Está en la página 1de 4

ACHOTEGUI LOIZATE, JO- gura prácticamente todo su

SEBA. La depresión en los in- ejercicio profesional y ya en


migrantes: Una perspectiva 1993 participa en el primer
transcultural. Barcelona. Edi- «manual» del estado español
ciones Mayo, 2002, 64 págs. que aborda los problemas psi-
copatológicos de la inmigra-
En el contexto español es ción extracomunitaria en Ca-
escaso (por no decir marginal) talunya, edición coordinada
el abordaje con rigor de los por J.L.Tizón, desde el marco
problemas de salud de la in- de la Fundación «Vidal i Ba-
migración extranjera, y más rraquer».
aún, el tratamiento de la en- La Depresión en los Inmi-
fermedad o sufrimiento men- grantes, como el conjunto del
tal subyacente a los procesos enfoque del que parte el autor,
migratorios. Por eso este sen- se enmarca dentro del modelo
cillo e ilustrativo libro de Psicodinámico, principal mo-
Achotegui se constituye en un tor de la Psiquiatría Transcul-
interesante resumen del tra- tural, en el que el concepto de
bajo de investigación-acción «duelo migratorio» se constitu-
que este psiquiatra, junto con ye en centralidad y se funda-
el equipo del Servicio de Aten- menta en los complejos proce-
ción Psicopatológica y Psico- sos de «readaptación del yo».
social a Inmigrantes y Refu- En el Estado Español, actual-
giados (SAPPIR) ha venido mente, subsisten al menos tres
desarrollando desde hace mu- modelos interpretativos res-
chos años en el Hospital de pecto a la salud mental en las
Sant Pere Claver de Barcelo- poblaciones inmigrantes. Ade-
na, en Catalunya. más del mencionado, centrado
La preocupación de Joseba en el proceso de duelo, y que
Achotegui, fundador en 1994 fundamenta el libro de esta re-
del SAPPIR, por la salud men- censión, encontramos el basa-
tal de los inmigrantes confi- do en la Teoría del Aprendizaje

MIGRACIONES 15(2004) 333-375


334 Referencias Bibliográficas

Social, de los que los más cla- El libro de Achotegui, orga-


ros exponentes son los andalu- nizado en tres bloques, abor-
ces Martinez, García y Maya, da precisamente en la parte
que han centrado sus propues- primera el proceso de reorga-
tas en el estudio de las redes nización de la personalidad
sociales relacionadas con los que afrontan los migrantes.
inmigrantes como recursos de Aquí, el autor resume la parte
apoyo. En tercer lugar, en Ma- esencial de su modelo de
drid, en la Universidad Pontifi- «duelo migratorio», mostrán-
cia de Comillas, ha emergido dolo como un sutil equilibrio
en los últimos años un tercer dinámico, hidráulico, en el
enfoque fundamentado en el que pueden predominar tanto
Constructivismo Social y el In- los aspectos positivos como
teraccionismo Simbólico, a los negativos. Si es éste el ca-
partir de sendas tesis doctora- so, surgen entonces los pro-
les de Labrador y Fresneda, blemas y adversidades, tradu-
centradas en la reconstrucción cidos en estrés y depresión.
de la identidad y los modos de En este sentido, el autor iden-
afrontamiento del sufrimiento, tifica una serie de característi-
respectivamente. cas comunes a esos procesos
Estos enfoques, aparente- problemáticos del duelo mi-
mente tan distintos, no son a gratorio, fundamentados en la
nuestro juicio tan distantes, teoría psicoanalítica (el duelo
toda vez que tienen como ob- migratorio se halla vinculado
jeto común de estudio las si- a vivencias infantiles, a duelos
tuaciones de dificultad en el previos mal elaborados), pero
afrontamiento del proceso de también a otras sugerentes fa-
adaptación de los inmigrantes cetas: que el duelo migratorio
extranjeros a los nuevos terri- implica una ambivalencia ha-
torios de acogida. La interac- cia el país de acogida y hacia
ción con el entorno, los apo- el país de origen, que es trans-
yos formales e informales, los generacional, que en el regre-
perfiles de respuesta indivi- so del inmigrante a su país de
dual a las situaciones estre- origen se elabora un nuevo
santes y las nuevas identida- duelo migratorio y, un último
des configuradas tras el proce- aspecto que debería inducir a
so de asentamiento nos reflexión, que el duelo migra-
hablan, en última instancia, torio afecta también a los au-
de unos factores de riesgo la- tóctonos y a los que quedan en
tentes tanto de índole externa el país de procedencia del in-
como individual. migrante.
Referencias Bibliográficas 335

La parte segunda de «La cambios a los que se ven so-


depresión en los inmigrantes» metidos las personas que deci-
es probablemente la más den enfrentarse al hecho mi-
atractiva del texto. Achotegui gratorio. Respecto a las cau-
desarrolla los cuestionamien- sas, la etiopatogenia de los
tos actuales, desde la perspec- trastornos mentales subyacen-
tiva transcultural, de la sinto- tes o concomitantes a la mi-
matología de la depresión en gración, en esta segunda parte
los inmigrantes. Tras un reco- Achotegui presenta un somero
rrido por la «clínica diferen- repaso a las «explicaciones»
cial» en la clasificación tanto que se han aportado tanto
de los síntomas de la depre- desde las medicinas de las cul-
sión como de la valoración de turas no occidentales, las tra-
las causas de ésta, desde la di- dicionales, y las medicinas
ferencia cultural, termina pre- «mágicas». En el tramo final
guntándose si, al fin y al cabo, de este apartado segundo, se
la depresión no es más que un nos presenta la hipótesis del
síndrome cultural occidental. autor respecto al síndrome del
El debate en este momento, inmigrante con estrés crónico,
efectivamente, no sólo referi- o «Síndrome de Ulises», dife-
do a la depresión sino al resto renciado del trastorno por es-
de los problemas de salud trés agudo o trastorno adapta-
mental de los extranjeros, está tivo en que se trata de un es-
tanto en la crítica a los siste- trés crónico, prolongado e
mas clasificatorios tradiciona- intenso. Este síndrome, ade-
les como a los procedimientos más, no se correspondería con
terapéuticos para atender a la clasificación internacional
los inmigrantes. Porque, al fin DSM-IV y, al mostrar una
y al cabo, como señala el fran- miscelánea de síntomas, exigi-
cés Rechman, «los inmigran- ría un análisis pormenorizado
tes, porque son extranjeros, no e individualizado de cada uno
piensan lo que dicen y no dicen de ellos para cada individuo y
lo que piensan». Parece cada en cada contexto.
vez más evidente que los sín- La Parte Tercera del libro
tomas psicopatológicos obe- tiene especiales aplicaciones a
decen a relevantes diferencias la práctica de la atención psi-
culturales, aunque como seña- cológica y social de los inmi-
la el autor, seguramente exis- grantes, en tanto que aporta
tan unos patrones comunes de claves respecto a los sutiles
expresión del malestar, del su- matices que se hace necesario
frimiento, ante los complejos introducir en la relación de un
336 Referencias Bibliográficas

terapeuta (o un trabajador so- ción clínica respecto a la salud


cial en general) occidental con mental de la inmigración, tan-
una persona de otra cultura to a nivel internacional como
diferente. Así, el cuidado de la en España.
distancia cultural implica una Por ello, este libro, pese a
atención especial al contacto su encuadre en la interpreta-
físico respecto a las mujeres ción psiquiátrica avanzada, es
de ciertas procedencias, tam- a nuestro juicio de recomen-
bién en los recelos desde la dado uso para todos aquellos
perspectiva de poder del au- agentes profesionales o para-
tóctono con el paciente ex- profesionales que actúen de
tranjero (posibles transferen- manera genérica en ayuda de
cias negativas, en la termino- los colectivos de inmigrantes
logía psicoanalítica) e incluso llegados a nuestras comunida-
en la diferente forma de crear des, a nuestras ciudades y
el rapport el terapeuta (por pueblos. Lo creemos así por la
ejemplo, el tuteo) en función responsable perspectiva de su
de los orígenes (asiáticos ver- contenido, centrada en la di-
sus latinos) del usuario con mensión intercultural, que re-
problemas de salud mental. lativiza las posiciones de par-
El aspecto más nutritivo, tida tanto de los «intervento-
en fin, de «La Depresión en los res» como de los usuarios, de
Inmigrantes» es sin duda el las poblaciones receptoras, en
importantísimo enfoque psi- fin, de esa intervención que en
cosocial, y por ello interdisci- demasiadas ocasiones es uni-
plinar, que atraviesa sus conte- direccional, de poder y, conse-
nidos; y ello pese a que Acho- cuentemente, jerarquizada.
tegui plantee en exclusiva la
cuestión de la salud mental de ALFONSO CUADROS RIOBÓ.
las migraciones desde el mode-
lo médico. Pero con todo, en la
buena tradición de la Psiquia-
tría Transcultural, es relevante GIMÉNEZ ROMERO,
el cuestionamiento que se rea- CARLOS: Qué es la inmigra-
liza de los estereotipos clínicos ción. Barcelona, RBA Libros,
en este pequeño manual (críti- 2003, 187 págs.
cas a los baremos CIE-10 y
DSM-IV), rompiendo con los Si hay dos rasgos que ca-
tratamientos (en el sentido racterizan las migraciones in-
amplio del término) etnocén- ternacionales son su extraor-
tricos que pueblan la interven- dinaria complejidad y la sensi-