Está en la página 1de 8

Características y fortalezas de los introvertidos

La introversión es un rasgo de personalidad que se caracteriza por centrarse en los


sentimientos internos más que en los estímulos externos. Los introvertidos y los
extrovertidos a menudo los vemos como dos extremos opuestos, pero la verdad
es que la mayoría de la gente se encuentra en algún lugar en el medio de ambos.

¿Qué es la introversión?
La introversión es uno de los principales rasgos de personalidad identificados en
muchas teorías de la personalidad. Se estima que entre un 25 y un 40% de la
población es eminentemente introvertida, pero todavía hay muchos conceptos
erróneos sobre este tipo de personalidad.
Es importante tener en cuenta que la introversión no es lo mismo que
la ansiedad social o la timidez.
Las personas que son introvertidas tienden a vivir en su mundo interior, se enfocan
más en los pensamientos, sentimientos y estados de ánimo internos que en buscar
estímulos externos. La introversión generalmente se considera existente como parte
de un continuo junto con la extroversión. La introversión indica un extremo de la
escala, mientras que la extroversión representa el otro extremo.
Los introvertidos tienden a ser más silenciosos, reservados e introspectivos.
A diferencia de los extrovertidos que obtienen energía de la interacción social, los
introvertidos deben gastar energía en situaciones sociales.
Diferencias entre timidez e introversión
Es importante tener en cuenta que la introversión no es lo mismo que la timidez. La
timidez indica la presencia de temor hacia las otras personas o situaciones
sociales. A los introvertidos, sin embargo, simplemente no les gusta pasar mucho
tiempo interactuando con los demás. Eso no significa que no les guste estar cerca
de las personas a las que quieren y aprecian.
Consideran que participar en según qué eventos sociales o charlas banales es
simplemente tedioso, pero disfrutan tener conversaciones profundas y significativas.
Los introvertidos también tienden a pensar mucho las cosas antes de hablar.
Quieren tener una comprensión completa de un concepto antes de expresar una
opinión o intentar ofrecer una explicación.
Características de los introvertidos

Vamos a mostraros a continuación algunas de las principales fortalezas de este


característico 15% de la sociedad, los introvertidos:
1. Disfrutan teniendo tiempo para ellos mismos
Cuando tienen la oportunidad de tomarse un descanso, prefieren pasar tiempo a
solas leyendo, jugando videojuegos o simplemente escuchando música. Ese
momento de tranquilidad es importante para su sensación de bienestar, a pesar de
que tengan muchas oportunidades para disfrutar de las reuniones sociales. No
sienten la necesidad de hacer nada que no tenga sentido para ellos. Están
felices en su propia compañía, teniendo tiempo para descubrirse a ellos mismos.
Saben de lo que son capaces, sabes dónde se esconden sus demonios y saben
cómo cazarlos y matarlos. Entonces, ¿no es esa una gran calidad para un ser
humano?

2. Son muy buenos analistas y oyentes


El hecho de que sean introvertidos no significa que no tengan vida social. Pero son
muy selectivos con las personas que se acercan a ellos y no quieren que todos
se inmiscuyan en su vida, mucho menos en la privada. Al mismo tiempo, ser
introvertidos los convierte en muy buenos oyentes, ya que no interrumpen para
explicar su propia vida, para dar su punto de vista o para hacerse los importantes
llamando la atención de su interlocutor. El mundo necesita más oyentes así,
sobretodo en la actualidad que somos tantos pero vivimos en un mundo de
superficialidad y con carencia de comunicación cara a cara y sincera.

3. Suelen mostrarse tranquilos y callados


Los introvertidos a menudo los imaginamos como individuos callados, reservados
y tímidos, aunque esto último es un error, ya que timidez no es sinónimo de
introversión. La timidez es el miedo y la vergüenza a ser observado y valorado por
los demás, pero la introversión es un tipo de personalidad que fluye hacia la vida
interior. Una persona puede ser tímida pero no introvertida, o sea que en su
interior tenga fuertes deseos de expandirse, salir con amigos a todas horas y hablar
por los codos, aunque le avergüence hacerlo en determinadas situaciones. Y una
persona introvertida, aunque se muestre reservada, no tiene por qué sentir temor
de hablar en público de su trabajo, por ejemplo. En muchos casos, las personas con
este tipo de personalidad simplemente prefieren elegir sus palabras con
cuidado y no perder el tiempo o la energía en charlas innecesarias.
4. Son amigos y compañeros fieles
Las personas introvertidas, como ya hemos dicho, son muy selectivas al escoger
sus amistades, por eso cuando les dan su confianza suele ser para toda la vida,
pues han sopesado muy bien los pros y los contras. Son, por tanto, muy fieles a
sus amigos y mantienen un firme afecto hacia aquellos en quienes confían.
Además, como no tienen necesidad de compartir sus vivencias
constantemente, son muy buenos guardando confidencias y secretos. Son
grandes guardianes de sus experiencias personales y entienden que para los
demás es igual de importante, por eso nunca infringen tu libertad o tu espacio
privado.

5. No sucumben fácilmente a la presión de grupo


Como viven en su propio mundo, son fieles a sus propias reglas. Es más habitual
que hagan lo que quieran, cuando quieran y como quieran. No son muy
influenciables por el grupo social, primero porque no se unen fácilmente a ninguno
y segundo porque no es su interés principal encajar y ser valorado por los demás.
Su máxima prioridad es sentirse bien en su mundo interior. No hacen las cosas
porque estén de moda, sino porque realmente les motiva. Son grandes
pensadores y sopesan si lo que hacen los otros tiene o no sentido para ellos, y si la
respuesta es no, no van por ese camino.

6. Tienen claras sus prioridades


Las personas introvertidas tienen muy claro lo que está en la parte superior de su
lista de tareas del día. Son sujetos que saben cómo priorizar las cosas de la mejor
manera para sentirse a gusto con ellos mismos. Por ejemplo, puede que prefieran
publicar en su blog en lugar de salir con sus amigos; es posible que solo quieran
cantar y tocar la guitarra en casa en lugar de ir a una cena donde apenas conocen
a nadie. Eso no significa que vivan encerrados en sus casas, solo que racionan
sus salidas y encuentros sociales a aquellos que realmente les satisface.

7. Están llenos de ideas fantásticas


Los introvertidos viven en el mundo de las ideas; crean miles de universos en sus
mentes pero los mantienen en secreto. Su mente está llena de ideas alocadas y
audaces, lo que significa que nunca te aburrirás en compañía de un introvertido. De
su cabeza brotan pensamientos y suposiciones extraordinarias. Siempre y cuando
seas un buen amigo y compañero, te guiarán por el mundo mágico de sus sueños,
que eventualmente se convertirán en los tuyos, ya que hay pocas posibilidades de
que seas capaz de resistirte a su belleza.
8. Son fuertes e independientes
Los introvertidos son muy capaces de viajar alrededor del mundo sin tener que
hacerlo en compañía de alguien, si no quieren. De este modo se ahorran de tener
que pedir permiso ni esperar la aprobación de otro para ir o hacer lo que
quieren. Saben cómo mantenerse seguros y firmes estando a solas sin
compañía de nadie más.
Si han roto con su pareja, o si deciden vivir independientemente, esto no les causa
trauma ni temor. Nunca serán dependientes emocionales de nadie. La verdadera
fuerza no viene del físico, viene de la mente y el alma. Y los introvertidos tienen el
control sobre ambos. Es el resultado de su personalidad, el resultado de las noches
que pasaron pensando por qué no podían ser como los demás, ni estar en grupo
como uno más. Ahora, sabes por qué. Porque son diferentes a la mayoría y más
fuertes que ellos.

9. En ambientes de confianza, liberan a su niño interior


Los introvertidos son reservados mientras están con extraños. Actúan de forma
seria, no se ponen en evidencia y suelen pasar desapercibidos. Pero en compañía
de sus más allegados, los introvertidos dejan que su niño interno se libere
porque, en el fondo, son niños de corazón: dulces, sinceros y juguetones.

10. Su capacidad de observación, aunque selectiva, es estupenda


Los introvertidos son excelentes observadores de su entorno, pues tienden al
análisis de las situaciones de forma interna y profunda, debido a sus altos
niveles de activación neural que les hace estar siempre alerta frente a todos los
estímulos. Cada mínimo detalle o cambio de comportamiento de alguien, ya sea en
su elección de comida, la forma en que les hablan cuando nadie está cerca, etc.,
todo es computado por su hipersensible mente. Así que es mucho más difícil
mentirles o engañarles. Aprecia esta singular característica de los introvertidos, ya
que será más fácil que perciban tu estado de ánimo triste en un momento dado y se
presten a ayudarte.
Características y fortalezas de los extrovertidos

La extroversión es un rasgo de la personalidad. Las personas eminentemente


extrovertidas son aquellas que se muestran muy comunicativas, sociables,
entusiastas, amistosas y activas. Sin embargo, también suelen buscar
constantemente la atención de los demás, se distraen con facilidad y parecen
incapaces de pasar el tiempo solas.

¿Qué es exactamente un extrovertido?


Tanto los introvertidos y como los extrovertidos son dos tipos diferentes de
personalidad que están presentes en la naturaleza humana. Estos tipos de
personalidad son las principales razones por las cuales muchas personas no tienen
comportamientos y actitudes similares.
Los extrovertidos son sujetos que disfrutan pasando su tiempo con otras personas,
pues adoran estar en compañía. No es extraño encontrarlos en grandes reuniones
y celebraciones donde mucha gente pueda verlos y hablar con ellos, en este
sentido, se les considera grandes buscadores de atención. A ojos de los demás,
parece que vayan sobrecargados de energía. Adoran hablar, en una conversación
suelen llevar la voz cantante y les resulta difícil pararse a escuchar. También se
muestran bastante entusiastas con todo lo que les rodea. Los extrovertidos prefieren
trabajar en un grupo donde otras personas puedan ayudarlos a realizar el trabajo
fácilmente.
Estas personas tienden a ser aventureras, aunque ser extrovertido no es igual a ser
temerario o imprudente. Los extrovertidos simplemente necesitan más estímulos
que la mera soledad, ya que estar con uno mismo no les resulta suficiente.
Algunos estudios han sugerido que los extrovertidos tienden a ser más felices que
los introvertidos y menos propensos a ciertos trastornos psicológicos.
Por otro lado, los extrovertidos también son más propensos a participar en
comportamientos de riesgo, incluidos los que conllevan riesgos para la salud.

Características de la personalidad extrovertida


A continuación te dejamos una lista de las principales características de los
extrovertidos:
1. Son muy abiertos y es fácil conocerlos
Mientras que los introvertidos son bastante cerrados y distantes en cuanto a su
forma de ser y de pensar, los extrovertidos por el contrario suelen mostrarse muy
abiertos y dispuestos a compartir sus pensamientos y sentimientos con los
demás. Debido a esto, otras personas generalmente encuentran que los
extrovertidos son más fáciles de conocer.

2. Les encanta hablar


No solo disfrutan hablar con amigos, familiares y compañeros de trabajo; en realidad
les encanta entablar conversaciones con cualquier persona, no importa que sean
extraños. Les gusta conocer gente nueva y saber sobre sus vidas. A diferencia
de los introvertidos que tienden a pensar antes de hablar, los extrovertidos tienden
a hablar como una forma de explorar y organizar sus pensamientos e ideas.

3. Estar con gente les inspira y llena de energía


Los extrovertidos tienden a encontrar las interacciones sociales refrescantes y en
realidad tener gente a su alrededor les carga de energía.
Cuando tienen que pasar mucho tiempo solos, a menudo comienzan a sentirse poco
inspirados y apáticos. Si se les da la opción de pasar tiempo solos y pasar tiempo
con otras personas, un extrovertido casi siempre optará por pasar su tiempo en
grupo.

4. Son amigables y accesibles


Como a las personas con este tipo de personalidad les encanta interactuar con otras
personas, los demás tienden a considerarles como individuos agradables y fáciles
de abordar. En una fiesta, un extrovertido probablemente sea el primero en
acercarse a nuevos invitados y hacer las presentaciones. Es por esta razón que
a los extrovertidos generalmente les resulta fácil conocer gente nueva y hacer
amigos.

5. Tienen un gran círculo de amigos


No hay duda sobre el hecho de que un extrovertido siempre tiene un considerable
grupo de amigos. De hecho, suelen tener varios círculos de amigos porque
necesitan estar con gente todo el tiempo. Cuantos más, mejor, por lo que
generalmente van rebotando de grupo en grupo. Constantemente hacen planes
para ponerse al día con su lista interminable de amigos, sin ninguna queja. Por
suerte para ellos, siempre habrá uno u otro que le podrá hacer compañía en un
momento dado.
6. El silencio le asusta
A los extrovertidos la única cosa que les hace sentir incómodos es el silencio
total. Intentarán llenar el aire con un parloteo constante. Incluso la idea de estar
tranquilos para ellos resulta agotador. La meditación y el yoga son cosas que no
podrán soportar, pues tienen este impulso irrefrenable de hablar y romper el
incómodo silencio.

7. No saben poner un filtro entre lo que piensan y lo que dicen


Otro signo de que alguien es un gran extrovertido se ve en la tendencia a expresar
en cualquier momento todo lo que le pasa por la cabeza. Suelen soltar todos tus
pensamientos sobre alguien o algo sin pensar en las repercusiones o
consecuencias. No es extraño que les acusen de ser demasiado honestos,
impulsivos o incluso groseros.

8. Les gusta resolver problemas hablando


Cuando estas personas se enfrentan a un problema, prefieren discutir todas las
posibles opciones con los demás. Hablar sobre lo que les preocupa con más de
una persona les ayuda a explorar el tema en profundidad y descubrir qué opción
funcionaría mejor. Después de un día difícil en el trabajo o en la escuela, hablar de
ello con amigos o familiares puede ayudarles a sentirse menos estresados. Los
introvertidos, por el contrario, prefieren pensar en sus problemas y pasar tiempo a
solas después de un día difícil.

9. Les gusta tomar las riendas


La espontaneidad y el vigor corren por sus venas. A los extrovertidos les gusta
tomar decisiones y manejar las cosas como quieran. Junto con su la actitud de
‘ir con la mayoría’, también les encanta hacerse cargo de las situaciones. Una vez
que planean algo, no retrocederán sin implementarlo. Así que, naturalmente, son
excelentes anfitriones y ofrecen las mejores fiestas de la ciudad.

10. Tienen habilidades de liderazgo innatas


Los extrovertidos son excelentes líderes, principalmente porque siempre están
listos para hacerse cargo de las situaciones, les encanta tomar la iniciativa y creen
en la premisa de llevar la teoría a la práctica. Ellos no rehúyen la responsabilidad
y son los grandes hacedores. Tienen la habilidad de hacer las cosas de la manera
que quieren que se hagan y ver el panorama general. Estas personas tienen una
tendencia natural a liderar grandes grupos de personas y a trabajar en proyectos
que los entusiasman.
Pero cuidado, que la extroversión no es un rasgo de todo o nada; en realidad es un
continuo y algunas personas pueden ser muy extrovertidas, mientras que otras lo
son en menor medida sin por ello ser introvertidas. Por otro lado, la extraversión es
más común que la introversión y, a menudo, se valora más, ya que los extrovertidos
suelen ser hábiles para interactuar con los demás. Esto no significa, sin embargo,
que un tipo de personalidad sea “mejor” que otro. Cada tipo tiene sus ventajas y
desventajas, y la mayoría nos encontramos dentro de una franja media en la
que somos extrovertidos en algunas situaciones y más introvertidos en otras.

También podría gustarte