Está en la página 1de 11

PRESENTACION

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE DERECHO

PARTICIPANTE

SULEIKY CAPELLAN

MATRICULA

14-3131

ASIGNATURA

DERECHO NOTARIAL

TEMA

ORIGENES DEL DERECHO NOTARIAL CONCEPTOS,


OBJETOS E IMPORTANCIA.

TUTOR

CARMEN ROSA MARTINEZ


1. Elabora una matriz que contenga los períodos históricos del derecho
notarial. (Busca el significado de matriz).

Desde mucho antes de la invención de la escritura, las necesidades de la vida


han llamado a los hombres a contratar entre ellos, las personas siempre han
estado interesadas en poner testigos o poseer algún escrito para dejar
constancia de su negocio jurídico.

Eran los tiempos en que la prueba testimonial era la única que se podía
establecer las obligaciones reciprocas, pues en la antigüedad, las
convenciones se hacían ante numerosas personas presentes para que
sirvieran de testigos de las mismas.

Desde los tiempos Bíblicos, en el antiguo testamento de la Biblia, se


presentan algunos episodios que constituyen auténticos ejemplos, en el libro
de Génesis, capítulo 21, versículos 27 al 31 inclusive, se describe una forma
de convención testimonial, dicho capítulo registra lo siguiente:

Abraham tomó unas ovejas y unas vacas y se las dio a Abimalec e hicieron los
dos un pacto. Abraham apartó siete ovejitas de su rebaño y Abimalec le
pregunto: ¿qué significan estas siete ovejitas que has apartado?, y él le
respondió; estas siete ovejitas las recibirás de mi mano como prueba de que yo
he abierto este pozo. Por eso fue llamado aquel lugar Berseba, o sea pozo del
juramento, porque allí juraron ambos, hicieron, pues, un pacto en Berseba.

Esto es un ejemplo de una prueba testimonial. Como esta existen muchas otras
pruebas en la Biblia, en los que los contratantes requerían testigos o
documentos para asegurarse de la validez de lo pactado.

Se les atribuye a los Fenicios haber organizado los signos gráficos y señales
existentes en esos tiempos hasta transformarlos en lo que es hoy el alfabeto.
Con la invención de la escritura las convenciones son constatadas de manera
más cierta y permanente, siendo reemplazada la presencia del pueblo por la de
un escriba, que era una persona que podía leer y escribir, y que estaba
autorizada por el Estado para realizar dichas convenciones. Por razones de
esa autorización estatal se les llamó “público”, término que con el devenir del
tiempo se ha aplicado a los oficiales o funcionarios que ejercen al servicio del
Estado.

Algunos destacados tratadistas del derecho notarial, consideran que en las


épocas primitivas la función, o más propiamente el oficio de escribano, existía
completamente en los ordenamientos, pero no se había creado el
funcionamiento que lo ejercería con autonomía y eficacia como hoy en día
corresponde a la función notarial.

En este punto traemos a colación una frase que es atinente al caso: “En el
principio fue el documento”. No hay que olvidarlo, el documento creo al
notario, aunque hoy el notario haga el documento.

Orígenes del Notario

La institución del notario como tal tiene su origen en la edad media y se


desarrolla en los países del derecho escrito, bajo la influencia del Derecho
Romano. En los inicios de la práctica notarial como función regida por el Estado
los nombramientos se hacían por influencias de tipo político, social o religioso.
La multiplicidad de notarios fue tal que hubo de ser minuciosamente
reglamentada por la autoridad real.

Las solicitudes para actuar como notarios en Francia eran de tal magnitud que
se les llego a considerar antes de la Era Napoleónica como una plaga porque
además de los notarios reales todas las jurisdicciones señoriales tenían
notarios especiales. Había notarios episcopales, imperiales y apostólicos,
todos ejercían sus funciones con brusquedad y en virtud de una investidura a
menudo dudosa.

Derecho Notarial de la Época Colonial


Vinculados al descubrimiento de América, se conocen algunos escribanos o
notarios que en alguna u otra forma intervinieron en el magno acontecimiento
del descubrimiento y en las primeras manifestaciones de la conquista
Española.

En el artículo “Los Notarios en el Descubrimiento de América”, publicado en la


Revista Internacional del Notario, el autor reconoce como el primer hombre en
ofrecerle su ayuda a Cristóbal Colon a Don Luís de Santagel, funcionario de la
Corona de Aragón, que desempeño en 1481 (once años antes del
Descubrimiento), el cargo de escribano de ración o jefe de la tesorería del rey
Fernando Católico. Era amigo personal de Colón y fue quien intercedió por él
ante los Reyes para la firma de las Capitulaciones de Santa Fe y que le
financiaran el viaje a América.

A Don Diego Méndez se le reconoce como escribano y secretario de Colón y


se le atribuyen los relatos conocidos del Descubrimiento.

El Primer Notario de América fue Don Rodrigo de Escobedo, Escribano de


Cuadra y del Consulado del Mar, que era en esos tiempos la institución
encargada de regular las relaciones y las actividades marítimas-comerciales en
España, quien en ejercicio de sus funciones acompaño a Colon en su primer
viaje y levantó un acto que da cuenta de la toma de posesión de la isla de
Guanahaní, en nombre de los Reyes, isla que el Almirante llamó San
Salvador.

Con la llegada de Colón en 1942 fueron trasladadas a América muchas


instituciones jurídicas vigentes en la España de aquella época y, como en la
legislación española el oficio de escribano tenía gran importancia, así también
fue reconocida en la legislación indiana.

Derecho Notarial de América


El viernes 3 de agosto de 1492, cuando el futuro almirante de la Mar Océana,
parte desde el Puerto de Palos de Moguer, en la Carabela “Santa María”,
capitaneada por el propio Cristóbal Colón, viene con Don Rodrigo de
Escobedo, “Escribano de toda la Armada”, por ser el primero en pisar tierras
americanas y haber tenido el alto honor de levantar el acta en la que requería a
los indígenas que le manifestaran si tenían alguna objeción contra la ocupación
que hacían de esas tierras en nombre de los reyes de España.

Al pisar por primera vez las tierras que Colón creyó eran las Indias dijo a
Rodrigo de Escobedo, Escribano de toda La Armada, y a Rodrigo Sánchez de
Segovia, así como a todos los cristianos que se encontraban allí “que le diesen
fe y testimonio cómo él por ante todos tomaba, como de hecho tomó, posesión
de la isla, a la cual ponía nombre de Sant Salvador, por el Rey y por la Reina
sus señores, haciendo las protestaciones que se requerían”.

Rodrigo de Escobedo, en cumplimiento de las funciones a su cargo, tuvo que


levantar documento auténtico del acto solemne del desembarco y toma de
posesión de la isla, ya que la costumbre de la época exigía este tipo de
documento; y Colón debía llevar ante los reyes documentos de su hazaña.

La Independencia Efímera

Fue el período de tiempo transcurrido desde el golpe de Estado encabezado


por José Núñez de Cáceres el 30 de noviembre de 1821 hasta el 9 de febrero
de 1822, fecha de inicio de los 22 años de unificación de la isla Española bajo
las leyes de la República de Haití.

Durante el resto del tiempo de la colonia la situación de nuestro notariado no


registro ningún cambio, hasta el 1821 con la independencia efímera, y la
consecuente ocupación del país en 1822 por los haitianos.”No tenemos
referencias sobre cómo se desarrolló el notariado en la época, pero suponemos
que fue común al notariado haitiano”.

El Derecho Notarial Durante el Periodo de la Ocupación Haitiana


Tan sólo tres meses después de obtener la independencia de España en 1821,
la parte oriental de la isla fue sometida al yugo haitiano por 22 años,
terminando ésta con la proclamación de Independencia el 27 de febrero de
1844.

En 1822 entraron a regir los códigos Franceses en el país y con ellos la ley
Francesa del 25 del ventoso, año XI del calendario de la Revolución Francesa,
o sea, el 16 de Marzo de 1803.

La administración Pública estaba dirigida, por aplicación de una Ley del 22 de


marzo de 1819, por tres altos funcionarios: El secretario de Estado, el
Secretario General y el Gran Juez, a este último le correspondía, hasta que su
cargo fue suprimido por la Constitución haitiana de 1843, designar los notarios
luego de ser aprobados en un examen por una comisión de tres colegas y
estaban limitados a seis en la capital de la República, cuatro por cada común
cabecera y dos para cada una de las otras comunas.

Estos notarios quedaban bajo la supervisión de los tribunales y debían enviar al


Gran Juez copia de todos los actos traslativos de propiedad Inmobiliar y cada
tres meses debían someter sus protocolos al examen del comisario del
gobierno.

Con la ocupación haitiana durante 22 años se afianzó el desarrollo de la


legislación Francesa en la parte oriental de la isla y cuando se proclama la
independencia de la República en 1844, ya la adopción de los códigos
Franceses iba a ser una realidad.

Derecho Notarial en la Época Republicana

Por el Manifiesto del 16 de enero de 1844, que unificaba todas las tendencias y
justificaba las causas para luchar por la Independencia de Haití, se creó un
gobierno provisional llamado Junta Central Gubernamental con la facultad de
emitir decretos hasta tanto se aprobara la Constitución de la que sería una
nueva República.
La Junta Central Gubernamental, por Decreto de fecha 17 de agosto de 1844
ordenó las impresión de papel sellado con el escudo nacional, para sustituir el
de Haití, disponiéndose que debían redactarse en papel timbrado y ante notario
“todos los actos y documentos civiles, judiciales, extrajudiciales entre partes y
bajo firma privada”, constituyendo este la primera disposición propiamente
nacional que se refiere expresamente a la actuación escribanil.

Durante la Primera República, el 7 de junio de 1845, se encargó al Secretario


de Estado de Justicia e Instrucción Pública, a supervisar las actuaciones de los
notarios y legalizar los documentos oficiales destinados al extranjero.

El Presidente Santana, mediante el decreto No. 108 del 23 de junio de 1847,


ordena la traslación de los archivos de las antiguas escribanías existentes
hasta 1821 y que estuvieren depositados en los Tribunales de Justicia Mayor
de la Capital y demás provincias, a ser entregados a la Suprema Corte de
Justicia y los de los años siguientes al 1822 a los escribanos que les
sucedieron.

La Ley de Organización Judicial de 1852 dispuso que los Escribanos fueran


designados por el Poder Ejecutivo y posteriormente, cinco años después volvió
a ser la que designa a los notarios.

Durante la Anexión a España

En 1861 el país fue anexado nuevamente a España, recuperando finalmente su


independencia en 1865 con el Movimiento de la Restauración.

No hay documentos sobre la incidencia que pudieron tener las leyes españolas
durante

el periodo de 1861 al 1863, tiempo que fuimos considerados una provincia de


ultramar de España, pero se cree que alguna aplicación hubo ya que en
nuestra “madre patria”, se promulgo la Ley del notariado de fecha 28 de mayo
del año de 1862 que fue considerada como la mejor ley de Europa.
Derecho Notarial Después de la Restauración

El gobierno provisional del presidente José María Cabral y Báez derogó la ley
No. 472 y se promulgó el 31 de octubre de 1866 la Ley No. 966 que creó el
Reglamento Orgánico Judicial. Esta ley hacía obligatorio para los notarios
remitir el índice de sus actuaciones a la Suprema Corte de Justicia hasta el 31
de diciembre de 1866.

A partir de esa ley de 1866 y hasta finales del siglo XIX, algunas de las leyes
se refirieron tangencialmente al tema del régimen notarial para tocar algunos
puntos específicos, generalmente referentes a la regulación de aspectos
judiciales.

Durante el Siglo XX

En el inicio del siglo XX, el día 28 de julio de 1900, el Presidente Juan Isidro
Jiménez promulgó la Ley No. 4037, del Notariado, la que, al leerla desde su
artículo primero se comienza a evidenciar que se trata de una simple copia de
la ley francesa conocida como “Ley del 25 Ventoso” la que contenía un
estatuto completo sobre el notariado, con todas las características actuales del
notario latino, y cuyas disposiciones fundamentales y principios básicos
aparecen recogidos en la legislación dominicana.

Con la promulgación de la ley de julio de 1900, se compendiaron varias


disposiciones dispersas sobre ejercicio notarial, se reglamento la designación
de Notarios que debería hacer la Suprema Corte de Justicia, dictando normas
sobre los actos notariales y los protocolos y estableciendo una tarifa por las
actuaciones de los notarios. Se mantuvo vigente, con algunas modificaciones,
hasta el año 1927.
En el inicio del siglo XX, el día 28 de julio de 1900, el Presidente Juan Isidro
Jiménez promulgó la Ley No. 4037, del Notariado, la que, al leerla desde su
artículo primero se comienza a evidenciar que se trata de una simple copia de
la ley francesa conocida como “Ley del 25 Ventoso” la que contenía un
estatuto completo sobre el notariado, con todas las características actuales del
notario latino, y cuyas disposiciones fundamentales y principios básicos
aparecen recogidos en la legislación dominicana.

Con la promulgación de la ley de julio de 1900, se compendiaron varias


disposiciones dispersas sobre ejercicio notarial, se reglamento la designación
de Notarios que debería hacer la Suprema Corte de Justicia, dictando normas
sobre los actos notariales y los protocolos y estableciendo una tarifa por las
actuaciones de los notarios. Se mantuvo vigente, con algunas modificaciones,
hasta el año 1927.

2. Investiga dos conceptos de Derecho Notarial y luego elabora uno


propio.
Derecho Notarial: es el conjunto de normas jurídicas de fondo y forma
relacionados con la escrituración y que determinan a la vez las facultades y
deberes del notario en el ejercicio de su augusto ministerio público.
Derecho Notarial: conjunto de decisiones legislativas, reglamentarias,
decisiones jurisprudenciales y doctrinas que rigen la función notarial y el
instrumento publico notarial.
Derecho Notarial: es una creación de instrumento de la escritura de
jurisprudencia pública regida por un ordenamiento jurídico de notarios.

3. Entrevista a dos juristas notarios.

Orlando Julián Díaz Notario Público de la Vega. Matricula 5307

A) cómo se clasifica el Derecho Notarial?


- Se clasifica dos público y privado.
B) Objeto de estudio del Derecho Notarial.
-Facilitan la realización espontanea de la práctica de este derecho utilizando
varios procesos y técnicas que son para realizarse en los instrumentos y
mecanismos públicos.

C) Relación entre el Derecho Notarial y el Derecho Probatorio.


-Se entrelazan el derecho notarial busca al derecho probatorio cuando necesita
regular algunas pruebas en los procesos para dar a conocer lo que se busca
con ello como el derecho notarial es tan exigente ya que es un derecho que
basa en la escritura a veces se hace necesario conocer si realmente son
verdaderas o falsas.

Vilma Tapia Notario Público de la Vega. Matricula 2206

A) cómo se clasifica el Derecho Notarial?


- Uno que es público y otro privado.

B) Objeto de estudio del Derecho Notarial.


-Crear nuevos herramientas que sirvan de instrumentos públicos donde brinde
avances a nuestra legislación.

C) Relación entre el Derecho Notarial y el Derecho Probatorio.


-Tienen una gran conexión ya que el derecho notarial exige que se realicen
pruebas cuando lo fuese necesario y eso es lo que le da el derecho probatorio.

4. Cuáles son los principios que rigen el Derecho Notarial, incluya una
definición de cada principio.

1) Fundamentos del notariado: para regir dicha ley se debe de seguir algunas
actuaciones y para esto es importante darle continuidad de las concepciones
antepasadas del derecho notarial.
2) Actuación notarial. Los notarios beben velar por el cumplimiento que exige
la ley para que sea regida de manera clara ante lo que el orden jurídico.
3) Instrumentos notariales. Todas actas deben cumplir firmas precisas de los
y autenticas de los notarios.
4) Control notarial. El Colegio Dominicano de Notarios es quien vigilara que
se cumpla lo pactado en estos principios de no ser así será quien se encarga
de sancionar el mal manejo del mismo.
5) Institucionalidad notarial. Los notarios se encargan de cumplir y
desarrollar por su parte todos los asuntos de intereses notariales y de que
siempre se respete el buen manejo del Colegio Dominicano de Notarios.
6) Rectitud notarial. Los notarios se comprometen con el buen manejo tanto
de su vida pública como privada.
7) Igualdad: ante la ley todos somos iguales prohíbe distinción y favoritismos.
8) Seguridad jurídica. Los notarios devengaran seguridad, transparencia y
legalidad en cuanto a las actuaciones que realizaran.
9) Impulso de la función notarial. Obliga al Colegio Dominicano de Notarios a
que se incrementen las funciones notariales tanto privadas como públicas.