Está en la página 1de 3
190 Los muros de la separacion. Ensayo sobre alterofobia y filantropia SS Teresa San Roman, Servei de Publicacions de la Universitat Autonoma de Barcelona, Madrid, Editorial Tecnos, 1996 (248 paginas) LL La primera ediciGn de Los muroy de fa separa- cidn, ahora revisado y ampliado, aparecia en sep- tiembre de 1994 como material de lectura dirigido a los slumnos det curso de doctorado sobre racis- mo y xenofobia, impartido por la profesora Tere- sa San Roman en la Universidad Autonoma de Barcelona. A lo largo de sus paginas se van desgranando los puntos centrales sobre los que gira actualmente el debate académico y politico racismo-antirracismo, Son convocados y discutidos conceptos como rel tivismo y fundamentalismo cultural, etnocentris mo, universalismo, ciudadanfa, igualdad y diferen cia. El objetivo principal es relacionar et tema de la alterofobia con el anatisis de los procesos de mar- ginaci6n y exclusiGn social La obra se organiza en tres partes ¢ incluye tres anexos que recogen informacion etnografica sobre distintos pueblos, asi como un texto presentado por la autora en abril de 1993, en el marco de un simposio sobre xenofobia y racismo orpanizado 4 Asociacién para las Naciones Unidas en Jona En la primera secci6n, bajo el epigrafe «Discur- so sobre la alterofobia», se piantea la defensa de un derecho a la diferencia y de una afirmacién univer~ salista de iguatdad como una de las tensiones cen trales a ser abordadas por las ciencias sociales. EL reconocimiento de la diversidad cultural, de a inconmensurabilidad de las culturas y de su per manencia transhistérica sustentada por la antropo. logia ha servido de argumento, a partir de un pro- ceso de retorsién (Taguieff '}, para el neo-racismo (© fundamentalismo cultural), que confunde incon- mensurabilidad con incompatibilidad. En este pro- cso de retorsién el discurso nco-racista manipula el pensamiento antropolégico, postulando las dife- rencias culturales como irreconciliables y alentan do la segregacién (€ incluso la exclusién) en nom- bre del derecho a la diferencia, Como nos recuerda la autora, que las distintas culturas no puedan ser valoradas bajo un patron comin no significa que la convivencia intercultural sea impracticable. Muy por cl contrario, la existencia misma del conoci= miento antropoldgico supone la posibilidad de. comprensién intercultural, de wadueibilidad entre culturas. importante dejar clara la universalidad del proceso de adquisicion de referentes étnicos, con el objetivo de recuperar la dimensién histérica de Ia cultura como fenémeno cambiante y moldeable temporalmente. La confrontacién con estos temas, abre la puerta para una critica del camino transita do por el quehacer antropolégico en estos iiltimos, tiempos: «A falta de materiales etnogréficos muilti= ples y diversos sobre tas que pensar, resulté: més factible hacerlo sobre los proptos antropilogos y su produccién intelectual» Este planteamiento sirve de puente para delimi- tar algunos puntas de discusién sobre la produccién, de conocimiento en el mbito de las ciencias soc les, haciendo hincapié en La Falta de labor empirica (a

También podría gustarte