Está en la página 1de 17

Introducción

En el siguiente trabajo revisaremos algunos aspectos generales y específicos


de lo que a Teoría del Apego se refiere.

Para propósitos de este escrito, por capacidad de apego nos referimos a la


capacidad de formar y mantener una relación emocional, mientras que el apego
en sí se refiere a la naturaleza y calidad de la relación como tal.

Una relación sólida y saludable con la madre o cuidador primario, se asocia con
una alta probabilidad de crear relaciones saludables con otros, mientras que un
apego escaso parece estar asociado con problemas emocionales y
conductuales a lo largo de la vida.

Como podremos revisar, el sano desarrollo de un niño tiene que ver con la
base formadora de su personalidad, entonces el concepto de apego viene dado
en la naturaleza instintiva de las relaciones del hombre y de su desarrollo
psicológico.

La relación más importante en la vida de un niño es el apego que ejercita


desde su nacimiento con sus padres, o cuidadores, casi siempre, con la madre.
Esto es así, ya que esta primera relación determina el “molde” biológico y
emocional para todas sus relaciones futuras.

Un apego saludable a la madre, construido de experiencias de vínculo


enriquecedoras y repetitivas durante la infancia, provee una base sólida para
futuras relaciones saludables incluso, toda la vida. Muy por el contrario,
podemos deducir que problemas en vinculación y apego en la niñez temprana
pueden resultar en una base biológica y emocional pobre y frágil para futuras
relaciones y la vida completa, como veremos a continuación.
La teoría del apego

¿Qué es el Apego?

En el campo del desarrollo infantil, el apego se refiere a un vínculo específico y


especial que se forma entre madre-infante o cuidador primario-infante. El
vínculo de apego tiene varios elementos claves:

1) Es una relación emocional perdurable con una persona en específico.


2) Dicha relación produce seguridad, sosiego, consuelo, agrado y placer.
3) La pérdida o la amenaza de pérdida de la persona, evoca una intensa
ansiedad. Los investigadores de la conducta infantil entienden como apego la
relación madre-infante, describiendo que esta relación ofrece la base funcional
para todas las relaciones subsecuentes que el niño desarrollará en su vida.

Una relación sólida y saludable con la madre o cuidador primario, se asocia con
una alta probabilidad de crear relaciones saludables con otros, mientras que un
pobre apego parece estar asociado con problemas emocionales y conductuales
a lo largo de la vida.

Teoría del Apego:

Se puede definir a la teoría del apego como una manera de entender porqué
los seres humanos tienden a formar vínculos específicos y duraderos con otras
personas y porqué las interrupciones y los conflictos en estas relaciones
pueden dar lugar a trastornos psicológicos, psicosomáticos y psicosociales,
que pueden perdurar en el tiempo

Los vínculos de apego son necesarios a lo largo del ciclo vital pero son aún
más importantes en la niñez temprana, ya que tienden a influir de manera
importante el desarrollo de la personalidad.

Originalmente, la teoría del apego emergió de los trabajos de John Bowlby y


Mary Ainsworth. John Bowlby (1907-1990) era un psiquiatra y psicoanalista
británico. Mary Ainsworth (1913-1999) era una psicóloga norteamericana.

La preocupación por la relación temprana del niño con su madre fue uno de los
temas centrales de estos investigadores.

John Bowlby se interesó en el tema a partir de la observación de las diferentes


perturbaciones emocionales en niños separados de sus familias. Sus
investigaciones lo llevaron a sostener que la necesidad de entablar vínculos
estables con los cuidadores o personas significativas es una necesidad
primaria en la especie humana. Otro investigador de este tema, además de los
ya nombrados, fue René Spitz, (1935) psicoanalista, quien comenzó sus
trabajos observando el desarrollo de niños abandonados por sus madres que
llegaban a centros de huérfanos.
Estas observaciones le permitieron concluir que la madre sería la representante
del medio externo y a través de ella el niño podía comenzar a constituir la
objetividad de éste.

En cambio en el año 1958, Bowlby plantea una hipótesis que difiere por
completo de la anterior. Postula que el vínculo que une al niño con su madre es
producto de una serie de sistemas de conducta, cuya consecuencia previsible
es aproximarse a la madre.

Bowlby Tomó aportes de diversas disciplinas. Su contacto con los trabajos de


Konrad Lorenz (1903-1989) sobre la conducta instintiva de patos y gansos en
1951, fue clave esto reveló que las aves podían desarrollar un fuerte vínculo
con la madre (teoría instintiva) sin que el alimento estuviera por medio. Pero
fue Harry Harlow (1905-1981) con sus experimentos con monos y su
descubrimiento de la necesidad universal de contacto quien le encaminó de
manera decisiva en la construcción de la Teoría del Apego.

En esta ocasión revisaremos algunos de los postulados básicos que defiende


la teoría de Bowlby, y realizaremos una revisión teórica del tema, desde los
aspectos Generales, hasta los centrales.

Postulados básicos que defiende la teoría de bowlby:

 Cuando un individuo confía en contar con la presencia o apoyo de la


figura de apego siempre que la necesite, será mucho menos propenso a
experimentar miedos intensos o crónicos que otra persona que no
albergue tal grado de confianza.
 La confianza se va adquiriendo gradualmente durante los años de
inmadurez y tiende a subsistir por el resto de la vida.
 Las diversas expectativas referentes a la accesibilidad y capacidad de
respuesta de la figura de apego forjados por diferentes individuos
durante sus años inmaduros constituyen un reflejo relativamente fiel de
sus experiencias reales.

El bebé –según está teoría- nace con un repertorio de conductas las cuales
tienen como finalidad producir respuestas en los padres: la succión, las
sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto, no son
más que estrategias por decirlo de alguna manera del bebé para vincularse con
sus papás.

Con este repertorio los bebés buscan mantener la proximidad con la figura de
apego, resistirse a la separación, protestar si se lleva a cabo (ansiedad de
separación), y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que
explora el mundo.

Acciones formadoras de Apego

El acto de coger el bebé al hombro, mecerlo, cantarle, alimentarle, mirarlo


detenidamente, besarlo y otras conductas nutrientes asociadas al cuidado de
infantes y niños pequeños, son experiencias de vinculación. Algunos factores
cruciales en estas experiencias de vinculación incluyen el tiempo juntos (¡en la
niñez la cantidad cuenta!), las interacciones cara a cara, el contacto visual, la
cercanía física, el toque y otras experiencias sensoriales primarias como
olores, sonidos y gusto. Los científicos creen que el factor más importante en la
creación de apego, es el contacto físico positivo (ej. Abrazar, coger al hombro y
mecer). Todos causan actividades neuroquímicas específicas en el cerebro.
Estas actividades neuroquímicas llevan a la organización normal de los
sistemas cerebrales responsables del apego.

Criterios para describir las pautas de Apego

Uno de los criterios para describir las pautas de apego en un niño según
Schaffer es si protesta o no cuando la madre le deja algunos momentos y lo
intensamente que lo hace. Este es el criterio de “Fuerza del Apego” postulado
por el autor antes mencionado. Pero mas tarde Ainsworth encontro que tal
criterio era insuficiente he incluso engañoso. Ya que después de sus
observaciones de los bebes en Ganda reflexiona lo siguiente:

“Muchos de los bebes… que parecían mas solidamente apegados a su madre


ponían de manifiesto muy poca conducta de protesta o ansiedad de
separación. Más bien, mostraban la fuerza del apego a su madre por lo
dispuestos que estaban a servirse de ella como base segura desde la cual
poder tanto explorar el mundo como ampliar sus horizontes para incluir otros
apegos. Puede parecer que el niño ansioso e inseguro esta apegado de modo
mas sólido a la madre de lo que esta el niño feliz y seguro, que parece tomar a
su madre como algo que le es debido. Pero ¿es que el niño que se aferra a su
madre –asustado ante el mundo y las personas y que no se mueve para
explorar otras cosas u otras personas- está apegado de modo más sólido, o
está sencillamente más inseguro?”

Según las palabras de Ainsworth la fuerza del apego hacia una o mas figuras
discriminadas resulta un concepto demasiado simple para ser útil. Por lo que se
desarrollaron nuevos conceptos observando al niño en términos de diferentes
formas de conductas. Estas conductas podrían ser las siguientes:

 Conducta que inicia la interacción con la madre, incluyendo el saludo;


por ejemplo, aproximarse, tocarla, abrazarla, lanzarse encima de ella,
gesto de levantar las manos y sonrisa.
 Conducta como reacción a las iniciativas de ínter actuación de la madre
y que mantiene la interacción. Esta incluye todas las anteriores, así
como la observación.
 Conducta dirigida a evitar las separaciones; por ejemplo, seguimiento,
aferramiento, llanto.
 Conducta de volver a reunirse con la madre después de una separación
angustiosa, que no solo incluye reacciones de saludo, sino también de
desapego, de rechazo y ambivalentes.
 Conducta exploratoria, especialmente el modo en que está orientada en
relación con la figura materna y el grado y persistencia de su atención a
detalles del ambiente.
 Conducta de retirada (miedo). También y especialmente, de qué modo
está orientada en relación con la figura materna.

Vale la pena subrayar que la conducta del niño cuando está fatigado o le duele
algo suele ser especialmente reveladora. Mientras un niño normal, casi con
toda certeza, se acercara a la madre en esas ocasiones, no lo harán ni un niño
que se ha despegado de ella como consecuencia de una larga privación de
cuidados maternos ni un niño autista.

También realizó observaciones de situaciones de separación prolongada entre


madre, o cuidador las cuales le permitieron clasificar la reacción de los niños en
sucesivas etapas:

 Etapa inicial de protesta, caracterizada por una preocupación marcada


acerca de la ubicación de la figura de apego, que se expresaba en
llamadas esperanzadas y llanto.
 Al cabo de unos días, los niños que continuaban separados atravesaban
una fase de desesperación; aparentemente todavía preocupados por el
progenitor perdido; mostraban llanto débil y paulatinamente más
desesperanza.

 Etapa de desapego: con el transcurrir del tiempo los niños se volvían


apáticos y retiraban todo interés aparente por el entorno. Comenzaban,
igualmente, a fijarse en el entorno inmediato, incluyendo las enfermeras
y los otros niños. Los niños que llegaban a este estado, ignoraban y
evitaban activamente la figura de apego primaria al llegar el momento de
un eventual reencuentro, y algunos parecían no poder recordarla.

La teoría formulada por John Bowlby y Mary Ainsworth sobre el


vínculo afectivo que se establece entre madre e hijo es un planteo teórico de
mucha fuerza en el área del desarrollo socio-emocional. Con el paso del tiempo
esta teoría se ha fortalecido y enriquecido gracias a una gran cantidad de
investigaciones realizadas en los últimos años que la han convertido en una de
las principales áreas de investigación evolutiva.

Es así como en 1970 Ainsworth y Bell diseñaron la Situación del Extraño (en
Bolwby, 1985) para examinar el equilibrio entre las conductas de apego y de
exploración, bajo condiciones de alto estrés. Desde este momento la
Situación del Extraño se convirtió en el paradigma experimental por
excelencia de la Teoría del Apego.

La Situación del Extraño es una situación de laboratorio de unos veinte minutos


de duración con ocho episodios. La madre y el niño son introducidos en una
sala de juego en la que se incorpora una desconocida. Mientras esta persona
juega con el niño, la madre sale de la habitación dejando al niño con la persona
extraña. La madre regresa y vuelve a salir, esta vez con la desconocida,
dejando al niño completamente solo. Finalmente regresan la madre y la
extraña.

Luego de realizar este trabajo de laboratorio, Ainsworth pudo notar, que los
niños jugaban y disfrutaban más en presencia de la madre, y que esta
conducta disminuía cuando entraba la persona desconocida, mas aún cuando
la madre salía de la sala. Fue así como a partir de este experimento se dieron
cuenta que el niño utilizaba a la madre como base para la exploración segura, y
que ante cualquier amenaza, aparecían las conductas de apego y desaparecía
la exploración.

Como resultado de este experimento Aisworth y Bell, postularon lo que se


conoce como distintos tipos de apego:

Apego Seguro:

Niño de doce meses, que puede explorar de un modo bastante libre y en una
situación extraña usando a su madre como base segura, que no se queda
perturbado, por la presencia de una extraño, que parece tener conciencia del
paradero de su madre, aunque ella no esté presente, y la saluda cuando
regresa de vuelta. Esta valoración se asigna tanto , si el niño se perturba algo
por la ausencia temporal de su madre como si aguanta breves periodos de tal
ausencia sin demasiado disgusto.

Apego muy inseguro:

Niños que no exploran, ni siquiera cuando la madre esta presente, un extraño


les produce mucha alarma, se derrumban en la desesperanza y aflicción en
ausencia de la madre, y cuando esta regresa a veces ni la saludan.

Apego inseguro – evitativo:

Es un tipo de relación con la figura de apego que se caracteriza porque los


niños se mostraban bastante independientes en la Situación del Extraño.
Desde el primer momento comenzaban a explorar e inspeccionar los juguetes,
aunque sin utilizar a su madre como base segura, ya que no la miraban para
comprobar su presencia, por el contrario la ignoraban. Cuando la madre
abandonaba la habitación no parecían verse afectados y tampoco buscaban
acercarse y contactar físicamente con ella a su regreso. Incluso si su madre
buscaba el contacto, ellos rechazaban el acercamiento. Su desapego era
semejante al mostrado por los niños que habían experimentado separaciones
dolorosas. En la observación en el hogar las madres de estos niños se habían
mostrado relativamente insensibles a las peticiones del niño y/o rechazantes.
Los niños se mostraban inseguros, y en algunos casos muy preocupados por la
proximidad de la madre, lloraban incluso en sus brazos.

Apego inseguro-ambivalente:

Estos niños se mostraban muy preocupados por el paradero de sus madres y


apenas exploraban en la Situación del Extraño. La pasaban mal cuando ésta
salía de la habitación, y ante su regreso se mostraban ambivalentes. Estos
niños vacilaban entre la irritación, la resistencia al contacto, el acercamiento y
las conductas de mantenimiento de contacto. En el hogar, las madres de estos
niños habían procedido de forma inconsistente, se habían mostrado sensibles y
cálidas en algunas ocasiones y frías e insensibles en otras. Estas pautas de
comportamiento habían llevado al niño a la inseguridad sobre la disponibilidad
de su madre cuando la necesitasen.

Además de los datos de Ainsworth, diversos estudios realizados en distintas


culturas han encontrado relación entre el apego inseguro-ambivalente y la
escasa disponibilidad de la madre. Frente a las madres de los niños de apego
seguro que se muestran disponibles y responsivas, y las de apego inseguro-
evitativo que se muestran rechazantes, el rasgo que mejor define a estas
madres es el no estar siempre disponibles para atender las llamadas del niño.
Son poco sensibles y atienden menos al niño, iniciando menos interacciones,
que pueden afectar de por vida.

A raíz de la teoría del apego se han generado numerosas investigaciones que


se han abierto a partir de los debates que generan aún hoy los planteamientos
cincuentenarios de Ainsworth y Bolwby.

A continuación detallaremos algunas de las polémicas más importantes al


interior de cada una de estas líneas de investigación.

Transmisión generacional del apego: La transmisión intergeneracional de la


seguridad en el apego ha sido cuestionada e investigada en varios estudios. El
hecho de que los padres seguros tengan hijos con apego seguro, los padres
preocupados niños con apego inseguro-ambivalente, y los padres rechazados
niños de apego inseguro-evitativo, ha sido probado en varias investigaciones
(Benoit y Parker, 1994; Fonagy, Steele y Steele, en Oliva, s/a). Se ha
encontrado que la capacidad predictiva que las representaciones maternas
tienen sobre el tipo de apego que establecen sus hijos es de alrededor del
80%.

Aunque el hecho de que exista la transmisión generacional del apego no debe


llevarnos a pensar que siempre es una copia exacta del apego materno. Si bien
los modelos representacionales del tipo de apego parecen tener mucha
estabilidad, algunos acontecimientos en la vida de los padres, pueden provocar
su cambio.

Apego múltiple:. Aunque Bowlby admitió que el niño puede llegar a establecer
vínculos afectivos con distintas personas, pensaba que los niños estaban
predispuestos a vincularse especialmente con una figura principal, y que el
apego con esta figura sería especial y distinto cualitativamente del establecido
con otras figuras secundarias.

Es común que cuando un niño/a está triste o enfermo busque la compañía de


su madre preferentemente, pero también es posible que prefiera al padre.
Investigaciones realizadas en este sentido prueban que en el momento del
nacimiento los padres pueden comportarse tan sensibles y dispuestos a
responder a los bebés como las madres (Oliva, s/a). En conclusión, los niños
son capaces de establecer vínculos de apego con distintas figuras, siempre
que éstas se muestren sensibles y cariñosas.

Temperamento y Apego: Se ha pensado que existe una relación entre el


temperamento del niño y el tipo de apego que pueda llegar a establecerse.
Este tema ha creado un fuerte debate en los últimos años, sin que se haya
llegado a un acuerdo absoluto.

Esta postula que el factor clave es la interacción entre las características


temperamentales del niño y las características de los padres. Es decir, ciertos
rasgos del niño pueden influir en el tipo de interacción adulto-niño y, por tanto,
en la seguridad del apego, pero en función de la personalidad y circunstancias
del adulto. Por ejemplo, la irritabilidad en el niño puede suscitar respuestas
completamente diferentes en dos personas de distintas características de
personalidad.

Apego madre-apego padre: Bretherton, (en Oliva, s/a) plantea que hay una
concordancia entre el tipo de apego que el niño establece con ambos
progenitores. Cuando el niño muestra un tipo de apego seguro en la Situación
del Extraño con la madre, es muy probable que también sea clasificado como
de apego seguro cuando es el padre quien acompaña al niño en esta situación.
También hay una clara similitud en cuanto al tipo concreto de apego inseguro
mostrado hacia ambos padres. Sin embargo, los resultados reseñados parecen
contradecir la hipótesis de “bondad de ajuste”. Habría que investigar la
influencia del paradigma experimental de la situación del extraño en el tipo de
apego encontrado, según la clasificación tradicional.

Apego y “Day Care”: Hay muchas investigaciones con datos algo


contradictorios en torno al asunto de los cuidados alternativos a los bebés en
su primera infancia y la relación de apego.

Al parecer, los datos hacen difícil la generalización acerca de las influencias de


los cuidados alternativos sobre el vínculo que el niño establece con sus padres.
No puede decirse con certeza que estos cuidados necesariamente implican
mayor probabilidad de inseguridad en este vínculo. El elemento esencial
parece ser la calidad de los cuidados que se ofrecen al niño como alternativa a
los cuidados de los padres. Esto será lo que determinará la seguridad del
apego. Si los cuidados son adecuados y promueven que el niño pueda
interactuar con los padres sin ansiedad, no se espera que aparezcan
problemas emocionales.

Validez transcultural de la Teoría del Apego: Siempre ha sido común entre


los investigadores de este tema, la idea de que distintas culturas que
representan distintos ambientes de adaptación, tendrán diferentes prácticas de
crianza consideradas como las más adecuadas. Esto traerá por consecuencia
que variarán los comportamientos y reacciones de los padres ante las llamadas
y señales de sus hijos.

Factores influenciantes en el apego


Infante: La “personalidad” o temperamento del niño influencia la vinculación. Si
un infante es difícil de calmar, irritable o poco responsivo, comparado con uno
tranquilo, que pueda calmarse solo, se le hará más difícil desarrollar un apego
seguro. La habilidad del infante de participar en la interacción materno-infante
puede verse en riesgo debido a alguna condición médica, tales como ser
prematuro, defectos de nacimiento o enfermedad.

Cuidador: Las conductas del cuidador pueden afectar negativamente la


vinculación. Padres que critican, rechazan e interfieren, tienden a tener hijos
que evitan la intimidad emocional. Padres abusivos tienden a tener hijos que, al
sentirse incómodos con la intimidad, se retraen. Es posible que la madre del
niño no sea sensible a su hijo debido a depresión, abuso de sustancias, porque
se sienta abrumada por problemas personales, u otros factores que puedan
interferir con su habilidad de ser consistente y nutriente con el niño.

El ambiente: Un impedimento importante a la formación de un apego


saludable, es el miedo. Si un infante se siente angustiado por un dolor,
amenaza pervasiva o un ambiente caótico, se le hará difícil participar, aún en
una relación de cuido amorosa. Infantes o niños que viven en ambientes de
violencia doméstica, refugios, violencia comunal o en zonas de guerra, son
vulnerables a desarrollar problemas de apego.

Así como también un desarrollo anormal en el apego lleva una serie de


trastornos en el niño a futuro.

Retraso en el desarrollo: Niños que han sufrido negligencia emocional en su


niñez temprana, a menudo tienen retraso en su desarrollo en otros dominios. El
vínculo entre un niño pequeño y sus cuidadores provee el mayor vehículo para
su desarrollo físico, emocional y cognoscitivo. Es en este contexto primario que
el niño aprende el lenguaje, las conductas sociales, y un sinnúmero de otras
conductas claves necesarias para un desarrollo saludable.

Hábitos Alimenticios: Los hábitos alimenticios extraños son comunes,


especialmente en niños con problemas severos de negligencia y apego. Estos
podrían acaparar comida, esconderla en sus cuartos, comer como si no fuese a
haber más comida, aún cuando hayan tenido alimento consistentemente
disponible por años. Podrían no prosperar adecuadamente, rumiar los
alimentos (vomitar), problemas al tragar y, más tarde en la vida manifestar
hábitos alimenticios extraños que a menudo son mal diagnosticado como
anorexia nerviosa.

Conductas calmantes: Para calmarse, estos niños emplean conductas muy


primitivas, inmaduras y bizarras. Podrían morderse, golpearse la cabeza,
mecerse, cantarse, arañarse o cortarse. Estos síntomas aumentan en
momentos en que sienten angustiados o amenazados.

Funcionamiento emocional: Estos niños presentan una gama de problemas


emocionales, incluyendo síntomas de depresión y ansiedad. Una de estas
conductas comunes es el apego “indiscriminado”. Todos los niños buscan
sentirse seguros. Si tenemos en mente que el apego es importante para la
sobrevivencia, los niños pueden buscar apego — cualquier apego — para su
seguridad. Así también como la agresión que demuestran estos niños,
increíblemente todo debido a un mal desarrollado apego durante su infancia.

A continuación realizaremos y graficaremos la experiencia practica respecto al


tema que hemos visto, y lo haremos con la Réplica de la situación del
extraño, que corresponde a nuestro tema Teoría del apego.

Sujeto observado: Diego Ignacio Gonzáles Ortega

Edad: 1 año 2 meses

Obs: Personalidad alegre, juega bastante, ríe, interactivo, sociable.

Cuidadora: Angélica del Carmen Umaña Salazar

Obs: Pasa gran parte del tiempo Junto al niño.

Tabla 1
Descripción de los episodios de la Situación Extraña (M= Madre, N= Niño, E=
Extraña y O= Observador)

Personas
Episodio Duración Breve descripción de la acción
presentes*
El observador introduce a la madre y al niño en
1 M, N y O 30 seg.
la sala experimental y sale.
La madre no participa mientras el niño explora;
2 MyN 3 min. si resulta necesario se estimula el juego
después de 2 minutos.
La extraña entra. 1 minuto: la extraña está
callada. 2 minuto: la extraña hable con la
3 E, N y B 3 min. madre. 3 minuto: la extraña se acerca al niño.
Transcurridos los tres minutos la madre sale
silenciosamente.
Primer episodio de separación. La conducta de
4 EyN 3 min(a)
la extraña está determinada por la del niño.
Primer episodio de reunión. La madre saluda
5 MyN 3 min(b) y/o conforta al niño, luego trata de que vuelva a
jugar. A continuación sale diciendo "adiós".
6 B 3 min (a) Segundo episodio de separación.
Continuación de la segunda separación. La
7 EyN 3 min.(a) extraña entra y adapta su conducta a la del
niño.
8 MyN 3 min. Segundo episodio de reunión. La madre entra,
saluda al niño y luego lo coge. Entre tanto, la
extraña sale discretamente.

En la grabación de la situación extraña se utilizo la forma estándar de


Ainsworth, Waters y Wall.

a) Comprobar si el niño responde de forma diferente ante personas conocidas


y desconocidas

b) Analizar si la presencia de la figura del apego contribuye a aumentar , las


respuestas positivas del niño en las interacciones con personas, no familiares.

A partir de la actividad realizada podemos inferir que:

En el primer momento cuando se encuentra la madre, el niño y observador


juntos en la habitación, el niño se presenta tranquilo y comienza a jugar sin
complicaciones.

En el segundo momento el niño sigue jugando, no presenta problemas para


ello.

En el tercer momento el niño sigue jugando y al entrar la extraña la queda


mirando y mira a su cuidadora como sin entender lo que hace la persona ahí,
pero no para de jugar. Al comenzar a conversar madre y extraña el niño
continúa con su juego, sonríe y trata de integrar al extraño pasándole juguetes.
Al comenzar a jugar con la extraña no se observa ningún tipo de problema solo
observa a ambas personas junto a el.

En el cuarto momento junto a la extraña continua jugando aunque no este


presente su cuidadora, interactúa bastante bien con la extraña.

En el quinto momento el niño mira a su cuidadora cuando entra y sonríe con su


saludo, y al preguntarle ¿con quien juega? Mira a la extraña, a continuación
sigue jugando.

En el sexto momento el niño presenta inquietud al quedar solo, efectúa algunos


movimientos parado cerca de la puerta como si no hubiera pasado nada un par
de segundos, pero repentinamente comienza a golpear la puerta y llorar (en
este momento debido a la fuerte inquietud del niño no pudimos dejarlo mucho
tiempo solo)

En el séptimo momento al entrar la extraña el niño deja de llorar, pero aun


presenta cierta inquietud, al tratar de reintegrarlo al juego el niño accede y
continúa con tranquilidad junto al extraño.

En el octavo y ultimo momento entra la cuidadora, saluda y toma en brazos al


niño, pero al intentar integrarlo nuevamente en el juego, el niño presenta
cansancio y sueño, por lo que exige que lo tomen en brazos sin querer retomar
sus actividades didácticas.

Síntesis

A) Relevancia del tema:

La habilidad de cada ser humano para formar y mantener relaciones haciendo


uso de esta Teoría es diferente en cada uno de nosotros. Algunos parecen ser
“naturalmente” capaces de amar y establecer lazos afectivos, en cambio otros
no tienen tanta suerte y necesitan aplicar, aprender y descubrir nuevas
estrategias para desarrollar un vinculo que le permita extraer y entregar lo
máximo que ambos conscientemente esperan mutuamente. El carecer de
capacidad afectiva llevara a una ausencia en capacidades afectivas a futuro
porque todos los niños llevan a cabo su exploración con el mundo, con su
ambiente a base de la imitación, de un patrón, o sea ellos desarrollaran
relaciones basadas en las que ellos han vivenciado, creyendo que son las mas
correctas aún cuando no es así, a estos niños les cuesta hacer amigos,
además de establecer una relación distante con la familia.

Por lo tanto es de fundamental relevancia entregar una adecuada educación en


una madre o cuidadora y brindar apoyos en caso de necesitarlos, una
enfermera u otro profesional debe valerse de los medios técnicos y personales
para lograr detectar un medio inadecuado para un niño en desarrollo y de esta
forma diagnosticar e intervenir adecuadamente y a tiempo para que ese niño
logre moldear su desarrollo de una forma que le entregara armas psicológicas
que le permitan a futuro tener una vida acorde a las expectativas y en el
sentido en el que todos encontramos normal.

La teoría del apego tiene una enorme relevancia, ya que la importancia del
contacto continuo con el bebé, sus cuidados y la sensibilidad a sus demandas
están presentes en todos los modelos de crianzas según el medio cultural.

b) Implicaciones valóricas, prácticas y filosóficas posibles


(aplicaciones):

Implicaciones valóricas: Según nuestra investigación existe un grupo de


partidarios de la crianza con apego La Attachment Parenting International (API),
la cual intenta formar un vínculo seguro con los hijos mediante 8 principios o
valores, que se identifican como metas a cumplir por los padres.

1. Preparación para el embarazo, el nacimiento y la labor como padres.


2. Alimentación con amor y respeto.
3. Responder con sensibilidad
4. Utilizar la crianza de apego
5. Incluir la crianza también durante las noches
6. Proporcionar el cuidado cariñoso constante
7. Practicar la disciplina positiva
8. Esforzarse para un equilibrio en la vida personal y familiar

Estos valores, cabe señalar, dependen individualmente de cada padre, el


cumplirlos sin duda, potenciara mejores relaciones interpersonales, con sus
hijos y el entorno, al cabo de toda la vida.

Implicaciones prácticas:

Acá se deben poner en practica todos las situaciones ya descritas, con distintos
tipos de pruebas, para así comprobar y verificar cual es el grado de Apego que
el niño tiene por la madre, uno de los tipos de experimento que podremos
realizar será el de “la situación del extraño” donde podremos identificar dentro
de algún tipo de apego al infante Ej: Apego seguro, Inseguro-evitativo, inseguro
ambivalente, etc…

Existen a la ves 3 instrumentos más, que se pueden utilizar para medir distintos
tipos de apego:

ERI (Escala de relaciones interpersonales)


Este es un instrumento que se utiliza para medir estilos de apego en la edad
adulta. Ha sido adaptado a la realidad chilena por Gempp & Silva (2000). Este
instrumento permite medir tres tipos de apego que los adultos poseen con sus
pares (estilo seguro, inseguro evitante, e inseguro ambivalente).

Escala Massie-Campbell
Este es un instrumento que se usa para evaluar la calidad de la relación
vincular entre un cuidador y su bebé. El instrumento consiste en una pauta de
evaluación para situaciones de stress del bebé, y ha sido elaborado por
Massie-Campbell (1978). La factibilidad de aplicar esta escala se vera en
terreno. Si este instrumento no se aplica, se utilizara un procedimiento de
observación filmada de las díadas, al inicio y termino de los talleres realizados
(masaje y apego).

OQ-45
Este es un instrumento que se utiliza para medir eficacia terapéutica, y ha sido
adaptado para la población chilena por De la Parra & Von Bergen (1997). El
instrumento mide 3 factores: Rol social, sintomatología y relaciones
interpersonales.

Implicaciones Filosóficas: Bowlby partió de unas bases filosóficas diferentes:


el objeto de estudio del psicoanálisis es el vínculo interpersonal porque lo
absolutamente primario es la realidad social. Cualquier referencia, entonces, al
mundo interno o externo tiene que contextualizarse en el marco interpersonal
del individuo.
"Aunque Bowlby nunca usó el término ínter subjetividad, daba por
sobreentendido este significado. El concepto de ínter subjetividad deriva de la
filosofía fenomenológica. Sin embargo, el término también fue usado por
psicólogos evolutivos y psicoanalistas. En términos filosóficos, la ínter
subjetividad es una condición básica de la existencia. No es una cualidad que
pueda conseguirse como una adquisición del desarrollo. No es un estado de
relacionarse, ni una disposición a relacionarse. No es un enfoque
psicoterapéutico o una técnica a elegir. Es un estado inherente al estar en el
mundo” (pág.166).

c) Relación con la Fonoaudiología:

Comenzaremos analizando una de los puntos mas importante a la hora de


interactuar o intervenir como profesionales al infante, ya que en momento de la
consulta cuando se requiere evaluar como Fonoaudiólogo debemos reconocer
cual tipo de apego posee el niño a intervenir, para así poder realizar una
consulta y atención mas expedita y fluida. Nos referimos a la forma de apego
que presenta, ya que un niño con apego seguro ayudara aún mas al momento
de realizar cualquier tipo de intervención en él, por que tendrá menos
problemas para interactuar con extraños (en este caso el Fonoaudiologo), que
un niño que se pone muy inquieto frente a otras personas o que o que se siente
amenazado frente a un desconocido produciéndose así un quiebre en el
ambiente y en la manera en que este pueda ser evaluado por el
Fonoaudiologo, denominándose a esto Apego inseguro.

Otro punto de relación, es que a través del Apego y de madres sobre


protectoras a veces nos encontraremos con Patologías en el niño, como algún
grado de espasmofemia, en ese caso, se desarrollara por factor Psicológico, y
nuestra intervención va desde el niño a su entorno familia, pero principalmente
la madre o cuidadora, quien se encuentra mas próxima al menor.

Y finalmente aclaramos que para todo tipo de intervenciones fonoaudiologicas


el apoyo de la familia es muy importante, ellos ayudan en grandes proporciones
en todas las actividades rehabilitatorias. Con esto, podemos decir que un
Apego seguro del niño y la madre o cuidadores, ayudara mucho mas aún a la
intervención y evolución en la rehabilitación, que los niños que no tengan un
buen apego con sus madres o cuidadores o un apego inseguro – ambivalente .

d) Criticas:

Una crítica a la crianza con apego es que puede ser muy agotadora y exigente
para los padres. Sin la ayuda de amigos o de la familia, el trabajo de la crianza
puede ser difícil.

Otra crítica es que no existe una argumentación concluyente o convincente de


la investigación, aparte de los testimonios de los padres que en ella participan,
que demuestre que la intensa labor de la crianza con apego es de algún modo
superior al modo de “crianza mayoritaria” a largo plazo.
El psicólogo Jerome Kagan ha criticado los estudios de la crianza con apego
por descuidar la influencia del temperamento natural. Él indica que factores de
la personalidad tales como la timidez están parcialmente heredados. Un niño
en la “situación extraña” puede crear un vínculo seguro con su madre pero
llorar a causa de un alto temperamento tímido.

Otra crítica es que al momento de realizar el trabajo, o experimento, de la


“Situación del extraño”, no teníamos los medios y equipamiento adecuado, para
efectuar dicho trabajo o video. Por lo cual se pueden ver afectadas nuestras
conclusiones, u observaciones en la descripción realizada del video.

Lamentablemente en la parte teórica , solo nos pudimos abocar a dos


investigadores principales de esta teoría, sin embargo, a través de nuestra
investigación hemos podido ver que han existido y existen muchos
investigadores más aparte de Bowlby y Ainsworth, que han complementado,
esta teoría, y han resurgidos nuevas discusiones sobre los aspectos
importantes de esta, y que se han basado en la teoría del Apego y la “situación
del extraño” para formular nuevas hipótesis o puntos importantes para esta
investigación.
Bibliografía

El Apego (John Bowlby vol.3)

Bowlby, J. (1985). La separación afectiva. Ediciones Paidos: Barcelona.

Brazelton, T. y Cramer, B. (1993). La relación más temprana. Padres, bebés y


el drama del apego inicial. Ediciones Paidos: Buenos Aires.

Oliva, A. Estado actual de la teoría del apego.

http://www.aperturas.org/

http://www.pdipas.us.es/o/oliva/investigacion.html

http://www.bebesymas.com/2008/04/26-la-teoria-del-apego-de-john-bowlby

http://www.zonapediatrica.com/psicologia/el-apego.html

http://www.attachmentnetwork.org/cgi-bin/tcshow.pl?lang=sp

http://www.compendiodenfermeria.com/2007/11/29/tipos-de-apego-y-teoria-del-
apego-en-ninos/

http://www.compendioenfermeria.com

http://webpcmania.blogcindario.com/2006/05/00262-teoria-del-apego.html