Está en la página 1de 3

¿QUÉ ES LA POBREZA?

1. POBREZA Y DESIGUALDAD SOCIAL


La humanidad ha generado en las últimas década enormes y acelerados
adelantos tecnológicos, en donde, se han desarrollado cambios revolucionarios en
áreas claves de la producción de bienes y servicios. Estas innovaciones se han
producido en el campo de la informática, la robótica, las comunicaciones, la
biotecnología, que han modificado sustancialmente las capacidades productivas al
alcance del ser humano.

La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto dela
imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las
necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un deterioro del
nivel y calidad de vida de las personas. Puede ser descrita o medida por
convenciones internacionales, aunque pueden variar los parámetros para
considerarla.

La pobreza no es pues una causa que deba ser tratada como tal para
combatirla, es el resultado de procesos complejos y extendidos en el tiempo, que
son difíciles de apreciar a simple vista y que requieren investigación sostenida para
lograr su comprensión antes de plantear cualquier intento de terminar con la
pobreza.

La pobreza es un término comparativo utilizado para describir una situación en


la que se encuentra parte de un sociedad y que se percibe como la carencia,
encases o falta de los bienes más elementales como por ejemplo.

 Alimentos
 Vivienda
 Educación
 Asistencia sanitaria (Salud)
 Agua potable

Así también como los medios de obtenerlo (por ejemplo por falta de empleo,
nivel de ingresos muy bajo o carencia de estos). También puede ser el resultado de
procesos de segregación social.

2. NIVELES DE POBREZA

Existen dos definiciones básicas distintas referentes a la pobreza que


determinan la forma de satisfacción de las necesidades de las personas las cuales
son:

 Pobreza Extrema: Cuando ciertos estándares mínimos de vida, tales como


nutrición, salud y vivienda, no pueden ser alcanzados.

 Pobreza relativa o básica: Cuando no se tiene el nivel de ingresos


necesarios para satisfacer todas o porte de las necesidades básicas.

Las formas de medir la pobreza son muy diversas en ambas definiciones.

Desde un punto de vista económico, sociológico y psicológico se complementan


ambas. Es particularmente dramática la situación de pobreza absoluta, la cual es el
principal problema de las sociedades sin recursos.
El umbral de pobreza que viene definido como la línea fijada en un dólar diario
por persona, cantidad que se considera suficiente para la adquisición de productos
necesarios para sobrevivir.

Los datos existentes sobre la vida diaria de las personas de vastos sectores de
la población a nivel mundial indican cuadros extremos y agudos de carencias en
aspectos básicos.

3. DESIGUALDA SOCIAL

Los orígenes históricos de la desigualdad social son muy variados y, en


algunos casos, han sido resultado de las conquistas. Por ejemplo, el sistema de
castas de la India, que ostentó el récord más prolongado de desigualdad
institucionalizada hasta hace unas décadas, se desarrolló de los pueblos arios del
noroeste y de la diferenciación étnica de los nativos. El colonialismo ha provocado
el racismo hacia los indígenas a veces poblaciones minoritarias, como los indígenas
americanos o australianos. Otros tipos de desigualdad social son:

 El sexismo.
 La diferencia de clase social (endémica en los países industrializados) y la
derivada del desarrollo económico del planeta que separa a las naciones
industrializadas más avanzadas de las más pobres (subdesarrollo).

El ingreso es el eje de la desigualdad social. En los países desarrollados, en


la medida que domina el mercado, se produce un alto grado de desigualdad.

En los Estados de bienestar se tiende a fomentar la igualdad, pero como la


redistribución económica abarca por lo general sólo el 20% del ingreso total, la
distribución neta sigue siendo muy desigual.

Por ello, en los países más avanzados aumentan las diferencias sociales,
exceptuando Suecia, Dinamarca y Austria, los países más solidarios, que además
alcanzan los niveles más altos de calidad de vida.

La UNESCO publica cada año los índices de calidad de vida de los países más
avanzados, aunque no están necesariamente vinculados al Producto Interno Bruto
(PIB) ni a la renta per cápita. También persisten otros tipos de desigualdad social.
Las estadísticas sobre sanidad, mortalidad, vivienda, educación y bienestar
muestran una marcada desigualdad entre clases, grupos y minorías, a pesar de que
la tendencia hacia una mayor igualdad varía entre los países y las estructuras
sociales de cada sociedad.

El término desigualdad social se refiere a una situación socioeconómica, no


necesariamente jurídica. Esto se refleja en el caso de los ricos, cuando reciben un
trato mejor o preferencial por tener dinero, que los pobres que no tienen los mismos
recursos. La acción de dar un trato diferente a personas entre las que existen
desigualdades sociales, se llama discriminación.

Esta discriminación puede ser positiva o negativa, según beneficie o


perjudique a un determinado grupo.

Las desigualdad social genera inconformidad lo cual en algunos casos es


expresado con la creación de sistemas jurídicos paralelos al estatal, que en otras
palabras es el pluralismo jurídico. Esto hace que la regulación de un Estado sea
cada vez más ineficaz.
Por esa razón, es que el Estado debe procurar satisfacer las necesidades
básicas de los ciudadanos para que estos crean en la reglamentación de su país y
haya una desigualdad menos marcada e injustificada. Injustificada porque se debe
dejar claro que la desigualdad es inherente a una sociedad.

4. NUEVAS FORMAS DE DESIGUALDAD SOCIAL

La desigualdad tiende a crecer en cualquier que sean sus expresiones tomadas


como referencia, y tanto a nivel personal como global, de regiones o países y bien
si se mide en diferencias, como si se considera en términos absolutos la situación
de insatisfacción. Hay algunos internos de categorización de las desigualdades
sociales. En una propuesta tentativa de Aldo Salari, en relación con América Latina
y el Caribe, se consideran cuatro categorías.

Desigualdades Estructurales: Dependen de la naturaleza y características de los


correspondientes sistemas socio económicos.

Desigualdades Sexuales: En cuanto desigual distribución de derechos y


oportunidades que en sus respectivas sociedades nacionales tienen mujeres y
hombres.

Desigualdad Físicas: Concernientes a la ubicación y condiciones geográficas, así


como a la diversidad y riqueza de recursos naturales.
Desigualdades por origen racial: Las sociedades modernas aparentemente
civilizadas aún siguen con discriminaciones por orden racial.

Así planteada la problemática global en cuestión, la pobreza es una de las


manifestaciones de la desigualdad. De esto se deriva, que en el supuesto de
eliminarse la pobreza en un espacio físico y social determinado, ello no conduciría
automáticamente a la igualdad, si concurrentemente no se cumplieran otras
condiciones, cuya dimensión depende de los distintos niveles de percepción y de
las opciones que se asuman. Aunque no es necesario traer a colación pruebas
específicas de lo anterior baste con recordar el incremento de personas o familiar
pobres (en la Unión Europea en 1970 había 30 millones de personas pobres y en la
actualidad, según los datos de Eurostar hay 57 millones), o la disminución en la
parte de renta global (del 2,3% al 1,4%) que corresponde al 20% de la población
más pobre del planeta, frente al aumento del 70% al 85% que ha registrado el 20%
más rico.

En todos los países del mundo, la proporción de las rentas totales que
corresponden al trabajo asalariado han disminuido en mayor o menor cuantia,
mientras que invariablemente ha aumentado la correspondiente a los beneficios del
capital.

De conformidad con los datos de la CEPAL, al promediar la década del 80


unos 85 millones de personas del sector rural vivirán a nivel de subsistencia en
América Latina, representando el 70% de la población agrícola de la región. Los
bajos ingresos y aún su distribución desequilibrada no son, ciertamente, la única
característica de la pobreza rural. Esta es un fenómeno multifactorial, algunas de
cuyas expresiones son las siguientes:

 Desigual distribución del ingreso.


 Desequilibrio entre estructura económica y demográfica.
 Desempleo y subempleo rural.
 Bajos salarios agrícolas.
 Falta de organización de los trabajadores agrícolas.
 El acceso limitado a la tecnología.