Está en la página 1de 19

INTRODUCCIÓN

Las construcciones son los elementos vulnerables más importantes ya que los
daños sufridos por ellas repercuten directamente en las víctimas que pueda
ocasionar un sismo. Con el fin de determinar los daños que pueden producir los
futuros terremotos, es necesario conocer los distintos tipos de estructuras y su
comportamiento ante los diferentes movimientos del suelo. Con relación a los
datos obtenidos, se podrán mejorar los tipos constructivos y hacer más
estrictos los controles de calidad en obras de reciente construcción.

La utilización de diseños antisísmicos en obras aumenta considerablemente el


coste de construcción, y por ello, en muchos casos, se evita su aplicación. Sin
embargo, el costo por diseño antisísmico es un porcentaje muy bajo (inferior al
coste de muchos elementos ornamentales) salvo el caso de estructuras
especiales. El respeto de la normativa sismorresistente deberá ser riguroso
para evitar daños mayores.

Cuando se produce un terremoto, los daños en las construcciones están


relacionados con los tipos de los elementos constructivos, materiales
empleados, modo de ejecución, subsuelo, topografía, etc. Este último factor
desempeña un papel muy importante a la hora de considerar el emplazamiento
de una obra en zonas sísmicas, ya que, según las características (biográficas
de cada zona, las ondas sísmicas variarán su comportamiento. Esto es
especialmente importante cuando existen materiales sueltos o de baja
coherencia, y extremadamente peligroso cuando concurren los tres factores
siguientes: gradiente topográfico alto, materiales inconsolidados y alto
contenido en agua.
DAÑOS PRODUCIDOS POR TERREMOTOS

La principal causa de daños ocasionados por los terremotos es la propia


vibración. Dicha sacudida provoca la caída de numerosos objetos y el
derrumbamiento de edificios. El colapso de edificios provoca que sus
habitantes queden atrapados entre los escombros, siendo frecuente que
perezcan por aplastamiento. Por otra parte la caída de objetos puede causar
numerosas heridas, llegando incluso a la muerte si se trata de objetos muy
pesados (muebles, lámparas pesadas, falsos techos, etc.) o cortantes
(fragmentos de vidrios de ventanas).

La mayoría de los accidentes que se puede producir por los terremotos son
debidos principalmente a los siguientes tipos de efectos:

a) EFECTOS SOBRE CONSTRUCCIONES E INFRAESTRUCTURAS


Daños graves

-Colapso de construcciones, sobre todo aquellas de mala calidad y sin


características sismorresistentes.

-Destrucciones y derrumbamiento parciales de edificaciones (caídas de


techos, fachadas, tabiques, balcones, muros exteriores, etc.), grietas en
los muros, etc.

-Incendios producidos por cortocircuitos, escapes de gas y materias


inflamables.

-Inundaciones por roturas de embalses, conducciones de agua, etc.

Daños ligeros.

-Fisuras en muros, chimeneas, juntas, etc.

-Caída de trozos de revestimiento, aleros, tejas, macetas, etc.

-Caída de cristales rotos y aplacados cerámicos, especialmente peligrosos


cuando caen desde los pisos altos.

-Caída de muebles, objetos colgados, etc.

-Daños en los sistemas de suministro esenciales (electricidad, agua, gas,


etc.), e instalaciones.
-Daños parciales en las vías de comunicación (carreteras, puentes, túneles,
vías de ferrocarril, etc.) debido a los asentamientos, desprendimientos y
deslizamientos.

-Caída de postes y cables de alta tensión.

b) EFECTOS SOBRE EL TERRENO


Muchos de estos efectos son los causantes a su vez de destrozos en las
construcciones y en las infraestructuras:

--Asentamientos diferenciales del suelo, fundamentalmente en terrenos


sueltos y con gran cantidad de agua.

-Licuefacción de terrenos saturados


de agua, sobre todo cuando la sacudida tiene gran duración.

-Desplazamiento del terreno a lo largo de la falla.

-Maremotos o "Tsunamis": Olas que se producen con grandes terremotos de


epicentro marino y que alcanzan una mayor altura al llegar a las costas.

c) EFECTOS DERIVADOS DE REACCIONES Y DE ACTUACIONES


HUMANAS
- Alteraciones psicológicas y fisiológicas en personas aterrorizadas, sobre
todo en niños y enfermos.

- Actuaciones provocadas por el pánico: atropellos, huidas, aglomeraciones


incontroladas, saltos desde ventanas, etc.

- Consecuencias derivadas de acciones inadecuadas sobre construcciones


dañadas o personas afectadas.

FACTORES QUE CAUSAN DAÑOS

1º La fuerza del movimiento. Es mayor cuanto mayor sea la magnitud del


terreno y cuanto más cerca se esté del foco sísmico. Está fuerza decrece a
medida que el lugar está más lejos del epicentro.

2º La duración de la vibración. Los daños son mayores cuanto más dure la


vibración. Los terremotos de mayor magnitud producen vibraciones de mayor
duración.
3º El tipo de suelo. Modifica las características de las vibraciones sísmicas. El
movimiento del terreno es mayor cuanto más blando sea éste, más gruesa sea
la capa del suelo y sobre todo, cuando dicha capa está saturada de agua.

4º Tipo de construcciones. Algunos tipos de construcciones no son


suficientemente resistentes ante los movimientos laterales a los que les somete
un terremoto. Esto se agrava cuando la estructura de la construcción está
degradada, su cimentación es mala o se han cometido defectos graves en la
edificación.

Otros factores que también influyen en los daños son:

- Cimentación inadecuada al tipo de terreno, porque sea insuficiente o este mal


enlazada entre sí.

- La pendiente del terreno, sobre todo para aquellas construcciones situadas en


laderas con gran pendiente o en terrenos poco firmes.

- La falta de separación entre edificios, ya que con el movimiento se golpean


entre ellos (fenómeno "aplauso"), fenómeno que se ve incrementado con la
altura de los mismos y la diferencia de alturas entre edificios colindantes.

Otro fenómeno que suele acompañar a muchos terremotos, y que a veces ha


causado más daños que la propia sacudida, es el fuego. Como consecuencia de la
vibración pueden romperse las conducciones de gas; una chispa puede
desencadenar un incendio que arrase un edificio o incluso un barrio. La falta de
suministro de agua y el colapso de los servicios de emergencia (bomberos,
protección civil, etc.) puede además impedir que se pueda apagar este incendio.

Otros daños o situaciones que puede causar un terremoto son:

-Cierre de carreteras y vías férreas.

-Colapso de puentes.

-Cierre de supermercados y comercios en general.

-Contaminación del aire y agua por escapes tóxicos e incendios.

-Colapso de hospitales.

-Falta de zonas de acogida.

-Exposición a las inclemencias del tiempo.


COMO VARIA LA PELIGROSIDAD SISMICA SEGUN EL LUGAR

El movimiento del terreno es debido a la llegada de ondas sísmicas que se


propaga desde el foco sísmico a través de la roca hasta el lugar. En él, la
composición de la capa más superficial influye decisivamente en las
características finales de la sacudida sísmica.

La peligrosidad sísmica varía en una región, dependiendo de la cercanía a las


fallas activas, del tipo de terreno y de lo propenso que sea éste a
desestabilizarse. Los daños se concentran en áreas donde existen suelos poco
firmes y donde hay zonas deslizantes.

Los movimientos sísmicos están gobernados por la composición y las


propiedades físicas de la capa cercana a la superficie del terreno, ocurriendo
los movimientos vibratorios más grandes en los suelos blandos y saturados de
aguas.

TIPO DE TERRENO ACCION SOBRE LA VIBRACIÓN EFECTOS


PROBABLES
 Roca estable: No se incrementa. El terreno se mantiene firme.
 Roca no estable: Apenas se incrementa. Puede haber desprendimientos.
 Suelo no consolidado: Se incrementa. El suelo pierde su firmeza, más
cuanta más agua contenga.
 Suelo blando o rellenos: Se incrementa mucho. Asentamientos del suelo,
deslizamientos, posible licuefacción.

1. LICUEFACCIÓN DEL TERRENO


Si un movimiento sísmico origina sorpresas no son menos las que pueden
ocasionar algunos tipos de terrenos, como los licuables, (aquellos que ante
esfuerzos vibratorios pierden su resistencia al esfuerzo cortante), que
durante el terremoto se transforman en una especie de barro fluido que
provoca el hundimiento de edificios, muros de embalses, carreteras etc.,
debido a que se quedan sin base de apoyo.
La licuefacción es un fenómeno que se producen en terrenos blandos
saturados de agua durante sacudidas sísmicas fuertes y largas.
El suelo se comporta y fluye como líquido debido a que las vibraciones
sísmicas aplican fuerzas al fluido que rellena los huecos entre los granos
de arena, causando la salida de agua y fango a la superficie durante la
sacudida. Esto compacta finalmente los granos de arena y provoca
asentamientos del terreno o deslizamiento, al producirse una sensible
pérdida de resistencia en los estratos afectados.

2. DESPLAZAMIENTO DE LAS TIERRAS


Es un tipo de corrimiento o movimiento de masa de tierra, provocado por
la inestabilidad de un talud. Es conveniente no confundir una
licuefacción con un desplazamiento de tierras, siendo éste más
frecuente en terrenos que forman taludes, cuando existen muros de
contención.

No sólo es necesario garantizar la estabilidad y el comportamiento


antisísmico de las estructuras, sino vigilar cuales son las condiciones del
terreno en el que se asientan. En la medida de lo posible, evitar construir
en laderas con tendencias a deslizamiento.

DAÑOS MÁS COMUNES PROVOCADOS POR LOS TERREMOTOS EN LAS


EDIFICACIONES
Los daños más fuertes provocados por los terremotos en las edificaciones
dependen de la estructura de los mismos y de los componentes no
estructurales de la obra para un mismo lugar. Para lugares diferentes,
aunque cercanos, puede haber daños diferentes en estructuras similares
debido a los fenómenos de ampliación. En realidad los edificios se ven
sometidos a sacudidas sísmicas diferentes que provienen del mismo
terremoto.
1. MANIFESTACIÓN DEL SISMO EN UNA EDIFICACIÓN.
El sismo se manifiesta por vibraciones en cualquier sentido y se traduce a
efecto de cálculo en un empuje horizontal por plantas. También pueden
existir vibraciones verticales en la estructura que hacen que se produzcan
trepidaciones, especialmente cerca del epicentro, estos terremotos son
conocidos como terremotos burbujeantes.

El movimiento brusco del suelo, se transmite al edificio a través de la


cimentación dando origen a fuerzas de inercia que se oponen a este
movimiento. Estas son las fuerzas sísmicas que actúan sobre el edificio.

Si el edificio está lejos del epicentro sufre casi en su totalidad movimientos


horizontales, y si está cerca en mayor cuantía vibraciones verticales
(terremotos burbujeantes) y también horizontales. Los efectos del sismo
pueden incrementarse debido a la resonancia, pudiendo decirse que un
movimiento sísmico de baja intensidad y larga duración es a veces más
peligroso que otro de intensidad alta y corta duración, pues el primero está
más expuesto a entrar en resonancia.

Las características vibratorias pueden cambiar en el transcurso del sismo,


quedando interrumpida la resonancia.

El empuje de sismo afecta de la siguiente forma:


Aumenta considerablemente la cuantía de la armadura superior
en vigas y viguetas al incrementarse el momento en éstas, siendo
más acentuado en las plantas inferiores.

Aumenta el cortante en vigas y viguetas.

Incrementa el momento, cortante y axial en pilares.


Aumenta las cargas en cimentación.
2. DEFORMACIÓN DE LA ESTRUCTURA.

Una grieta causada por un movimiento sísmico es inconfundible, pues se


produce en diagonal en forma de aspa. Para que se pueda comprender
mejor el origen de esta grieta, se representa la figura, donde se ha
dibujado el pórtico A, deformado por un empuje desde la izquierda, la
diagonal que toma mayor medida rompe el plano vertical, con una fisura
detracción.

3. RESONANCIA O SINCRONISMO.
Cuando una estructura tiene la misma frecuencia que la del movimiento
sísmico puede entrar en resonancia, siendo en este caso las plantas
altas las más afectadas. En la figura se expone un ejemplo de cómo
afecta un movimiento sísmico a la estructura cuando entra en
resonancia.

En la sección A se simboliza con una flecha y el número 1 el empuje inicial


hacia la izquierda, que hace que la parte superior de la estructura sufra
mayor deformación, desplazándose hacia la derecha. Si cuando la
estructura tiende a tomar su posición inicial se ve afectada por el empuje 2
(sección B), la deformación se incrementa. Si el edificio sigue en la misma
frecuencia del movimiento sísmico al intentar tomar la verticalidad, se ve
afectado por el empuje 3 (sección C), toma un mayor desplazamiento hacia
la derecha; a continuación, le sucede lo mismo con el empuje 4 (sección D)
y así sucesivamente, hasta quedar destruidas las plantas superiores. A este
proceso se le llama "resonancia o sincronismo" y por muy resistente que

sea la estructura, como el movimiento sea muy prolongado, al ir


incrementándose los desplazamientos, la estructura no
4. FENÓMENO APLAUSO.
Todo movimiento sísmico puede engendrar sorpresas, como en el
siguiente caso.

En la figura se representan tres edificios, el edificio 3 durante el


movimiento sísmico muestra un desplazamiento hacia la izquierda. Al
ser de doce plantas y de estructura metálica experimenta una gran
deformación.

El edificio 2 se desplaza igualmente hacia la izquierda con gran


deformación ya que también es empujado por el edificio 3. En su
desplazamiento se encuentra impedido por la reacción del edificio 1 de
solo cuatro plantas, más rígido que limita su deformación, provocando
fuertes cortantes y cizallamiento a los pilares que rebasan la altura del
bloque 1, lo que hace que se produzca el aplastamiento de las plantas 6
y 7 como se puede observar en la siguiente figura.
Es conveniente crear amplias juntas en edificios de diferentes alturas
para que puedan vibrar de forma distinta durante un movimiento sísmico
y evitar así el choque violento entre edificios.
Para evitar este fenómeno, en la ciudad de San Francisco (U.S.A.) que resultó
destruida durante le terremoto y posterior incendio en 1906
, el actual ordenamiento urbano de la ciudad impide que edificios de
diferentes alturas puedan estar juntos y a partir de cierta altura, los
edificios deben estar aislados. También existe una anchura mínima de
las calles para que estas puedan servir de cortafuegos en caso de
incendio.

5. BOVEDAS
Las bóvedas de eje vertical como torres, ábsides, cúpulas, etc. resisten
perfectamente las sacudidas sísmicas. En cambio, las bóvedas de eje
horizontal son las más castigas por los movimientos sísmicos.

Estas edificaciones son vulnerables por causa del deterioro, falta de


amarre en la cimentación, falta de refuerzos, falta de rigidez, etc. El
problema más frecuente al ser sometida a sacudidas sísmicas, es la
falta de diafragmas rígidos al nivel de pisos o techos que repartan los
efectos sísmicos a los muros orientados en cada dirección. Esto es
especialmente grave cuando, por remodelaciones o cambio de destino,
se eliminan algunos muros, para abrir vanos. En ocasiones también hay
problemas por flexión perpendicular al plano de muros altos o por falta
de una unión adecuada entre los distintos muros. Cuando los muros de
carga y la cubierta están bien trabados entre sí o reforzados con tirantes,
son construcciones que aumentan su resistencia ante fuerzas laterales,
con periodos de vibración cortos. El defecto clásico de muchas de las
cimentaciones empleadas en este tipo de estructuras es la poca
profundidad de los cimientos y la mala calidad de los materiales de los
mismos. Sin embargo, cuando la cubierta no está bien empotrada en los
muros de carga o el empuje que ejerce sobre ellos no está
contrarrestado, este tipo de construcción es sumamente vulnerables a
los esfuerzos laterales.

6. CLASIFICACIÓN DEL GRADO DE DAÑO EN EDIFICIOS DE


MAMPOSTERÍA NO REFORZADA SEGÚN LA ESCALA MSK

Grado 1: Daños de despreciables a ligeros (ningún daño estructural, daños no-


estructurales ligeros) Fisuras en muy pocos muros. Caída sólo de pequeños
trozos de revestimiento.
Caída de piedras sueltas de las partes altas de los edificios en muy
pocos casos.
Grado 2: Daños moderados (daños estructurales ligeros, daños no-
estructurales moderados). Grietas en muchos muros. Caída de trozos
bastante grandes de revestimiento. Colapso parcial de chimeneas.

Grado 3: Daños de importantes a graves (daños estructurales moderados,


daños no-estructurales graves) Grietas grandes y generalizadas en la
mayoría de los muros. Se sueltan tejas del tejado. Rotura de chimeneas por
la línea del tejado. Se dañan elementos individuales no-estructurales
(tabiques, hastiales y tejados).

Grado 4: Daños muy graves (daños estructurales graves, daños no-


estructurales muy graves). Se dañan seriamente los muros. Se dañan
parcialmente los tejados y forjados.
Grado 5: Destrucción (daños estructurales muy graves). Colapso total o
casi total.

7. DAÑOS EN ESTRUCTURAS DE MUROS DE CARGA CON


REFUERZOS.
Los sistemas de forjado de hormigón colocado in situ, constituyen
diafragmas horizontales suficientemente rígidos para transmitir los
efectos sísmicos a los muros resistentes en cada dirección, lo que
mejora notablemente el comportamiento tanto bajo fuerzas laterales
debidas al sismo como bajo el efecto de hundimientos diferenciales en
zonas de terreno comprensible; las alturas entre forjados son menores.
En algunos casos, aunque el sistema de forjado sea prefabricado suele
colocarse sobre él un firme, en ocasiones reforzado con malla de acero,
que ayuda a formar el diafragma. La gran densidad de muros, continuos
en toda la altura, suele aportar la rigidez suficiente para movimientos en
dirección horizontal y sus periodos son también relativamente cortos.
8. EFECTO DE PILAR CORTO
Es un efecto que se produce en los pilares de una estructura
cuando un elemento superficial como un paño de fábrica o un
muro de hormigón coartan la posibilidad de deformación del pilar
en parte de su longitud. Esta coacción produce tensiones
adicionales no previstas en el cálculo que hacen que el pilar se
agriete o llegue incluso a la rotura total.

Un caso típico se observa en los semisótanos. Los pilares están


parcialmente embutidos en los muros de sótano salvo en su parte
superior, que es donde normalmente se coloca una ventana
estrecha y alargada para iluminar y ventilar, generalmente en esta
zona el pilar se agrieta o incluso llega a romper.

Edificio de estructura de hormigón armado y cerramiento y particiones de ladrillo,


dañado durante le terremoto de Managua, Nicaragua en 1972, en el que se puede ver
como el pilar no ha podido deformarse como en un principio había sido calculado por
culpa del cerramiento que impedía el movimiento libre de la parte inferior del pilar .
9. EFECTO DEL PISO BLANDO
Si las particiones interiores de un edificio entran en carga durante un
terremoto y colaboran con la estructura para resistir sus efectos sin
haber sido calculados para absorber la fuerza que les corresponda en
función de su rigidez, el comportamiento de la estructura será muy
distinto al supuesto en el proyecto.

Un caso particular es el llamado "piso blando". Se produce en aquellos


edificios que teniendo una distribución de particiones interiores más o
menos similar en todas sus plantas, una de ellas se presenta diáfana.

La sacudida sísmica al subir por la estructura la va deformando y ésta


transmite parte de la carga a los paños de fábrica. En el camino de
vuelta la energía que se había ido repartiendo entre la estructura y las
particiones, al llegar a la planta diáfana se concentra en los pilares
produciendo graves daños que pueden llegar al colapso de todo el
edificio por rotura de los mismos.

Es un caso típico que puede darse en edificios residenciales con


abundante compartimentación en todas sus partes menos en la baja,
que suele estar destinada a garaje o locales comerciales.

Edificio de estructura de madera con cerramientos y particiones también de madera, dañado


durante el terremoto de Loma Prieta, California, U.S.A.; Octubre de 1989; magnitud Richter 7,1;
máxima intensidad M.S.K. VII – IX

20
Se observa un gran desplazamiento lateral de la planta baja, que ha
arrastrado al resto del edificio sin que aparentemente haya sufrido más
daños. Es un caso de "piso blando", sin llegar al colapso, pero con
graves daños estructurales.

Los bajos de este edificio están destinados a locales comerciales o


cocheras. La ausencia de particiones interiores y de un sistema de
arriostramiento ante los esfuerzos horizontales es la causa del gran
desplazamiento lateral que ha sufrido la estructura.

Edificio de estructura de hormigón armado y uso comercial, dañado durante el terremoto de


Managua, Nicaragua de 1972.

El desplazamiento lateral que puede observarse en la planta baja, es un


caso típico de "piso blando", ya que a excepción de las lunas de los
comercios, la planta baja era diáfana, mientras que la primera planta,
presentaba particiones interiores y cerramientos exteriores
Una de las formas más económicas de reforzar un edificio que se
encuentre en una zona de alto riesgo sísmico (en este caso se trata de
un centro comercial de San Francisco, U.S.A.), contra el efecto de piso
blando, es incluir como se puede ver en la fotografía, dos vigas
metálicas formando una cruz de San Andrés.

10. FALLOS DE DISEÑO


10.1. DISTRIBUCIÓN DE MASAS

En el esquema superior, puede verse la sección del ala de cuidados


intensivos del Hospital Olive que resultó dañada en el terremoto de San
Fernando (California – 1971). En esta sección, se puede ver la mala
distribución de masas del edificio, al existir una zona ajardinada de 46 Cm.
de espesor sobre un forjado, que presentaba discontinuidades de rigidez y
resistencia, entre la estructura principal del edificio y la zona ajardinada. A
consecuencia de esta mala distribución de masas y la discontinuidad de la
estructura, la zona ajardinada, se colapsó, al no aguantar los pilares que la
sustentaban, el esfuerzo a cortante que genero el terremoto.
10.2. SIMETRÍA Y REGULARIDAD

En los edificios no simétricos, el centro de masas y el de torsión,


no coinciden, produciéndose en el edificio un efecto de torsión. En
edificios con una planta rectangular alargada, se produce el
mismo efecto.

8. EFECTO DE PILAR CORTO


Es un efecto que se produce en los pilares de una estructura
cuando un elemento superficial como un paño de fábrica o un
muro de hormigón coartan la posibilidad de deformación del pilar
en parte de su longitud. Esta coacción produce tensiones
adicionales no previstas en el cálculo que hacen que el pilar se
agriete o llegue incluso a la rotura total.

Un caso típico se observa en los semisótanos. Los pilares están


parcialmente embutidos en los muros de sótano salvo en su parte
superior, que es donde normalmente se coloca una ventana estrecha y alargada
para iluminar y ventilar, generalmente en esta zona el pilar se agrieta o incluso
llega a romper.

Durante el terremoto de Guatemala en 1976, el Hotel Terminal, sufrió el colapso de una


de sus plantas. Exteriormente, el edificio era simétrico y regular, pero la estructura no lo
era, ya que el núcleo de escaleras y ascensores, no se encontraban en el centro de la
estructura, además, en la segunda planta (que es la que fallo), se encontraba un
restaurante, que impedía la continuidad de las particiones entre la planta inferior y
superior, al encontrarse esta planta diáfana (efecto de "piso blando"). Esta disposición
irregular de masas, hace que se produzca una excentricidad en esta planta que durante
el terremoto, se tradujo en fuerzas de torsión que terminaron por colapsar los pilares de
esta planta.

El desplazamiento de los pilares hacia la derecha, es debido a la


rotación de la parte superior del edificio, por efecto de las fuerzas de
torsión que se produjeron. Como puede verse, las plantas altas del
edificio se han desplazado hacia la derecha, arrastrando con ella la
cabeza de los pilares, mientras que la parte inferior ha permanecido en
su posición, produciéndose por consiguiente el colapso de los pilares (la
parte superior e inferior de los pilares están cara a c