) 104 (2007): 8641-8648.
Sánchez Martínez José, Vargas Ponce Ofelia y Zamora Tavares Pilar. «Cultivo tra-
dicional de Physalis angulata L. (Solanaceae) una especie de tomatillo silves-
tre de México.» En Universidad de Guadalajara. Avances de Investigación en
el CUCBA. Guadalajara, México: U. de G., 2008: 75-80.
Saul, Hayley, Marco Madella, Anders Fischer, Aikarterini Glyoku, Sönke Hartz y
Olive Craig. «Phytoliths in pottery reveal the use of spice in European pre-
historic cuisine.» PLoS One, 2013: e70583.
Shumy, V. K. «Two Brilliant Generalizations of Nikolai Ivanovich Vavilov (for the
120th Anniversary).» Russian Journal of Genetics 43 (2007): 1447-1453.
Siebert, Charles. «Food Ark.» National Geographic Society Magazine 220 (2011): 129
108-131.

DOSSIER
Steinberg, Michael K. «Maize diversity and cultural change in a Maya agroecolog-
cal landcape.» Journal of etnobiology 19 (1999): 127-139.
Tang, H, U. Sezen y AH Paterson. «Domestication and plant genomes.» Current
Opinion in Cell Biology 13 (2010): 160-166.
Vandermeer, John H. The ecology of agroecosystems. Massachusetts: Jones and
Bartlett Publishers, 2011.
Van Heerwaarden, Joost et al. «Genetic signals of origin, spread, and introgres-
sion in a large sample of maize landraces.» Proceedings of the National Aca-
demy of Sciences 108 (2011): 1088-1092.
Vavilov, Nicolai. Centers of origin of cultivated plants. En Vavilov, Nicolai. Origin
and Geography of Cultivated Plants. Translated from Russian by Doris Love.
Great Britain: Cambridge University Press, 1926 [1994]. 22-135.
Wells, Spencer. Pandora’s seed: how hunter-gatherer holds the key to our survi-
val. Nueva York: Random House, 2010.
Whittaker, Robert. «Dominance and diversity in land plant communities: numer-
ical relations of species express the importance of competition in communi-
ty function and evolution.» Science 147 (1965): 250-260.
DOSSIER

Emily A. Schultz*
La construcción de nichos y el estudio de los
cambios de cultura en antropología: desafíos
y perspectivas
Resumen | Muchos antropólogos norteamericanos siguen abrigando profundas sospechas
ante los intentos de teorizar sobre la evolución de la cultura, dada la herencia existente en
nuestra disciplina de las teorías etapistas del siglo XIX, que fueron determinadas por el “ra-
cismo científico”. En las postrimerías del siglo XX algunos teóricos trataron de escapar de
esta herencia usando los modelos formales tomados de la biología poblacional neo-darwi-
niana, para volver a conceptualizar así los procesos culturales evolutivos, pero estos enfo-
ques más recientes han sido considerados poco satisfactorios por razones que les son inhe-
rentes. Por ejemplo, la coevolución gen-cultura y la teoría de la herencia dual tienen poco
atractivo para muchos antropólogos culturales contemporáneos, porque dichas teorías de- 131
penden de definiciones de la cultura y suposiciones acerca de los individuos humanos y
grupos sociales que muchos antropólogos culturales ya no hallan convincentes. La cons-
trucción de nicho, por el contrario, parece más prometedora como marco para conectar el
cambio cultural con modificaciones biológicas y ecológicas. No obstante, los aspectos inno-
vadores de la construcción de nicho no logran convivir cómodamente al lado de los mismos
rasgos problemáticos que limitan la utilidad de la coevolución gen-cultura y la teoría de la
herencia dual en la antropología cultural. Este artículo examina las preocupaciones antro-
pológicas referidas a la teoría de la construcción de nicho, pero también sugiere maneras
por medio de las cuales algunas de estas preocupaciones podrían minimizarse si la teoría
de la construcción de nicho incorporara intuiciones provenientes de la teoría de sistemas
de desarrollo y la teoría del actor red.

Niche Construction and the Study of Culture Change in Anthropology: Challenges and Prospects
Abstract | Many North American anthropologists remain deeply suspicious of attempts to
theorize the evolution of culture, given the legacy in our discipline of nineteenth century
stagist theories of cultural evolution that were shaped by scientific racism. In the late twen-
tieth century, some theorists tried to escape this legacy by using formal models drawn from
neo-Darwinian population biology to re-conceptualize cultural evolutionary processes, but
these more recent approaches have been found unsatisfactory for reasons of their own. For
example, gene-culture coevolution and dual inheritance theory have limited appeal to many

*  St. Cloud State University, EEUU. Correo electrónico: eschultz@stcloudstate.edu

Schultz, Emily A. «La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología:
desafíos y perspectivas.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 131-159.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­contemporary cultural anthropologists because these theories rely on definitions of cul-


ture, and assumptions about human individuals and social groups that many cultural an-
thropologists no longer find persuasive. Niche construction, by contrast, appears more
promising as a framework for connecting cultural change with biological and ecological
change. Nevertheless, the innovative features of niche construction coexist uneasily along-
side the same problematic features that limit the usefulness of gene-culture coevolution
and dual inheritance theory in cultural anthropology. This article discusses anthropological
concerns about niche construction theory, but also suggests ways in which some of them
might be reduced if niche construction theory were to incorporate insights from develop-
mental systems theory and actor network theory.

Palabras clave | antropología cultural – construcción de nicho – coevolución gen-cultura –


evolución de la cultura

Keywords | cultural anthropology – niche construction – gene-culture coevolution – evolu-


tion of culture
132
DOSSIER

Introducción
La antropología norteamericana tuvo sus comienzos como una disciplina intere-
sada por explicar la evolución tanto biológica como cultural, pero estos esfuer-
zos iniciales tienen antecedentes de prestigio disparejo, cosa que ha llevado a
muchos antropólogos contemporáneos a desconfiar de intentos más recientes
por teorizar sobre la evolución cultural. Hacia fines del siglo XIX, cuando nues-
tra disciplina apenas iba tomando forma, una perspectiva que hoy se conoce
como “racismo científico” reunió datos etnográficos e históricos en favor del ar-
gumento de que etapas más avanzadas de la evolución cultural podían ser aso-
ciadas con poblaciones humanas progresivamente más avanzadas, con caracte-
rísticas fenotípicas diferentes, llamadas “razas”. Estos puntos de vista tenían
sus partidarios dentro y fuera de la antropología, y serían invocados en el pri-
mer tercio del siglo XX para justificar los principios básicos de la biología nazi.
Sin embargo, el racismo científico también fue resistido desde adentro de la an-
tropología. Franz Boas lanzó un célebre desafío a aquellos quienes pretendían
relacionar diferentes etapas de evolución cultural con los desarrollos biológicos
de distintos grupos raciales. También se enfrentó con los llamados “difusionis-
tas”, proponentes de un enfoque rival que asociaba el cambio cultural con ondas
expansivas de innovación cultural con centros de origen en unas pocas socieda-
des excepcionalmente inventivas. Los puntos de vista difusionistas también
cargaban suposiciones implícitas de diferencias raciales: como apunta Alan Bar-
nard, el difusionismo descansaba en la suposición de que la mayoría de las
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

­ ociedades eran poco inventivas, inferiores a los pueblos “culturalmente ricos”


s
cuyas innovaciones copiaban sistemáticamente (Barnard 2000, 47).
Se les acredita a Boas y sus estudiantes el haber expuesto las debilidades
tanto de los evolucionistas culturales unilineales extremos, como de los difusio-
nistas culturales igualmente extremos, y de haber también reorientado el foco
de la etnografía hacia la documentación de las historias culturales particulares
de pueblos específicos, un enfoque que ha sido denominado “particularismo
histórico”. Si bien Boas fue sumamente crítico de la antropología física de su
época, que se enfocaba sobre la clasificación racial, no hizo a un lado su interés
por los patrones de desarrollo biológico experimentados por diferentes pobla-
ciones humanas en distintos entornos culturales y geográficos. Por ejemplo, sus
estudios que documentaban los cambios en la conformación craneana en los
hijos de inmigrantes socavó la añeja creencia de que la forma cefálica era un
indi­cador “duro” de pertenencia a determinado grupo racial, y sus resultados
han resistido la prueba del tiempo, aun en presencia de diversos desafíos (Grav­
lee et al. 2003a; 2003b).
La herencia del evolucionismo del siglo XIX en la antropología norteameri- 133
cana, además de la crítica boasiana a esa herencia, fueron interpretadas de ma-

DOSSIER
nera diferente por distintos antropólogos tanto durante la vida de Boas como
después de su muerte (en 1942). De manera particular, esta herencia ha ejercido
influencia sobre la disposición de muchos antropólogos a considerar siquiera
que la cultura puede evolucionar, temiendo que cualquiera consideración de
este tipo pudiera estar contaminada por el etapismo y racismo de las teorizacio-
nes antropológicas anteriores a la Segunda Guerra Mundial (véase por ejemplo
Yanigisako 2005). Después de la guerra, muchos antropólogos siguieron a
Sherwood Washburn en su rechazo a la antropología física del pasado centrada
en el concepto de raza, abrazando los nuevos caminos que ofrecía la síntesis
evolutiva. Congruente con los principios adoptados por autores de la síntesis,
como Theodosius Dobzhansky, los procesos de evolución estudiados por biólo-
gos poblacionales fueron considerados como totalmente distintos de los proce-
sos del cambio cultural (Ingold 2007, 13). Después de 1975, sin embargo, la
“nueva síntesis” de la sociobiología intentó explicar la cultura en términos de
seleccionismo de genes. Si bien muchos antropólogos se sintieron atraídos por
la sociobiología (o por su sucesora, la psicología evolutiva), hubo muchos más
que siguieron desconfiando de estos esfuerzos, que les parecieron demasiado
reduccionistas. En las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado, las
teorías de la herencia dual y de la coevolución gen-cultura usaron persuasiva-
mente modelos provenientes de la biología poblacional para demostrar las limi-
taciones de los razonamientos sociobiológicos acerca de la cultura; como resul-
tado, la distinción entre procesos culturales y genéticos ya no parece estar en
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

duda. Al mismo tiempo, estos movimientos no han apaciguado a aquellos antro-


pólogos que siguen objetando que los modelos matemáticos de la evolución cul-
tural incorporan suposiciones desactualizadas y problemáticas acerca de la cultu-
ra, los individuos humanos y los grupos sociales.
Durante mucho tiempo estas preocupaciones han hecho que muchos antro-
pólogos tengan que enfrascarse en un “dilema anti-evolucionista”: mientras si-
guen comprometidos con la evolución como proceso natural, encuentran difi-
cultades para afirmar la versión hegemónica vigente de la teoría evolucionista
(Schultz 2009). Tim Ingold contribuyó a encontrar una salida a este dilema con
su pionera exploración de las alternativas “disidentes” al seleccionismo de ge-
nes en biología (2000, 2007, 2011). En años recientes más y más antropólogos
han ido encontrando enfoques valiosos de la evolución en áreas de la biología
teórica que van “más allá” de la síntesis evolutiva de los años treinta y cuarenta
del siglo pasado. Hoy en día estos campos incluyen la biología del desarrollo
evolutivo (“evo-devo”), la plasticidad y acomodamiento, la construcción de ni-
cho, la herencia epigenética, la teoría del reproductor, la evolucionabilidad, la
134 selección de niveles múltiples, y la evolución genómica (Pigliucci y Müller 2010,
11, figura 1.1). Ha sido especialmente atractivo el modelo de “triple herencia” de
DOSSIER

la construcción de nicho, propuesto originalmente por Odling-Smee, Laland y


Feldman (2003), que ofrece una manera de vincular el cambio cultural con cam-
bios biológicos y ecológicos de maneras que no se fundan en los puntos de vis-
ta desprestigiados del pasado asociados con el racismo científico. Un rasgo par-
ticularmente apreciado de este modelo de construcción de nicho es la manera
en que vuelve a introducir a los organismos en el cuadro general como agentes
de la evolución, un movimiento que ya se hacía esperar y que es bienvenido. Sin
embargo, para muchos antropólogos resulta igualmente significativa la manera
en que este modelo de construcción de nicho introduce los artefactos dentro de
dicho cuadro. La teoría de la triple herencia insiste en que los artefactos juegan
diversos papeles en los procesos evolutivos que están claramente diferenciados
de los factores “informacionales” en la evolución, tales como los genes y los
“memes” (es decir, variantes culturales de carácter unitario). La teoría de la triple
herencia razona así de manera persuasiva en contra de los muy difundidos infor-
mes sobre fenotipos extendidos que concebirían tanto a los organismos como a
los artefactos que éstos crean como resultados de la acción génica. La teoría de la
triple herencia también desafía a los modelos de herencia dual de evolución cul-
tural que manejan la cultura material de manera poco satisfactoria y reducen la
“cultura” a una serie de creencias, significados y valores localizados “en su mayor
parte en las cabezas de la gente” (Richerson y Boyd 2005).
La teoría de la triple herencia repercute en el interés creciente respecto de
la cultura material que se ha extendido más allá de la arqueología hasta todos
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

los campos de la antropología. Muchos antropólogos están agregando la cons-


trucción de nicho a su repertorio de instrumentos teóricos, a veces adaptándola
para realizar labores antropológicas no contempladas por quienes la originaron.
Al mismo tiempo, algunos teóricos de la construcción de nicho en el campo de
la biología evolutiva han mostrado interés en forjar vínculos con estudiosos en
disciplinas tales como la sociología y la antropología. Seguramente se generará
una fuente de fricción (Tsing 2005) con la decisión reciente de los creadores de
la teoría de construcción de nicho de alejarse del modelo de la triple herencia,
una cuestión a la que me referiré más adelante. Desde una perspectiva antropo-
lógica este movimiento resulta decepcio-
nante, pero en última instancia podría no Muchos antropólogos están
ser tan importante: si los antropólogos
encuentran que un modelo de triple he-
agregando la construcción de
rencia de la construcción de nicho les re- nicho a su repertorio de
sulta útil, seguirán desarrollándolo a su
instrumentos teóricos, a
manera, de manera parecida a la forma
en que el concepto antropológico de la veces adaptándola para 135
cultura ha sido extrapolado y puesto a
realizar labores antropológicas

DOSSIER
trabajar de maneras completamente nue-
vas en disciplinas diferentes de la antro- no contempladas por quienes
pología. Pero no descarto todas las posi- la originaron. Al mismo
bilidades de alcanzar una reconciliación.
Este artículo sugiere formas en que la tiempo, algunos teóricos de
teoría de construcción de nicho puede la construcción de nicho en
ser reformulada de tal manera que se su-
peren las fricciones y se establezcan vín- el campo de la biología
culos por encima de las diferencias. Mi evolutiva han mostrado
argumentación abarca dos partes: en la
primera defiendo las aseveraciones origi-
interés en forjar vínculos
nales y audaces del modelo de triple he- con estudiosos en disciplinas
rencia de la construcción de nicho que le
dan su lugar a los artefactos. Usando
tales como la sociología y
ejemplos tomados de la antropología la antropología
biológica, la arqueología y la antropología
sociocultural, muestro de qué manera los antropólogos están aprovechando la
teoría de la construcción de nicho, no siempre de las maneras previstas por sus
creadores, pero sí en formas que mantienen la jerarquía de los artefactos al
­mismo tiempo que expanden la teoría tanto en su escala como en sus alcances.
En la segunda parte examino los esfuerzos hechos por algunos teóricos de la
construcción de nicho por responder a las preocupaciones expresadas por
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­ ntropólogos y otros estudiosos de las ciencias sociales acerca de dicha teoría.


a
De inmediato ofrezco mi propia propuesta sobre el aspecto que podría tener
una teoría “extendida” de construcción de nicho que vincule la antropología con
la biología evolutiva, sugiriendo que los dos marcos teóricos más adecuados
para realizar esta alianza son la “teoría de sistemas de desarrollo” (reminiscente
de investigaciones de tipo boasiano en desarrollo biocultural humano que se
llevan a cabo en la actualidad en el terreno de la antropología biológica contem-
poránea) y la “teoría del actor red” (que ya ha tenido un impacto significativo en
muchas áreas de investigaciones antropológicas). Si esta colaboración llega a
tener éxito, quedaría por determinar si el resultado debiera ser calificado como
“desarrollo”, “evolución” o algún otro nombre.

Primera parte
Como se dijo anteriormente, muchos antropólogos contemporáneos critican los
esfuerzos actuales por teorizar sobre la evolución cultural porque temen la re-
136 surrección de alguna versión del etapismo cultural asociada con el racismo
científico. Teniendo en cuenta este legado, los partidarios de la teoría de la he-
DOSSIER

rencia dual y de la coevolución gen-cultura construyeron cuidadosamente sus


secuencias de la evolución cultural a partir de materiales provistos por la Sínte-
sis Evolutiva Moderna. De esta manera la teoría de la herencia dual se distinguió
por usar modelos matemáticos tomados de la biología de población para de-
mostrar que, bajo ciertas condiciones ambientales, la cultura (concebida como
unidades de variación cultural semejantes a genes) podía verse favorecida por
la selección natural (Boyd y Richerson 1985). Pero, si bien estos esfuerzos posi-
bilitaron que se hablara de la evolución cultural de maneras que no resucitaran
el racismo científico, siguieron siendo problemáticos por las maneras en que las
prácticas culturales humanas —y los seres humanos— fueron distorsionados
para ajustarse a las demandas de los modelos matemáticos. Por estas razones,
el filósofo de la biología Tim Lewens calificó a la teoría de la herencia dual como
“la teoría cinética de la cultura”, por analogía con la teoría cinética de los gases,
y observó —correctamente, según mi opinión— que antropólogos y otros estu-
diosos siguen siendo hostiles a esta teoría no porque tengan dudas acerca de la
validez de la teoría evolutiva en general sino porque objetan la manera en que
este uso particular de la teoría evolutiva atomiza la cultura y representa la ac-
ción humana en formas simplificadas e idealizadas (2013). Estas representacio-
nes parecen ocuparse sólo de procesos culturales superficiales, y son incapaces
de explicar el surgimiento y estabilización de estructuras y redes sociocultura-
les a gran escala a lo largo de la (pre)historia humana. Como muestro más ade-
lante, algunos antropólogos interesados en estos fenómenos no solamente han
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

encontrado útil la versión de triple herencia de la teoría de construcción de ni-


cho, sino que también han llamado la atención sobre maneras en que podría ser
expandida para adecuarla mejor a los propósitos antropológicos.
El antropólogo biólogo Agustín Fuentes, por ejemplo, escribe que la cons-
trucción de nicho “es la modificación, construcción o destrucción de nichos por
medio de la interacción mutua entre organismos y sus entornos, y es una fuerza
importante para estructurar el cambio evolutivo, junto con la selección natural”
(Odling-Smee et al. 2003) (Fuentes 2012, 110). Fuentes adopta el punto de vista
de que todos en la Tierra vivimos en el Antropoceno, un período geológico en
que las actividades de los seres humanos ejercen una influencia mayor sobre los
paisajes y los climas globales (2012, 102):

Los hábitats antropogénicos surgieron como consecuencia de la construcción de ni-


cho por parte de los humanos. Éstos se dedican al cambio ecológico, tanto intencional
como a manera de subproducto, que a su vez afecta las presiones evolutivas sobre las
otras especies que habitan ecosistemas ocupados por humanos (y también los adya-
centes). A nivel global, los humanos son ingenieros de ecosistemas a gran escala, y 137
estas ecologías alteradas son heredadas no solamente por las generaciones subsi-

DOSSIER
guientes de humanos sino por todas las especies simpátricas que habitan en ellas
(2012, 110).

Fuentes ha cumplido un papel crucial en el desarrollo de la especialidad de in-


vestigación llamada etnoprimatología, que estudia las relaciones entre las espe-
cies no humanas de primates (“aloprimates”) y las poblaciones humanas en una
gama de entornos diferentes en todas las latitudes del mundo. La construcción
de nicho cumple con un rol importante en la investigación etnoprimatológica,
que investiga no solamente el impacto de las actividades humanas sobre los há-
bitats tradicionales de los primates, sino que también pone de relieve aquellos
lugares en los cuales algunos aloprimates en particular y los humanos compar-
ten una larga historia de desarrollar relaciones mutuas. Más aun, en todos estos
entornos el papel cumplido por muchos artefactos construidos por el ser huma-
no no puede ser pasado por alto:

la construcción y expansión de espacios urbanos, la alteración de los paisajes selvá-


ticos para dedicarlos a usos agrícolas u otros, la creación de caminos y otros sistemas
de transporte, y el rápido incremento en la cantidad de pobladores humanos, aparte de
nuestras necesidades dietéticas, afectan las ecologías locales y regionales, cambian-
do diferentes aspectos de su estructura y función. Los aloprimates pueden encontrar-
se completamente entrelazados en tales sistemas. La expansión de las áreas residen-
ciales humanas hacia zonas de superposición con otros primates, especialmente en
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

urbanizaciones de alta densidad, incrementa el tipo y la intensidad de las oportunidades


de interacción con aloprimates y, al mismo tiempo, altera la zona de cría, búsqueda
de alimentos y su conducta en general. El incremento de la construcción, tendido de
caminos, eliminación de bosques y producción industrial de los humanos pueden
afectar los microclimas locales, tanto en términos de temperatura como de precipita-
ción, cambiando los patrones y el tipo de crecimiento vegetal, con sus consiguientes
frutos, además de modificar la estructura del paisaje. Los aloprimates deben, enton-
ces, optar entre adaptar su conducta a las estructuras humanas (casas, caminos, sis-
temas de drenaje, etc.) y a las transformaciones climáticas y fenológicas, irse del área
impactada, o morir… Por lo tanto, parece haber un patrón de selección ecológica a
favor de aquellos aloprimates más capaces para coexistir con los humanos (por ejem-
plo, los macacos en el sur y sureste de Asia, los babuinos en el África subsahariana),
y en contra de los que no pueden (por ejemplo, los simios y los monos comedores de
hojas). Es probable que la construcción de nicho por parte de seres humanos y los
cambios de clima que esto provoca constituyan las principales presiones de selección
sobre otros primates (Fuentes y Wolfe 2002; Strier 2011)” (Fuentes 2012, 110-111).
138
Al mismo tiempo, Fuentes se siente cómodo adoptando una definición más con-
DOSSIER

vencional de la construcción de nicho para dirigirse a cuestiones de antropolo-


gía biológica en las que los modelos matemáticos formales parecen más apro-
piados. Por ejemplo, él y sus colegas usaron datos sobre fósiles de homínidos
en África y modelos formales que incorporaban la construcción de nicho para
poner a prueba una hipótesis sobre los factores responsables de la extinción del
género Parantropus y la supervivencia del género Homo (Fuentes et al. 2010).
Las dos estirpes de homínidos coexistieron en el este y sur de África desde hace
alrededor de 2.5 millones a un millón de años, y las dos parecen haber sido
blancos de los mismos depredadores. Sin embargo, Parantropus desaparece del
registro fósil hace alrededor de un millón de años, mientras Homo persiste has-
ta nuestros días. Fuentes y sus colegas propusieron la hipótesis de que la cons-
trucción de nicho, bajo la forma de cooperación social, puede haber protegido a
las poblaciones de Homo de los depredadores, desplazando la mayor parte del
riesgo de depredación hacia los Parantropus. Y éstos, sometidos a niveles cada
vez mayores de depredación, pero sin la amortiguación que brindaba un nicho
construido de manera cooperativa, podrían haber sido orillados eventualmente
a la extinción. Los autores llegan a la conclusión de que “los conceptos subya-
centes que sostienen este modelo están fundados en evidencia teórica y fósil”
(Fuentes et al. 2010, 440). Al describir sus métodos, dicen lo siguiente (Fuentes
et al. 2010, 436):
La construcción de nicho se define como la modificación por organismos de
la relación funcional entre esos mismos organismos y su medio ambiente por
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

medio del cambio activo de uno de los factores de dicho ambiente. “A través de la
construcción de nicho los organismos no solamente influyen sobre la naturaleza
de su mundo, sino que también, en parte, determinan las presiones de selección
a los que están expuestos ellos y sus descendientes, y lo hacen de manera no alea-
toria”. Enfocar la evolución humana usando la perspectiva que brinda un modelo
de retroalimentación en el contexto de la teoría de construcción de nicho (Odling-
Smee et al. 2003) puede constituir un fuerte instrumento conceptual que apoye la
idea de que una reducción de las presiones de la depredación puede haber sido
un beneficio para los Homo y la ruina para los Parantropus.
Las aportaciones de la construcción de nicho empleadas en estos dos ejem-
plos de investigación en antropología biológica varían en escala y alcance, y el
primero pone de relieve el papel de arte-
factos construidos por humanos mien-
tras que el segundo no lo hace. Pero, si
A través de la construcción
bien esta variación puede constituir mo- de nicho los organismos no
tivo de preocupación para algunos teóri-
cos formales, creo que ilustra la manera
solamente influyen sobre la 139
en que la teoría de construcción de nicho naturaleza de su mundo,

DOSSIER
está siendo extrapolada en formas que la
sino que también, en parte,
hacen apropiada para acometer cuestio-
nes de interés para los antropólogos. De determinan las presiones
hecho, ilustra una predicción que hicie-
de selección a los que están
ron los que propusieron la teoría de
construcción de nicho, quienes argumen- expuestos ellos y sus
taron que “la actividad de construcción descendientes, y lo hacen
de nicho generará con frecuencia múlti-
ples formas de retroalimentación que de manera no aleatoria
abarcarán una gama de escalas tempora-
les” (Laland et al. 2005, 39).
Dado que la cultura material está imbricada en la evolución humana desde
antes del origen de la especie Homo sapiens, un modelo de triple herencia de la
construcción de nicho también parece adecuada para la investigación en ar-
queología antropológica. Después de todo, la arqueología es un campo en el
cual los “artefactos” ocupan un lugar central (por ejemplo, Olsen et al. 2012), y
en el cual están concebidos a grandes rasgos para incluir no solamente los ob-
jetos transportables sino también rasgos remodelados del paisaje a diferentes
escalas. En una colección reciente de estudios que incluyen aplicaciones de
construcción de nicho fuera de la biología evolutiva el arqueólogo Felix Reide se
apoyó explícitamente en el modelo de triple herencia de la construcción de nicho
(CN) (Reide 2011, 793-794).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

El modelo de CN reconoce tres dominios de herencia —la genética, la ecoló-


gica y la cultural— y la arqueología puede brindar información indirecta sobre los
tres. Los datos arqueológicos sobre tradiciones artesanales pueden ser usados
para seguir la pista de la herencia cultural, trazando de esta manera las relaciones
históricas entre antiguas comunidades de maestros y aprendices. Adicionalmen-
te, muchos datos arqueológicos tienen que ver directamente con la modificación
por parte de los humanos de los entornos bióticos y abióticos, tanto local y tran-
sitoriamente como a escalas geográficas y temporales mayores.
En su estudio Reide procuró enfocar la cuestión de si la domesticación de
perros estuvo asociada regularmente con el surgimiento de economías especia-
lizadas basadas en el reno en la región sur de Escandinavia hacia fines de la úl-
tima Edad de Hielo (hace unos 15,000 años). Clasificó los componentes de las
series de datos arqueológicos correspondientes a este período entre los tres do-
minios de herencia reconocidos por la teoría de construcción de nicho, y luego
usó métodos cuantitativos que incorporaban la CN para probar correlaciones
entre estos dominios. Su análisis mostró “apoyo positivo limitado para… una
140 evolución correlacionada entre el uso de perros domesticados como auxiliares
de caza, pastoreo y transporte, y el surgimiento reiterado de economías espe-
DOSSIER

cializadas basadas en el reno. Ambos rasgos pueden ser comprendidos como


una dimensión de construcción de nicho e interpretados dentro del marco de la
CN” (2011, 801). En otras palabras, los resultados de Reide sugieren que “el re-
gistro fragmentado de perros domesticados en el Glacial tardío del norte de Eu-
ropa podría no ser el resultado de mala preservación sino obedecer al hecho de
que la domesticación y aprovechamiento de los perros no haya sido una parte
nuclear del repertorio cultural de la época”, con la consecuencia de que aquellos
grupos anteriores que intentaron domesticar al reno sin la ayuda de perros con
el tiempo se contrajeron y desaparecieron (2011, 801). Sin embargo, las cosas
fueron muy diferentes para grupos humanos posteriores, que ocuparon el mis-
mo ambiente acompañados por perros domesticados y que tuvieron éxito en el
desarrollo de formas primitivas de domesticación del reno (2011, 802).
Por un lado, los arqueólogos aplican regularmente análisis cuantitativo a
sus datos cuando esto parece apropiado, y el empleo que hace Reide de la teoría
de construcción de nicho en este estudio simplemente lo agrega a la cantidad de
teorías cuantitativas que tiene a su disposición. Por el otro, Reide observa tam-
bién que los arqueólogos están interesados en cuestiones que se extienden mu-
cho más allá de la gama abarcada por los modelos cuantitativos convencionales
de construcción de nicho. Señala que los arqueólogos han distinguido desde
hace mucho tiempo entre lo que Wendell Oswalt llamó “armas/instrumentos” e
“instalaciones” (Oswalt 1976). “Según este punto de vista, la cultura material que
refleja la transmisión y uso personales de información, como en los casos de
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

puntas de proyectiles, cestería o cerámica (armas/instrumentos) brinda infor-


mación sobre herencia cultural en el sentido estricto” (Reide 2011, 794). Esta
interpretación “estricta” modela la construcción de nicho como actividad inicia-
da por organismos individuales, que transmiten a futuras generaciones un me-
dio ambiente selectivo modificado. Tal interpretación ha sido preferida, por
ejemplo, en discusiones sobre construcción de nicho por filósofos de la biolo-
gía, como Kim Sterelny (2003), por más que recientemente haya empezado a
alejarse de este punto de vista (Sterelny 2012), un asunto sobre el que regresaré
más adelante.
Sin embargo, si limitamos la construcción de nicho al estrecho rango de la
modificación individual de nichos, estaremos dejando fuera la categoría de “ins-
talaciones” propuesta por Oswalt: “cultura material que refleja la transmisión
colectiva de información y su uso, como ocurre en tiendas de campaña, estruc-
turas de viviendas, plataformas de pesca y fortificaciones, como también siste-
mas de campo” que, considera Reide, deberían clasificarse como pertenecientes
a “la herencia ecológica, que pasa de generación a generación” (2011, 794). Rei-
de concuerda con Odling-Smee et al. (2003) en que el intento por considerar a 141
las instalaciones como fenotipos extendidos es equivocada:

DOSSIER
alternativamente, tales rasgos podrían ser vistos como parte del fenotipo humano
extendido… Pero su relevancia selectiva se produce por la vía de entornos modifica-
dos, particularmente en generaciones subsecuentes nacidas en un nicho que ya ha
sido modificado de una manera dada… Más aún, las instalaciones tienen frecuente-
mente una vida útil más larga que una sola generación humana, y están siendo modi-
ficadas y adaptadas de manera continua o periódica, Estas modificaciones ecológicas
evidentes no pueden ser relacionadas fácilmente con los genotipos de aquéllos que
no tuvieron ninguna participación en su implantación. En lugar de ello, sirven como
referencia de la existencia de conocimientos ecológicos, disponibles para la comuni-
dad, y su implementación: un medio ambiente modificado que constituye el nicho
ontogenético para generaciones subsiguientes (Reide 2011, 794).

No obstante, desde la perspectiva antropológica, esta dimensión colectiva de la


construcción humana de nichos está subdesarrollada en la teoría de la construc-
ción de nicho; como observa Lewens refiriéndose a la teoría de la doble heren-
cia, el término “colectivo” parece referirse a la suma agregada de toda la activi-
dad de construcción de nichos, y no se ofrece ningún relato sistemático para
explicar las variadas maneras en las que la labor social humana tiene que haber
sido movilizada para remodelar algunos rasgos del entorno físico, en diferentes
lugares y momentos, para configurar las “instalaciones” de Oswalt.
Mientras tanto, los antropólogos han explorado esta cuestión por su cuenta.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Stephen Lansing, por ejemplo, es un antropólogo ambiental que ha trabajado


durante muchos años en la isla indonesia de Bali, combinando investigación
­etnográfica con estudios conjuntos con colegas de disciplinas muy diferentes,
en un proyecto aún en curso que se propone trazar el desarrollo histórico y la
estabilización de la agricultura basada en arroz plantado en terrazas irrigadas,
por lo cual esta isla goza de una larga fama. A diferencia de las discusiones so-
bre construcción de nicho que se enfocan sobre pueblos de cazadores/recolec-
tores o pastores, el estudio sobre la construcción de nicho en Bali involucra “la
construcción de nicho en una sociedad compleja” (Lansing y Fox 2011, 927). Los
antropólogos suelen definir las sociedades complejas como aquéllas con divi-
sión permanente entre clases sociales, y que también se caracterizan por espe-
cialización en diferentes tipos de oficios (alfarería, metalurgia, manufactura tex-
til). Los miembros de las sociedades complejas también construyen viviendas
permanentes y otras estructuras que generan hábitats concebidos para sostener
y proteger las especies domesticadas de plantas y animales de las cuales depen-
de la supervivencia del grupo. La agricultura bajo riego del arroz en Bali depen-
142 de de una red de templos de agua con sus correspondientes canales, túneles,
acueductos y terrazas. Sus orígenes se remontan a mil años. Lansing y Fox se
DOSSIER

preguntan: ¿se trata de un ejemplo de construcción de nicho? (2011, 927).


Hay que hacer la pregunta porque, como dicen los autores: “en la actualidad
queda poco lugar para la planeación consciente en la teoría de CN, que explique
la compleja arquitectura de los medios ambiente como si fueran nidos de termi-
tas sometidos a la selección darwiniana. Pero en casos como las terrazas arroce-
ras, el papel de la intención consciente no puede ser pasado por alto” (2011,
927). Filósofos como Hegel y Marx, en cambio, sí explicaban los logros arquitec-
tónicos humanos como productos de la intención consciente. De modo que el
desafío es el siguiente: "si la construcción de nicho por parte de seres humanos
va a explicar fenómenos históricos como el caso de Bali, hay que ensanchar el
foco analítico hasta abarcar las consecuencias a escala global de la innovación
consciente, además de la transmisión de los repertorios existentes de informa-
ción cultural” (Lansing y Fox 2011, 927-928). Nótese que Lansing y Fox no quie-
ren limitar la cultura a aquello que existe “en su mayor parte en las cabezas de
la gente”. Ciertamente, su caso de estudio correspondería sin esfuerzo con la
definición de Fuentes de la construcción de nicho como “la alteración, construc-
ción y/o destrucción de nichos por medio de la interacción mutua de organis-
mos con sus entornos.”
Una teoría sobre la historia del sistema de los templos de agua atribuye su
origen al trabajo de algunos reyes balineses; otra teoría (el “modelo de brotes”),
apoyada por las investigaciones anteriores de Lansing, asevera que la irrigación
en Bali se expandió sin el involucramiento de una élite poderosa. Este segundo
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

modelo afirma que, por lo menos a partir del siglo XI, grupos de agricultores
empezaron a organizarse en instituciones a nivel de comunidad llamadas
subaks, “asociaciones de agricultores que administraban el agua para riego pro-
veniente de una misma fuente, como podría ser un manantial o un canal de irri-
gación” (Lansing y Fox 2011, 928). En ese artículo, los autores proponen una
nueva prueba para el “modelo de brotes” del sistema de templos de agua: “si la
expansión de la irrigación la lograron los propios campesinos… el modelo de
brotes permitiría predecir la formación de pequeñas comunidades a lo largo de los
sistemas de irrigación, con los asentamientos más antiguos ubicados en las to-
mas de agua más cercanas a las presas o manantiales más antiguos” (2011, 928).
Dado que los asentamientos suelen organizarse en torno de grupos de hombres
emparentados, Lansing y Fox compararon la información sobre cromosomas Y
y ADN mitocondrial recolectada en subaks ubicados en dos regiones balinesas,
además de un grupo control de hombres seleccionados al azar en cada región
de Bali. Los resultados muestran una fuerte correlación entre los datos del cro-
mosoma Y y el ADN mitocondrial en los subaks correspondientes a una región
(Sebatu), pero no a los provenientes de la otra (Tabanan), ni a los recolectados 143
aleatoriamente en Bali (2011, 928). Los resultados de Sebatu, arguyen los auto-

DOSSIER
res, brindan evidencia genética que es consistente con los resultados de traba-
jos anteriores de Lansing sobre el sistema de templos de agua, que brindaba
evidencia de retroalimentación evolutiva y herencia ecológica que relacionaba
el momento de riego, con riesgos para la cosecha de arroz provenientes de pla-
gas. Esto viene a sumarse a evidencia arrojada por un “experimento natural”
producido en la década de los setenta cuando cepas de arroz de la Revolución
Verde fueron introducidas en Bali, junto con nuevos procedimientos para plan-
tar y cosechar. Estos cambios desquiciaron los patrones de irrigación, y las po-
blaciones de plagas del arroz estuvieron fuera de control en los primeros dos
años. “Sólo entonces los agricultores volvieron espontáneamente a los esque-
mas sincronizados de plantación, y las cosechas empezaron a recuperarse”
(Lansing y Fox 2011, 931).
El “modelo de brotes”, por lo tanto, asigna a los subaks un papel central en
el sistema de agricultura. Lansing y Fox proponen como hipótesis un proceso
histórico según el cual “el aprendizaje basado en retroalimentación progresiva
se consolida en las normas sociales de la institución del subak, que estimulan la
cooperación entre los agricultores”… creando una herencia ecológica de presio-
nes selectivas modificadas para las poblaciones descendientes, por lo cual re-
sulta consistente con un proceso de construcción de nicho” (2011, 931). Lansing
y Fox también llaman la atención sobre formas de labor social todavía vigentes
que se requieren para mantener y reparar los canales y túneles de irrigación que
traen agua a las terrazas arroceras. Pero el logro cultural más importante que
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

asegura el funcionamiento del sistema de templos de agua es un calendario


agrícola híbrido que permite que grupos de subaks administren la irrigación
usando complejos cronogramas interrelacionados (2011, 933). Lansing sigue ra-
zonando que, a lo largo de la historia balinesa, los patrones anidados de ciclos
temporales relacionados con este calendario han sido aplicados de manera rei-
terada en muchos dominios de la cultura balinesa, “contribuyendo a un paisaje
mental y físico de agradables armonías y perceptible coherencia”, generando lo
que el autor llama un “orden perfecto” (Lansing y Fox 2011, 933; Lansing 2006).
El papel de la construcción y mantenimiento de artefactos —templos, cana-
les, acueductos y terrazas— es primordial en la versión de Lansing del sistema
de templos de agua. Pero, aunque puede justificarse la construcción de nichos
bajo la forma de esquemas de siembra sincronizados usando los métodos darwi-
nianos tradicionales, éstos no alcanzan para explicar el origen y operación del
calendario agrícola que, de manera confiable, pone en marcha los muchos ras-
gos de este paisaje determinado por la ingeniería. Lo que hace falta es una ma-
nera de explicar “el surgimiento de patrones significativos en las instituciones
144 sociales” y “el proceso histórico por medio del cual las instituciones sociales
facilitan o impiden la propagación de ideas y procesos de aprendizaje social"
DOSSIER

(Lansing y Fox 2011, 933). Estos autores concluyen que, si queremos considerar
el paisaje determinado por la ingeniería de las terrazas arroceras balinesas
como un ejemplo de construcción de nicho, entonces tenemos que expandir el
aparato teórico de la construcción de nicho hasta abarcar las intuiciones de filó-
sofos como Hegel y Marx.
Resumiendo, una teoría de construcción de nicho apropiada para antropó-
logos debe tener por lo menos tres rasgos clave: en primer lugar, debiera rete-
ner (y construir sobre) el enfoque de la triple herencia que otorga paridad a los
artefactos junto a los genes y las formas ideacionales de cultura. Para algunos,
la virtud clave de esta formulación reside en que evita que los artefactos sean
fundidos ya sea con la cultura ideacional “que está en su mayor parte en la ca-
beza de la gente” o con rasgos abióticos del entorno físico. En segundo lugar, la
construcción de nicho debe ser considerada como si operara en múltiples esca-
las, incluyendo herramientas teóricas apropiadas para el estudio de conductas
constructoras de nichos por parte de organismos individuales, pero también
incorporando herramientas teóricas apropiadas para el estudio de la construc-
ción de nicho a escalas que lleguen e incluyan hasta los procesos globales del
Antropoceno. Por último, y de manera conjunta con el segundo rasgo, la construc-
ción de nicho debe ser concebida de manera más amplia en cuanto a su rango,
abarcando desde intervenciones inconscientes por parte de organismos indivi-
duales hasta los esfuerzos planeados conscientemente y ejecutados de manera
conjunta en materia de ingeniería y mantenimiento ecológicos, que se llevan a
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

cabo en sociedades complejas. Es por lo tanto lamentable, desde una perspectiva


antropológica, que las formulaciones más recientes de la teoría de construcción
de nicho hayan hallado que “el sistema de triple herencia es innecesariamente
complicado y restrictivo” y que la versión que se propone en su reemplazo su-
giere combinar los sistemas de herencia cultural con la ecológica “para formar
un solo sistema de herencia ecológica consistente en material informático ade-
más de físico, junto con recursos energéticos” (Kendal et al. 2011, 787). En vista
de la discusión anterior, esta reformulación hace que la teoría de construcción
de nicho sea menos, en lugar de más, atractiva para los antropólogos. Y bien
podría ser que esto no tuviera importancia para aquellos antropólogos que pa-
recen más inclinados a construir sobre los razonamientos presentes en la teoría
de la triple herencia mientras van forjando nuevas herramientas para el estudio
de la historia evolutiva humana. Pero podría existir una manera alternativa de
avanzar que exploraré en la segunda parte.

Segunda parte 145


Como ya hemos visto, muchos antropólogos y otros estudiosos de las ciencias

DOSSIER
sociales y humanidades han resistido intentos por explicar los procesos cultu-
rales humanos, tales como la evolución de la cultura, de tal manera que no to-
man en cuenta contribuciones hechas por sus propias disciplinas en el enfoque
de tales cuestiones. Las objeciones podrían versar sobre la preocupación de que
la teoría de construcción de nicho, al igual que la teoría de la doble herencia, es
simplemente otra “teoría cinética de la cultura”. Esta preocupación podría tener
su razón de ser, dada la reciente revisión de la teoría de CN que he mencionado
arriba. Pero los teóricos de la CN no han sido insensibles a las preocupaciones
de los críticos de afuera de la biología evolutiva. Un esfuerzo digno de mencio-
nar por responder a las críticas provenientes de las ciencias sociales y las hu-
manidades puede encontrarse en un trabajo reciente de Jeremy Kendal (2011).
Esta respuesta estuvo motivada, nos cuenta, por una crítica a la teoría de la CN
hecha por la psicóloga Mary Gauvain, que halló que su formulación del desarro-
llo psicológico estaba “subespecificada”, y quien insistió en que cualquier rela-
ción del desarrollo psicológico humano requería “el examen crítico y la incorpo-
ración… de la mente como sistema creador de símbolos, elaborador de significados
y diseñador de artefactos, capaz de transmitir socialmente, que es simultánea-
mente un fenómeno individual, social e histórico (transgeneracional)” (Kendal
2011, 242). Kendal acepta el desafío de Gauvain: “este artículo inicia resumiendo
cuatro teorías pertinentes desarrolladas por sociólogos, científicos de la cogni-
ción, y antropólogos socioculturales: el “aprendizaje localizado, la teoría de la
actividad, la teoría de la práctica, y la cognición distribuida” (2011, 242).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Es probable que estas teorías les resulten familiares a muchos antropólogos so-
cioculturales contemporáneos, y los esfuerzos de Kendal por explorar desarro-
llos en teoría social con posterioridad a Durkheim son bienvenidos (compárese
con Wilson 2002). Sin embargo, el hecho de que esté respondiendo a la crítica
de una psicóloga es significativo, no porque los antropólogos no se dediquen al
estudio del desarrollo cultural individual (que, ciertamente, hemos estado ha-
ciendo desde mediados del siglo pasado), sino porque la antropología —a dife-
rencia de la psicología— está igualmente interesada en el estudio de las estruc-
turas y procesos culturales que no están centrados en los individuos (tal como
se ilustra en los tres estudios de casos que se revisan en la primera parte). Más
aun, la meta del resumen teórico de Kendal es igualmente significativa: se limita
solamente a identificar “aquellos puntos particularmente relevantes para un en-
foque cultural de la construcción de nicho” (2011, 242). De tal modo que la re-
visión de Kendal es altamente selectiva: sólo enfatiza aquellos rasgos de estas
cuatro perspectivas teóricas que pueden ser acomodados en una versión de la
construcción de nicho entendida como “un marco cuantitativo para explicar la
146 influencia de las contingencias históricas sobre los cambios culturales” (2011, 242).
Como resultado, los antropólogos familiarizados con el trabajo de Jean Lave
DOSSIER

sobre aprendizaje localizado pueden sentirse sorprendidos porque la discusión


de Kendal sobre participación periférica legítima por parte de aprendices de
sastre en Monrovia (Liberia) en las años setenta no dice nada acerca del contex-
to político más amplio en el que se sitúan estas actividades. Pero, como enfatizó
recientemente Lave, la centralidad de las relaciones de poder siempre debe in-
cluirse en relatos sobre relaciones maestro-aprendiz:

si se suprimen los temas referidos a la fuerza, el poder y el conflicto, sería demasiado


fácil ver al aprendizaje y la enseñanza como procesos completamente benignos, ha-
ciendo imposible la formulación de preguntas sobre los conflictos y las tensiones, las
relaciones de necesidad mutua y de amenazas potenciales, que los maestros y apren-
dices representan el uno para el otro (2011, 89).

De manera similar, los antropólogos que conocen el trabajo de Lev Vygotsky y


su influencia sobre generaciones posteriores de psicólogos culturales (y lingüis-
tas) pueden sentirse sorprendidos al leer de qué manera tan estrecha se conci-
ben los efectos de los contextos histórico y cultural sobre el aprendizaje indivi-
dual, con el objeto de hacerlos apropiados para ser incrustados en un modelo
cuantitativo de la construcción de nicho cultural que mide “la dinámica del
aprendizaje dentro del individuo en un marco evolutivo” (2011, 244).
El tratamiento que le da Kendal a la teoría de la práctica de Anthony Giddens
puede ser el aspecto más sorprendente para algunos antropólogos. Su análisis
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

se enfoca sobre The Constitution of Society (La constitución de la sociedad,


1984), donde Giddens desarrolla su teoría de la estructuración. Kendal encuen-
tra muchas instancias en las que conceptos desarrollados por Giddens pueden
ser pareados con conceptos surgidos dentro de la teoría de construcción de ni-
cho. Lo más significativo parece ser el hecho de que la estructuración propone
un modelo de causación recíproca entre agencia y estructura que resuena con la
causación recíproca entre organismos constructores de nicho y el entorno, que
sería básico para la teoría de CN. Es totalmente correcto, por lo tanto, que Ken-
dal describa la teoría de la estructuración como pertinente para sus propósitos,
pero mucho ha cambiado en los treinta años transcurridos desde que se escribió
el libro de Giddens, no solamente en lo que se refiere a la teoría en el marco de
la antropología sociocultural sino también en el trabajo de Anthony Giddens.
Las formas de conclusión social y cultural que presupone la teoría de la estruc-
turación (en ocasiones llamada “holismo”) se volvieron menos útiles para mu-
chos antropólogos socioculturales después del fin de la Guerra Fría en 1989,
cuando sociedades que se habían supuesto separadas y autocontenidas, cada
una con sus propias culturas, empezaron a abrirse. Las fronteras empezaron a 147
hacerse más permeables y empezaron a generarse flujos de personas, riqueza,

DOSSIER
mercancías, ideas e ideologías que empezaron a desplazarse por todo el mundo,
provocando procesos intensos de desterritorialización, reterritorialización e hi-
bridación cultural (Appadurai 1996). Los antropólogos buscaron nuevas herra-
mientas teóricas que les ayudaran a interpretar estos movimientos desordena-
dos, y la teoría de la estructuración no era un candidato fuerte, dadas sus
suposiciones modernistas sobre “estructura” y “agencia”. No obstante, a la luz
de los desafíos que enfrentaban los teóricos de la construcción de nicho, plan-
teados desde la disciplina de la biología evolutiva (véase por ejemplo Laland
et al. 2013), un campo en el cual la causación unidireccional que llevara desde
la selección de genes hacia todo lo demás todavía tiene muchos adherentes; la
causación recíproca debe parecer algo muy radical, tal vez tan radical como el
funcionalismo estructural cuando apareció por primera vez en la antropología
social británica a comienzos del siglo XX. Desde una perspectiva antropológica,
por lo tanto, constituye un movimiento alentador, a pesar de sus limitaciones.
El tratamiento que da Kendal a la cognición distribuida es especialmente in-
teresante. Cita la importante observación del psicólogo cultural Michael Cole
(1995, 190) en el sentido de que:

…la característica específica de la especie humana es su necesidad y capacidad de ha-


bitar un entorno transformado por actividades de miembros anteriores de su especie.
Tales transformaciones, y las habilidades para transferir dichas transformaciones de
una generación a la siguiente son el resultado de la habilidad/proclividad de los seres
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

humanos para crear y usar artefactos, aspectos del mundo material que son incorpo-
rados a la acción humana como maneras de coordinarse con el medio ambiente físico
y social (Kendal 2011, 246).

También cita el trabajo de Wheeler y Clark (2008), quienes “consideran aspectos


de los entornos de aprendizaje estructurado como sistemas cognitivos extendi-
dos: ‘auxiliares y soportes no orgánicos, muchos de los cuales son herramientas
heredadas culturalmente o estructuras manipuladas por prácticas transmitidas
por la vía cultural, que podrían contar, por su cuenta, como partes integrantes de
los procesos cognitivos extendidos’” (2011, 246). Como señala Kendal, estos ti-
pos de herramienta teórica invitan a los teóricos de la construcción de nicho a
tener en cuenta “una amplia gama de fenómenos culturales que pueden estar
sujetos a evolución cultural acumulativa y a los efectos de la construcción de
nichos pertinentes al desarrollo y aprendizaje de destrezas y saberes, pero so-
bre los cuales ha habido muy poca investigación desde dentro del campo de la
evolución cultural, incluyendo la consideración de rasgos culturales que no po-
148 drían ser inventados por un solo individuo” (2011, 246). Más que ninguna de las
otras perspectivas revisadas por Kendal, este enfoque toma en cuenta a los ar-
DOSSIER

tefactos, y rompe con muchas de las suposiciones tomadas por ciertas en los
enfoques estándar de la ciencia cognitiva.
Kendal también se refiere con aprobación al trabajo de los antropólogos
Bonnie Nardi (1996) y Will Hutchins (1995), y del filósofo Andy Clark (2011), to-
dos los cuales enfatizan que la cognición no es algo que tiene lugar dentro de
nuestras cabezas sino que es el producto de cambios en las estructuras relacio-
nales de los componentes biótico y abiótico, que son tanto internos como exter-
nos en relación con la mente (2011, 247). Estos razonamientos me parecen su-
mamente persuasivos. Pero, para tomarlos en serio, deberíamos abandonar de
una vez y por todas, la suposición de que nuestros “adentros” y nuestros “afue-
ras” son completamente externos el uno respecto del otro. Ciertamente, como
estableció alguna vez Kim Sterelny, haciéndose eco de muchos otros, “probable-
mente exista un límite, razonablemente guiado por principios entre el organis-
mo y el medio ambiente” (2005, 31). Para aprovechar a fondo una versión de la
construcción de nicho anclada en la cognición distribuida, sin embargo, será
necesario reconsiderar esta opinión.
Kendal mismo sugiere las direcciones en las que hay que explorar: la teoría
de los sistemas de desarrollo y la teoría del actor red. La primera ofrece una ma-
nera guiada por principios de negociar el límite organismo-medio ambiente al
que se refiere Sterelny. Como hemos visto, Kendal se enfoca sobre el andamiaje
del aprendizaje individual por parte de un entorno de aprendizaje construido, y
escribe: “la teoría de sistemas de desarrollo también reconoce la importancia de
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

este tipo de interacción (entre el aprendiz y el entorno construido de aprendi-


zaje), haciendo notar que ‘la unidad, tanto de desarrollo como de evolución, es
el sistema de desarrollo, la matriz total de interactuantes involucrados en un
ciclo de vida’ (Griffiths y Grey 2001, 206)” (Kendal 2011, 247). Pensar en los sis-
temas de desarrollo como unidades puede aliviar las inquietudes de aquellos
estudiosos que se toman los límites en serio, subrayando simultáneamente el
ensamblaje heterogéneo de interactuantes bióticos y abióticos que componen
semejante sistema, mientras se sugiere que este ensamblaje no es tan indiscipli-
nado como para no poder ser identificado como unidad. Ciertamente, encontré
que esta manera de pensar acerca de los sistemas de desarrollo era útil cuando
me encontré por primera vez con la teoría de los mismos. Pero sí parece un re-
troceso respecto de la paridad plena entre organismo y medio ambiente, y por
lo tanto resulta un poco contradictorio frente a la declaración de los teóricos de
la construcción de nicho, que plantean “un deseo de enfocarse en la simetría en-
tre organismo y medio ambiente”, que es una de las razones por las cuales lle-
garon a rechazar la noción de los fenotipos extendidos: “el enfoque de los feno-
tipos extendidos retiene la noción de la adaptación de los organismos al 149
ambiente más bien que la dinámica coevolucionaria de ambos” (Laland, Odling-

DOSSIER
Smee y Feldman 2005, 52).
Como observa Kendal, los teóricos de los sistemas de desarrollo Paul
Griffiths y Russell Gray también están comprometidos con una tesis de paridad
(Kendal 2011, 247):

…los papeles jugados por muchos factores causales que afectan el desarrollo no caen
aseadamente en dos categorías, una cumplida exclusivamente por elementos del ADN
y la otra cumplida exclusivamente por elementos no ADN… En lugar de ello hay nu-
merosas distinciones importantes que deben establecerse entre los roles causales ju-
gados por los factores de desarrollo (Griffiths y Grey 2005, 420).

Kendal compara esta tesis de paridad con el Principio de Paridad propuesto por
los teóricos de la cognición distribuida (Kendal 2011, 247). Andy Clark (2008,
77) define el Principio de Paridad en los siguientes términos:

si, al enfrentarnos con cierta tarea, una parte del mundo funciona como un proceso
que, si se le pusiera de cabeza, no tendríamos ningún problema en aceptar como par-
te del proceso cognitivo, entonces esa parte del mundo será (durante ese tiempo) par-
te del proceso cognitivo (Clark y Chalmers 1998, 8).

Clark explica que el Principio de Paridad brinda “una prueba tipo ‘velo de igno-
rancia’ concebida para ayudar a evitar el prejuicio biochovinista” (2008, 77).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Aunque el foco de Clark está puesto sobre la cognición individual, no tiene


­ninguna dificultad en concebir a los sistemas cognitivos como “sistemas híbri-
dos que exhiben novedosos perfiles cognitivos que se yuxtaponen sobre más
que los simples componentes biológicos” (2008, 99). Clark parece dispuesto a
aventurarse profundamente en el mundo exterior al cráneo mientras va estable-
ciendo vinculaciones entre componentes de sistemas cognitivos híbridos: “…El
alegato de paridad tenía la intención específica de socavar cualquier tendencia
a pensar que la forma de los actuales procesos internos humanos establece al-
gún tipo de estándar… sobre lo que debería contar como parte de un proceso
genuinamente cognitivo” (2008, 114; énfasis en el original).
Como antropóloga que a veces (aunque no siempre) se enfoca sobre la cog-
nición humana individual, me siento intrigada por la observación de Clark de
que “el Principio de Paridad fue diseñado para llamar la atención de nuestro sen-
tido más amplio y general de qué podríamos considerar que pertenece al domi-
nio de la cognición —en lugar de, digamos, de la digestión— pero hacerlo sin las
distracciones omnipresentes de la piel y el cráneo” (2008, 114). Si seguimos esta
150 observación a fondo, sostengo, podríamos descubrir que líneas aparentemente
muy separadas de la “red” heterogénea tejida y mantenida por el organismo que
DOSSIER

conoce (Clark 2008, 123) podrían (de manera contra intuitiva) resultar una parte
del dominio de la cognición. Consideremos, por ejemplo, cómo el alimento nu-
triente es un recurso externo que contribuye al buen funcionamiento del cere-
bro, pero que podría no hallarse disponible en cantidades apropiadas para cier-
tos individuos que conocen debido a los acuerdos de economía política de la
sociedad más amplia, que hacen que sean demasiado costosos como para poder
ser adquiridos por estos individuos. De esta manera, los asuntos de la cognición
se vinculan con los de la digestión. Y algunos antropólogos podrían concluir
que estos acuerdos de economía política pudieran tener la suficiente importan-
cia y complejidad como para ameritar por su propio peso el foco de una inves-
tigación, sin dejar de reconocer las líneas que vinculan estos acuerdos con los
individuos que conocen (y comen).
Esta clase de enfoque sin limitaciones —en el cual los sistemas de desarrollo
se encuentran entrelazados con rasgos más amplios del mundo, incluyendo re-
cursos bióticos y abióticos, cuya disponibilidad podría verse afectada por insti-
tuciones económicas y políticas— ha sido provista explícitamente por el con-
cepto de Susan Oyama sobre el sistema de desarrollo. Oyama define un sistema
de desarrollo (SD) como “un organismo (u otra entidad en desarrollo) y sus en-
tornos relevantes en términos de desarrollo, todos los cuales pueden ser enfoca-
dos en múltiples escalas temporales y espaciales” (2011, 1). Oyama observa que:
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

…dependiendo de cómo se observan, los SDs pueden demostrar gran regularidad (di-
gamos, ciertos ciclos metabólicos y rutinas de conducta), pero tal comportamiento
ordenado no debe tomarse como criterio. Su funcionamiento puede variar desde la
confiabilidad bien protegida hasta asociaciones irregulares y variables entre sus inte-
ractuantes (participantes en el SD, abióticos o bióticos, incluyendo el propio organis-
mo) (2011, 2).

Esto sugiere que concebir un SD como una unidad, como se indica en la defini-
ción sugerida por Griffiths y Gray en párrafos anteriores, podría ser entendido
mejor como la consecuencia de observar a un SD desde un punto de vista parti-
cular, tal vez cuando no se encuentre en su punto más ordenado. Si este tipo de
orden propio de una unidad no representa un criterio, sin embargo, no hay nada
que les impida a los investigadores interesados (antropólogos, quizá) seguir las
líneas que se entretejen en el desarrollo de la cognición en un individuo huma-
no con la economía política y la digestión.
Oyama insiste que un sistema de desarrollo, concebido sin limitaciones, de
la manera que ella prefiere, “…integra a los organismos con sus mundos en de- 151
sarrollo, presionando a las especialidades académicas para que logren un tipo

DOSSIER
de colaboración que haga justicia a esa clase de relación… Los SDs exigen vir-
tualmente un enfoque mutidisciplinario” (2011, 3).
Dedicarle esta clase de atención a los procesos de desarrollo ha demostrado
ser de valor para el trabajo antropológico reciente que enfatiza la importancia
de distinguir entre “genética” y “biología” en investigaciones sobre las vincu-
laciones entre “raza” y enfermedad. Clarence Gravlee, por ejemplo, ha desarro-
llado un enfoque que reúne lo que los antropólogos han aprendido sobre “raza”:
primero, que la raza no se alinea con patrones de variación genética en pobla-
ciones humanas; segundo, la raza es una construcción sociocultural e histórica
que incide sobre las circunstancias de la vida de las personas; y tercero, tomar
conciencia de las consecuencias para la salud de vivir bajo condiciones racistas
constituye “un mandato para la investigación etnográfica sobre la realidad so-
cial de la raza y el racismo… Para identificar… las experiencias y exposiciones
que moldean el surgimiento y la persistencia de desigualdades raciales en ma-
teria de salud” (2013, 41).
Gravlee y sus colaboradores usaron este enfoque para llevar a cabo sus in-
vestigaciones en Puerto Rico, intentando explicar por qué una pigmentación
más oscura de la piel estaba asociada con mayor hipertensión. Descubrieron
que el color de la piel tenía dos dimensiones que era preciso distinguir: “el feno-
tipo de la pigmentación de la piel, y la significación cultural del color de la piel
como criterio de estatus social” (2013, 38). La medición de la pigmentación de
la piel se llevó a cabo por medio del método de espectrometría de reflectancia,
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

que estima de manera confiable la concentración de melanina en la piel. La me-


dición de la relación cultural entre el color de la piel y el estatus social requirió
métodos etnográficos. El enfoque biocultural (o biosocial) reveló que los puer-
torriqueños con piel más oscura y estatus socioeconómico más alto experimen-
taban presión sanguínea más alta que otras personas del mismo origen. Esto se
interpretó como un resultado del hecho de que tales individuos eran más sus-
ceptibles de experimentar un racismo más intenso en su contra a medida que
iba aumentando su estatus social, generando así interacciones sociales cada vez
más frustrantes, que contribuían a la elevación de la presión sanguínea (2013,
38). Cuando Gravlee y sus colaboradores incluyeron más tarde estimados de an-
cestros africanos basados en datos genéticos, encontraron que, al agregar datos
socioculturales al modelo, se revelaba una asociación estadísticamente signifi-
cativa entre la presión sanguínea y un particular gen candidato para hiperten-
sión, una asociación que no era evidente en el análisis que incluía solamente los
ancestros africanos y los factores estándar de riesgo. Este hallazgo sugiere que
tomar en serio a la cultura puede clarificar las consecuencias biológicas de las
152 desigualdades sociales y otorgar poder a estudios futuros sobre asociaciones
genéticas (2013, 39).
DOSSIER

Los SDs son de desenlace abierto escribe Oyama, “pero al mismo tiempo li-
mitados y limitantes… Una ontogenia —un curso de desarrollo— concebida en
estos términos integra los organismos con sus mundos de desarrollo” (2011,
2-3). El trabajo de Gravlee ilustra la promesa de tomar en serio esta posibilidad
del desenlace abierto. El enfoque de Oyama de la teoría de los sistemas de desa-
rrollo también contiene resonancias de la teoría de actores red, vinculación que
la propia Oyama reconoce (2000, 126; 2011, 22). La teoría de actores red estudia
las propiedades de los ensamblajes heterogéneos de humanos y no humanos,
vivientes y no vivientes, en la medida en que éstos van surgiendo y se estabili-
zan (o desestabilizan) en el tiempo y el espacio. Ha sido influida en particular
por los escritos de Michel Callon (1986, 1991) y Bruno Latour (1987, 2005). Re-
cientemente, Latour ha definido un actor red de la siguiente manera (2011,
­797-798):

en su sentido más sencillo, pero también más profundo, la noción de actor red puede
aplicarse en todos los casos en que la acción va a ser redistribuida… Tomemos cual-
quier objeto: al principio parece contenido en sí mismo, con bordes y límites bien
establecidos; entonces pasa algo —un impacto, un accidente, una catástrofe— y de
pronto descubrimos una multitud de entidades que parecen haber estado ahí todo el
tiempo pero que antes no eran visibles y que, vistas retrospectivamente, parecen ne-
cesarias para la supervivencia del objeto original. Pensábamos que el transbordador
Columbia era un objeto listo para volar en el cielo, y súbitamente, después de la
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

­dramática explosión de 2003, nos damos cuenta de que necesitaba a la NASA y su


complejo cuerpo de organización para poder volar con seguridad… La acción de ha-
cer volar un objeto técnico ha sido redistribuida a través de una red altamente com-
pleja donde las rutinas burocráticas tienen la misma importancia que las ecuaciones
y la resistencia de materiales… Lo que era invisible se ha transformado en visible, lo
que parecía contenido en sí mismo ahora se encuentra ampliamente distribuido… La
búsqueda de la producción de objeto y objetividad se ha transformado totalmente
ahora que se encuentran representados simultáneamente en el mundo y dentro de
sus redes de producción.

La teoría de actores red ha ejercido su influencia en muchos campos de la inves-


tigación antropológica contemporánea, particularmente en la antropología de la
ciencia, la tecnología y la medicina. Tiene lazos estrechos con la “antropología
ciborg” basada en los trabajos de Donna Haraway, cuyos intereses se expandie-
ron desde la biología hasta abarcar las posibilidades y peligros asociados con el
ensamblaje de humanos con la alta tecnología en campos que van desde el de-
sarrollo de armas hasta la biomedicina (Haraway 1991; Gray et al. 1995). Ade- 153
más, el trabajo de Haraway sobre relaciones entre especies (Haraway 1989,

DOSSIER
2008) ha informado a la investigación en campos como la etnoprimatología.
Una vez que se disuelve la frontera entre el organismo y el ambiente se re-
velan ensamblajes heterogéneos de muchos tipos. En un artículo reciente, su-
brayé muchas similitudes entre la teoría de actores red y el modelo de triple
herencia de la construcción de nicho, argumentando que volver a concebir la
construcción de nicho en términos de actores red podría facilitar las conexiones
multidisciplinarias con disciplinas fuera de la biología, donde la teoría de acto-
res red se ha establecido, como por ejemplo, la antropología (Schultz 2013). Así,
muestro cómo la descripción que hace la antropóloga Paige West del desarrollo
económico en el altiplano de Nueva Guinea (West 2006) depende del reconoci-
miento de una variedad de actuantes (es decir, participantes vivientes y no vi-
vientes en los actores red). West llama la atención de sus lectores hacia los arte-
factos “bióticos” y “abióticos” que sostenían la vida en sus entornos de campo.
Las mediaciones culturales que describe involucraban no solamente a los huma-
nos en bloque, sino una comunidad heterogénea específica de humanos com-
puesta por nativos gimi y extranjeros provenientes de Australia, los EEUU y
otras regiones de Nueva Guinea; y estaban vinculados no solamente con el me-
dio ambiente en su totalidad, sino con montañas y bosques específicos, con
aves del paraíso y árboles que contenían nidos de águilas harpía, con animales
de presa y a tierras recientemente desbrozadas para el cultivo. Estos actuantes
vivientes heterogéneos se entrelazaban con actuantes no vivientes también
hetero­géneos: las herramientas de los cazadores y agricultores, como machetes;
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

el pescado enlatado que reemplazó a la carne de puerco que ya no consumen;


viviendas para residentes, cinco edificios para iglesias, un centro de salud que
nunca tiene medicamentos y una escuela. De especial importancia era una pista
de aterrizaje y unos aviones administrados por la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, que brindaban a la comunidad de Maimafu su única comunicación con el
mundo exterior. La significación de esta comunicación se hizo evidente cuando
West señaló que los aldeanos cultivaban café comercial que debía ser transpor-
tado en dichos aviones a sus puntos de venta. “Los costos por carga aérea que
se pagaban a los aviones de la misión fluctuaban de acuerdo con el precio del
combustible, vinculando de esta manera a Maimafu y otros asentamientos rura-
les que cultivaban ‘café de pista de aterrizaje’ con la política económica global
del petróleo” (2006, 106).
Susan Oyama se cuestiona: “cuando se nos dice que hace falta un pueblo
para mantener a un niño, y podríamos preguntarnos: ¿qué hace falta para man-
tener a un pueblo?” (2011, 27), Paige West ofrece una posible respuesta, y dicha
respuesta enfatiza lo que pueden agregar los enfoques de los actores red a las
154 discusiones sobre estudios sobre construcción de nicho centrados en organis-
mos. La construcción de nicho, explícitamente informada por la teoría de acto-
DOSSIER

res red, prestaría atención a “lo social” en la producción de espacio, pero lo so-
cial estaría reconceptualizado en términos de “colectivos” en los cuales los
humanos estarían vinculados con elementos no humanos, vivientes y no vivien-
tes, físicos y no físicos (Latour 2005). Reconocer esto significaría, entre otras
cosas, que los organismos, culturas y entornos tendrían que ser abordados
como productos híbridos emergentes de la “naturalezacultura” (Haraway 2008,
6-7; Latour 1993, 7). Por ejemplo, significaría reconocer la herencia naturalcul-
tural del propio país Gimi. Como argumenta West: “la biodiversidad que existe
en y alrededor de Maimafu, a través de los patrones de subsistencia que la ONG
desea restringir, generó el paisaje en el cual viven. De modo que no hay, por lo
tanto, ninguna ‘condición prístina’ que haya que preservar” (2006, 178).
La teoría de actores red también muestra cómo pueden rellenarse los hue-
cos que siempre se abren en discusiones sobre la cognición distribuida, cuando
los analistas se refieren a los ítems que los individuos “conocientes” “cooptan”
del mundo exterior a sus cuerpos. De acuerdo con estas versiones, el papel y el
lápiz de los que depende una persona para llevar a cabo un cálculo matemático
entran y salen de existencia, aislados de aquellas partes del mundo más amplio
que las ponen a disposición del individuo “conociente” en primer lugar. La teo-
ría de los actores red no descartaría un análisis enfocado sobre cognición distri-
buida, pero no cortaría las líneas que entrelazan los lápices y el papel con las
papelerías y las empresas papeleras, además de la tala de bosques para obtener
pulpa de madera, o los marcos en los cuales el grafito y los cilindros de madera
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

fueron reunidos por primera vez hace siglos. Incorporar el pensamiento de


los actores red a las discusiones sobre los sistemas de desarrollo, sobre los
organismos con cognición distribuida y sobre los organismos que transforman
partes de sus nichos ecológicos (que pertenecen también a otros) sería, propon-
go, un movimiento serio hacia el logro de un tratamiento justo para todos ellos.
Kendal cita el trabajo temprano de Bonnie Nardi en relación con la teoría de la
actividad, pero su obra más reciente también incorpora el pensamiento vincula-
do con actores red (por ejemplo Nardi 2010; Leonardi et al. 2012). Kim Sterelny
también podría estar incorporando la lógica de los actores red en su propio tra-
bajo (Schultz 2013b).
Mi artículo de 2013 también examinaba las vinculaciones entre la construc-
ción de nicho y la arqueología. A esa discusión quisiera agregar que ya están
teniendo lugar conversaciones entre teóricos de la construcción de nicho y ar-
queólogos como Reide, y deberían estimularse más conversaciones de este tipo,
especialmente con arqueólogos que toman en serio la teoría del actor red (por
ejemplo Hodder 2012, Olsen et al. 2012, Olsen 2010). Para estos arqueólogos, el
tratamiento simétrico de los artefactos y las personas no es asunto de contro- 155
versia (véase por ejemplo Olsen et al. 2011, 11-14). También pueden encontrar-

DOSSIER
se puntos de vista similares en estudios de cultura material realizados por an-
tropólogos socioculturales (por ejemplo, Miller 2005).
Recientemente, el arqueólogo Ian Hodder propuso una relación “distribui-
da” de la transición neolítica de la caza y la recolección a la agricultura en el su-
doeste de Asia (2006, 18-19). Su propuesta tiene muchos rasgos que se pueden
encontrar también en el uso que hacen los arqueólogos de la teoría del actor
red. En primer lugar, se aleja de las explicaciones convencionales que se fundan
en un solo evento o causa. Usando ricos materiales provenientes de sitios como
Catalhöyük en Turquía, donde ha trabajado por muchos años, Hodder razona
que la transición neolítica se puede examinar mejor como “un proceso disperso
a través de muchas áreas de la vida”, y “distribuido a lo largo de un periodo de
tiempo muy prolongado”, involucrando prácticas conscientes e inconscientes
que abarcan personas, artefactos y hábitats, dan pie a nuevos desafíos y provo-
can respuestas nuevas de las poblaciones humanas (2006, 19). Recientemente,
Hodder ha comparado este enfoque (que ahora se llama “entrelazamiento”) con
la construcción de nicho:

el concepto de construcción de nicho acerca a los enfoques de la evolución y el entre-


lazamiento, tal como se define aquí, y sin embargo la noción de nicho sigue siendo
bastante pasiva, un telón de fondo para el cambio, en lugar de estar involucrada con
las tensiones dialécticas entre todas las dependencias y vinculaciones que abarca el
concepto pleno de entrelazamiento. Queda, sin embargo, el potencial para explorar
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

las maneras en que un enfoque evolutivo puede contribuir a entender las transforma-
ciones de los entrelazamientos (2012, 151).

La conclusión de Hodder es alentadora. No hay duda de que la teoría de cons-


trucción de nicho ha tenido un efecto llamativamente estimulante sobre la in-
vestigación antropológica, y que existen perspectivas favorables para superar
muchos de los rasgos incómodos que en la actualidad inhiben mayor coopera-
ción entre sus partidarios en el campo de la biología evolutiva y sus entusiastas
promotores en la antropología. Prestarles atención a las ricas posibilidades que
ofrece el entrelazamiento de relaciones sobre el desarrollo con desenlaces
abiertos, con relaciones con desenlaces abiertos sobre actores red, puede inti-
midar a algunos, pero es un riesgo que vale la pena correr. Vincular el potencial
innovador del modelo de triple herencia de la construcción de nicho con intui-
ciones provenientes de la teoría de sistemas de desarrollo y de la teoría de ac-
tores red permite señalar caminos hacia maneras frescas y poderosas de teori-
zar sobre las vinculaciones culturales, biológicas y ecológicas —las vinculaciones
156 naturalculturales— que caracterizan la historia evolutiva humana.
DOSSIER

Referencias
Barnard, Alan. History and Theory in Anthropology. Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press, 2000.
Boyd, Robert y Peter J. Richerson. Culture and the Evolutionary Process. Chicago:
University of Chicago Press, 1985.
Callon, Michel. «Some Elements of a Sociology of Translation: Domestication of
the Scallops and the Fishermen of St. Brieuc Bay.» En Power, Action and Be-
lief: A New Sociology of Knowledge, editado por John Law, 196-233. Londres:
Routledge, 1986.
———. «Techno-Economic Networks and Irreversibility.» En A Sociology of Mon-
sters: Essays on Power, Technology and Domination, editado por John Law,
132-65. Londres: Routledge, 1991.
Clark, Andy. «Precis of Supersizing the Mind: Embodiment, Action, and Cogni-
tive Extension.» Philosophical Studies 152, 2011: 413-16.
———. «Supersizing the Mind: Embodiment, Action, and Cognitive Extension.»
Oxford University Press, Nueva York, 2008.
Fuentes, Agustin. «Monkeys, Humans and Politics in the Mentawai Islands: No
Simple Solutions in a Complex World.» En Primates Face to Face: The Conser-
vation Implications of Human and Nonhuman Primate Interconnections,
Agustín Fuentes (Ed.) y L. D. Wolfe, 187-207. Cambridge: Cambridge Univer-
sity Press, 2002.
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

———. «Ethnoprimatology and the Anthropology of the Human-Primate Inter-


face.» Annual Review of Anthropology 41, (2012): 101-47.
——— y L. D. Wolfe. Primates Face to Face: The Conservation Implications of Hu-
man and Nonhuman Primate Interconnections. Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press, 2002.
———, Matthew Wyczalkowski y Katherine C. MacKinnon. «Niche Construction
Through Cooperation: A Nonlinear Dynamics Contribution to Modeling Fac-
ets of the Evolutionary History in the Genus Homo.» Current Anthropology
51, nº 3 (2010): 435-44.
Gravlee, C. «Race, Biology, and Culture: Rethinking the Connections.» En An-
thropology of Race, editado por John Hartgan, 21-41. Santa Fe, NM: School
for American Research, 2013.
———, H. Russell Bernard y William R. Leonard. «Boas’s Changes in Bodily Form:
The Immigrant Study, Cranial Plasticity, and Boas’s Physical Anthropology.»
American Anthropologist 105, nº 2 (2003a): 326-32.
———, H. Russell Bernard y William R. Leonard. «Heredity, Environment, and
Cranial Form: A Re-Analysis of Boas’s Immigrant Data.» American Anthropol- 157
ogist 105, nº 1, (2003b): 125-38.

DOSSIER
Gray, Chris Hables. The Cyborg Handbook. Nueva York: Routledge, 1995.
Griffiths, Paul y Russell Gray. «Darwinism and Developmental Systems.» En Cy-
cles of Contingency: Developmental Systems and Evolution, editado por Su-
san Oyama, Paul Griffiths y Russell Gray, 195-218. Cambridge Massachu-
setts: MIT Press, 2001.
Haraway, Donna J. Primate Visions. Gender, Race, and Nature in the World of
Modern Science, Nueva York: Routlege, 1989.
———. Simians, Cyborgs and Women: The Reinvention of Nature. Nueva York:
Routledge, 1991.
———. When Species Meet. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2008.
Hodder, Ian. The Leopard's Tale: Revealing the Mysteries of Çatalhöyük. Londres:
Thames & Hudson, 2006.
———. Entangled: An Archaeology of the Relationships between Humans and
Things. NY: John Wiley & Sons, 2012, 264.
Hutchins, Will. Cognition in the Wild. Cambridge, Massachusetts: MIT Press,
1995.
Ingold, Tim. «The Trouble With ‘Evolutionary Biology.» Anthropology Today 2,
nº 23 (2007a): 13-17.
———. Being Alive: Essays on Movement, Knowledge and Description. Londres y
Nueva York: Routledge, 2011.
———. Lines: A Brief History. Londres y Nueva York: Routledge, 2007b.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

———. The Perception of the Environment: Essays on Livelihood, Dwelling & Skill.
Londres y Nueva York: Routledge, 2000.
Kendal, Jeremy, Jamshid Tehrani y F. J. Odling-Smee. «Human Niche Construc-
tion in Interdisciplinary Focus.» Philos. Trans. R. Soc. Lond. B. Biol. Sci 366
(2011): 785-92.
———. «Cultural Niche Construction and Human Learning Environments: Inves-
tigating Sociocultural Perspectives.» Biological Theory 6 (2011): 241-50.
Laland, Kevin, F. J. Odling-Smee y Marcus W. Feldman. «On the Breadth and Sig-
nificance of Niche Construction: A Reply to Griffiths, Okasha and Sterelny.»
Biol. Phil. 20 (2005): 37-55.
——— , F. J. Odling-Smee, W. Hoppitt y Marcus W. Feldman. «Proximate and Ulti-
mate: A Debate.» Biology and Philosophy 28, nº 5 (2013): 719-810.
Lansing, J. Stephen. Perfect Order: Recognizing Complexity in Bali. Princeton,
Nueva Jersey: Princeton University Press, 2006.
——— y Karyn M. Fox. “Niche Construction on Bali: The Gods of the Countrysi-
de.” Philosophical Transactions of the Royal Society B 366 (2011): 927-934.
158 Latour, Bruno. «Networks, Societies, Spheres: Reflections of an Actor-Network
Theorist. International Journal of Communication.» International Journal of
DOSSIER

Communication 5 (2011): 796-810.


———. Reassembling the Social: An Introduction to Actor-Network-theory. Oxford
y Nueva York: Oxford University Press, 2005.
———. Science in Action: How to Follow Scientists and Engineers Through Society.
Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 1987.
———. We Have Never Been Modern. Harvard University Press, 1993.
Leonardi, Paul M., Bonnie Nardi y Jannis Kallinikos (Eds.). Materiality and Orga-
nizing. Oxford: Oxford University Press, 2012.
Lewens, Tim. «The Kinetic Theory of Culture.» Paper presented at the meetings
of the International Society for the History, Social Studies, and Philosophy of
Biology, 2013.
Nardi, Bonnie A. «Studying Context: A Comparison of Activity Theory, Situated
Action Models, and Distributed Cognition.» En Context and Consciousness:
Activity Theory and Human-Computer Interactions, editado por Bonnie Nar-
di. Cambridge, Massachusetts: MIT Press. 1996.
———. My Life as a Night Elf Priest. Ann Arbor: University of Michigan Press,
2010.
Odling-Smee, F. John, Kevin N. Laland y Marcus W. Feldman. Niche Construction:
The Neglected Process in Evolution. Nueva Jersey: Princeton University Press,
2003.
Oswalt, Wendall. An Anthropological Analysis of Food-Getting Technology. Nueva
York: John Wiley and Sons, 1976.
Emily A. Schultz La construcción de nichos y el estudio de los cambios de cultura en antropología...

Oyama, Susan. «Sustainable Development: Living With Systems.» Paper present-


ed at meetings of the International Society for History, Philosophy, and Social
Studies of Biology, 2011.
Pigliucci, Massimo y Gert Miller. Evolution: the Extended Synthesis. Cambridge,
Massachusetts: MIT Press, 2010.
Reide, Felix. «Adaptation and Niche Construction in Human Prehistory: A Case
Study From the Southern Scandinavian Late Glacial.» Phil. Trans. R. Soc. B
366, 793-808.
Richerson, Peter y Robert Boyd. Not By Genes Alone: How Culture Transformed
Human Evolution. Chicago: University of Chicago Press, 2005.
Schultz, Emily. «Backing Into the Actor Network? Wrestling With the Implica-
tions of Niche Construction and Human Cultural History.» Paper presented
at meetings of the International Society for the History, Philosophy, and Social
Studies of Science, 2013a.
———. «New Perspectives on Organism-Environment Interactions in Anthropol-
ogy.» En Entangled Life, editado por Gillian Barker, Eric Desjardins y Trevor
Pearce, 79-102. Dordrecht: Springer. 2013b. 159
———. «Resolving the Anti-Antievolutionism Dilemma: A Brief for Relational

DOSSIER
Evolutionary Thinking in Anthropology.» American Anthropologist 111, nº 2
(2009): 224-37.
Sterelny, Kim. «Made By Each Other: Organisms and Their Environment.» Biology
and Philosophy 20 (2005): 21-36.
———. The Evolved Apprentice. Cambridge, Massachusetts: MIT Press, 2012.
Strier, Karen. «Conservation.» En Primates in Perspective, (segunda edición) edi-
tado por Christina J. Campbell, Agustin Fuentes, Katherine C. MacKinnon,
Melissa Panger y Simon K. Bearder, 664-75. Oxford: Oxford University Press,
2011.
Tsing, Anna L. Friction: An Ethnography of Global Connection. Princeton, Nueva
Jersey: Princeton University Press, 2005.
West, Paige. Conservation is Our Government Now: The Politics of Ecology in Pa-
pua New Guinea. Durham, Carolina del Norte: Duke University Press, 2006.
Wheeler, M, y A. Clark. «Culture, Embodiment, and Genes: Unraveling the Triple
Helix.» Philos Trans R Soc B 363 (2008): 3536-75.
Wilson, David Sloan. Darwin’s Cathedral: Evolution, Religion and the Nature of
Society. Chicago: University of Chicago Press, 2002.
Yanagisako, Sylvia. «Flexible Disciplinarity: Beyond the Americanist Tradition.»
En Unwrapping the Sacred Bundle: Reflections on the Disciplining of Anthro-
pology, editado por Daniel Segal, y Yanagisako, Sylvia. 78-98. Durham, Caro-
lina del Norte: Duke University Press. 2005.
Próximos temas
•Medicinaycomplejidad
Consúltala en:
•Sustentabilidad www.interdisciplina.unam.mx
•Feminismos www.ceiich.unam.mx
DOSSIER

Fabrizzio Guerrero McManus*


Emociones políticas y constructivismo
social evolutivo. El asco como sustento
de la homofobia
Resumen | En este texto se argumenta que la homofobia es ante todo una emoción política.
Como tal, demanda un análisis minucioso e interdisciplinario que reconozca tanto las cau-
sas culturales e históricas de la misma como su asiento en un aparato motivacional capaz
de refuncionalizar emociones primarias como el asco para así dirigirlas a ciertos tipos de
personas, en este caso, a los homosexuales. Dicho análisis nos permite generar alianzas in-
usitadas ya que se permite la construcción de una perspectiva que integre a ciencias natu-
rales, sociales y humanas sin caer en los antagonismos que normalmente han minado es-
fuerzos parecidos en tópicos semejantes como el de la naturaleza humana. 161

Political Emotions and Evolutionary Social Constructivism. Disgust as Sustenance


of Homophobia
Abstract | In this paper I claim that homophobia is first and foremost a political emotion. As
such, it must be regarded in terms of its cultural and historical causes but, also, in terms of
the motivational structure that backs it. This demands an interdisciplinary perspective ca-
pable of showing how a basic emotion such as disgust can acquire moral dimensions that
lead to the discrimination of homosexuals. Furthermore, this topic strongly redefines the
alliances and quarrels among the natural, the social and the human sciences because, in op-
position to what we encounter in the topic of human nature in general, in this particular
case a fruitful dialogue seems to be less troublesome to produce

Palabras clave | homofobia – homosexualidad – asco – emociones políticas – constructivismo


social evolutivo

Keywords | homophobia – homosexuality – disgust – political emotions – evolutionary social


constructivism

* Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades-Universidad


Nacional Autónoma de México. Correo electrónico: fabrizziomc@gmail.com

Guerrero Mc Manus, Fabrizzio. «Emociones políticas y constructivismo social evolutivo. El asco como
sustento de la homofobia.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 161-186.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Oiga Doctor, ¿a qué se debe el homosexualismo? En los hombres se debe al miedo


y rechazo a la figura femenina, que tiene su origen en el miedo y rechazo hacia la
madre. En otras ocasiones el hijo se vuelve homosexual porque se siente compro-
metido con su mamá y tiene miedo a traicionarla si se enamora de otra (Torres Lato-
rre 2007, 64).

Algunos hombres deciden cambiar de sexo haciéndose una operación quirúrgica


para quitarse el pene, los testículos y formar una especie de vagina. ¿Cómo pueden
ser mujeres si en cada una de sus células tienen cromosomas masculinos? Me he
enterado que algunos de ellos se suicidan después de la operación al darse cuenta
de que lo que hicieron fue en contra de ellos mismos (Torres Latorre 2007, 64).

Quise iniciar con este par de citas por dos razones. Primero, en ambas queda re-
tratado cierto ethos que no sólo tiene como objetivo preguntarse acerca de las
causas de la homosexualidad sino que, y al mismo tiempo, busca colocar a la
homosexualidad como un fallo o disfunción; no hay aquí, por tanto, una deman-
162 da de explicación —o, al menos, no nada más— sino, más bien, un cierto ele-
mento de desprecio, una denegación del derecho a la existencia. Se explica así
DOSSIER

repudiando al homosexual y arrojándolo al estatus de equivocación, de accidente.


Segundo, ambas citas fueron extraídas de una misma fuente —incluso de
la misma página— pero, curiosamente, apuntalan la existencia de una tensión.
Por un lado, la segunda cita se decanta por una concepción de la sexualidad
altamente naturalizada, una concepción en la cual la sexualidad emana de la
biología, emana de la base material del cuerpo del sujeto como si las normas
del sistema sexo-género simplemente se nos hicieran manifiestas a partir de
nuestra biología. Por otro lado, la primera cita señala que, sin embargo, esa
norma sexual propia del cuerpo nos es epistémicamente opaca en tanto suje-
tos con conciencia, es decir, no es autoevidente para la conciencia misma el
saber cómo debe ejercer su deseo y su rol de género. Es por ello que de hecho
puede haber, como sugiere la primera cita, un “autoengaño” en el cual el sujeto
sufre una suerte de escisión patológica entre su naturaleza y su construcción
psíquica.
Así, estas dos citas nos sirven para establecer a muy grandes rasgos una
cartografía de las relaciones entre homosexualidad, homofobia y saberes. Ha-
bría una cierta polaridad que constantemente da por sentada la naturalidad de
la heterosexualidad sobre la base de una normatividad emanada del cuerpo,
una normatividad que se pretende complementarista, ya que ve al hombre y a
la mujer como piezas de un todo que no puede ser conectado de otra forma y
que no puede funcionar sino para reproducir a la especie (Guerrero McManus
2012).
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Bajo el dominio de esta polaridad es que han ocurrido innumerables episo-


dios de esa batalla cultural en la cual naturalistas y constructivistas han busca-
do dar cuenta del homosexual ya sea como (i) enfermo, (ii) misterio Darwiniano,
(iii) un desafortunado accidente del egoísmo de nuestros genes, (iv) un afortu-
nado accidente de la cooperación o, (v) un constructo histórico-social que no
tendría más de 150 años. Si ha habido un campo minado para la interdisciplina,
éste ha sido el de las guerras de las ciencias en el ámbito de la naturaleza huma-
na (Guerrero McManus 2013).
No obstante, recientemente ha comenzado a gestarse una polaridad diferen-
te y que se centra en un análisis de las posibles sinergias entre la biología, en
especial la biología evolutiva, y las ciencias sociales y humanas (Guerrero Mc-
Manus 2014). Esta polaridad ya no presupone que la homosexualidad deba ser
el foco de interés y, con ello, se distancia de este presupuesto más o menos tá-
cito que anexa a la demanda de explicación ese ya mencionado repudio ante el
hecho de que el homosexual exista. Esta polaridad, por el contrario, se preocupa
por la existencia de la homofobia en tanto discurso pero, y quizás aún más
­importante, en tanto emoción política. 163
Este texto busca justamente examinar esta polaridad que ofrece un terreno

DOSSIER
fecundo para un diálogo interdisciplinario que deje finalmente de ser una con-
frontación entre disciplinas y que, quizás incluso, aspire a ser transdisciplina-
rio, puesto que los alcances de un debate en torno a la homofobia como emo-
ción política sin duda rebasan los confines de la academia.
Mi objetivo es, por tanto, describir de forma general qué es este constructi-
vismo social evolutivo (CSE). Buscaré convencer al lector acerca de la posibili-
dad de releer los antiguos desencuentros como preludios de un acercamiento.
Así también, quiero examinar la fecundidad de dicho enfoque más allá de los
confines tradicionales de las guerras de las ciencias; mostrar que allí donde im-
porta se hace una diferencia. Mostrar que nuestra doble historicidad es inesca-
pable como tema político.
Para ello el texto se divide en cinco breves secciones y una conclusión. Pri-
mero, en un primer preludio intentaré hacer ver cómo en la historia de la biolo-
gía han habido autores que buscan rescatar los temas de las emociones y las
normas sin reducirlos a meros epifenómenos de unos genes presuntamente
egoístas. Segundo, en otro preludio haré un esfuerzo similar que busque eluci-
dar cómo el tópico de la arquitectura de la mente es ineludible, un tópico que
nos arroja por fuerza a una búsqueda de la historia de la mente humana. Terce-
ro, presentaré al constructivismo social evolutivo como una posición viable que
busca alimentarse de ambas corrientes. Cuarto, en un breve interludio me
­centraré en el tema de la homofobia como emoción; una emoción revestida de
odio y de asco pero, a veces, también revestida de deseo. Quinto, aplicaré los
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

elementos del CSE para enfatizar la forma en la cual dichas emociones se van
conformando. Por último, cerraré con una breve conclusión.

Primer preludio: bios y ánthropos


Hay sin duda una parte importante de la biología evolutiva que tiende a consi-
derar a los organismos como meros vehículos controlados por sus genes; hablo
aquí por supuesto de esa tradición sociobiológica y genocéntrica que se ejem-
plifica en autores como E. O. Wilson, R. Trivers y Richard Dawkins. En esta tradi-
ción los motivos psicológicos que causan una conducta —sean éstos razones o
emociones— suelen considerarse egoístas incluso si a primera instancia la con-
ducta en sí parece altruista o generosa (Muñoz Rubio 2006).
Desde luego, me refiero en este momento a la aplicación de dichos modelos
al caso humano. Cuando hablamos de animales no humanos este lenguaje inten-
cionalista que discurre acerca de los motivos psicológicos es visto como sospe-
choso, como altamente antropomórfico y, finalmente, como metodológicamente
164 fallido ya que asume una vida mental en los organismos bajo estudio que sim-
plemente no puede probarse. En todo caso, se le emplea como heurística y como
DOSSIER

metáfora pero sin asumir que los animales no humanos puedan tener motiva-
ciones psicológicas que remitan a una vida mental.1
Bajo esta lógica cualquier conducta que un organismo realiza y que parece
beneficiar a otros es reducida simplemente a una forma de egoísmo gobernada
por los genes y explicable como resultado del altruismo recíproco —en la cual
dos organismos cooperan para su mutuo beneficio—, de la adecuación inclusi-
va —en la cual un organismo beneficia a sus propios genes al ayudar a sus pa-
rientes— o de modelos que, si bien son algo más complejos, continúan asu-
miendo que la vida mental de los animales no humanos es no únicamente un
reto metodológico sino que es una especie de ontología ficticia que se usa
como metáfora para señalar un aparato motivacional que puede y debe retro-
traerse a los genes.

1  Se me puede objetar en este punto que no es tanto que no se reconozca una vida mental
sino que se asume que dicha vida mental es profundamente rígida y está gobernada por
“instintos innatos” o por conductas “especie-típicas” naturalmente seleccionadas. Incluso
en especies altriciales que exhiben gran capacidad de aprendizaje se señala que este apren-
dizaje es de dominio-específico y que tiene un alto componente innatista que posibilita
ciertas formas de aprendizaje que resultan benéficas en el contexto ecológico del organis-
mo. La discusión en torno a la plasticidad cognitiva de los animales no humanos sería en-
tonces profundamente relevante ya que implicaría que éstos tienen de hecho una mayor
agencia de la que se les otorga cuando todo se presenta en términos innatistas. Por simpli-
cidad he decidido dejar fuera de la discusión a este punto.
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Este conjunto de normas no es desde luego gratuito. Obedece a un intento


por asentar una base objetiva para el estudio del comportamiento de los anima-
les no humanos. Se piensa así que hay sin duda un predicamento irresoluble en
lo que respecta al acceso a las otras mentes de los animales no humanos. De
igual manera se reconoce que, al emplear un vocabulario intencional, se abre la
puerta a la famosa subjetivización epistémica de la explicación,2 es decir, a que
un observador dé cuenta de las conductas que observa a la luz de su propia
idiosincrasia y no a la luz de los motivos para actuar que el animal bajo estudio
pueda de hecho tener. Para evitar ambos problemas se da un abordaje netamen-
te conductista que elimina la carga ontológica del lenguaje intencional y lo re-
duce a mera metáfora; asimismo, se busca hacer mensurable a la conducta al
analizarla en términos de variables cuantificables como número de crías, espe-
ranza de vida, cópulas extrapareja, etc.
Sin duda este giro hacia la construcción de una objetividad procedimental
que permite el estudio intersubjetivo de las conductas de los animales no hu-
manos tiene por tanto una razón de ser. Parece vencer el ya mencionado proble-
ma de la subjetivización. Así también, permite la aplicación de modelos extraí- 165
dos de la Teoría de Juegos. Esto último es fundamental ya que permite darle un

DOSSIER
sentido al uso metafórico de ese lenguaje intencional; así, ya no es que haya un
razonamiento de parte del animal no humano sino que hay, únicamente, una re-
gla codificada en sus genes, una regla que constituye una estrategia evolutiva-
mente estable (EEE) lo cual básicamente se corresponde con un Equilibrio de
Nash en una construcción clásica de la Teoría de Juegos (Roughgarden 2009).
Ahora bien, hay un precio enorme que se paga por esta objetividad. Básica-
mente, se genera una discontinuidad evolutiva en el plano ontológico y en el pla-
no epistemológico. En el primer caso esto se observa al postular que los seres
humanos somos la única especie en la cual el lenguaje intencional puede usarse
de modo no metafórico, es decir, al asumir que somos la única especie con una
rica vida mental; empero, usualmente en esta corriente sociobiológica esto se
reconoce pero se añade que nuestras motivaciones evolutivamente generadas y
asentadas en los genes nos son opacas y, por tanto, creemos que actuamos de
formas altruistas cuando en realidad esto no es así.
En el segundo caso esta discontinuidad se observa al reconocer la existencia
de un doble estándar para la aceptabilidad de una explicación. En el caso huma-
no es sensato y legítimo aceptar explicaciones intencionales ancladas en la vida
mental de las personas; en el caso de animales no humanos esto no es así: dichas
explicaciones deben tomarse como heurísticas que finalmente se refrasearán en

2  Para una adecuada presentación del problema de la subjetivización epistémica de la


explicación véase Salmon (1989).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

un lenguaje que, si bien puede ser teleológico, lo es únicamente al invocar a la


selección natural.
Desafortunadamente esto conlleva la creación de una distinción de clase en
donde muy probablemente haya sólo una distinción de grado. Y es que, de ma-
nera por demás natural, podemos reconocer que explicar la conducta de una
esponja no puede ser ni metodológica ni epistémicamente el mismo reto que el
explicar la conducta de un chimpancé. El segundo pero no la primera está más
cerca de nosotros en términos evolutivos. Ello implica que su sistema nervioso,
su estructura social y su dinámica ecológica se asemejan mucho más a los nues-
tros que a los de una esponja.
Es por ello que filósofos como Daniel Dennett (1998) recomiendan que, en
el caso de los primates y algunos otros animales conductualmente sofisticados,
nos tomemos el lenguaje intencional de manera literal. Esta actitud intencional,
como la ha llamado, presupone que la primatología —y quizás el estudio de
aves y mamíferos— está mucho más cerca de ser una ciencia social que una
ciencia natural. Esto en el siguiente sentido: Si reconocemos como válida la dis-
166 tinción de Dilthey (y otros como von Wright [1971] o Apel [1984]) entre ciencias
de la explicación que se centran en causas y ciencias de la comprensión que se
DOSSIER

centran en razones, entonces tendremos que aceptar que los primates, en espe-
cial los simios, pero también los cetáceos, se nos presentan fundamentalmente
como un reto hermeneútico y no tanto como un predicamento causal.
Ahora bien, dicha vena interpretativa está presente en la primatología desde
sus inicios. Gregory Radick (2007) ha mostrado cómo los trabajos seminales de
Richard Lynch Garner a finales del siglo XIX presuponían no únicamente una rica
vida mental en los simios, sino un lenguaje y una estructura social que lo lleva-
ron a pensar que incluso sería posible la creación de un tratado comercial con
la nación de los gorilas; así también, Radick ha mostrado la importancia meto-
dológica que tuvieron los trabajos de Garner no sólo en primatología sino en
antropología. Un personaje igualmente importante pero de comienzos del siglo
XX fue Edward Westermack quien llegó a teorizar acerca de las emociones retri-
butivas como una base no únicamente de la moral sino quizás de nuestra idea
de justicia (de Waal 2006). Desde luego, ambos esfuerzos se pueden rastrear
hasta los trabajos seminales del mismo Charles Darwin acerca de la evolución
de las emociones y, de manera asociada, de la moral.
Dentro de esta misma tradición encontramos a importantes primatólogos
como Peter Marler (Radick 2007) y Frans de Waal (2006). El primero se hizo fa-
moso al reintroducir las técnicas de análisis de fonación que Garner usara en el
siglo XIX. Su intención no era ya encontrar un lenguaje ni celebrar un tratado
comercial sino, más bien, reconocer las dimensiones afectivas y cognitivas que
estaban presentes en la comunicación entre primates. Por su parte, de Waal ha
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

adquirido fama por su demoledora crítica en contra de esa denegación antropo-


lógica de nuestra continuidad evolutiva.
Aquí por supuesto, y para cerrar esta sección, vale la pena hacer una distin-
ción entre la tradición sociobiológica y la tradición primatológica. Ambas pare-
cen crear un espacio interdisciplinario que busca abordar la biología de lo social.
Sin embargo, la tradición sociobiológica, al enfatizar la búsqueda de explicacio-
nes causales objetivas, termina por contestar ante el reto de las otras mentes no
humanas con un giro escéptico —cuando no eliminativista— que reduce toda
motivación psíquica a un mero espejismo.
Por otro lado, la tradición primatológica se construye como un esfuerzo in-
terdisciplinario que busca llevar las herramientas de la antropología a especies
no humanas; sin duda hay un problema epistemológico ante el cómo podemos
acceder a las mentes no humanas.3 Pero esta tradición apuesta por reconocer el
problema y señalar que una respuesta eliminativista o escéptica tiene tres con-
secuencias indeseables.
Primero, hace del surgimiento de la conciencia, la razón y la emoción —cuan-
do no de la moral y la política— un misterio Darwiniano. Esto es así porque, al 167
asumir que simplemente son atributos humanos sin ningún correlato animal, se

DOSSIER
nos arroja ante el viejo problema de cómo explicar las novedades evolutivas. Se-
gundo, trivializa las conductas observadas en mamíferos y aves al punto de de-
negarles toda forma de agencia en vez de explorar alternativas deflacionarias de
dicho concepto que involucren, por ejemplo, una racionalidad mínima, una es-
tructura emocional compleja pero ajena al lenguaje y, finalmente, una agencia
situada. Dicha agencia situada consistiría en una forma de actuar en la cual los
animales no humanos (y humanos) no se conducen por medio de representa­
ciones omnicomprensivas que permitan desarrollar soluciones globalmente óp-
timas sino que, más bien, dichos animales operarían a través de representacio-
nes parciales de su contexto, representaciones que les permiten operar de
manera eficaz al posibilitar conductas satisfactorias pero sin que necesariamen-
te éstas ofrezcan soluciones óptimas (Sterelny 2001; 2012). Tercero, conlleva

3  Pareciera que ni el Principio de caridad (Davidson) ni el Principio de Humanidad (Stich)


son completamente aplicables ya que el primero asume que el observado razona y siente
como el observador; ello obviamente no es el caso con primates no humanos. Por otro lado,
el segundo principio asume que podemos comprender la forma en la cual el observado actúa
incluso si éste razona o siente de formas diferentes (sobre esto consúltese el texto clásico de
Davidson [1984]). Desafortunadamente esto pasa por alto, como señalaba von Uexkull, que
distintas biologías implican distintos mundos —umwelts— es decir, muy distintas formas
de percibir al mundo (Ostachuk 2013). Thomas Nagel (1974) de forma por demás clara
plantea esta pregunta en su ensayo What is it like to be a bat?; en dicho texto parece seña-
lar que nos está vedada esta respuesta precisamente porque nuestra biología es tan dife-
rente que nuestro umwelt y el de los murciélagos son básicamente inconmensurables.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

una denegación antropológica del bios como sustrato del ánthropos; y es que, si
bien la tradición sociobiológica buscó una identificación reductiva del segundo
hacia el primero que resultó profundamente perniciosa, esto no debe llevarnos
a suponer que la solución es postular una disociación absoluta.
Explorar esta relación entre el bios y el ánthropos sin caer en ambos extre-
mos es justamente uno de los cometidos del Constructivismo Social Evolutivo.

Segundo preludio: ánthropos, logos y psyche


En un artículo clásico intitulado Ideología y Aparatos Ideológicos de Estado,
Louis Althusser (1971) propone lo que muchos consideran una de las tesis fun-
damentales para comprender el tránsito entre el estructuralismo y el postes-
tructuralismo en Francia (tal es la opinión de, por ejemplo, Gayatri Spivak
[1988]). En una parte de dicho texto Althusser comenta que la noción de ideolo-
gía tiene una faceta que excede a las dimensiones estructurales de la economía,
el lenguaje y la comunicación mediada por aparatos ideológicos como los me-
168 dios masivos de comunicación.
Esta dimensión, dice Althusser, es la dimensión del Sujeto. Esto es así por-
DOSSIER

que la noción de ideología requiere de una noción de Sujeto que sea compatible
con los mecanismos denunciados por diversos teóricos marxistas como genera-
dores de ideología en tanto falsa conciencia. Esto es así porque, si el Sujeto re-
sultara ser inmune a todo esfuerzo por manipularlo o fuera capaz de eludir fa-
llas sistemáticas en la comunicación, entonces parecería que la ideología en
tanto falsa conciencia es algo que simplemente no puede de facto ocurrir. Es
decir, si el liberalismo clásico (de Hobbes o de Smith) hubiese atinado en su des-
cripción del ser humano como un Sujeto perfectamente racional y preexistente
a todo contrato social, entonces simplemente la transparencia epistémica tanto
del mundo social como de sus propios intereses habría hecho imposible que
este Sujeto fuera justamente presa de la ideología.
Sabemos por supuesto que esta concepción liberal clásica ha sido puesta en
duda. Empero, lo que de hecho no sabemos, agrega Althusser, es el tipo de Su-
jeto que de hecho somos y, por tanto, no tenemos claro si las formas en las que
describimos cómo opera la ideología son de hecho aplicables a situaciones con-
cretas o si son, por el contrario, meros constructos teóricos. Es por ello que
Althusser encuentra un aliado fundamental en el psicoanálisis lacaniano.4

4  Aquí vale la pena mencionar otras posibles formas de resolver este problema. Por
ejemplo, Jürgen Habermas define a la ideología como una falla sistemática en el proceso
comunicacional. Ello lo lleva a reconocer que es importante comprender cómo ocurre el
proceso cognitivo tanto en el emisor como en el receptor. Curiosamente, Habermas ofrece
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Lo que este saber parece aportarle al marxismo es justamente una teoría del
Sujeto que explica dinámicas estructurales internas al mismo y que complemen-
tan los análisis estructurales que aporta el marxismo estructural de Althusser.
Sin embargo, hay un punto que parece escapársele al propio Althusser y es que
el psicoanálisis no únicamente proporcionó una teoría del Sujeto sino que, tam-
bién, aportó una teoría de la mente.
Este último punto es fundamental por la siguiente razón. Así como se pre-
senta el predicamento del Sujeto para el caso de la ideología, es decir, que si no
sabemos qué tipo de Sujeto somos entonces no sabemos cómo de hecho opera
la ideología, así también ocurre que no es posible comprender los procesos de
subjetivación que se experimentan sin haber detallado el tipo de teoría de la
mente que asumimos. Por ende, el psicoanálisis —tanto freudiano como lacania-
no— versa no sólo acerca de cómo ocurre el proceso de subjetivación sino tam-
bién acerca de qué tipo de ontología es la que caracteriza a la mente, esto es,
qué tipo de entidades y dinámicas de hecho posee.
Quizás elaborar este punto requiere volver al ejemplo del liberalismo clási-
co. Si ese Sujeto hubiese sido el caso, entonces muy probablemente habría sido 169
el caso por la inexistencia de un Superego o un Id —si somos freudianos– o por

DOSSIER
la inexistencia de lo Real o el Nombre del Padre —si somos lacanianos—; es de-
cir, así como una teoría de la ideología nos retrotrae a una teoría del sujeto, así
también una teoría del sujeto nos retrotrae a una teoría de la mente.
Althusser desde luego no fue el único marxista en percatarse acerca de la
relación entre marxismo y psicoanálisis al prestar atención a la relación entre
ideología y subjetividad. El otro gran ejemplo es sin duda Herbert Marcuse. En
su famosísimo libro Eros y Civilización (1965) él describe cómo se va generando
una plus-represión mientras avanzamos en el proceso de industrialización que
culmina en un capitalismo en el cual Eros está altamente reprimido.
Esta tesis es fundamental por al menos tres razones. Primero, en contra del
canon psicoanalítico que inaugura Freud, Marcuse se atreve a señalar la histori-
cidad de las dinámicas mentales del Sujeto; una historicidad que en este texto
habrá de resultar fundamental si hemos de buscar conexiones con el pensa-
miento evolutivo. Así, ya no son exportables los modelos de la Viena de fin del
siglo XIX a toda nuestra historia. Segundo, Marcuse señala con toda claridad
que dicha historicidad está imbricada con la historicidad de las formas de

una solución biologicista al rastrear cuatro virtudes del lenguaje (comprensibilidad, vera-
cidad, sinceridad y corrección) como resultados de un proceso evolutivo que generó a nivel
filogenético sujetos que de hecho encarnan dichas virtudes y que, por tanto, pueden cons-
truir un espacio para dar y pedir razones que trascienda a la ideología. Sobre este punto de
la Teoría crítica consúltese Held (1980).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­producción y, por tanto, con la materialidad misma del Sujeto; por ello, su vi-
sión acerca del placer y la represión implica una visión en la cual la mente y sus
dinámicas admiten una fuerte historicidad antropológica. Tercero y último,
Marcuse apela a una dimensión afectiva como parte ineliminable de todo análi-
sis sobre el Sujeto, con lo cual abre la posibilidad de trascender aquellos análi-
sis que conciben a lo humano en términos puramente racionales.
En todo caso, serán filósofos como Jacques Derrida quienes expliciten la im-
bricación entre ideología, subjetividad, historicidad y teorías de la mente. En su
famosa polémica con John Searle, Derrida enfatiza que la intencionalidad de lo
mental —esa propiedad de ser acerca de algo externo a la mente— nunca se tra-
duce en plena presencia, en plena conciencia, de lo que se representa; siempre
queda, como solía decir, un secreto en tanto algo no dicho. Esto es así porque la
posición de Sujeto que cada quien ocupa es siempre ligeramente diferente por-
que cada quien ha tenido una historia de vida distinta (Derrida 1994; Derrida y
Ferraris 2009; Navarro 2010).
La comprensión sí es posible pero no la comprensión plena. De ahí que las
170 estructuras nunca logren determinar por completo a un Sujeto, de ahí que tam-
poco el Sujeto pueda determinar a las estructuras a cabalidad.
DOSSIER

Pero, dejando de lado dichas consecuencias, Derrida también se pregunta


acerca de cómo debe ser la mente —o lo mental— para hacer de hecho posible
estos fenómenos de comunicación que, sin embargo, esconden siempre la po-
sibilidad de un secreto, de una diferencia interpretativa irreductible; en su li-
bro Los Espectros de Marx (Derrida 1994) queda por demás claro que hay dos
propiedades fundamentales que hacen posible esto. Por un lado, está la pro-
piedad de la citacionalidad del lenguaje que está asociada a la dehiscencia en-
tre representación y objeto y que permite, por tanto, que las palabras se pue-
dan desplegar en infinidad de ocasiones. Por otro lado, está la propiedad de la
inscripcionalidad de la mente que básicamente implica que nuestra mente va
acumulando capas y capas de experiencia y significación que van a precondi-
cionar cómo habitamos un mundo. En ambas propiedades hay una indudable
comprensión del Sujeto como irreductiblemente histórico. La pregunta es, por
supuesto, ¿qué tan histórico? ¿Es ésta la historicidad del ánthropos o la del bios?
Antes de responder vale la pena reiterar que, con este tránsito, se cierra el
ciclo que va de la historicidad del ánthropos pensada a través de una historia
material de los modos de producción y que ahora da lugar a una reflexión sobre
la historicidad del Sujeto en sus dimensiones simbólicas, cognitivas y afectivas
al poner en evidencia cómo una Teoría del Sujeto y una Teoría de la Mente son
inescapables incluso para una visión puramente materialista. Con esto también
se señala el punto de convergencia entre una tradición biológica y una tradición
humanística: la complejidad cognitiva y afectiva de lo humano.
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Derrida mismo estaba plenamente consciente de ello y por eso es que creo
que su noción de historicidad remite a ambas facetas, la antropológica y la evo-
lutiva. De hecho, en su libro El animal que luego estoy si(gui)endo (2008) afirma
que le escandaliza el desdén que la tradición filosófica ha tenido ante esa obvia
faceta de la animalidad de lo humano. Para Derrida una discusión seria con la
biología de la conducta es no sólo deseable sino urgente.
Ello por tres razones. Primero, la frontera entre lo animal y lo humano se ha
usado históricamente para menospreciar a grupos de seres humanos que han
sido reducidos a meros objetos, a meras propiedades, a meras bestias de carga,
etc... Segundo, porque en nuestro encuentro fenomenológico con algunos ani-
males lo que contemplamos es a un otro —radicalmente Otro— y que, sin em-
bargo, reconocemos como un agente con intereses y no como un objeto. Ello
debería motivar una profunda reflexión filosófica acerca de aquello de humano
que encontramos en los animales y aquello de animal que sin duda tenemos.
Tercero y relacionado, porque en ese encuentro con el Otro Animal hay una
apuesta por concederles un estatus moral. Ya que, como ha sostenido Peter Sin-
ger (2003), los animales son pacientes morales y como tales son un sujeto de 171
preocupación moral para las éticas que, si bien son antropogénicas, no son ya

DOSSIER
antropocéntricas pues reconocen la agencia del animal y, con ello, su dignidad.
Así, Derrida cierra por completo el círculo. La historicidad de lo humano es
doble: es la de ánthropos y también la de Homo sapiens; la primera recupera
nuestra complejidad normativa y cultural, mientras que la segunda expande el
círculo de nuestra reflexión moral más allá de nosotros mismos y nos obliga a
conectar a la filosofía con lo mejor del pensamiento evolutivo. El tema por su-
puesto es el de las emociones morales y en él confluyen epistemología y ética,
sociología, historia, biología y filosofía, el Bios y el ánthropos.

Constructivismo social evolutivo


Queda ahora el reto de conectar ambos preludios. Yo he anticipado que mi
apuesta es al Constructivismo Social Evolutivo por razones que se verán a con-
tinuación. Sin embargo, antes de entrar en detalles vale la pena una mínima his-
toria acerca de este término. Como tal, fue propuesto por el filósofo y biólogo
evolutivo David Sloan Wilson (2005). Es importante tener en claro que Wilson es
una de las plumas más respetadas en el tópico de la evolución del altruismo y
las conductas morales, por un lado, y un férreo defensor de la distinción entre
dinámicas motivacionales a nivel psíquico y los procesos evolutivos a nivel filo-
genético, por otro; esto último es importante porque sienta las bases de una
lectura no escéptica ni eliminativista acerca de los motivos psíquicos de los
agentes a la hora de actuar.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Básicamente, la propuesta inicial de Wilson enfatizaba tres elementos cen-


trales. Primero, Wilson tenía en claro que las propuestas constructivistas socia-
les usualmente tienen un ánimo justiciero que no debe ser desdeñado. Sin em-
bargo, añadía, dichas propuestas suelen ser presa —según él— de malentendidos
acerca de lo que los biólogos en realidad están afirmando al debatir temas como
la evolución de la moral y la naturaleza humana. Segundo, Wilson quería resal-
tar la importancia que tiene la plasticidad fenotípica de los organismos al indi-
car que un genoma tiene asociada una norma de reacción que permite la cons-
trucción de diversos fenotipos de acuerdo con los contextos ambientales en los
que se expresa; esto implica, nos dice Wilson, que no puede pensarse lo genéti-
co como una esencia inamovible puesto que muchas veces es una conjugación
de elementos ambientales y genéticos, lo que genera cierto fenotipo y no única
y exclusivamente un componente genético aislado.
Tercero, y quizás más importante, Wilson (2005) buscaba recordarnos la
existencia de unidades evolutivas no reductibles a genes; tal es el caso, afirma,
del lenguaje. El lenguaje es sin duda uno de los ejes que permiten comprender
172 por qué en el ser humano hay una evolución cultural no reductible a la evolu-
ción biológica pensada como evolución genética. Asimismo, Wilson llama la
DOSSIER

atención acerca de la importancia que juega el lenguaje, no únicamente como


un dispositivo comunicacional y denotativo sino también como un almacén de
relatos, narrativas, mitos, leyendas, etc. Ese folklore que se transmite por vía
lingüística, añade Wilson, genera la posibilidad de que los seres humanos expe-
rimenten una evolución tanto en las formas acerca de cómo se piensan a sí mis-
mos como en las formas acerca de cómo de hecho se rigen a través de normas
sancionadas por tradiciones que continuamente se invocan.
Para Wilson estos tres elementos permitían la elaboración de un Constructi-
vismo Social Evolutivo que reconociera tanto una construcción material de
nuestros fenotipos, por un lado, como una construcción simbólica de nuestras
representaciones. Sin duda ello es un gran avance.
Es por ello que el biólogo chileno-australiano Aldo Poiani (2010) ha visto
con tanta claridad que las explicaciones acerca de por qué hay homosexualidad
requieren necesariamente ser formuladas bajo una óptica muy similar a la invo-
cada por Wilson. Poiani de hecho sostiene que los modelos biológicos que hasta
ahora se han ofrecido estarán radicalmente incompletos mientras no se reco-
nozcan estas dimensiones mencionadas por Wilson.
Ahora bien, yo mismo he señalado en trabajos anteriores que el modelo de
Wilson es todavía muy simple. Por ejemplo, si bien señala que es posible mo-
dificar el ambiente para modificar los fenotipos, lo que no hace es invocar a la
­literatura sobre construcción de nicho (por ejemplo, Laland et al. 2001) justa-
mente para mostrar que de hecho somos una especie que modifica constante-
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

mente su entorno social, ambiental y abiótico. Eso implica que de hecho so-
mos una fuerza evolutiva que afecta nuestra propia evolución. Lo anterior,
como han señalado algunos exponentes de este campo, se traduce en que muy
probablemente somos capaces de generar presiones evolutivas que literal-
mente sesguen nuestra evolución al provocar que ciertos elementos genéticos
se vean favorecidos como resultado de esta presión que nuestra especie auto-
genera.
Por otro lado, Wilson se decanta muy rápido por una lectura de la plastici-
dad fenotípica como norma de reacción. Sin embargo, al menos en el terreno de
la plasticidad cognitiva del cerebro humano, habría aún mucho que decir sin ne-
cesidad de pasar por las normas de reacción. Por ejemplo, sabemos que el cere-
bro tiene una plasticidad funcional que le permite, válgase la redundancia, re-
funcionalizar ciertas áreas cerebrales si se ha sufrido un trauma que ha dejado
inutilizadas a las áreas originalmente destinadas para una cierta función (West-
Eberhard 2003; Hernández Chávez 2012).
Sin duda habrá elementos genéticos que hacen posible esta capacidad, pero
lo importante es señalar que nuestro cerebro es capaz de dar respuestas en 173
tiempos ontogenéticos a contingencias que no podían ser anticipadas y, por tan-

DOSSIER
to, no podían estar codificadas en nuestros genes. Lo anterior muy probable-
mente indica lo lejos que estamos de comprender los efectos de dicha plastici-
dad en nuestros procesos cognitivos y emotivos. En todo caso se atisban tres
senderos que valdría la pena estudiar.
Primero, cabría la posibilidad de estudiar la historicidad de nuestro aparato
motivacional, en general, y de nuestras emociones, en particular. Si Wilson tiene
razón y el lenguaje es un elemento fundamental de la evolución cultural huma-
na, cabría preguntarse en qué medida ha moldeado a ese aparato motivacional
a lo largo de la historia de Homo sapiens.
El tema de las emociones me importa por mor del objetivo de este artículo
pero también porque usualmente se distingue entre emociones primarias y emo-
ciones secundarias. Como emociones primarias suelen considerarse sentimientos
como el miedo, el enojo, etc.; usualmente se asume que son panculturales y que
tienen un asiento biológico claro. Por el contrario, las emociones secundarias
son las que requieren algún tipo de elaboración cognitiva; las emociones mora-
les como la culpa, la empatía y la simpatía son ejemplos de respuestas emocio-
nales que necesariamente operan a la luz de un contexto cultural que aporta un
referente normativo que indica qué objetos son merecedores de dichas respues-
tas y en qué medida (Griffiths 1997).
Sin duda alguna esto ejemplifica en qué sentido es que nuestro aparato
­motivacional, en especial nuestras emociones, puede caracterizarse como
­poseyendo esta propiedad de la inscripcionalidad. Es decir, al menos en el caso
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

de las emociones secundarias es claro que los estímulos que las desencadenan,
así como la intensidad y el tipo de respuesta que generan, dependen de un con-
texto social. Más todavía, lo anterior muestra la imbricación entre lo cognitivo y
lo emotivo pues muchas de estas emociones tienen una carga intencional ya que
implican la representación de una relación estructural entre el sintiente, el estí-
mulo y el contexto (SEC); esto se traduce, por tanto, en una forma de construc-
ción de nuestro aparato motivacional que evoluciona culturalmente sobre la
base de una inscripcionalidad que es hecha posible por esa plasticidad misma
del cerebro.
Segundo, como ha señalado Christine Koorsgard (2006, 2009), si bien todo
parece indicar la existencia de emociones secundarias en primates como bono-
bos y chimpancés, también parece ser el caso de que el grado de elaboración de
esas emociones dista mucho de asemejarse al predicamento humano. Según
esta autora la razón se encuentra en nuestra capacidad de llevar a cabo la forma
más sofisticada de intencionalidad que hasta ahora conocemos: la distancia re-
flexiva.5
174 Básicamente esto se traduce en nuestra capacidad de no únicamente repre-
sentarnos a nosotros mismos en términos de las relaciones que sostenemos con
DOSSIER

otros individuos en un momento dado sino también en la capacidad de generar


una metarrepresentación que incluya la posibilidad de ponernos en los “zapatos
de los otros” al construir una representación de cómo los otros evalúan la mis-
ma situación. Es decir, según esta eticista, hay un rasgo propiamente humano
que consiste en ser capaz de ponderar nuestros motivos para actuar en función
de las necesidades e intereses de los otros.
Filósofos de la cognición como Sterelny y Goldman han rastreado esta capa-
cidad que hace posible dicho fenómeno a mecanismos mentales asociados a la
capacidad de acceder a los estados mentales de los otros (lo que se conoce como

5  Por ello Koorsgard (2006) afirma que el único animal que no se reduce a un wanton es el
ser humano. El término viene del verbo inglés to want y busca enfatizar que, si bien los
primates y los cetáceos parecen tener estados mentales, lo que no parecen poder hacer es
refrenarse de sus deseos por mor a las situaciones de los otros, o al menos no por medio
de una toma de perspectiva. En otras palabras, un ser humano puede desear algo y puede
reconocer que posee dicho deseo y decidir si actúa sobre dicho deseo o no. Asimismo, re-
conoce que si actúa sobre la base de ese deseo, ello conducirá a efectos sobre otros seres
humanos que pueden ser muy negativos para esos otros. Al reconocer ese efecto sobre los
demás, un ser humano puede ponderar las consecuencias de sus actos al representarse a sí
mismo los efectos de dichos actos tanto para sí como para otros y decidir si el daño gene-
rado a los otros justifica el beneficio recibido para sí mismo. Esa capacidad es justamente
la distancia reflexiva y depende de (i) poder reconocer las creencias y los deseos propios y
ajenos —esto es, poder tener representaciones de segundo nivel—, (ii) poder evaluar los
efectos de una acción sobre Ego y Alter y, (iii) ser capaz de refrenar los deseos de tal suerte
que no haya una conexión automática entre los deseos del agente y sus acciones.
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Teoría de la Mente o TOM por sus siglas en inglés). Según estas propuestas, son
mecanismos de simulación de acciones (SAM por sus siglas en inglés) o de per-
cepción y acción (PAM por sus siglas en inglés) las que nos permiten analizar
funcionalmente las acciones de los otros para darles una lectura intencional que
se traduzca en la inferencia de motivos para actuar de cierta manera; motivos
que pueden ser razones y emociones (Sterelny 2001).
En todo caso, y para vincularlo con el punto anterior, todo parece indicar
que SAM y PAM serían ellos mismos sensibles a contextos y, por tanto, también
caracterizables por medio de la inscripcionalidad; ello se traduciría en que
toda TOM sería eminentemente contextual. Es decir, la evolución cultural esta-
ría firmemente anclada en una biología humana que es altamente sensible a
contextos.
Tercero y último, valdría la pena estudiar también la evolución de nuestras
estructuras sociales. Tanto Kim Sterelny (2012) como Riane Eisler (1995) han se-
ñalado que la evolución humana a lo largo de los últimos 100 000 años se ha
caracterizado por un cambio en los tipos de dinámicas cooperativas que se ge-
neran de acuerdo con el tamaño poblacional de los grupos humanos que los in- 175
tegran, así como con la extensión del territorio que habitan y con los recursos

DOSSIER
que poseen. Sterelny (2012) en particular ha argumentado que la evolución de
la normatividad humana es el resultado de diversas transiciones de fase que son
explicables por esas reconfiguraciones de nuestras estructuras sociales y de las
tecnologías que las acompañan.
Más aún, Sterelny es conocido por defender modelos de agencia situada y
de cognición corporizada que sostienen que es equívoco atender únicamente al
cerebro para comprender la forma en la cual de hecho ocurren nuestros proce-
sos cognitivos; esta afirmación obedece a la importancia que Sterelny le confiere
a los andamiajes (scaffoldings) materiales, sociales e institucionales que de he-
cho nos capacitan para razonar y actuar de ciertas formas (por ejemplo, la ense-
ñanza sería una forma de andamiaje que afectaría radicalmente cómo pensamos
y actuamos).
Así, lo que emerge de esta mirada a vuelo de pájaro es una conceptualiza-
ción de lo humano como una materialidad altamente sensible a configuraciones
históricas cambiantes. Las estructuras sociales, materiales, tecnológicas y moti-
vacionales que subyacen a esta historicidad radical enfatizan tanto los elemen-
tos biológicos (genéticos, cerebrales, conductuales) como los elementos simbó-
licos y culturales (emociones morales, normas, instituciones).
Justo esta conjunción es la que hace del constructivismo social evolutivo
un espacio que permite una síntesis entre el ánthropos y el bios, entre la nece-
sidad de reconocer nuestra historia evolutiva y nuestra especificidad históri-
ca, y ­entre la exigencia moral de denunciar las injusticias mientras buscamos
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

cambiarlas, por un lado, con la exigencia epistémica de conocer cómo es que


de hecho somos, para así poder actuar de formas mucho más eficaces y con-
tundentes, por otro.

Interludio. La homofobia y sus sustratos emocionales


“Sólo la intensidad de la relación explicaría este tipo de asesinatos. Y el límite
que se menciona se traspasa afectivamente. No es el rechazo hacia una persona
sino, por el contrario, el deseo de tenerla y de controlarla lo que impulsaría al
homicida. La pasión no sería distinta de la que sienten personas heterosexuales,
por lo cual la identidad o la orientación sexual no harían una diferencia en este
tipo de violencia” (Parrini y Brito 2012, 51).
Recientemente Rodrigo Parrini y Alejandro Brito publicaron un libro en el
cual analizan los crímenes de odio por homofobia en México (Parrini y Brito
2012). El trabajo final no sólo está muy bien logrado desde el punto de vista em-
pírico, pues se invocan datos, entrevistas y coberturas mediáticas para hacernos
176 ver el grado de violencia homofóbica que impera en la sociedad mexicana; sin
embargo, quizás la mayor virtud del trabajo consiste en llevar a cabo un análisis
DOSSIER

acerca de las posibles causas de esta violencia y de cómo éstas se p­ erciben.


En este sentido sobresale el reconocimiento de un falso dilema que ha divi-
dido a autoridades y activistas. Por un lado, las autoridades y el grueso de la
población mexicana suelen interpretar los crímenes hacia homosexuales como
crímenes pasionales. Por otro lado, los activistas han visto en ello únicamente
un síntoma de violencia institucional al culpabilizar a la víctima del crimen que
sufrió al construir al homosexual como un ser pasional incontrolable, casi un
wanton humano podríamos decir.
La cita con la cual abro este apartado justamente pretende ilustrar este tipo
de visiones en las cuales es la intensidad de una pasión que se desborda la que
explica el crimen. Sin embargo, Parrini y Brito señalan acertadamente que este
tipo de pasión no estaría asociado a una orientación sexual, sino más bien a
cierto deseo de posesión y control que se desborda.
Con este señalamiento estos autores se alejan de la trampa dicotómica que
los habría obligado a tomar aliados. Hay crímenes pasionales, admiten, pero
hay también crímenes que se cometen contra homosexuales y que no pueden
reducirse o equipararse a crímenes pasionales; son, más bien, crímenes de odio.
En los primeros la orientación sexual de la víctima y el victimario no importa ya
que éstos son crímenes motivados por el deseo de posesión y control. En los
segundos la orientación sexual es fundamental ya que se masacra a un otro por
aquello que representa; aquí no es un deseo de tener sino un deseo de eliminar,
de borrar.
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Los crímenes de odio, por tanto, tienen una estructura motivacional diferen-
te, muy diferente, a la de los crímenes pasionales. El sintiente percibe al homo-
sexual como una abstracción: es ante todo un homosexual, y sólo un homo-
sexual, de tal suerte que se borra así toda otra faceta de su persona. El homosexual
estimula una respuesta de asco y odio que alcanza tal intensidad que culmina
en un acto violento y atroz. La base emotiva es igualmente muy distinta: en los
crímenes pasionales hay deseo y aprehensión, en los crímenes por odio hay, evi-
dentemente, odio pero también asco. En ese sentido los crímenes por odio ilus-
tran de forma desgarradora el poder de las emociones secundarias altamente
sensibles a contextos ya que sólo pueden haber crímenes por odio homofóbico
allí donde existen, por un lado, la identidad homosexual y, por otro, un discurso
y una práctica intolerantes ante ésta.
Sin embargo, la situación es mucho más compleja, nos dicen Parrini y Brito,
ya que desafortunadamente hay un tercer tipo de crimen que se escapa ante
esta oposición. A saber, aquel crimen cometido por un homosexual sobre otro
homosexual y que conjuga en sí al deseo y al asco. La homofobia internalizada,
que sin duda existe y se encarna en muchos homosexuales, se traduce en una 177
estructura emocional mucho más compleja y en la cual ocurren, en paralelo, el

DOSSIER
deseo y el odio.
El otro aparece aquí como un estímulo a la vez concreto y abstracto de lo
que se desea y de lo que no se desea ser. La inestabilidad de dicha configuración
explicaría no sólo la intensidad de la respuesta sino el traspaso de la culpa y de
la responsabilidad a la víctima: el victimario percibe a la víctima como esencial-
mente culpable por hacerlo desear y por hacerlo percatarse de aquello que no
quiere ser.
En todo caso hay sin duda un síntoma común a estas tres configuraciones:
una construcción animalista del homosexual. Con esto me refiero a lo siguiente.
Ya sea en la construcción del crimen como pasional o como un crimen de odio,
hay un elemento común en el cual los homosexuales están concebidos como
subhumanos, como inferiores en una jerarquía en la cual la pasión es un atribu-
to de las bestias, las mujeres, los niños y los homosexuales. En cambio, son los
varones heterosexuales adultos los que ejemplificarían la razón como atributo
esencial y definitorio de lo humano.
Esta equiparación explicaría por qué las autoridades asumen con tanta faci-
lidad que los crímenes cometidos hacia homosexuales provienen de otros ho-
mosexuales que fueron incapaces de ejercer un autocontrol racional de sus ac-
tos, que fueron controlados por el impulso del deseo de la misma forma en la
cual lo son los animales no humanos; sería, así, la fuerza de un instinto más
fuerte y ajeno a la razón.
Esto, desde luego, no sorprenderá a los historiadores de la biología que
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

i­nforman su trabajo con una perspectiva de género, ya que dichas asociaciones


son de hecho la base del así llamado Paradigma de la Degeneración (Davidson
2001; Hacking 2001). Londa Schiebinger, por ejemplo, ha señalado cómo el
nombre taxonómico de la especie humana esconde un orden de género: Homo
sapiens. El epíteto específico designa así una propiedad que presuntamente nos
separa del resto de la clase a la que pertenecemos, esto es, a la clase Mammalia.
Pero, paradójicamente, aquello que nos conecta a dicha clase es sobre todo un
atributo femenino: las mamas y la lactancia. Así, el varón se coloca a sí mismo
como encarnando la diferencia mientras coloca a las mujeres, y a todo lo que se
asocie con lo femenino, como un elemento de continuidad con lo animal (Schie-
binger 1993).
Muchos trabajos en historia y antropología han, en ese mismo sentido, do-
cumentado la forma en la cual el homosexual se construye no sólo como afemi-
nado sino como infantil (por ello, decía Monsiváis [2010], es que a los homo-
sexuales adultos muchas veces los nombramos con diminutivos de la forma
“Jaimito” o “Jorgito”). Lo que yo quisiera señalar en este punto es únicamente
178 cómo esa percepción del homosexual como ser pasional está anclada en una
equiparación entre la pasión, lo infantil, lo femenino y lo animal.
DOSSIER

Por ende es que el señalamiento de crimen pasional se acepta tan rápido. De


igual manera, el renunciar al privilegio masculino genera aprehensión en los va-
rones heterosexuales pero, y quizás más importante, genera asco. Y aquí esa
construcción animalista se evidencia de nuevo. No sólo nos ufanamos de nues-
tra racionalidad al buscar separarnos del resto del reino animal sino que enfati-
zamos los atributos mentales sobre los atributos del cuerpo, enfatizamos el ha-
bla pero buscamos invisibilizar los olores, los fluidos y todo aquello que
enfatice nuestro carácter animal.
Sin embargo, como ha señalado Leo Bersani en su influyente texto Is the Rec-
tum a Grave? (Bersani 2010), el acto sexual entre homosexuales suele consu-
marse en una penetración anal que necesariamente reconfigura la geografía de
las zonas erógenas del cuerpo: reintegra así al ano como zona erógena y no úni-
camente como una zona prohibida en la cual ocurre únicamente la eliminación
de los deshechos.
Por ello, el homosexual es percibido no sólo como pasional sino como más
corpóreo y más animal al atreverse a erotizar aquello que la civilización ha per-
seguido ocultar: la dimensión animal que nos constituye en todo momento.
Así, en el crimen por odio se intersectan diversas configuraciones históricas
acerca de cómo hemos concebido lo humano: como razón y denegación de las
pasiones, como logos y denegación de lo animal, como una physis que produce
sin generar excremento —lo cual equivale a producir cultura en ausencia de un
cuerpo que genera desperdicios en su proceso mismo de seguir viviendo—;
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

todo ejemplificado en su plenitud máxima en aquello que es masculino y hete-


rosexual y que niega el derecho a la existencia de otras formas de ser.

La homofobia como emoción política

El mal radical podría ser una tendencia innata, o podría ser una tendencia que se de-
sarrolla a partir de rasgos estructurales generales de la vida humana que son encon-
trados antes de la experiencia infantil con alguna cultura en particular, o por lo me-
nos en todas las experiencias de todas las culturas particulares (Nussbaum 2013,
167). T. del E.
Las prácticas sexuales típicas de los homosexuales son una historia de horror médica:
imagínense el intercambio de saliva, heces, semen y/o sangre con docenas de hom-
bres diferentes cada año. Imagínense beber orina, ingerir heces y experimentar trau-
ma rectal de manera regular. Frecuentemente, estos encuentros se producen cuando
los participantes están borrachos, drogados o en un marco de orgía. Más aún, fre-
cuentemente tienen lugar en sitios sumamente antihigiénicos (baños, espectáculos 179
de voyeurismo), o, porque los homosexuales tienden a viajar con tanta frecuencia a

DOSSIER
otras partes del mundo.
Todos los años, la cuarta parte o más de los homosexuales visitan otro país. Gérme-
nes norteamericanos frescos son llevados a Europa, África y Asia. Y patógenos frescos
de esos continentes vienen aquí. Los homosexuales extranjeros visitan regularmente
los Estados Unidos, y participan en este tianguis biológico (Paul Cameron en Nussbaum
2010, 1). T. del E.

Comprender la estructura motivacional que conduce a la homofobia ha deveni-


do en un reto verdaderamente interdisciplinario. Requiere reconocer configura-
ciones ideológicas que la historia de la civilización occidental ha cargado a lo
largo de los siglos, tales como la denegación del cuerpo y el menosprecio de lo
femenino, las cuales, paradójicamente, están asociadas con esa denegación an-
tropológica del bios. Requiere, asimismo, reconocer la existencia de un sustrato
emocional que rebasa la esfera de la argumentación ya que los motivos que con-
ducen a la homofobia no son razones sino emociones cargadas de desprecio.
Estos dos puntos se traducen en que toda acción que busque combatir a la
homofobia debe reconocer que nos enfrentamos ante el reto de cómo reconfigu-
rar los patrones emocionales de las personas, patrones que se aprenden muy
prontamente y que, al rebasar la esfera de la argumentación, deben ser comba-
tidos con estrategias que fomenten nuevas formas de sentir.
Es por ello que comienzo esta sección con estas dos citas. En la primera,
Martha Nussbaum (2013) recupera el concepto kantiano de mal radical para
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­ eñalar la existencia de una tendencia que un ser humano, cualquier ser huma-
s
no, podría encarnar al desear dañar a otro, y actuar en consecuencia. Este mal
no sería definible en términos de la violación de normas culturalmente circuns-
critas y contextualmente convalidadas sino que se equipararía a una posible
construcción emocional de cualquier Sujeto en la cual éste devendría indiferen-
te ante los otros como fines en sí mismos, esto es, sería incapaz de reconocerlos
como sus pares.
Nussbaum no se decanta por una explicación que acepte un innatismo, aun-
que tampoco la niega, sino que admite que muy probablemente todo ser huma-
no en toda cultura puede, en su desarrollo psíquico, verse expuesto a escena-
rios que conllevarían a que este mal radical se hiciera presente.
Quizás la homofobia es un tipo de mal radical y de ahí la importancia de la
segunda cita tomada de Nussbaum (2010). En ella se narra un acto sexual homo-
sexual, pero la forma en la cual se narra no sólo enfatiza la corporalidad sino
que invoca la autoridad de la ciencia médica para declarar dicho acto como una
“historia de horror médica”; de facto construye a los homosexuales como seres
180 dominados por sus impulsos, peligrosos para la civilización precisamente por
encarnar esa animalidad dominada por el deseo y que culmina en la exposición
DOSSIER

a fluidos potencialmente infecciosos.


Sin duda, esas imágenes y narrativas las encontrará casi cualquier niño que
crezca en el mundo globalizado de hoy. Sin duda esas mismas imágenes y narra-
tivas configurarán una estructura emocional en la cual los homosexuales darán
asco ya que se asociará una fuente primaria de asco, las heces, con el ano y, por
medio de esto último, con el sexo anal y la homosexualidad.
Es por ello que Nussbaum (2010) sugiere que el combate a la homofobia no
será exitoso si únicamente invoca argumentos. Se necesita desmontar este en-
tramado emocional. Y ello requiere reconocer que gran parte de ese entramado
está montado sobre lo que Frans de Waal (2006) llama la denegación antropoló-
gica del animal que todos y cada uno de nosotros somos. Es decir, el combate a
la homofobia pasará necesariamente por una reconfiguración emocional de la
relación que tenemos —de asco y placer— ante nuestros propios cuerpos.
Además, Nussbaum (2013) señala que este esfuerzo requiere ampliar nues-
tro círculo eudaimonístico, esto es, el conjunto de cosas, objetos y personas por
las cuales nos interesamos no en tanto medios sino en tanto fines. Esto es así
porque la ontogenia de nuestras estructuras motivacionales suele comenzar
con una etapa altamente narcisista en la cual el infante concibe al mundo como
centrado en su persona. Es únicamente a través de la experiencia de la frustra-
ción inmediata de sus intereses y necesidades el que descubre en los otros una
agencia similar a la suya y que no está supeditada a él mismo. Y, sin embargo, de
cuando en cuando esos otros colaboran con él, lo auxilian, lo atienden —aunque
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

nunca con la constancia e inmediatez que exige el mandato del infante— y, en


este sentido, cubren sus necesidades.
Nussbaum sigue aquí los pasos de una tradición psicoanalítica que ha re-
conocido en este tránsito el momento decisivo en el cual emerge el niño como
agente moral. Reconoce a los otros como sus pares, como fines en sí mismos,
y no sólo como objetos que cubren sus necesidades, no como medios. Lo ayu-
dan, sí, pero porque quieren y desean ayudarlo mas no porque deban hacerlo.
Christine Koorsgard, a quien ya he mencionado, quizás aceptaría que es en
este punto donde el infante alcanza el grado de intencionalidad que ella ha
denominado distancia reflexiva, es decir, esa capacidad de ponernos en el lu-
gar de los otros.
Sea como sea, para Nussbaum una falla en este proceso puede desencade-
nar la existencia de un relicto de narcisismo en el cual el otro se nos presenta
como posesión y objeto. Aquí quizás estemos arribando a las bases de la estruc-
tura motivacional del crimen pasional. En dicho crimen es la aprehensión y el
deseo de tener al otro lo que conduce a la violencia. Es por ende una incapaci-
dad de incluirlo, de incluirlo genuinamente, en nuestro círculo eudaimonístico. 181
Y aquí, curiosamente, se tocarán los temas de las éticas ampliativas del li-

DOSSIER
beracionismo animal y del combate a la homofobia. Esto es así porque la am-
pliación del círculo eudaimonístico requiere combatir una serie de configuracio-
nes ideológicas asociadas a esa denegación antropológica del bios. Reconocer,
por tanto, la corporalidad de lo humano.
Sin embargo, aquí no se claudica en reconocernos también como ánthropos,
ya que la homofobia se reconoce como una emoción pero, y esto es fundamen-
tal, una emoción política. Ésta no es una emoción primaria o básica sino que es
una emoción que, primero, depende de cierto contexto cultural para establecer
la asociación entre asco y homosexualidad y, segundo, requiere de un contexto
normativo que alimenta y se alimenta de ese mismo asco. Y se vuelve política
no por ser una emoción secundaria sensible a contextos sino porque, además de
ser sensible a contextos, es una emoción que media en nuestra interacción con
los otros, en nuestra capacidad misma de reconocerlos como otros o no, en in-
tegrarlos en nuestro círculo eudaimonístico. Es una emoción política porque
rige nuestra convivencia en el espacio común y, por ende, remite a las Polis
como espacio común y al polemos como deliberación pública; pero, ésta es una
política —en tanto Polis y polemos— que no puede ya escindirse en un logos y en
un ánthropos que denieguen de la corporalidad y de la emotividad de nuestras
interacciones.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Conclusión
Martha Nussbaum ha sostenido que uno de los retos del liberalismo moderno, y
yo agregaría de la filosofía política moderna, es cómo construir sociedades más
justas y equitativas. Ella considera asimismo que un elemento imprescindible
es la construcción de instituciones y de leyes democráticas y justas. En ambos
casos, añade, ello requiere fomentar —aunque no solamente— una serie de
emociones políticas, es decir, emociones que rijan la convivencia en el espacio
público, que aumenten nuestro círculo eudaimonístico de tal forma que se in-
cluyan a la mayor cantidad de seres humanos y, quizás, de seres sintientes con
necesidades e intereses complejos como son otros mamíferos.
Esta tarea demanda reconocer que parte de nuestra dimensión antropológi-
ca en tanto seres políticos está atravesada por una faceta emocional que, si bien
es sensible a la argumentación y las ideas de un contexto, las rebasa pues apela
a facetas biológicas de nuestro aparato motivacional. Un aparato motivacional
que, como he argumentado, es producto de una evolución que, sin embargo,
permite una fuerte construcción social de nuestra vida mental y, con ello, de
182 nuestra vida social y política.
Este punto, claro está, merece ser repetido con calma. Y es que, bajo ciertas
DOSSIER

interpretaciones como las que encontramos en la psicología evolutiva en sus


formas más ingenuas, las estructuras motivacionales humanas habrían sido for-
jadas por la evolución en función de escenarios propios de las sociedades del
pleistoceno (hace unos 150 mil años); bajo esta lógica la idea misma de emoción
política aparece como descabellada y, con ella, toda posibilidad de defender una
visión radicalmente histórica de lo humano (Muñoz Rubio 2013). Ello es así por-
que la arquitectura mental que se propone en muchos de estos modelos —aun-
que desde luego no en todos— parece ser presa de un cierto compromiso con
una visión en la cual la mente moderna emergió ya madura hace 150 mil años y
desde entonces ha sufrido pocos o ningún cambio.
Si esto fuera el caso, entonces tendríamos que aceptar no solamente que la
identidad homosexual es tan antigua como el ser humano —echando con ello a
la basura a la historia misma de las identidades y formaciones políticas que sos-
tiene una tesis radicalmente opuesta— sino que la homofobia misma es igual-
mente antigua e igualmente inmutable ya que estaría emergiendo del aparato
motivacional forjado hace 150 mil años.
Evidentemente ello contraviene a toda evidencia histórica. Sin embargo, la
solución no puede radicar en denegar la relevancia de la biología y menos en un
tema donde se rebasa la esfera de lo cognitivo y nos adentramos en un análisis
del origen, desarrollo y funcionalidad de nuestras motivaciones. Por el contra-
rio, justo lo que necesitamos es una aproximación que nos permita dar cuenta
de cómo, por un lado, la evolución ha ido forjando cerebros y aparatos motiva-
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

cionales que son plásticos y sensibles a contextos cambiantes que muchas ve-
ces nos exponen a situaciones completamente novedosas mientras que, por
otro, ha forjado también respuestas motivacionales que le permiten al Sujeto
habitar mundos sociales regidos por normas históricamente contingentes y que
se cristalizan en estructuras afectivas que permiten respuestas más eficaces
pero, por ello mismo, menos reflexivas.
El constructivismo social evolutivo parece ser un modelo capaz de satisfa-
cer todas estas demandas. Más aún, al traer a cuenta a la biología no se niega en
ningún punto la relevancia de la inter y de la transdisciplina, ya que justamente
estamos ante una posición en la cual se realiza un mejor diagnóstico del reto al
que nos enfrentamos al comprender no únicamente las dimensiones sociales y
normativas de la homofobia sino su misma forma de operar a través de un an-
claje en emociones investidas de significación.
Y es que, en el caso particular que nos atañe, es claro que la homofobia es
un tipo de emoción política vinculada al asco y a la denegación misma del cuer-
po y sus funciones y refuncionalizaciones. Quizás, como pocos ejemplos, éste
involucra una constante relectura de lo que somos “por naturaleza” y de lo que 183
se hace de acuerdo con ésta. Declarar a la homosexualidad antinatural genera

DOSSIER
un contexto donde se puede cultivar el odio y el asco y, cuando éstos germinan,
no nos bastará ya con eliminar a los discursos que los sembraron.
Lo anterior es relevante ya que hasta ahora pareciera ser que muchas políti-
cas para combatir a la homofobia, como una forma de injusticia, se han centra-
do en promover información y proveer estadísticas acerca de los crímenes de
odio. Se han buscado también mejores leyes e, incluso, se ha buscado sensibili-
zar a las autoridades. Pero quizás necesitamos reconocer que gran parte de la
homofobia es asco y es odio y que, en tanto emociones, deben ser abordadas
por medio de campañas que humanicen a los homosexuales sin invisibilizar sus
prácticas sexuales.
Cabe aquí pensar, por tanto, que el mal radical como absoluta indiferencia
puede ser pancultural pero siempre se expresa en una configuración histórica
específica como lo es ahora la homofobia. Valga así esta pequeña contribución
que busca mostrar en qué forma la biología, la psicología y las ciencias sociales
y humanas pueden trabajar juntas por una tarea importante.

Agradecimientos
Les agradezco a Julio Muñoz y a Diego Méndez por la invitación. Agradezco tam-
bién a los numerosos espacios sobre filosofía de la biología y estudios de géne-
ro donde he presentado anteriormente estas ideas.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Referencias
Althusser, Louis. «Ideology and Ideological State Apparatuses.» En Lenin and
Philosophy and Other Essays, de Louis Althusser. Nueva York: Monthly Re-
view Press, 1971.
Apel, Karl-Otto. Understanding and Explanation. A Trascendental-Pragmatic
Perspective. Cambridge: The MIT Press, 1984.
Bersani, Leo. Is the Rectum a Grave? And Other Essays. Chicago: The University
of Chicago Press, 2010.
Davidson, Arnold. «Closing Up the Corpses: Diseases of Sexuality and the Emer-
gence of the Psychiatric Style of Reasoning.» En Homosexuality and Psychoa-
nalysis, editado por Tim Dean y Christopher Lane, 59-90. Chicago: The Uni-
versity of Chicago Press, 2001.
Davidson, Donald. Inquiries into Truth and Interpretation. Oxford: Clarendon
Press, 1984.
De Waal, Frans. Primates and Philosophers. How morality Evolved. Princeton:
Princeton University Press, 2006.
184 Dennett, Daniel. The Intentional Stance. Cambridge: The MIT Press, 1998.
Derrida, Jacques. El Animal que luego estoy si(gui)endo. Madrid: Editorial Trota,
DOSSIER

2008.
———. Specters of Marx. The State of Debt, the Work of Mourning and the New
International. Nueva York: Routledge, 1994.
———, y Maurizio Ferraris. El gusto del secreto. Madrid: Amorrortu Editores,
2009.
Eisler, Riane. The Chalice and the Blade. Our History, our future. Nueva York:
Harper One, 1995.
Griffiths, Paul. What Emotions Really Are. The Problem of Psychological Catego-
ries. Chicago: The University of Chicago Press, 1997.
Guerrero McManus, Fabrizzio. ¿Naces o te haces? La ciencia detrás de la homose-
xualidad. México: Paidós, 2013.
———. «The Structure of Explanations and Counter-Explanations of Homosexua-
lity.» The Open Journal of Philosophy, nº 2(4) (2012): 235-243. [doi: 10.4236/
ojpp.2012.24035].
Hacking, Ian. «Degeneracy, Criminal Behavior, and Looping.» En Genetics and
Criminal Behavior, editado por D. Wasserman y R. Wachbroit, 141-168. Cam-
bridge: Cambridge University Press, 2001.
Held, David. Introduction to Critical Theory. Horkheimer to Habermas. Los Ange-
les: University of California Press, 1980.
Hernández Chávez, Paola. «Evaluando algunos supuestos evolucionistas en Teo-
rías Modulares de la Mente.» En Las Ciencias Cognitivas: Una constelación en
expansión, editado por Jonathan García Campos, Juan González González y
Fabrizzio Guerrero McManus Emociones políticas y constructivismo social evolutivo…

Paola Hernández Chávez, 135-158. México: Centro de Estudios Filosóficos,


Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano, 2012.
Koorsgard, Christine. «Morality and the Distinctiveness of Human Action.» En
Primates and Philosophers. How Morality Evolved, de Frans de Waal, 98-119.
Princeton: Princeton University Press, 2006.
———. Self-constitution. Agency, Identity, and Integrity. Oxford: Oxford Universi-
ty Press, 2009.
Laland, Kevin, John Odling-Smee y Marcus Feldman. «Niche Construction, Ecolo-
gical Inheritance, and Cycles of Contingency in Evolution.» En Cycles of Con-
tingency. Developmental Systems and Evolution, editado por Paul Griffiths
Susan Oyama y Russell Gray, 117-126. Cambridge: The MIT Press, 2001.
Marcuse, Herbert. Eros y Civilización. Barcelona: Editorial Ariel, 1965.
Monsiváis, Carlos. Que se abra esa puerta. Crónicas y Ensayos sobre la diversi-
dad sexual. México: Paidós, 2010.
Muñoz Rubio, Julio. Sociobiología: Pseudociencia para la hegemonía capitalista.
México: UNAM-CEIICH, 2006.
Nagel, Thomas. «What is it like to be a bat?» The Philosophical Review 83, nº 4 185
(1974): 435-450.

DOSSIER
Navarro Reyes, Jesús. Cómo hacer filosofía con palabras. A propósito del desen-
cuentro entre Searle y Derrida. México: Fondo de Cultura Económica, 2010.
Nussbaum, Martha C. From Disgust to Humanity. Sexual Orientation and Consti-
tutional Law. Oxford: Oxford University Press, 2010.
———. Political Emotions. Why Love Matters for Justice. Cambridge: The Belknap
Press of Harvard University Press, 2013.
Ostachuk, Agustín. «El Umwelt de Uexkull y Merlau Ponty.» Ludus Vitalis XXI, nº
39 (2013): 45-65.
Parrini Roses, Rodrigo y Alejandro Brito Lemus. Crímenes de odio por Homofo-
bia. Un Concepto en construcción. México: INDESOL-CNDH-Letra S, 2012.
Poiani, Aldo. Animal Homosexuality. A Biosocial Perspective. Cambridge: Cam-
bridge University Press, 2010.
Radick, Gregory. The Simian Tongue. The Long Debate about Human Language.
Chicago: Chicago Uiversity Press, 2007.
Roughgarden, Joan. The Genial Gene. Deconstructing Darwinian Selfishness. Los
Angeles: University of California Press, 2009.
Salmon, Wesley C. Four Decades of Scientific Explanation. Pittsburgh: University
of Pittsburgh Press, 1989.
Schiebinger, Londa. «Why Mammals are called Mammals? Gender Politics in
Eighteenth Century Natural History.» The American Historical Review 98,
nº 2 (1993): 382-411.
Singer, Peter. «Nor for Humans Only: The Place of Nonhumans in Environmental
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Issues.» En Environmental Ethics. An Anthology, editado por Andrew Light y


Holmes Rolston III, 55-64. Oxford: Blackwell Publishing, 2003.
Spivak, Gayatri Chakravarty. «Can the subaltern speak?» En Marxism and the In-
terpretation of Culture, editado por Cary Nelson y Lawrence Grossberg, 271-
313. Chicago: University of Illinois Press, 1988.
Sterelny, Kim. The Evolution of Agency and Other Essays. Cambridge: Cambridge
University Press, 2001.
———. The Evolved Apprentice. How Evolution made Humans Unique. Cambrid-
ge: The MIT Press, 2012.
Torres Latorre, Jordi. Algunas causas de Divorcio, Paranoia, Homosexualidad y
Violencia Familiar. México: Editado por el autor, 2007.
Von Wright, Georg H. Explanation and Understanding. Cornell: Cornell Paper-
backs, 1971.
West-Eberhard, Mary Jane. Developmental Plasticity and Evolution. Nueva York:
Oxford University Press, 2003.
Wilson, David Sloan. «Evolutionary social constructivism.» En The Literary Ani-
186 mal: Evolution and the Nature of Narrative (Rethinking Theory), de J. Gotts-
chall y D. S. Wilson, 20-37. Nueva York: Northwestern University Press, 2005.
DOSSIER
Lecturas recomendadas
Es dudoso que exista una teoría científica que haya producido una cantidad ma-
yor de publicaciones que la teoría de la evolución. Por eso es que se ha acuñado
la expresión Darwin industry para señalar la incesante, creciente y, diríase, apa-
bullante cantidad de publicaciones y actividades en torno a la teoría evolucio-
nista, tanto darwinista como lamarckista y sus derivados.
Una relación completa o casi completa de las publicaciones sobre esta teoría
es tanto imposible de hacer como innecesaria. Por esta razón, la presente rela-
ción de textos sobre biología evolutiva y evolucionismo es sólo una pequeña
muestra de lo que se ha publicado al respecto. Desde luego faltan muchas men-
ciones, pero consideramos que estas Lecturas Recomendadas contienen las su-
gerencias que estimamos fundamentales para los temas que se mencionan.

187
Clásicos de la evolución
Bergson, H. L’evolution Creatrice. París: Cuadrige, PUF, 1981 [1907].
Darwin, C. The Autobiography of Charles Darwin and Selected Letters, editado
por Francis Darwin. Nueva York: Dover, 1958 [1892].
———. The Origin of Species. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1964
[1859].
———. The Expression of Emotions in Man and Animals. Chicago: The University
of Chicago Press, 1965 [1872].
———. The Descent of Man and Selection in Relation to Sex. Princeton, Nueva Jer-
sey: Princeton University Press, 1981 [1871].
Galton, F. Hereditary Genius. Gloucester. MA: Peter Smith, 1972 [1869].
Huxley, T. H. Man´s Place in Nature. The University of Michigan Press, 1959 [1863].
Lamarck, J. B. Philosophie Zoologique. París: GF-Flammarion, 1994 [1809].
Spencer, H. The Principles of Biology, 2 vols. London, (1864).
Wallace, A. R. Darwinism. Nueva York: Cosmo Classics, 2007 [1889].
Weismann, A. The Evolution Theory. Nueva York: AMS Press, 1904.

Textos generales sobre teoría de la evolución


Calcott, B. y K. Sterelny (ed.). The Major Transitions in Evolution Revisited. Cam-
bridge, MA: MIT Press, 2011.
Caporael, L. R., J. R. Griessmer y W. Wimsatt (ed.). Developing Scaffolds in Evolu-
tion, Culture and Cognition. Cambridge, MA: MIT Press, 2014.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Eldredge, N. y S. J. Gould. «Punctuated Equilibria: An Alternative to Phyletic


Gradualism.» En Models in Paleobiology, editado por T. J. M. Schopf, 82-115.
San Francisco: Freeman, Cooper & Co.
Fox Keller, E. y E. Lloyd. Keywords in Evolutionary Biology. Cambridge, MA: Har-
vard University Press, 1992.
Gould, S. J. Ontogeny and Philogeny. Cambridge, MA: The Belknap Press of Har-
vard University Press, 1977.
———. La Vida Maravillosa, Burgess Shale y la Naturaleza de la Historia. Barce-
lona: Crítica, 1991.
———. The Structure of Evolutionary Theory. Cambridge, MA: The Belknap Press
of Harvard University Press, 2002.
———. «Is There a New and General Theory of Evolution Emerging?» Paleobiolo-
gy 6, nº 1 (1980): 119-130.
Haldane, J. B. S. (1932): The Causes of Evolution. Londres: Longman, Green.
Maynard Smith, J. y E. Szathmary. The Major Transitions in Evolution. Oxford:
Oxford University Press, 1995.
188 Rice, S. A. Encyclopedia of Evolution. Nueva York: Checkmark Books, 2007.
Riley, N. (ed.). Evolution. Oxford: Oxford University Press, 2007.
LECTURAS RECOMENDADAS

Ruse, M. y J. Travis. Evolution: The First Four Billion Years. Cambridge, MA: The
Belknap Press of Harvard University Press, 2009.
Singh, R. S., C. B. Krimbas, D. B. Paul y J. Beatty (ed.). Thinking About Evolution:
Historical, Philosophical, and Political Perspectives, Cambridge: Cambridge
University Press, 2001.
Thompson, John N. Relentless Evolution. Chicago: University of Chicago Press,
2013.
———. The Geographic Mosaic of Coevolution. Chicago: University of Chicago
Press, 2005.

Historia de la biología y del evolucionismo


Barahona, A., E. Suarez y S. Martínez (comp.). Filosofía e Historia de la Biología.
México, DF: UNAM, 2001.
———, E. Suarez y H. J. Rheinberger. Darwin: El Arte de Hacer Ciencia. México,
DF: UNAM, 2011.
Bowler, P. J. El Eclipse del Darwinismo. Barcelona: Labor, 1988.
———. Historia Fontana de las Ciencias Ambientales. México, DF: Fondo de Cul-
tura Económica, 1998.
———. Evolution.The History of an Idea. Berkeley: University of California Press,
2003.
Jacob, F. La Logique du Vivant: Une Histoire de L´Heredité. París: Gallimard, 1970.
Lecturas recomendadas

Llorente, J, R. Ruiz, G. Zamudio y R. Noguera (comp.). Fundamentos Históricos de


la Biología. México, DF: UNAM, 2008.
Martínez, S. y A. Barahona (comp.). Historia y Explicación en Biología. México,
DF: Fondo de Cultura Económica, 1998.
Mayr, E. The Growth of Biological Thought: Diversity, Evolution and Inheritance.
Cambridge, MA: The Belknap Press of Harvard University Press, 2003.
Pichot, A. Historie de la Notion de Vie. París: Gallimard, 1993.
Ruiz, R. y F. Ayala. De Darwin al DNA y el Origen de la Humanidad: La Evolución
y sus Polémicas. México, DF: UNAM y Fondo de Cultura Económica, 2002.

Ética y evolución
Alexander, R. D. (1985): A Biological Interpretation of Moral Systems. Zygon 20
(1985): 3-20 [Reimpreso en Thompson, P. Issues in Evolutionary Ethics. 179-
202, Nueva York, University Press, 1995].
Ayala, F. J. «The Biological Roots of Morality.» Biology and Philosophy 2 (1987):
235-252. 189
Bradie, M. The Secret Chain. Evolution and Ethics. State Library of New York

LECTURAS RECOMENDADAS
Press, 1994.
Huxley, T. H. «Evolution and Ethics.» En Evolution and Ethics, de T. H. Huxley y
J. Huxley. Londres: The Pilot Press Ltd, 1947 [1893].
———. «Prolegomena.» En Evolution and Ethics, de T. H. Huxley y J. Huxley. Lon-
dres: The Pilot Press Ltd, 1947 [1894].
Huxley, T. H. y J. Huxley. Evolution and Ethics. Londres: The Pilot Press Ltd, 1947
[1894].
Moore, G. E. Principia Ethica. Cambridge: Cambridge University Press, 1971
[1903].
Nitecki, M. H. y D. V. Nitecki (eds.). Evolutionary Ethics. Nueva York, University
Press, 163-196, 1993.
Richards. R. J. «A Defense of Evolutionary Ethics.» Biology and Philosophy 1
(1986): 265-293.
Ruse, M. «The Morality of Gene.» The Monist 67, nº 2 (1984): 167-199.
———. Taking Darwin Seriously. Basil: Blackwell, 1986a
Thompson, P. (ed.). Issues in Evolutionary Ethics. Nueva York, University Press,
1995.

Genética
Bateson, W. Problems of Genetics. Cambridge: Cambridge University Press, 2012
[1913].
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Demerec, M. «What is a Gene?» Journal of Heredity 24 (1933): 368-378.


Galton, F. «Biometry» Biometrika 1(1901-1902): 7-10.
———. Natural Inheritance. Nuevo México: Genetics Heritage Press, 1997 [1889].
Mendel, G. (1866) «Versuche über Planzenhybriden.» En Verhandlungen des
naturforschenden Vereines in Brünn, Bd. für das Jahr 1865. Abhandlungen,
3-47, 1866. [Experiments in Plant Hybridization]. http://www.esp.org/foun-
dations/genetics/classical/gm-65.pdf.
Sturtevant, A. H. A History of Genetics. Nueva York: Cold Spring Harbor Labora-
tory Press, 2001.

La defensa del determinismo y el reduccionismo en biología


y en evolución
Alcock, J. The Trimph of Sociobiology. Oxford: Oxford University Press, 2001.
Barash, D. P. y M. D. Lipton. The Myth of Monogamy: Fidelity and Infidelity in An-
imals and People. Nueva York: W. H. Freeman and Co, 2002.
190 Caplan, A. L. (comp.). The Sociobiology Debate. 319-324, Nueva York: Harper &
Row, 1978.
LECTURAS RECOMENDADAS

Dawkins, R. The Selfish Gene. Oxford: Oxford University Press, 1976.


———. The Blind Watchmaker. Nueva York: W. W. Norton & Company, 1986.
Hamilton, W. D. «The Genetical Theory of Social Behavior, I & II.» Journal of The-
oretical Biology 7 (1964): 1-16; 17-32.
Herrenstein, R. J. y C. Murray. The Bell Curve: Intelligence and Class Structure in
American Life. Nueva York: Free Press Paperbacks, 1994.
Lorenz, K. Sobre la Agresión, el Pretendido Mal. Madrid: Siglo XXI Editores, 1982
[1963].
———. Fundamentos de la Etología. Barcelona: Paidós, 1986.
Lumsden, C. J. y E. O. Wilson. Genes, Mind and Culture. Cambridge, MA: Harvard
University Press, 1981.
———. Promethean Fire: Reflections on the Origin of Mind. Cambridge, MA: Har-
vard University Press, 1983.
Monod, J. Le Hasard et la Necesité: Essai sur la Philosophie Naturelle de la Biolo-
gie Moderne. París: Éditions de Seuil, 1970.
Pinker, S. How the Mind Works. Nueva York: W. W. Norton, 1997.
Ridley, M. The Red Queen: Sex and Evolution of Human Nature. Londres: Penguin,
1993.
———. Nature Via Nurture: Genes, Experience and What Makes us Human. Nueva
York: Harper Collins Publishers, 2003.
Rose, H. y S. Rose. Genes, Cells and Brains: The Promethean Promises of the New
Biology. Londres: Verso, 2012.
Lecturas recomendadas

Rhodes, G. y L. A. Zebrowitz (ed.). Facial Attractiveness: Evolutionary. Cognitive


and Social Perspectives. 1-34, Westport, CO: Ablex, 2002.
Ruse, M. y E. O. Wilson. «Moral Philosophy as Applied Science.» Philosophy
61(1986): 173-192.
Segerstrale, U. Defenders of the Truth: The Battle for Science in the Sociobiology
Debate and Beyond. Oxford: Oxford University Press, 2000.
Tinbergen, N. El Estudio del Instinto, México, DF: Siglo XXI Editores, 1975 [1951].
Thornhill, R. y C. T. Palmer. Una Historia Natural de la Violación: Los Fundamen-
tos Biológicos de la Coerción Sexual. 25-60, México, DF, 2006.
Trivers, R. L. «The Evolution of Reciprocal Altruism.» Quarterly Review of Biolo-
gy 46 (1971): 35-57.
Watson, J. D. y F. H. C. Crick. «Molecular Structure of Nucleic Acids.» Nature 171
(1953a): 737-738.
———. «Genetical Implications of the Structure of Deoxiribonucleic Acid.» Na-
ture 171 (1953b): 964-967.
Wilson, E. O. Sociobiology: The New Synthesis. Cambridge, MA: Harvard Universi-
ty Press, 1975a 191
———. On Human Nature. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1978.

LECTURAS RECOMENDADAS
———. Consilience. Nueva York: Vintage Books, 1998.
Voland, E. y K. Grammer (ed.). Evolutionary Aesthetics. 9-38, Berlín: Springer,
2003.

La crítica al determinismo y el reduccionismo biológico


Dobzhansky, T. Herencia y Naturaleza del Hombre. Buenos Aires: Losada, 1969.
———. Diversidad Genética e Igualdad Humana. Labor: Barcelona, 1978.
Dupré, J. The Disorder of Things: Metaphysical Foundations of The Disunity of
Science. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1993.
———. Human Nature and the Limits of Science. Oxford: Clarendon Press, 2001.
———. Processes of Life. Essays in the Philosophy of Life. Oxford: Oxford Univer-
sity Press, 2014.
Gissis, S, B. y E. Jablonka (ed.). Transformations of Lamarckism: From Subtle Flu-
ids to Molecular Biology, Cambridge, MA. MIT Press, 2011.
Levins, R. y R. C. Lewontin. The Dialectical Biologist. Cambridge, MA: Harvard
University Press, 1985.
———. «Dialectics and Systems Theory.» En Biology under the Influence; Dialec-
tical Essays in Ecology, Agriculture and Health, de R. Levins y R. C. Lewontin,
101-124. Nueva York, NY: Monthly Review Press, 2007.
———. «Dialectics and Systems Theory.» Science and Society 62, nº 3 (1998):
375-399.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

———. The Doctrine of DNA. Londres: Penguin, 1992.


———. The Triple Helix: Gene. Organism and Environment. Cambridge, MA: Har-
vard University Press, 2000.
———. «The Organism as Object and Subject of Evolution.» Scientia 118 (1983):
63-82.
Lovelock, J. Gaia: A New Look on Life on Earth. Oxford: Oxford University Press,
1995.
Margulis. L. «Symbiosis and Evolution. Scientific American.» Reimpreso en Life:
Origin and Evolution, 101-110. San Francisco: W. H. Freeman and Company,
1971.
———. El Origen de la Célula. Barcelona: Reveté, 1993.
Margulis. L. y D. Sagan. What is Life? Londres: Weidenfeld and Nicholson Ltd,
1997.
Maturana, H, R. y F. J. Varela. Autopoiesis and Cognition: The Realization of the
Living. Dordrecht: D. Reidel Publishing Company, 1972.
Odling-Smee, F. J. «Niche Inheritance: A Possible Basis for Classifying Multiple
192 Inheritance Systems in Evolution.» Biological Theory 2, nº 3 (2007): 276-289.
Odling-Smee, F. J., K. N. Laland y M. W. Feldman. Niche Construction: The Nege-
LECTURAS RECOMENDADAS

lected Process in Evolution. Princeton, NJ: Princeton University Press, 2003.


Oparin, A. I. The Origin of Life, Nueva York: Dover Publications, 1953 [1938].
———. El Origen de la Vida. México, DF: Ediciones de Cultura Popular. 1972
[1938].
———. El Origen de la Vida Sobre la Tierra, Madrid: Tecnos, 1973.
———. «Sobre el Origen de las Primeras Formas de Vida.» En El Origen de la Vida:
Symposium Conmemorativo en Homenaje a A. I. Oparin, de Anónimo, 137-
144. México, DF: UNAM, 1978.
Oyama, S. Evolution’s Eye: A Systems View of the Biology-Culture Divide. Durham:
Duke University Press, 2000.
———. The Ontogeny of Information: Developmental Systems and Evolution,
Durham: Duke University Press, 2002.
———., P. E. Griffiths y R. D. Gray (ed.). Cycles of Contingency: Developmental
Systems and Evolution, Cambridge, MA: MIT Press, 2001.
Rose, S. Historia y Relaciones Sociales de la Genética. Valencia: Fontalba, 1983.
———. Lifelines: Biology, Freedom, Determinism. Londres: Penguin, 1997.
———. y H. Rose (ed.). Alas Poor Darwin: Arguments Against Evolutionary Psy-
chology. Londres: Vintage, 2001.
Sakar, S. Genetics and Reductionism. Cambridge: Cambridge University Press,
1998.
Scott, G. F. y D. Epel. Ecological Developmental Biology: Integrating Epigenetics,
Medicine, and Evolution. Sunderland, MA: Sinauer Associates, 2009.
Lecturas recomendadas

Tauber, A. I. (ed.). «Organism and the Origins of Self.» Boston Studies in the Phi-
losophy of Science (Kluwer Acdemic Publishers) 129 (1991): 79-107.

Economía política y evolución


Hale Piers, J. Political descent: Malthus, Mutualism and the Politics of Evolution in
the Victorian England. Chicago: The University of Chicago Press, 2014, 464.
Muñoz Rubio, J. «On Darwinian Discourse, Part I: Political Economy Natura liz-
ed.» Science as Culture 8 nº 1 (1999a): 47-74.
———. «On Darwinian Discourse, Part II Re-Anthropologizing Nature by Naturaliz-
ing Competitive Man.» Science as Culture 8, nº 2 (1999b): 171-188.
Schweber, S. S. «The Origin of the Origin Revisited.» Journal of the History of Bi-
ology, 10 nº 2 (1977): 229-316.
———. «Darwin and the Political Economists: Divergence of Character.» Journal
of the History of Biology, 13 nº 2 (1980): 195-289.
Todes, D. P. Darwin without Malthus. The Struggle for Existence in Russian Evolu-
tionary Thought. Oxford: Oxford University Press, 1989. 193
Young, R. M. «Malthus and the Evolutionists: The Common Context of Biological

LECTURAS RECOMENDADAS
and Social Theory.» Past and Present, 43 (1969): 109-145.
———. «Evolutionary Biology and Ideology: Then and Now.» Science Studies
(1971a): 177-206.
———. «Darwin´s Metaphor. Does Nature Select?» The Monist 55 (1971b): 442-503.
———. «The Historiographical and Ideological Context of the Nineteenth Centu-
ry Debate on Man’s Place in Nature.» En Changing Perspectives in the History
of Science, editado por M. Teich y R. M. Young, 344-438. Reidel Publishing
Co., 1973.
———. «Darwin’s Metaphor and the Philosophy of Science.» Science as Culture
16, nº 3 (1993): 375-403.
———. «The Meanings of Darwinism: Then and Now.» Science as Culture 11, nº 1
(2002): 93-114.

Evolución bio-social
Boivin, N. Material Cultures, Material Minds. The Impact of Things on Human
Thought, Society, and Evolution. Cambridge: Cambridge University Press,
2008.
Engels, F. El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado. Madrid: Ayu-
so, 1972.
Greene, M. y D. Depew. The Philosophy of Biology. An Episodic History, Cam-
bridge: Cambridge University Press, 2004.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Hird, M. The origins of sociable life. Evolution after science studies. Nueva York:
Palgrave MacMillan, 2009.
Hodder, I. Entangled. An Archaeology of the Relationships between Humans and
Things. West Sussex: Wiley-Blackwell, 2012.
Ingold, T. The Perception of the Environment. Essays on Livelihood, Dwelling and
Skill. Londres: Routledge, 2000.
———. «From Complementary to Obviation: On Dissolving the Boundaries Be-
tween Social and Biological Anthropology, Archaeology and Psychology.» En
Cycles of Contingency: Developmental Systems and Evolution, de S. Oyama,
P. E. Griffits y R. D. Gray, 255-279. Cambridge, MA: MIT Press, 2001.
———. «Beyond biology and culture the meaning of evolution in a relational
world.» Social Anthropology 12, nº 2 (2004): 209-221.
Ingold, T. y G. Palsson (ed.). Biosocial Becomings. Integrating Social and Biologi-
cal Anthropology. Cambridge: Cambridge University Press, 2013.
Krohs, Ulrich, y Peter Kroes (ed.). Functions in Biological and Artificial Worlds:
Philosophical Perspectives. Cambridge, MA: MIT Press, 2009.
194 Laland, K. N., J. Odling-Smee y M. W. Feldman. «Niche Construction, Biological
Evolution and Cultural Change.» Behavioral and Brain Sciences 23 (2000):
LECTURAS RECOMENDADAS

131-175.
O’Brien, Michael J. y Stephen J. Shennan (ed.). Innovations in Cutural Systems.
Contributions from Evolutionary Anthropology. Cambridge, MA: MIT Press,
2010.
Richerson, Peter J. y Robert Boyd. Not by Genes Alone. How Culture Transformed
Human Evolution. Chicago: University of Chicago Press, 2005.
Sterelny, Kim. The Evolved Apprentice. How Evolution Made Humans Unique.
Cambridge, MA: Bradford Books, 2012.

El adaptacionismo y sus debates


Gould, S. J. y R. C. Lewontin. «The Spandrels of San Marco and the Panglossian
Paradigm: A Critique of the Adaptationist Program.» Proceedings of the Roy-
al Society of London B 205 (1979): 581-598.
Gould, S. J. y E. S. Vrba. «Exaptation-A Missing Term in the Science of Form.» Pa-
leobiology 8, nº 1 (1982): 4-15.
Kimura, M. The Neutral Theory of Molecular Evolution. Cambridge: Cambridge
University Press, 1983.
———. «Neutralism.» En Keywords in Evolutionary Biology, editado por E. Fox
Keller y E. A. Lloyd, 225-230. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1992.
Lewens, T. «Seven Types of Adaptationism.» Biology and Philosophy 24 (2009):
161-182.
Lecturas recomendadas

Lewontin, R. C. «Sociobiology as an Adaptationist Program.» Behavioral Science


24 (1978): 5-14.
———. «Adaptation.» En The Dialectical Biologist, de R. Levins y R. C. Lewontin,
65-84. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985.
Maynard Smith, J. «Group Selection and Kin Selection.» Nature 201 (1964): 1145-
1147.
Sober, E.: «Six Sayings About Adaptationism.» En The Philosophy of Biology, ed-
itado por M. Ruse. y D. L. Hull, 72-86. Oxford: Oxford University Press, 1996
[1998].
Williams, G. C. Adaptation and Natural Selection: A Critique of Some Current Evo-
lutionary Thought. Princeton, NJ: Princeton University Press, 1966.

Textos filosóficos sobre biología y evolución


Alexander, D. y R. Numbers. Biology and Ideology from Descartes to Dawkins.
Chicago: The University of Chicago Press, 2010.
Creath, R. y J. Maienschein. Biology and Epistemology. Cambridge, Cambridge 195
University Press, 2000.

LECTURAS RECOMENDADAS
De Chao, H. K., S. T. Chen y R. L. Millstein (ed.). Mechanism and Causality in Bi-
ology and Economics, vol. 3. Nueva York: Springer, 2013.
Dennet, D. C. Darwin's Dangerous Idea: Evolution and the Meanings of Life. Lon-
dres. Penguin, 1995.
Dunbar. R. Thinking Big. How the Evolution of the Social Life Shaped the Human
Mind. Londres: Thames and Hudson, 2014.
Dupré, J. Processes of Life: Essays in the Philosophy of Life. Oxford: Oxford Uni-
versity Press, 2014.
Engels, F. Dialéctica de la Naturaleza. México, DF: Grijalbo, 1961.
Grene, M. y D. Depew. The Philosophy of Biology: An Episodic History. Cambridge,
Cambridge University Press, 2004.
Hird, M. The origins of sociable life: Evolution after science studies. Londres: Pal-
grave Mac Millan, 2009.
Hull, D. Philosophy of Biological Science. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall Inc,
1974.
Hull, D. y M. Ruse (ed.). The Philosophy of Biology. Oxford: Oxford University
Press, 1998.
Mayr, E. Towards a New Philosophy of Biology: Observations of an Evolutionist.
Cambridge, MA: Harvard University Press, 1988.
Rosenberg, A. Darwinism in Philosophy, Social Science and Policiy. Cambridge:
Cambridge University Press, 2000.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Sexualidad y teoría de la selección sexual


Bocklandt, S. y E. Vilain «Sex differences in brain and behavior: hormones versus
genes.» Advances in Genetics, 59 (2007) 245-266.
DiNapoli, L. y B. Capel «SRY and the standoff in sex determination.» Molecular
Endocrinology 22, nº 1 (2008): 1-9.
Fausto-Sterling, A. Myths of Gender: Biological Theories about Women and Men.
Segunda edición. Nueva York: Basic Books, 1992.
———. Sex/Gender: Biology in a Social World. Nueva York: Routledge, 2012.
Fisher, R. A. «The Evolution of Sexual Preference.» Eugenics Review 7 (1915):
184-192.
Krebs, J. y N. Davies. Sexual conflict and sexual selection. An Introduction to Be-
havioral Ecology. Blackwell, Oxford, 1993.
Kinsey, A. El comportamiento sexual en el hombre. 1948.
———. El comportamiento sexual en la mujer. 1953.
Lamm E. «Review of: Julian Huxley, Evolution: The Modern Synthesis. [Edición
definitiva 2010].» Integrative Psychology Behavior (MIT Press) 45 (2011):
196 154-159.
Levins, R. y R. C. Lewontin «What is Human Nature?» En The Dialectical Biologist,
LECTURAS RECOMENDADAS

de R. Levins y R. C. Lewontin. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985.


Parma, P., O. Radi, V. Vidal, M. C. Chaboissier, E. Dellambra, S. Valentini et al.
«R-spondin 1 is essential in sex determination, skin differentiation and ma-
lignancy.» Nature Genetics 38 nº 11 (2006): 1304-1309.
Roughgarden, J. Evolution’s Rainbow: Diversity, Gender and Sexuality in Nature
and People. Berkeley, CA: University of California Press, 2005.
———. The Genial Gene: Deconstructing Darwinian Selfishness. Berkeley, CA:
University of California Press, 2009.
Smith J. « Sexual Selection and the Handicap Principle.» Journal of Theoretical.
Biology 57 (1976): 239-242.
Wilhelm, D., S. Palmer y P. Koopman. «Sex determination and gonadal develop-
ment in mammals.» Physiological Reviews 87, nº 1 (2007):1-28.
Weismann A. «The significance of sexual reproduction in theory of natural selec-
tion.» En Essays upon Heredity and Kindred Biological Subjects 1, editado por
E. Poulton, S. Schonland, A. Shipley, 254-338. Oxford: Clarendon Press,
1887.
Zahavi, A. «Mate Selection: A Selection for a Handicap.» Journal of Theoretical
Biology 53(1975): 205-214.
VOCES CARDINALES

Sobre la crisis del concepto de gen y los


niveles de organización de la materia
Síntesis de la entrevista que INTERdisciplina realizó a Steven Rose, quien aborda diversos
aspectos de la discusión entre los teóricos de las ciencias biológicas a la luz de los nuevos
descubrimientos.

En su opinión, ¿cuáles son las limitaciones del concepto clási-


co de gen, a la luz de recientes avances en el conocimiento
sobre las interacciones genotipo-entorno (o entorno-genoti-
po)? ¿Cuáles son las consecuencias de la crisis que atraviesa
este concepto, o su reformulación, en lo que constituye una
nueva visión de la naturaleza que reconoce la existencia de
niveles múltiples de causalidad? 197
El concepto clásico de gen —con lo cual me estoy refi-
riendo a la manera simplificada en que había sido presenta-
do en textos de enseñanza y de promoción como The Selfish
Gene (Richard Dawkins, Oxford University Press, 1976), idea que enfrentaba
problemas desde antes de que se secuenciara el genoma humano— mostraba
sus limitaciones desde los primeros esfuerzos, allá por el 1900 por reproducir
con otras especies los resultados de Gregor Mendel logrados con chícharos.
Siempre ha habido discrepancia entre las formas en que los genetistas po-
blacionales/biólogos evolutivos modelaban los genes como unidades here­
dables, y la concepción de los biólogos moleculares sobre qué constituye un
gen. Para los primeros, los genes son entidades teóricas para ser enchufadas en
ecuaciones, como el ejemplo de Dawkins de “un gen para una mala dentadura”.
Para los últimos, los genes se hallan involucrados en interacciones moleculares
cotidianas, especialmente durante el desarrollo: la enzima Beadle-Tatum de un
solo gen, o el concepto simplificador de un gen = una proteína de los años trein-
ta constituyeron un magnífico modelo heurístico en su momento, que fue por
supuesto insostenible en la medida en que iba aumentando el conocimiento
­genético.
Esta discrepancia ha sido exacerbada por —a la vez que formó parte de— la
escisión entre la genética y la biología evolutiva, que se inició en la primera parte

* Facultad de Ciencias Naturales, Imperial College London. Correo electrónico: s.rose@


imperial.ac.uk

Rose, Steve. «Sobre la crisis del concepto de gen y los niveles de organización de la materia.»
Interdisciplina 3, no 5 (2015): 197-204.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

del siglo pasado y continuó prácticamente hasta nuestros días. Ahora podemos
ver cómo “el siglo del gen” de Evelyn Fox Seller1 (The Century of the Gene. Har-
vard University Press, 2000), con la llegada del milenio, se transformó en “el gen
desaparecido”. La existencia de 22,000 genes en el genoma humano para 100,000
proteínas y quién sabe cuántos billones (1012) de células, significa que las se-
cuencias de ADN que configuran los genes “reales” están siendo alternativamen-
te injertadas, editadas, recombinadas, fragmentadas y reinterpretadas a escala
masiva por procesos celulares entre los cuales el objeto del interés actual de la
epigenética —la “marcación” de genes durante el desarrollo y su seguimiento en
la experiencia— es apenas un ejemplo, aunque una parte importante.
Digo experiencia con preferencia sobre entorno porque esto enfatiza el pa-
pel activo del organismo en la elección, manipulación y modificación de su en-
torno, en contraste con ser meramente un sujeto pasivo atrapado entre los ge-
nes y el entorno como si fueran las ruedas de arriba y de debajo de una gran
moledora (lo que Dawkins llamaría “replicadores” y “vehículos”). Y porque “en-
torno” es además una de esas palabras mixtas que abarca todo, desde el cito-
198 plasma celular hasta el ecosistema, y también por supuesto, especialmente para
los humanos, los ambientes cultural y familiar en el que están inmersos desde
VOCES CARDINALES

la niñez. Sobre el “entorno”, también hay que recordar las cuestiones que plan-
teé en Lifelines: Life beyond the Gene (Penguin Press, 1998; Oxford University
Press, 2003) —que fueron establecidas por Richard Lewontin2 antes que yo,
acerca de cómo el entorno es definido por los organismos— acerca de qué ras-
gos (la gravedad, la tensión superficial, etc.) son los relevantes.
De modo que, respondiendo a su pregunta, para mí la consecuencia más im-
portante de la crisis es que, una vez más, ha colocado al organismo más que el
gen en el centro focal de la vida. Incluso esto no va a ser suficiente porque, así
como el gen está inserto/corporizado en el organismo, igualmente cada orga-
nismo está inserto en una población y un ecosistema, y ciertamente en un flujo
temporal que se remonta no solamente a su propia historia individual pasada
sino también a la red evolutiva.
El tema de los “niveles” es más problemático. Hilary Rose3 rechaza el con-

1 Autora y feminista norteamericana. Actualmente trabaja como profesora de Historia y


Filosofía de la Ciencia en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Su trabajo se ha cen-
trado en la Historia y Filosofía de la Biología moderna, así como en los Estudios de Ciencia,
Tecnología y Género
2 Líder en el desarrollo de las bases matemáticas de la genética de poblaciones y la teoría
de la evolución, y pionero en aplicar técnicas de biología molecular, como la electroforesis
en gel, en cuestiones de variabilidad genética y evolución.
3 Socióloga inglesa, ha publicado extensamente sobre sociología de la ciencia desde una
perspectiva feminista. Junto con Steven Rose dio una serie de conferencias sobre “Genética
Steve Rose Sobre la crisis del concepto de gen...

cepto porque implica jerarquía con el nivel “más bajo” como el más fundamen-
tal; ella preferiría el concepto de diferentes discursos. Sobre esto, ella y yo te-
nemos uno de nuestros pocos desacuerdos teóricos. No veo ningún problema
en reconocer diferentes niveles de organización de la materia, de los átomos a
las moléculas, a las células, a los organismos, hasta los ecosistemas, en cada
uno de los cuales hay dispares niveles de complejidad y se generan diferentes
e irreductibles principios de organización. De modo que, por ejemplo —para re-
gresar a un debate que tuve una vez con Max Perutz— la bioquímica, que se ocu-
pa del metabolismo de moléculas constreñidas por patrones espacio-tempora-
les par­ticulares, no puede ser reducida a la química. Sin embargo, estoy de
acuerdo con ella (Hilary) en que el tema de los niveles se puede confundir con
el de las disciplinas/discursos y sus diferentes discursos, como por ejemplo
en el caso de la bioquímica/fisiología.
Esto da pie a cuestionamientos sobre el estatus epistemológico/ontológico
de los niveles. Para los marxistas y otros pensadores inscritos en la tradición
marxista —estoy pensando particularmente en Joseph Needham (1900-1995;
bioquímico inglés e historiador de la ciencia y tecnología de China) en este mo- 199
mento— los niveles son claramente ontológicos. Sobre lo que quisiera insistir es

VOCES CARDINALES
la unidad ontológica de un mundo material dentro del cual puede haber, y aho-
ra creo que debe haber (contrariando mis puntos de vista anteriores, y cierta-
mente la defensa de Wilson de la consiliencia, que significa la subordinación de
lo social a lo biológico) diversidad epistemológica. Para citar a la filósofa inglesa
(y claramente no marxista) Mary Midgley (Beast And Man: The Roots of Human
Nature. Routledge, 1978) vivimos en un mundo único, pero grande.
Un factor condicionante importante en este punto es que no todos los dis-
cursos pueden ser redefinidos en términos de niveles. Antes yo pensaba que
mente y cerebro eran términos equivalentes, y así los usé en uno de mis prime-
ros libros, The Conscious Brain (1976). Ya no pienso de esta manera, y rechazo el
reduccionismo de mis colegas neurocientíficos (Crick, Kandel, por ejemplo) que
defienden la postura de que “eres tu cerebro”. Los conceptos de persona, del yo,
de la mente, pueden ser dependientes de que la persona tenga cerebro, pero no
son irreductibles y ni siquiera son analizables en términos puramente biológicos.
No me explayaré sobre este punto ahora ya que está fuera de los términos de la
pregunta, pero es uno de los temas del libro sobre el cual Hilary y yo estamos
trabajando ahora.
En cuanto a los niveles de causalidad, me da la impresión de que es uno de

y Sociedad” en el Gresham College de Londres. Uno de los productos de esta colaboración


fue la edición de Alas Poor Darwin: Arguments Against Evolutionary Psychology (publicado
por Vintage, 2001).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

los problemas fundamentales de la ciencia —o, tal vez mejor, wissenschaft— lo-
calizar el nivel determinante de cualquier cuestión/problema. No se podría ju-
gar futbol si las propiedades físicas de la pelota, la cancha y la fisiología huma-
na fueran diferentes, pero no hace falta conocerlos a fondo para discutir las
reglas del juego ni las razones por las cuales Alemania ganó la más reciente
Copa del Mundo. Las causas de las guerras ilegales no hay que buscarlas en ni-
veles anómalos de neurotransmisores en los cerebros de los políticos. Pero las
causas proximales de la enfermedad de Alzheimer se encuentran en ciertas fa-
llas de mecanismos bioquímicos que resultan en la formación de placas y mara-
ñas neurofibrilares. (Dicho sea de paso, no me gusta la distinción de los biólo-
gos evolutivos —creo que el término se deriva del trabajo de Ernst Mayr
(1904-2005, biólogo evolutivo alemán))— entre causa “proximal” (que equivale a
fisiológico) y “última” (evolutivo). “Última” parece cosa de Dios en su certeza ma-
gisterial (Aristóteles), de modo que yo hablaría de proximal y distal.

200 Sobre la síntesis evolutiva ampliada


Muchos autores, como Massimo Pigliucci, hablan de la necesidad de “una síntesis
VOCES CARDINALES

extendida o ampliada” en la biología evolutiva, mientras otros investigadores


como Eva Jablonka discurren sobre nuevas dimensiones que deben ser tomadas
en cuenta para dar una explicación más integral de la evolución. En esta discu-
sión, temas tales como los niveles (fenotípico, genético, ambiental, epigenético) en
los cuales ocurre la variación, la relación no lineal entre el ADN y los péptidos
(medida mediante la edición alternativa de ARN), la existencia de niveles adiciona-
les de causalidad que tienen que ver con fuerzas micro evolutivas, y otros asuntos
semejantes han sido muy relevantes. Parece existir un paralelismo con su llamado
a re-integrar la biología. ¿Cree usted que lo que hace falta es una expansión del
programa de investigación de la biología evolutiva, o una revolución conceptual
que abarque otras maneras de entender las relaciones entre los diferentes niveles
de organización material? ¿Cómo podemos trascender las barreras implicadas
en el reduccionismo filosófico y ontológico en materia de explicaciones biológicas?
En realidad, ya me dirigí a la mayoría de estas preguntas en mi primera con-
testación. No soy biólogo evolutivo pero, desde donde estoy parado, la obsesión
de los ultra darwinistas con la selección natural como único mecanismo para el
cambio evolutivo, y con el gen como la única “unidad de ­selección” me parece
manifiestamente errónea. No, vuelvo a insistir, por las ­razones que aduce Fodor
(filósofo y psicolinguista estadunidense) en su más reciente libro (What Darwin
Got Wrong, Jerry Fodor y Massimo Piattelli-Palmarini, Farrar, Straus y Giroux,
Nueva York. Véanse los intercambios de correspondencia sobre este tema en el
London Review of Books, vol. 32 núm. 13, julio 2010, por ejemplo). Estoy de
Steve Rose Sobre la crisis del concepto de gen...

acuerdo con Darwin, quien insistía en el pluralismo, que la selección natural era
uno de los principales, pero no el único mecanismo de cambio evolutivo (no fue
la selección natural lo que provocó la extinción de los dinosaurios). Y me parece
totalmente evidente que la selección natural actúa sobre un ciclo vital —no sim-
plemente el organismo adulto— y que hay múltiples niveles en los que puede
actuar: gen, genoma, organismo, población, especie y ecosistema. Igualmente,
que no toda evolución exige cambios al nivel génico —hay evidencia bien esta-
blecida sobre los fenómenos dauer— transmisión transgeneracional sin cambio
génico (por ejemplo, por vía de la marcación epigenética) —y el argumento de
Jablonka en favor de la evolución a nivel conductual. Y también hay en juego
otros procesos, incluyendo por supuesto la selección y desplazamiento sexual,
etc. Dover incluiría también lo que él llama impulsión molecular, pero nunca he
llegado a entender lo que esto involucra. El punto de vista de Waddington era
que tales cambios podían ser fijados —o confirmados— con cambios génicos
que dan alcance al fenotipo. Estas son áreas de gran riqueza para investigacio-
nes presentes y futuras. Pero, como ya dije, soy neurocientífico, y tenemos pro-
blemas propios que hay que resolver. 201

VOCES CARDINALES
Sobre las leyes de las formas o la historicidad en biología
En su libro Lifelines: Life beyond the Gene usted declara que hay que hacer la
defensa del carácter histórico de los procesos estudiados por la biología. Me gus-
taría que usted se explaye un poco más sobre este asunto. ¿Por qué tendríamos
que defender a la historia como parte de la biología en un tiempo en que desarro-
llos teóricos desde la física hasta los sistemas complejos pueden explicar aparen-
temente la diversidad de formas vivientes en el planeta (por lo menos, esto es lo
que sostienen algunos discursos)? En esta noción de la historia como aspecto cla-
ve de la evolución, ¿qué roles juegan la contingencia y la aleatoriedad? ¿Cómo
enriquece esto una visión integrada de la biología?
Puede haber un poco de confusión en este punto. El término historia —y
probablemente sea culpa mía— confunde dos procesos diferentes. Por un lado,
estoy diciendo que los sistemas vivientes existen en el tiempo además del espa-
cio —de ahí la necesidad de una perspectiva que incluya el ciclo vital y la línea
de comunicación— con su propio ciclo vital y el de la historia evolutiva que lo
generó. Por el otro, arguyo que la ciencia que practicamos —los instrumentos,
conceptos, reglas de procedimiento y diseño experimental, los marcos meta­
teóricos que aportamos a nuestro trabajo— no puede ser entendida sin incrus-
tarla en la historia de la disciplina que, a su vez, está incrustada en la historia
cultural de nuestra propia sociedad que es, para la ciencia occidental, un capi-
talismo global inherentemente reduccionista.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Sobre el poder heurístico de una perspectiva dialéctica, en el mismo libro usted


sostiene la relevancia de dos categorías, tal vez ontológicas: la “trayectoria vital”
y la “homeodinámica”. Desde nuestra perspectiva, estas dos categorías permiten
una mejor comprensión de la interacción dialéctica entre organismo y entorno
como parte de un proceso. En su opinión, ¿cómo contribuye un enfoque dialéctico
al estudio de la evolución, moviéndonos, por así decirlo, hacia un campo histórico
o filogenético? ¿Por qué nos ayuda un punto de vista dialéctico a comprender me-
jor el cambio en una dimensión temporal evolutiva relevante o profunda?
No quiero regresar a la Dialéctica de la naturaleza de Engels —por más fas-
cinante que sea ese libro como documento histórico— ni a las esterilidades del
estalinista Diamat, ni los intentos de escritores como Prenant —si bien la intro-
ducción de Haldane a la traducción inglesa de Engels es más modesta, sigue es-
tando demasiado sometida al maestro— para tratar de meter con calzador a la
biología de los años treinta dentro del marco de tales ortodoxias. Tampoco quie-
ro involucrarme en debates sobre los múltiples significados y usos de la palabra
dialéctica. Estoy seguro de que Dick Levins, en sus respuestas a sus preguntas,
202 será mucho más claro que yo. (ver INTERdisciplina, p. 207) Lo que sí me parece
importante para los biólogos es:
VOCES CARDINALES

Primero, ser conscientes de los peligros del reduccionismo y de la poco


apropiada atribución de causas sobre la que insiste el materialismo mecánico y
que el materialismo dialéctico puede evitar; por consiguiente, hay que enfatizar
los niveles.
Segundo, esforzarse por elegir el nivel correcto de organización biológica
en el cual estudiar el tema propuesto (esto se ilustra de manera expresiva en la
disputa actual en el seno del Proyecto del Cerebro Humano de la Unión Europea,
donde se está librando una amarga disputa entre aquellos que quieren hacer un
modelo en silicón del cerebro de abajo hacia arriba —es decir, desde el nivel
molecular— y aquellos que quieren empezar desde arriba con la cognición.
Tercero, enfocarse sobre las propiedades dinámicas de los sistemas vivientes
con preferencia sobre su apariencia estática en un momento dado; de ahí la im-
portancia de la homeodinámica y las líneas de comunicación. Estasis es muerte.
Cuarto, alejarse del énfasis sobre los objetos —cosas— y acercarse más a los
procesos, los cambios continuos que acompañan la paradoja de que todos los
organismos vivientes están al mismo tiempo siendo una cosa y transformándose
en otra; de ahí la autopoyesis.
Quinto, reconocer la historicidad de nuestras investigaciones en el sentido
doble que describí anteriormente.
Sexto, reconocer que cada estudio es una abstracción de la complejidad del
mundo real. Tenemos que reducir variables, controlar condiciones “externas”, y
crear un mundo artificial dentro del cual podamos extraer conclusiones con un
Steve Rose Sobre la crisis del concepto de gen...

grado razonable de certeza, por más que sean conclusiones moldeadas por la
artificialidad de lo que podemos medir, incluyendo nuestra tecnología e instru-
mentación y, para seres vivos tales como los que estudian los fisiólogos, bioquí-
micos, etc., la limitación que significa aislar o restringir el contacto del organis-
mo respecto de su entorno e interacciones sociales. Por esto, cuando las
conclusiones salidas de nuestro ambiente artificial se devuelven a la compleji-
dad del mundo real, frecuentemente fallan o resultan engañosas.

Sobre la sociología de la ciencia


Respecto de los trabajos que coordinó usted durante los años setenta, como La
Radicalización de la Ciencia o La Economía Política de la Ciencia, que incluían un
enfoque más sociológico de la ciencia, ¿qué elementos de estos análisis todavía
vale la pena preservar y cuáles han perdido actualidad, dadas las transformacio-
nes geopolíticas de las cuatro últimas décadas?
Hilary es la socióloga de esta pareja, y sería mejor dirigirle la pregunta a
ella. Sin embargo, puede apreciar algunos elementos de nuestra respuesta en el 203
análisis de las ciencias de la vida en el marco, y como parte, de la economía po-

VOCES CARDINALES
lítica de un capitalismo global, andariego y neoliberal, que describimos en nues-
tro más reciente libro titulado Genes, Cells and Brains: The Promethean Promises
of the New Biology (Hilary Rose y Steve Rose, Verso, 2013). Para decirlo en pocas
palabras, los libros anteriores fueron escritos en una época de optimismo; des-
de entonces, las cosas no han hecho más que empeorar.

Sobre las neurociencias


Sobre su trabajo neurocientífico y sus reflexiones sobre el origen de la conciencia
humana, ¿considera usted que el método dialéctico empleado por Hegel y Marx
(reconociendo de antemano las diferencias entre estos dos autores) sigue siendo
relevante para explicar el desarrollo de la conciencia y la conciencia de uno mis-
mo? ¿Con qué perspectiva biológica evolutiva cree usted que es compatible?
No quiero discutir a Hegel y Marx en relación con el tema de la conciencia.
Por un lado, no estoy realmente calificado para hacerlo; por el otro, “conciencia”
es una palabra con muchos significados y usos (el inconsciente freudiano, la
conciencia de clase, la conciencia feminista, el debate filosófico acerca de las
perspectivas de primera y tercera persona, el dualismo, los qualia, etc.). De modo
que permítame responder desde la perspectiva materialista de las ciencias de la
vida en general y la neurociencia en particular. No adopto la postura reduccio-
nista de mi libro ya bastante antiguo The Conscious Brain (1973), ni el lema sim-
plista de “usted es su cerebro” de muchos neurocientíficos. Ya mencioné antes
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

quién podría definir la conciencia como el simple hecho de estar despierto y no


dormido. Querría insistir en que la conciencia es una propiedad evolucionada y
como tal no es un epifenómeno sino que tiene valor para la supervivencia para
seres profundamente sociales como los humanos. Pero también en que es una
propiedad emergente, dependiente de y mediado por cerebros corporizados,
pero no reductible a los mismos. En este sentido, la conciencia ocurre en la his-
toria recordada presente y pasada de las interacciones entre humanos y sus en-
tornos físicos y, sobre todo, sociales y culturales. Este es un conjunto complica-
do de pensamientos, que todavía no puedo formular a mi entera satisfacción,
pero estoy trabajando en ello.

204
VOCES CARDINALES
VOCES CARDINALES

Acercamiento a la ciencia desde la asimetría,


la irregularidad y la subversión
Entrevista a Richard Levins, un hombre que nunca aceptó las divisiones entre las
disciplinas, ni entre la ciencia y otras actividades del ser humano, como la política, por
ejemplo.

Los trabajos que ha publicado a lo largo de varias décadas,


solo y junto con los de Richard Lewontin al menos, tienen a
la dialéctica como su eje metodológico y conceptual.
¿Podría decirnos de manera breve cuáles serían las
principales características de un pensamiento dialéctico,
opuesto al reduccionista, en el estudio de los seres vivos? 205
El término “materialismo dialéctico” tiene mala fama
por la manera en que el grupo de Stalin se apropió de él
para justificar las decisiones tomadas por razones muy diferentes y para usarlo
como arma en contra de sus adversarios. Sin embargo, el término es preciso
para describir la filosofía de Marx, y me gustaría rescatarlo de su ostracismo.
Podemos enfocar la dialéctica primero como polémica tanto contra el reduc-
cionismo, que era la filosofía burguesa dominante respecto de la ciencia, a la
que se referían en tiempos de Marx como materialismo mecánico, como contra
el holismo idealista, que representaba la principal corriente crítica al reduccio-
nismo. El reduccionismo asevera que las partes más pequeñas de un sistema
son las más “fundamentales”, que si podemos reducir algo a sus componentes
más pequeños lo habremos entendido en principio, que las “partes” son inalte-
rables e interactúan externamente sin cambiar ninguna característica importan-
te de ellas mismas, para dar como resultado una “totalidad”. Es importante sub-
rayar que el reduccionismo no es igual que la reducción, una táctica legítima de
investigación para encarar de qué está hecha alguna cosa.
El comunista británico J. B. S. Haldane, en su Marxist Philosophy and the
Sciences, (Nueva York, Random House, 1930) advirtió sobre las dificultades para
aplicar el marxismo a la ciencia contemporánea:

* Departamento de Salud Global y Población, Escuela de Salud Pública, Harvard. Correo


electrónico: humaneco@hsph.harvard.edu

Levins, Richard. «Acercamiento a la ciencia desde la asimetría, la irregularidad y la subversión.»


Interdisciplina 3, no 5 (2015): 205-214.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

He intentado aplicar el marxismo a los problemas científicos de mi propia época,


como hizo Engels durante varios años y Lenin en 1908. No tengo ninguna duda de que
he cometido errores. Un marxista no debería tenerles demasiado miedo a los errores.

La clase de intentos que yo hice abre la puerta a una de dos críticas. Si uno se limita
a hechos científicos bien establecidos, se le dice que es fácil aplicar el marxismo des-
pués de que el evento ha sucedido y que, con un poco de ingenio, es posible encon-
trar una cita de Marx o Engels apropiada para cada trabajo científico reciente. Si, por
el contrario, uno se aventura a especular, con toda seguridad se equivocará en asun-
tos de detalle, si no en los temas más fundamen­tales. No obstante, creo que vale la
pena demostrar la clase de especulaciones a las que el marxismo puede conducir al
científico (Haldane 1930: vii-viii).

O si intentamos formularlo como leyes, se percibe como rígido y dogmático.


Prefiero considerar los principios dialécticos como advertencias acerca de los
tipos más comunes de errores que se pueden cometer al interpretar el mundo.
206 El principio de Hegel de que la verdad es la totalidad se transforma en adver-
tencia: las cosas son más grandes de lo que imaginamos; siempre hay más; un
VOCES CARDINALES

problema tiene que ser planteado lo suficientemente grande como para ajustarse
a una solución, o de lo contrario nos encontramos con la respuesta trivial de que
el fenómeno es causado por varios factores externos a los cuales les asignamos
pesos estadísticos, pero sin enfrentar la cuestión del origen de lo externo.
Las cosas están conectadas. Esto difiere de la aseveración de la tradición es-
piritual en el sentido de que “todos somos uno”. Todos no somos uno. Las cosas
están diferenciadas; todas las cosas son heterogéneas internamente, de modo
que hay que examinar la dinámica interna junto con los “factores” externos. Y si
realmente interactúan con nuestros objetos de interés primario, entonces debe-
rían ser incluidos en un todo mayor.
La primacía del proceso por sobre las cosas: las cosas son momentos en la
vida de los procesos, instantáneas de cuando un equilibrio transitorio de proce-
sos opuestos permite una momentánea estabilidad susceptible de que se le dé
un nombre.
Más aun, no sólo no hay nada permanente, sino que hasta es diferente aun-
que se le asigne el mismo nombre. A veces estas diferencias son cruciales, a ve-
ces triviales. Por ejemplo, el “mercado” no es el mismo cuando los campesinos
llevan su maíz a vender, que cuando Monsanto, Cargill, ADM y unos pocos más
controlan el mercado internacional en el cual operan. Tampoco las elecciones
son siempre iguales, ya que pueden ser ejemplos de democracia capitalista o los
rituales del fraude que evitan el cambio.
O cuando se examina a los problemas exclusivamente en su propio nivel.
Richard Levins Acercamiento a la ciencia desde la asimetría, la irregularidad y la subversión

Por ejemplo, los organismos, las poblaciones y los ecosistemas. Ninguno de


ellos es más fundamental que los otros. Cada uno tiene sus propias “leyes”,
­categorías y regularidades que dependen de los niveles adyacentes y actúan
como límites, aunque con su propia autonomía. Se pueden cometer errores im-
portantes cuando los problemas son tratados exclusivamente dentro de sus
propios niveles. Así, las cardiopatías son un fenómeno de dinámica de fluidos en
la circulación de la sangre, pero están vinculadas con el estrés, la nutrición, el
tipo de empleo, el envejecimiento (contradicción).

Complejidad y dialéctica
¿Cuáles serían los aciertos y las limitaciones de las nuevas escuelas de la comple-
jidad que han surgido en las ciencias biológicas?
Las nuevas escuelas de pensamiento que tratan de enfrentarse con la com-
plejidad se quedan a mitad del camino. Usan ampliamente a la computación y
las simulaciones de tal manera que generan descripciones y predicciones acerca
de las mismas variables originales, las pequeñas partes a las que se les permite 207
afectar a las totalidades pero que no son transformadas por ellas. La interacción

VOCES CARDINALES
entre niveles se interpreta como unidireccional. Y, de manera especial, evitan
examinar las relaciones sociales (de clase) como factores que afectan a los indi-
viduos, las poblaciones y los ecosistemas. Así, la medicina funcional es excelen-
te para vincular partes de la fisiología, y aun de la conducta, pero se detiene en
la piel. El sida es visto como un problema de virología y conducta humana, pero
no considera la tenencia de la tierra como relevante. Están inhibidos de adoptar
un enfoque plenamente dialéctico por la economía política de la ciencia, la frag-
mentación institucional de las disciplinas, y la filosofía dominante que ve al re-
duccionismo como la cumbre de la objetividad. Pocos autores de trabajos sobre
complejidad reconocen siquiera la tradición dialéctica. Su aportación principal
es poner a la complejidad en la agenda de la ciencia.

Clasificar lo que está en evolución


¿Podría decirnos algo acerca del concepto de interpenetración y de cómo a partir
de él podemos entender los cambios cuantitativos-cualititativos en la naturaleza?
Mi punto de partida es que las categorías que son tratadas como mutuamente
excluyentes en realidad se interpenetran. Cuando contraponemos la herencia con
el entorno, la fisiología con la psicología, la biología con la sociedad o la cantidad
con la calidad, estamos podando regiones fronterizas de gran potencial. Cuando
hacemos preguntas como, por ejemplo, de qué manera afecta la tem­peratura a las
poblaciones de moscas de la fruta, tenemos que hacer más distinciones.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Ya que la temperatura deseca a las moscas, un mayor tamaño representaría


una ventaja adaptativa. Pero el efecto directo sobre el desarrollo de una mayor
temperatura es acelerar dicho desarrollo y darnos moscas más chicas. Otra
­especie de Drosophila no muestra ni gradientes de tamaño ni tolerancia adqui-
rida a la temperatura. ¡Simplemente tiene más recursos para evitar el calor! De
modo que existe una interacción compleja entre fisiología, conducta y selección
natural que hace que la “temperatura” en sí no sea un buen concepto ambiental.
Tenemos que preguntarnos en qué escala de tiempo se da la relación con los pa-
trones de temperatura espaciales y temporales, y más. Las moscas en regiones
secas y calurosas son seleccionadas por su mayor tamaño e impactadas directa-
mente por su entorno para producir individuos de menor tamaño. Pero en los
climas calurosos y húmedos la selección y la fisiología del desarrollo empujan
el tamaño en la misma dirección. La biogeografía tiene que vincular a la fisiolo-
gía con la dinámica poblacional y la conducta.
Cuando nos ocupamos de nuestra propia especie, surgen problemas nuevos
(¡siempre pasa!). La zoología tradicional diferencia a las especies animales según
208 lo que comen: herbívoros, carnívoros, omnívoros, o tal vez introduce subdivi-
siones más finas, como detritívoros, insectívoros, frugívoros y otros. ¿Qué clase
VOCES CARDINALES

de “voros” somos nosotros? En un sentido somos omnívoros, como los osos y


una cantidad relativamente pequeña de otros animales terrestres. Esa calidad
de omnívoros podría explicar el pH de la boca en contraste con el del estómago.
Pero no solamente recolectamos nuestro alimento, sino que también lo transfor-
mamos, llevando a cabo parte del proceso digestivo fuera del cuerpo mediante
la cocción, haciendo comestible lo que de otra manera no lo es. Hasta produci-
mos nuestro propio alimento desde hace unos 10,000 años por medio de la agri-
cultura. De modo que fisiológicamente somos omnívoros, pero socialmente pro-
ductívoros. Esto expande mucho nuestro nicho, haciendo posible que invadamos
hábitats donde, de otra manera, nos moriríamos de hambre.
Y surge otra cortapisa: ya no es apropiado hablar de “nosotros”. “Nosotros”
hemos estado divididos durante varios milenios en clases, y dichas clases difie-
ren en lo que comen o en lo que no pueden obtener para comer, cómo perciben
su entorno, cómo actúan sobre sus alrededores afectando o no la habitabilidad
de nuestro mundo, lo que creen y a lo que aspiran.

¿Podría explicar brevemente cuál es el papel de los conceptos de contradicción u


oposición en el pensamiento dialéctico, cuando es aplicado a la biología?
Objetivo/subjetivo es una de las distinciones más difíciles, pero es clara-
mente posible estudiar objetivamente la subjetividad, mientras no es posible
evitar la subjetividad de nuestra experiencia. La subjetividad de otra persona se
transforma en el objeto de nuestro estudio, mientras todos nuestros sentidos
Richard Levins Acercamiento a la ciencia desde la asimetría, la irregularidad y la subversión

imponen una subjetividad al mundo objetivo que encontramos.


En matemáticas hay un sesgo hacia la cuantificación y la medida. Esto ha
­jugado un papel importante en el desarrollo de las ciencias físicas, donde la me-
dición fina nos ha permitido diferenciar entre hipótesis opuestas. Pero la gran
utilidad de la medición cuidadosa radica en que nos permita tomar decisiones
cualitativas que eduquen a nuestra intuición que así nos permita comprender
un mundo de un vistazo. En ocasiones las simulaciones nos muestran fenóme-
nos que tenemos que explicar, o el análisis cualitativo crea nuevos objetos que
hay que medir.
Tal vez el conflicto más agudo entre el pensamiento dialéctico y la lógica
formal se genera en torno de la contradicción. La lógica formal, del tipo que se
muestra en diagramas de Venn, presenta proposiciones lógicas bajo la forma de
conjuntos estáticos. La inclusión de un conjunto dentro de otro permite al con-
junto interior inferir el conjunto exterior. “Inferir” significa una relación estáti-
ca. Los primeros dialécticos veían a la inferencia de una manera más dinámica.
En el método socrático las proposiciones se enuncian, se confrontan, se contra-
dicen (literalmente, se habla contra ellas) y se descartan para pasar al tema si- 209
guiente. La lógica formal le quita la dinámica a la contradicción, excepto en la

VOCES CARDINALES
prueba matemática por contradicción (reducción al absurdo). Para los dialécti-
cos es posible restaurar la dinámica. La contradicción se transforma en la opo-
sición a procesos dentro de sistemas que les hacen avanzar. Ya no se trata de la
relación estática de la teoría fija de “infiere”; “infiere” es el equivalente formal de
la más dinámica “conduce a”.
Esto plantea una hipótesis: para explicar algo, hay que buscar los procesos
opuestos dentro del mismo.
Para responder a su pregunta, para estudiar la evolución deberíamos pre-
guntarnos sobre la relación organismo-entorno; la confluencia o la oposición de
fisiología, conducta y selección que hace que cada aspecto de un organismo sea
el entorno de las otras partes, dirigiendo así a la selección natural; la manera en
que las comunidades crean mutuamente el entorno y la dinámica demográfica
de otras. Y cuando estudiamos el bienestar de nuestra especie, tenemos que to-
mar en cuenta sus divisiones en clases con intereses yuxtapuestos y opuestos.

De modelos a realidades
¿De qué manera puede la modelización en biología vincularse con un enfoque
dialéctico?
En su sentido más amplio, modelar es la creación de objetos para que los
estudiemos en lugar del objeto original de interés. Queremos que nuestros mo-
delos capturen cualidades esenciales del original, pero que sean más maneja-
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

bles y ­fáciles de estudiar. Así, las ratas son modelos de humanos en el estudio
de la fisiología y patología médicas. Un túnel de viento es el modelo de un avión
en pleno vuelo, y así. El siguiente paso está representado por los modelos abs-
tractos, habitualmente matemáticos, que deben capturar ingredientes esencia-
les del original. Pero los modelos también pueden ser engañosos. Un dialéctico
miraría el proceso de modelado y preguntaría: ¿qué ha capturado de la realidad
y qué ha distorsionado? Es crucial que, al comienzo del modelado, se decida
qué hay que incluir y qué hay que omitir. Aquí es donde entra la filosofía. Los
modelos sociales en los Estados Unidos de América omiten el factor de clase; los
modelos de patología omiten la nutrición; los modelos evolutivos pueden omi-
tir el cambio climático; los climatólogos pueden omitir la manera en que la ve-
getación afecta a las comunidades de insectos; algunos modelos pueden exami-
nar la demografía de las especies, pero no su heterogeneidad genética, o ver su
composición genética, pero no su distribución etaria, por más que la edad esté
relacionada con la aptitud. Para evitar cometer errores terribles, deberíamos
preguntar: ¿qué más hay ahí afuera? ¿Por qué los modelos anteriores fueron rea-
210 lizados de tal o cual manera? ¿Por qué algunas cosas nos parecen obvias, mien-
tras otras las consideramos demasiado fantasiosas como para ser tomadas en
VOCES CARDINALES

cuenta? También nos hacemos preguntas matemáticas: ¿las observaciones se


están haciendo lo suficientemente cerca la una de la otra como para usar mode-
los continuos, o los reportes —como los boletines mensuales de laboratorios de
distrito a su centro nacional— están tan separados en el tiempo como para ha-
cernos usar modelos discontinuos de ecuaciones diferenciales? El paso crucial
es reconocer que el modelador es parte del modelo.
También está la cuestión de qué nos dice un modelo. En la medida de que
abrigamos la esperanza de que el mundo sea un lugar ordenado, revisamos el
modelo en busca de equilibrios: ¿qué puntos de partida conducen a esos equili-
brios? ¿Cuántos equilibrios hay, ya sean estables o no? ¿Una trayectoria fluctúa
con oscilaciones regulares periódicas (en cuyo caso el periodo, más que el pun-
to de equilibrio, serían el objeto del estudio)? O ¿qué pasa si no hace nada de
esto? ¿Qué pasa si observamos oscilaciones irregulares, no periódicas? Esto se
consideraba frustrante, una desviación de la buena conducta cristiana, y por lo
tanto se le colgó el marbete de caos. En nuestros días, las oscilaciones irregula-
res pueden ser observadas mediante la simulación y tildadas como caóticas.
Pero el caos como resultado de una diferencia o ecuación diferencial no es algo
falto de estructura ni arbitrario. Podemos cambiar la pregunta del periodo al in-
tervalo entre los picos. Nótese que, en los modelos originales de frecuencia gé-
nica (ecuaciones logísticas), podemos probar el “caos”, que permite oscilaciones
con todos los periodos o ninguno. Pero el intervalo entre picos (o semiciclo, el
número de pasos consecutivos de un lado del equilibrio) sigue estando limitado
Richard Levins Acercamiento a la ciencia desde la asimetría, la irregularidad y la subversión

por las pre imágenes del equilibrio. Categorías tales como el cuenco de atrac-
ción (basin of attraction), el semiciclo, o el intervalo entre picos son objetos
nuevos a identificar, más interesantes. Más aun, la mayoría de los modelos ma-
temáticos preguntan sobre el comportamiento “eventual” de una ecuación. Pero
existe mucho menos interés por los transitorios que se producen mucho antes
de que el proceso se acerque a los desenlaces porque las condiciones iniciales
son consideradas como arbitrarias. Una especial sensibilidad al cambio inclina
a los dialécticos a pensar más en la conducta transitoria de sistemas sacudidos
por influencias externas o dinámicas internas, y el estudio de las pre imágenes
como herramienta para esta clase de análisis.

Marx, Engels y la dialéctica


¿Cuál es su punto de vista con respeto a la tesis manejada por varios autores
marxistas en la que se acusa a Engels de usar una dialéctica distinta, ajena a la
de Marx y que incluso “traicionó” la dialéctica marxiana? ¿Considera que las
aportaciones de Engels en la dialéctica de la naturaleza son vigentes, en especial 211
en el campo de la biología?

VOCES CARDINALES
Marx y Engels tenían una relación de trabajo compleja. Estaban de acuerdo
en que Marx debía concentrarse en las economías nucleares mientras Engels ex-
ploraba una gama de temas más amplia. Pero ambos sometían sus borradores
de artículos el uno al otro. En particular Engels, quien estaba más comprome­
tido que Marx con las ciencias naturales, y quien nos cuenta que Marx leyó el
manuscrito de Anti-Duhring y lo aprobó. Cada uno influyó sobre el pensamiento
del otro de muchas maneras. Fue la compañera de Engels, Mary Burns, quien los
convenció de que replantearan el colonialismo después de su entusiasmo inicial
por apresurar el desarrollo del capitalismo (ella era nacionalista irlandesa). Más
aun, algunos artículos firmados por Marx de hecho fueron escritos por Engels.
Marx nunca escribió una exposición explícita de la dialéctica, mientras Engels
intentó hacerlo y nos legó algunas “leyes” que sonaban bastante envaradas.
Compartieron no solamente sus intuiciones sino también sus errores. Por ejem-
plo, en su Origen de la familia, propiedad privada y estado, Engels aceptó la su-
posición patriarcal burguesa de que los hombres tienen naturalmente un inte-
rés por verificar la paternidad, pretensión que la moderna antropología ha
podido desvirtuar. Una cuidadosa historia intelectual podría mostrar facetas
interesantes de la interacción entre los dos amigos y colaboradores, quienes
compartieron filosofía y compromiso comunes pero que diferían mucho en lo
que se refiere a sus orígenes sociales, áreas de intereses específicos y estilos de
vida, pero no veo ninguna virtud en el intento por enfrentarlos entre sí.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

¿Podría hacer un breve resumen de su trayectoria intelectual y de cómo, dentro


de ella, llegó hacia el marxismo?
Creo que debería terminar con algún tipo de relato sobre cómo mi trabajo
está relacionado con el marxismo. Me encontré por primera vez con el materia-
lismo dialéctico cuando era adolescente a través del trabajo de los científicos
marxistas británicos Haldane, Bernal, Needham, Levy y otros. Me pareció inme-
diatamente excitante y estéticamente disfrutable. En noveno grado nos enseña-
ban genética mendeliana, pero parecía demasiado rígido y formalista cuando se
comparaba con la fluidez de los intentos de Lysenko por combinar desarrollo
con genética y su invocación a la dialéctica en sus encarnizados debates. Fui ly-
senkoísta convencido durante varios años hasta que por fin me di cuenta de que
estaba tergiversando una filosofía bella, compleja y dinámica para imponerle a
la ciencia algunas conclusiones desastrosas, y que también era reduccionista al
afirmar que la formación de especies era un tema para la biología del desarrollo,
mientras yo ya la entendía como un problema de población, y decidí que tal vez
yo pudiera contribuir a la ciencia. Seguía interesado en la herencia de rasgos ad-
212 quiridos, pero ahora desde el punto de vista de que, si las poblaciones se adap-
tan a su entorno, ¿qué pasa si la generación siguiente tiene que enfrentarse con
VOCES CARDINALES

condiciones diferentes? Ahora mis intereses matemáticos y biológicos —que


hasta entonces habían corrido en vías paralelas— se juntaron, y empecé a explo-
rar la estructura del entorno, y cómo las condiciones naturales variaban mien-
tras los organismos respondían a ellas. Mientras tanto, el mejor amigo de mi
adolescencia fue a visitarme desde su refugio en Dinamarca (Bernhard Deutch,
una víctima del macartismo) a mi refugio montañoso en mi granja de Puerto
Rico, y después de una noche de amplias discusiones de ciencia y política, con-
cluyó diciéndome: “tienes que escribir tus ideas”. De modo que lo hice, y empe-
cé a encontrar la manera de regresar a la ciencia. A partir de ahí siempre combi-
né el activismo científico con el político.
La dialéctica siempre fue para mí una experiencia estética además de inte-
lectual. Amaba la asimetría, la no linealidad, las interacciones entre fenómenos
aparentemente no relacionados, fenómenos opuestos dentro del mismo siste-
ma, preguntas del tipo “¿y si no fuera así? Mis contribuciones a la ecología evo-
lutiva fueron en su mayor parte de este tipo: la interpenetración de organismo
y entorno, los niveles (ambientes locales incrustados en regiones geográficas),
la estructura de las comunidades ecológicas. Y esta misma manera de mirar el
mundo guió mi actividad política en el movimiento por la independencia de
Puerto Rico, la educación marxista y el activismo contra la guerra. En esto tuve
la suerte de tener la colaboración de Richard Lewontin. Teníamos técnicas dife-
rentes para elegir, y eran distintos los problemas que abordábamos, pero todo
dentro de un marco compartido de compromiso filosófico y político.
Richard Levins Acercamiento a la ciencia desde la asimetría, la irregularidad y la subversión

Estar en la historia
Usted se refiere a objetivo/subjetivo como una de las falsas dicotomías, pero to-
das sus respuestas se hallan en el dominio de lo objetivo. ¿Qué pasa con el aspec-
to subjetivo de ser marxista?
Mi respuesta tiene dos partes: una ética y la otra estética. La parte ética se refie-
re al imperativo de actuar de acuerdo con las conclusiones de un análisis sobre
la sociedad, el reconocimiento de que estamos en instituciones desarrolladas
para promover el avance del beneficio y dominación capitalista, y para hacer
que la gente se sienta cómoda con la forma en que están las cosas. Por lo tanto,
tenemos que desarrollar una estrategia de “un pie adentro, otro pie afuera” en
relación con nuestro empleo y profesión o, en palabras de San Pablo, “en pero
no de este mundo”. Pero este requerimiento no es simplemente la obligación
moral de actuar según nuestra comprensión. He encontrado que el activismo
político enriquece mi comprensión y ayuda a socavar el omnipresente pesimis-
mo de mi comunidad. Conduce a hipótesis de trabajo: que cuando argumentos
válidos conducen a conclusiones opuestas respecto de un problema, quiere de-
cir que el problema ha sido mal planteado (por lo general, de manera demasiado 213
estrecha, o estática, o sin perspectiva histórica); que cuando se enfrentan dos

VOCES CARDINALES
movimientos que procuran justicia, quiere decir que ambos están pidiendo de-
masiado poco (por ejemplo, cuando los leñadores temen la protección de los
ecologistas al hábitat de los búhos; no son los búhos los que amenazan sus
fuentes de trabajo sino la voracidad que amenaza a los dos); y que todas las teo-
rías que promueven, justifican o toleran la injusticia están equivocadas.
He tenido el privilegio de encontrarme con la dialéctica desde bastante joven,
de modo que jugó un papel importante en la formación de mi sentido estético.
Mientras la física se regodeaba en la simetría en el mundo de las partículas, yo sen-
tía preferencia por la asimetría. Me deleitaba derrocando a la paridad, y el recono-
cimiento de que la materia y la antimateria no son imágenes en espejo, la una exac-
tamente igual a la otra, o preguntándome qué aspecto tendrían las matemáticas si
A por B no fuera igual a B por A (todavía no había conocido a las matrices).
Con frecuencia los idealistas han usado evidencia de incertidumbre y alea-
toriedad para refutar el mundo racional y predecible del reduccionismo (al que
se referían Marx y Engels como materialismo mecánico). La teoría cuántica, con
el principio de incertidumbre, fue un golpe devastador al mecanicismo y un
apoyo a la irracionalidad reinante en el mundo después del impacto de la Prime-
ra Guerra Mundial, cuando hombres blancos educados se masacraron entre sí
para después volver al negocio de dividir el mundo. Un libro popular en tiem-
pos de mi adolescencia (nací en 1930) fue The Dice of Destiny. An Introduction lo
Human Heredity and Racial Variations. (Long’s College Book Co., Columbus,
Ohio, 1945.), que planteaba el irrelevante argumento de que, si se mezclaban en
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

un recipiente una gran cantidad de moléculas diversas, no se producía un “hom-


bre”. Se caricaturizaba al marxismo como reduccionista, y se decía que los co-
munistas consideraban al amor como química (la película Ninochka narra sobre
una burócrata soviética que se salva de su propia rigidez mediante el amor ver-
dadero con un occidental). El teorema de Gödel impactó los círculos izquierdis-
tas de mi adolescencia provocando agudas divisiones. Por lo general, mis ami-
gos socialdemócratas lo veían como un desastre, porque destruía la expectativa
de que la ciencia, eventualmente, llegaría a la verdad. Pero los marxistas del
grupo estábamos felices. Lo veíamos como la demostración de la ubicuidad de
la contradicción, incluso al interior de las estructuras lógicas más abstractas, y la
reivindicación de la ciencia como una búsqueda sin fin. Ninguno de nosotros en-
tendía en serio a Gödel, pero nos guiábamos por nuestras diferentes estéticas.
La irrupción del caos matemático fue otro episodio de ese tipo. Una vez
más, los socialistas liberales lo vieron como la refutación de la arrogante certe-
za en la predicción del futuro que les atribuían a los marxistas. Pero para noso-
tros era casi orgásmico, la afirmación que, si no todos los procesos llegan even-
214 tualmente a un estado de equilibrio o a una oscilación periódica, entonces se
abría para nosotros todo un mundo nuevo de cosas por explorar. Mi propio tra-
VOCES CARDINALES

bajo matemático se desplazó entonces hacia la exploración de los transitorios


de los procesos en su camino hacia lo “eventual”.
La dialéctica también transformó a los procesos en espectáculos de gran be-
lleza, mucho más que la estabilidad. Nunca me ha interesado una vida eterna
después de la muerte, y no pude compartir sentimientos con esos poetas para
quienes las imágenes de amor inmortal eran como cerros inamovibles o mares
eternos. Mi sentimiento estético se emocionaba con las labores de la erosión y
los movimientos de la corteza terrestre, los momentos de despertar político, las
extinciones y los surgimientos. La inmersión en esta estética llenó mis noches
insomnes y dirigió mi investigación y mi política, siempre adoptando la visión
de largo plazo y alimentando mis dudas de que la victoria pudiera estar próxi-
ma. Siendo descendiente de cinco generaciones de subversivos, nunca esperé el
remedio rápido ni impuse expectativas utópicas a las victorias. Nuestra tarea es
corregir un camino que ha tomado un desvío de 40,000 generaciones a través
sociedades de clases destructivas, que dejan pendiente la pregunta: ¿somos en
realidad una especie sucesional que le está desbrozando el camino a su propio
reemplazante? Más bien, veo una lucha, frecuentemente decepcionante y frus-
trante, que me ha dado una vida que es intelectualmente estimulante, estética-
mente energizante, y éticamente comprometida en luchas consistentes con mis
valores más profundos y tendiendo a una sociedad que juega un papel de apoyo
a nuestro ecosistema, donde tiene sentido ser amable, y juntándome con la gen-
te que amo.
RESEÑA

Kim Sterelny*
The Evolved Apprentice
How Evolution Made Humans Unique
Ivonne Kuri**

El pensamiento evolutivo que se instauró en


el siglo XIX constituyó una de las revolucio-
nes científicas más importantes para el ser
humano. No sólo lo despojó de su lugar pri-
vilegiado en la naturaleza sino que lo her-
manó a los demás seres vivientes de la Tie-
rra. A partir de entonces, los intentos por
explicar la evolución de Homo sapiens no
han cesado. 215
Las propuestas para explicar la historia
natural de nuestra especie han formado
parte de diversos programas de investiga-
ción que han salido a la luz desde hace más
de un siglo, aunque en la mayoría de los
casos se han visto constreñidos a unas
cuantas ideas.
Este libro es una obra que forma parte
del nacimiento de un nuevo discurso que
apuesta por centrar la atención en las parti-
cularidades, como la paradójica singulari-
dad de nuestra especie en la entramada fi- The Evolved Apprentice: How Evolution
logenia de la vida. Made Humans Unique. Sterelny, Kim.
Para sostener su argumentación, Kim Cambridge, MA: MIT Press, 2012, 264 pp.

* Kim Sterelny es un filósofo australiano adscrito actualmente en la Australian National University


y en Victoria University of Wellington. Ha sido profesor visitante en la Universidad Simon Fraser
en Canadá, y en Cal Tech y la Universidad de Maryland, College Park, en EEUU. Sus principales
intereses de investigación son la filosofía de la biología, filosofía de la psicología y la filosofía de
la mente. Es el autor de la teoría representacional de la mente y el co-autor de Lenguaje y reali-
dad (con Michael Devitt) y Sex and Death: Una introducción a la filosofía de la biología (con Paul
Griffiths). Es miembro de la Academia Australiana de las Humanidades. Actualmente es conside-
rado uno de los principales filósofos de la biología.
** Profesora de asignatura A. Departamento de Biología Evolutiva. Correo electrónico: ikuri82@
gmail.com.

Kuri, Ivonne. «Reseña del libro: The Evolved Apprentice: How Evolution Made Humans Unique. Sterelny, Kim.
Cambridge, MA: MIT Press, 2012, 264 pp.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 215-222.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Sterelny no sólo presentará sus hipótesis a En los siguientes párrafos, se explicarán


lo largo del libro, sino que confrontará sus brevemente cada una de estas premisas,
ideas frente a algunas explicaciones dog- haciendo hincapié en el enfrentamiento
máticas que han ido ganando terreno a lo argumentativo que se debate frente a hi-
largo de poco más de medio siglo. Además, pótesis clásicas relacionadas. Así mismo
presentará un vasto conjunto de evidencias se presentarán algunos ejemplos mencio-
de diversa índole: antropológicas, paleoan- nados por el autor, que son utilizados
tropológicas, etológicas, cognitivas, etno- como evidencias a favor de la tesis central
gráficas, biológicas, etc., constituyendo un del libro.
argumento completo, complejo e innova-
dor que apuesta por una mirada totalizado- El aprendizaje cultural o social
ra de la evolución humana. Las hipótesis clásicas sobre la historia filo-
Para comenzar la reseña del libro, ex- genética de la especie han girado en torno a
pondré brevemente algunas de las premi- dos conjuntos bien diferenciados de expli-
sas sostenidas por Sterelny, quien argu- caciones. Por un lado, se encuentran las
menta que la singularidad humana puede propuestas arquitecturales a las que perte-
216 entenderse si nos centramos en explicar las necen paradigmáticamente las tesis sobre
características distintivas de la vida social la modularidad cognitiva que se hicieron
RESEÑA

humana y algunas de las capacidades cog- famosas con el repunte de la psicología


nitivas que sostienen dicha vida. evolutiva.
De acuerdo con el punto de vista de Por otro lado, encontramos los modelos
esta lectora, las ideas principales (e interre- tradicionales de las hipótesis selectivas
lacionadas) del libro podrían resumirse en (como la de Robin Dunbar 2003 y Herbert
las siguientes premisas: Sperber 1996) que se han enfocado en ex-
plicar el desarrollo de las habilidades que
1
i. El aprendizaje cultural o social tuvo un dirigen a las conductas cooperativas con
papel especial y preponderante en la beneficios individuales.
evolución humana (174). Por ejemplo, la tesis de Dunbar señala
ii. Las capacidades cognitivas que están que Homo sapiens fue sometido a fuerzas
intrínsecamente relacionadas a la socia- de selección más intensas que las experi-
lidad humana, no anteceden al surgi- mentadas por otros homínidos, siendo la
miento de la cultura (197). razón de esto las fuertes interacciones so-
iii. Los homínidos divergieron en gran ciales sostenidas por nuestra especie. En
medida de los otros grandes simios en dicho sentido, aquellos individuos de la es-
relación con sus capacidades para el pecie que eran capaces de formar relacio-
aprendizaje social y con los mecanismos nes de cooperación aumentaban su adecua-
evolutivos que explican su singularidad ción y dejaban más descendientes. Esta
fenotípica (173). hipótesis sostiene que la vida social somete

1  Sterelny utiliza sinonímicamente las nociones de aprendizaje cultura y aprendizaje social (xiv).
Ivonne Kuri The Evolved Apprentice. How Evolution Made Humans Unique

a presiones de selección a las capacidades exista una intrínseca relación entre ambas
cognitivas y es este desarrollo cognitivo el (25).
que permite la construcción de una vida so- Además, sostiene que el aprendizaje
cial más compleja y demandante. de esta clase es híbrido e incluye tanto el
Si bien la propuesta de Dunbar es un aprendizaje de prácticas culturalmente
avance en las explicaciones en torno a la compartidas, como el aprendizaje indivi-
singularidad humana que incluye como fac- dual por ensayo y error.
tor clave las interacciones sociales, Sterel- Sterelny sostiene que el aprendizaje
ny sostiene que sigue siendo una defensa social interactúa positivamente con otras
colectiva de la modularidad que ignora o formas de cooperación (por ejemplo, la
deja de lado el desarrollo de los mecanis- transmisión de la información a través del
mos de cooperación. desarrollo de nuevos canales para la pre-
A diferencia de estas propuestas (tanto servación del capital cognitivo, la coopera-
clásicas como contemporáneas), Kim Stere- ción ecológica, la cooperación reproducti-
lny nos ofrece un modelo que busca explicar va, entre otras) que junto con las distintas
el origen y el singular papel del aprendiza- capacidades cognitivas le permitió a los
je social en la evolución de Homo sapiens. ­homínidos penetrar en nuevas regiones y 217
El autor explora una propuesta que ex- hábitats y a su vez desarrollar nuevas adap-

RESEÑA
plica la sinergia coevolutiva entre el apren- taciones cognitivas. Esto constituirá una
dizaje organizado socialmente y las adap- ­relación de retroalimentación constante y
taciones cognitivas individuales, enmarcada gradual en nuestra especie, sugiriendo que
en el contexto de la teoría de construcción en realidad Homo sapiens se caracteriza
de nicho. por su plasticidad fenotípica (25) permi-
Su modelo de aprendizaje (Apprentice tiendo que se desarrolle de manera diferen-
learning model, 34-44) se fundamenta en la te en distintos ambientes.
idea de que los homínidos son producto de
diversos mecanismos de herencia, como lo Sistema de retroalimentación
proponen los emergentes modelos evoluti- coevolutivo
vos llamados post neodarwinistas.2 Este De acuerdo con las explicaciones típicas de
modelo se caracteriza, entre otras cosas, la psicología evolutiva, la singularidad
por defender el supuesto de que el apren­ de la cognición humana dependió del desa-
dizaje social precede a las adaptaciones rrollo de adaptaciones específicas para la
cognitivas para dicho aprendizaje, aunque solución de tareas que se presentaron

2  Los modelos post-neodarwinistas se resumen, de acuerdo con Agustín Fuentes (2009), en


tres: la Teoría de Construcción de Nicho propuesta originalmente por F. John Odling-Smee,
Kevin Laland y Marcus Feldman en 2003; la Teoría de Sistemas en Desarrollo cuya principal
exponente es Susan Oyama (2000); y la Teoría de la Evolución en cuatro Dimensiones propuesta
en 2005 por Eva Jablonka y Marion Lamb. (Ver en este número de INTERdisciplina el artículo de
Emily Shultz en la página 131).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

­originalmente en un determinado periodo dertales por Homo sapiens puede e


­ xplicarse
de la evolución de la especie, consolidando en relación con las diferencias cognitivas
así los módulos mentales (2). entre estos dos grupos (por ejemplo, la ca-
Este tipo de tesis de corte panadapta- pacidad para el lenguaje de nuestra especie
cionista ha sido fuertemente criticada, y si carente en el otro grupo, superioridad en la
bien Sterelny no pretende sumar una críti- capacidad para integrar información, capaci-
ca más a la vasta lista acumulada, sugiere dades superiores para la innovación, y ca-
que es mucho más acertado pensar en el pacidades superiores con relación a la me-
comportamiento moderno como un efecto moria de trabajo (63).
favorable de un sistema de retroalimen­ Sin embargo, de acuerdo con Sterelny,
tación coevolutivo entre las capacidades no hay evidencia suficiente que sostenga
cognitivas individuales, la conducta y las que las diferencias cognitivas entre ambos
capacidades sociales. En dicho sentido, la grupos sean lo suficientemente relevantes
historia de la evolución humana no debe ni como para adjudicarle a esto la extinción
puede entenderse como la evolución de las de aquéllos y nuestra presumible sobrevi-
especializaciones de módulos mentales es- vencia.
218 tructurados de manera innata en un mo- En lugar de ponderar la superioridad
mento clave de la evolución. cognitiva de nuestra especie, el autor su-
RESEÑA

El modelo de Sterelny apuesta por des- giere que consideremos lo siguiente: por
pojar a las capacidades cognitivas de su un lado, no hay evidencia contundente so-
prioridad ontológica en el papel evolutivo bre la supuesta exclusión competitiva de
y ceñirlas en un modelo de selección a di- neandertales por sapiens, de tal manera
versos niveles. En dicho sentido, el autor que la explicación de su extinción no puede
sugiere que, si bien éstas tienen una rele- sujetarse a las diferencias cognitivas entre
vancia importante en el proceso de homini- estos grupos (70). Por otra parte, se cuenta
zación, lo que se seleccionó fueron grupos con evidencia suficiente para sostener que
definidos culturalmente (xiii). Homo neanderthalensis era un grupo alta-
Como ejemplo paradigmático, se nos mente adaptado biológica y culturalmente
presenta la hipótesis de la extinción de a condiciones climáticas de extrema baja
Homo neanderthalensis. Diversas eviden- temperatura (63).
cias paleoantropológicas sugieren que tan- Estas dos consideraciones, sugieren la
to Homo sapiens como Homo neanderthal- siguiente explicación de su extinción: la re-
ensis pervivieron por un periodo de tiempo troalimentación negativa entre su demo-
considerable; sin embargo, ¿cuál fue la ra- grafía y el ambiente, independientemente
zón de la extinción de estos últimos y la de las prácticas biológicas y culturales de
supervivencia de nuestra especie? Homo sapiens.
Las principales hipótesis (lideradas De acuerdo con Sterelny, las prácticas
principalmente por O’Connell 2006, Steven culturales de los neandertales los llevaron
Mithen 2006 y Philip Lieberman 1998) sos- a ponderar la vida en los refugios, esto au-
tienen que el desplazamiento de los nean- nado a las presiones del cambio climático
Ivonne Kuri The Evolved Apprentice. How Evolution Made Humans Unique

mermaron el número de individuos de esta capacidades para la cognición moral son


población. Siguiendo la propuesta del au- adquiridas a través de la interacción coevo-
tor, las adaptaciones basadas en la sociali- lutiva entre las adaptaciones cognitivas in-
dad están altamente relacionadas al tama- dividuales y el medio de aprendizaje cultu-
ño poblacional, de tal manera que al verse ral o socialmente organizado (167).
disminuido el número de individuos del
grupo, las prácticas culturales encargadas ¿Por qué los homínidos divergieron
de la acumulación, preservación y transmi- de los otros grandes simios?
sión intergeneracional de las capacidades Uno de los grandes problemas a los que se
cognitivas se vieron fuertemente afectadas ha enfrentado el estudio de la evolución hu-
(64-71). mana es la llamada: the sapient paradox ex-
Este ejemplo controversial, resalta la plicitada por Colin Renfrew en 1996. En po-
importancia de la selección de grupos so- cas palabras, refiere que, si bien Homo
cialmente organizados en la continuidad sapiens se estableció como especie biológica
de su historia filogenética. Un ejemplo más hace aproximadamente 200,000 años, los
que nos presenta el autor en esta misma aspectos conductuales relacionados a la
línea de argumentación es el referido
­ presumible sapiencia del humano, emergie- 219
modelo paralelista de la cognición moral
­ ron (según los registros arqueológicos y pa-

RESEÑA
(153-155). leoantropológicos) hace no más de 60,000
De acuerdo con Hauser 2006, Dwyer años. Desde entonces, la conducta y cogni-
2006 y Mikhail 2007, la capacidad para la ción de la especie parecen haberse transfor-
emisión de juicios morales en Homo sapiens mado considerablemente. Esto constituye
puede ser entendida como una ­
estructura una paradoja, porque si bien reconocemos a
cognitiva paralela a la del lenguaje, tanto en los grupos de Homo sapiens de hace 200,000
su desarrollo como en su operación. y 50,000 años como la misma especie, exis-
Sterelny argumenta que este modelo ten diferencias considerables entre aquellos
es erróneo porque los juicios morales y el y el moderno grupo humano.
lenguaje operan de manera distinta en rela- Otra consideración relevante es que la
ción con el acceso cognitivo que tenemos paradoja en sí misma parece ser un rasgo
de éstos. Mientras el acceso introspectivo propio de nuestra especie, pues no se cuen-
al lenguaje es, en el mejor de los casos limi- ta con evidencia suficiente que demuestre
tado, los juicios morales dependen en su que algún otro linaje de homínidos se haya
totalidad de la percatación autoreflexiva de transformado de la misma manera que
dichos juicios. nuestra especie.
Si bien el autor está de acuerdo en que Las respuestas que se han formulado
las capacidades para la cognición moral tie- para solucionar esta intrigante paradoja
nen una base indiscutiblemente biológica, han sido de diversa índole; sin embargo,
desarrolla un modelo alternativo funda- podrían resumirse en los dos conjuntos
mentado en el modelo de aprendizaje por mencionados anteriormente (hipótesis ar-
experticia. En éste, sostiene que nuestras quitecturales e hipótesis selectivas).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

La propuesta de Sterelny encuentra su otras cualidades (173-197).


veta innovadora en introducir la importan- El extenso análisis que lleva a cabo el
cia de los diferentes mecanismos evoluti- autor lo lleva a sostener que en realidad so-
vos en la historia filogenética de la especie; mos una especie paradigmáticamente cons-
sin embargo, va un poco más allá, al soste- tructora de nichos, pues los infantes here-
ner que es la relación entre estos mecanis- dan un conjunto de herramientas cognitivas
mos de herencia lo que debe ponderarse en y materiales de sus padres y no solamente
las explicaciones, y que sólo así podremos sus genes (175), y es en esta variación de
encontrar las respuestas a diversas e intri- sistemas de herencia donde se encuentran
gantes paradojas de la evolución. las diferencias cualitativas de las especies.
Como ejemplo sustancial, nos presen- Ya que, si bien el modelo de construcción
ta la comparación clásica e innegable entre de nicho puede ser aplicado a todas las es-
nuestros parientes vivos más cercanos, los pecies, las relaciones y resultantes serán
chimpancés. Las hipótesis evolutivas clá- diversas y distintas.
sicas sostienen que si bien existe un conti- Estas tres premisas que el autor funda-
nuo filogenético entre Homo sapiens y los menta a lo largo del libro, permiten conso-
220 chimpancés, sus diferencias serán única- lidar el argumento final: Homo sapiens se
mente de grado, como el mismo Darwin diferencia de los demás homínidos por los
RESEÑA

puntualizó en la siguiente afamada cita: mecanismos evolutivos que explican la sin-


“…no obstante, la diferencia en la mente gularidad de la especie.
entre el ser humano y los animales supe- Este argumento es, sin lugar a dudas,
riores, aun cuando es grande, es una dife- una propuesta evolutiva totalizadora, que
rencia de grado, no de clase” (Darwin apuesta por la pluralidad de los mecanis-
1871, 105). mos evolutivos que dan paso a la compleji-
Si bien los chimpancés presentan, de la dad no sólo de nuestra especie sino de to-
misma manera que nosotros, aprendizaje das las demás.
social, Sterelny nos sugiere que las diferen- En dicho sentido, entendemos que la
cias apremiantes son las cualitativas y no historia evolutiva de cada una de las espe-
las cuantitativas. Por ejemplo, las tradicio- cies que habitan y han habitado el planeta
nes conductuales de aquellos homínidos es única e impredecible y que además está
derivadas de su estructura social, no cuen- constreñida por diversos mecanismos evo-
ta con alta fidelidad transgeneracional ni es lutivos, echando para abajo los imperios
transformativa: su aprendizaje es prin­ reduccionistas, panadaptacionistas y de-
cipalmente individual (prueba y error) terministas que han reinado durante mu-
mientras que nuestro grupo presenta un cho tiempo en el pensamiento evolutivo.
aprendizaje primordialmente híbrido. Así La evolución de las especies es com-
mismo, presentamos diferencias sustancia- pleja y debe ser explicada, como nos pre-
les en cuanto al impacto en la transfor­ senta Sterelny, por diversos mecanismos
mación del ambiente, los sistemas de reci- que incluyan no sólo la adaptación por va-
procidad, la plasticidad fenotípica, entre riación y selección natural, sino también la
Ivonne Kuri The Evolved Apprentice. How Evolution Made Humans Unique

selección a distintos niveles de organiza- Referencias


ción (178), exaptaciones (123), procesos Darwin, C. The Descent of Man. Nueva York:
coevolutivos, cognición extendida, evolu- Prometheus Books, 1998 [1871].
ción cultural3 (31, 176), sistemas en desa- Dunbar, R. «The Origin and Subsequent
rrollo, etcétera. Evolution of Language». En Language
Kim Sterelny, nos muestra con este Evo­lution: The States of the Art, editado
ejemplar libro que el misterio sobre qué por M.H. Chris­
tiansen y S. Kirby. Ox-
nos hace humanos, puede encontrar su res- ford University Press, 2003.
puesta en las complejas relaciones de la Dwyer, S. «How Good is the Linguistic Anal-
pluralidad evolutiva que ha dado paso a ogy?» En The Innate Mind: Culture and
nuestra especie. Cognition, editado por Peter Carru­thers,
Stephen Laurence y Stephen Stich, 237-
256. Nueva York: Oxford University
Press, 2006.
Fuentes, A. A new synthesis: resituating ap-
proaches to the evolution of human
behavior. Anthropology Today 25, 221
(2009): 12-17.

RESEÑA
Hauser, M. D. Moral Minds: How Nature De-
signed Our Universal Sense of Right
and Wrong, 489, Nueva York, Ecco,
2006.
Jablonka, E. y Lamb M. J. Evolution in Four
Dimensions: Genetic, Epigenetic, Behav-
ioral and Cultural. Cambridge MA: MIT
Press, 2005.
Lieberman, P. Eve Spoke: Human Language
and Human Evolution, 192. Nueva York
y Londres: W.W. Norton & Company,
1998.
Mikhail, J. «Universal moral grammar: theo­
ry, evidence and the future.» Trends in
Cognitive Sciences 11(4) (2007): 143-
152.
Mithen, S. J. Overview and response to re-
viewers of The Singing Neanderthals

3  Es importante destacar que la evolución cultural a la que hace referencia Sterelny está enmar-
cada en la teoría de evolución en cuatro dimensiones. Esto permite ampliar aún más el panorama
pluralista sobre los diferentes sistemas de herencia a considerar en la evolución de Homo sapiens.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Cambridge Archaeological Journal Odling-Smee, F. J., K. N. Laland y M. W. Feld-


16 (2006): 97-112. man. Niche construction: The neglected
Mithen, S. J. The evolution of social informa- process in evolution. Princeton: Prince-
tion transmission in Homo in Social In- ton University Press, 2003.
formation Transmission and Human Oyama, S., P. E. Griffiths y R. D. Gray. Cycles
­Biology Wells. Editado por J.C.K. Strick- of contingency: Developmental systems
land y S.S. Laland, 151-170. Londres: and evolution. Cambridge, MA: MIT
CRC Press, 2006. Press, 2001.
O’Connell, James F. «How did modern hu­ Renfrew, C. «The sapient behaviour paradox:
mans displace Neanderthals? Insights how to test for potential?» En Modelling
from hunter-gatherer ethnography and the early human mind, editado por
archaeology.» En Neanderthals and P. Mellars y K. Gibson, 11-15. Cambridge,
mod­ern humans meet?, editado por N. Reino Unido: McDonald Institute, 1996.
Conardm 43-64. Tub­ingen: Kerns Ver- Sperber, D. Explaining culture: a naturalis-
lag, 2006. tic approach, 175. Reino Unido, Edito-
rial Oxford, Blackwell, 1996.
222
RESEÑA
RESONANCIAS

Claudio Martínez,* Bianca Vienni,* Paula Cruz y Lorena Repetto*


Espacio Interdisciplinario: convergencia
entre integralidad e interdisciplina
Resumen | El presente artículo aporta elementos para la reflexión en torno a dos grandes te-
máticas: la interdisciplina y la integralidad en la Universidad de la República (Udelar). Am-
bos ejes representan campos de trabajo muy prolíficos que se encuentran en discusión en
diversos ámbitos académicos, compartiendo además su origen: la Segunda Reforma Univer-
sitaria, que se está implementando en la Udelar desde 2007. El objetivo de este trabajo con-
siste en presentar algunos puntos de encuentro entre ambos ejes que permitan tender
puentes y colaboren con su consolidación, dejando así planteado el comienzo de un espacio
de reflexión. ¿Qué implicancias tienen estos conceptos? ¿Qué puede aportar la Udelar para
su definición? ¿Cómo convergen la interdisciplina y la integralidad? Éstas y otras preguntas
serán abordadas en el presente artículo a partir de un análisis cualitativo y un estudio de 223
caso de los Espacios de Formación Integrales del año 2013.

Interdisciplinary Space: convergence of integrality and interdiscipline


Abstract | This article provides material for reflection on two major issues: interdiscipline
and integrality at the University of the (Uruguayan) Republic (Udelar). Both thematic axes
represent fields of work that are under active discussion in various academic spheres, hav-
ing emerged from a common source: the Second University Reform, which is being enacted
at Udelar since 2007. The objective of this paper is to present some points of convergence
between both axes, which may enable the establishment of bridges and contribute towards
the consolidation of both issues, thus providing a point of departure for reflection. What are
the implications of these concepts? What can Udelar contribute towards their definition?
How do interdiscipline and integrality converge? These and other questions will be ap-
proached in this article by means of a qualitative analysis and a case study of the 2013 In-
tedisciplinary Space.

Palabras clave | interdisciplina – integralidad – extensión – Reforma Universitaria – Universi-


dad de la República (Uruguay)

Keywords | interdiscipline – integrality – extension – University Reform – University of the


(Uruguayan) Republic.

*  Universidad de la República Uruguay. Correo electrónico: clau@fcien.edu.uy

Martínez Claudio, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto. «Espacio Interdisciplinario:
convergencia entre integralidad e interdisciplina.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 223-240.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Introducción
El presente artículo aporta elementos para la reflexión en torno a dos grandes
temáticas universitarias: la interdisciplina y la integralidad. Para comenzar,
cabe realizar dos puntualizaciones, ambos ejes representan campos de trabajo
muy prolíficos que se encuentran en discusión en diversos ámbitos de la Uni-
versidad de la República (Udelar, Uruguay) en la actualidad. Por tal razón, el ob-
jetivo de este trabajo es presentar algunos puntos de encuentro entre ambos
ejes que permitan tender puentes y colaboren con su consolidación, dejando así
planteado el comienzo de un espacio de reflexión.
Al igual que la creación del Espacio Interdisciplinario (EI),1 la curriculariza-
ción de la extensión y el fomento de las prácticas integrales forman parte de la
Segunda Reforma Universitaria2 y, por ello, presentan congruencias en el tiempo
y en su espíritu. Entonces, ¿qué implicancias tienen estos conceptos?, ¿qué pue-
de aportar la Udelar para su definición?, ¿cómo convergen la interdisciplina y la
integralidad? Ambas pueden colaborar con una formación universitaria que
consolide individuos con mayor capacidad de afrontar creativamente proble-
224 mas nuevos con un compromiso social más profundo.
La integralidad, entendida como articulación de las tres funciones universi-
RESONANCIAS

tarias (investigación, enseñanza y extensión) establecidas en la Ley Orgánica de


la Universidad (Diario Oficial 1958), y la interdisciplina presentan algunos pun-
tos de contacto. En este sentido, las prácticas integrales y las interdisciplinarias
requieren de la participación activa de los actores involucrados, poniendo en
juego sus saberes en una dinámica basada en el abordaje integral de las diferen-
tes temáticas. El foco del aprendizaje debe ponerse en los procesos y en el diá-
logo entre personas de formaciones diversas, de diferentes disciplinas, universita-
rias y extra-universitarias, que transiten juntos un proceso en el cual se trabaje
sobre un problema de interés común. En este contexto, asumimos que el EI tiene
un rol muy importante en tanto espacio transversal a la estructura académica
que convoca a sus equipos a desarrollar las tres funciones universitarias.
En suma, este artículo se estructura de la siguiente manera: en la primera
parte se presentan los conceptos de integralidad e interdisciplina, en tanto he-
rramientas contemporáneas instrumentadas por la Universidad de la República
para su transformación. En segundo lugar, se ensaya una mirada desde el EI a
los Espacios de Formación Integral (EFI) 2013 motivados por su potencial carác-
ter interdisciplinario; se describen sus principales características y se aborda la

1 La historia, actividades y programas del Espacio Interdisciplinario se puede consultar en:


(Universidad de la República Uruguay 2008).
2 Para información sobre la Segunda Reforma Universitaria véase: (Universidad de la Repú-
blica Uruguay 2014).
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

experiencia de uno de ellos. Finalmente, y a modo de reflexiones finales, se pre-


sentan algunos puntos de encuentro entre las prácticas interdisciplinarias y las
integrales, en función del recorrido realizado.

Integralidad e interdisciplina en la segunda reforma universitaria


Existen en la Udelar diferentes puntos de vista sobre lo que es y debe ser la in-
tegralidad (Arocena 2008), así como sucede con la interdisciplina. Estos acuer-
dos y desacuerdos implican cuestiones epistemológicas y normativas sobre es-
tos conceptos, lo que requiere de una constante reflexión sobre las definiciones
y conceptos que se utilizan. Sin embargo, lo anterior no elude la posibilidad de
contar con acuerdos mínimos que sean construidos colectivamente en marcos
debatidos y consensuados.
Impulsada en el año 2007 por el actual equipo rectoral, la Segunda Reforma
Universitaria ha implicado una serie de estrategias con el objetivo de avanzar en
la generalización de la educación superior y en la transformación de la estructura
académica universitaria (Universidad de la República Uruguay 2014) en el Uru- 225
guay. En este marco, surge el Espacio Interdisciplinario y el fomento de la integra-

RESONANCIAS
lidad a través de la curricularización de la extensión, de la mano del Servicio Cen-
tral de Extensión y Actividades en el Medio (SCEAM, Udelar). Esto conlleva afrontar
los desafíos de la integración de funciones buscando la calidad dentro de la Uni-
versidad, integrando esfuerzos disciplinarios y tendiendo a una mayor horizon-
talidad. El impacto de estas estrategias se valora por la amplitud de su alcance en
tanto que la Udelar es la única Universidad pública del Estado uruguayo.

El Espacio Interdisciplinario y la interdisciplina en la Udelar


En el año 2008 se crea el Espacio Interdisciplinario, pensado como un servicio
universitario conformado por estructuras interconectadas con identidad propia
para facilitar, promover y legitimar abordajes innovadores para problemas
­complejos y multidimensionales. Se trata de un espacio físico, pero también de
un entorno conceptual que se pretende transversal a toda la estructura univer-
sitaria.
Los lineamientos del EI funcionan como grandes ejes desde los que se busca
integrar las prácticas interdisciplinarias con un espíritu plural. Entre ellos cabe
mencionar: la legitimación académica reflejada en formas institucionales espe-
cíficas, y el esfuerzo por evitar la competencia entre lo disciplinario y el desa-
rrollo interdisciplinario, con una consecuente transformación de los criterios de eva-
luación académica. Se apunta a fomentar la flexibilidad y servir de puerta de entrada
a la sociedad para colaborar con la construcción de agendas derivadas de de-
mandas concretas.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

En sus primeros cinco años de actividad, el EI elaboró y afianzó algunas


­líneas para la promoción de la interdisciplina en la Universidad, y la creación de
nuevas instancias dinamizadoras (convocatorias a núcleos y centros interdisci-
plinarios, redes temáticas, publicaciones y eventos interdisciplinarios, proyec-
tos para fomentar la investigación de los estudiantes de grado, entre otras), ade-
más de conformar equipos académicos activos que impulsaran dicho avance.
Es así que, a su amparo, estos colectivos han venido trabajando con diferentes
aproximaciones, estrategias y trayectorias para abordar sus problemas de estu-
dio. En este sentido, el EI desarrolla una reflexión sobre el trabajo interdiscipli-
nario a partir de diversas experiencias en investigación, enseñanza y extensión
como medio para potenciar el relacionamiento entre las disciplinas.

Interdisciplina y disciplinas
No es posible referir a la interdisciplina sin mencionar a las disciplinas y las
prácticas disciplinarias (Lattuca 2001; Repko 2008; Repko, Newell y Szostak
2011). Dependiendo de las disciplinas de las que provengan los actores, de sus
226 objetos de investigación y de sus características personales y/o grupales, en la
Udelar se registran diferentes percepciones sobre la disciplinariedad e interdis-
RESONANCIAS

ciplinariedad y los vínculos entre ambas esferas (Cruz et al. 2012).


Tanto las prácticas interdisciplinarias como las integrales, requieren del
diálogo entre disciplinas. Dicho diálogo entre docentes, investigadores3 y otras
instituciones y organizaciones sociales, debe ser co-construido, tal como se
constata en el análisis de los Espacios de Formación Integral de la Udelar que se
detalla en el apartado siguiente.
En un trabajo anterior,4 los investigadores entrevistados de la Udelar reflexio-
naron sobre el vínculo entre lo disciplinario y lo interdisciplinario. En algunos
casos, argumentaron que la solidez disciplinaria es una condición sine qua non de
las prácticas interdisciplinarias. La interdisciplina es un camino de ida y de vuel-
ta en el que la integración se da por momentos y, en este sentido, se constituye
en un intercambio más específico. Estas dinámicas5 se asemejan a un péndulo que

3 Cuando utilizamos el término docente, para el caso de la Udelar, referimos simultánea-


mente a la función de investigador que éste desarrolla y viceversa.
4 Durante 2010 y 2011 se realizaron entrevistas a los responsables de los núcleos y centros
interdisciplinarios financiados por el EI, en el marco de una investigación llevada adelante
por la Unidad Académica del EI sobre la situación de la interdisciplina en la Universidad de
la República (Cruz et al. 2012; Cruz, Repetto y Vienni 2013).
5 El concepto de dinámicas surge de la investigación realizada por la Unidad Académica del
EI (Cruz et al. 2012; Cruz, Repetto y Vienni 2013) como forma de ilustrar los vínculos entre
los conceptos y las prácticas disciplinarias e interdisciplinarias. Así fueron definidas diná-
micas pendulares, cíclicas, espirales o como construcción.
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

ilustra el movimiento entre ambas dimensiones. Cada disciplina produce sobre


su especialidad y el control de ese producto se encuentra dado por sus integran-
tes. La disciplina proporciona cierta comodidad y una s ­ ensación de territorio co-
nocido que se pone en cuestión en el paisaje inter­disciplinario.
En otro tipo de dinámicas, la relación disciplina-interdisciplina se percibe
como cíclica, es decir, en una investigación se transita por momentos disciplina-
rios e interdisciplinarios sin perder la autonomía de los actores involucrados. Las
disciplinas siguen siendo parte fundamental del proceso y se prevén instancias
de intercambio y de definición en común como parte constitutiva del proceso.
Por otro lado, las prácticas interdisciplinarias pueden llegar a suponer un
itinerario que implica un proceso de síntesis; mientras se avanza se generan
nuevos saberes y nuevas prácticas. En ellos siempre se retorna al mismo lugar,
pero desde un nivel superior, lo que supone un proceso de crecimiento en for-
ma de espiral ascendente (Cruz et al. 2012).
Por último, algunos docentes del Espacio Interdisciplinario se refirieron a la
noción de construcción de lo interdisciplinario como un proceso permanente
que tiene como punto de partida a los saberes disciplinarios, pero que los tras- 227
ciende y por ello construye algo nuevo. En este tipo de dinámicas se profundiza

RESONANCIAS
en el camino interdisciplinario en tanto se da algo nuevo, un nuevo saber, una
nueva forma de concebir el problema y de abordarlo. Asimismo, esto se vincula
con la construcción de un lenguaje común, de conceptos inteligibles para todas las
disciplinas involucradas, de saberes compartidos y en permanente construcción.
Estas dinámicas conllevan dificultades asociadas al quehacer interdiscipli-
nario que, si bien son compartidas en procesos disciplinarios, revisten ciertas
especificidades que, como veremos, también se verifican en los procesos de
construcción y promoción de la integralidad en la Universidad de la República.

Integralidad en la Udelar
Como ya adelantamos, la integralidad implica la articulación de las tres funcio-
nes universitarias. Las prácticas integrales “son aquellas que articulan al mismo
tiempo aproximaciones interdisciplinarias y actividades de enseñanza, aprendi-
zaje, investigación, extensión y actividades en el medio” (Rectorado 2010, 19).
La promoción y fortalecimiento de las prácticas integrales en la Universidad
de la República han venido de la mano del proceso de curricularización de la
extensión. Esto de alguna manera se encuentra ligado a que la extensión ha sido
el pilar más débil de las funciones universitarias6 y, por ello, la función que ha

6 “(…) pese a grandes esfuerzos de no poca gente durante largo tiempo, el papel real de la
extensión en la vida de las universidades públicas latinoamericanas no ha dejado de ser
comparativamente menor” (Arocena 2011: 10).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

requerido de un apoyo más firme y sostenido en términos de política universi-


taria en los últimos tiempos. En este sentido, de algunos grupos interdisciplina-
rios ha surgido que la escasez de recursos humanos y económicos se presenta
como un obstáculo para el desarrollo de la extensión universitaria. Los investi-
gadores enfatizaron que se realiza una valoración diferencial de las actividades
de investigación, enseñanza y extensión, siendo privilegiadas las dos primeras
en las instancias de evaluación académica (Cruz, Repetto y Vienni 2013). A con-
tinuación podemos ver algunas modalidades de integración de funciones en los
EFI 2013 integrados por al menos dos servicios universitarios (figura 1).
Santos y Grabino (2013) subrayaron

Las prácticas integrales la importancia del documento aprobado


por el Consejo Directivo Central (CDC),7
“son aquellas que articulan que impulsa la curricularización de la ex-
al mismo tiempo aproxima- tensión, colocándola “en pie de igualdad
con el resto de las funciones”. (...) “la ex-
ciones interdisciplinarias y tensión y la investigación deberían ser
228 actividades de enseñanza, parte de la metodología de enseñanza
universitaria, lo que haría que el proceso
aprendizaje, investigación,
RESONANCIAS

formativo fuese integral, con un contacto


extensión y actividades directo con la realidad social, por lo tan-
to humanizadora” (CDC 2009 en Rectora-
en el medio” do 2010, 16)”. Declaraciones como ésta
ponen en marcha mecanismos que sacu-
den las estructuras universitarias y finalmente suponen una readecuación con
nuevos y viejos equilibrios entre funciones.
Las acciones que la Universidad ha realizado en torno a este nuevo estatus
de la extensión son: la creación de Unidades de Extensión en todos los servicios
y la consolidación de las ya existentes mediante la asignación de fondos centra-
les; el desarrollo de una Red de Extensión y de distintos programas plataforma
potenciados desde SCEAM en algunos casos en conjunto con las comisiones sec-
toriales de Investigación y Enseñanza (Grabino y Santos 2013).
En este contexto la extensión —como tarea inherente a la integralidad— fue
asumida por el EI desde sus inicios, estando presente como un aspecto a
evaluarse en todos sus programas académicos. Ello se ha materializado en
prácticas que responden a las particularidades de cada una de las funciones.
En casos paradigmáticos, se percibe que, cuando los problemas son pensados
y elaborados en conjunto con los actores territoriales: 1) el enfoque debe ser

7 Órgano rector de la Udelar consagrado por la Constitución de la República. Es un órgano


co-gobernado por los tres órdenes que lo integran: docentes, estudiantes y egresados.
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

Investigación-enseñanza
Extensión-enseñanza
Investigación-enseñanza-extensión
Investigación-enseñanza
Extensión-enseñanza
Investigación-enseñanza-extensión

Salud
Artística
Social
Salud
Tecnológica
Artística
Agraria 229
Social
Básica
Tecnológica

RESONANCIAS
Centros regionales
Agraria
Básica
Centros regionales
Figura 1. Modalidades de integración de los EFI interservicio 2013. Áreas cognitivas de los EFI inter-
servicio 2013 que articulan las tres funciones universitarias. Fuente: elaboración propia.*

interdisciplinario y 2) la extensión y el relacionamiento con el medio deben es-


tar presentes. Nuevamente en palabras de Tommasino y Rodríguez (2011), la
realidad es indisciplinada y, en este sentido, la intervención para su transforma-
ción debe ser necesariamente interdisciplinaria. Este diálogo, originariamente
académico, debe incluir el saber popular, además de ser criticado por el mismo,
y criticarlo a su vez, conformando una red de saberes que contribuya a la trans-
formación participativa de la realidad.
En suma, “la integralidad como un espacio de preguntas recíprocas implica
preguntas que la enseñanza le hace a la investigación, que la investigación le
hace a la extensión, y que la extensión le realiza a cualquiera de las otras dos
funciones. Asimismo, todas las funciones se formulan preguntas a sí mismas y
a todas las demás” (Sutz 2011, 52). Desde esta perspectiva, el afianzamiento de

* Todas las figuras y tablas se realizaron con base en datos aportados por el Servicio Central
de Extensión y Actividades en el Medio, Udelar.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

las prácticas integrales implica un proceso de reformulación de las tres funcio-


nes universitarias de acuerdo con los vínculos que desarrollen entre sí y los
nuevos equilibrios y desequilibrios que tengan lugar a partir de ello.

Los espacios de formación integral: una aproximación exploratoria


El proceso de incorporación de las prácticas integrales en el currículum supone
considerar distintas estrategias: “la primera son los Espacios de Formación Inte-
gral (EFI), que permitirán la curricularización de este tipo de actividades a nivel
de los diferentes ciclos de las carreras”
La integralidad como un (Rectorado 2010, 19).
Como veíamos en el apartado ante-
espacio de preguntas rior, desde el rectorado se definió el ca-
recíprocas implica preguntas rácter interdisciplinario de las prácticas
integrales y, en consecuencia, de los EFI.
que la enseñanza le hace En tanto alternativa al formato clásico de
230 a la investigación, que la aula, habilitan “espacios de aprendizaje”
novedosos (Romano 2011, 87) que per-
investigación le hace a la
RESONANCIAS

miten el diálogo entre diferentes discipli-


extensión, y que la extensión nas y saberes. En esta línea, los EFI son
le realiza a cualquiera de las “(...) dispositivos flexibles que se confor-
man a partir de múltiples experiencias
otras dos funciones educativas en diálogo con la ­ sociedad,
prácticas, cursos, talleres, pasantías,
proyectos de extensión y/o investigación, asumiendo diferentes formas de re-
conocimiento curricular según las características de cada servicio u ­ niversitario”
(Tommasino y Rodríguez 2011, 20).
Este carácter de los EFI de alguna manera nos habilitó a indagar en la dimen-
sión interdisciplinaria de los mismos. El presente trabajo es un primer acerca-
miento exploratorio a estas experiencias desde una mirada interdisciplinaria.
En esta búsqueda, la estrategia metodológica consistió en una aproximación
cualitativa a los documentos proporcionados por SCEAM sobre los EFI desarro-
llados durante el año 2013. Se accedió a los informes finales de evaluación y al-
gunas matrices de trabajo de estos colectivos y, a partir de ello, se diseñaron las
dimensiones de análisis teniendo en cuenta las características de la integralidad
y la interdisciplina, detalladas en los apartados anteriores. De esta forma, ade-
más de los datos de composición de cada EFI, se tomaron en cuenta las institu-
ciones y actores sociales que en ellos participan, los servicios universitarios y
áreas cognitivas que los integran, los objetivos que persiguieron y el rol que
cumplió el aspecto interdisciplinario en dichas prácticas.
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

Figura 2. Nube de palabras obtenida a partir de las tres palabras clave de los EFI 2013.
231
Fuente: elaboración propia en base a la herramienta de análisis de contenido Tagxedo.

RESONANCIAS
El universo de análisis quedó conformado por 155 EFI de los diferentes ser-
vicios universitarios que trabajaron sobre las más diversas temáticas (agricultu-
ra, salud, memoria, educación, infancia, temáticas ambientales, entre otras).
En la figura 2 se destaca interdisciplina como una de las palabras clave con
mayor peso relativo dentro de los documentos analizados, lo que de alguna
­manera sostiene nuestra hipótesis inicial sobre el potencial interdisciplinario
de los EFI. Recordemos que en el año 2009 comenzó a funcionar el Espacio In-
terdisciplinario en la Udelar y se consolidaron las líneas de este espacio en la
estructura universitaria, lo que podría estar permeando otras actividades de la
Udelar, en este caso, los EFI. Si bien este análisis requiere de profundización y
complementación con otras estrategias metodológicas, entendemos que puede
constituir una línea posible de indagación en futuras investigaciones. Por otra
parte, en la figura 2 vale destacar la presencia del concepto de extensión como
aspecto central. Si bien puede resultar evidente que los grupos que son financia-
dos por SCEAM reconocen a los EFI como la estrategia central para la consolida-
ción de la extensión o, en palabras de Rodrigo Arocena, de la “tercera función”.8

8 En la Udelar existen grupos de trabajo (GT) de la Red de Extensión que abordan la forma-
ción en extensión en integralidad: GT de generación de conocimiento (Objetivos: Caracteri-
zar en forma general la producción de conocimiento en la integralidad. Definir los princi-
pales elementos constitutivos de la producción de conocimiento en la integralidad.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Los 155 Espacios de Formación Integral que funcionaron en el 2013 involu-


craron a más de 7000 estudiantes de grado y más de 700 docentes universita-
rios9 en las actividades desarrolladas a lo largo de ese año. En la tabla 1 se ob-
servan las facultades y servicios que presentaron sus propuestas, aquellas
integradas por más de un servicio universitario y las áreas cognitivas a las que
pertenecen.

—— De los 19 EFI presentados por la Facultad de Psicología sólo se contó con los
datos de 6 de ellos. De esos 6 EFI, sólo 2 son interservicio.
—— Los centros regionales están ubicados en distintos departamentos del inte
rior del país: Centro Universitario de Paysandú (CUP), Centro Universitario
de la Región Este (CURE), Centro Universitario de la Región Noreste (CUR y
CUT) y Centro Regional Norte (RN).

En las tablas 1 y 2 podemos ver que el 40% de los EFI que funcionaron en el 2013
fueron integrados por más de un servicio universitario.10 En esta línea, el carác-
232 ter de interservicio implica la posibilidad de interacción entre al menos dos dis-
ciplinas, nexo que podrá ser más o menos estrecho pero que, en principio, re-
RESONANCIAS

sulta fundamental para iniciar cualquier interacción. Esto supone acuerdos en


las dinámicas de trabajo, en las metodologías, en los roles de cada disciplina así
como entre los lenguajes con mayor profundidad en algunos casos y menor en
otros. Lo cierto es que una definición mínima de interdisciplina implica la inte-
racción entre disciplinas diversas, entre diferentes saberes, lo que posterior-
mente dará lugar a distintas modalidades y estrategias para transitar hacia el
territorio interdisciplinario.

Identificar las diferentes modalidades de producción de conocimiento presentes en las


prácticas integrales [cómo y quiénes]. Describir qué tipo de conocimiento se ha generado
en las prácticas integrales. Explorar la definición de criterios de valoración del conocimien-
to producido en las prácticas integrales); GT de formación (Objetivos: Líneas de trabajo
para la generación de EFI. Avanzar en las posibles articulaciones entre las propuestas de
formación con las que se cuenta, buscando complementariedades. Estimular la elaboración
de propuestas formativas hacia la búsqueda de una “pedagogía de la integralidad”. Profundizar
el trabajo en torno a las propuestas de evaluación de la formación en extensión: caracterís-
ticas, instancia de reflexión, elaboración de proyecto, entre otras, a fin de encontrar formas
de evaluación que recuperen la riqueza del proceso evitando el condicionamiento de las
propuestas habituales de evaluación de la enseñanza. Revisar las referencias conceptuales
y bibliográficas sobre las cuales se trabaja. Generar más instancias de vínculo y coordina-
ción con las unidades de enseñanza. Potenciar espacios comunes interservicios, sin perder
el foco en la especificidad de pensar cada disciplina desde la integralidad. En el mismo se
trabajan sobre las dificultades encontradas en el proceso).
9 Datos brindados por el Servicio Central de Extensión y Actividades en el Medio (Udelar).
10 Por interservicio entendemos a las propuestas que integran sus equipos por docentes y
estudiantes de al menos dos facultades y/o servicios universitarios.
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

Tabla 1. Total de EFI 2013 por servicio universitario y área cognitiva.


Área Investigación–enseñanza Extensión–enseñanza Investigación–enseñanza–
extensión
Salud 3 10 8
Artística 0 2
Social o 4 11
Tecnológica 2 2 5
Agraria 0 2
Básica 0 1 3
Centros Regionales 3 5 7
Totales 8 22 38
Fuente: elaboración propia.

Como primer paso, trascender las estructuras académicas de las disciplinas


es un desafío quizás poco ambicioso en términos teóricos pero cargado de com-
plejidades, dificultades y oportunidades que se irán resolviendo sobre la prác-
tica. Cada experiencia obtendrá así su singularidad, que podrá ser rescatada en
su valor y puesta a la luz de la crítica para un aprendizaje colectivo. 233
Los EFI presentados por los centros regionales merecerían un capítulo apar-

RESONANCIAS
te, ya que integran la Segunda Reforma Universitaria: la descentralización de la
Educación Superior, que supone estrategias para diversificar la oferta educativa
en la Udelar, concentrada históricamente en Montevideo, la capital del país. Las
experiencias de los EFI de los centros regionales implican una mayor interacción
entre las diferentes ofertas de grado, ya que en ellos se encuentran presentes
carreras pertenecientes a todas las facultades y áreas cognitivas. A priori po-
dríamos pensar que son procesos más interdisciplinarios o pluridisciplinarios,
pero sería necesario profundizar el análisis para arriesgar conclusiones más
certeras. A los efectos del presente trabajo, los EFI de los centros regionales fue-
ron clasificados como interservicio, a riesgo de simplificar por demás estas ex-
periencias (tabla 2).
En la figura 3 se observan algunas de las interacciones entre áreas cogniti-
vas de los EFI 2013 integrados por al menos dos servicios universitarios dife-
rentes. De esta manera se puede apreciar el nivel de interacción entre áreas por
cada esfera cognitiva (en porcentaje). Vemos así, por ejemplo, cómo el área so-
cial es la más representada en todos los niveles de interacción. En futuros aná-
lisis se podría abordar la dimensión cualitativa de ese vínculo, es decir, cómo se
integra el área social a los equipos de trabajo de las otras áreas. A continuación
nos introducimos en la experiencia de un EFI en particular.

UTU sustentable: la experiencia de un EFI


De los Espacios de Formación Integral que cumplían con la condición de ser
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Tabla 2. EFI interservicio por área cognitiva. Fuente: elaboración propia.


Servicio / Área Nº total Efis Efis Interservicio
Salud
Medicina 14 10
ISEF (Educación Física) 12 6
Enfermería 12 4
Odontología 2 0
Psicología 19 2
Subtotal Área Salud 59 22
Artística
Música 5 2
Bellas Artes 3 1
Subtotal Área Artística 8 3
Social
Información y Comunicación 12 4
Economía 5 0
234 Derecho 1 sin dato
Humanidades 11 4
RESONANCIAS

Ciencias Sociales 10 5
Subtotal Área Social 39 13
Tecnológica
Arquitectura 11 5
Ingeniería 4 2
Subtotal Área tecnológica 15 7
Agraria
Agronomía 8 2
Veterinaria 8 sin dato
Subtotal Área Agraria 16 2
Básica
Ciencias 4 1
Química 4 3
Subtotal Área Básica 8 4
Regionales
CUP 2 2
CURE 6 6
CUR-CUT 1 1
RN 1 1
Subtotal Área Regional 10 10
Total 155 (100%) 61 (40%)
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

EFI interservicio por área cognitiva


%
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
Salud Artística Social Tecnológica Agraria Básica Regionales
N EFIs de un único servicio
o

No EFIs interservicio

235
Figura 3. Interacción entre áreas cognitivas de los EFIs interservicio 2013. Fuente: elaboración propia.

RESONANCIAS
i­nterservicio, tomamos como análisis de caso el EFI “UTU Sustentable”,11
­propuesta de trabajo conjunto entre la Udelar y la Escuela Técnica (nivel secun-
dario) del barrio Malvín Norte (ETMN), donde se buscó desarrollar actividades
teórico/prácticas integrales relacionadas con la sustentabilidad en la vida coti-
diana, entre docentes y estudiantes de ambas instituciones, compartiendo sabe-
res a través de espacios de formación estudiantil.
Esta propuesta se centra en el concepto de “UTU autosustentable”, es decir,
presentar la ETMN como una institución que diseña e implementa estrategias
para aprovechar al máximo aquellos recursos con los que cuenta (ya sean econó-
micos, humanos, energéticos, etc.), generando el mínimo posible de residuos y la
creación de nuevas fuentes cuando sea necesario. En este marco, la propuesta
pretende promover en todos los participantes la reflexión y acciones concretas en
torno al concepto de sustentabilidad; favorecer la “auto-sustentabilidad” de la
ETMN (generar productos/tecnologías utilizables y potenciar la seguridad ali-
mentaria); promover en los participantes la apropiación de las tecnologías desa-
rrolladas (por ejemplo para su uso doméstico); y generar y fortalecer el vínculo
entre dos instituciones educativas vecinas a través de temas comunes.
Participan, por la ETMN, docentes y estudiantes de los Talleres Optativos

11 UTU: Universidad del Trabajo del Uruguay (ofrece varios niveles de enseñanza: Ciclo Básico,
Educación Media Profesional (Bachillerato Tecnológico), y carreras técnicas de nivel terciario.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Curriculares de Agronomía, Madera, Mecánica Automotriz y Gastronomía, y los


cursos Tecnología y Ciencias Físicas; mientras que por la Udelar participan do-
centes de la Sección Bioquímica, Instituto de Física, Laboratorio de Biomateriales
(Facultad de Ciencias). Asimismo, participaron docentes y estudiantes de la Li-
cenciatura en Ciencias de la Comunicación (LICCOM) quienes realizaron un re-
gistro audiovisual de la actividad. Se incorporó un docente del Laboratorio de
Ecología Microbiana del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Esta-
ble perteneciente al Ministerio de Educación y Cultura.
Las tareas concretas desarrolladas en este EFI fueron: la construcción de un
calentador solar de agua, el análisis de contenidos de alimentos por medio de
ADN, la fabricación de alcohol en gel y la construcción de un biodigestor (gene-
ración de gas) y una compostera (cama de lombrices de tierra para generar tierra
abonada). Los estudiantes universitarios realizaron como parte de su actividad
curricular una práctica en la Escuela Técnica de Malvín Norte, donde trabajaron
en talleres junto a estudiantes y docentes de esta institución y estudiantes de la
Facultad de Ciencias. A la vez que se formaban en el manejo de la herramienta
236 audiovisual, generaban productos sobre el proceso de trabajo del EFI que luego
se proyectaron en una Feria de Ciencia y Tecnología en la propia ETMN. Al mis-
RESONANCIAS

mo tiempo, los estudiantes de LICCOM trabajaron con los estudiantes de Cien-


cias articulando saberes y aportando herramientas para el registro audiovisual.
El trabajo de los estudiantes aportó una herramienta de sistematización de la
experiencia lo que permitió la divulgación de la tarea realizada, el conocimiento
y los productos generados.
Durante el EFI se dio un intercambio entre el saber académico y el saber po-
pular, en cuanto que se coordinó y ajustó la agenda de investigación y genera-
ción de productos con los destinatarios finales (estudiantes de la ETMN). En una
de las actividades del año 2013 (Estudio de la composición de alimentos por
medio de ADN) se realizó una encuesta a los estudiantes de UTU para elegir las
matrices alimentarias a ser analizadas en el laboratorio.
Los resultados académicos del EFI consistieron en la presentación de los
productos en foros académicos y la confección de pósters de divulgación. Du-
rante el desarrollo del EFI se cuidó de fomentar la interdisciplina en la planifica-
ción, ejecución y muestra final, intentando todo el tiempo que ninguna discipli-
na tomara el liderazgo, a la vez que se realizaron varias actividades con
participación de todas las áreas. Sin embargo, quienes participamos en la pro-
puesta consideramos que no se logró una real construcción interdisciplinaria
durante el proceso, dado que cada disciplina trabajó por separado en las activi-
dades concretas. Sabemos que la construcción de prácticas y equipos interdis-
ciplinarios requiere de tiempos y esfuerzos múltiples, por lo que se valoran los
resultados obtenidos, si bien resta mucho camino por recorrer. Esto constituye
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

un desafío a abordar en futuras ediciones de este EFI y, posiblemente, de mu-


chos otros.

Interdisciplina e integralidad: convergencias y divergencias


A partir de lo recorrido en el presente trabajo, ¿qué puede aportar el Espacio In-
terdisciplinario para la reflexión en torno a las prácticas integrales? Como ya
vimos, la potencialidad interdisciplinaria de los EFI y las prácticas integrales,
pautada en las definiciones de la Udelar, se ve verificada en esas experiencias.
Existe un potencial interdisciplinario que puede ser explotado, pero que para
ello se requiere redoblar esfuerzos. Si bien esto más que una conclusión es el
comienzo de un camino de indagación, nos permite encontrar puntos de en-
cuentro entre las prácticas integrales y las interdisciplinarias. Estas convergen-
cias no están exentas de dificultades, desencuentros o divergencias. Sabemos
que tanto la integralidad como la interdisciplina presentan dificultades a la hora
de llevarlas a la práctica, y eso también forma parte del recorrido. Algunos pro-
blemas o dificultades con las que se encuentran las dinámicas interdisciplina- 237
rias pueden colaborar con las prácticas integrales y viceversa. Este puente entre

RESONANCIAS
ambos ejes se constata en la experiencia de los EFI analizados lo que se puede
resumir en los siguientes “encuentros”:

 1. Horizontalidad: La búsqueda de horizontalidad en las tres funciones univer-


sitarias en las prácticas integrales comparte la inquietud y la dificultad con
la horizontalidad entre disciplinas en los grupos interdisciplinarios. En és-
tos puede verse cómo muchas veces una disciplina domina a otras y las con-
vierte así en subsidiarias, lo que también se verifica en los EFI.
 2. Interdisciplina y extensión: Uno de los elementos que caracteriza a la con-
cepción y tarea extensionista es la necesidad de un abordaje interdiscipli­
nario (Bordoli 2010). Esto plantea un desafío en torno al desarrollo de la
­interdisciplina en la Udelar y el rol que en ello cumple el Espacio Interdisci-
plinario. La extensión se concibe como un proceso interdisciplinario, como
un encuentro de saberes (Tommasino y Rodríguez 2011) donde se dan inte-
racciones entre disciplinas, que potencialmente pueden constituirse en
prácticas interdisciplinarias. El vínculo entre ambas dimensiones requiere
ser explorado.
 3. Definición de integralidad e interdisciplina: Para definir la integralidad se
parte de una concepción amplia que no busca recortar la diversidad de ex-
periencias. Lo mismo sucede en el caso de la interdisciplina, proponiéndose
también una postura plural que da lugar a prácticas diversas que implican
múltiples dinámicas de trabajo. Estas definiciones no taxativas ni excluyentes
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

han dado lugar en la Universidad a diferentes modalidades de aproximación


hacia lo interdisciplinario y hacia la integralidad. En el caso de la interdisci-
plina, se verifican diferentes dinámicas, así como los EFI demuestran una
pluralidad de formas de apropiarse y participar en las prácticas integrales. No
existe un único camino hacia la interdisciplina o hacia la integralidad. La
Udelar en este sentido se nutre de las iniciativas de sus propios actores.
 4. Herramienta promotora de diálogos: Se plantea a la integralidad como una
herramienta promotora de diálogos: entre saberes, entre diferentes actores,
entre disciplinas. En el caso de las dinámicas interdisciplinarias, la comuni-
cación constituye también una característica relevante pues se busca la
construcción de conceptos y “lenguajes” en común entre diferentes discipli-
nas. Atravesar estas fronteras es un desafío compartido.
 5. Relacionamiento entre los servicios universitarios: Para el desarrollo de la in-
tegralidad resulta necesario el relacionamiento fluido entre los servicios
universitarios, lo que coincide como un factor favorable para la promoción
de la interdisciplina y el fortalecimiento de las prácticas interdisciplinarias.
238 En el presente trabajo pudimos ver cómo un 40% de los EFI que trabajaron
en el 2013 estuvieron integrados por, al menos, dos servicios o facultades.
RESONANCIAS

 6. Problemas multidimensionales: El abordaje interdisciplinario e interprofe-


sional se torna necesario a la hora de analizar y buscar soluciones creativas
a problemas de alta complejidad (Bordoli 2010). En este sentido, los EFI se
enfrentan a problemas multidimensionales que escapan al enfoque de una
sola disciplina, así como a partir de su enclave territorial y/o institucional
demandan otros saberes que no provienen del entorno académico.
 7. Proceso y producto: En las actividades con el medio y en la labor comunitaria
importa el producto —la resolución efectiva de un problema— y el proceso.
Lo mismo sucede en las prácticas interdisciplinarias, en las que tanto el pro-
ducto como el proceso son relevantes para la construcción de un saber
que aporte a la resolución de un problema. Sin embargo, a pesar de ser va-
liosas ambas dimensiones, el proceso es particularmente relevante por la
complejidad que implica. La interacción con los otros requiere de otros
tiempos y de esfuerzos diversos, en los que los productos estarán directa-
mente determinados por cómo se hayan dado esos procesos. Integrar fun-
ciones requiere de un esfuerzo y una reflexión; no se trata de sumar sino de
articular, de generar algo nuevo a partir de la experiencia. En este sentido,
un proceso a conciencia es parte fundamental de las prácticas integrales e
interdisciplinarias.

Este conjunto de reflexiones no pretende cerrar la discusión sino, por el contra-


rio, abrir y promover un intercambio que permita conocer y reconocer dificulta-
Claudio Martínez, Bianca Vienni, Paula Cruz y Lorena Repetto Espacio Interdisciplinario:...

des y oportunidades entre las experiencias propias y las ajenas. Esta aproxima-
ción a una búsqueda de la interdisciplinariedad en las prácticas integrales o de
las posibles convergencias y divergencias entre ambos ejes, es sólo un ­comienzo.
Para llegar a conclusiones más certeras debemos diversificar las ­estrategias
de investigación, realizando entrevistas en profundidad a partir de las bases de
datos ya construidas.
En lo que atañe específicamente al Espacio Interdisciplinario, la integralidad
abre un espacio para la interdisciplina en la medida en que se precisan diálogos
horizontales y miradas diversas sobre las preguntas a responder. A pesar de las
líneas promovidas por la Udelar —o gracias a ellas— nos encontramos con va-
riadas definiciones e indefiniciones sobre la interdisciplina y la integralidad que
confirman el espíritu plural con el que ambas se proponen. Aprender de las ini-
ciativas de quienes emprenden estas tareas es el camino.

Agradecimientos
Los autores quieren agradecer especialmente a Carlos Santos, Valeria Grabino, 239
María Noel González, Agustín Cano y Diego Barros del Servicio Central de Exten-

RESONANCIAS
sión y Actividades en el Medio, quienes brindaron los datos, bibliografía e infor-
mes que se utilizaron para el análisis de los Espacios de Formación Integral.
Asimismo, valoramos el apoyo de los siguientes ayudantes de las unidades de
extensión: Gastón Lamas, Eugenia Villarmarzo, Valeria Cavalli, Marcela Farreño,
Vilma Castro, Beatriz Sarmiento y Agustín Guerra.

Referencias
Arocena, Rodrigo. «Curricularización de la extensión: ¿por qué, cuál, cómo?»
Integralidad: tensiones y perspectivas. Cuadernos de Extensión (Comisión
Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio [CSEAM]), nº 1 2011: 19-
42.
———. «Presentación.» Espacio Interdisciplinario, Jornada de Presentación. Mon-
tevideo: Editado por el equipo de Rectorado de la Universidad de la Repúbli-
ca. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de la República. 2008. www.
ei.ur.edu.uy.
Bordoli, Eloísa. «Aportes para pensar la extensión universitaria.» En Extensión
en obra. Experiencias, reflexiones, metodologías y abordajes en extensión
universitaria. Montevideo: Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en
el Medio (CSEAM), 2010.
Cruz, Paula, Bianca Vienni, Ximena Aguiar y Lorena Repetto. «Apuntes para la ca-
racterización del trabajo interdisciplinario en la Universidad de la República.»
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Interdisciplina en el estuario. Saberes orilleros. (Revista Digital de la Univer-


sidad Nacional de México) 13, nº 5 de mayo de 2012. http://www.revista.
unam.mx/.
———, Lorena Repetto y Bianca Vienni. «Situación de la interdisciplina en la
­Universidad de la República (2009-2011).» En En_clave inter Procesos, con-
textos y resultados del trabajo interdisciplinario, 29-4. Montevideo: Espacio
Interdisciplinario de la Universidad de la República, 2013.
Diario Oficial. «Ley Orgánica de la Universidad de la República.» Ley N1 12.549
de 16.X.1958. 29 de Octubre de 1958. http://www.fing.edu.uy/sites/de-
fault/files/2011/3196/leyorganicaudelar.pdf.
Grabino, Valeria y Carlos Santos. «La integralidad como propuesta teórico-meto-
dológica. Reflexiones a partir de la experiencia de la Universidad de la Repú-
blica.» Congreso, Extensión y Sociedad, Comisión Sectorial de Extensión y
­Actividades en el Medio. 2013. http://formularios.extension.edu.uy/Exten-
soExpositor2013/archivos/645_resumen1495.pdf.
Lattuca, Lisa. Creating Interdisciplinarity: Interdisciplinary research and tea-
240 ching among college and university faculty. Nashville: Vanderbilt University
Press, 2001.
RESONANCIAS

Rectorado. «La extensión en la renovación de la enseñanza. Espacios de Forma-


ción Integral.» Fascículo 10. Hacia la Reforma Universitaria (Montevideo:
Universidad de la República), 2010.
Repko, Allen. Interdisciplinary research: process and theory. California: Sage Pu-
blications, 2008.
———, William Newell y Richard Szostak. (Eds.) Case studies in interdisciplinary
research. California: Sage Publications, 2011.
Romano, Antonio. «Sobre los espacios de formación integral de la Universidad.
Una perspectiva pedagógica.» Integralidad: Tensiones y perspectivas. Cua-
dernos de Extensión (Montevideo: Comisión Sectorial de Extensión y Activi-
dades en el Medio (CSEAM)), nº 1, 2011.
Sutz, Judith. «La integralidad de las funciones universitarias como espacio de
preguntas recíprocas.» Integralidad: tensiones y perspectivas. Cuadernos de
Extensión (Montevideo: Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el
Medio (CSEAM)), 2011.
Tommasino, Humberto y Nicolás Rodríguez. «Tres tesis básicas sobre extensión
y prácticas integrales en la Universidad de la República.» Integralidad: ten-
siones y perspectivas. Cuadernos de Extensión (Montevideo: Comisión Secto-
rial de Extensión y Actividades en el Medio [CSEAM]), 2011.
Universidad de la República Uruguay. «Sitio de la UDELAR.» Reforma Universita-
ria. 2014. http://www.universidad.edu.uy/renderPage/index/pageId/499.
———. «Sitio del Espacio Interdisciplinario.» 2008. http://www.ei.udelar.edu.uy/.
RESONANCIAS

María de Lourdes Pastor Pérez*


El ensayo, espacio idóneo para la
expresión interdisciplinaria. Dos ejemplos
de la ensayística mexicana: Octavio Paz y
Alfonso Reyes
Esa maravillosa urdimbre
que hoy llamamos interdisciplinariedad

Resumen | El ensayo, se trate de una obra literaria o académica, generalmente plantea pro-
blemas, preguntas, hipótesis, e intenta respuestas que en la mayoría de los casos son par-
ciales, provisionales o sin grandes pretensiones, y por ello, de gran valor en la construcción
del conocimiento. Se revisa esta forma de expresión escrita mencionando algunas concep- 241
ciones de la misma, desde Montaigne hasta su presencia en Hispanoamérica y México. Para
conocer si el ensayo permite la expresión amplia y libre de la visión interdisciplinaria, se
revisan, a manera de ejemplo, dos ensayos en los que confluyen diversas áreas del conoci-
miento, escritos por Octavio Paz y Alfonso Reyes, autores representativos de la ensayística
mexicana.

The Essay, Suitable for Interdisciplinary Expression: Two Examples of


Mexican Essayists: Octavio Paz and Alfonso Reyes
Abstract | The essay, whether a literary or scholarly work, usually poses problems, ques-
tions, hypotheses, and attempts answers that in most cases are partial, provisional, unpre-
tentious, and therefore of great value in building knowledge. We review this form of written
expression, departing from Montaigne to its presence in Latin America and Mexico. To as-
certain if essays allow the broad and unfettered expression of the interdisciplinary views,
we review two esssays in which several areas of knowledge come together, written by Octa-
vio Paz and Alfonso Reyes, two representantive authors of Mexican essay.

Palabras clave | ensayo – interdisciplinar – pensamiento complejo – literatura

Keywords | essay – interdisciplinary – complex thinking – literature

*  Escuela Nacional Preparatoria y Centro de Enseñanza para Extranjeros, Universidad Na-


cional Autónoma de México. Correo electrónico: lourdes_pastor@yahoo.com

Pastor Pérez, María de Lourdes. «El ensayo, espacio idóneo para la expresión interdisciplinar. Dos ejemplos de
la ensayística mexicana: Octavio Paz y Alfonso Reyes.» Interdisciplina 3, no 5 (2015): 241-257.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Introducción
El ensayo es el “centauro de los géneros”, como le llamaría Alfonso Reyes en afor-
tunado concepto, “donde hay de todo y cabe todo”. Así se refiere Reyes (1979,
402) a ese tipo de escrito cuya versatilidad parece ilimitada y que permite nue-
vos acercamientos como el presente, en el que surge la pregunta ¿es el ensayo
un género que permite de manera amplia y libre la expresión de la visión inter-
disciplinaria desde el enfoque del pensamiento complejo?
La riqueza de expresión del ensayo estriba en la posibilidad de abordar di-
versos temas, o diversos enfoques de un mismo tema, o combinar disciplinas y
argumentos y posiciones sobre un mis-

La riqueza de expresión del mo asunto; en fin, que la flexibilidad y la


posibilidad de diversas maneras de ex-
ensayo estriba en la presión caracterizan a nuestro objeto de
posibilidad de abordar estudio; pero dentro de esa flexibilidad
existen constantes que permiten diferen-
diversos temas, o diversos ciar al género de otros, e identificar los
242 enfoques de un mismo tema, rasgos que lo convierten en algo único ya
que en ocasiones se le confunde con
o combinar disciplinas y
RESONANCIAS

otras formas de expresión como el ar-


argumentos y posiciones tículo o el relato.
Siempre que se habla del ensayo es
sobre un mismo asunto obligado referirse a Michel de Montaigne
(1533-1592). Desde la aparición formal
de Les Essais1, hacia 1580 mucho se ha escrito, y más se puede escribir sobre el
tema. Con ese ánimo es que intento abordar la forma de expresión escrita cono-
cida como ensayo desde la perspectiva de la interdisciplinariedad y el pensa-
miento complejo, y llevar dicha reflexión a dos autores mexicanos en los que se
puede identificar la intención de abordar distintas disciplinas en una misma lí-
nea de la expresión escrita, en este caso en lenguaje literario.
En un primer momento haré una revisión del ensayo en cuanto género o for-
ma de expresión escrita, mencionando algunas posiciones sobre el mismo, des-
de Montaigne hasta su presencia en Hispanoamérica y México. En un segundo
momento revisaré la práctica del ensayo desde una perspectiva de complejidad
e interdisciplinariedad en dos obras de autores representativos de la ensayística

1  La primera edición de Les Essais de Mesire Michel, Seigneur de Montaigne, chevalier de


l´Ordre du Roi et gentilhomme ordinaire de sa chambre, es de 1580, se publicó en Bor-
deaux, aún en vida del autor. Le siguen las ediciones de 1582, 1587 y 1588, y en 1595 se
publica en París la edición de Les Essais, cuidada por su discípula María de Gournay (Mon-
taigne 2011).
María de Lourdes Pastor Pérez El ensayo, espacio idóneo para la expresión interdisciplinaria...

mexicana: Brindis en Estocolmo, de Octavio Paz, y el ensayo XI de la Cartilla mo-


ral, de Alfonso Reyes.

El ensayo
El ensayo en cuanto género fue acuñado por Michel de Montaigne a finales del
siglo XVI, en su obra Les Essais.
Con una mirada actual, en Montaigne ya se puede identificar una intención
interdisciplinar que va desde el tratamiento de asuntos filosóficos y cotidianos,
de educación y comportamiento, de interés antropológico-social hasta una va-
riedad de escritos sobre la cultura, los libros, los usos y costumbres, de lo que
hoy llamamos desarrollo personal o motivacional, entre otros. Son escritos en
donde priva su opinión o punto de vista sin intención de erigirse en autoridad,
sino de dejar para su lector un libro de “buena fe”, sin “un fin trascendental, sino
sólo privado y familiar”. “Lo consagro a la comodidad particular de mis parien-
tes y amigos”, es lo que ha dejado en su mensaje que a manera de prólogo tituló:
“el autor al lector” (31). Nunca pensó Montaigne la trascendencia que tendría 243
para la cultura universal su modesta intención: “quiero sólo mostrarme en mi

RESONANCIAS
manera de ser sencilla, natural y ordinaria, sin estudio ni artificio, porque soy
yo mismo a quien pinto […] Así lector, sabe que yo mismo soy el contenido de
mi libro…” (Montaigne 2011, 31)2
Lo que en realidad logró Montaigne fue aligerar los escritos y dejar su punto
de vista sobre algún tema de su interés. Así nos legó una gran variedad de escri-
tos sobre asuntos tan diversos como la educación, la moral y la vida cotidiana
de su tiempo. En el espléndido estudio preliminar de un gran ensayista mexica-
no, Juan José Arreola, que abre la edición aquí empleada, vislumbramos la gran-
deza del hacedor del ensayo, pero también de su prologuista. En un juego de
círculos concéntricos, Arreola, hace gala de ingenio y dominio de la técnica lite-
raria al escribir breves ensayos en cada uno de los apartados.
Lo interdisciplinar en el ensayo aparece desde el mismo Montaigne, si lo
consideramos como la suma de los saberes, la cultura misma. La educación de
Montaigne lo llevó a dominar el latín antes que otro tipo de conocimiento, y a
incursionar en una serie de disciplinas,3 cuya combinación se expresa en un len-
guaje propio que él decidió hacer explícito en escritos a los cuales denominó
ensayos. Su educación formal la hizo en el Colegio de Guyena del cual quedó el
gusto por el teatro; se sabe que estudió Derecho y ejerció algunos cargos en or-
ganismos jurídicos. También ocupó cargos administrativos y participó en actos

2  Las referencias de las citas remiten a esta edición.


3  Ver: prólogo a la edición aquí empleada.
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

bélicos. Se dedicó a las letras y su cultura se forjó con los libros de su formida-
ble biblioteca circular en la torre del castillo de Montaigne en Burdeos, muchos
de los cuales, procedían de su padre, quien tanta dedicación puso en la educa-
ción de su hijo.4
Después de Montaigne surge en línea paralela, pero en busca de mayor ob-
jetividad en los asuntos que trata, Francis Bacon, su contemporáneo, creador
del género ensayístico en inglés, quien, entre otras obras, escribió Essays: Mo-
ral, Economical and Political, de 1597. Posteriormente muchos autores han de-
jado sus escritos bajo el rango de ensayos, como el Essay concerning Human
Understanding, de John Locke, cuya redacción se remonta a 1671, editado en
1690. Se proyecta ya como una forma de escribir con autores como Voltaire,
Rousseau, Bergson (Weinberg 2006a),5 y un amplísimo etcétera que llega hasta
nuestros días.
El ensayo es una veta de expresión de gran riqueza, aunque de difícil deli-
mitación, lo cual es una ventaja y una desventaja del género, porque ante la po-
sibilidad de la libertad de expresión, se puede perder lo que sería su constitu-
244 ción primaria. El ensayo es un espacio de expresión escrita en donde el pensador6
ha dejado sus ideas y, por supuesto, sin agotar el tema.
RESONANCIAS

Mucho antes de que se le llamara ensayo, o independientemente de que se


le llame de esa manera, muchos autores desde la antigüedad escribieron sus re-
flexiones sobre un tema en cartas, discursos o disertaciones. Si partimos de una
definición léxica podemos considerar un ensayo como “un escrito, generalmen-
te breve, sin el aparato ni la extensión que requiere un tratado completo sobre
la misma materia”.7 Pero, desde luego que el ensayo es mucho más que eso.
También en el sentido de la palabra, ensayar para Montaigne tiene que ver más
con una “probada” de buena fe (ante el riesgo del veneno), que con un intento o
borrador (Amara 2012, 24).8
Si bien el ensayo fue aceptado como forma de expresión en Francia y Gran
Bretaña, cuya tradición de escritura de ideas pasó a Hispanoamérica, en donde
tuvo gran desarrollo, sobre todo en el siglo XIX (Skirius 2006), no ocurre lo

4  Ver: epílogo a la edición aquí empleada realizado por Adolfo Castañón.


5  Ver: prólogo de Juan José Arreola a la edición aquí utilizada.
6  He optado por el genérico “pensador” en referencia al ser humano que tiene la intención
de plasmar su pensamiento en escritos, en los que exprese su opinión o punto de vista,
considerados como ensayos.
7  s/v ensayo: Diccionario de la Lengua Española. 19ª ed, III, Real Academia española, Ma-
drid, 1970.
8  En el prólogo de Juan José Arreola a la edición de Ensayos escogidos, ya mencionada,
refiere a una visita que hizo Enrique de Navarra al castillo de Montaigne “quiso dar a su
anfitrión una prueba de confianza y se negó a que los manjares fueran ‘ensayados’ en la
mesa” (13), es decir, probados.
María de Lourdes Pastor Pérez El ensayo, espacio idóneo para la expresión interdisciplinaria...

­ ismo en Alemania. En su trabajo “El ensayo como forma”, Theodor W. Adorno


m
(1974), da cuenta de cómo el ensayo no es aceptado por la academia alemana
que, a partir de una rigidez filosófica lo rechaza al considerar que no produce
algo científico, ni algo artístico, por lo tanto de escaso o nulo valor: “el gremio
sólo tolera como filosofía lo que se reviste con la dignidad de lo universal, de lo
permanente” (12). Adorno menciona algunas consideraciones por las que el en-
sayo sería rescatable: “el ensayo asume el impulso anti-sistemático en su propio
proceder e introduce los conceptos sin ceremonias, ‘inmediatamente’, tal como
los recibe” (21) y que: “el pensamiento no avanza en un solo sentido, sino que
los momentos se entretejen como los hilos de un tapiz” (22). Podría aquí Adorno
aludir a la interdisciplinariedad en el ensayo.
Adorno emprende el punto central de su ensayo al considerar que:

el ensayo en cuanto forma se expone al error lo mismo que tal aprendizaje [empírico],
su afinidad con la experiencia espiritual abierta tiene que pagarla con la falta de se-
guridad a la que la norma del pensamiento establecido teme como a la muerte. El en-
sayo no tanto desdeña la certeza libre de dudas como denuncia su ideal […] todos los 245
conceptos han de exponerse de tal modo que se presten apoyo mutuo, que cada uno

RESONANCIAS
se articule según las configuraciones de otros. En él se reúnen en un todo legible ele-
mentos discretamente contrapuestos entre sí; él no levanta ningún andamiaje ni
construcción. Pero los elementos cristalizan como configuración a través de su movi-
miento, ésta es un campo de fuerzas, tal como bajo la mirada del ensayo toda obra
espiritual tiene que convertirse en un campo de fuerzas (23).

La fácil flexibilidad del curso de los pensamientos del ensayista le obliga a una
mayor intensidad que la del pensamiento discursivo, pues el ensayo no proce-
de, como éste, ciega y automáticamente, sino que a cada instante tiene que re-
flexionar sobre sí mismo (33).
Parecería que de manera intencional, Enrique Anderson Imbert (2006),9 el
gran historiador de la Literatura hispanoamericana, da respuesta a la actitud de
la academia alemana: “claro está que los fanáticos de la Filosofía dirán que siem-
pre un sistema filosófico —sobre todo si es alemán— tiene más rigor, dignidad
y jerarquía que un ensayo —sobre todo si es inglés”. Según Anderson Imbert
“Cualquier construcción está animada con un toque de poesía cuando su unidad
interior se ha hecho visible, fácil y placentera […] y el ensayo es, sobre todas las
cosas una unidad mínima, leve y vivaz donde los conceptos suelen brillar como
metáforas” (75).

9  Argentina (1910-2000).
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

Adorno menciona que el ensayo no era reconocido en Alemania como lo era


la poesía;10 ocurre lo contrario en Hispanoamérica, sobre todo durante el siglo
XIX en donde el ensayo se convierte en un medio adecuado de expresión y difu-
sión de las ideas, debido, entre otras cosas, a los procesos de independización
de la metrópoli.
Se aplica el término ensayo al escrito que tiene como finalidad expresar una
opinión o punto de vista. John Skirius (1948-2011), el estudioso y compilador
de ensayos de autores hispanoamericanos lo ha definido de la siguiente manera:
“el ensayo es una meditación escrita en estilo literario; es la literatura de ideas
y, muy a menudo lleva la impronta personal del autor. Es prosa, pero no es fic-
ción” (Skirius 2006, 9).
En nuestro medio universitario destaca la labor que ha hecho Liliana
Weinberg (2006a) para dilucidar el género desde diversas perspectivas. En
Pensar el ensayo hace una revisión de cómo ha sido estudiado el ensayo des-
de la crítica filosófica y literaria. Su obra permite avanzar en la concepción de
lo que significa el ensayo para la cultura. “El ensayo resulta entonces el des-
246 pliegue de la inteligencia a través de una poética del pensar y la puesta en
práctica de nuestra capacidad de entender y dar juicio sobre la realidad des-
RESONANCIAS

de una perspectiva personal” (19). Weinberg integra en su juicio, tanto lo re-


lativo a la expresión en prosa, como el sentido que adquiere: “la prosa del
ensayo actúa además como mediadora entre otras formas de la prosa del mun-
do, vectores temáticos, conceptos y símbolos preformados culturalmente, los
pone en relación y los enlaza en nuevas configuraciones de sentido” (20). Y en
cuanto a la interdisciplinariedad que a nuestro parecer está presente en el en-
sayo desde sus orígenes, se puede confirmar en Weinberg (2001) cuando dice
que: “el ensayo logra así articular saberes, decires, tradiciones, discusiones,
y captar no sólo conceptos, sino estructuras de sentimiento que se dan en el
seno de la vida de una cultura o un campo literario o intelectual específico”
(20).
Luigi Amara (Ciudad de México, 1971) hace una reflexión del ensayo (2012),
de cómo se ha ido desvirtuando su significado, lo que hace oportuna su afirma-
ción de “ensayo ensayo”. Si para Reyes la imagen del centauro es reflejo del en-
sayo, para Amara, siguiendo a Chesterton, la serpiente lo representaría mejor:
“sinuoso, suave, errabundo y a veces viperino”. En la misma línea de pensamien-
to, “ese toque maligno que percibía Chesterton11 […] que se manifiesta en su

10  “En Alemania el ensayo provoca rechazo porque exhorta a la libertad del espíritu”
(Adorno 1974, 12).
11  Dice Amara de Chesterton, “que ama el ensayo, pero lo encuentra maligno y peligroso”
(2012, 25)
María de Lourdes Pastor Pérez El ensayo, espacio idóneo para la expresión interdisciplinaria...

naturaleza elusiva, impresionista y cambiante, en ese estar de lado de lo incier-


to y lo fuera de lugar, es nada menos lo que hace que el ensayo ocupe un lugar
en la literatura y sea, por decirlo así, una forma de arte, algo más que una vía
egotista de proferir opiniones o una mera ‘prosa de ideas’” (22).
Pero también la libertad en que se da la expresión del ensayo ha propiciado
una extensión en la que se desdibujan los límites hasta su desaparición: “pasa
tal vez que la libertad con que discurre el género ha contagiado nuestro vocabu-
lario y entonces cualquier texto en prosa, desde el artículo de periódico hasta la
tesis académica, desde el comentario político, hasta en últimas fechas la novela,
se consideran ensayos” (23).
Ante la denuncia de tal abuso, y la discusión de la validez del género de ín-
dole personal o impersonal, Amara hace la propuesta que permite la continui-
dad del género:

(…) propongo que todos los ensayos espurios, de tipo político, y de teoría literaria,
los sociológicos y de actualidad económica que se refugian en la impersonalidad; que
todos los tratados eruditos, académicos y la mayoría de los divulgativos que abogan 247
por la formalidad, se queden en el estante de la ‘no ficción’, allí donde se diría que

RESONANCIAS
lidian con la realidad o la representan. Y que el ensayo personal y tentativo se reubi-
que en el estante de la ficción, en ese lado del librero en el que llanamente se amon-
tona la literatura (27).

Así ha resultado que al nombrar Reyes al ensayo “el centauro de los géneros”, en
una idea que, seguramente, pretendía ser una sonora definición del ensayo, se
ha transformado en controversial asunto. Amara se pronuncia por la serpiente,
y Evodio Escalante (2007), se deja cautivar por su encanto: “¿quién podría re-
nunciar a una imagen afortunada?”, nos dice en la primera frase de su ensayo.
Escalante revisa las intenciones del uso de la imagen en Reyes y pone en duda
hasta la misma intención de Reyes en sus trabajos aquí mencionados, para final-
mente elaborar la pregunta: “si el ensayo es un género textual determinado,
identificable a partir de cierto número de rasgos constitutivos en los que nos
podemos poner de acuerdo, o bien una expectativa de lectura que en mucho de-
pende de las circunstancias y del contexto” (4). E intentando ir más allá de los
“atributos intelectuales” que lo acompañan: “el carácter antidogmático y provo-
cador” y ya no le llama ensayo, sino “texto ensayístico” que será considerado
como ensayo a partir de “una determinada expectativa de lectura” (4). Finalmente,
Escalante hace una lectura de un “cuento” de Borges, “Los teólogos”, contenido
en El Aleph, al que considera “por su contextura, es también de algún modo un
ensayo” (6). Sin duda muchos de los escritos de Borges cabrían en esta suposi-
ción, la aportación que, desde mi punto de vista hace Escalante, es lo relacionado
INTERdisciplina Volumen 3 | Número 5 | enero-abril 2015

al contexto, y a las marcas que rodean una obra. Lo consideramos cuento por-
que está publicado bajo ese nombre, destaca lo que llama “supuestos previos”
de los que en mucho depende la atribución ensayística (6). Seguramente busca-
mos las marcas en los índices, los títulos bajo los cuales aparecen los ensayos,
o los poemas u otro tipo de escrito, lo cual responde al criterio del editor o del
compilador, pero que bien puede corresponder a otra manifestación de la crea-
ción literaria.

Interdisciplinariedad y ensayo
Una disciplina es, en una definición escueta, una ciencia en cuanto objeto de
aprendizaje o de enseñanza (Abbagnano 2004), la interdisciplina será la interre-
lación entre ellas. Para Edgar Morin (1992) la disciplina es una categoría organi-
zacional en el seno del conocimiento científico; ella instituye allí la división y la
especialización del trabajo y ella responde a la diversidad de los dominios que
recubren las ciencias. […] La organización disciplinaria fue instituida en el siglo
248 XIX, particularmente en la formación de las universidades modernas, luego se
desarrolló en el siglo XX con el impulso de la investigación científica. En un con-
RESONANCIAS

texto internacional, Morin menciona que la “interdisciplinariedad puede tam-


bién querer decir intercambio y cooperación” (9).
Lo interdisciplinar y su construcción teórica a partir del enfoque de la
complejidad se viene dando desde finales del siglo XX y cuenta con una serie
de trabajos de investigación que parten de Jean Piaget y Edgar Morin, y, en
nuestro medio universitario, de los trabajos de Rolando García y Pablo Gonzá-
lez Casanova.12
El ensayo, se trate de una obra literaria o académica, generalmente plantea
problemas, preguntas, hipótesis, e intenta respuestas que en la mayoría de los
casos son parciales, provisionales o sin grandes pretensiones y, por ello, de
gran valor en la construcción del conocimiento. En el ensayo el pensador va de
una ciencia otra y de una disciplina a otra sin marcas ni límites, sólo con la flui-
dez que le otorga su propio pensamiento y referentes culturales, que, desde
luego, abarcan distintos contenidos del saber humano. A este fenómeno Edgar
Morin le llama “migraciones”. Entre la literatura, la historia y la filosofía se dan
las migraciones de una disciplina a otra de manera necesaria y natural, pero
también se da entre la filosofía y las ciencias de la vida, y se enlazan en nuevos
campos del conocimiento como el de la bioética.
Se atribuye a Ortega y Gasset considerar al ensayo como literatura de ideas;

12  Y otros investigadores del Centro de Investigaciones interdisciplinarias en Ciencias y


Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México, ver: (Barrón 2013).
María de Lourdes Pastor Pérez El ensayo, espacio idóneo para la expresión interdisciplinaria...

cierta o no la paternidad de la referencia, el ensayo está alimentado de ideas que


se van expresando, las más de las veces, en argumentos y propuestas.
Para Morin: (2006) “todo conocimiento, incluido el conocimiento científico,
está enraizado, está inscrito en, y es dependiente de, un contexto cultural, so-
cial, histórico” (17). La cultura y los conocimientos individuales son aspectos
inseparables; según Morin, “un acto cognitivo individual es ipso facto un fenó-
meno cultural, y todo elemento del complejo cultural colectivo se actualiza en
un acto cognitivo individual” (23). Podemos considerar a nuestro objeto de es-
tudio, el ensayo, como un acto cognitivo individual porque está realizado por
una persona, digamos Montaigne, pero
esa manifestación individual es el resul- El ensayo, se trate de una
tado de toda la cultura que tiene el autor, obra literaria o académica,
sin la cual no sería posible. “La cultura, y
a través de la cultura, la sociedad, están
generalmente plantea
en el interior del conocimiento humano” problemas, preguntas,
(23). Ese conocimiento es necesariamen-
te interdisciplinario y de esa manera se
hipótesis, e intenta respuestas 249
expresa. que en la mayoría de los

RESONANCIAS
Los autores que se han escogido para
ilustrar las ideas vertidas en el presente
casos son parciales,
ensayo son claros ejemplos de una cultu- provisionales o sin grandes
ra interdisciplinaria. Octavio Paz a partir
pretensiones y, por ello, de
del encuentro con la antropología y la
obra de Levi Strauss, de quien hará tra- gran valor en la construcción
ducciones de su obra al español, incorpo- del conocimiento
ró muchos conceptos relacionados con el
mito y el símbolo en el complejo cultural que se refleja en gran parte de su obra,
que no puede ser solamente literaria, aunque esté expresada en lenguaje literario.
Alfonso Reyes ha teorizado sobre la literatura en su obra El Deslinde, y ha
considerado al ensayo como ejemplo de la función ancilar de la literatura, en-
tendiendo ésta como “cualquier servicio temático o noemático, sea poético, sea
semántico, entre las distintas disciplinas del espíritu” (Reyes 1944, 46), refiere
Reyes a los préstamos que toma lo literario de lo no-literario.
La literatura se va concentrando en el sustento verbal: la poesía más pura o
desasida de narración, y la comunicación de especies intelectuales. Es decir, la
lírica, la literatura científica y el ensayo: este centauro